Descargar 156.64 Kb.


Página1/4
Fecha de conversión14.04.2018
Tamaño156.64 Kb.

Descargar 156.64 Kb.

Se abre la sesión a las dieciséis horas y cinco minutos


  1   2   3   4




Se abre la sesión a las dieciséis horas y cinco minutos.

La señora PRESIDENTA: Buenas tardes, señorías. Se abre la sesión.

Comenzamos la reunión de la Comisión de Economía, Industria y Competitividad. Para sustanciar el orden del día, en primer lugar, corresponde la aprobación del acta de la sesión anterior, celebrada el 18 de octubre de 2017.

¿Reparos al acta? (Pausa). Entendemos que se da por aprobada.



713000479

COMPARECENCIAS

COMPARECENCIA DE LA SECRETARIA DE ESTADO DE COMERCIO, DÑA. MARÍA LUISA PONCELA GARCÍA, ANTE LA COMISIÓN DE ECONOMÍA, INDUSTRIA Y COMPETITIVIDAD, DE CONFORMIDAD CON LO ESTABLECIDO EN EL ARTÍCULO 51.4 DE LA LEY 14/2013, DE 27 DE DICIEMBRE, DE APOYO A LOS EMPRENDEDORES Y SU INTERNACIONALIZACIÓN, PARA PRESENTAR LA ESTRATEGIA DE INTERNACIONALIZACIÓN DE LA ECONOMÍA ESPAÑOLA 2017-2027 Y EL PLAN DE ACCIÓN BIENAL 2017-2018 INCLUIDO EN LA MISMA.

(Núm. exp. 713/000479) AUTOR: GOBIERNO

La señora PRESIDENTA: Pasamos a continuación al primer punto del orden del día, que es la comparecencia de la secretaria de Estado de Comercio, doña María Luisa Poncela, para presentar la Estrategia de internacionalización de la economía española 2017−2027 y el Plan de acción bienal 2017−2018, incluido en la misma.

Secretaria de Estado, le damos la bienvenida una vez más a esta comisión. Tiene usted la palabra.

La señora SECRETARIA DE ESTADO DE COMERCIO (Poncela García): Muchas gracias, presidenta.

Señorías, es un honor para mí comparecer de nuevo ante esta Comisión de Economía, Industria y Competitividad, en esta ocasión para presentar el Plan estratégico de internacionalización de la economía española para el bienio 2017−2018, que se inserta en el marco más amplio de la Estrategia de internacionalización 2017−2027. Con ello se da cumplimiento a lo establecido en el artículo 51 de la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización.

El Plan bienal 2017−2018 y la estrategia en la que se incluye fueron informados por la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos el pasado 27 de julio y aprobados por el Consejo de Ministros en su reunión del 8 de septiembre de este año.

Señorías, la Ley de apoyo a los emprendedores y su internacionalización establece el carácter bienal de los planes estratégicos de internacionalización y define su objetivo principal: la mejora de la competitividad y la maximización de la contribución del sector exterior al crecimiento y la creación de empleo.

El primer plan de internacionalización, el de 2014−2015, contribuyó a una mejora de la exportación e internacionalización de las empresas españolas, en gran parte gracias al aumento de su competitividad, así como al incremento de los flujos de inversión entre España y el resto del mundo. También tuvo un efecto positivo en el clima de negocio y en el crecimiento de la base exportadora. Como saben, en 2016 no se elaboró un nuevo plan por la interinidad del Gobierno. Un análisis en profundidad de los resultados del primer plan y de los cambios en el entorno mundial nos ha llevado a considerar útil elaborar una estrategia a diez años, que sea la referencia marco de nuestra política de internacionalización.

Consideramos que la proyección a medio y largo plazo servirá para definir mejor los mecanismos de impulso de la internacionalización y para consolidar la contribución del sector exterior al crecimiento de la economía española. Es decir, trazamos un rumbo estratégico, modulable después en los planes estratégicos bienales en función de las circunstancias.

La evolución de las exportaciones en los últimos años ha contribuido de manera significativa, primero, a amortiguar el impacto de la crisis y, después, a apuntalar el crecimiento. Por ello, entendemos que es preciso dotarnos de herramientas que conviertan en estructural el crecimiento del sector exterior, de ahí la oportunidad de esta estrategia.

Como les decía, la estrategia se desarrolla a través de planes bienales que permiten un ajuste más fino a las nuevas circunstancias en función de la evolución del mercado mundial e incluyen las líneas de actuación concreta para consolidar la expansión del sector exterior.

La definición y elaboración de la estrategia y el plan bienal han sido muy participadas y coordinadas por la Secretaria de Estado de Comercio. En una primera fase participaron todos los centros con competencias sobre la internacionalización adscritos al Ministerio de Economía, Industria y Competitividad. El primer borrador fue presentado y analizado por el Grupo de trabajo interministerial de apoyo a la internacionalización de la empresa española, órgano de coordinación entre el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad y el resto de los departamentos ministeriales con competencias en internacionalización. El documento resultante del trabajo de los distintos ministerios se presentó al Consejo Interterritorial de Internacionalización, foro de debate e intercambio de información entre la Administración General del Estado y las comunidades autónomas. Por último, la participación del sector privado se concretó en el grupo de trabajo consultivo creado ad hoc en el anterior plan, en el que están representadas las organizaciones empresariales, la Cámara de Comercio de España y casi un centenar de asociaciones de exportadores. Las sugerencias recibidas del sector privado se canalizaron a través de los ministerios correspondientes en función de las competencias para incorporar todas aquellas aportaciones que contribuyeran a enriquecer la estrategia y el plan bienal.

