• Consideraciones generales
  • La medida del bienestar y los incentivos.
  • Ampliación de posibilidades de elección: la cooperación humana.

  • Descargar 65.96 Kb.


    Página1/8
    Fecha de conversión13.05.2018
    Tamaño65.96 Kb.

    Descargar 65.96 Kb.

    Tema 1: Economía y Actividad Económica


      1   2   3   4   5   6   7   8



    Tema 1: Economía y Actividad Económica. ¿Qué es y para qué sirve la economía?



    Reflexiones iniciales:
    La economía se interesa por cómo es la conducta de un ser humano tipo que actúa en función de ciertos hechos (objetivos y subjetivos) y que busca la solución más satisfactoria para su propio bienestar.
    Consideraciones generales:
    Economía es una palabra que procede de las voces griegas clásicas oikos y nomos, que quiere decir, aproximadamente, administración de la casa. Ello implica que las personas tienen criterio para saber, en cada momento y situación, que es lo que desean y la razón de ello.
    Además, el criterio anterior viene dado para la racionalidad de las personas. Dicha racionalidad implica que dadas las mismas premisas, todos los seres humanos tienen los mismos juicios. Por lo tanto, la economía se encontrará en el terreno de la lógica. Eso genera que dadas ciertas condiciones, se puede predecir el comportamiento humano. La dificultad de la premisa de la racionalidad es que no existe una definición comúnmente aceptada de racionalidad para el conjunto de los economistas. Eso hace que se busquen aspectos muy genéricos, pero útiles, para poder llegar a las conclusiones pedidas en el marco de la teoría económica.
    El ser humano es insaciable: le gusta disponer de cantidades mayores de todos los bienes posibles, siempre que ello le genere más satisfacción o placer.
    La insaciabilidad humana tiene una barrera infranqueable: el mundo en el que vivimos está limitado, es decir, existe escasez de medios para llegar a los objetivos buscados de insaciabilidad.
    Así, se genera un problema de elección por los medios escasos disponibles y sus posibles aplicaciones a la consecución de objetivos alternativos.
    Con todas estas premisas, se define la Economía como la ciencia social que estudia el comportamiento humano en un mundo de recursos escasos en el que hay que elegir cómo aplicarlos para conseguir el mayor bienestar posible en cada momento.

    La medida del bienestar y los incentivos.
    La situación es la siguiente; una persona (o país, por ejemplo) tiene unos recursos disponibles y unos objetivos. A partir de los mismos, debe elegir. La elección del binomio recursos – objetivos depende de dos aspectos: lo que nos costará transformar los recursos en objetivos, y el bienestar que nos reportan estos objetivos. En términos más sencillos; estamos hablando de un análisis coste – beneficio.
    Este análisis es muy sencillo en términos monetarios; una empresa, por ejemplo, debe elegir que tipo y cuantos productos puede sacar a la venta; a partir de ahí, asigna sus recursos productivos (que también se valoran fácilmente en términos monetarios) y si la operación es rentable, la lleva adelante.
    Sin embargo, para una persona el análisis es mucho más complejo. Desde el punto de vista de los recursos, en general se usan las horas de trabajo. Ahora bien, ¿qué tipo de trabajo? De nuevo, hay un doble problema. Para una persona puede ser agradable trabajar de profesor, y para otra, una pesadilla. Por otro lado, puestos a elegir, no parece un trabajo desagradable ir a un plató de la televisión y contar todas tus miserias. Pero para ir, hace falta capacidad, suerte; factores que, muchas veces, escapan de nuestra posibilidades.
    En conclusión, tenemos que a unas personas les gusta más un tipo de trabajo que otro (dentro del reducido ámbito de elección que tenemos). Y, además, unas personas tienen más capacidad para hacer un trabajo que otras. Por ejemplo, Maradona tenía una gran capacidad para ser futbolista. Para ser entrenador, no parece tenerla (además, el hecho de que el señor tenga la costumbre de levantarse al mediodía hace que la selección argentina…¡¡no pueda entrenarse por las mañanas!!). En sí, tenemos dos hechos: los subjetivos (que prefiero) y los objetivos (las capacidades).
    Pero todavía hay más. La existencia de gustos diferentes por parte de las personas no es grave; es normal que, con un sueldo determinado, una persona decida, por ejemplo, irse de vacaciones al Caribe y otra, quizás, prefiera comprarse una buena moto. Si la elección es individual, no hay problema. Pero eso ocurre en un ámbito muy peculiar: el personal. Vamos, ahora, a una empresa. Si está formada por varios socios, puede ocurrir, que, tras obtener amplios beneficios, unos prefieran repartirse el dinero y otros reinvertir para tener mayores beneficios futuros. ¿Qué es mejor? Problemas. Nos vamos, por último, a un Gobierno central. Tiene una partida de sanidad, (supongámoslo así) de 100 millones de euros. Puede construir un hospital o financiar nuevas investigaciones en el tratamiento del cáncer. ¿Qué es mejor? Más problemas. Veremos mecanismos que proporciona la economía para poder valorar estos objetivos finales. Sin embargo, por desgracia, no son infalibles. Al menos, su uso nos proporciona cierto acercamiento a la solución de estos problemas.

