• IMPORTANCIA DE LA UNIVERSIDAD CRÍTICA PARA LOS ESTUDIANTES DEL POLITÉCNICO
  • LA CONTRA-UNIVERSIDAD EN LA UNIVERSIDAD CRÍTICA

  • Descargar 274.56 Kb.


    Página14/30
    Fecha de conversión24.02.2019
    Tamaño274.56 Kb.

    Descargar 274.56 Kb.

    Universidad critica


    1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   30
    LA DESORGANIZACIÓN DE LA ACTIVIDAD CIENTÍFICA
    La parte más consciente de los estudiantes no está unida mediante una pura reflexión teórica para comprender el principio feudal de la autoridad que domina en sus universidades y en los institutos superiores, y no es otra cosa que una prolongación de la represión ejercida en las escuelas primarias, sino que estaban preparados para criticar la estructura autoritaria de su universidad en el momento en que mediante una acción de clarificación, iniciada en 1957-58 con el Congreso antiatómico, se encontraron con las contradicciones, presentes en la actual situación histórica, de la relación entre ciencia y sociedad y, finalmente, a través de la prohibición de manifestaciones políticas y las “condiciones” planteadas a su derecho de ciudadanía académica. El último impulso, fuerza necesaria en la que se empeñaron colectiva y seriamente por la investigación de una clarificación, fue ofrecido por una discusión a propósito de la visita de un déspota oriental. La tarde anterior a su llegada a Berlín, los estudiantes se sirvieron del mandato político que se les concedió hace algún tiempo para organizar una manifestación, durante la cual el filósofo y profesor universitario Bahman Nirumand sustentó una conferencia sobre Persia y los países en vías de desarrollo. Como en las manifestaciones de esclarecimiento sobre el genocidio realizado por los norteamericanos en Vietnam, los estudiantes confirmaron su interés por la verdad histórica: la unión represiva de los manipuladores de la opinión pública y de las fuerzas del orden habría querido demostrar otra cosa. Los estudiantes advirtieron de una manera deprimente la impotencia de cada uno de ellos, y la de la inteligencia integrada en el sistema autoritario, que se organizaron espontáneamente para manifestar sus intereses más inmediatos. La omnipresente tentativa de opresión para hacer imposible, con un comportamiento de defensa, la exigencia de un cambio concreto de las relaciones sociales, señaló también la semana de luto por la muerte de Benno Ohnesorg, tanto como sus efectos sobre la actividad científica: de cada ciencia en particular (cuya emancipación de la filosofía representa ya un paso adelante) no era posible obtener aquella clarificación sobre los intereses y la conciencia de la población, necesaria para la praxis actual.


    IMPORTANCIA DE LA UNIVERSIDAD CRÍTICA PARA LOS ESTUDIANTES DEL POLITÉCNICO

    Mientras que los trabajadores han perdido la conciencia de su explotación en las condiciones económicas del capitalismo post-bélico de la Alemania Federal, la inteligencia técnica posee una visión completa del proceso de producción: cuando (como ocurrió en una fábrica de máquinas para la fabricación de maquinaria alemana) la calidad de las aleaciones es disminuida en más de la mitad, de manera que el producto se consume en menos tiempo; cuando no se producen más piezas de repuesto, para obligar a los consumidores a adquirir nuevos productos antes de que los que están en uso se hayan vuelto inservibles; cuando el retraso programado de los progresos tecnológicos determina, en el campo de los bienes de consumo, las leyes de la producción y de la circulación; la bien pagada inteligencia técnica trabaja para la destrucción de su propio trabajo y, por tanto, en interés del capital.

    El politécnico es actualmente la escuela de preparación de cuadros para la industria; está ligado a ésta a través de las comisiones de investigación, los financiamientos de equipos científicos, los estipendios industriales, los acuerdos sobre los cursos de estudio y la comisión de exámenes de admisión; los vínculos personales entre gerentes de industria y profesores universitarios. Las recomendaciones del Consejo Nacional de la Investigación se han puesto en práctica en la universidad antes de su publicación: los cursos escolares serán tan “productivos” como el trabajo técnico en la industria. En la perspectiva global de la “sociedad integrada”, la inteligencia técnica trabaja para un movimiento general hacia el progreso de los instrumentos técnicos; su concepto del progreso promete un progreso social paralelo al (o por medio de él) tecnológico. Esta ideología llega a ser transparente si se examina la colaboración de la inteligencia técnica en las investigaciones militares y paramilitares: podemos decir, sin más, que actualmente la inteligencia técnica se mide por el valor que tiene para el aparto militar.

