Descargar 110.51 Kb.


Página2/13
Fecha de conversión15.04.2018
Tamaño110.51 Kb.

Descargar 110.51 Kb.

Teoría pedagógica de juan jacobo rousseau


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13
HERBART: LA PEDAGOGÍA

La pedagogía tiene fines propios planteados por la ética, pero los medios, como es obvio, se los proporciona la psicología. Ahora bien, educar en vista de la perfección, es decir, de la formación armoniosa y omnilateral de la persona no significa, con arreglo a la psicología de Herbart, otra cosa que velar por una estructuración lo más amplia y sólida posible de la “masa aperceptiva”, suministrándole gradualmente las representaciones más oportunas, esto es, las más susceptibles de agregarse armoniosamente con las preexistentes, de manera de constituir una base que permita asimilar con facilidad las siguientes.

Esta tendencia de la masa aperceptiva a agregarse nuevas representaciones de un cierto tipo se denomina interés; por lo tanto, la pedagogía de Herbart es esencialmente una teoría de los intereses.

El concepto herbartiano de los intereses está ligado con su principio de la instrucción educativa. Las aptitudes prácticas y los intereses dependen de las representaciones que cada uno posee y son en él más activas; procurar nuevas representaciones que no sean lábil es ni efímeras significa influir sobre las disposiciones y los intereses, o en otras palabras, instruir significa educar. Los intereses son, en cierto modo, las resultantes de las fuerzas de atracción o repulsión que poseen las diversas representaciones. Por consiguiente, no son ni algo original que preceda a la experiencia, ni algo exterior respecto al patrimonio de conocimientos que posee una persona, sino más bien la vida íntima de ese mismo patrimonio.

“El interés —dice Herbart— es el concepto cardinal de la instrucción”. No es un medio de aprendizaje, sino más bien el fin de éste; una educación digna del nombre es aquella que promueve ricos y profundos intereses más bien que conocimientos específicos: “El interés debe hacer nacer de sí otro interés; lo aprendido se disipará, pero el interés persistirá por toda la vida”.

Se pueden distinguir varios tipos de interés, ante todo, según que se refieran al conocimiento o a la participación en actividades comunes con más de una persona. Los intereses de conocimiento pueden ser empíricos (responder a la pregunta: ¿ qué es esto?), especulativos (relativos a los fundamentos y a las leyes de los fenómenos: ¿por qué es esto?) y estéticos (relativos a las relaciones internas y externas de lo que se intuye: ¿cómo es?). Los intereses de participación pueden ser simpáticos (o sea, dirigidos hacia los individuos por los que sentimos sim-patía o com-pasión), sociales (enderezados hacia grupos sociales, como la familia o el Estado) y religiosos (referidos al destino mismo de la humanidad y a nuestra relación con el Ser Supremo).

El individuo puede desarrollar unilateralmente sólo un tipo de interés, o bien, en el ámbito de cada tipo, ciertos intereses particulares y no otros: uno y otro tipo de unilateralidad son combatidos por Herbart, quien patrocina el principio de la multilateralidad de los intereses. Se da cuenta de que “con el transcurso del tiempo la profesión produce algunos de estos intereses unilaterales”, pero, observa, “la profesión no debe aislar a los hombres”, y por ello es aún más necesario que la escuela proporcione una cultura general y orgánica que ponga al individuo en armonía con el ambiente físico y social que lo circunda.

