Descargar 144.53 Kb.


Página1/5
Fecha de conversión28.03.2018
Tamaño144.53 Kb.

Descargar 144.53 Kb.

Título: La utilidad del pasado en el presente: hacia una perspectiva europea en el estudio arqueológico de los espacios comunales medievales


  1   2   3   4   5

Título: La utilidad del pasado en el presente: hacia una perspectiva europea en el estudio arqueológico de los espacios comunales medievales.

Autores: Margarita Fernández Mier (Universidad de León); Pablo Alonso González (University of Cambridge).

Resumen:

En los últimos años ha incrementado el interés por el estudio de los espacios de uso comunal gestionados por las comunidades rurales, un patrimonio tangible al que van asociadas multitud de prácticas de gestión comunitaria, que forman parte del acerbo cultural de estas sociedades.

Nuestro objetivo es iniciar una línea de investigación de carácter transdisciplinar en torno a los espacios comunales en época antigua y medieval, un importante patrimonio histórico-arqueológico que ha sobrevivido hasta nuestros días y es generalmente gestionado por comunidades rurales del noroeste peninsular. El primer objetivo es comprender la complejidad de sus dinámicas a lo largo de la historia, tanto desde el punto de vista de los cambios en el paisaje como reflejo de la acción del ser humano sobre el medio natural, como de las relaciones sociales que se generan a su alrededor. Este conocimiento ha de ser la base sobre la que se sustente el segundo objetivo: obtener un buen diagnóstico de la situación actual de la gestión y aprovechamiento de estos espacios, lo que facilitará la propuesta de proyectos de gestión del patrimonio cultural y de políticas de desarrollo rural que se apoyen en un complejo y profundo conocimiento histórico y antropológico.

Abordaremos su estudio desde una perspectiva comparada, analizando una serie de elementos en distintos países europeos: España, Noruega, Suecia, Portugal, Chequia, Polonia y Alemania. En las últimas dos décadas amplias regiones de Europa, especialmente las áreas marginales y los espacios de montaña, han estado abocados a un sistema posproductivista que ha obligado a poner en marcha políticas de gestión territorial que aportasen soluciones para estos territorios empobrecidos y en un continuo procesos de pérdida de población. Sin embargo estas propuestas han sido en la mayoría de los casos desarrolladas sin la existencia de un previo conocimiento de las realidades gestionadas y de las amplias posibilidades que el patrimonio puede aportar de cara a nuevas pautas de gestión del territorio.

Proponemos la metodología arqueológica como herramienta de trabajo para identificar elementos asociados al aprovechanmiento de los espacios comunes, especialmente para época antigua y altomedieval. Desde la historia se abordará el estudio de la interacción con los poderes de carácter local, supralocal y estatal, que comienzan a ser explícitos a la partir de la plena Edad Media. Por su parte los estudios antropológicos profundizarán en el conocimiento de la percepción que las comunidades actuales tienen de ese patrimonio que ellas han generado. Esta información debe ser la base sobre la que se sustenten proyectos de desarrollo rural en los que se priorice la participación de las actuales comunidades locales.

La importancia de esta línea de trabajo reside en la capacidad de generar un buen conocimiento de los procesos de formación y aprovechamiento de los considerados espacios marginales, buscando su integración como un elemento patrimonial en las nuevas políticas europeas. Todo ello apoyándose en el nuevo rol que las humanidades y las ciencias sociales han de desempeñar en las nuevas propuestas de gestión territorial y en la importancia de implicar a las comunidades depositarias de dicho conocimiento en la elaboración de propuestas.



  1. INTRODUCCION

Nuestro objetivo es presentar una línea de investigación, que apenas se encuentra en sus inicios, con la que se pretende abordar el estudio desde la arqueología de los espacios de uso colectivo y propiedad comunales en el ámbito rural y que surge de la experiencia acumulada en los últimos años, tras distintos trabajos que nos han llevado a profundizar en la realidad rural en el Norte Cantábrico (al Norte y al Sur de Cordillera Cantábrica), tanto desde la historia como desde la antropología y la arqueología, con especial atención al período medieval. Investigaciones sobre distintos escenarios geográficos que han ayudado a profundizar en el devenir de la gestación de su paisaje y a tomar conciencia del proceso de desestructuración que desde inicios del siglo XX sufren unos territorios que han estado ocupados desde hace milenios.

