Descargar 410.17 Kb.


Página9/11
Fecha de conversión15.04.2018
Tamaño410.17 Kb.

Descargar 410.17 Kb.

III. B. Dinero contable, crédito y financiación de la inversión


1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11
III. B. Dinero contable, crédito y financiación de la inversión
¿Qué añadir sobre el dinero y el crédito en una sociedad C-I? Ya se dijo que el crédito es históricamente anterior al dinero capitalista, pero también será diferente en el comunismo en la medida en que ahora no hará falta que haya un depósito de valor que materialice en su valor de uso la función de equivalente general del mundo de las mercancías. Lo que hace falta ahora tan sólo es la función contable del dinero; es decir, la sociedad C-I sólo necesita un “dinero contable” que puede instrumentarse a través de un mecanismo planificado de crédito organizado centralmente pero gestionado conjuntamente con el sistema descentralizado de decisión. Es aquí donde corresponde a la vez el análisis del otro componente de la demanda: la inversión, así como su “financiación”, que, como veremos, difiere de la financiación del consumo.
Supongamos que una sociedad nacional concreta decide destinar a inversión el 30% de lo que produce para cubrir las necesidades expresadas por la demanda, incluyendo entre estas las que procedan de los PND en términos de equipos y tecnologías que en parte llegarán por una vía pública57. El organismo central correspondiente fijará el límite de la inversión global en el 30% de lo producido, fijará asimismo el reparto de ese 30% entre los sectores existentes (incluyendo los nuevos sectores que surjan de la innovación técnica que se produzca en el interior de los sectores existentes con anterioridad), y podrá fijar un reparto con criterios geográficos o de otro tipo si las condiciones sociales así lo aconsejan. Por otra parte, dentro de la restricción global que por estas diversas vías se impone al sector productivo en su conjunto, cada empresa competirá con todas las demás por el acceso a los fondos crediticios que el planificador central pone a disposición del colectivo.
El límite de crédito global debe estar determinado por el ritmo de expansión de la economía. Eso quiere decir que el banco planificador debe fijar una tasa media de crédito (o de endeudamiento) aproximadamente constante en el tiempo, de forma que como media el volumen total de crédito de la economía crezca a la misma tasa que esta58. Por su parte, el crecimiento del crédito recibido (no necesariamente el solicitado) por cada empresa vendrá dado tendencialmente por el ritmo de generación de su propio excedente, a su vez determinado por su volumen de empleo y la productividad del trabajo. El banco centralizado, parte del organismo planificador central de la economía, podría fijar o no un tope (un determinado porcentaje del valor añadido de la economía: Y) para la inversión máxima de cada sector productivo, o podría hacerlo sólo para algunos sectores y no para otros. En cualquier caso, las empresas de todos los sectores deberán competir por un volumen limitado de crédito, y lo podrán hacer en mejores o peores condiciones unas que otras, en función de su relativa velocidad de crecimiento, ya que en la medida en que crezcan más o menos su producción y su excedente, comparados con los de las demás empresas, y en función de su respectiva eficiencia59 productiva, crecerá más o menos la necesidad que tiene cada una de abastecerse de los diferentes medios de producción y fuerza de trabajo requeridos.
El reparto de crédito, lo que en el fondo implica es que la decisión de ampliación de cada empresa sea una decisión compartida entre los gestores internos de la misma y los planificadores centrales en su función de banqueros centrales (evidentemente, este carácter central no implica necesariamente un único nivel de decisión; sólo requiere que el reparto de capacidades entre los diferentes subniveles de ese nivel central sea consistente, es decir, que permita una decisión única). En esa colaboración, la iniciativa corresponde realmente a las empresas –es descentralizada– pero siempre dentro de las restricciones impuestas desde el nivel centralizado. Con el manejo del crédito, el banco central podrá controlar hasta cierto punto el ritmo de expansión de cada empresa de un sector, y codeterminar de esta manera la orientación de otras empresas del mismo sector hacia la reconversión o el cese de actividades.
¿Qué decir de la inversión y el crédito en relación con la posibilidad de creación de nuevas empresas a iniciativa descentralizada de los propios trabajadores, ya se trate de grandes empresas, ya de pequeñas (un pequeño restaurante de barrio, digamos)? En este terreno, el organismo planificador podrá fijar otros límites y condiciones pertinentes, de forma que quienes tengan la iniciativa de creación de esa empresa, en la medida en que respeten las condiciones de vinculación temporal, geográfica, etc., con los puestos de trabajo concretos que ocupaban anteriormente (o que ya han dejado de ocupar si se encuentran en situación de “desempleo”), y en la medida en que puedan reunir los fondos de crédito necesarios –es decir, si convencen al banco planificador de la viabilidad del nuevo proyecto–, tendrán la oportunidad de demostrar que la empresa recién creada es eficiente dentro del conjunto empresarial del sector (o del nuevo sector que con ella se está creando, en su caso). En cualquier caso, su supervivencia exigirá que en cada momento sea capaz, como las demás empresas, de sobrepasar los costes de producción y obtener el volumen de excedente adecuado para la continuación de la actividad.
Como ningún particular puede ahora contratar a nadie y toda la mano de obra lo será de una empresa, grande o pequeña, y como ninguna persona puede obtener una remuneración más elevada que otra, podrán crearse pequeñas empresas con el fin de mantener una actividad laboral razonable y un modo de vida tranquilo a la vez que estable60, pero nunca con vistas a enriquecerse, medrar socialmente o adquirir poder o influencia. Evidentemente, el organismo de planificación debe haber definido previamente las condiciones de establecimiento de nuevas empresas, para evitar que ninguna de ellas pueda convertirse en un refugio donde impere la baja eficiencia productiva.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

Similar:

Valores, precios y mercados en el postcapitalismo iconM-51 mercado de valores- I
M-51 mercado de valores. Principios Generales. C. N. M. V.: Funciones. Concepto de valor negociable. Mercado primario: emisión de...
Valores, precios y mercados en el postcapitalismo iconLa propiedad privada sobre la tierra como principal distorsionador de precios de los mercados inmobiliarios
Retomando la teoría ricardiana de la renta se encuentra en el valor-trabajo, el factor más relevante en la formación de precios para...
Valores, precios y mercados en el postcapitalismo iconAnálisis comparativo de los mercados bursátiles que integran el mila
Mila y su impacto en los mercados que lo componen. Adicionalmente, aporta a la comprensión de los mercados objeto de estudio, en...
Valores, precios y mercados en el postcapitalismo iconEl sistema de precios y mercados
...
Valores, precios y mercados en el postcapitalismo iconMercado de Granos
Mercados (sniim) es un servicio que ofrece la Secretaría de Economía para apoyar la competitividad de las empresas, propiciar la...

Página principal
Contactos

    Página principal



III. B. Dinero contable, crédito y financiación de la inversión

Descargar 410.17 Kb.