Cultivar los intereses en modo multilateral y armonioso no significa promover un estéril enciclopedismo, ni impartir una instrucción fragmentaria. Por el contrario, Herbart considera que el mejor modo para conseguirlo consiste en concentrar la enseñanza en torno a un centro o materia que se preste para ello, que provoque una viva participación afectiva y ofrezca, al mismo tiempo, una rica variedad de motivos aptos para toda suerte de desarrollos. Tocante a la enseñanza elemental indica, por ejemplo, siguiendo a Rousseau, en la historia de Robinson Crusoe, un argumento capaz de apasionar a los niños y susceptible del más amplio aprovechamiento didáctico. En los diversos niveles secundarios, según Herbart, es la literatura clásica la que rinde los materiales más preciados, pero más las letras griegas que las latinas. Por lo tanto, el estudio del griego debería preceder al del latín; a este propósito recuerda las felices experiencias personales recogidas por él mismo con alumnos de nueve a once años, a los que había logrado hacerles gustar de la Odisea en el texto original, convirtiéndola en centro y ocasión de toda la enseñanza.

Por lo tanto, Herbart otorga su predilección a la enseñanza clásica, a la que, por otra parte, quisiera ver enriquecida desde el punto de vista matemático-científico, en obediencia a su principio de la expansión multilateral de los intereses. Dicha expansión debe ser gradual, sólida y disciplinada, como la que es posible realizar en una escuela secundaria libre de preocupaciones Utilitarias, de modo de construir al mismo tiempo el patrimonio intelectual y el carácter del educando que, según el principio de la instrucción educativa, son virtualmente coincidentes. Herbart tiene perfecta conciencia del hecho de que una tal educación tiene que estar forzosamente restringida a una élite, pero su ambición es precisamente la de formar mejor a la élite dominante: “El mundo depende de unos pocos; esos pocos, rectamente forjados, pueden guiado”.


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13

Similar:

Teoría pedagógica de juan jacobo rousseau iconColegio cooperativo juan del corral
Desempeños: Describir y analizar el papel del gobierno en el sistema económico según la teoría económica
Teoría pedagógica de juan jacobo rousseau iconJuan David Parra Karin García alfred marshall: El utilitarismo como componente de la teoría económica Introducción
Sin embargo, añade, “con algún grado de certeza
Teoría pedagógica de juan jacobo rousseau iconEl cuerpo es personal
Juan C. Liszczynski, Augusto Flores Cárdenas, Juan J. Gilardoni, Claudia E. Álvarez
Teoría pedagógica de juan jacobo rousseau iconD juan cartaya d. Juan carlos heras
Recordar las principales características de la Tierra, caracterizando sus movimientos y consecuencias
Teoría pedagógica de juan jacobo rousseau iconActa número 17 (diecisiete)
Orduño, Guillermina Cota Lerma, Profra. Eréndira Nereyda Iza Prado, Santa Benita Payán Arreola, Segundo Gaxiola Fierro, Lic. Jacobo...
Teoría pedagógica de juan jacobo rousseau iconPrograma carrera: abogacía añO: 2 º materia: introducción a la economía política curso: 01/03 profesor: Juan Manuel trueba turno
Conocer los conceptos básicos de la teoría económica para que puedaprender adecuadamente la realidad económica argentina y mundial...
Teoría pedagógica de juan jacobo rousseau iconPalmeras en la nieve
Jacobo, el viaje hacia una tierra desconocida, lejana y exótica, la isla de Fernando Poo. En las entrañas de esa isla exuberante...
Teoría pedagógica de juan jacobo rousseau iconEconomia internacional (2010/2011)
Adam Smith I la teoria de l’avantatge absolut. La teoria de l’avantatge comparativa: el model ricardià. La teoria de proporcions...
Teoría pedagógica de juan jacobo rousseau iconMunicipio de juan de acosta esquema de ordenamiento territorial juan alberto ramos coronell
Zonas de Usos Agrarios y Unidades de Manejo 2 Elementos Conceptuales Asociados con Amenazas Naturales 43
Teoría pedagógica de juan jacobo rousseau iconC. P. P. C. J de San Juan
Artículo 1°. Disuélvase e iníciese el proceso de liquidación de la Caja de Previsión para Profesionales en Ciencias Jurídicas de...

Página principal
Contactos

    Página principal



Teoría pedagógica de juan jacobo rousseau

Descargar 110.51 Kb.