Descargar 80.51 Kb.


Página1/4
Fecha de conversión19.10.2018
Tamaño80.51 Kb.

Descargar 80.51 Kb.

Violencia política contra los pueblos indígenas


  1   2   3   4


EL ETNOCIDIO KANKUAMO:

LOS PARAMILITARES Y EL ESTADO CONTRA UN PUEBLO EN RECONSTRUCCIÓN


El pueblo indígena Kankuamo en menos de cuatro años pasó a ser uno de los más referenciados en los reportes oficiales y de las instituciones nacionales e internacionales que ejercen control y analizan la evolución del conflicto y del comportamiento de los derechos humanos en el país. El protagonismo del pueblo Kankuamo es el resultado del sistemático asesinato de los miembros de esta comunidad. Son 228 las muertes de Kankuamos, la mayoría en los últimos cinco años, en una población de apenas 5.900 personas*. Una tasa de asesinatos políticos 45 veces la colombiana, que ya es de las más altas del mundo. A este drama se agrega que casi el 50% de sus miembros experimentan el desplazamiento forzado, que su territorio ha sido invadido por todas las fuerzas armadas existentes en el país, detenidos arbitrariamente varios miembros de la autoridad indígena y obligada la cabeza de su gobierno a actuar en el exilio.
Además de la historia de muerte que identifica los últimos años del pueblo Kankuamo, de igual modo se les conoce por haber ingresado esos mismos años al mapa etno-político del país. Hasta hace quince años solo eran reconocidos como campesinos descendientes de los indígenas Kankuamos y eran llamados comúnmente atanqueros**. Gracias a un exitoso proceso de reivindicación étnica iniciado en 1993 hoy son interlocutores de los pueblos indígenas y del Estado, cuentan con un territorio legalizado e internamente y la autoidentidad kankuama es cada vez más compartida.
La Organización Nacional Indígena de Colombia ONIC, la Defensoría del Pueblo y la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados ACNUR emitieron en 2002 un llamado de urgencia a las organizaciones internacionales y al Estado colombiano denunciando el etnocidio que se estaba configurando por acción y omisión de los actores armados ilegales y estatales (ONIC, 2004); preocupación ratificada por el Relator de la ONU para pueblos indígenas Rodolfo Stavenhagen en su reciente reporte sobre Colombia publicado en diciembre de 2004 (Naciones Unidas, 2004). A pesar de haberse reducido en el 2004 el número de asesinatos contra los Kankuamos, la crisis humanitaria continúa siendo dramática por los impactos acumulados: la persistencia de la población en situación de desplazamiento y la consolidación de los dispositivos de terror adoptados por los paramilitares en la parte baja de la Sierra Nevada de Santa Marta1.
El territorio Kankuamo se encuentra localizado en el municipio de Valledupar, departamento del Cesar, en la vertiente suroriental de la Sierra Nevada de Santa Marta. Es uno de los cuatro pueblos indígenas de la Sierra, junto con los Ijka, los Wiwa y los Koggi; comparten su pertenencia lingüística chibcha con éstos -aunque su propia lengua permanece en desuso y virtual desaparición-, así mismo guardan identidad respecto al ordenamiento cosmológico y los conceptos básicos respecto a las fuerzas que se ponen en juego en el equilibrio del universo.
En este capítulo, además de ilustrar la magnitud del etnocidio, se abordan esencialmente los problemas relacionados con la conformación del pueblo Kankuamo como comunidad política en medio del conflicto armado y la creciente agresión contra sus miembros. Al contrario de los indígenas Nasa -que pudieron conformarse como sujetos políticos regionales con la guerra, en medio de ella y a través de ella-, este caso muestra la dificultad de otros pueblos para fortalecer sus estructuras de gobierno y justicia debido a la adopción tardía de formas modernas de organización política y de autoridad territorial.
La violencia contra los Kankuamos resulta ser un caso paradigmático por su intensidad, por la desigual respuesta dada desde las comunidades y la Organización Indígena Kankuama OIK, y por los impactos en la configuración de su sistema político contemporáneo. Adicional y especialmente porque este proceso socio-político ha tenido lugar en medio de una compleja reconstitución étnica que ha debido darse en momentos de la escalada bélica de la última década.

  1   2   3   4

Similar:

Violencia política contra los pueblos indígenas iconGuatemala Proyecto: Fomento de la Productividad de las PyMEs (P112011) Evaluación Social: Pueblos Indígenas Noviembre 2010
Pueblos Indígenas en Guatemala: Aspectos Sociales, Demográficos, Culturales y Políticos 14
Violencia política contra los pueblos indígenas iconDirectorio de los pueblos indígenas en la comunidad andina
Primera reunión de expertos gubernamentales en estadísticas de los pueblos indigenas de la comunidad andina
Violencia política contra los pueblos indígenas iconSituacion de los derechos humanos de los pueblos indigenas en bolivia
Informe de derechos humanos de los pueblos indigenas afectados por las industrias de la mineria, gas y petroleo, y el caso de las...
Violencia política contra los pueblos indígenas iconLos pueblos indígenas amazónicos peruanos
La participación indígena en la política ambiental y el desarrollo en la década de Fujimori
Violencia política contra los pueblos indígenas iconTribunal permanente de los pueblos
Libre comercio, violencia, impunidad y derechos de los pueblos en méxico (2011-2014)
Violencia política contra los pueblos indígenas iconEstudio sobre pueblos indigenas y derecho a participar en la adopción de decisiones
Análisis de incorporación e implementación del marco internacional de derechos humanos, incluyendo jurisprudencia en materia, en...

Página principal
Contactos

    Página principal



Violencia política contra los pueblos indígenas

Descargar 80.51 Kb.