Descargar 117.96 Kb.


Página1/5
Fecha de conversión06.03.2019
Tamaño117.96 Kb.

Descargar 117.96 Kb.

Se abre la sesión a las dieciséis horas y cinco minutos


  1   2   3   4   5






Se abre la sesión a las dieciséis horas y cinco minutos.
La señora PRESIDENTA: Buenas tardes. Iniciamos la sesión de la Comisión de Economía, Industria y Competitividad.

En primer lugar, vamos a aprobar el acta de la sesión celebrada el 16 de noviembre de 2017. ¿Algún reparo o rectificación al acta? (Denegaciones).

Muchas gracias, la damos por aprobada.

A continuación, vamos a iniciar el debate de las tres mociones que figuran en el orden del día, con la siguiente cuestión: Ia moción que figura en segundo término, que es la del Grupo Parlamentario Popular, por la que se insta al Gobierno a abordar, en el seno del comité de expertos sobre el futuro del trabajo, el estudio de los retos que suponen las nuevas tecnologías, la digitalización y los nuevos sectores productivos para la mejora de la competitividad de la economía, pasaría a ser debatida en tercer lugar, si sus señorías no tienen inconveniente. (Denegaciones).



De acuerdo.


661000133

DEBATIR
MOCIÓN POR LA QUE SE INSTA AL GOBIERNO A PRIORIZAR LAS POLÍTICAS EN MATERIA DE INVESTIGACIÓN, DESARROLLO E INNOVACIÓN (I+D+I) A FIN DE AYUDAR A LA TRANSFORMACIÓN DEL ACTUAL MODELO PRODUCTIVO Y MEJORAR LA COMPETITIVIDAD DE NUESTRO SISTEMA ECONÓMICO.

(Núm. exp. 661/000133)

AUTOR: GRUPO PARLAMENTARIO NACIONALISTA PARTIT DEMÒCRATA (PDECAT-CDC)-AGRUPACIÓN HERREÑA INDEPENDIENTE-COALICIÓN CANARIA (AHI/CC-PNC)
La señora PRESIDENTA: Iniciamos el debate de la primera moción, del Grupo Parlamentario Nacionalista Partit Demòcrata, por la que se insta al Gobierno a priorizar las políticas en materia de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i), a fin de ayudar a la transformación del actual modelo productivo y mejorar la competitividad de nuestro sistema económico. Para su presentación y defensa, tiene la palabra la senadora Rivero.
La señora RIVERO SEGALÀS: Muchas gracias, presidenta. Buenas tardes, señorías.

Esta moción del Partit Demòcrata fue presentada en octubre de 2016, y es cierto que en la exposición de motivos hay algunos datos que, efectivamente, han quedado superados por otros más actuales. Teníamos la posibilidad de cambiarlos, pero no lo hemos hecho -lo haré yo a medida que vaya desarrollando la moción-, porque, en definitiva, lo que pretende la moción es poner sobre la mesa la problemática que hay en el sector de la investigación, desarrollo e innovación en el país y conseguir la unanimidad para que el Gobierno se comprometa -que es a lo que instamos- a poner hilo a la aguja y empezar a poner soluciones a esta problemática.

Les decía que la exposición de motivos ha quedado atrasada en cuanto a datos, muchos de los cuales, desgraciadamente, no son buenos.

El sistema de investigación es un pilar fundamental de la ciencia para lograr avances científicos y de la economía, para alcanzar un modelo más productivo y como motor del crecimiento del bienestar y de la sostenibilidad. Durante los años de crisis, nuestro sistema de investigación, al contrario de lo ocurrido en la mayoría de las economías desarrolladas, se ha debilitado. Así, el gasto en investigación y desarrollo se ha situado en el 1,19% del PIB, porcentaje muy bajo e inferior al previo a la crisis. La ejecución de las partidas presupuestarias del Estado vinculadas a la investigación, en algunos años no ha alcanzado el 50%. En 2016, de cada 10 euros presupuestados y destinados a la ciencia, 6 no se gastaron.