Hemos trabajado con una perspectiva arqueológica y antropológica sobre zonas rurales, principalmente en las provincias de Asturias y León, en algunos casos en áreas de montaña en las que concurren una serie de factores específicos, añadidos a las propias dificultades que presenta el medio rural en la actualidad, que aún exacerban en mayor medida los problemas relacionados con la despoblación, el envejecimiento y la infravaloración cultural (Fernández Mier 2010, Fernández Mier, González Álvarez, 2014; Alonso González 2013). Unos territorios que desde mediados del siglo XX se han transformado en espacios periféricos, que han funcionado como abastecedores de mano de obra de unos centros urbanos convertidos en polos de atracción, impidiendo la diversificación industrial de otras zonas que han terminado por perder la función que habían desempeñado en otros períodos de forma muy relevante (Collantes, 2004)



Unos espacios rurales que en los últimos 50 años han asistido a importantes transformaciones y han sufrido distintas políticas -desde el desarrollismo hasta la última reforma de la PAC,- en las que paulatinamente se ha ido incorporando como elemento de fondo el hecho de que muchas áreas, hoy consideradas periféricas, se hayan visto inmersas en una situación posproductivista; esto trajo consigo la necesidad de replantearse qué hacer con estos territorios empobrecidos, contexto en el que surgen los programas de desarrollo rural y cohesión territorial. Así, por la imposibilidad de competir en el mercado con otros productores debido a los costes, estas sociedades rurales, especialmente las de montaña, han pasado a proveer de otro tipo de elementos a las sociedades urbanas en consonancia con los distintos valores del paisaje (Jones, 1996), más allá de su capacidad para producir.

Unos territorios que son concebidos en la actualidad como marginales, pero que sin embargo durante milenios desempeñaron un papel central en el seno las sociedades preindustriales, previas a la globalización del capitalismo. No es escasa la bibliografía que se ha ocupado del papel de los bienes del común tanto durante el Antiguo Régimen como en el período posterior a las desamortizaciones, evolución estudiada principalmente desde el punto de vista de la historia de la propiedad y los derechos de aprovechamiento de estos espacios (Lana Besarain, Iriarte Goñi, 2004; Congost i Colomer, Lana Besarain, 2007). Sin embargo más dificultad plantea su comprensión en la Antigüedad y la Edad Media, ya que las escasas menciones en la documentación escrita los convierte en terrenos escurridizos de los que intuimos su papel central dentro de la economía, pero que es difícil de concretar, especialmente en los momentos anteriores al siglo XIII.

  1. LA INVESTIGACIÓN DESDE LA ARQUEOLOGÍA

El objetivo de nuestra línea de trabajo ha sido comprender el origen de la actual red de poblamiento así como las distintas fases de conformación del actual paisaje, lo que nos llevó a trabajar desde un punto de vista complejo, tomando como herramienta base la arqueología. Una arqueología que va más allá de las áreas de residencia y que pretende comprender en toda su diversidad las transformaciones que el ser humano ha impreso en el paisaje, teniendo siempre presente la gran complejidad estratigráfica que puede presentar el paisaje así como el concepto de multifuncionalidad y complementariedad de las actividades agrícolas, ganaderas y artesanales desarrolladas durante el período pre-industrial. Una metodología de trabajo que supone utilizar todos los tipos de fuentes disponibles, desde las documentales hasta las arqueológicas pasando por las toponímicas, y utilizando el método regresivo, partiendo de un buen conocimiento de las prácticas tradicionales que habían pervivido hasta el siglo XX; metodología que también ha permitido profundizar en la relación entre las ciencias sociales y las naturales debido al protagonismo que en nuestras investigaciones tienen los estudios polínicos, los análisis químicos de suelos y los estudios micromorfológicos del terreno, así como los estudios arqueobotánicos. El objetivo: comprender los procesos de trabajo del campesinado así como las relaciones sociales que se generan en torno a la actividad de las comunidades rurales.

Este acercamiento a las formas de producción a través del estudio del paisaje nos llevó a intervenir arqueológicamente en distintas zonas del territorio de algunas aldeas, desde las áreas de hábitat a las de pasto, pasando por los términos en los que tradicionalmente se cultivaba el cereal. No pretendemos centrar la explicación en los hallazgos arqueológicos, pero sí vamos a detenernos en uno de los sondeos, para ilustrar el impulso inicial que está detrás de la propuesta que pretendemos desarrollar.

