Descargar 274.56 Kb.


Página6/30
Fecha de conversión24.02.2019
Tamaño274.56 Kb.

Descargar 274.56 Kb.

Universidad critica


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   30
El asesor de ciencias y artes, Berlín-Charlottenburg, 11 de septiembre de 1967.

Al Presidente de la Asamblea General Estudiantil de la Universidad Libre de Berlín, señor Häussermann:

Estimado señor Häussermann:

La proyectada institución de una organización de estudios de los estudiantes de la universidad y escuelas superiores de Berlín, designada como “Universidad Crítica”, cuyos objetivos y preparativos por ahora son para mí solamente notas sueltas de un “programa provisional” en venta en las librerías, me obliga, antes de emitir un juicio decisivo, a precisar lo siguiente:

Debo, sobre todo manifestar objeciones, dado el Reglamento Universitario, sobre el hecho de que los estudiantes instituyan, en su universidad, una organización que no sólo quiere llevar el nombre de universidad, sino desempeñar también sus funciones esenciales. Mas si alguna cosa es entendida como “Universidad Crítica”, ésta no debe interferir de ningún modo, ya sea directa o indirectamente, en el curso regular de las clases y de las investigaciones, ni ejercer influencia negativa sobre otras universidades de Berlín, sobre la organización estudiantil o aquellos que pertenecen a ella.

Las organizaciones universitarias que la UC está formando no son en modo alguno organizaciones oficiales de la UL. Las organizaciones de la UL son, a manera de ley, las aceptadas por el reglamento interno de cada una de las facultades.

Las actividades de las organizaciones estudiantiles oficiales son admitidas sólo:

cuando la libertad de estudio e investigación no sea puesta en peligro;

cuando se discuta sobre la independencia de los documentos universitarios;

cuando una sola organización o una serie de organizaciones culturales no se sirvan de la propaganda de ideas políticas preconcebidas, que luego sean practicadas, para excluir la libertad de opinión;

cuando no se perjudique el funcionamiento regular de la universidad:

  1. alterando el curso regular de las clases o de las labores de investigación;

  2. influyendo negativamente sobre las estructuras estudiantiles o sobre cada uno de los estudiantes;

cuando, por la forma y el contenido de la actividad, el organismo estudiantil no promueva o sea portavoz de acciones políticas sobre problemas extrauniversitarios.

Lo que en el “programa provisional” se denomina objetivos y tareas de la UC no está, a mi parecer, dentro de los límites que he presentado como admisibles. En primer lugar, la referencia hecha a la deliberación de la asamblea del 26 de mayo de 1967, en la cual se impugnaba la neutralidad política de la universidad. Se pone a discusión la independencia de los profesores en los artículos del “programa provisional”, en donde se dice que, en el curso normal de las clases y de las investigaciones, los programas no deben ser elaborados de acuerdo con la sola invención de los profesores, sino también “seguidos de una pública discusión crítica...” Los parágrafos del opúsculo en el que se pone a discusión “el método de enseñanza, el contenido y la comprensibilidad” de determinadas materias y se somete el actual status de profesor a una crítica “necesaria”, hacen temer que la independencia de los docentes se vea en peligro.

Hasta aquí hemos enumerado solamente algunos puntos que pesan mucho sobre la actual constitución universitaria. A esto hay que añadir los informes de numerosos actos políticos realizados fuera del ámbito universitario. En particular la noticia de que la “libre organización de los estudiantes” puede transformarse en “una oposición radicalmente democrática o en una contraposición en el campo de las ciencias, de la escuela y de la cultura, para formar un componente de oposición extraparlamentaria y antiautoritaria...”, demuestra que sus autores tienden a una revolución política, que no debe ser en absoluto tarea de un organismo universitario.

Dentro de los límites legales que ya he aclarado en mi alocución sobre la Universidad de Berlín, subsiste para la organización estudiantil un amplio espacio en el modo de concebir su tarea de sensibilización y educación política y de aportar una contribución crítica a la reforma universitaria. Pero este tipo de organización me hará responsable también de una futura legislación universitaria. Además, es mi propósito que las aspiraciones lícitas de los estudiantes sean atendidas como complemente del programa escolar, en cooperación con los profesores.

Esclarecido esto, creo que, si los estudiantes aspiran a un asentamiento de la universidad en la forma que ahora está en discusión dentro de los límites que he citado, la misma constitución de la universidad deberá prever la colaboración entre estudiantes y Senado Académico. En caso de que, en el curso de las discusiones con órganos universitarios, surja una diferencia de opiniones que conduzca a una intervención mía, sé ya por consiguiente, que mi decisión dependerá exclusivamente del hecho de que se atengan por lo menos al marco arriba señalado.

Por esto espero de usted, lo más pronto posible, a más tardar hasta el inicio de eventuales actividades, una precisa toma de posición de la A. St. A., que aclare si de ahora en adelante se conformará todavía a los métodos y programas del “programa provisional” o si se pensará solamente en conseguir algún resultado concreto.

Una copia de esta carta será enviada al rector de la Universidad Libre de Berlín.

Con el más atento saludo,

profesor y doctor Stein.
Una semana más tarde se reunió el Senado Académico y decidió que no se daría apoyo alguno (es decir local) a la UC, hasta que ésta hubiese trabajado sobre la base del “programa provisional”.

El 24 de septiembre de 1967 tuvo lugar una asamblea, a la cual enviaron delegados de los grupos de trabajo y la A. St. A de las universidades interesadas.

Los participantes aprobaron un esquema de organización para la UC relativo a un proyecto y a la discusión que le sucedió.

Entre las consideraciones hechas estaba en primer plano la colaboración responsable de todos los interesados, la discusión permanente, la revisión de todos los objetivos de la UC y una estructura mínima de organización.



1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   30

Similar:

Universidad critica iconMiseria de la filosofia (1847)
...
Universidad critica iconResumen: Coloquio marxismo abierto El Marx científico contra la ciencia
Por tanto la crítica a la ciencia burguesa es una crítica radical, es decir, a toda ella desde sus fundamentos. Ulteriormente Marx,...
Universidad critica iconInstrumentos metodológicos para la teoría crítica de la comunicación
...
Universidad critica iconCritica de la economia, mercado democratico y crecimiento
I. La ciencia económica ante la economía de solidaridad. Visión crítica de la historia de la disciplina
Universidad critica iconEn el horizonte de la crisis: teoría y crítica de la sociedad capitalista
SesióN 5: crisis del capitalismo y actualidad de la crítica de la economía política
Universidad critica iconColoquio de 25 años de Marxismo Abierto
Tercera mesa. Teoría crítica y Marxismo abierto: problemas teóricos y metodológicos. Palabras clave: Crítica al Marxismo abierto...
Universidad critica iconUltra-sraffianos
Esta nota continúa la anterior crítica a las posiciones ultra-sraffianas; la crítica se completará con una tercera entrada, que colgaré...
Universidad critica iconEn el ecuador bicentenario
Catalina León. Universidad de Cuenca. Teoría crítica y teoría Postcolonial: puntos de encuentro en torno a la memoria
Universidad critica iconFalcultad de ccsse departamento Académico de ccsse-universidad Nacional de Piura Resumen
Planteamiento de estrategias de enseñanza-aprendizaje para desarrollar la capacidad crítica de los estudiantes de la unp
Universidad critica iconProyectos apoyados por la Universidad Tecnológica de Pereira
Valoración crítica de las prácticas operativas y de planeamiento para el manejo y cuantificación de las restricciones del sistema...