Esto figura en la parte expositiva de una proposición no de ley que el PDECAT, el Partit Demòcrata, ha presentado en el Congreso de los Diputados -ya lo veremos más adelante- para instar al Gobierno y a las diferentes fuerzas políticas a buscar la complicidad a efectos de adaptar la legislación a las necesidades laborales de los centros de investigación y de los investigadores. Más tarde nos referiremos a ello.

Desde que nosotros presentamos esta moción, efectivamente han pasado cosas, pero si comparamos los datos anteriores con los nuevos que tenemos, vemos que durante seis años consecutivos, la inversión en I+D crece por debajo del PIB. Así, nos encontramos con que la ratio de inversión cae del 1,22% en 2015, hasta el 1,19% en 2016, el porcentaje más bajo en once años.

Tampoco la Comisión Europea, en su índice de competitividad regional de 2016, nos aporta buenas noticias. Tras analizar, tanto los criterios básicos –estoy hablando de desarrollo de instituciones, de macroeconomía y estabilidad macroeconómica, de infraestructuras, sanidad y educación− como los criterios de eficiencia –estudio de la mano de obra más cualificada, formación, eficiencia y tamaño del mercado laboral− y los factores que se encuentran en fase más avanzada de la I+D+i −tecnología, sofisticación empresarial, infraestructura digital y capital humano−, acaba concluyendo que la falta de inversión de I+D en España se convierte en una excepción europea.

También la Fundación Cotec señala la no recuperación de los niveles de inversión de 2008. Entre otros factores, apunta un bajo nivel de inversión y un nivel de ejecución que en 2016 ha llegado a su mínimo histórico –ya lo he comentado−; unos incentivos fiscales que, aun siendo generosos, no llegan más que a grandes empresas y, en cambio, no existen facilidades ni garantías para promover innovación, especialmente para las pymes; unos resultados en educación que continúan estando por debajo de la media europea –en España, la educación secundaria completada se encuentra en el 24,6% en una población de entre 25 y 34 años, mientras que en Europa se encuentra en el 28%-, y el panorama laboral de I+D+i es un 6,8% inferior a la media europea. En cuanto al esfuerzo en investigación, desarrollo e innovación, en Europa hay 3,8 investigadores por cada 1000 ocupados y en España, 2,4.

Es cierto, y este es un dato positivo, que en cuanto a los investigadores de las administraciones públicas, en España nos encontramos con 1,1 por cada 1000 trabajadores y en Europa, 0,9 –un poco superior en España−. También encontramos un repunte en cuanto al crecimiento en el sector privado. Pero una vez más, si contrastamos los datos, este repunte es una falsa recuperación, porque continúa situándose por debajo del PIB, ha pasado del 2% en 2015, al 3% en 2016 −dos tercios en los países más avanzados−, pero esta pequeña corrección nuestra no es tanto porque haya crecido el sector privado, sino porque se tiene que contar con una caída del 2% del sector público.

Jorge Barrero, director de la Fundación para la Innovación, dice: “El sector público lastra la inversión en I+D, en lugar de impulsarla”. Y añade: “Seguimos perpetuando un modelo productivo de elevado riesgo que nos deja a la cola de Europa”. Eurostat, la oficina europea de estadística, señala que España, Portugal y Finlandia son una excepción, al no haber recuperado los niveles de inversión anteriores a la crisis. Es cierto que en Europa, en época de crisis se invertía –y lo entendemos así−, porque justamente cuando hay una amenaza al sistema productivo es cuando más se tiene que invertir en I+D+i. No lo hicimos así. Pero ahora, en época de recuperación −lamentarse de lo que está hecho no nos va a servir de nada ni va a servir al sector−, mientras que en Europa hay más de un 25% de inversiones que en periodos anteriores a la crisis, aquí continuamos con −10%.

Cosce, Confederación de Sociedades Científicas de España, ha denunciado la falta de compromiso del Gobierno con la ciencia, y avisa que, de seguir así, podremos tener graves consecuencias a medio y largo plazo en el sistema de I+D+i, incluso han llegado a hablar de colapso en la ciencia en España. Se quejan de que el compromiso del Gobierno no se ve reflejado en los presupuestos y, además, vuelven a denunciar la falta de ejecución de los presupuestos.