Uno de los sondeos arqueológicos (fig. 1) realizados en la aldea de Vigaña se localizó en el fondo de un pequeño valle que a mediados del siglo XX acogía una de las principales zonas de producción de maíz y patatas del pueblo, situado en una zona de media montaña. La cata arqueológica nos ilustró sobre el último momento de uso agrícola de la zona, asociado a la construcción de una pequeña terraza de contención que se superponía a un importante proceso pstdeposicional sufrido por el pequeño valle, relacionado con la existencia de un canal de riego que lo atravesaba y distribuía el agua a las tierras de maíz; un proceso erosivo que supuso la acumulación de un volumen de sedimentos de hasta dos metros y medio (U.Es. 304,305) en los era posible documentar resto de marcas de arado, que cubrían niveles de uso agrícola (U.E. 306) que a su vez se superponían a un amplio derrumbe de piedras (U.E 307). Este derrumbe amortizaba los restos de distintos hogares asociados a suelos de uso (U.Es 328, 341), a hoyos de poste, a una escasísima cerámica, a restos de piedras de molino, todo ello en un terreno que había sido trabajado para convertir el desnivel del valle en una zona aterrazada. La práctica ausencia de cultura material, así como la inexistencia de modelos con los que comparar dicho elementos, nos obligó a confiar en las dataciones radiocarbónicas para comprender los procesos que estábamos documentando.



Fi.1.Perfil estratigráfico de la excavación de as Corvas.

Los resultados arrojaron una cronología para los hogares que indicaba al neolítico final, hace unos 6000 años, momento en el que posiblemente se asiste a la llegada de las primeras poblaciones que deforestan el entorno y establecen poblados más o menos estables desde los cuales se desarrollan las actividades agrícolas y posiblemente con una gran importancia de la actividad ganadera. Sobre la amortización de este asentamiento se superponen distintos niveles de uso agrícola de distintos períodos históricos, uno de ellos probablemente asociado al cercano asentamiento de la I Edad del Hierro (U.E 306).

Los datos aportados por el laboratorio, unidos al resto de información obtenida en la excavación de la aldea permiten plantear la hipótesis de la continuidad de aprovechamiento de este espacio desde el neolítico, evidentemente con cambios en la localización del hábitat, como muestra la existencia de un asentamiento neolítico, un poblado de la Edad del Hierro, un despoblado altomedieval y la fijación del hábitat en el lugar que ocupa en la actualidad desde el siglo VII, todo ello en una distancia no superior al km de distancia. La información arqueológica aportada por los distintos yacimientos insistentemente indica una gran importancia de las actividades ganaderas. Por ejemplo, el castro ha arrojado una gran cantidad de restos faunísticos que evidencian una variada cabaña ganadera con presencia de ovicápridos, también de cerdo y con una gran preponderancia de ganado bovino; los datos sobre la Alta Edad Media indican la existencia de un espacio muy deforestado y con amplia presencia de zonas de pasto, incluso parecen evidenciar ciertas prácticas de ganadería intensiva, que obviamente sería complementaria de una ganadería extensiva apoyada en el aprovechamiento de las amplias zonas de pasto localizadas en las cumbres de las sierras (Fernández Mier et alii 2014). La investigación arqueológica ha permitido obtener amplia información desde el punto de vista diacrónico, aunque obviamente los datos con los que contamos en la actualidad no permiten asegurar la continuidad de la ocupación, aunque sí parecen apuntar a tal extremo, desempeñando las áreas de pastizal y monte un papel de gran relevancia en las comunidades humanas asentadas en el territorio

Un aprovechamiento extensivo de unos términos en los que aún en la actualidad se mantienen prácticas colectivas, a pesar del evidente avance de la apropiación privada de desde el siglo XIX. Una continuidad de ocupación que parece tener fecha de caducidad: en menos de veinte años, en Vigaña no quedará nadie, en la actualidad de las ochenta casas abiertas que llegó a tener a mediados del siglo XX, apenas quedan 10; el número de personas que viven en la aldea no pasa de la veintena y tan sólo cuatro vecinos tienen como principal actividad la ganadería, todos ellos con una media de edad por encima de la cuarentena y sin la existencia de un recambio generacional que asegure la pervivencia del pueblo más allá de su ocupación de forma estacional durante los periodos vacacionales o fines de semana. El monte bajo poco a poco va recuperando el espacio perdido y lentamente es posible documentar la reversión del proceso de deforestación de las zonas de aprovechamiento agrícola-ganadero que estamos estudiando desde el punto de vista histórico. Vigaña es un ejemplo de un proceso que afecta a toda la Cordillera Cantábrica, síntoma inequívoco del fracaso de las políticas de desarrollo rural que se han puesto en práctica en las últimas décadas.

