Descargar 0.86 Mb.


Página8/117
Fecha de conversión28.03.2018
Tamaño0.86 Mb.

Descargar 0.86 Mb.

Tesis doctoral


1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   117

Pertinencia


Sin duda, la EaD no es un acontecimiento novedoso. Surge a mediados del siglo XX con la meta de brindar una solución a los problemas de un número elevado de personas que deseaban beneficiarse de los avances pedagógicos, científicos y técnicos alcanzados por las instituciones de educación formal presencial. La EaD cuenta, entre otros, con dos rasgos fundamentales: por un lado genera equidad social creando condiciones de transmisión de conocimientos y desarrollo de capacidades y habilidades individuales, por otro lado, moviliza el saber acumulado por la humanidad, distribuyéndolo por todos los rincones del planeta donde hay presencia humana. En el Memorándum sobre la enseñanza abierta a distancia en la Comunidad Europea (COM 91/388 final, Bruselas, 12-11-1991) se define la enseñanza a distancia como cualquier forma de estudio que no se encuentre bajo la supervisión continua o inmediata de tutores, pero que no obstante cuenta con la orientación, planificación e instrucción de una organización de asistencia educativa. Por lo tanto, la enseñanza a distancia exige un gran componente de aprendizaje independiente o autónomo, de desarrollo del pensamiento crítico, razón por la cual su desarrollo depende, en gran medida, del diseño didáctico del material que debe sustituir a la interactividad entre estudiante y profesor en la enseñanza normal cara a cara.

Apple y Beane (2005) resaltan el papel protagónico del docente en la EaD; consideran que el profesor es el responsable de liderar los procesos de aprendizaje en el estudiante posibilitando la vivencia de experiencias democráticas en la escuela, así como la necesidad de desarrollar la capacidad de emitir juicios, realizar acciones autónomas, razonar los motivos por lo que hace una elección u otra (Imbernón, Majó, Mayer, Mayor, Menchú & Tedesco, 2002).

De igual forma que la sociedad digital abre las puertas para una comunicación todos-todos, de cooperación permanente y continua, la educación superior virtual tiene la tarea de liderar los cambios en el desarrollo de las nuevas competencias virtuales para la e-Learning.. En efecto, las redes sociales y las aplicaciones móviles hacen posibles formas de interacción y de subjetividades no conocidas, formas de vínculos sociales en los que hacen público lo privado y viceversa.

Si esto ocurre con las interacciones personales de los nuevos ciudadanos virtuales, entonces, ¿qué ocurre con las interacciones ciudadano-ciudadano, ciudadano-Estado, ciudadano-empresa, ciudadano-comunidad? ¿Se mejoran las competencias básicas de comunicación y de trabajo cooperativo, de autogestión y autoformación? ¿Se evidencian las capacidades de argumentación razonada, de diálogo no manipulado, de opinión crítica, de voluntad de participación, de interdependencia positiva? ¿Son hábiles los docentes para gestionar y hacer seguimiento y acompañamiento al trabajo cooperativo entre los estudiantes? Frente a estas preguntas, algunas investigaciones adelantadas por profesores de la UNAD, evidencian que las competencias básicas que se suponen adquiridas en el proceso de formación básica y media, no se reflejan en los desempeños de los estudiantes. Como afirman Abadía & Gómez (2012) “Los estudiantes consideran que “trabajo colaborativo” es el nombre del trabajo pero no interiorizan el concepto “colaborativo” que significa reflexionar juntos, investigar juntos, construir juntos, y entregar un documento que les ha dejado nuevo conocimiento y nuevas relaciones de amistad” (p. 7). Y respecto a los docentes otra investigación adelantada en la UNAD concluye: “se evidencia la necesidad de establecer un rol mucho más participativo por parte del tutor que permita a los estudiantes contar con un guía permanente del proceso, necesario para la realización de los trabajos colaborativos” (Delgado & Tulande, 2012, p. 17).

Lo anterior nos da un indicio de la importancia y la necesidad de la coherencia entre lo que se piensa lo cual nos lleva a hacernos el siguiente planteamiento del problema.


1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   117

Similar:

Tesis doctoral iconLa tesis doctoral
Escuela Doctoral a la que está adscrito el programa, y de la Comisión de Posgrado, criterios de calidad mínimos para que una tesis...
Tesis doctoral iconRecomendaciones para la presentación de la tesis doctoral
Universidad de a coruña. Se recogen criterios de aplicación a todas las tesis, independientemente de su ámbito científico, con el...
Tesis doctoral iconRahmi İlkılıç Universidad de Chile
Título de tesis doctoral: “Strategic Network Formation and Behavior on Networks”
Tesis doctoral iconZilio nombres: mariana inés fecha de nacimiento: 29 de junio de 1978
Tesis Doctoral: “La Curva de Kuznets Ambiental: evidencia para América Latina y el Caribe”
Tesis doctoral iconCarlos Eugenio Steiger (h)
Tesis doctoral ¨La economía ganadera argentina. Análisis de sus fluctuaciones cíclicas y de las políticas dirigidas al sector ¨Calificación...
Tesis doctoral iconUniversidad nacional del altiplano puno
Evaluación de calidad de tesis doctoral en la escuela de post grado de la una puno
Tesis doctoral iconRocío galarza molina
Tesis Doctoral: Redes sociales y política de contención: Estudio del público reticular en las protestas de Twitter #pasedelista1al43...