Todo este trabajo ha cristalizado en esta estrategia a diez años de la que hoy les doy cuenta y que se rige por dos principios fundamentales: en primer lugar, por la coherencia y coordinación en la actuación de las administraciones públicas en materia de internacionalización y, en segundo lugar, por la complementariedad con la actuación del sector privado. Es necesario identificar en qué ámbitos es preciso apoyar al sector privado desde los poderes públicos para ayudar en el acceso a nuevos destinos y para abordar fallos de mercado, atendiendo al principio de adicionalidad.

La estrategia parte de un análisis de la situación del sector exterior en el que se identifican una serie de fortalezas y debilidades. A partir de ese análisis, se definen los objetivos y los ejes o líneas de actuación prioritarias.

El sector exterior ha experimentado un avance significativo en los últimos años, con una tasa de crecimiento anual del 1,7% en 2016. En los ocho primeros meses de 2017 la tendencia continúa y las ventas al exterior aumentaron un 9,1%. Esto ha permitido que España haya incrementado su peso en el conjunto del comercio mundial, desde el 1,66% de 2010 al 1,80% al cierre de 2016, en un momento en el que han irrumpido con fuerza los países asiáticos y muy especialmente China. Aunque pueda parecer un incremento modesto, tengan en cuenta que entre nuestros socios comunitarios solo Alemania ha conseguido mantener su cuota mundial, en tanto que el resto ha perdido sus posiciones. Hoy somos la decimosexta potencia exportadora mundial, dos puestos por delante de nuestra posición en 2015. En el caso de las exportaciones de servicios, España se sitúa en el undécimo puesto, con una cuota del 2,7%, 2 décimas porcentuales mejor que la que teníamos en 2015.

El sector exterior se ha beneficiado en gran medida de la apertura de la economía española. Al cierre de 2016, las exportaciones representaron el 33,1% de nuestro PIB, 8 puntos por encima de la cifra de 2007, por lo que hoy somos la segunda economía de las grandes de la Unión Europea más abierta al exterior, solo por detrás de Alemania.

Señorías, este es precisamente el cambio de nuestro patrón de crecimiento: el aumento de la contribución del sector exterior, que se ha producido en paralelo a la caída del peso de la construcción, que ha perdido 9,5 puntos. En 2016 exportamos bienes por 254 500 millones de euros, un 1,7% más que un año antes, y si a ello le sumamos los servicios, la cantidad se eleva hasta 368 000 millones de euros, un 3,4% sobre el año anterior. Estas cifras de evolución de las exportaciones han permitido dar la vuelta al tradicional déficit por cuenta corriente y el saldo de la balanza que mide los intercambios en el sector exterior lleva cuatro años arrojando superávit. Calculamos que este año cerraremos también en números negros y se estima que se mantendrá este mismo comportamiento al menos durante otros tres ejercicios económicos.

Señorías, considero que a estos resultados hay que darles el valor que merecen: permítanme recordar que los ciclos de crecimiento de la economía española se solían saldar con fuertes déficits de la balanza por cuenta corriente como consecuencia del aumento de las importaciones, derivado a su vez del mayor dinamismo en el consumo. Hoy las importaciones están creciendo a tasas elevadas, coherentes con el empuje de la demanda interna, pero el hecho diferencial es el crecimiento de las exportaciones. Esto es lo que ha permitido que el déficit comercial se haya reducido de los 100 000 millones de euros en 2007 a algo más de 18 000 millones en 2016. Y si analizan las cifras, comprobarán que de esa reducción de más de 82 000 millones de euros, 69 000 millones corresponden a un aumento de las exportaciones y solo 13 000 millones son imputables a la reducción de los precios del petróleo.

Una última consideración en relación con nuestro patrón exterior sería que más de un 50% de las exportaciones son de bienes y servicios de tecnología media−alta y alta. Es decir, exportamos turismo -muy importante para la economía española-, pero vendemos también productos sofisticados que tienen valor añadido y talento. De hecho, las principales rúbricas de exportación son los bienes de equipo y automóviles. Son dos sectores punteros que incorporan tecnología y procesos innovadores; en el caso del automóvil, además, con un potente efecto tractor por el volumen de proveedores y servicios adicionales que incorpora.

Debo destacar también la renovada capacidad de atracción de inversión extranjera por parte de España una vez superada la crisis. En 2016, la inversión productiva creció ligeramente, en un contexto de caída generalizada de los flujos mundiales de inversión. Esta tendencia continúa en el primer semestre de 2017, con un crecimiento superior al 10%, el doble de lo que la Unctad prevé que aumenten los tráficos mundiales de inversión. Como sus señorías saben, la inversión extranjera directa tiene efectos muy positivos en la generación de empleo, en la difusión del conocimiento y la tecnología, en el mayor desarrollo del capital humano nacional y, en definitiva, en el impulso de la competitividad.

Entre las fortalezas que explican este buen comportamiento del sector exterior yo destacaría las siguientes. En primer lugar, la mejora de la competitividad de las exportaciones, cuyo resultado es un aumento de la cuota exportadora española en el crecimiento mundial que les mencionaba antes. Esta mejora de la competitividad queda reflejada en los indicadores que elaboran diversos organismos internacionales, entre ellos el índice Doing Business del Banco Mundial, que mide las facilidades para el desarrollo empresarial. La última actualización de este índice, de hace apenas tres semanas, sitúa a España en el puesto 28, es decir, 24 puestos por encima del que teníamos en 2014. Es la primera vez desde que se inició en 2008 la elaboración de este indicador que España se coloca entre los 30 países con mejor clima de negocio; queda por delante de países como Francia, Holanda, Suiza, Japón, Italia o Bélgica. Tal como explica el propio Banco Mundial, este avance en la posición de España se atribuye al esfuerzo reformador y favorable para los negocios, la producción y el empleo llevado a cabo en los últimos años.