  1. PROPUESTA DE LA INVESTIGACIÓN

Los datos invitaban a una primera reflexión ¿cuáles fueron los mecanismos que favorecieron que buena parte de los asentamientos del Norte Peninsular fuesen resilientes durante un largo período de tiempo mientras otros fueron vulnerables a las crisis y fueron abandonados? ¿en qué medida la existencia de amplios espacios de uso colectivo favoreció ese carácter resiliente frente a la vulnerabilidad que podrían ofrecer otros asentamientos? ¿Cuáles han sido los factores que han propiciado la vulnerabilidad de esos asentamientos durante la última centuria que han llevado a la actual situación de desarticulación de la antigua red de poblamiento? ¿Puede el conocimiento multidisciplinar ayudarnos a diseñar políticas que frenen esos procesos de desarticulación o es un proceso imposible de atajar?

Para dar respuesta a estas preguntas consideramos que hemos de diseñar una investigación histórico/arqueológica que nos ayude a comprender en toda su complejidad el papel desempeñado por los espacios de uso colectivo o comunal en el seno de las aldeas, apoyándonos en una serie de herramientas conceptuales que ayudarán a complejizar su análisis.

  1. El primer punto de partida para analizar la historia del uso de la tierra es la necesidad de aunar en una misma dirección información procedente de las ciencias de la tierra con las ciencias humanas, en consonancia con la línea de historia ecológica que desde hace unos años se viene desarrollando en el ámbito anglosajón. A ello debemos unir lo que desde algunos centros especializados en estudio de historia ecológica se denomina el sentido común, que no es más que la observación empírica que nos permite comprender cómo durante milenios las comunidades se han ido acomodando al cambio, así como las estrategias que se han ido adoptando, aspecto en el que el cúmulo de información que aún mantienen los pocos agricultores y ganaderos que se mantienen sobre el territorio es crucial.

  2. Carácter sistémico del funcionamiento de una aldea, atendiendo al concepto de multifuncionalidad. Los estudios sobre la organización de las estructuras agrarias en la Cordillera Cantábrica han avanzado en la comprensión del funcionamiento sistémico de las aldeas, analizando la complementariedad de la actividad agrícola/ganadera, así como el uso estacional de los espacios destinados al pasto localizados a diferentes alturas en las zonas de montaña. El uso de estos espacios presenta una gran complejidad, que no sólo varía a los largo de los siglos, sino incluso dentro del mismo ciclo agrario. Las zonas pueden tener función agrícola o ganadera en distintos momentos del año en función de las necesidades de la comunidad y la dedicación puede modificarse por imposición de nuevas prácticas económicas externas a las comunidades. Todas estas variantes han de ser tenidas en cuenta con el objetivo de abordar el estudio del sistema agrícola de las aldeas y de las áreas de uso colectivo, huyendo de cualquier tipo de simplificación.

  3. Importancia del concepto de resiliencia. La biodiversidad de estos espacios de uso comunal refleja los complejos procesos de interacción de los grupos sociales con el medio. Una continua readaptación de antiguas prácticas y la pervivencia de elementos que pasan a desempeñar nuevas funciones dentro de unas comunidades que han sido capaces de responder a distintos momentos de crisis con medidas que han favorecido la pervivencia de las formas de poblamiento y organización del espacio. Una complejidad que podemos abordar desde el concepto de resiliencia (Crumley, 2007) siendo necesario ahondar tanto en las causas que han favorecido la resiliencia de algunos asentamientos, como las que han propiciado su vulnerabilidad en los últimos siglos que han traído aparejada la desarticulación del mundo rural

  4. Realización de estudios de larga duración, que nos permitirán comprender los procesos de transformación del uso de la tierra y analizarlos desde un punto de vista multiescalar que favorezca la comprensión de la diversidad de grupos sociales implicados en la gestión de los espacios de uso agrícola y ganadero. Es necesario comprender todos los procesos de trabajo en el seno de la comunidad, pero también tener presente la existencia de centros de poder o grupos de poder que ejercen su presión sobre las áreas cercanas, condicionando su actividad.

