Descargar 470.41 Kb.


Página5/9
Fecha de conversión30.03.2018
Tamaño470.41 Kb.

Descargar 470.41 Kb.

Tendencias del pasado en la economía actual


1   2   3   4   5   6   7   8   9
- Variados artificios
El neoliberalismo, tendencia política que propició una inédita globalización indiferente a la desesperación de millones de familias depauperadas en el mundo, fue cimentándose conforme las condiciones político-sociales se adaptaban al proyecto del Gran Capital. Para llevar a cabo dicha globalización se previeron hasta los detalles más insignificantes, aunque incentivando circunstancias fundamentales para su culminación, la más importante de todas, el escollo representado por la Unión Soviética y los países bajo su control.
¿Cómo pudo ocurrir en tan corto tiempo tan drástico viraje? ¿Cómo pudieron evitarse alzamientos multitudinarios, derrocamientos de gobiernos, choques sangrientos para oponerse a los poderes más retrógrados?
“El método que permitió este giro universal sin presentar valladares importantes tiene orígenes remotos, establecido de manera empírica desde las primeras comunidades sobre la Tierra, se llama manipulación y forma parte de la esencia humana. Todo ser ajeno a nuestro cuerpo puede convertirse en herramienta útil si se le maneja adecuadamente. La manipulación se ha ejercido utilizando todos los medios: fuerza, moral, política, psicología, emociones, amor. Siempre fue un instrumento del poder, sea éste familiar, tribal o nacional, la más de las veces bajo argumentos falsos de pretender el mejoramiento del oprimido”, contesta Max Mendizábal, en su publicación “Mundo cautivo” (Universidad Autónoma de México - 2001).
Pero tuvieron que transcurrir varios siglos para que tal instrumento cuya utilización se fue afinando con el tiempo, se sofisticara al grado de contar con la más amplia información de todo cuanto acontece en cada país, en cada ciudad, en cada rincón del mundo, mediante los avances electrónicos de los años recientes, hasta llevarlo al nivel actual, cuando ya se está recorriendo el siglo XXI. En la Modernidad, el nombre oficial de la manipulación es Neoliberalismo.
Confirmada la eficacia del Conductismo (escuela iniciada por el estadounidense John Broadus Watson), fue infiltrado en la sociedad con tal sutileza que pocos se percataron del peligro. Columna nodal en este proceso fue la “Perestroika”, hábil combinación de propuestas democráticas y liberadoras del control económico y social de la URSS, proyecto quizá elaborado por la CIA y dado a conocer por Mijail Gorvachov. Y cuando el escollo principal -la URSS- se pulverizó, resultó mucho más sencillo extender el nefasto método apoyado en la globalización de los medios de comunicación, cadenas electrónicas del esclavo moderno.
En los inicios del milenio, el individuo común tiene la impresión de que las cosas marchan bien o están en vías de mejorar: surgen organizaciones de la sociedad civil preocupadas por la contaminación, por el arrasamiento de las selvas, por los discapacitados, por los niños, las mujeres y los ancianos. Hay pues, mecanismos no oficiales preocupados por las carencias de la sociedad; se avanza. Sin embargo no hacen falta estadísticas para apreciar que el apoyo de estas Organizaciones no gubernamentales (ONGs) no llegan a cubrir ni el 5 por ciento de los requerimientos de la población empobrecida por la política económica neoliberal. En cambio, gracias a las ONGs, los gobiernos se lavan las manos en numerosos aspectos de asistencia social.
La incapacidad, y en otros casos la corrupción de las ONGs, dan por resultado que las mayorías continúen padeciendo carencias, ahora peores que hace una década, aunque en la actualidad estén esperanzadas en mejorar sustancialmente, y mientras esto ocurre hallan consuelo en pasatiempos banales en la televisión, cortina de humo de su infeliz entorno que convierte vicisitudes que contemplan en la pantalla en algo más terrible que aquéllas por las que sufren.
La comercialización del deporte, cuyo auge se consiguió mediante la manipulación, disuelve el sentimiento de frustración de obreros y empleados, quienes se “desquitan” cuando “su” equipo de fútbol (o de otro deporte) derrota al contrario, éxito que acompañado por el alcohol renovará sus fuerzas para continuar su ciclo laboral. Pocos son los trabajadores que se dan cuenta de que están totalmente controlados, y que esto representará para sus hijos una mayor explotación.
Ninguna cadena de televisión ha efectuado encuestas que revelen que las medidas económicas tomadas por el gobierno de X o de Z causan la muerte por desnutrición de cientos de miles de personas, ni qué enfermedades superadas tiempo atrás como el paludismo, el cólera, la tuberculosis o la sífilis hayan retornado debido al abandono estatal de servicios preventivos y por la disminuida ingestión de alimentos de calidad; no les ha interesado denunciar los millones de muertes que ha costado implantar la globalización, que sin duda están por alcanzar a las víctimas de la Segunda Guerra Mundial.
Aunado a lo anterior, se ha vendido la idea de que el mejor de los mundos posibles es aquel que garantice la propiedad privada y los sistemas de explotación laboral, a los que se agregan otras como las siguientes:


  • Estamos en camino hacia la democracia, como si pudiese existir democracia en un mundo donde un puñado de gigantescos potentados deciden los senderos políticos, económicos, religiosos, sexuales, artísticos y deportivos de miles de millones de seres humanos, y donde la desigualdad de ingresos es inaudita.