En segundo lugar, el aumento del número de empresas exportadoras es otro de los factores relevantes. Hemos pasado de 100 000 empresas en 2007 a 148 000 empresas en 2017. Es un aumento cuantitativo importante, pero yo creo más destacable el incremento cualitativo. El número de exportadores regulares, es decir, los que llevan al menos tres años exportando, ha pasado de 39 000 en 2007 hasta casi 50 000 en 2016, lo que abunda en la idea de que el incremento de la vocación exportadora sería un fenómeno estructural.

Y en tercer lugar, destacaría la mayor integración en las cadenas de valor global, donde la participación de España es similar a las de otras economías europeas, como Italia o Francia, según los últimos datos publicados a este respecto correspondientes a 2011. Estoy convencida de que desde entonces España ha dado un salto importante en este terreno porque las empresas han sido conscientes de la necesidad de escalar en esas cadenas hacia posiciones de mayor valor añadido. Para ello han intensificado sus inversiones en investigación, desarrollo, innovación, capital humano y marketing.

No obstante, el proceso de internacionalización de la economía española presenta ciertas debilidades, entre las que destacaré las siguientes. La primera, la baja diversificación de los mercados de destino. Aunque hemos mejorado las ventas a países extracomunitarios -hemos pasado del 29% en 2007 a casi el 34% hoy-, seguimos teniendo una elevada concentración de ventas en la Unión Europea, más del 66%.

La segunda, la concentración de exportaciones en un número reducido de empresas y la escasa propensión a exportar de las pymes. En 2016, más del 87% del total de las exportaciones españolas correspondió a las 5000 empresas más grandes, lo que constituye alrededor del 3% del total de las empresas exportadoras. Las empresas de tamaños intermedios, en muchos casos empresas de propiedad familiar, tienen todavía un alto potencial de crecimiento.

Y la tercera debilidad es el todavía insuficiente nivel medio del contenido tecnológico de las exportaciones, pese a los avances sustanciales registrados en esta materia. España se encuentra bien posicionada en varios de los sectores más dinámicos, en especial en la industria automovilística, en bienes de equipo y en el sector agroalimentario, pero es preciso dar un salto de envergadura hacia sectores con mayor valor añadido.

A partir del análisis realizado, la Estrategia de internacionalización 2017−2027 establece cuatro grandes objetivos o retos para los 10 próximos años. Son objetivos muy concretos, cuantificados en términos absolutos, que persiguen consolidar la importancia del sector exterior, y son los siguientes: aumentar la presencia de empresas españolas en licitaciones internacionales y potenciar la capacidad de atracción de inversiones. Son proyecciones establecidas a partir de la evolución de estas variables durante los últimos años, que pretenden ser realistas y prudentes. Señorías, en todo caso, hay que tener en cuenta que estas proyecciones incorporan una cierta dosis de incertidumbre, porque es evidente que no podemos prever cómo van a evolucionar la economía española y el comercio mundial a tan largo plazo.

El primer objetivo pretende llegar a un volumen de exportaciones nominales de bienes de 400 000 millones de euros en 2027. Partiendo de los datos de exportaciones de 2016, hemos tomado como referencia la proyección de crecimiento del sector exterior que realiza el Fondo Monetario Internacional hasta 2022, periodo para el que calcula un crecimiento medio anual de las exportaciones del 5,4% en términos corrientes. Y para el resto del periodo, hasta 2027, dado que no tenemos previsiones a tan largo plazo, se ha hecho una proyección lineal.

El segundo objetivo es conseguir que en 2027 exporten regularmente 60 000 empresas, lo que supone un ritmo de incorporación de nuevas empresas a la exportación de 950 empresas al año. Este dato está basado en una proyección del crecimiento medio de las exportaciones regulares en los últimos años.

El tercer objetivo busca conseguir que en los diez años de vigencia de la estrategia las empresas españolas sean adjudicatarias de contratos por un total de 650 000 millones de euros en licitaciones internacionales para todo el período. La estimación se ha hecho con datos internos, tomando como referencia las cifras de los últimos tres años, cuyo valor medio asciende a 65 000 millones de euros anuales.

Finalmente, el cuarto objetivo es alcanzar en 2027 un stock de inversiones directas y extranjeras de 500 000 millones de euros. Para fijar esta variable se han tomado los datos del registro de inversiones extranjeras y se ha analizado la evolución en el periodo 2007−2015, cuando el stock creció un 27,4%. Si aplicamos ese incremento al stock existente a cierre de 2015, el resultado se sitúa próximo a los 500 000 millones de euros.

En la estrategia se ha incorporado también un sistema de evaluación para medir los resultados a través de indicadores objetivos, tal y como establece la Ley de apoyo a los emprendedores y su internacionalización. Estos indicadores se identifican con los cuatro grandes objetivos a los que me acabo de referir. El sistema de evaluación comprenderá el seguimiento de estos indicadores y la verificación del grado de ejecución de las medidas incluidas en cada plan y su contribución a los objetivos asociados. Este sistema de evaluación se realizará en colaboración con las instituciones implicadas en la elaboración de la estrategia y el plan, particularmente con el ICEX.