Señorías, son muchos los datos, y son coincidentes y muchas las manifestaciones del sector. Pensamos, tal como recogemos en nuestra propuesta, que hay que priorizar las políticas de I+D+i e impulsar la competitividad del sistema de ciencia y tecnología como estrategia central y prioritaria. La investigación, el desarrollo y la innovación son elementos claves en la transformación del actual modelo productivo y determinantes en la competitividad futura de nuestro sistema económico.

Hay que velar por la protección de los recursos destinados a proyectos y centros que vayan a tener continuidad, por su contribución estratégica para la recuperación económica. Hay que flexibilizar las gobernanzas de las instituciones de I+D+i, con el fin de facilitar procesos de contratación y talento y transferencia del conocimiento, y no hay que interferir en el proceso de la investigación con requerimientos de cariz no científico. En definitiva, señorías, hay que priorizar la ciencia y la innovación, financiar competitivamente, cumplir los compromisos de financiación, flexibilizar las gobernanzas, facilitar al máximo la movilización del talento y mejorar las condiciones fiscales de las actividades vinculadas a la innovación.

Por todo ello, hemos presentado esta moción que, en su parte dispositiva, insta al Gobierno a: 1. Priorizar presupuestariamente las políticas de I+D+i y los recursos humanos que las desarrollan. 2. Cumplir con lo establecido en la Ley 14/2011, de 1 de junio, de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, que establece que la adjudicación resultante de la convocatoria debe realizarse sobre la base de criterios científicos. 3. Ejecutar completamente lo establecido en los Presupuestos Generales del Estado en materia de I+D+i, cumpliendo los compromisos temporales y las resoluciones aprobadas con criterios competitivos, así como priorizando subvenciones frente a créditos en los recursos destinados a investigación. 4. Propiciar que el personal docente investigador deje de estar sometido al cumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria y a otros límites de contratación que resulten directa o indirectamente de recursos externos en I+D+i, en el marco de los programas competitivos y en otros recursos externos de investigación. 5. Flexibilizar el marco en el que se desarrollan las actividades de I+D+i, eliminando restricciones propias de la estructura funcional y administrativa, impuestas a menudo por el Ministerio de Hacienda y Función Pública, que tan flaco favor hacen a los procesos de generación de valor a partir del conocimiento. 6. Promover la introducción de reformas en el sistema de Gobierno de las universidades, permitiendo desarrollar plenamente su autonomía y competencia, y permitir un modelo más flexible de profesorado de las universidades públicas, apostando por la contratación no funcionarial y la captación de talento internacional. 7. Dotar de la máxima flexibilidad a la movilización de talento y regular las limitaciones aún existentes, a pesar de lo establecido en la Ley 14/2011, de 1 de junio, de la ciencia, la tecnología y la innovación, para facilitar la libre movilidad entre el talento de los ámbitos público y privado, y 8. Mejorar el marco de ventajas fiscales para la innovación y las actividades innovadoras.

Todos estos puntos son los que pedimos que ustedes, señorías, apoyen, para que se conviertan en una realidad. Si innovación es cambio -no solo cambio tecnológico, basado en conocimiento; no solo científico, que genera valor, y no solo económico-, les pedimos que sean innovadores y que nos ayuden apoyando esta moción para poder dar respuestas al sector.

No quiero acabar sin recordar, como he dicho antes, que esta moción se presentó en octubre de 2016, y sería negar la realidad si dijera que no se ha hecho nada desde entonces. Por supuesto, se ha intentado trabajar, pero es cierto que no hemos dado respuesta al sector. Nuestro grupo presentó esta PNL en el Congreso de los Diputados. También es cierto que el Gobierno rectificó, después de la Ley de presupuestos, con el Real Decreto 14/2017, para dar respuesta a una parte de las demandas del sector, dada la problemática que se creó en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas y en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares. Allí, científicos de prestigio en programas de prestigio que iban en el buque insignia del prestigio de la I+D+i española –programas de Severo Ochoa−, se vieron en la calle por no tener un marco regulatorio para la especificidad de los contratos en el sector de la investigación, desarrollo e innovación.

