Descargar 71.54 Kb.


Página6/8
Fecha de conversión05.05.2018
Tamaño71.54 Kb.

Descargar 71.54 Kb.

Psicología, ética, y economías de estado


1   2   3   4   5   6   7   8
5. Psicología, ética, y economías de estado.
La revolución económica y psicológica producida por el capitalismo generó tan graves problemas que desde sus inicios se intentaron distintas variantes de "nuevas economías" que abarcaron desde reformas internas del sistema hasta su total supresión. No obstante, muchas de ellas tuvieron algo en común: creer que el problema del desorden de las fuerzas económicas y de las fuerzas psicológicas subyacentes tenía una sola causa: la existencia del mercado. Así, se pensó que la solución también era sencilla: suprimir o dirigir completamente al mercado y poner las fuerzas económicas y psíquicas bajo el control del estado. En efecto, suprimiendo o controlando fuertemente al mercado y reemplazando sus mecanismos por una planificación cuidadosa del estado, las fuerzas de la producción y del consumo podrían ser dirigidas a los fines de una mayor igualdad social, menor deshumanización y más bienestar para todos.

Sin embargo, a pesar de estos propósitos, la experiencia histórica demostró que los cambios de estructura económica que trajeron las economías de estado nunca resolvieron el problema fundamental propio de la organización psicológica del capitalismo y por tanto tampoco solucionaron sus problemas éticos. Dos ejemplos claros fueron el marxismo y el keynesianismo. El primero transformó radicalmente las formas de organización económica en los lugares donde se aplicó. No me voy a detener a describir aquí las características económicas de los regímenes marxistas que todo el mundo conoce. Tan sólo quiero decir que, si bien en el Marx juvenil de los “Manuscritos económico-filosóficos” de 1844 muchos ven una crítica al desorden psicológico traído por el capitalismo, está claro que en la filosofía marxista más desarrollada y en sus aplicaciones históricas, el problema de la exacerbación ilimitada tanto de la agresividad como del eros económico se acentuaron. En primer lugar, el marxismo pronunció la exaltación de la agresividad dedicada a la producción y al trabajo al punto de identificarla con el objetivo máximo y casi único de la vida. En la antropología marxista el hombre es principalmente trabajador y su tarea central el dominio total sobre la naturaleza. Esto se vio bien claro en los regímenes comunistas donde el objetivo social número uno era el de alcanzar un mayor producto bruto año tras año fuera cual fuere el costo humano y material que hubiera que pagar. Son bien conocidos, tanto a través de los críticos antimarxistas como de los revisionistas venidos del mismo marxismo, la ilimitada cantidad de agresividad económica y también militar que el marxismo y el comunismo ejercieron tanto sobre la naturaleza -es terrible el deterioro ecológico encontrado en los países ex-comunistas- como sobre el hombre. Por otra parte, y a pesar de la idea de Marx de "a cada uno según sus necesidades", el marxismo siempre estuvo en el fondo motivado por un eros exaltado, casi religioso, dirigido a la idea de una futura sociedad sin clases en donde pudieran satisfacerse todos los deseos de bienes de consumo. Así, el marxismo no reformó la base psicológica del capitalismo, moderando el eros y la agresividad y reintegrándolos a su unidad sino que, en cambio, utilizando nuevos métodos (supresión del mercado y de la propiedad privada, planificación centralizada del estado, etc.) ensayó desatar y explotar más aún estas fuerzas agravando de este modo el problema ético planteado por el capitalismo.

En el caso del keynesianismo, si bien no se suprimió el mercado ni la propiedad privada, el intervencionismo del estado para dirigir la economía fue enorme. Los mercados tanto internos como externos estaban llenos de regulaciones lo cual hacía difícil el desarrollo de la iniciativa privada. Sin embargo, las distintas formas de estatismo y keynesianismo potenciaron a través de la propiedad directa de empresas por parte del estado o de fuertes subsidios a determinados sectores, una expansión prodigiosa de la producción y del consumo y por tanto del eros y la agresividad económicas. De esta época data la acentuación del consumismo como su patología social más característica pero también la creación de las grandes corporaciones burocratizadas. En fin, las políticas keynesianas propiciaron en los países desarrollados la extensión de la economía capitalista a todo el mundo, extendiendo con ella su drama ético al resto de la tierra.