Se implementarán dos tipos de procesos de evaluación de impacto y resultados: por un lado, se procederá a la evaluación de la estrategia pasados cinco años y, por otro lado, se realizará una evaluación final de los planes bienales. Este sistema de evaluación nos va a permitir valorar y, en su caso, perfeccionar, en primer lugar, la conceptualización y el diseño de las herramientas de ayuda a las empresas y, en segundo lugar, su implementación y la utilidad de los programas para la actividad exportadora de las empresas. En definitiva, se trata de examinar si las acciones propuestas producen los cambios que buscamos.

Igualmente, se analizará la cobertura del programa, esto es, a qué universo de empresas alcanza dentro de cada uno de los perfiles a los que se quiere llegar. Nos interesa saber cuántas empresas conocen nuestros programas y, de ellas, cuántas los utilizan. Además, este análisis nos permitirá conocer el grado de penetración de nuestros servicios y de los distintos programas de ayuda a las empresas y adoptar otras medidas extensivas si fuera necesario. También estudiaremos los distintos instrumentos de gestión del plan, qué órganos son responsables de cada acción, qué recursos se precisan, entre otras cosas, para comprobar su eficiencia, es decir, si el fin conseguido justifica el uso de los recursos puestos en aplicación. En definitiva, como señalan los expertos en evaluación de políticas públicas, la cuestión principal es conocer qué efectos se derivan de nuestros programas de ayuda y cuáles otros son efectos externos para determinar en qué medida los cambios son consecuencia directa de nuestros planes. Además de los análisis internos, se utilizarán encuestas externas, recomendaciones y técnicas cuantitativas y cualitativas dirigidas a alcanzar conclusiones sobre los resultados obtenidos, que sirvan de base para la elaboración de los sucesivos planes. Señorías, pretendemos convertir el sistema de evaluación en un verdadero instrumento de apoyo a la toma de decisiones.

La estrategia se articula en seis ejes o líneas de actuación prioritarias en los que deben centrarse los esfuerzos del sector público en apoyo de la internacionalización.

El primer eje pretende ofrecer un apoyo a la internacionalización cada vez más adaptado a las necesidades y al perfil de nuestras empresas. Con el fin de conseguir aumentar la base de exportadores regulares, debemos trabajar para diagnosticar mejor las necesidades de las empresas y adaptar los programas y servicios de promoción de exportación a sus características. Hay que tener en cuenta que las necesidades de una gran empresa con una larga trayectoria exportadora no son las mismas que las de las pymes, sin experiencia exterior. Tampoco son las mismas las necesidades en función de los sectores o de los mercados de destino.

El segundo de los ejes de la estrategia pretende incorporar la innovación, la tecnología, la digitalización y la marca a la gestión de la internacionalización, dado que son elementos fundamentales de la diferenciación selectiva de las empresas. El nivel tecnológico tiene un impacto directo en la competitividad del país. Por ello, este segundo eje aborda una serie de medidas para que todos los agentes implicados en la internacionalización -instituciones, empresas o entidades financieras- trabajemos conjuntamente para apoyar proyectos innovadores.

Pero la innovación y la digitalización deben alcanzar no solo a nuevos productos, sino también a los procesos de producción. Estamos en el centro de una revolución digital y por ello debemos trabajar con las empresas para que den un giro disruptivo no solo para desarrollar nuevos negocios, sino también para reformular los tradicionales.

Las nuevas tecnologías de la información y la conectividad total introducen nuevas oportunidades que las empresas deben aprovechar para mejorar sus posiciones en los mercados.



Hoy la vanguardia está en la economía del conocimiento, el big data, el desarrollo de la inteligencia artificial y la robótica, entre otros desarrollos.

El tercer eje se centra en la formación de capital humano. La industria 4.0 y la consolidación de las nuevas tecnologías afectarán, sin duda, a la gestión del talento en las organizaciones. Todo el mundo de posibilidades que se abre con la innovación y la digitalización es una oportunidad que las empresas deben aprovechar, pero ese proceso requiere formación y, desde luego, nuevos perfiles profesionales. Es preciso que todos: poderes públicos, empresas y los propios trabajadores asimilemos las nuevas capacidades digitales que demandan los nuevos tiempos. Por ello es prioritario reenfocar la formación hacia nuevos perfiles digitales.

El cuarto eje de la estrategia persigue maximizar las ventajas que incorporan los acuerdos comerciales firmados entre la Unión Europea y las distintas áreas del mundo. La eliminación de barreras arancelarias y no arancelarias constituye un incentivo muy potente para la exportación. En la Administración debemos contribuir a que las empresas conozcan bien todo el potencial de esos acuerdos. Señorías, los acuerdos de última generación, como el CETA, firmado por la Unión Europea y Canadá, van un paso más allá y liberalizan también el comercio de servicios, además de establecer y salvaguardar los estándares de protección social, laboral y medioambiental.

El quinto eje de la estrategia persigue potenciar la captación y consolidación de inversión extranjera de alto valor añadido, habida cuenta de la incertidumbre existente a nivel global y la creciente competencia entre los países del entorno por la captación de inversiones, se hace imprescindible continuar trabajando en el sector público para atraer inversión extranjera a nuestro país. Para ello trabajaremos en acciones de promoción en países objeto para posicionar a España como plataforma de inversión ante entidades financieras, empresas prescriptoras y ante inversores industriales, tecnológicos y de servicios.

