Descargar 1.37 Mb.


Página14/37
Fecha de conversión18.04.2018
Tamaño1.37 Mb.

Descargar 1.37 Mb.

CAPITULO XI Mac Culloch contra Sismondi


1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   37

CAPITULO XI Mac Culloch contra Sismondi

Las imprecaciones de Sismondi contra la desconsiderada exten­sión del capitalismo en Europa provocaron una oposición resuelta desde tres lados: en Inglaterra, la escuela de Ricardo; en Francia, J. B. Say, que dio un aire vulgar a las doctrinas de Smith, y los sansimonistas. Mientras que los razonamientos del inglés Owen, que acentuaba los aspectos sombríos del sistema industrial, y particular­mente las crisis, coincidían en muchas cosas con los de Sismondi, la escuela del otro gran utopista, Saint-Simon (que se preocupaba prin­cipalmente del pensamiento universal, de la expansión de la gran industria, del despliegue ilimitado de las fuerzas productivas del trabajo humano), se sintió vivamente intranquilizada por las amonestaciones de Sismondi. Pero aquí lo que nos interesa es la controversia entre Sismondi y los ricardianos, fecunda desde el punto de vista teó­rico. En nombre de los ricardianos, ya en octubre de 1819, es decir, poco tiempo después de la publicación de los Nouveaux principes, emprendió Mac Culloch en la Edimburgh Review una polémica anónima contra Sis­mondi, que al parecer fue aprobada por el propio Ricardo.83 A esta polémica replicó Sismondi, en 1820, en los Annales de Jurisprudence de Rossi, bajo el título “Examen sobre esta cuestión: ¿aumenta en la sociedad junto con la capacidad de producir la capacidad para con­sumir?”84