  • El mundo se dirige a la paz. Falso también, pues esta paz que supuestamente está consiguiéndose se basa en estados policíacos agresivos y criminales, en condiciones laborales y sanitarias que en silencio aniquilan a millares de personas cada día, reprimen movimientos libertarios donde se presenten y aplastan a quienes osen levantarse en armas.

Fomentar la cultura del miedo y de la desconfianza ha sido otras de las misiones. Una profusa filmación de temas nazis y documentos acerca del nazismo es exhibida constantemente. A esta labor amedrentadora se unen con máxima eficiencia películas sin intención artística que modernizan el mundo medieval de los fantasmas, posesiones diabólicas y hechizos al servicio del Mal, combatido por ángeles protectores, exorcistas, héroes de pacotilla que luchan contra seres fatales: arañas venenosas, abejas asesinas, perros sanguinarios, tiburones gigantescos, animales prehistóricos que “renacieron”, al igual que humanos muertos que reviven para asesinar. Abundan películas sobre aviones secuestrados o deteriorados, edificios en llamas, maremotos, marcianos belicosos, platillos voladores y toda parafernalia de desastres.


¿Por qué razón se inculca espanto y recelo? Max Mendizábal contesta: “Un individuo temeroso de la naturaleza, desconfiado de sus semejantes, receloso de su entorno, es más proclive a creer en los llamados fenómenos paranormales, en sucesos relatados por vulgares comerciantes de la comunicación; abandona el análisis de la realidad para dar cabida a rumores o a tratamientos anticientíficos, todo lo cual lo hace presa fácil de un sistema que así lo fuerza a enclaustrarse y a evitar su participación abierta en la sociedad, pues ha sido dominado por el miedo”.
Por si algo de lo precedente llegase a fallar en caso de brotes insurgentes o de simples reclamos populares, se multiplicaron los presupuestos de los ejércitos y las policías. Con ello se consiguen varios objetivos: dar firmeza a gobiernos apátridas, imbuir en el ánimo colectivo temor por el gran poder de tales gobiernos; someter, más que a delincuentes, a organizaciones contestatarias; crear otra clase privilegiada, cuyo aporte a la humanidad es dañino, y finalmente, proporcionar pingües ganancias a los fabricantes de armas y de toda clase de implementos bélicos.
La intensificación en el uso de todo tipo de drogas es alentada por campañas publicitarias que aparentan lo contrario. Los drogadictos que aparecen en televisión son seres marginados, vagabundos o “niños de la calle”, pero ningún medio de comunicación investiga o exhibe a quienes cuentan con recursos económicos para adquirir cocaína, esto es: funcionarios gubernamentales, altos jefes militares, artistas de cine o televisión, influyentes directores de diarios, poderosos financieros, ricos industriales y comerciantes, populares deportistas… No es un secreto que diversos gobiernos han fomentado el comercio de drogas desde hace años, como ocurrió en México durante la crisis de 1968, en la cual abiertamente, con protección policíaca, se distribuía droga en las escuelas preparatorias a fin de debilitar y desacreditar el movimiento estudiantil.
La nueva cultura impuesta desde las cimas de la economía, por medio de una arrolladora avalancha de presiones ha obligado al ser humano a cambiar su conducta; la lucha de todos contra todos que ha sido desatada impele al egoísmo y aún a cometer actos violentos para acopiar, unos, lo indispensable para subsistir; otros, la mayor riqueza posible.
¿Cómo combatir este alud ciego de imposición de modos de vida a miles de millones de personas?
“1984” (en inglés Nineteen Eighty-Four) es el título de una novela de política ficción distópica escrita por George Orwell en 1948 y editada en 1949. En la novela el estado omnipresente obliga a cumplir las leyes y normas a los miembros del partido totalitario mediante el adoctrinamiento, la propaganda, el miedo y el castigo despiadado. La novela introdujo los conceptos del siempre presente y vigilante Gran Hermano, de la notoria habitación 101, de la ubicua policía del pensamiento y de la neolengua, adaptación del inglés en la que se reduce y se transforma el léxico -lo que no está en la lengua, no puede ser pensado.
Muchos comentaristas detectan paralelismos entre la sociedad actual y el mundo de 1984, sugiriendo que estamos comenzando a vivir en lo que se ha conocido como sociedad Orwelliana. El término Orwelliano se ha convertido en sinónimo de las sociedades u organizaciones que reproducen actitudes totalitarias y represoras como las representadas en la novela. La novela fue un éxito en términos de ventas y se ha convertido en uno de los más influyentes libros del siglo XX.
Se la considera como una de las obras cumbre de la trilogía de las antiutopías de principios del siglo XX (o la también llamada ciencia ficción distópica), junto a la novela de 1932, “Un mundo feliz” (A brave new world, en inglés), de Aldous Huxley; y “Fahrenheit 451”, de Ray Bradbury.
En “1984” que Orwell ubicó en la Unión Soviética, se refinó en su contrario. Orwell vivía en el edificio 27B frente a la plaza Canonbury en Islington, North London. 59 años después de escribir su novela 1984, su casa en un radio de 180 metros se encuentra rodeada por 32 cámaras de vigilancia que graban cada movimiento que se produce.

