• MILITARES, ESPACIO PÚBLICO Y DEMOCRACIA EN VENEZUELA (1958-1998)

  • Descargar 424.35 Kb.


    Página1/11
    Fecha de conversión19.10.2018
    Tamaño424.35 Kb.

    Descargar 424.35 Kb.

    Venezuela siglo XXI: democracia y movilidad social


      1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

    VENEZUELA SIGLO XXI: DEMOCRACIA Y MOVILIDAD SOCIAL





    MILITARES Y CONFLICTO POLÍTICO EN LA VENEZUELA DE HUGO CHÁVEZ (1998-2002)1[i]


    1. MILITARES, ESPACIO PÚBLICO Y DEMOCRACIA EN VENEZUELA (1958-1998)

      1. LOS ANTECEDENTES DE LAS RELACIONES CIVILES Y MILITARES EN AMÉRICA LATINA (SIGLO XIX-PRINCIPIOS DEL SIGLO XX)

    En la historia de Latinoamérica los militares siempre han jugado un papel primordial en la configuración de sus sistemas políticos. Este axioma es una consecuencia del desenvolvimiento adquirido por los caudillos en los procesos de independencia, sucedidos en los primeros años del siglo XIX. Cuando se produce la crisis del sistema colonial español (Lynch, 1982) surgen de las cenizas del sistema social un nuevo actor: el caudillo2[ii], entendido como un líder popular ligado al binomio relaciones sociales/factores de producción. Es él quién encarna la transición del antiguo régimen a una sociedad premoderna, en donde los valores y representaciones que caracterizaron el mundo colonial no tenían la misma significación. Atrás quedaron los enunciados en torno a la igualdad y la participación en el nuevo orden, y se abría paso una sociedad estructurada alrededor de la dominación ejercida mediante el control de la tierra, los hombres y los recursos productivos (Prato,1991).

    Entre el siglo XIX y XX, se dibuja en América Latina un Estado Nacional caracterizado por un modelo de crecimiento económico de tipo primario-exportador y dependiente de los mercados externos, conjuntamente con una sociedad jerárquica, dominante y autoritarista, donde se presenta una alianza estratégica entre los actores hegemónicos (terratenientes, comerciantes exportadores, financistas, funcionarios públicos y jefes militares, que imponen el orden) que conforman un sistema que acrecienta constantemente su poder y dominación sobre el resto de la sociedad toda (Kaplan,1989:69-74), creando con ello frecuentes enfrentamientos por el control de los excedentes de producción generados por el sistema económico (Lenski,1993).

    La estructura del Estado Nacional, requirió para su funcionamiento, una serie de procesos de organización colectiva y política económica, a través de los cuales el sistema productivo heredado de la estructura colonial es mantenido en sus funciones explotadoras. Asimismo, requirió de un orden político-institucional en el cual se conjugaban la oligarquía - surgida del proceso de independencia y posterior repartición de propiedades coloniales - y las fuerzas armadas, estructuradas con la misión de dar fin a la anarquía y el caudillismo, característicos de la primera y segunda mitad del siglo XIX en toda Latinoamérica (Kaplan,1989).

    El proceso de concentración de poder económico y social, la inamovilidad social y la perpetuación de las estructuras de control y dominación sobre la población, hicieron posible la extensión de un modelo de dominación en el cual los factores de fuerza – entre ellos los grupos armados en torno a los caudillos- ejercieron acciones coactivas destinadas a lograr el convencimiento mediante la amenaza o el uso real de la violencia3[iii]. En esta dinámica, el cacique, el caudillo, tienen a su disposición una intrincada red de acólitos obedientes y sumisos, asociados a él por relaciones de producción y subordinación sustentado en la explotación de la mano de obra ligada a la producción agrícola (Rouquié,1984). En esa estructura de dominación y control, eran comunes los enfrentamientos entre los diversos sectores hegemónicos por el control de la producción y por el mantenimiento del status quo generados por el Estado Nacional, ello explica las sucesivas condiciones de enfrentamiento civil y militar que caracterizaron la historia de América Latina durante todo el siglo XIX.