    La progresiva especialización de las ciencias técnicas complementa el indicio de una conciencia de su empobrecimiento intelectual. La tentativa de algunos politécnicos (los de Berlín, por ejemplo) de introducir la llamada cultura humanística, debía fracasar. La institución de una facultad humanística indica que la división del trabajo entre las “ciencias del espíritu” y las técnico-científicas h llegado a ser la regla. En el interior de esta división –además de la innegable ventaja que representa para el progreso tecnológico- la educación cínicamente llamada humanística tiene una función apologética: la praxis socialmente relevante de las materias técnicas y científico-naturales permanece necesariamente inalterable por la acumulación no medida de los conocimientos. La Universidad Crítica deberá producir esta mediación, que actualmente falta, tal vez mediante la publicación y la discusión de los programas de estudio y de las normas de examen.

    Las tentativas hasta ahora concluidas de una reforma de los estudios de las facultades técnicas, favorecerían los intereses de la industria, que se preocupaba exclusivamente por la mejor eficiencia de la enseñanza técnico-científica-natural; estos intereses prevalecen sobre los de los estudiantes, que advierten la exigencia de una transformación cualitativa de los contenidos y métodos de enseñanza, y de las formas de examen. La Universidad Crítica debería movilizar este vivo interés de los estudiantes; debería clarificar además, en el interior de los seminarios colectivos, de qué manera la exigencia del presente se encuentra con la inteligencia técnica: con la parte más conciente de los trabajadores, en el esfuerzo común por desquiciar el aparato de mistificación que hace aparecer las actuales relaciones de producción como parte integral de un sistema casi natural. Estos podría lograr mediante la publicación de un periódico para distribuirlo en las fábricas, en el cual las leyes económicas del capitalismo, del desperdicio, fueran expuestas de manera ejemplar y con referencia a las experiencias específicas de determinadas industrias clave. Se haría así conciente con la máxima racionalidad, el irracional predominio del sistema, para poder anular un negocio: el ciego acuerdo de la inteligencia técnica con los grandes monopolios. Esto se encuentra dentro del campo de lo posible: en la conciencia de su irremplazable necesidad para la producción del capital, la inteligencia técnica puede imponer actualmente las condiciones, y debería aprovecharse práctica y críticamente de esta situación, especulando con el carácter de mercancía que le ha sido impuesto.

    La reflexión sobre una reforma de los estudios en las universidades técnicas esta todavía por hacerse, si no logra activar la conciencia de los estudiantes en la lucha de la inteligencia técnica en las fábricas contra la destrucción del propio trabajo, impuesta por el sistema.




    LA CONTRA-UNIVERSIDAD EN LA UNIVERSIDAD CRÍTICA

    La Universidad Crítica no es la invención de unos cuantos estudiantes. Se ha formado en la batalla con la administración de la universidad; es una respuesta tentativa de hacer valer contemporáneamente un nuevo tipo de co-gestión (reforma universitaria), el interés de esta sociedad por el “suministro” de especialistas, el interés de los potentados universitarios por la conservación de su poder (reforma de los planes de estudio). Con el advenimiento de la Universidad Crítica los estudiantes se apropian de la ley de acción; por vez primera no se limitan a oponerse a las disposiciones de la burocracia.

    La función y el desarrollo de esta nueva forma de universidad depende de los resultados de esta nueva batalla, es decir, de si sabrá resistir durante mucho tiempo la estrategia “ofensiva” de los estudiantes. La UC es una universidad de transición. Si los estudiantes se mantienen en cuarentena, si no encuentran aliados en los estratos socialmente importantes de la población, entonces el Senado Académico sabrá imponerse, sofocando la organización estudiantil.

    El aparato estatal de esta ciudad, imponente e histérico en su omnipotencia, ya no podrá volver su poder coercitivo contra el “enemigo interno” (los estudiantes) y se verá atacado en diversos planos al mismo tiempo. Este postulado, inicialmente formal, debe ser relacionado con el desarrollo político, económico y social en nuestra ciudad. Los estudiantes no deben “dirigirse al pueblo” como los Narodniki, y buscar la comprensión de cualquiera. La crisis de Berlín es evidente, pero la evidencia no ayuda a quien no está dispuesto a rendir cuentas de su posición. Pero precisamente en el análisis de las contradicciones de nuestra sociedad, en su clarificación, la Universidad crítica adquiere su nueva unción y su variada estructura organizativa. En este sentido, de Universidad Crítica, se desarrolla en contra-universidad en la medida en que su trabajo y sus resultados pueden ser usados directamente como instrumentos de lucha social.

    La Universidad Crítica debe acertar a articular teóricamente y a llevar adelante prácticamente la oposición naciente entre las masas obreras de la ciudad. Si acierta en esto, puede poner en ridículo la crítica de aquellos que se fían demasiado de la libertad de enseñanza, mientras satisfacen las exigencias de la sociedad existente al subdividir el trabajo.

    Es inútil discutir hasta qué punto la teoría crítica puede ser elaborada y discutida en la vieja universidad. Ahí mantiene un lujo concedido en el ámbito de una institución que cede a la necesidad de la sociedad capitalista de capacitar personal especializado, adiestrado apresuradamente. El hecho de que las universidades existentes estén perdiendo poco a poco su “no-contemporaneidad” en los enfrentamientos con el desarrollo de la sociedad, deja ciertamente espacio libre para la instrucción universal orientada incluso socialmente. La libertad de instrucción se reduce a la libertad de aprender nociones utilizables en el ámbito del sistema capitalista.