    Así, se pueden valorar las satisfacciones de forma indirecta mediante los incentivos que motivan a la acción (Marshall). Estos incentivos mandan una señal indirecta acerca de lo que los seres humanos desean conseguir. No son fáciles de observar, pero mediante las preferencias reveladas (Paul Samuelson) se intuye la intensidad efectiva con la que una persona desea obtener una cosa (a posteriori).


    Por otro lado, el coste de oportunidad es la cantidad que sacrifico de un bien para obtener otro. Si tengo que elegir entre estudiar una hora o hacer deporte (supuesto que sólo quiero hacer una de esas dos cosas) es obvio que dicho estudio implica que NO voy a hacer deporte y viceversa. Este concepto económico se aplica de forma constante, y la mayor parte de las veces somos inconscientes del mismo.
    Por ejemplo, si un sábado nos suena el despertador a las ocho de la mañana y nos sentimos cansados podemos pensar que es mejor dormir un poco más ya que “la semana ha sido muy dura y me merezco un descanso. Por una hora más no pasa nada”. Sin embargo, ¿cuál es el coste de oportunidad de esa hora de sueño? Puede ser una hora de deporte, de estudio, un paseo por el parque, un café con un amigo…hay que tenerlo en cuenta. Eso sí, si la semana ha sido dura, dura de verdad, es mejor dormir un poco más.

    Ampliación de posibilidades de elección: la cooperación humana.
    La especialización de las personas hace que la capacidad de elegir sea más alta. Si mi objetivo, por ejemplo, es hacer un viaje, me puede costar mucho saber que destino tiene mejor relación calidad precio, que fechas son mejores para acudir a un determinado país o que medio de locomoción es el más adecuado una vez que llegue a mi destino (alquilar un coche, contratar un chófer, ir en taxi…) .Para ello, se acude a lugares especializados, es decir, a las agencias de viaje.
    Supongamos más; por ejemplo, que alguien desea ir a Camboya. Después de mirar diversas agencias el precio del viaje parece desproporcionado respecto de lo que yo estaba dispuesto a pagar (o bien, en su término económico, el precio de reserva). He perdido tiempo y dinero para nada. Mi situación es peor que antes y no he ganado nada; por lo tanto, he incurrido en costes irrecuperables (estimado alumno, comprueba, mediante este principio, el carácter subjetivo que tiene muchas veces la economía: puede haber personas que estén satisfechas después de incurrir en estos costes, ya que, al fin y al cabo, así han aprendido algo).
    En todo caso, en economía y en nuestra vida diaria es objetivo común la búsqueda de la eficiencia, que es el nivel de recursos que hay que dedicar para obtener un nivel determinado de bienestar. Se observa el concepto de eficiencia con un ejemplo sencillo. Si una máquina está programada para fabricar 20 piezas en una hora, dicha máquina será ineficiente en uno de estos dos supuestos:

    a/ En una hora, hace menos de 20 piezas.