El sexto y último eje se centra en reforzar la coordinación y la complementariedad de acciones entre todos los actores relevantes en materia de internacionalización. En esta secretaría de Estado trabajamos para que todos los departamentos y organismos con acciones en materia de fomento de la internacionalización actuemos de forma coordinada y eficiente. También queremos seguir aunando esfuerzos con el sector privado para ofrecer el mejor servicio posible a las empresas españolas.

Los ejes de la estrategia serán desarrollados a través de un conjunto de medidas concretas que conforman los planes de acción bienales. Me referiré ahora a algunas de las medidas incluidas en este I Plan de acción 2017-2018, desarrolladas por esta secretaría de Estado.

Como he comentado, en el primer eje de la estrategia nos centraremos en atender a las empresas de acuerdo con sus necesidades, impulsando medidas que inciden de forma específica en cada tipología concreta, startups, pequeñas y medianas empresas o empresas grandes.

Para las startups, dado que buena parte de ellas nacen ya con vocación internacional, es importante que les ayudemos a conocer los principales agentes del entorno en el que se mueven, a promocionarse y a posicionarse fuera de nuestras fronteras para atraer a nuevos clientes. En concreto, pondremos en marcha misiones directas e inversas específicas para este tipo de empresas, donde puedan contactar con los principales agentes de un determinado sector y participar en actividades promocionales. También desarrollaremos misiones directas e inversas conjuntas para que este tipo de empresas vayan de la mano de otras más grandes, cuyo conocimiento de los mercados exteriores es un activo muy valioso para las que comienzan a exportar.

Para las pymes, nos centraremos en adaptar los instrumentos de financiación de la internacionalización, como la puesta en marcha de una línea de pequeños proyectos del FIEM, recientemente aprobada, que permite una gestión más ágil de las ayudas. La creación en Cofides de un producto de capital o cuasicapital -instrumento próximo al capital por su carácter participativo- orientado a las pymes; la creación de una línea de riesgo deudor extranjero en operaciones de pequeño importe por parte de Cesce; y promover la utilización del convenio de ajuste recíproco de intereses, el conocido por CARI, en proyectos de pequeño importe.

Una segunda línea de trabajo incidirá en el fomento de la colaboración entre pymes mediante fórmulas de cooperación empresarial y asociaciones entre empresas para tener más fuerza en los mercados exteriores.

En tercer lugar, el plan recoge un conjunto de medidas para sensibilizar a las pymes sobre la importancia de la internacionalización. Para ello se reforzará el programa ICEX Dinamiza, que actúa en esa dirección, y se potenciarán acuerdos con otras instituciones para realizar jornadas de divulgación sobre las ventajas que ofrece la internacionalización a las empresas.

Entre las medidas dirigidas a empresas de tamaño medio, citaré el refuerzo de la participación en programas del ICEX dirigidos a compañías de este tipo con posibilidades de convertirse en grandes empresas, con el consiguiente efecto arrastre, como el programa Cre100do. Además, ICEX pondrá en marcha mecanismos para conocer las causas por las que este tipo de empresas dejan de exportar.

Igualmente trabajamos para identificar empresas de tamaño medio con potencial para la internacionalización y que todavía no han dado el salto al exterior.

Entre las medidas dirigidas a grandes empresas, que sería el tercer bloque de empresas, resaltaré el fomento de la colaboración con compañías ya internacionalizadas, de forma que actúen como tractoras de pymes para la apertura de nuevos mercados a través del programa ICEX Integra.

Asimismo, se potenciará el programa ICEX Gran Distribución, cuyo objetivo es incrementar el número de pymes españolas incluidas en las redes de suministro de las compañías de distribución de talla mundial.

También actuaremos con el programa ICEX Sourcing, por el que se aporta a los operadores extranjeros información sobre las empresas españolas para poder satisfacer todas y cada una de sus necesidades profesionales.

Entre las medidas de desarrollo del segundo eje, para incorporar la innovación, la tecnología, la marca y la digitalización a la internacionalización, nos centraremos en las siguientes líneas: desarrollo de fórmulas que nos permitan aumentar la colaboración público-privada; apostar por sectores punteros de alto contenido tecnológico como la industria de la ciencia; trabajar con instituciones, empresas y entidades financieras para apoyar proyectos innovadores que contribuyan a renovar estructuras productivas; impulsar marcas españolas con valor añadido para que se sitúen en mercados exigentes; y, además, contribuir a la transformación digital de las empresas españolas. A través de ICEX facilitaremos a las empresas el acceso a asesoramiento, contactos e instrumentos que les puedan ayudar a integrar las nuevas tecnologías en sus canales de comercialización. Además, ayudaremos a las empresas españolas a posicionarse con una oferta atractiva en las principales plataformas internacionales de comercio electrónico; e impulsar la firma de disposiciones en los acuerdos comerciales de la UE que faciliten el desarrollo del negocio digital y del comercio electrónico.

Las principales medidas relacionadas con el tercer eje de la estrategia, el relativo al desarrollo del capital humano, se centran en potenciar la formación en internacionalización utilizando las nuevas tecnologías.

Aparte de los programas de ICEX-CECO, el centenar de masters que se imparten en España en este sector apenas ofertan un total de 1.400 plazas anuales.

Las nuevas tecnologías y metodologías de formación online permiten desarrollar programas específicos en un formato masivo y abierto. En 2016, ICEX-CECO impartió el primer Massive On-line Open Course, conocido con las siglas MOOC, sobre estrategias de internacionalización, en el que se formaron de manera simultánea 2.500 alumnos.

Se potenciará, por tanto, la difusión de los programas superiores, programas Executive, Másteres y MBA especializados en internacionalización.

