• Segundo Encuentro Temático: “Agricultura, Seguridad y Soberanía Alimentaria” AGRICULTURA, SEGURIDAD Y SOBERANÍA ALIMENTARIA ¿UNA DEUDA HISTÓRICA EN LA REGIÓN CENTROAMERICANA
  • Antecedentes de la actividad agrícola en la región centroamericana.

  • Descargar 47.38 Kb.


    Página1/8
    Fecha de conversión04.06.2018
    Tamaño47.38 Kb.

    Descargar 47.38 Kb.

    Willian Funes Sandra Martínez C


      1   2   3   4   5   6   7   8

    nuevo logo agentes fondo blanco.jpglogo fes.jpg


    Segundo Encuentro Temático: “Agricultura, Seguridad y Soberanía Alimentaria”

    AGRICULTURA, SEGURIDAD Y SOBERANÍA ALIMENTARIA ¿UNA DEUDA HISTÓRICA EN LA REGIÓN CENTROAMERICANA?

    Willian Funes

    Sandra Martínez

    Cintya Molina

    Lucía Sánchez



    Antecedentes de la actividad agrícola en la región centroamericana.

    La agricultura como base real de la economía de un país, es un tema transversal en las políticas aplicadas por un Estado. La crisis alimentaria que afecta a diversas regiones del planeta, son producto además de las sequías, las inundaciones y otros eventos climáticos extremos; de la falta o inadecuada aplicación de políticas para el sector agrícola, puesto que aun cuando dichos eventos no se pueden controlar y afectan de forma sustancial la capacidad productiva de la tierra, sus efectos sí se pueden prevenir y en algunas ocasiones evitar, con la adecuada aplicación de políticas agrícolas.

    La región Centroamericana no es ajena a lo expuesto en el párrafo anterior; durante años, la carencia o mala aplicación de lo que podrían haber sido políticas agrícolas se ha traducido hoy en día, en álgidos debates en torno a si se goza o no de seguridad alimentaria y es mucho más preocupante cuando además en la mesa de discusión se pone en duda si los Gobiernos ostentan soberanía en cuanto a la garantía constitucional sobre el derecho a la alimentación.

    La dinámica que ha mostrado el sector agrícola desde la época colonial se ha caracterizado por la prevalencia de desequilibrios políticos, económicos, sociales y ambientales. En la región centroamericana, los conflictos relacionados a la propiedad y tenencia de la tierra, siempre han existido y hoy en día muchas familias todavía no cuentan con una escritura que garantice la propiedad de la tierra en la que habitan o cultivan.

    Desde los procesos de acumulación originaria de capital, la región se caracterizó por ser eminentemente agrícola y productora de materias primas y pese a los intentos por industrializar los procesos y procurar un crecimiento económico endógeno, la generación de valor agregado en países como El Salvador, pareció no venir de la producción agrícola o industrial y mucho menos de la Terciarización económica que se promovió luego de la firma de los Acuerdos de Paz en 1992.
    Las actividades agrícolas que desde finales del siglo XIX cobraron protagonismo e importancia en la economía regional, procurando una serie de “adecuaciones” legales en la estructura y tenencia de la tierra, con el objetivo de darle forma al modelo agroexportador, mismo que dictó por más de 100 años la forma de producción y crecimiento económico, determinando a su vez, la formación y distribución de los ingresos entre la población.
    El concepto de desarrollo ha estado presente desde el origen de la humanidad, y a lo largo del tiempo conforme las sociedades han evolucionado, éste ha sufrido grandes transformaciones; desde aquellas que únicamente lo asociaban a la acumulación de

    metales y piedras preciosas, hasta lo que hoy en día se concibe como que el verdadero desarrollo está en la personas.