    La Universidad Crítica, en la medida en que verdaderamente supera el objeto de las disciplinas particulares, al proyectarse hacia la sociedad, llega a ser crítica de la universidad existente. Ya no acierta a relacionar la disciplina particular con la totalidad social. Cuando los objetos científico son tratados en grupos de trabajo y seminarios, hallan una relación directa con la praxis social, y la universidad alcanza una nueva cualidad que la distingue sustancialmente de cualquier otra forma de universidad.

    Tomemos como ejemplo los seminarios sobre la sexualidad y el poder, sobre la crítica lingüística y sobre la economía berlinesa. Una campaña bien estudiada para la difusión de medios anticonceptivos y para la legalización del aborto chocará, si trasciende el ámbito de la universidad, con los límites de la libertad erótica concedida socialmente. Un análisis del lenguaje fascista de los periódicos del grupo Springer, que puede ser usado como testimonio en un proceso contra este grupo monopolista, llega a ser un instrumento de lucha. El seminario sobre la capacidad de desarrollo de la economía berlinesa se opone a las disposiciones del senado de Berlín (aparato petrificado cuyas vagas ilusiones y labor de “reportaje periodístico” son desenmascaradas por este seminario). La Universidad Crítica no persigue la quimera de un caudillo-científico universitario que busque colaboradores para sus planes revolucionarios. Precisamente ahora que, en nuestra ciudad, la colaboración entre burocracia estatal, capitalistas y dirigentes sindicales es tan estrecha, las primeras batallas defensivas de los obreros, surgidas espontáneamente, pondrán en crisis al sistema entero, y podría preguntarse si surgirá entonces en la lucha de clases, la imagen de la contra-sociedad. En ese momento la universidad, orientada hacia la práctica, se transformará en contra universidad efectivamente revolucionaria.


    Tomando en consideración la posibilidad de una lucha de clases abierta, se debe describir la función de la Universidad Crítica, transformada en esta lucha en contra-universidad. La práctica de la Rateschule für die grossberliner Arbeiter (“escuela de información para los trabajadores del Gran Berlín”) creada en 1920 por el proletariado berlinés, muestra las líneas fundamentales de un trabajo futuro, aunque tiene el carácter de un modelo. Esta escuela difundía el saber únicamente con el fin de estabilizar las posiciones de poder alcanzadas por los trabajadores, y de prepararlos para asumir funciones, primero de control y después de dirección, en los negocios y en la administración pública. La presunta neutralidad valorativa de las ciencias era demostrada, por ironía, con el ejemplo de la Volkshochschule (Universidad Popular), social-demócrata.

    La organización de la Rateschule se basaba en el principio de la autogestión, de la delegación temporal y de la revocabilidad de cada encargado.

    La A. St. A. publicará las materias de enseñanza y los planes de organización de 1920, para dar una dimensión histórica a la discusión sobre una futura contra-universidad, en una futura lucha de clases.

    1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   30

    Similar:

    Universidad critica iconMiseria de la filosofia (1847)
    ...
    Universidad critica iconResumen: Coloquio marxismo abierto El Marx científico contra la ciencia
    Por tanto la crítica a la ciencia burguesa es una crítica radical, es decir, a toda ella desde sus fundamentos. Ulteriormente Marx,...
    Universidad critica iconInstrumentos metodológicos para la teoría crítica de la comunicación
    ...
    Universidad critica iconCritica de la economia, mercado democratico y crecimiento
    I. La ciencia económica ante la economía de solidaridad. Visión crítica de la historia de la disciplina
    Universidad critica iconEn el horizonte de la crisis: teoría y crítica de la sociedad capitalista
    SesióN 5: crisis del capitalismo y actualidad de la crítica de la economía política
    Universidad critica iconColoquio de 25 años de Marxismo Abierto
    Tercera mesa. Teoría crítica y Marxismo abierto: problemas teóricos y metodológicos. Palabras clave: Crítica al Marxismo abierto...
    Universidad critica iconUltra-sraffianos
    Esta nota continúa la anterior crítica a las posiciones ultra-sraffianas; la crítica se completará con una tercera entrada, que colgaré...
    Universidad critica iconEn el ecuador bicentenario
    Catalina León. Universidad de Cuenca. Teoría crítica y teoría Postcolonial: puntos de encuentro en torno a la memoria
    Universidad critica iconFalcultad de ccsse departamento Académico de ccsse-universidad Nacional de Piura Resumen
    Planteamiento de estrategias de enseñanza-aprendizaje para desarrollar la capacidad crítica de los estudiantes de la unp
    Universidad critica iconProyectos apoyados por la Universidad Tecnológica de Pereira
    Valoración crítica de las prácticas operativas y de planeamiento para el manejo y cuantificación de las restricciones del sistema...