Por todo ello -y sin entrar en el detalle de cada una de las propuestas que hemos presentado-, pensamos que, justamente porque abarcan un ámbito bastante general, pueden ser aprobadas por la mayoría de los grupos parlamentarios, para empezar a dar respuesta a este problema que tenemos y que, si no lo resolvemos, va a poner en jaque nuestro sistema económico.

Esperamos que apoyen nuestra iniciativa.

Muchas gracias.
La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, senadora Rivero.

A esta moción, el Grupo Parlamentario Unidos Podemos−En Comú Podem−En Marea ha presentado enmiendas. Para su defensa, tiene la palabra el senador Martínez Ruiz.


El señor MARTÍNEZ RUIZ: Muchas gracias, presidenta.

Hemos introducido cuatro matizaciones a la moción del Partit Demòcrata. La primera se refiere al punto 5 de la moción y trata de matizar el contenido de dicho punto. Nosotros consideramos que es evidente que hay que introducir mecanismos que flexibilicen el desarrollo de actividades de I+D+i, pero no creemos que sea lógico situar a las instituciones como un obstáculo a la innovación.

En el punto 6, queremos introducir algo que consideramos básico: tratar de evitar figuras contractuales temporales y precarias en el personal científico investigador.

En cuanto al punto 7, estamos de acuerdo en que tiene que haber movilidad en el personal científico investigador, pero no solo para la atracción de talento internacional, como dice este punto.

Y respecto al punto 8, creemos que es mejor tener una visión de incentivos más amplia que la que recoge la moción y no limitarse a los incentivos fiscales para la investigación.

Muchas gracias.


La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, senador Martínez Ruiz.

Tiene la palabra la senadora Rivero al objeto de manifestar su posición respecto a las enmiendas.


La señora RIVERO SEGALÀS: Gracias.

En cuanto a la primera enmienda, nosotros no creemos que las instituciones sean un obstáculo, en absoluto. Usted obvia una parte de nuestro redactado que para nosotros es primordial: nosotros creemos en un sistema no funcionarial. Para nosotros es importante y tiene mucho sentido en el campo de la investigación y el desarrollo que aquellos investigadores más capaces para el programa sean los que lo desarrollen y que no sean funcionarios los que lleven los programas. Por tanto, esta primera enmienda no la voy a aceptar.

Respecto a la enmienda número 2, nuestras dos formaciones políticas han coincidido en iniciativas como esta en el Congreso de los Diputados, y por tanto, esta enmienda sí la voy a aceptar.

Por lo que se refiere a la enmienda número 3, nosotros hablábamos de cambiar la normativa que está poniendo trabas a la movilidad y ustedes lo obvian. No sé si tienen algún problema en cambiarla. Para nosotros, el modelo tiene que ser de absoluta libertad en la movilidad. Este es nuestro modelo. No comprendo la modificación y entiendo que nuestro punto lo explica claramente. Por tanto, creo que no es necesario incorporarlo así, aunque creo que nos pondremos de acuerdo.

La cuarta enmienda sí la voy a aceptar, porque, si bien la propuesta es la misma que la nuestra, es cierto que la amplía y no desvirtúa para nada lo que pedimos.

En resumen, yo incorporaría las dos enmiendas que veo más claramente que aportan. Respecto a las otras dos, como le digo, en una no puedo renunciar al matiz de que no sea funcionarial, y la otra no veo exactamente qué aporta y, por tanto, me quedo con el redactado propuesto.

Gracias.
La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Rivero.

Entramos ahora en el turno de portavoces.

Por el Grupo Parlamentario Unidos Podemos, tiene la palabra nuevamente su portavoz, el senador Martínez Ruiz.
El señor MARTÍNEZ RUIZ: Muchas gracias.

Nosotros creemos que el personal investigador es un valor insustituible en la sociedad del conocimiento actual. Hemos visto que la gestión de la crisis ha servido para detraer recursos de la investigación, desarrollo e innovación y que programas importantes de investigación científica han tenido que echar el cierre ante la falta de apoyo. Muchas de estas personas han seguido trabajando con contratos intermitentes o dedicando grandes esfuerzos voluntarios o altruistas. Esta situación ha originado también un grave problema de migración de muchos de nuestros profesionales dedicados a la investigación científica.