    Por otra parte, el hecho que el mantenimiento del frágil equilibrio político de los Estados Nacionales en el siglo XIX, se realizó a través de la mediación de la fuerza armada de los caudillos o grupos armados, nos explica la sujeción o el mimetismo del elemento civil al dominio militar. Era lógico suponer, en ese “orden” inorgánico que era el Estado Nacional decimonónico, la preponderancia adquirida por el factor militar en la articulación y control social de una estructura fragmentada y plagada de contradicciones y enfrentamientos, al respecto Alan Rouquié señala:


    “…evidentemente, el golpe de Estado militar se inscribe en la dinámica de un Estado orientador y árbitro entre los sectores integrantes de la sociedad, al servicio del status quo susceptible de ser reordenado e incluso trastornado de arriba abajo con tal de garantizar lo esencial: las relaciones de dominación, la exclusión social y/o política” (1984:51)
    Esta influencia histórica, generada por la “subordinación coactiva”4[iv] del elemento civil al militar, marcó la dinámica de desenvolvimiento del Estado Nacional en América Latina, motivando un fenómeno que se caracterizó por la progresiva ausencia del ciudadano en el espacio público, producto del hecho que la participación – que es la base de la ciudadanía- quedó secuestrada a través del control militar ejercido por los caudillos históricos.


      1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

    Similar:

    Venezuela siglo XXI: democracia y movilidad social iconLa economia social de mercado en el s. XXI
    Gracias por la oportunidad que me dan de hablar de este tema de la Economía Social de Mercado en el siglo XXI y la posibilidad además...
    Venezuela siglo XXI: democracia y movilidad social iconAmartya Sen (1998)
    Sen, Amartya1, 1998. “Teorías del desarrollo a principios del siglo xxi”, El desarrollo económico y social en los umbrales del siglo...
    Venezuela siglo XXI: democracia y movilidad social iconEl caso de Venezuela ha sido considerado como un modelo arquetípico en el análisis de los procesos de transición a la
    De la vieja a la nueva democracia en venezuela: entre la continuidad y el cambio fundacional”
    Venezuela siglo XXI: democracia y movilidad social iconUniversidad nacional mayor de san marcos
    Siglo XX y su proyección especialmente en el campo de la biología en la sociedad del siglo XXI
    Venezuela siglo XXI: democracia y movilidad social iconEl Modelo Sueco
    Fueron los años de la alianza de la democracia social y la democracia capitalista contra el comunismo, Vg la guerra fría
    Venezuela siglo XXI: democracia y movilidad social iconCurso de Especialización para Expertas/os Latinoamericanas/os en Relaciones Laborales
    El constitucionalismo democrático frente a la creciente desigualdad. ¿Qué papel para el derecho social en el siglo xxi?
    Venezuela siglo XXI: democracia y movilidad social iconAudi, movilidad equilibrada La ruta a la movilidad neutra de co2
    Rupert Stadler, Presidente del Comité de Dirección: “Ecología y economía en armonía. Para esto, nosotros tenemos que encontrar un...
    Venezuela siglo XXI: democracia y movilidad social iconRetos y oportunidades para la extremadura del siglo XXI: poblacióN, ferrocarril y economía verde
    Presentadora: Dª Mª Mercedes Vaquera Mosquero. Presidenta del Consejo Económico y Social de Extremadura
    Venezuela siglo XXI: democracia y movilidad social iconTtema planificación de rrhh
    Circulación y movilidad. El tráfico como fenómeno histórico. Principios generales. La estrategia española de movilidad sostenible....
    Venezuela siglo XXI: democracia y movilidad social iconEstructura social contemporánea
    Descriptor. Conocimiento de los componentes básicos de la clase social, distribución de la riqueza y el poder, y movilidad social....

    Página principal
    Contactos

        Página principal



    Venezuela siglo XXI: democracia y movilidad social

    Descargar 424.35 Kb.