    b/ Tarda más de una hora en hacer 20 piezas.
    Ocurre que, en economía, es difícil saber si somos eficientes o no. Por ejemplo, una fábrica que logra 100 coches por hora, ¿es eficiente? Pues no está claro; quizás había alguna forma de ubicar a las personas y las máquinas que haría fabricar más de 100 coches en una hora. Pero, a lo mejor eso no era posible. En todo caso, una cuestión debe ser abordada; si bien la búsqueda de la eficiencia es un término inexcusable para todos los agentes económicos (personas, empresas, gobiernos), su medición es difícil. Podemos pensar que somos eficientes, y sin embargo, no lo somos. Y, claro está, podemos ser eficientes y pensar que no lo somos.
    Una sociedad de cooperación está regida por las transacciones. Estas van desde el caso más sencillo (una isla con 2 personas, de las cuales una se especializa en cocos, otra en peces para intercambiar sus bienes y salir ambas ganando) hasta el más complejo (en el cual, ante la inmensidad de bienes que se pueden adquirir en el mercado se usa el dinero como unidad de cuenta). Así, cada sistema económico tiene diferentes tipos de transacciones, las cuales, como ya ha quedado explicado están destinadas a mejorar el bienestar global. Es evidente que el estudio de los diferentes sistemas de asignación de recursos debe ser clave en el estudio de la economía.


      1   2   3   4   5   6   7   8

    Similar:

    Tema 1: Economía y Actividad Económica iconInterpretar los conceptos básicos de Economía. EconomíA: concepto, objeto, LA Economía como ciencia. La actividad económica
    La actividad económica: principios de convivencia económica, las operaciones económicas
    Tema 1: Economía y Actividad Económica iconTema 1 la actividad económica y la información contable
    Por actividad económica entendemos una serie de actos de producción o de generación de bienes o servicios, que posteriormente, son...
    Tema 1: Economía y Actividad Económica iconEconomía antonio Ginés – ies hnos. Machado – Dos Hermanas – Sevilla – Pag
    Tema la actividad económica y los sistemas económicos. Producción e interdependencia económica
    Tema 1: Economía y Actividad Económica iconTema 1: Economía, actividad económica y sistema económico. La interrelación entre macroeconomía y microeconómica. La intervención pública: formas e implicaciones
    Tema 2: El sec-2010. Características Generales. Aplicaciones y principios fundamentales: los flujos y los stocks. Las unidades y...
    Tema 1: Economía y Actividad Económica icon7- control no presupuestario
    Tema 1: la empresa como agente de la actividad económica: objetivos, elementos y funciones
    Tema 1: Economía y Actividad Económica iconAvalmadrid, S. G. R
    Breve Memoria de actividad económica (resumen de la actividad económica, folleto, dossier…)
    Tema 1: Economía y Actividad Económica iconTema analisis estados financieros de la empresa II. Analisi economica
    Con la información que se proporciona a continuación sobre la actividad de una empresa
    Tema 1: Economía y Actividad Económica iconPlan 2009 373- finanzas públicas y control
    Los mecanismos de financiamiento de la actividad económica del estado y su impacto en la economía, a través de sus efectos en el...
    Tema 1: Economía y Actividad Económica iconHijo de augusto mas
    La zona del levante peninsular contó desde el periodo de dominio musulmán, con una importante actividad económica relativa a la artesanía...

    Página principal
    Contactos

        Página principal



    Tema 1: Economía y Actividad Económica

    Descargar 65.96 Kb.