  5. Ahondar en la comprensión de determinados fenómenos que generalmente son considerados procesos naturales de erosión sin tomar en consideración distintas implicaciones sociales que pueden ser el desencadenante de profundos procesos erosivos que, a su vez, propicien el agotamiento de los recursos: deforestaciones, presión ganadera, presión poblacional, erosión relacionada con la agricultura……

  6. Tomar en consideración la capacidad de decisión de las propias comunidades y la forma en la que se adaptan a las imposiciones externas. Superar los planteamientos del neomarxismo que ha tendido a enfatizar el papel de las élites usando un poder extraeconómico como director de los proceso y delineando la idea de la incapacidad de permitir la toma de decisiones por parte de las comunidades. Es necesario valorar los factores exógenos, pero también la capacidad de las sociedades de responder, de tomar decisiones y de delinear estrategias que favorezcan la continuidad de la comunidad en el medio/largo plazo.

  7. Comprender las formas de gobernabilidad generadas dentro de la comunidad analizando el tipo de instituciones que las aldeas son capaces de establecer de cara al funcionamiento interno de sus términos así como el grado de maniobrabilidad que tienen las mismas y la implicación que élites y grandes poderes señoriales tienen en la gestión de estas instituciones. Esto significa la emergencia de distintos modelos de explotación económica e instituciones para gestionar los recursos, algunas favorecen la resiliencia y otras son más vulnerables a los cambios. Consideramos este punto de gran importancia de cara a valorar la labor que dichas instituciones –que en algunos casos aún perviven en la actualidad- han tenido y todavía tienen en la gestión del paisaje, y para evaluar el posible papel que han de seguir desempeñando en el futuro.

  8. Estudiar los procesos sociales de construcción de la identidad de estas aldeas y el rol que las instituciones de gestión tienen en ese proceso identitario, teniendo presente su carácter dinámico, con prácticas que generan la cohesión del grupo y propician su identidad, pero en las que se cruzan otras identidades que se generan en otros niveles y en el seno de las cuales sus miembros pueden estar envueltos en la promoción de sus propios interés en oposición al de los demás. La gestión de los espacios comunales exige prácticas colectivas por parte de la comunidad de igual forma que la importancia económica que estos espacios tienen para las comunidades genera vínculos identitarios que se traducen en un determinado imaginario sobre esos espacios. Resulta bastante ilustrativo quién dentro de la comunidad tiene el conocimiento de todos los topónimos asociados a los espacios de uso comunal; quién conoce las lindes de dichos espacios e incluso el folklore y las fiestas tradicionales asociadas a estas áreas, reflejo tanto del momento del ciclo agrícola en el que la actividad de la comunidad se desplaza a las áreas de uso comunal, como de la importancia que tienen para la misma.

Procesos todos ellos que han de ser abordados desde una práctica histórica en la que se utilice para resolver una misma pregunta histórica tanto la información documental, muy explícita a partir del siglos XIII/XIV, pero prácticamente ausente para el período anterior; a la que se uniría la información aportada por la arqueología. Una práctica arqueológica reconceptualizada en la línea de los trabajos previamente descritos realizados en las aldeas de Vigaña y Villanueva, poniendo el acento en los estudios de las zonas de uso comunal, que hasta el momento han sido escasamente estudiados desde el punto de vista arqueológico.