Los datos de producción científica se han resentido en los últimos años, desde 2014. Ha declinado progresivamente el número de solicitudes de patentes nacionales desde ese año. Los datos referidos a la inversión en I+D+i también son desalentadores. Entre 2009 y 2016, la inversión pública en Alemania aumentó un 35,7%, mientras que en España disminuyó un 12,6%. La inversión privada aumentó en Alemania un 34,6%, mientras que en España se redujo un 5,8%. Es decir, el sector público no solo no ha actuado de manera eficiente comparado con otros países, sino que, además, ha actuado peor que el privado.

Esto afecta también a la situación laboral de nuestros investigadores. La Ley 14/2011, de la ciencia, la tecnología y la innovación, reguló en su artículo 21 determinadas figuras contractuales en el ámbito de la investigación, dando cierta seguridad a una situación de auténtica irregularidad hasta entonces. Pero estas figuras contractuales deben ser consideradas con la misma intensidad que el resto de modalidades de contratación laboral a la hora de abordar la grave situación estructural instaurada en el seno de la Administración pública, que contempla un abuso en la contratación temporal.

Es necesario que encontremos una regulación de la actividad investigadora, de carácter netamente laboral, que evite el enorme perjuicio que se viene ocasionando a nuestros jóvenes científicos. Esto no hace sino precarizar y limitar aún más la investigación en nuestro propio país. Es una situación de precariedad la de estos jóvenes que se prolonga en el tiempo desde el inicio de la crisis.

Muchas gracias.


La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, senador Martínez.

Por el Grupo Parlamentario Socialista, tiene la palabra la senadora Serrano.


La señora SERRANO MORALES: Muchas gracias, presidenta. Buenas tardes, señorías.

El Partido Demòcrata nos trae hoy una moción con la que, en líneas generales, estamos de acuerdo. Para el Grupo Socialista, la inversión en ciencia, investigación, desarrollo, innovación y divulgación es fundamental. Son motores básicos para la productividad y la competitividad de la economía y, por tanto, para el futuro de la sociedad. Hace casi 2000 años, el emperador y filósofo Marco Aurelio, en su obra Meditaciones, ya decía lo siguiente: “Nada tiene tanto poder para ampliar la mente como la capacidad de investigar de forma sistemática y real todo lo que es susceptible de observación en la vida”. Estas palabras resultan absolutamente clarividentes y actuales.

La ciencia, la observación científica y la investigación aumentan nuestra amplitud de miras y nos hacen más solidarios y libres, y, por supuesto, son un indicador claro del crecimiento económico de los Estados. Por eso, el Grupo Socialista está preocupado por la situación actual de la ciencia, la investigación y la innovación en nuestro país, si nos atenemos a los datos oficiales y a los indicadores publicados.


El Gobierno del Partido Popular ha castigado al sistema de ciencia e innovación con una política de recortes durante los peores años de la crisis, y ahora que se inicia la recuperación seguimos con unas tasas muy pequeñas de inversión en I+D+i, con una preocupante descapitalización, fuga de talentos y envejecimiento del sistema. Porque, señorías, las cifras hablan por sí solas: según el último dato oficial del INE, en 2016 en España el gasto interno en investigación y desarrollo se volvió a reducir, representando solo el 1,19% del PIB, mientras que la media de la Unión Europea fue del 2,03%. También según estas mismas fuentes oficiales, nos alejamos de Europa. España está en el puesto 18 del ranking en inversión en I+D en relación con el PIB de los Estados miembros de la Unión Europea, por debajo de países como Eslovenia, Estonia o Hungría. Desde 2009 a 2016, los países de la Unión Europea invierten un 27% más en I+D, mientras que nuestra economía invierte un 9% menos en porcentaje de PIB.

