Descargar 71.54 Kb.


Página4/8
Fecha de conversión05.05.2018
Tamaño71.54 Kb.

Descargar 71.54 Kb.

Organización psicológica y problema ético de la economía precapitalista


1   2   3   4   5   6   7   8
3. Organización psicológica y problema ético de la economía precapitalista.
El problema ético en la economía, si bien siempre existió, es un fenómeno básicamente moderno. En la época precapitalista no existía un gran eros o una gran agresividad dedicadas a lo económico. En general el eros era predominantemente volcado a lo artístico-intelectual, lo religioso o lo patriótico. La agresividad, por su parte, se volcaba a la disciplina intelectual o militar o a la ascética y el sacrificio religiosos. Esta erotización de los fines superiores no significa que aquellas civilizaciones fueran necesariamente superiores en todos los aspectos. Había terribles desordenes y excesos en el eros humano que los llevó muchas veces al esteticismo, al intelectualismo, al chauvinismo o al falso misticismo con sus consiguientes excesos agresivos de una disciplina enfermiza, un ascetismo antinatural o un militarismo exagerado. Pero lo cierto es que sus excesos no tenían que ver generalmente con lo económico. En efecto, la cantidad de eros y agresividad volcada a la economía no era mucha. El eros dedicado al consumo era escaso. Las personas de la era precapitalista vivían generalmente vidas muy austeras limitando el consumo a sus necesidades estrictamente básicas. Esto no significa que no hubiera interés por las cosas materiales o por las riquezas. Pero el erotismo por lo material era posible para una minoría o si existía se daba bajo la forma de un eros concentrado en unos pocos objetos que generalmente duraban toda la vida, resultando así una forma de relación con los bienes económicos totalmente diferente a la del consumo moderno.

Este desinterés por el consumo tenía su correspondencia en un tipo de organización económica radicalmente diferente de la capitalista. Si exploramos la historia económica anterior al capitalismo veremos que la forma de organización económica estaba centrada generalmente alrededor de un centro: el hogar familiar. Lo peculiar de este tipo de economía era que en ella todavía no se había operado la separación entre producción y consumo pues ambos se desarrollaban en la misma comunidad de la familia. Este hecho caracteriza a mi criterio la misma esencia de la economía precapitalista. En ésta no se da todavía el desprendimiento de las fuerzas económicas de la trama social. Las fuerzas económicas tienen límites claros: las transacciones eran pocas y los mercados eran chicos con precios, volumen y calidad de producción regulados por normas escritas o tradicionales de tipo jurídico, ético o eclesiástico que se imponían para evitar romper con ese estado de cosas que a nosotros nos parece estático pero que durante mucho tiempo se consideró bastante satisfactorio. Así, lo que producía la familia, ya fueran productos agropecuarios o artesanales, se limitaba en principio a lo que la misma familia necesitaba consumir para subsistir. No existía la idea de una producción ilimitada con fines de lucro. El tamaño y el estilo de la vida familiar hacían imposible el desarrollo de una estructura de producción capaz de elaborar productos complejos o en grandes cantidades. Por otra parte, y en relación con el escaso eros dedicado al consumo, tampoco era mucha la energía agresiva destinada al trabajo. Aun los más críticos del mundo premoderno coinciden en afirmar que el trabajo precapitalista, realizado dentro de este tipo de organización básicamente familiar, requería poca agresividad. En un muy bien documentado estudio sobre el trabajo i, Juliet Schor, profesora en el Departamento de Economía de la Universidad de Harvard, presenta pruebas de las pocas horas y días al año dedicados al trabajo tanto en la época medieval como en algunas economías precapitalistas existentes hasta hace poco en el mundo. Pero además -como también señala Schor- la agresividad en el trabajo precapitalista tenía un carácter muy distinto. Estaba poco organizada, se daba de manera espontánea, más o menos azarosa, esporádica, dispersa hacia varios objetos y sobre todo no era ejercida en estado puro sino fuertemente unida al eros proporcionado por la actividad laboral misma -lenta, dedicada a pocos productos,básicamente artesanal-y por momentos de ocio y de sociabilidad con los compañeros de trabajo que solían ser también parientes o amigos. En una palabra, en las economías familiares fuertemente arraigadas a las comunidades locales, el eros y la agresividad económicos se encuentran en general débiles, dispersos, poco organizados y en cierto modo “entremezclados” hasta tal punto que –como también afirma Schor - era muy difícil establecer la diferencia entre el mundo económico y el resto de la vida.