El mismo Sismondi contesta en su respuesta que la polémica gi­raba en torno a los aspectos sombríos de las crisis comerciales. “La verdad que ambos buscamos [por lo demás, Sismondi no sabía al contestar quién era el anónimo de la Edimburgh Review] es en los momentos actuales de la más alta importancia. Puede considerarse como fundamental para la economía política. Se impone una decadencia general en el comercio, en las manufacturas e incluso, en algunos países al menos, en la agricultura. El daño es tan prolon­gado, tan extraordinario, ha entrado el infortunio en familias tan numerosas, y en todas ellas la inquietud y el desaliento, que aparecen en peligro las bases del orden económico. Se han dado otras expli­caciones opuestas de esta decadencia que ha producido tan gran desconcierto. Habéis trabajado demasiado, dicen unos; habéis trabajado demasiado poco, dicen los otros. El equilibrio, dicen los primeros, sólo se restablecerá, sólo retornarán la paz y el bienestar, cuando hayáis consumido todo el sobrante de mercancías no vendidas que pesan sobre el mercado, y cuando en el porvenir acomodéis vuestra pro­ducción a la demanda de los compradores; el equilibrio sólo se res­tablecerá, dicen los otros, si duplicáis vuestros esfuerzos para acumu­lar y reproducir. Os engañáis si creéis que nuestros mercados están demasiado llenos; sólo está llena la mitad de nuestros almacenes, lle­nemos también la otra mitad; estas nuevas riquezas se cambiarán unas por otras y se infundirá nueva vida al comercio.” Sismondi ha destacado aquí y formulado con gran claridad el punto candente de la controversia.
De hecho, toda la posición de Mac Culloch está ligada al aserto de que el cambio es en realidad cambio de mercancías con mercancías. Por tanto, cada mercancía no sólo representa una oferta, sino a su vez una demanda. El diálogo tomaba la siguiente forma: Mac Culloch: “Demanda y oferta sólo son expresiones correlativas y mudables. La oferta de una clase de bienes determina la demanda de bienes de otra. Así se produce una demanda de una determinada cantidad de productos agrícolas cuando se ofrece en cambio contra ellos una cantidad de productos industriales cuya elaboración ha costado otro tanto, y, por otra parte, surge una demanda efectiva de esta cantidad de productos industriales cuando se ofrecen en cambio una canti­dad de productos agrícolas que han originado los mismos gastos.”85 La finta del discípulo de Ricardo es clara: prescinde de la circulación del dinero y hace como si las mercancías se comprasen y pagasen inmediatamente con mercancías.
Nos vemos de pronto transportados de las condiciones de una producción capitalista altamente desarrollada a las épocas del primi­tivo trueque comercial, tal como hoy puede florecer aún en el inte­rior de África. El origen de la mixtificación estriba en que en la circulación simple de mercancías, el dinero sólo desempeña el papel del intermediario. Pero precisamente la intercalación de este inter­mediario, que en la circulación M-D-M (mercancía – dinero – mercancía) ha separado ambos actos, la compra y la venta, haciéndolos independientes temporal y espacialmente, trae consigo que no es me­nester que toda venta vaya seguida inmediatamente de compra, y, en segundo lugar, que la compra y la venta no se hayan ligado en modo alguno a las mismas personas, antes bien, sólo en raros casos excepcionales tendrán lugar entre las mismas personae dramatis. Pero justamente este supuesto contradictorio es el que hace Mac Culloch, al contraponer como compradores y vendedores de un lado a la industria, de otro lado a la agricultura. La generalidad de las categorías a las que introduce en el cambio tomadas en su totalidad, vela aquí la verdadera descomposición de esta división social del trabajo que conduce a incontables actos de cambio privados, en los que la coinci­dencia de las compras y ventas de las mercancías recíprocas, perte­nece a los casos excepcionales más raros. La concepción simplista que tiene Mac Culloch del cambio de mercancías, hace totalmente incom­prensible el significado económico y la aparición histórica del dinero, al convertir a la mercancía en dinero, prestándole capacidad inme­diata de cambio.
Por lo demás, la respuesta de Sismondi es poco sagaz. Para con­vencernos de que la exposición del cambio de mercancías hecha por Mac Culloch no sirve para la producción capitalista, nos lleva... a la feria de libros de Leipzig.