Los datos son incontestables: frente a la propaganda del Gobierno, lo cierto es que la inversión pública en I+D vuelve a reducirse, y si la comparamos con la inversión del último año de Gobierno socialista se ha reducido casi un 13%, en más de 300 millones de euros. También hay que resaltar un nivel de gasto privado en I+D muy por debajo de la media de la Unión Europea. Son unos datos catastróficos, señorías, que sitúan a España en un nivel de inversión inferior al de hace diez años, y no es solo por la crisis, es una cuestión de prioridades y de modelo económico. Algún dato más: según el cuadro de indicadores de la innovación de 2017, de la Comisión Europea, España está en el grupo de países clasificados como moderados en innovación, con un índice muy por debajo de la media europea, lo que significa que jugamos en tercera división de cuatro en la liga. El sistema de innovación de nuestro país se sitúa en el puesto 16, por debajo de países como Lituania, Eslovenia o Portugal. Si ampliamos la comparativa internacional, los resultados son también desalentadores: España ocupa el puesto 28 de 122 países en el ranking del índice global de innovación de 2017.

Las conclusiones son claras y rotundas: el Gobierno del Partido Popular sigue recortando los presupuestos públicos en materia de I+D+i hasta el 25% desde 2011. Pero es que, además, tampoco se ejecuta lo presupuestado: el 62% del gasto para 2016 no se ejecutó. El pasado 21 de este mes de febrero, el ya por poco tiempo ministro de Economía, un ministro ausente en toda la legislatura, espetó a la diputada socialista González Veracruz en una interpelación en el Congreso: Lo suyo es gastar. A mí me llamó poderosamente la atención esta frase, porque me sorprende que el Gobierno llame gastar a impulsar la ciencia y la tecnología. Para nosotros, señorías, eso no es gastar, es invertir, invertir en conocimiento, invertir en futuro. Ahí está la raíz del problema: la falta de convicción que tiene el Gobierno en la necesidad de impulsar políticas públicas que potencien la ciencia y la investigación.

Por otra parte, si atendemos a la situación del capital humano, el panorama también es desalentador: solo el 23% de la población activa española trabaja en el ámbito de la ciencia y la tecnología, 10 puntos por debajo de la media europea. Los recortes y la mala gestión de las políticas de ciencia e innovación han ocasionado la salida de España de miles de jóvenes en busca de una oportunidad laboral que no encuentran aquí, un gran sacrificio personal y familiar, además de una descapitalización de talento que perjudicará gravemente a nuestro desarrollo económico y social. Ayer precisamente oía a una investigadora decir que en España formamos a los jóvenes para que Alemania se aproveche de su conocimiento; una gran tristeza y un enorme derroche. También los investigadores que se quedan en España se encuentran con una situación realmente precaria: años y años concatenando contratos temporales, con enormes dificultades para tener un trabajo estable, al haber reducido drásticamente la tasa de reposición de personal. Por no hablar de la brecha de género, una tarea pendiente también en la ciencia, con un índice de techo de cristal elevado.

Señorías, al proporcionar todos esos datos y presentar la situación real de la ciencia y la investigación en nuestro país, no me quiero olvidar de que cuando tratamos estos temas, cuando aportamos estas cifras, hay personas detrás. Cuando hablamos de ciencia estamos hablando de investigación contra el cáncer, de lucha contra el envejecimiento, de cambio climático, de construir desaladoras para conseguir agua para todos a buen precio, de elementos sustanciales para nuestra vida. En el Grupo Socialista estas cosas nos importan, por lo que consideramos fundamental lograr un acuerdo por la ciencia para que en el año 2020 lleguemos a un 2% del PIB en inversión y a un 2,5% en los Presupuestos Generales del Estado; para que sea una prioridad real y para que vuelvan hasta 10 000 investigadores y científicos que han tenido que exiliarse. Solo habrá futuro en este país si nos dedicamos a fomentar el talento y el conocimiento. Es esencial recuperar la inversión, frenar los recortes y recuperar el talento mediante un plan de rescate en colaboración con las comunidades autónomas, como el que ya se está llevando a cabo en Castilla−La Mancha. Las universidades y los centros de investigación públicos y privados debemos generar estabilidad a los científicos, fomentar la interacción y la movilidad de personal entre todos los agentes del sistema y eliminar trabas burocráticas en la ciencia.

Señorías, para llevar a cabo la transformación profunda de nuestro modelo productivo, que genere riqueza, seguridad y confianza, es necesario poner a la ciencia en el centro de dicho modelo. La ciencia debe ser una prioridad para crear conocimiento y talento y también para conseguir una sociedad más justa y con menos desigualdad. Es un compromiso con nuestro futuro.