Pocas han sido las iniciativas para investigar estos espacios desde la perspectiva arqueológica; los primeros trabajos en esta dirección se desarrollaron en Europa en los años ochenta (Chang, Koster: 1996; Barker: 1981). En el caso de la Península Ibérica no podemos pasar por alto los planteamientos que a inicios de los años 90 manifestaba Miquel Barceló (1993) respecto a la necesidad de poner en marcha una arqueología de montaña que se ocupara del estudio del trabajo ganadero desarrollado por las comunidades de montaña. Más recientemente se han puesto en marcha proyectos que, desde planteamientos holísticos de investigación del territorio, han abordado el estudio de los espacios de pasto aplicando la metodología arqueológica. De especial relevancia son los trabajos realizados en los Alpes (Hebert, Mandl: 2009; Mocci, Palet: 2007; Walsh et alii: 2006; 2007; Walsh, Mocci: 2011) y los Pirineos (Ariño et alii: 2004; Rendu: 2003, 2006; Galop: 1998, 2005, Gassiot et alii: 2009; 2012; Gassiot, Jiménez Zamora: 2006) y los Apeninos toscanos (Giovannetti: 2004) a través de excavaciones arqueológicas y estudios paleoambientales, así como incipientes investigaciones de Galicia (Ballesteros: 2004;2008), País Vasco (Agirre et alii: 2003) y Navarra (Leizaola: 2011). En todos estos casos se han comenzado a documentar estructuras de uso pastoril con una amplia cronología que se remonta a la Prehistoria reciente y que permiten constatar la primera antropización de estos espacios en relación con su aprovechamiento ganadero. De igual forma, comienzan a ofrecernos informaciones referentes a la amplia secuencia diacrónica de su uso.




  1   2   3   4   5

Similar:

Título: La utilidad del pasado en el presente: hacia una perspectiva europea en el estudio arqueológico de los espacios comunales medievales iconTitulo: La Crisis Actual del Consejo de Ayuda Mutua Económica Came
Europa, teniendo presente no sólo la envergadura europea de la colaboración sino también los vínculos económicos mundiales. Las relaciones...
Título: La utilidad del pasado en el presente: hacia una perspectiva europea en el estudio arqueológico de los espacios comunales medievales icon“La guerra comercial del banano entre Estados Unidos y la Unión Europea desde la perspectiva de la teoría de juegos”
...
Título: La utilidad del pasado en el presente: hacia una perspectiva europea en el estudio arqueológico de los espacios comunales medievales iconEl Salvador en la Economía Mundial: Historia y Contexto
El estudio de la historia desde esta perspectiva permite mejorar la comprensión de los problemas económicos del presente y anticiparse...
Título: La utilidad del pasado en el presente: hacia una perspectiva europea en el estudio arqueológico de los espacios comunales medievales iconEstrategias organizativas en servicios intensivos de conocimiento: el aso de la arrqueología comercial
Modelos de gestion de la puesta en valor del patrimonio arqueologico en europa. El caso de la arqueología comercial y su utilidad...
Título: La utilidad del pasado en el presente: hacia una perspectiva europea en el estudio arqueológico de los espacios comunales medievales iconCampus San Isidro”
En este estudio cualitativo se investigó sobre la perspectiva de la sociedad de La Ceiba hacia el sistema de educación
Título: La utilidad del pasado en el presente: hacia una perspectiva europea en el estudio arqueológico de los espacios comunales medievales iconTitulo: Pasado y Presente del Partido Demócrata Mexicano
Vaticano. Finalmente es la Iglesia Vaticana la que intenta ajustarse a procesos irreversibles como el de la aparición de las masas...
Título: La utilidad del pasado en el presente: hacia una perspectiva europea en el estudio arqueológico de los espacios comunales medievales iconAcondicionamiento turistico monumento arqueologico chavin
El proyecto se encuentra en el monumento arqueologico chavin ubicado en el distrito de Chavin de Huantar, provincia de Huari, departamento...
Título: La utilidad del pasado en el presente: hacia una perspectiva europea en el estudio arqueológico de los espacios comunales medievales iconProyecto de tesina nadia Prieto Becerra Máster en Comercio Exterior y Finanzas Internacionales Módulo 3 Noviembre 2013 Título del trabajo
Impacto de la ampliación hacia el este sobre los flujos comerciales y las políticas comerciales de la Unión Europea ¿Ha afectado...
Título: La utilidad del pasado en el presente: hacia una perspectiva europea en el estudio arqueológico de los espacios comunales medievales iconEn búsqueda de la diferencia y el origen de la dominación europea en la temprana edad moderna mundial: una perspectiva asiática

Título: La utilidad del pasado en el presente: hacia una perspectiva europea en el estudio arqueológico de los espacios comunales medievales iconTítulo: Autonomía financiera en los municipios del Estado de Quintana Roo. Autor
Título: El Gasto Público en Apoyo Social Ayuntamiento de Cozumel 2005-2008 Análisis desde la Perspectiva de la Gestión Pública

Página principal
Contactos

    Página principal



Título: La utilidad del pasado en el presente: hacia una perspectiva europea en el estudio arqueológico de los espacios comunales medievales

Descargar 144.53 Kb.