Igualmente, nos proponemos diversificar los perfiles de los becarios ICEX para atender la demanda de nuevas competencias técnicas y digitales por parte de las empresas. Y reforzaremos el programa de movilidad internacional para la atracción de talento extranjero, tanto para emprendedores como para investigadores y personal cualificado.

En el cuarto eje, relativo al mejor aprovechamiento de las oportunidades derivadas de la política comercial común, destacan las actividades de difusión para informar a las empresas sobre los mecanismos para aprovechar mejor los beneficios de los acuerdos comerciales. Se potenciará, además, el sistema de detección de las barreras al comercio y a la inversión, trabajando en todos los ámbitos, bilateral y multilateral, para la eliminación de esas barreras.

Seguiremos negociando acuerdos de promoción y protección recíproca de inversiones, los conocidos como acuerdos APPRI, convenios de doble imposición y convenios de Seguridad Social, puesto que estos son instrumentos eficaces para fomentar la internacionalización de nuestras empresas y darles seguridad. Pondremos en marcha también actuaciones para mejorar el acceso de nuestras empresas a licitaciones de instituciones financieras de la Unión Europea, de las agencias de Naciones Unidas y de otros organismos multilaterales.

En relación con las medidas que desarrollan el quinto eje, dedicado a potenciar la captación de inversiones extranjeras, trabajamos a través de ICEX en cuatro ámbitos: Promoción de España como plataforma global de negocios e inversiones internacionales. Para este fin, destaca la organización de jornadas de promoción de inversiones y la intervención en eventos internacionales. Impulso a la gestión colaborativa de proyectos de inversión extranjera directa, reforzando los esquemas de gestión conjunta de los proyectos de inversión con comunidades autónomas, asociaciones empresariales y parques tecnológicos, entre otros. También se fomentará la cooperación institucional con organismos e instituciones con competencia en la materia, como son CDTI o Enisa.

Estos dos ámbitos, de carácter más general, se complementan con otros dos más específicos, que son la identificación temprana de proyectos de inversión extranjera directa en países y sectores considerados prioritarios y/o estratégicos, con una implicación fundamental de las oficinas comerciales de España en el exterior a través de diversos canales; y, en este sentido, queremos potenciar las reuniones One2One en las sedes de empresas.

Y la atracción de innovación y startups internacionales, a través del Fondo tecnológico inteligente y del programa Rising StartUp Spain, ambos del ICEX. El primero tiene como objetivo que empresas extranjeras localicen proyectos de I+D en sus filiales españolas. El programa Rising StartUp Spain pretende atraer talento emprendedor, facilitando la instalación de nuevas empresas de carácter tecnológico en España.

El refuerzo de la coordinación y complementariedad de acciones entre todos los actores relevantes en materia de internacionalización es una de las líneas prioritarias del Plan de acción 2017-2018. Responde también a una petición recurrente del sector privado, que nos traslada la necesidad de incorporar de forma efectiva a todos los departamentos ministeriales con competencia directa o indirecta sobre este campo.

Trabajaremos, por tanto, en la coordinación entre los distintos ministerios en el grupo interministerial de internacionalización y sus grupos de trabajo. Aspiramos a compartir planes y estrategias de acción, velando por que sean coherentes entre sí. También consideramos necesario vincular la agenda institucional y los viajes oficiales de altos cargos al extranjero con el apoyo a misiones comerciales sectoriales.

Queremos mejorar la colaboración entre las diferentes administraciones en materia de apoyo a la internacionalización para evitar duplicidades y solapamientos. Y para ello, impulsaremos los trabajos del Consejo Interterritorial de Internacionalización, en el que están representadas todas las comunidades autónomas.

Y, por último, nos proponemos dar un papel más activo al sector privado en la ejecución de la estrategia, contando con el activo de las organizaciones empresariales en el grupo ad-hoc.

Señorías, la Estrategia de internacionalización y el primer Plan de acción que acabo de presentarles muestran el grado de ambición del Gobierno y su compromiso con el impulso de la internacionalización de nuestra economía. Debemos aprovechar este momento para poner los mimbres que conviertan en estructural la aportación del sector exterior al crecimiento y la creación de empleo. Con esta estrategia y este plan, ayudaremos a las empresas a tomar posiciones en otros mercados y a consolidar el camino ya recorrido. Creo que debemos felicitarnos todos, como país, por esta evolución y muy especialmente a las empresas, que son las verdaderas protagonistas del salto al exterior.

Termino ya, señorías. Solo me queda agradecerles la atención prestada y ponerme a su disposición para cuantas respuestas a cuestiones quieran plantearme y consideren oportunas.

Gracias.


La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora secretaria de Estado

A continuación, abrimos el turno de intervención de portavoces, de menor a mayor, por un tiempo de diez minutos cada uno de ellos.

¿Grupo Parlamentario Mixto? (Denegaciones).

El Grupo Parlamentario Nacionalista Partit Demòcrata no está.

Por el Grupo Parlamentario Vasco en el Senado, tiene la palabra la senadora Etxano.

La señora ETXANO VARELA: Gracias, presidenta. Buenas tardes. Arratsalde on.



En primer lugar, señora secretaria, le doy las gracias por su comparecencia y por la presentación del documento de la Estrategia de internacionalización de la economía y del Plan bienal 2017/2018.

Me gustaría empezar diciendo que compartimos la necesidad de la apertura de la economía al mundo global y la importancia y el reto que supone la presencia y el posicionamiento en el escenario internacional que permita a las empresas estar conectadas con los centros de decisión y de oportunidades mundiales en un escenario marcado por una interdependencia creciente entre países, fruto de la globalización, que ha revolucionado el escenario internacional y que ha impactado de manera decisiva en todos los órdenes, evidentemente en lo económico, pero también en lo político, en lo social, y en lo cultural.