    El proceso de industrialización que nació en 1750 en Inglaterra y que luego llegó a países como Estados Unidos y Japón, cambió la dinámica económica mundial, porque transformó los procesos de producción, mecanizándolos y fomentando la división del trabajo, permitiendo de esta forma una mejora aparente en la calidad de vida de la población puesto que aumentó exponencialmente los bienes producidos. (Martínez, 2007)
    Los procesos de industrialización mundial si bien lograron mayor eficiencia en la utilización de los recursos, también fueron el inicio de una acelerada degradación ambiental, producto de la intensificación en la utilización de recursos naturales y un aumento en la quema de combustibles fósiles, que generaron un aumento sustancial en los niveles de concentración de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en la atmósfera de la Tierra, principales responsables de lo que actualmente se conoce como Cambio Climático.
    La crisis del modelo agroexportador en América Latina, producto de la inestabilidad de los flujos comerciales, así como las rupturas de la globalización registradas a partir de 1914, obligaron a los países a volcarse hacia adentro, de manera que fue necesario producir todo aquello que ya no se estaba importando. (Amézquita -Zárate, 2010).
    En el modelo de Industrialización por Sustitución de Importaciones (ISI), la dinámica pasaría al Estado, por lo tanto sería este quien identificase cambios en la estructura productiva mediante el ISI. Entre las ventajas que este modelo implicaba se tenía la transferencia más rápida de innovación tecnológica en la industria que en la agricultura, mayor absorción de la mano de obra, rápida urbanización y rápido movimiento de factores de producción hacia la exportación. (Mayobre, Herrera, Sanz de Santamaría y Prebisch, 1965). Sin embargo, algo que no se tomó en cuenta con la aplicación de este modelo fue el obligado abandono de las actividades agrícolas.
    La región centroamericana, no fue ajena a implementar aquellos modelos que la corriente económica mundial ha dictado durante la historia y aunque el ISI llegó a algunos países con rezago, éste no dejó de aplicarse a partir de 1950.
    De forma paralela a los cambios en la dinámica económica de los países, ocurre el mayor crecimiento poblacional; en las dos décadas posteriores a la introducción del modelo ISI, se duplica la población pasando de 9,954,000 habitantes en 1950 a 17,590,000 habitantes en 1970 (CEPAL, 2014). El aumento en la población se debió a mejoras en sistema de saneamiento ambiental y de salud pública; sin embargo, a pesar de estas mejoras, el modelo económico vigente sólo acrecentó los problemas generados por la concentración del capital y desigualdad, elevando las tasas de pobreza, migración interna (campo ciudad) y degradación ambiental.
    La dinámica de crecimiento poblacional que la región centroamericana sostuvo desde la segunda mitad del siglo XX y sobre todo en los países con menor extensión territorial, apuntó a una mayor presión sobre la tierra con su secuela de deforestación y erosión. La demanda de tierra para fines urbanísticos si bien potenció por una parte el desarrollo económico de las ciudades, por otra redujo dramáticamente la superficie arbórea de la nación y la tierra destinada para actividades agrícolas, tendencia que en algunos países se mantiene en la actualidad.

    En los últimos treinta años la superficie boscosa ha disminuido a nivel regional, producto de los acelerados procesos urbanísticos y los movimientos migratorios campo-ciudad. Desde inicio del siglo XX, la mayor parte de la superficie cultivada se dedicó a la producción de granos básicos, evidenciando la capacidad productiva de la región para satisfacer la provisión de alimentos de la población, sin embargo, las guerras civiles así como la aplicación de los Programas de Ajuste Estructural (PAE) en algunos países, dejaron en completo abandono el sector agropecuario, razón que en la actualidad afecta a países como El Salvador porque no se alcanza a cubrir internamente las necesidades alimenticias de la población.