“A la feria de libros de Leipzig concurren todos los libreros de Alemania, cada uno con cuatro o cinco obras que expone, habiendo impreso de cada obra una edición de 500 o 600 ejemplares. Cada uno de ellos los cambia contra otros libros y vuelve a casa con 2.400 tomos, que son los 2.400 que ha llevado a la feria. Sólo que lo que había llevado eran cuatro obras distintas y trae a casa ejemplares de 200. Esta es la correlativa y mudable demanda y producción del discípulo de Ricardo: el uno compra al otro, el uno paga al otro, el uno es consecuencia del otro, pero en nuestra opinión, en la del librero y del público, la demanda y el consumo no han empezado aún. El libro malo, aunque se haya cambiado en Leipzig sigue permaneciendo sin vender [¡Grave error de Sismondi éste!, R. L.]; se quedará en los armarios del librero, bien porque nadie sienta necesidad de él, bien porque esta necesidad se halle ya satisfecha. Los libros cam­biados en Leipzig sólo se venderán si los libreros encuentran parti­culares que, no sólo los apetezcan, sino que estén también dispuestos a realizar un sacrificio para retirarlos de la circulación. Estos única­mente constituyen la verdadera demanda.” A pesar de su ingenui­dad, el ejemplo muestra claramente que Sismondi no se deja extra­viar por la finta de su adversario y sabe de qué se trata en el fondo.86
Mac Culloch hace luego un intento de pasar de la consideración del cambio abstracto de mercancías a realidades sociales concretas: “Supongamos, por ejemplo, que un labrador ha adelantado a 100 obreros alimentos y vestido, y que éstos han producido para él subs­tancias alimenticias suficientes para 200 hombres, mientras, por su parte, un fabricante ha adelantado a 100 obreros alimento y vestido, habiéndole éstos elaborado vestidos para 200 personas. En tal caso, el labrador, deducido el alimento y vestido para sus propios obre­ros, dispondrá aún de alimento para otros 100, mientras el fabricante, deducido el vestido de sus propios obreros, cuenta con otros 100 para el mercado. En este caso, ambos artículos serán cambiados; las sustancias alimenticias sobrantes determinan la demanda de ves­tidos, y el exceso de vestidos la de sustancias alimenticias.”
No se sabe qué admirar más en esta hipótesis: el mal gusto de la construcción que invierte lo que sucede en la realidad, o la des­aprensión con que se inserta ya en las premisas lo que se había de demostrar, para darlo después por “demostrado”. La feria de libros de Leipzig parece al lado de esto un modelo de pensamiento profundo y realista. Para probar que para todo género de mercancías puede crearse a cada momento una demanda ilimitada, Mac Culloch toma como ejemplo los productos que pertenecen a las más apremiantes y elementales necesidades de todos los hombres: el alimento y el ves­tido. Para demostrar que las mercancías pueden llevarse al cambio en cualquier cantidad en consideración a las necesidades de la so­ciedad, escoge un ejemplo en el que las dos cantidades de producto se acomodan de antemano exactamente a las necesidades, y en las que, por tanto, no hay, socialmente, sobrante alguno, no obstante lo cual llama un “sobrante” a la cantidad socialmente necesaria, un sobrante medido por la necesidad personal de los productores de su propio producto, y demuestra así brillantemente que cualquier “so­brante” de mercancías puede ser cambiado por un “sobrante” corres­pondiente de otras mercancías. Para demostrar, finalmente, que el cambio entre mercancías producidas privadamente (a pesar de que sus cantidades, gastos de producción e importancia para la sociedad, han de ser, naturalmente, distintos) puede, no obstante, realizarse, recoge como ejemplo de antemano dos cantidades de mercancías exactamente iguales con costos de producción exactamente iguales y una necesidad general para la sociedad exactamente igual. En suma, para demostrar que en la economía privada capitalista que funciona sin plan no puede haber crisis, construye una producción rigurosa­mente regulada, en la que no existe superproducción alguna.
Pero lo más ingenioso del ocurrente Mac es otra cosa. El debate gira en torno al problema de la acumulación. Lo que obsesionaba a Sismondi y lo que preocupaba a Ricardo y sus epígonos, era lo si­guiente: ¿dónde se encuentran compradores para el sobrante de mer­cancías, cuando una parte de la plusvalía en vez de ser consumida privadamente por el capitalista se capitaliza, esto es, se emplea en ampliar la producción por encima de la renta de la sociedad? ¿Qué se hace de la plusvalía capitalista?, ¿quién compra las mercancías en que se halla incorporada? Así preguntaba Sismondi, y la perla de la escuela de Ricardo, su representante oficial en la cátedra de la universidad londinense, la mayor autoridad para los ministros ingleses del partido liberal y la City, el magnífico Mac Culloch, respondía cons­truyendo un ejemplo en el cual no se produce plusvalía alguna. Sus “capitalistas” sólo se afanan por la agricultura y la fabricación; el producto social entero junto con el “sobrante” sólo cubre las nece­sidades de los obreros, los salarios; mientras el “labrador” y el “fa­bricante” hambrientos y desnudos dirigen la producción y el cambio.
Ante esto exclama Sismondi con impaciencia justificada: “En el momento en que estamos investigando, ¿qué es lo que se hace del excedente de producción sobre el consumo de los obreros?; no puede prescindirse de ese sobrante que constituye el beneficio necesario del trabajo y la pacificación necesaria del empresario.”