Muchas gracias.
La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, senadora Serrano.

En nombre del Grupo Parlamentario Popular, tiene la palabra la senadora Contreras.


La señora CONTRERAS OLMEDO: Gracias, presidenta. Buenas tardes.

Esta moción presentada hoy por la senadora del PDECAT, señora Rivero –es cierto que ella misma lo ha reconocido-, fue presentada hace más de un año y yo creo que tanto su exposición de motivos como los puntos se han quedado bastante obsoletos desde octubre de 2016. Ella lo ha reconocido pero no se han modificado, y se aportan unos datos que vamos a dejarlo en que no son del todo ciertos; yo dirían que carecen de la más mínima actualidad.

Bien es cierto que podemos ver el vaso o medio lleno o medio vacío, y parece ser que los anteriores intervinientes lo han visto medio vacío. Nosotros no lo vemos así, no podemos compartir estos argumentos. Para el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad es prioritaria presupuestariamente la política en I+D+i, y no sé de dónde se sacan algunos de los datos que aquí se han vertido. Por ejemplo, no se ha hablado del ejercicio en el que estamos, de 2017: en la Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2017 el presupuesto ascendió a 6041 millones de euros, lo que supuso un crecimiento de más de un 4,3% respecto al presupuesto de 2016. Estamos en una línea ascendente en presupuestar en esta materia, lo que equivale a 248 millones de euros más en términos absolutos. Este es un incremento que contrasta con otros que hubo anteriormente, en la época de la crisis, que eran más moderados, sobre todo en el año 2015, que era tan solo de un 1,3% de incremento. Además, hay que considerar también la caída del gasto que han sufrido otros ministerios y que en este caso no ha sido así. Especialmente, hay que tener en cuenta que este ministerio, concretamente la Secretaría de Estado de I+D+i+d ha tenido una prevención especial en la contención del déficit público desde el punto de vista presupuestario.

Respecto a cada uno de los puntos, como digo, están bastante obsoletos, pero si quiere le puedo matizar punto por punto algunas de las cosas en las que ya se está trabajando. La señora Rivero ha reconocido que los esfuerzos estaban dando sus resultados; algunos, por ejemplo, como el Real Decreto Ley 14/2017, de 6 de octubre, con el que se palió eso que fue demandado y tratamos también en esta Cámara sobre la aplicación de los contratos concatenados en investigación en los centros oncológicos. Creo que esa particularidad fue corregida e incluso ya sabemos que el contrato de los profesionales investigadores dura tantos años como el proyecto de investigación mientras tenga causa; mientras el proyecto de investigación esté teniendo causa, el contrato continúa y no será de aplicación lo dispuesto en el artículo 15 del Estatuto de los Trabajadores en esta materia de duración del contrato.

En todos los aspectos, uno por uno -y los datos así lo certifican-, se está haciendo. Es más, tenemos a la vista un objetivo que todos compartimos: el plan 2017−2020 es alcanzar que el gasto total de investigación, desarrollo e innovación sea del 2% del PIB. Estamos bien encaminados: en este momento, el objetivo de este ministerio va a ser del 1,33; en 2018 del 1,52; en 2019, 1,76%, y llegar hasta el 2% en 2020.

Bien es cierto -y también lo ha reconocido la autora, por lo menos defensora de la moción- que en inversión en I+D+I privada estamos muy por debajo de nuestro entorno en la Unión Europea. Esta es una tarea en la que se afana el ministerio, en conseguir que las empresas tengan un tamaño mayor y dediquen mayores recursos porque el tejido productivo en este país es más de pymes que de grandes empresas. Y por ello es por lo que aquí, en comparación con el resto de países de nuestro entorno de la Unión Europea, el gasto en I+D es inferior, pero el Estado, las distintas administraciones públicas en todas sus escalas, tiene la tendencia mayor y además posible de alcanzar ese objetivo de 2020. Por lo menos en esa línea estamos trabajando y se está subsanando.