Por tanto, la apertura de las economías al exterior -así lo entiende nuestro grupo- supone oportunidades para fortalecer la competitividad del tejido empresarial, detectar nuevas oportunidades de negocio y generar oportunidades de creación de empleo de calidad que permita modelos de desarrollo humano sostenibles. Pero nos parece que tan importante es la necesidad de una planificación, una estrategia de internacionalización de apertura al mundo global, como acertar en el diagnóstico de la situación. Sin negar los datos de mejora de las exportaciones, la valoración que hace de la situación de las exportaciones y de la internacionalización de la economía es, a nuestro entender, excesivamente optimista.

Como digo, no le vamos a negar los datos del aumento de las exportaciones, además de los que contiene el propio informe que presenta y que nos ha relatado, hemos tenido la oportunidad de estar con multinacionales por marca, y han presentado el barómetro del clima de negocios en España desde la perspectiva del inversor extranjero de 2017, según el cual la valoración de las empresas extranjeras sobre el clima del negocio en España experimenta una mejora adicional, consolidando la mejora que se inicia en 2014, y que continúa en 2015 y 2016. Tras una caída importante durante la crisis, las exportaciones han tenido una evolución positiva, y en 2016, como muestran los datos y como también ha dicho usted, han consolidado su recuperación, con una tasa de crecimiento del 1,7. Como aspecto positivo, se observa que han aumentado tanto el número de empresas exportadoras como el porcentaje que representa el comercio exterior sobre la facturación total de empresas.

Pero consideramos que buena parte de la mejora del déficit comercial externo se debe a la reducción de las importaciones que se ha producido durante estos últimos años como efecto de la caída de la demanda interior, y del mismo modo, la mayor intensidad exportadora de las empresas está vinculada al estancamiento del mercado interno. Como consecuencia de la crisis que se inicia en 2007 y que se prolonga prácticamente hasta la actualidad, las empresas tuvieron que adaptarse a la reducción de la demanda del mercado interno y, por pura estrategia de supervivencia, hacen que estas fijen su estrategia en las exportaciones. Por ello, parece necesaria una estrategia de internacionalización para facilitar, para ayudar a las empresas a actuar en el extranjero, porque necesitan posicionarse cuanto antes, ya que está demostrado que la participación en los mercados internacionales permite acceder a más clientes, a más proveedores, a nuevas tecnologías, incrementa la capacidad, la flexibilidad y la rapidez de respuesta de las empresas y, por tanto, la competitividad, favoreciendo el crecimiento de la rentabilidad. Y es que la competitividad sostenible de las empresas, así como la generación de empleo cualificado son claves para asegurar, además, la cohesión social.

A nuestro entender, el modelo de crecimiento en el Estado -y ese es uno de los motivos por los que pensamos que es demasiado optimista el informe de internacionalización-, aunque está más equilibrado, sigue siendo demasiado dependiente del consumo y con un protagonismo excesivo de sectores todavía de baja productividad.

La apuesta por el turismo nos parece arriesgada, porque este sector comparte con la construcción, que ha bajado un 9% -lo acaba de decir-, su elevada capacidad de generar empleo, empleo temporal y en muchos casos precario y también el negativo crecimiento de la productividad, por lo que es necesario que el crecimiento se dirija hacia otros sectores con mayor valor añadido, que son los que verdaderamente pueden mejorar la productividad y, además, internacionalizar sus ventas o su actividad.

En definitiva, a pesar de haber mejorado la internacionalización y la inversión, se debería aprovechar para lograr un cambio del modelo de crecimiento vinculado a la innovación y a la tecnología. Porque desde la innovación se crean nuevas oportunidades y con la revolución tecnológica hay que reinventar también el modelo de negocio. El cambio de signo de la balanza por cuenta corriente no es suficiente para explicar que la economía española ha cambiado su modelo de crecimiento, y es que la mayor parte de esos factores, los que impulsan este superávit, nos parece que son coyunturales −el precio del petróleo, los tipos bajos− y que aún hay numerosos desafíos a los que hacer frente, como la baja productividad, la baja inversión en I+D+i, el tamaño de las empresas, la dificultad de estas para internacionalizarse, sobre todo las pymes, y el conectar capacidades con necesidades de formación, etcétera.

En Euskadi llevamos trabajando –lo conocerá− muchos años en este ámbito y quería plantearle dos preguntas y una sugerencia para el informe. En la comunidad tenemos competencia absoluta en promoción, desarrollo económico, planificación de la actividad económica, de acuerdo con la ordenación general de la economía, y dentro de dichas competencias, el Gobierno vasco también ha aprobado su II Plan de Internacionalización Empresarial 2017−2020, que presentó hace unos meses.

En la documentación que nos presenta indican, entre los principios rectores de la Estrategia de internacionalización de la economía española, algo importante para mi grupo. Se trata de la coherencia y la coordinación de la acción de la Administración, que nos ha comentado que se hará a través del consejo interterritorial. Y la pregunta era esa, con más detalle, cómo plantean dicha coordinación y coherencia con aquellas iniciativas sobre las que ya hemos venido trabajando en mi comunidad y también en otras durante años, cuyos efectos se están viendo incluso plasmados en este informe, comunidades autónomas que exportan y que están relacionadas con las políticas públicas que se han venido haciendo en esas comunidades. Además, no es muy distinto de lo que viene sucediendo en Europa, donde existen agencias regionales, coordinadas con las agencias estatales de internacionalización, como podrían ser Valonia, Flandes, Bretaña, Escocia, el Piamonte italiano, Baviera, y en el Estado podríamos poner los ejemplos, aparte de la Comunidad Autónoma vasca, la Comunidad Valenciana y la Comunidad Autónoma de Cataluña.