    A nivel regional la participación de la producción agropecuaria en el volumen de producción total, se ha visto disminuida a porcentajes que en la actualidad no sobrepasan el 20% de este. Nicaragua refleja el porcentaje más alto de Producto Interno Bruto Agropecuario con 18% dentro de la producción total, mientras Panamá refleja la menor participación con un 5% anual.
    Otro factor que incide en el volumen de producción agropecuaria es la propiedad y tenencia de la tierra. Desde la época colonial hasta la etapa de las reformas agrarias, el tema ha sido objeto de serios conflictos, algunos en donde los indígenas perdieron una parte importante de su población y territorios, otros se manifestaron en guerras civiles y otros en conflictos locales que siguen a la orden del día en diferentes sitios. (FAO, 2010)
    En el caso específico de El Salvador en cuanto a la estructura de la tenencia de la tierra en 1971 se tenía que el 0.3% de los propietarios conservaban el 28.2% de las tierras con vocación agrícola y pecuaria, mientras el 48.9% de los propietarios poseían únicamente el 4.8% de las tierras. Antes de la afectación de tierras que promovió la Ley Básica de la Reforma Agraria en 1980, el 76% de la población que residía las zonas rurales del país era catalogada como pobre, y de ésta el 55% no podía cubrir siquiera sus necesidades de alimentación, existía una coexistencia del latifundio y minifundio, siendo en los minifundios donde se producía el 55% de los bienes de consumo y el 72% de los granos básicos, mientras que en los latifundios se producía el 28% de los bienes de consumo y el 14% de los granos básicos (ISTA, 2005).
    A la luz de lo antes expuesto, tanto el modelo agroexportador como el ISI trajeron consigo una polarización social entre los grandes terratenientes y los desposeídos de la tierra, dando origen a enfrentamientos violentos entre la oligarquía y el campesinado, altos índices de mortalidad infantil, analfabetismo y desnutrición.

      1   2   3   4   5   6   7   8

    Similar:

    Willian Funes Sandra Martínez C iconInforme de la comisión verdad histórica y nuevo trato 2003
    Sandra Berna Martínez: Alcaldesa de la comuna de San Pedro de Atacama, Consejera conadi y miembro de la Comisión Verdad Histórica...
    Willian Funes Sandra Martínez C iconThe who social Exclusion Knowledge Network La superación de la exclusión social en la región andina de América Latina: debates e implicaciones Informe integrado del Grupo Colombia-Nodo conjunto Regional para América Latina Mayo de 2008 Mario Hernández,
    Mario Hernández, Amparo Hernández, Alejandro Perdomo, Oscar Rodríguez, Mauricio Torres, Manuel Vega, Margarita Petrera, Sandra Vallenas,...
    Willian Funes Sandra Martínez C iconIng. Marcos martínez g
    Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz; señor gobernador del Banco de México, doctor Guillermo Ortiz Martínez; señor presidente...
    Willian Funes Sandra Martínez C iconBiografía de emilio de figueroa martínez
    ...
    Willian Funes Sandra Martínez C iconCurriculum vitae. Prof. Dr. D. Faustino martínez martínez datos personales nombre y Apellidos
    Departamento de Historia del Derecho y de las Instituciones. Facultad de Derecho. Universidad Complutense de Madrid. Ciudad Universitaria,...
    Willian Funes Sandra Martínez C iconUniversidad nacional de general sarmiento
    Bryam Andrés Gómez Estévez, Héctor Sarmiento Cardales y Brian Bernardo Barrios Barrera, Mauricio Zunino, Cecilia Rikap y Agustín...
    Willian Funes Sandra Martínez C iconSentencia-Única Instancia 30. 097 Juan Carlos Martínez Sinisterra República de Colombia
    Luego de finalizada la diligencia de audiencia pública, le corresponde a la Sala de Casación Penal dictar sentencia en el juicio...
    Willian Funes Sandra Martínez C iconUniversidad nacional de general sarmiento instituto del desarrollo humano
    Bryam Andrés Gómez Estévez, Héctor Sarmiento Cardales y Brian Bernardo Barrios Barrera, Mauricio Zunino, Cecilia Rikap y Agustín...
    Willian Funes Sandra Martínez C iconParticipante: sandra camarena monreal
    Colegio de educación profesional técnica del estado de coahuila, Plantel Monclova
    Willian Funes Sandra Martínez C iconFacultad de filosofia y letras departamento de ciencias antropologicas
    Equipo de Trabajos Prácticos: Soledad Cutuli, Juan José Gregoric y Sandra Wolanski

    Página principal
    Contactos

        Página principal



    Willian Funes Sandra Martínez C

    Descargar 47.38 Kb.