Descargar 0.86 Mb.


Página79/117
Fecha de conversión28.03.2018
Tamaño0.86 Mb.

Descargar 0.86 Mb.

Tesis doctoral


1   ...   75   76   77   78   79   80   81   82   ...   117

Valores.


La formación en valores es un componente esencial para la formación ciudadana, especialmente en una democracia en crecimiento como la colombiana que ha estado inmersa en crisis sociales y axiológicas que han impedido el buen vivir; estas circunstancias ameritan educar en el deber ser. Una sociedad que construye espacios democráticos y valores debe procurar la coherencia del Estado, los gobernantes, los medios de información e instituciones sociales, de tal forma que se conviertan en referentes para los ciudadanos, es por ello que “deben haber unos criterios de honestidad, transparencia, educación, justicia y cumplimiento de las normas” (Docente 1). “La ética implica actuar de manera correcta. Si queremos que el país progrese hay que actuar con honestidad, transparencia y responsabilidad” (Estudiante 1). “Debe formar mejores personas con conciencia y respeto hacia los demás” (Estudiante 5). Ante la crisis axiológicas, Crémieux reivindica la importancia de la formación en valores la que
tiene como objetivo aprender a vivir conjuntamente, enseñar los valores fundamentales de las democracias basados en los derechos humanos tal como los definen los textos internacionales, y transmitir los saberes disciplinares más formativos para comprender el mundo y a los otros y ejercer un juicio crítico. (1998, p.121)
Si se pretende formar ciudadanos autónomos e integrales, la ciudadanía debe “educar en valores y buscar siempre el bien común” (Estudiante 4). “Es como las personas trabajan en liderazgo, se trazan una meta desde una motivación intrínseca para lograr un proyecto de vida” (Estudiante 6). Abundis considera que para el logro de este tipo de ciudadanía
no se puede hacer a un lado esta importante tarea de la formación en valores dentro de los procesos educativos de nivel superior, ni asignarle un papel secundario (…) será necesario visualizarla como una tarea prioritaria y necesaria en este incipiente siglo XXI donde urge rescatar en el hombre esa parte moral y humana que por influencia de la posmodernidad se ha ido adormeciendo en él. (2012, p.55)
Frente a estos planteamientos Herrera afirma que la democracia, en este caso la ciudadanía,
es ante todo un “Ethos”, un modo de ser, también en construcción, con base en vivencias valorativas. No se puede pensar en ser demócrata cuando no se ha experimentado el valor de la solidaridad, del altruismo, de la responsabilidad social, del espíritu cívico, del respeto por los bienes comunes y, ante todo, el respeto por la persona humana. (1992, 14)
En términos filosóficos, la ciudadanía autónoma no se obtiene como derecho constitucional, sino que ésta se adquiere a través de una actitud reflexiva y estilo de vida por medio de la ilustración.
Yo considero que el concepto de ciudadanía encierra autonomía. En este momento hablar de la ciudadanía autónoma es importante, hay una cantidad de aparatos y sistemas que han venido condicionando la autonomía. Es lo que el filósofo Kant concibe como Mayoría de Edad.”(Directivo 2)
Esta falta de autonomía en palabras del filósofo alemán se entiende como
la incapacidad de servirse del propio entendimiento, sin la dirección de otro. Uno mismo es culpable de esta minoría de edad, cuando la causa de ella no yace en un defecto del entendimiento, sino en la falta de decisión y ánimo para servirse con independencia de él, sin la conducción de otro. (Kant, 1964, p.58)
Ser ciudadano, es ser un sujeto consciente del momento histórico en que vive, por lo tanto, debe apropiarse de su responsabilidad social. “La ciudadanía se da en la medida en que el estudiante se ubique en su contexto, lo analice, desarrolle un ejercicio crítico del mismo y no esperar que haya legislaciones y normativas externas para generar propuestas, cambios y transformaciones” (Directivo 2).

La ciudadanía tiene una variedad de connotaciones, entre otras, la de ejercer unos derechos y deberes, pero también implica una actitud personal y social de reconocimiento del otro, de respeto y alteridad.