En cuanto a los tratados comerciales, entendemos los riesgos ciertos de la globalización, pero también las oportunidades. Y a nuestro entender, hace falta que la Unión Europea desarrolle una agenda comercial propia, que regule, que ordene para la zona el tráfico de la globalización y que no solo busquen eficacia o eficiencia en términos económicos, sino también el fomento de valores y principios para que los acuerdos sean inclusivos.

Teniendo en cuenta el debate bronco que ha habido con el CETA, igual no tanto en el Estado pero sí en otros países, le preguntaría si valoran algo que también está valorando la Comisión Europea, y es cómo mejorar la participación y hacer que el debate sobre los acuerdos comerciales sea más transparente y se perciban como herramientas que faciliten el crecimiento económico, que lleva aparejado creación de empleo. Además, en nuestro caso, nos gustaría que se aplicaran las disposiciones sexta y séptima de la Ley de tratados internacionales, participando las instituciones del País Vasco y de Navarra en las negociaciones de los acuerdos y de los tratados.

Por último -esto es una sugerencia porque es algo que me ha preocupado y sorprendido mucho en el informe-, en la página 6 del propio informe, al hablar de la apertura de la economía española, literalmente dice que desde la aprobación del Plan de Estabilización de 1959, se inició un proceso de apertura y liberalización de la economía española y esta ha experimentado... Está en la página 6 del informe. Me extraña esa referencia al año 1959, porque hablar de un plan de estabilización del año 1959, en plena dictadura, y plantearlo como el inicio de un proceso de apertura nos parece un insulto a la inteligencia, a la democracia y una contradicción en sus términos; porque no hay nada más contradictorio que una dictadura y una apertura. Además, 1959 fue un año decepcionante para muchos que pensábamos que esa apertura que figura en el informe significaría que Europa nos echaría un cable para acabar con la dictadura. Por eso, solicitamos la retirada de esa parte del texto. Compartimos que el hito más importante de la apertura de la economía española es bastante posterior, está más relacionado con la salida de la dictadura, aunque a nuestro entender con una transición imperfecta, y con la integración en la Unión Europea.


  1   2   3   4

Similar:

Se abre la sesión a las dieciséis horas y cinco minutos iconSe abre la sesión a las once horas y treinta y cinco minutos
Vamos a dar comienzo a la sesión de la comisión convocada para hoy, 18 de enero, a las 11: 30, para debatir cinco mociones
Se abre la sesión a las dieciséis horas y cinco minutos iconSe abre la sesión a las dieciséis horas. El señor presidente: Buenas tardes, señorías
Lectura y aprobacióN, si procede, del acta de la sesión anterior, celebrada los pasados días 9 y 10 de mayo de 2017
Se abre la sesión a las dieciséis horas y cinco minutos iconSe reanuda la sesión a las nueve horas y cinco minutos. El señor presidente: Buenos días, señorías
Si a ustedes les parece, sometemos a aprobación el acta de la sesión de las comparecencias. Si no hay ninguna objeción, ¿se puede...
Se abre la sesión a las dieciséis horas y cinco minutos iconActa número setenta y cinco de la sesión ordinaria celebrada el día nueve de octubre del dos mil diecisiete a las nueve horas con cuarenta y tres minutos, en el Salón de Sesiones de Palacio Municipal
Preside la sesión el ingeniero Enrique Alfaro Ramírez, Presidente Municipal y la Secretaría General está a cargo del licenciado Juan...
Se abre la sesión a las dieciséis horas y cinco minutos iconMunicipalidad de heredia secretaria concejo municipal
Acta de la Sesión Ordinaria celebrada por la Corporación Municipal del Cantón Central de Heredia, a las dieciocho horas con quince...
Se abre la sesión a las dieciséis horas y cinco minutos iconContinuación de la sesión ordinaria número cuatro de la honorable asamblea nacional, correspondiente al día once de diciembre de 2013, con cita para las nueve de la mañana.
...
Se abre la sesión a las dieciséis horas y cinco minutos iconContinuación de la sesión ordinaria número uno de la honorable asamblea nacional, correspondiente al día veinticinco de febrero del 2015, con cita para las nueve de la mañana.
Iniciamos sesión a las nueve y siete minutos de la mañana, pedimos a nuestra Primera Secretaria Alba Palacios, que nos verifique...
Se abre la sesión a las dieciséis horas y cinco minutos iconSesión ordinaria
Acta de la sesióN del 30 de Mayo de 2012, Segundo Período Ordinario de Sesiones, Segundo Año de Ejercicio Constitucional. (11: 00)...
Se abre la sesión a las dieciséis horas y cinco minutos iconSon las 09: 05 horas
Señor presidente: Buenos días señoras Senadores y señores Senadores: habiendo quórum en la sala vamos a dar inicio a la sesión ordinaria...
Se abre la sesión a las dieciséis horas y cinco minutos iconMemoria del departamento de economía y empresa
El Consejo de Departamento se ha reunido en cinco ocasiones, dos en Sesión Ordinaria, una en Sesión Extraordinaria, una Constituyente...

Página principal
Contactos

    Página principal



Se abre la sesión a las dieciséis horas y cinco minutos

Descargar 156.64 Kb.