Descargar 22.01 Kb.


Página1/5
Fecha de conversión10.03.2019
Tamaño22.01 Kb.

Descargar 22.01 Kb.

Rígida Flexibilidad


  1   2   3   4   5

Rígida Flexibilidad


Por: Giulio Chiesa
Raro es el destino de las pala­bras. Flexibilidad: todos la invo­can, pocos la conceden. Rigidez: nadie la pide, todos la practican.

En la "vieja economía" de mis tiempos, flexibilidad era un instrumento usa do para reducir costos o para adaptar la organización a presiones generadas por el mercado, cubriendo dichas accio­nes con una palabra socialmente aceptable.

Hoy, en la "nueva economía", que esencialmente tan "nueva" no me parece, se pretende que flexibilidad sea sinónimo de creati­vidad, velocidad, creación de valor interno y externo a la compañía (ver Tabla 1).

En realidad, la diferencia entre los dos conceptos no es tan grande: la flexibilidad se introduce en el nuevo contexto empresarial para recuperar eficiencia y mejorar el desempei1o. Es cierto que la flexibilidad genera ventajas bien identificables. Sin embargo, el gran peligro reside en la distribución asimétrica de ventajas y costos entre los varios actores de la vida económica y social. Este fenómeno es causa de diferentes percepciones sobre la definición de flexibilidad, provocando que esta mágica pala­bra tome un rol casi ideológico. Es así como, en la literatura gerencial, su connotación es, a veces acriticamente positiva mientras que, en la literatura sociopolítica (sindical sobretodo) su connotación llega a ser demoníaca.

El mejor ejemplo que pode­mos ofrecer para resolver el dilema es -como en innumerables oca­siones- el cuerpo humano, vivo ejemplo de la perfección. En una antigua clase de fisiología (1950), el joven profesor sugería que la belleza y funcionalidad del cuerpo humano son la resultante de rigi­dez (estructura ósea) y flexibilidad (articulaciones, tejidos conectivos, músculos). En otras palabras, la flexibilidad necesita de la rigidez y, además, tiene un significado específico (no genérico) para cada función.

En un artículo publicado ori­ginalmente en la MIT Sloan Mana­gement Review del otoño 2001, reproducido en Junio de 2002 en la revista Gestion, varios auto­res italianos1 adoptan el modelo fisiológico ofreciendo interesantes consideraciones sobre la redefi­nición hecha recientemente por Benetton de su red global de pro­veedores y distribuidores. Cito ad libitum por la claridad expresiva de los autores:

"En pos de ese objetivo (esta­blecer un contacto de primera mana con el cliente final, contacto que anteriormente nunca existió), la compañía ha decidido conservar su estructura en red, pero esta modificando (flexibilizando) la naturaleza de esa red. Mientras sus principales competidores siguen aferrándose a la practica de subcontratar funciones y activi­dades, Benetton se orienta hacia la integración vertical ('vieja economía... ") y la centralización. Apuesta -quizá contra la corriente­ a que podrá mantener su flexibili­dad y lograr altos rendimientos con una arquitectura de red mas compleja que le permita supervi­sar directamente los procesos de negocio críticos de toda la cadena de abastecimiento".

Regresando a la "nueva eco­nomía”, mucho se discute si es un fenómeno pasajero o algo durable. Se toma el Nasdaq como termómetro, muy probablemente falaz sea en su curva ascendente como en su precipitosa caída. Lo cierto es que estamos en presencia de una revolución tecno1ógica, a decir de un cambio violento en el paradigma técnico-económico. Esta revolución se identifica por particulares condiciones que son también de carácter socio-insti­tucional, a decir:



  • drástica reducción en los costos de productos y servicios,

    • oportunidad de "nacimiento" de nuevos productos, así como mejora de estos y de los procesos existentes.

    • mejor aceptación política y social.

  • integración ambiental.

Las organizaciones, que hoy usan nuevos principios organiza­cionales para gobernar la cadena de valor (véase el cambio drástico en los procesos de investigación en la industria farmacéutica), han llegado a entender que la flexibilidad es algo planificadle, o por 1o menos proyectable.


  1   2   3   4   5

Similar:

Rígida Flexibilidad iconEpistemologia economica
Facultad vislumbra y desarrolla un proceso de búsqueda de calidad y flexibilidad en su estructura curricular particular
Rígida Flexibilidad iconCarlos Fuentes, El espejo enterrado, “El barroco del Nuevo Mundo”
La rígida contrarreforma católica también hubo de hacer una concesión a la sensualidad. Ella fue el arte del barroco, la excepción...
Rígida Flexibilidad iconTítulo: El alquiler reclama abrir candados Texto
Texto: La rigidez en la duración de los contratos desincentiva la oferta. ¿Es hora de afrontar una liberalización? La clave podría...
Rígida Flexibilidad iconNovedades de la coyuntura decisionismo, Temeridad y Flexibilidad
Horacio Fernández, Alejandro LopezMieres, Ana Rameri, Alejandro Ventura, Gustavo Lahoud, Mariana Rivolta, Roberto Larosa, Tomás Raffo,...
Rígida Flexibilidad iconEconomía de la empresa
Hechos como la irrupción de la sociedad de la información y la internacionalización de la actividad económica demandan de las organizaciones...
Rígida Flexibilidad iconFlexibilidad laboral y economía informal
Los sindicatos, ahora debilitados, tienden a desaparecer. La prestación social (salario indirecto) pasa de una negociación mediada...
Rígida Flexibilidad iconTundra consultores aie fondoformacion
La necesidad de realzar la flexibilidad de las organizaciones y de los individuos al acercar el trabajo al hombre en lugar del hombre...
Rígida Flexibilidad iconAsunto: NoticiasdelCeHu 295/06 La agonía de la globaliza
Algunos creen que asistimos al comienzo del fin de la globalización. ¿Eso debería alegrarnos o irritarnos? Una cosa es que los franceses...
Rígida Flexibilidad iconProfesorado en Ciencias Políticas
Esos cambios requieren, de las organizaciones y de las personas, flexibilidad, capacidad de innovación para recrear el medio, conocimiento...