La ciudadanía autónoma la defino como al sujeto capaz de construir convivencia en los distintos escenarios sociales donde interactúa. La convivencia tiene que ver con el respecto a la diversidad de opciones, creencias y convicciones. El ciudadano autónomo se compromete, con su libertad y responsabilidad social, en la consolidación de la democracia.” (Directivo 4)
Por su parte, Magendzo advierte que esta potestad le permite al ciudadano
hacer uso de su libertad aceptando los límites de ésta, de reivindicar el ideal de la igualdad reconociendo la diversidad y de valorar la solidaridad desarrollando una actitud de respeto mutuo, es decir, de aceptación del otro como un legítimo otro, como un ser diferente de mí, autónomo en su capacidad de actuar y exigir que otros tengan una actitud semejante con él. (2002, p.43)
La UNAD, como institución formadora de ciudadanos, se interroga sobre su deber ser pedagógico-axiológico.
la mayor riqueza de un ser humano, no está en su capital material, sino en su capital ético ¿Qué tipo de valores estamos influyendo desde la educación, para coadyuvar la formación que estamos impartiendo en el caso particular en esta Universidad? ¿Qué tipo de ciudadanos debemos de impulsar para que estén en capacidad de aprender y convivir, pero también de co–construir con otros de manera integrada? (Directivo 5)
Frente a este diálogo de saberes autores como Mouffe plantean que “sólo es posible producir individuos democráticos mediante la multiplicación de las instituciones, los discursos, las formas de vida que fomentan la identificación con los valores democráticos” (2003: 109).

Desde los diversos medios y mediaciones que se ofrecen a través de la educación abierta y distancia, caso de la UNAD, hay algunos espacios donde se promueven y vivencian valores ciudadanos.


Colombia es un país pluricultural. Una persona del altiplano de Bogotá con una de la Costa Atlántica o Pacífica puede interactuar a través de los ambientes de aprendizaje, como los foros, los trabajos colaborativos. En un foro en el que se ven reflejados patrones de comportamientos, normas de convivencia, el respeto o la intolerancia, el trabajo en equipo, la cooperación, la solidaridad, se logra evidenciar la ciudadanía. (Estudiante 2)
Este proceso para la formación ciudadana debe posibilitar espacios que promuevan el debate, la reflexión y el disenso donde los estudiantes asuman posturas críticas frente a sus justas aspiraciones y derechos.
Creo que la formación en ciudadanía autónoma debe empezar por los docentes y directivas de la universidad. En esta formación hay que estar más pendiente del estudiante, resolver sus dudas. Los estudiantes son eje central, merecen respeto. Cuando el estudiante es escuchado y comprendido se va a sentir motivado a seguir estudiando y lógicamente vamos a formar ciudadanos autónomos. Al estudiante hay que darle unas pautas y el resto del proceso a distancia lo debe hacer él como ciudadano autónomo, como ser responsable. (Estudiante 4)
Sobre el papel de las instituciones educativas como escenarios para el cultivo de la democracia y la ciudadanía, al decir de Fresán Orozco deben ofrecer espacios para que el estudiante
aprenda a valorar argumentos, a sustentar interpretaciones, a defender sus posiciones, espacios en los que tenga libertad para expresar sus razonamientos, para plantear iniciativas, escuchar y comprender a los demás, para enfrentarse a problemas con seguridad e independencia, esforzarse por lograr sus propósitos. (2009, p.56)
“El modelo pedagógico que desarrolla la UNAD genera una virtuosidad de alta responsabilidad en nuestros estudiantes, en la medida en que lo hace actor fundamental de su propio proceso formativo” (Directivo 5). Freire como defensor de la autonomía exhortaba a los estudiantes para que asumieran con mayor compromiso ético su rol en su proceso de aprendizaje (1989, p.105). “Uno no se educa realmente, si no asume responsabilidades en dicha actividad. De igual forma afirmó que No hay educación para la libertad, cuyos sujetos actúen coherentemente, que no sea imbuida de un fuerte sentido de responsabilidad” (Freire, 1992b, p.90).