Pero el economista vulgar multiplica su falta de gusto haciendo que el lector dé por bueno “que hay “miles de labradores” que pro­ceden tan genialmente como aquél e igualmente “miles de fabri­cantes””. Como es natural, el cambio se verifica también a gusto de todos. Finalmente, “a consecuencia de un empleo más hábil del trabajo y de la introducción de máquinas”, hace que la productivi­dad del trabajo aumente justamente en el doble, y ello de tal ma­nera “que cada uno de los mil labradores que adelantan a sus 100 obreros alimentación y vestido, recibe substancias alimenticias ordi­narias para 200 personas, y además azúcar, tabaco, vino iguales en valor a este alimento”, mientras cada fabricante percibe por un procedimiento análogo, junto a la cantidad de vestidos que percibía, “cintas, puntillas y batista”, las cuales “cuesta producidas una suma igual, y, por consiguiente, tendrán un valor en cambio igual a estos 200 vestidos”. Después que de este modo ha invertido totalmente la perspectiva histórica, suponiendo primero propiedad privada capita­lista con trabajo asalariado, y luego en un estudio ulterior aquel grado de productividad del trabajo que hace posible la explotación, supone que estos progresos de la productividad del trabajo se reali­zan en todos los terrenos con el mismo ritmo, que el plusproducto de cada rama de producción contiene exactamente el mismo valor, que se distribuye exactamente entre el mismo número de personas; a con­tinuación hace que los diversos plusproductos se cambien entre sí, ¡Y ved!, todo se cambia sin dificultad, sin dejar resto alguno, a gusto de todos. Al mismo tiempo Mac Culloch añade a las muchas cosas peregri­nas de su hipótesis el hacer que sus “capitalistas”, que hasta entonces vivían del aire y ejercían su profesión en traje de Adán, en adelante se alimentasen exclusivamente de azúcar, tabaco y vino, y cubriesen sus cuerpos únicamente con cintas, puntillas y batistas.
Pero lo más ingenioso está también en la pirueta con que elude el verdadero problema. ¿Qué se hace de la plusvalía capitalizada, esto es, de la plusvalía que no se aplica al propio consumo de los capitalistas, sino al incremento de la producción? Tal era el pro­blema. Y Mac Culloch responde a él, una vez prescindiendo en abso­luto de la producción de plusvalía, y otra vez dedicando toda la plusvalía a la producción de lujo. ¿Y quién es ahora el que adquiere la nueva producción de lujo? Según el ejemplo de Mac Culloch, evi­dentemente los capitalistas (sus labradores y fabricantes), pues fuera de ellos sólo quedan en su ejemplo trabajadores. Según esto, nos encontramos con el consumo de la plusvalía entera para fines per­sonales de los capitalistas, o con otras palabras, con la reproducción simple. Así, pues, Mac Culloch responde a la pregunta acerca de la capitalización de la plusvalía prescindiendo de toda ella, o suponien­do, en el momento en que surge plusvalía, la reproducción simple en vez de la acumulación. El hecho de que hablase, no obstante, de reproducción ampliada, no es más, como antes al tratar del supuesto “sobrante”, que una finta. Primero construye un caso absurdo, para sugerir luego al lector la aparición del plusproducto como un incremento de la producción.
Ahora bien, Sismondi no era capaz de seguir estos movimientos del contorsionista escocés. Después de haber hostigado paso a paso a su adversario y haberle demostrado su “evidente equivocación”, se confunde él mismo al llegar al punto decisivo de la controversia. A la perorata anterior hubiera debido contestar tranquilamente a su adver­sario: Distinguido amigo: mis respetos para su flexibilidad espiritual, pero usted trata de escabullirse entre los dedos como una anguila. Mi pregunta es: ¿quién va a adquirir el producto sobrante, si los capitalistas en vez de derrochar toda su plusvalía la aplican a fines de acumulación, esto es, a ampliar la producción? Y usted me responde: pues bien, reali­zarán esa ampliación de la producción en objetos de lujo y esos objetos de lujo los consumirán, naturalmente, ellos mismos. Pero esta es una prestidigitación. Pues si los capitalistas se gastan la plusva­lía en objetos de lujo para ellos mismos, la consumen y no acumulan. Pero de lo que se trata es de si la acumulación es posible, y no del lujo personal de los capitalistas. Por tanto, dé usted, si puede, una respuesta clara, o váyase allí donde crecen el vino y el tabaco o, si lo prefiere, la pimienta.
En vez de hostigar así a su adversario, Sismondi pasa de pronto a consideraciones éticas, patéticas y sociales, y exclama: ¿quién va a representar la demanda, quién va a disfrutar, los señores rurales y urbanos o sus obreros? En su nueva hipótesis (de Mac Culloch), tenemos un sobrante de productos, una ganancia salida del trabajo. ¿A quién corresponde? Y él mismo contesta con la siguiente retahíla:
“Sabemos ciertamente (y la historia del comercio nos lo enseña suficientemente) que no es el obrero el que obtiene provecho de la multiplicación de los productos del trabajo: su salario no se acrece. El mismo Ricardo ha dicho una vez que no podía ser, si es que había de continuar el incremento de la riqueza pública. Una expe­riencia horrible nos enseña, por el contrario, que el salario es dismi­nuido casi siempre en relación con este crecimiento. ¿Pero en qué consiste entonces el efecto del aumento de las riquezas para el bien­estar público? Nuestro autor ha supuesto miles de labradores que disfrutan, mientras trabajan cientos de miles de obreros del campo; mil fabricantes que se enriquecen, mientras cientos de miles de tra­bajadores están a sus órdenes. Por tanto, la dicha que del aumento de los goces ligeros del lujo puede resultar sólo se atribuye a una centésima parte de la nación. ¿Estaría esta centésima parte destinada a consumir el sobrante entero del producto de la clase obrera, en situación de hacerlo también si esta producción por el progreso de las máquinas y de los capitales crece sin cesar? En el supuesto del autor, el labrador o fabricante, cada vez que se duplica el producto nacional, tiene que centuplicar su consumo. Si la riqueza nacional es hoy, gracias a la invención de tantas máquinas, cien veces mayor que en la época en que se limitaba a cubrir los costos de producción, cada señor necesita consumir productos que serían suficientes para el sustento de 100.000 obreros.” Y aquí Sismondi cree haber apre­hendido a su vez la iniciación de las crisis: “Supongamos literalmente que un rico puede consumir los productos elaborados por 10.000 obre­ros, entre ellos las cintas, puntillas, artículos de seda, cuyo origen nos ha revelado el autor. Pero un hombre solo no podría consumir en la misma proporción los productos de la agricultura, los vinos, el azúcar, las especies que Ricardo hace surgir en el cambio [Sismondi, que sólo posteriormente supo quién era el anónimo de la Edimburgh Review, sospechaba evidentemente, al principio, de Ricardo], sería demasiado para la mesa de un hombre solo. No podrá venderse, o más bien, no podrá mantenerse la proporción entre los productos agrícolas y fa­bricados que aparecen como base de todo su sistema.”
Advertimos, pues, cómo Sismondi se deja engañar por la finta de Mac Culloch. En vez de rechazar que se esquivase la pregunta acerca de la acumulación con una referencia a la producción de lujo, sigue a su adversario a este terreno sin notar la desviación del campo, y sólo encuentra dos cosas que objetarle. En primer lugar, hace a Mac Culloch un reproche moral por mantener que la plusvalía favo­rezca a los capitalistas y no a la masa de los trabajadores, y se pierde así en una polémica contra las bases de la economía capitalista. En segundo lugar, desde este sendero desviado, halla inesperadamente de nuevo el camino hacia el problema originario que ahora plantea de este modo: es decir, que los capitalistas consumen ellos mismos la plus­valía entera en objetos de lujo. Está bien. ¿Pero es que un hombre puede ampliar su consumo tan rápida e ilimitadamente como los progresos de la productividad del trabajo hacen aumentar el plus­producto? Aquí Sismondi abandona su propio problema, y en vez de fijar la dificultad de la acumulación capitalista en la falta de otros consumidores que no sean los obreros ni los capitalistas, encuentra un obstáculo para la reproducción simple en los límites físicos de la capacidad de consumo de los capitalistas mismos. Como la capacidad adquisitiva de los capitalistas para objetos de lujo no se desarrolla paralelamente a la productividad del trabajo, esto es, al incremento de la plusvalía, tienen que resultar superproducción y crisis. Ya he­mos señalado en los Nouveaux principes de Sismondi este razona­miento, y en ello tenemos la prueba de que él mismo no veía siempre con absoluta claridad el problema. No es extraño. Sólo es posible penetrar con toda plenitud el problema de la acumulación, cuando se ha resuelto el problema de la reproducción simple. Y ya hemos visto que éste no era el caso de Sismondi.
A pesar de todo, Sismondi, en este primer encuentro con los epígonos de la escuela clásica, manifestó su calidad, mostrándose su­perior a sus adversarios, a quienes, finalmente, ha vencido. Si Sis­mondi desconocía los fundamentos más elementales de la reproduc­ción social, y descuidaba, en el sentido del dogma smithiano, el capital constante, su enemigo no lo hace mejor: para Mac Culloch no existe tampoco el capital constante, sus labradores y fabrican­tes sólo “adelantan” alimentos y vestidos para sus obreros, y el pro­ducto total de la sociedad consiste únicamente en alimentación y vestido. Si en este error elemental coinciden ambos, Sismondi aven­taja infinitamente a Mac Culloch por su agudo sentido social, que le permite captar las contradicciones de la forma de producción capitalista. El ricardiano se ha quedado finalmente sin responder al escepticismo de Sismondi con relación a la posibilidad de realización de la plus­valía. Igualmente es superior Sismondi cuando le lanza al rostro la hartura satisfecha de armonista y apologista, para el que “no hay ningún exceso de la producción sobre la demanda, ninguna contrac­ción del mercado, ningún dolor”, el grito de angustia de los prole­tarios de Nottinghan, cuando comprueba que la introducción de las máquinas crea necesariamente “una población excedente” y, final­mente y en particular, cuando pone de relieve la tendencia general del mercado mundial capitalista con sus contradicciones. Mac Culloch niega en absoluto la posibilidad de una superproducción general y contra la superproducción parcial tiene en el bolsillo el remedio se­guro.