¿Cuál era el resultado ético final de este tipo de organización económica y su correspondiente paralelo psicológico? La falta de desarrollo y autonomía de la organización económica eran tales que la vida económica no representaba un gran problema ético en sí misma a no ser por el hecho de que pudiera hacerse el juicio ético general de que aquella época cometió la falta de estar demasiado poco interesada en lo económico. Por lo demás, este desinterés por lo económico tuvo ciertamente consecuencias éticas de no poca monta como el hecho de que gran parte de la humanidad sufrió durante quizás demasiado tiempo de una ausencia de crecimiento económico con consecuencias terribles para el desarrollo de una medicina, una educación o simplemente un mínimo de confort que pudieron haber hecho la vida más humana para muchas personas de aquellos siglos.




1   2   3   4   5   6   7   8

Similar:

¿una nueva ética para la nueva economíA iconLa ciudad de la nueva economía
Qué es concretamente la nueva economía? Para empezar, la nueva economía es la nuestra, es en la que estamos ya. No es el futuro,...
¿una nueva ética para la nueva economíA iconLos textos de Aristóteles Ética a Nicómaco II, 4-6 y X, 6-8 / Política I, 1-3 la ética
Las ideas más representativas de la ética aristotélica se hallan en la Ética a Nicómaco. Se trata de una ética «eudemonista», es...
¿una nueva ética para la nueva economíA iconLa «nueva economía»: una coyuntura favorable al poder hegemónico en el marco de la mundialización del capital
El texto aporta una interpretación crítica de la denominada «nueva economía», la cual se ha presentado (tanto hoy como en el pasado)...
¿una nueva ética para la nueva economíA iconAntetítulo
En la inauguración de la tribuna “smart city, foro de la nueva ciudad” organizado por nueva economía fórum
¿una nueva ética para la nueva economíA iconChina: trabaja en índice para medir "nueva economía"
El Buró Nacional de Estadísticas (bne) de China está trabajando en un índice que medirá la floreciente "nueva economía" del país,...
¿una nueva ética para la nueva economíA iconLeopoldo lugones
Después de haber trabajado con estos alumnos se pudo observar que son grupos que comienza una nueva etapa en el ciclo orientado donde...
¿una nueva ética para la nueva economíA iconTelemarketing y globalización en la economía mexicana jordy Micheli Telemarketing: un proceso dinámico dentro de la nueva economía
La nueva economía contiene figuras laborales que están siendo lentamente comprendidas, a pesar de la rapidez con la cual el paradigma...
¿una nueva ética para la nueva economíA iconPaper La nueva normalidad: una economía desigual, dominada por la pobreza, la exclusión social y la marginalidad El enigma del “crecimiento futuro”: entre todos lo mataron y él solito, se murió
Paper La nueva normalidad: una economía desigual, dominada por la pobreza, la exclusión social y la marginalidad
¿una nueva ética para la nueva economíA iconHacia una nueva visión de la economíA
La economía ecológica frente a la economía ambiental y la economía de los recursos naturales
¿una nueva ética para la nueva economíA iconEconomía y Finanzas Populares y Solidarias para el Buen Vivir’
Se presenta una nueva edición de esta publicación, que cuenta con el auspicio del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo...

Página principal
Contactos

    Página principal



Organización psicológica y problema ético de la economía precapitalista

Descargar 71.54 Kb.