Otro de los valores destacados por directivos es la solidaridad:


No solamente estamos formando al individuo en una disciplina, si no que estamos incidiendo de manera fundamental en la solidaridad, en el desarrollo humano sostenible, no solamente para él como individuo, sino también para las comunidades locales, para las comunidades rurales. (Directivo 5).
En ese sentido, un estudio de González asegura que la ciudadanía encierra un compromiso con los demás
apunta a la formación de un ser humano integral que se involucre y se comprometa con otras personas con quienes convive en los ámbitos familiar, comunitario, regional, nacional, con una visión nacional, latinoamericana y mundial para participar en procesos políticos, sociales, económicos, culturales y ambientales. (2008, pp.36-39).
En ese mismo grado de responsabilidad social, Hoyos exhorta a que la universidad no pierda sus horizontes éticos y pedagógicos y confunda su misión social con los fines utilitaristas con que se administra a una empresa
donde lo prioritario es la producción, pero en este caso, la producción de profesionales eficientes y competitivos en su especialidad y se deja de lado el que en la universidad se aprenda a pensar, a reflexionar y a asumir responsablemente como una institución al servicio de la sociedad, se desconocen los presupuestos teóricos y prácticos del ejercicio de la responsabilidad social universitaria. La consecuencia es que el quehacer de la universidad queda reducido a la funcionalidad con respecto a las lógicas del mercado, excluyentes por definición, y subordinando el verdadero sentido de la educación superior. (1992, p.20).
Si bien es cierto que se ha logrado ampliar nuevos escenarios para el ejercicio de la ciudadanía, es también pertinente que en el ejercicio de sus labores docentes y directivas estén abiertos a la crítica sobre el manejo de la autoridad y la formación en valores; al respecto los maestros deben
ser ejemplo para el resto de la sociedad porque obviamente siempre nosotros buscamos elegir personas líderes que obviamente nos orientan hacia cosas que hay que hacer. Digamos de buen comportamiento, de tener valores, de tener ética profesional, a esos tipos de valores me refiero, como el respeto, la convivencia. (Estudiante 5)
Freire en su labor como maestro revisaba sus prácticas y extendía un mensaje a sus colegas:
Como profesor tanto lidio con mi libertad como con mi autoridad en ejercicio, pero también lidio directamente con la libertad de los educandos, que debo respetar y con la creación de su autonomía tanto como con los ensayos de construcción de la autoridad de los educandos. (1998, p. 92)


1   ...   75   76   77   78   79   80   81   82   ...   117

Similar:

Tesis doctoral iconLa tesis doctoral
Escuela Doctoral a la que está adscrito el programa, y de la Comisión de Posgrado, criterios de calidad mínimos para que una tesis...
Tesis doctoral iconRecomendaciones para la presentación de la tesis doctoral
Universidad de a coruña. Se recogen criterios de aplicación a todas las tesis, independientemente de su ámbito científico, con el...
Tesis doctoral iconRahmi İlkılıç Universidad de Chile
Título de tesis doctoral: “Strategic Network Formation and Behavior on Networks”
Tesis doctoral iconZilio nombres: mariana inés fecha de nacimiento: 29 de junio de 1978
Tesis Doctoral: “La Curva de Kuznets Ambiental: evidencia para América Latina y el Caribe”
Tesis doctoral iconCarlos Eugenio Steiger (h)
Tesis doctoral ¨La economía ganadera argentina. Análisis de sus fluctuaciones cíclicas y de las políticas dirigidas al sector ¨Calificación...
Tesis doctoral iconUniversidad nacional del altiplano puno
Evaluación de calidad de tesis doctoral en la escuela de post grado de la una puno
Tesis doctoral iconRocío galarza molina
Tesis Doctoral: Redes sociales y política de contención: Estudio del público reticular en las protestas de Twitter #pasedelista1al43...