“Puede objetarse [dice] que el supuesto de que la demanda aumenta siempre en relación con la producción, no puede explicar las contradicciones y desequilibrios que engendra un comercio des­ordenado. A lo que contestamos tranquilamente: una contracción es la consecuencia del crecimiento de una clase particular de mercan­cías al que no corresponde un crecimiento proporcional de las mercancías que pudieran servirles de contravalor. Mientras nuestros mil labradores y otros tantos fabricantes cambian sus productos y se ofre­cen mutuamente un mercado, mil nuevos capitalistas que se suman a la sociedad, y cada uno de los cuales ocupa en el cultivo cien obre­ros, pueden producir sin duda una contracción inmediata del mer­cado de productos agrícolas, porque falta un crecimiento simultáneo de la producción de mercancías manufacturadas que debieran cam­biarse por los productos agrícolas. Pero si la mitad de estos nuevos capitalistas se hacen fabricantes, elaborarán artículos manufacturados suficientes para adquirir el producto bruto de la otra mitad. El equi­librio está restablecido de nuevo y 1.500 labradores cambiarán sus productos correspondientes con 1.500 fabricantes con la misma faci­lidad con que anteriormente cambiaban los suyos los 1.000 labradores y los 1.000 fabricantes.” A esta farsa grotesca que se mueve en el aire “tranquilamente”, Sismondi responde haciendo referencia a los desplazamientos y revoluciones reales que en el mercado mundial se realizaban ante sus ojos:
“Se ha extendido el cultivo a países salvajes, y las revoluciones políticas, los cambios en el sistema hacendístico, la paz, han hecho fondear de pronto en los puertos de los antiguos países agrícolas barcos con cargamentos que equivalían a casi la totalidad de sus cosechas. Las enormes provincias que Rusia ha civilizado moderna­mente en la costa del mar Negro; Egipto, que ha sufrido un cambio de gobierno; la Berbería, donde se ha prohibido la piratería, han vol­cado de pronto los graneros de Odesa, Alejandría y Túnez en los puertos de Italia y han traído consigo un tal exceso de grano, que a lo largo de toda la costa el labrador trabaja con pérdidas. Inquieta al resto de Europa lo que una revolución semejante, causada por la enorme extensión de la nueva tierra puesta en cultivo en las ori­llas del Missisipi, pudiera producir. Hasta la influencia de Nueva Zelanda puede ser un día ruinosa para la industria inglesa, si no con relación a las subsistencias para las cuales el transporte es demasiado caro, sí con respecto a la lana y a los demás productos agrícolas cuyo transporte es más fácil.” ¿Y cuál era el consejo de Mac Culloch frente a esta crisis agraria en el sur de Europa? ¡Que se hiciesen fabrican­tes la mitad de los nuevos labradores! A esto responde Sismondi: “Ese consejo sólo puede darse en serio a los tártaros de Crimea o al fellah egipcio” y agrega: “No ha llegado todavía el momento de implantar nuevas fábricas en países ultramarinos o en Nueva Zelanda.” Se ve que Sismondi se daba claramente cuenta de que la industrialización de los países de ultramar no era más que una cuestión de tiempo. Pero también ve perfectamente que la extensión del mercado mundial no es una solución de la dificultad, sino que será causa de que se pro­duzca en grado más elevado, de que habrá de producir crisis más hondas aún. Sienta de antemano que el reverso de la tendencia ex­pansionista del capitalismo es una intensificación mayor de la com­petencia, una anarquía aún mayor de la producción. E incluso pone el dedo sobre la causa fundamental de las crisis, formulando clara­mente en un pasaje la tendencia de la producción capitalista a desarrollarse por encima y a pesar del mercado mismo: “Se ha anun­ciado frecuentemente [dice al final de su réplica a Mac Culloch] que se restablecería el equilibrio y comenzaría de nuevo el trabajo, pero siempre una demanda única desarrolló un movimiento que excedió con mucho a las necesidades reales del comercio, y a esta nueva acti­vidad sucedió pronto una contracción más penosa todavía.”
A la profundidad de visión de Sismondi, a su análisis de las contradicciones efectivas del movimiento del capital, el vulgar econo­mista de la cátedra de Londres no ha podido oponer más que alusio­nes a la armonía y su danza entre los 1.000 labradores adornados de cintas y los 1.000 fabricantes animados por el vino.