La caída de las economías de estado tiene a mi criterio una consecuencia positiva y otra negativa. La positiva es que la desaparición de las economías estatistas significó la liberación de las energías psíquicas de millones de personas de la manipulación por parte del estado. La negativa es que se interpretó que la causa del fracaso de estas economías estuvo sobre todo en su carácter estatal y que por tanto la solución estaba simplemente en reemplazar al estado como mecanismo de organización económica por el mercado. Aquí es donde creo que se cometió el error fatal. El problema de fondo no estaba en el control estatal de la economía sino en la manipulación antiética de las fuerzas económicas y psíquicas que este control implicaba. Esta mala interpretación tuvo consecuencias graves porque no se entendió que el mercado puede en determinadas condiciones volverse un mecanismo de tergiversación del orden afectivo del hombre tanto o más dañino que el estado. De este modo, la nueva economía tiene a mi juicio dos puntos de partida. Por un lado, el envión que significan las fuerzas liberadas del yugo marxista y estatista y, por el otro, la carga del problema ético del capitalismo que las economías de estado dejaron intacto.



1   2   3   4   5   6   7   8

Similar:

¿una nueva ética para la nueva economíA iconLa ciudad de la nueva economía
Qué es concretamente la nueva economía? Para empezar, la nueva economía es la nuestra, es en la que estamos ya. No es el futuro,...
¿una nueva ética para la nueva economíA iconLos textos de Aristóteles Ética a Nicómaco II, 4-6 y X, 6-8 / Política I, 1-3 la ética
Las ideas más representativas de la ética aristotélica se hallan en la Ética a Nicómaco. Se trata de una ética «eudemonista», es...
¿una nueva ética para la nueva economíA iconLa «nueva economía»: una coyuntura favorable al poder hegemónico en el marco de la mundialización del capital
El texto aporta una interpretación crítica de la denominada «nueva economía», la cual se ha presentado (tanto hoy como en el pasado)...
¿una nueva ética para la nueva economíA iconAntetítulo
En la inauguración de la tribuna “smart city, foro de la nueva ciudad” organizado por nueva economía fórum
¿una nueva ética para la nueva economíA iconChina: trabaja en índice para medir "nueva economía"
El Buró Nacional de Estadísticas (bne) de China está trabajando en un índice que medirá la floreciente "nueva economía" del país,...
¿una nueva ética para la nueva economíA iconLeopoldo lugones
Después de haber trabajado con estos alumnos se pudo observar que son grupos que comienza una nueva etapa en el ciclo orientado donde...
¿una nueva ética para la nueva economíA iconTelemarketing y globalización en la economía mexicana jordy Micheli Telemarketing: un proceso dinámico dentro de la nueva economía
La nueva economía contiene figuras laborales que están siendo lentamente comprendidas, a pesar de la rapidez con la cual el paradigma...
¿una nueva ética para la nueva economíA iconPaper La nueva normalidad: una economía desigual, dominada por la pobreza, la exclusión social y la marginalidad El enigma del “crecimiento futuro”: entre todos lo mataron y él solito, se murió
Paper La nueva normalidad: una economía desigual, dominada por la pobreza, la exclusión social y la marginalidad
¿una nueva ética para la nueva economíA iconHacia una nueva visión de la economíA
La economía ecológica frente a la economía ambiental y la economía de los recursos naturales
¿una nueva ética para la nueva economíA iconEconomía y Finanzas Populares y Solidarias para el Buen Vivir’
Se presenta una nueva edición de esta publicación, que cuenta con el auspicio del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo...

Página principal
Contactos

    Página principal



Psicología, ética, y economías de estado

Descargar 71.54 Kb.