Estas 32 cámaras son algunas de las 4,2 millones de cámaras diseminadas por todo Gran Bretaña, una cada catorce ciudadanos. Se calcula que en ese país se hallan el 20 % de todas las existentes en el mundo y que cada británico es grabado cada día alrededor de 300 veces.


Estamos llegando a un punto donde todo ciudadano es culpable por defecto y sus movimientos deben ser seguidos y analizados. El mundo que Orwell imaginó, poco a poco, para nuestra desgracia, se hace realidad.

Es difícil el combate en las actuales circunstancias porque todo es adverso: el alud neoliberal tiene de su lado a: ejércitos, policías, altas jerarquías religiosas, sistemas de producción importantes -industria, agricultura, servicios-, transportes, control de las mejores tierras de labranza y sistemas de irrigación, medios de comunicación impresos y electrónicos con tecnología sofisticada para detectar el más insignificante intento de rebeldía. Sin duda alguna, nunca antes sobre la Tierra hubo tal polaridad de poder, control y fuerza sobre miles de millones de seres humanos.

La humanidad ha sido afectada desde la cúspide del imperio mundial. Nadie se salva; desde los intelectuales hasta los rudimentarios; desde los niños hasta los ancianos, todo en aras de la globalización, la modernidad, el neoliberalismo, el fin de la historia.


Catálogo: papers
papers -> Brasil en un mundo de crisis
papers -> Cincuenta años de economia y cincuenta años de vida de la asociacion argentina de economia politica (aaep)
papers -> Paper … y la batalla de la triple a la guerra de las divisas
papers -> Paper El abandono del progreso (posibilidades económicas para nuestros nietos) El peligroso sendero del año 2017 (al borde del abismo), puede hacer bueno al 2016
papers -> Conflicto de racionalidades: el caso del proyecto de hidroaysén en la patagonia chilena
papers -> La crisis permanente de las clases populares: condiciones de trabajo y vida en la vega media del río segura (murcia)
papers -> Paper La crisis del empleo de los jóvenes (una generación -tal vez, dos- entre paréntesis) Parte I
papers -> Prensa deportiva y economía política: la evolucion historica del diario marca
papers -> Paper Crítica a la opinión de Krugman y Stiglitz, sobre la reestructuración o el impago de la deuda griega (III round), generada o agravada por el gobierno de Syriza
papers -> La prostitución en el país de origen: el caso de las brasileñAS
1   2   3   4   5   6   7   8   9

Similar:

Tendencias del pasado en la economía actual iconTemas de macroeconomia
La Macroeconomía es el estudio del comportamiento agregado de la economía. Es la observación de las tendencias globales de la economía...
Tendencias del pasado en la economía actual iconObservador de las tendencias de la crisis
El crack del 29, la Industrialización sustitutiva (isi) y, el actual patrón extractivo exportador 4
Tendencias del pasado en la economía actual iconHabría que hacer una presentación del módulo
T1-Los desafíos de la administración en la empresa actual y las nuevas tendencias
Tendencias del pasado en la economía actual iconEmpleo: Tendencias al nivel nacional y regional
Solamente las regiones de O’Higgins, Maule, Bíobío y Aysén registraron aumentos en su tasa de desocupación respecto del mismo trimestre...
Tendencias del pasado en la economía actual iconAproximación al escenario jurídico contemporáneo
Las causas de ruptura con el pasado en el actual proceso de evolución del Derecho
Tendencias del pasado en la economía actual iconLas Incubadoras de Negocios en Chile
La globalización de los mercados, la llamada “nueva economía” y las revoluciones científico-tecnológicas en el área de las comunicaciones...
Tendencias del pasado en la economía actual iconCiencias sociales y administrativas
Desde tendencias del mercado, fusiones y adquisiciones hasta teoría de administración actual y visiones generales de compañías. Tiene...
Tendencias del pasado en la economía actual iconPrograma de materia
Las características del mundo actual y sus principales tendencias obligan a tener competencias y adquirir conocimientos para conseguir...
Tendencias del pasado en la economía actual iconAnálisis de la intraindustria en Colombia
Pasado, presente y futuro de la educación y la investigación de américa latina en los negocios y la administración pública en el...
Tendencias del pasado en la economía actual iconDesarrollo de las relaciones comerciales Catalano-Rusas por medio de un sistema business to business a través de internet
Analizar la historia, situación actual y las tendencias del comercio electrónico entre Rusia y Cataluña

Página principal
Contactos

    Página principal



Tendencias del pasado en la economía actual

Descargar 470.41 Kb.