1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   37

Similar:

Rosa Luxemburg Índice Prólogo 4 primera parte: El problema de la reproducción 5 iconÍndice General Introducción, VI primera parte Consideraciones generales
La dimensión coercitiva de la terminología: legislación y planificación lingüística, 83
Rosa Luxemburg Índice Prólogo 4 primera parte: El problema de la reproducción 5 iconTarea : Con el “soporte teórico” del capitulo (primera parte) del libro “ Fiscal Polices and Growth in the World Economy”. The Mit press
Con el “soporte teórico” del capitulo 8 (primera parte) del libro “ Fiscal Polices and Growth in the World Economy”. The Mit press....
Rosa Luxemburg Índice Prólogo 4 primera parte: El problema de la reproducción 5 iconÍndice pág. 1, La portada
Prohibida la reproducción total o parcial sin la autorización expresa del ayuntamiento de aínsa-sobrarbe o sin citar la fuente
Rosa Luxemburg Índice Prólogo 4 primera parte: El problema de la reproducción 5 iconTemas Secundarios
Monipodio pareció ser un problema con el abuso. Esta relación—la importancia de tener respecto a las mujeres y el problema con el...
Rosa Luxemburg Índice Prólogo 4 primera parte: El problema de la reproducción 5 iconPrólogo de la Contribución a la Crítica de la Economía Política [1]
La primera sección del libro primero, que trata del capital, contiene los siguientes capítulos
Rosa Luxemburg Índice Prólogo 4 primera parte: El problema de la reproducción 5 iconParte primera
Escasez, elección, desigualdad parte segunda. Interdependencia y mercados. MicroeconomíA
Rosa Luxemburg Índice Prólogo 4 primera parte: El problema de la reproducción 5 iconAtención al Público primera parte
Los cuadros que acompañan el presente texto intentan una primera aproximación que refleje el desenvolvimiento histórico del Estado...
Rosa Luxemburg Índice Prólogo 4 primera parte: El problema de la reproducción 5 iconFicha de trabajo 2 (parte 1): Planteamiento del problema y búsqueda de información

Rosa Luxemburg Índice Prólogo 4 primera parte: El problema de la reproducción 5 iconÍndice Página
Anexo a-1 Resumen ejecutivo de la Primera comunicación escrita de Guatemala 7 de julio de 2006
Rosa Luxemburg Índice Prólogo 4 primera parte: El problema de la reproducción 5 iconIndice introducción capitulo I: Barranquilla capitulo II: Cartagena capitulo III: Ciénega Grande de Santa Marta conclusión referencias bibliográficas introduccióN
Caribe Colombiano, ha sido la precursora de muchos acontecimientos importantes en nuestro país. Tuvo el privilegio de ser la primera...

Página principal
Contactos

    Página principal



CAPITULO XI Mac Culloch contra Sismondi

Descargar 1.37 Mb.