Tampoco puedo estar de acuerdo con algo que se ha dicho aquí, y es que la ejecución presupuestaria se presupuesta pero no se ejecuta. Yo no sé si tenemos los mismos datos, pero la ejecución presupuestaria en algunas de las materias que aquí se han nombrado, los capítulos 4 y 7, destinados a subvenciones, supera ligeramente el 97%. No sé hasta qué punto estamos hablando de lo mismo. ¿Que se propicie que este personal docente investigador deje de estar sometido a los objetivos de estabilidad presupuestaria? En ese sentido, es una prioridad que los recursos humanos estén destinados a ello y se están llevando a cabo actuaciones encaminadas a ese objetivo.

Respecto a la ley aprobada por el partido socialista, la Ley de la ciencia, el cumplimiento que se está haciendo de ella es desde todo punto de vista satisfactorio, y después de unos años muy difíciles en materia de ciencia e innovación y tecnología yo creo que en este país deberíamos -como lo he dicho en más de una ocasión- sentirnos orgullosos de nuestro personal investigador, de nuestros profesionales, entre comillas, porque son científicos que están trabajando y llevando a cabo una labor encomiable.

En ese sentido, quiero decirle que estábamos trabajando punto por punto en los ocho que tiene esta moción. No vemos que haya ningún aporte nuevo a lo que se está haciendo en la actualidad. No he visto ninguna idea diferente a lo que se está trabajando y a lo que aquí se ha planteado en alguna comparecencia de la secretaria de Estado en I+D+i en el pasado período de sesiones, cuando expuso el objetivo que tenía la secretaría de Estado para esta legislatura.

Por ello, mi grupo no puede aceptar algo en lo que estamos trabajando y en lo que no hay nada que nos indique que sea novedoso respecto a lo que el ministerio y el Gobierno tienen ahora mismo encima de la mesa.

Nada más y muchas gracias.
La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, senadora Contreras.

Finalizado el debate, recuerdo a sus señorías que, como es costumbre en esta comisión, procederemos a la votación de las tres mociones una vez que sean debatidas todas ellas.





Catálogo: legis12 -> publicaciones -> borrador -> senado
senado -> Se abre la sesión a las dieciséis horas y cinco minutos
senado -> El señor presidente da lectura a los puntos y 1
senado -> Se abre la sesión a las dieciséis horas. El señor presidente: Buenas tardes, señorías
senado -> Se reanuda la sesión a las nueve horas
senado -> Se abre la sesión a las once horas y treinta y cinco minutos
senado -> Se reanuda la sesión a las nueve horas y cinco minutos. El señor presidente: Buenos días, señorías
senado -> Se abre la sesión a las once horas y treinta minutos
senado -> Se abre la sesión a las dieciséis horas y veinte minutos. El señor presidente: Se abre la sesión
senado -> Se abre la sesión a las diez horas y treinta y cinco minutos
senado -> Se abre la sesión a las dieciséis horas y cinco minutos
  1   2   3   4   5

Similar:

Se abre la sesión a las dieciséis horas y cinco minutos iconSe abre la sesión a las dieciséis horas y cinco minutos. El señor presidente: Se abre la sesión
Comparecencia del catedrático del área de análisis geográfico regional de la universidad de oviedo (asturias), D. Felipe fernández...
Se abre la sesión a las dieciséis horas y cinco minutos iconSe abre la sesión a las dieciséis horas y diez minutos. La señora presidenta: Se abre la sesión
...
Se abre la sesión a las dieciséis horas y cinco minutos iconSe abre la sesión a las diez horas y cinco minutos
El señor presidente: Buenos días, señorías. Se abre la sesión. Bienvenidos a la Comisión de Fomento de este 8 de febrero
Se abre la sesión a las dieciséis horas y cinco minutos iconSe abre la sesión a las dieciséis horas y veinte minutos. El señor presidente: Se abre la sesión
Como es habitual, la Mesa solicita a los portavoces de los grupos parlamentarios que hagan llegar a la Presidencia las sustituciones...
Se abre la sesión a las dieciséis horas y cinco minutos iconSe abre la sesión a las once horas y treinta y cinco minutos
Vamos a dar comienzo a la sesión de la comisión convocada para hoy, 18 de enero, a las 11: 30, para debatir cinco mociones

Página principal
Contactos

    Página principal



Se abre la sesión a las dieciséis horas y cinco minutos

Descargar 117.96 Kb.