Descargar 47.1 Kb.


Página1/3
Fecha de conversión13.04.2018
Tamaño47.1 Kb.

Descargar 47.1 Kb.

Renovaciones en el sistema de planificación de la


  1   2   3



RENOVACIONES EN EL SISTEMA

DE PLANIFICACION DE LA ECONOMIA

NACIONAL DE VIET NAM
Tran Xuan Gía1

Señor presidente

Distinguidos invitados extranjeros

Compañeros y amigos cubanos


Ante todo, permítanme expresar nuestro profundo agradecimiento a los amigos cubanos por haberme brindado la posibilidad de realizar esta visita a Cuba y participar en este seminario de alto nivel con un tema tan interesante como éste.
También me siento muy complacido de poder intercambiar, en esta ocasión, nuestras opiniones con colegas cubanos y de otros países amigos sobre las experiencias de Vietnam en el proceso de la renovación del sistema de planificación de la economía nacional.
Compañeros cubanos,

Colegas invitados,


Después de la reunificación de Vietnam en 1975, al término de una larga guerra, nuestro país entró en una nueva etapa de desarrollo de la economía nacional, enfrentando enormes dificultades debidas a que el punto de partida de la economía del país estuvo a un nivel muy bajo, así como también que debido a las prolongadas guerras, en todos estos años los mecanismos de gestión económica del país no podían lograr la fuerza motriz adecuada para el desarrollo.
En el período comprendido entre 1976-1985, la economía de Vietnam estuvo casi estancada. El ingreso nacional de la producción no fue suficiente durante muchos años para cubrir los gastos y el país prácticamente no lograba la acumulación interna en la economía.
Durante ese tiempo, para responder a cualquier necesidad de inversión de envergadura, había que recurrir a la asistencia procedente de la antigua Unión Soviética y otros países miembros de la vieja comunidad socialista. El valor total anual de estas asistencias a veces sobrepasaba los miles de millones de dólares.
En medio de una economía subdesarrollada y con mecanismos de gestión económica aún no renovados, la producción mercantil era insuficiente, al mismo tiempo que la calidad de las mercancías también era baja. A pesar de que en nuestro país la mayor parte de la población se dedica a la producción agrícola durante muchos años nos vimos obligados a importar anualmente cientos de miles de toneladas de arroz y azúcar.
Por otra parte, las actividades de exportación fueron pequeñas; la importación sobrepasaba en alto nivel a la exportación, por lo tanto, la reserva de divisas del país fue agotada, las deudas externas aumentaron. A fines de los años 80, el total de deuda externa de Vietnam sobrepasó el 100% del Producto Interno Bruto (PIB). El ingreso del presupuesto estatal fue muy limitado, lo cual en ciertos momentos obligó a Vietnam a emitir más billetes para equilibrar el presupuesto, lo que al mismo tiempo condujo a una seria inflación. Por ejemplo, en el año 1986, la inflación creció a una cifra récord de 774%, con consecuencias para la economía nacional bien conocidas para todo el mundo, y al mismo tiempo esto provocó muchas dificultades en la vida de la población.
A partir de esa realidad, la renovación en los mecanismos de la gestión económica en Vietnam se convirtió entonces en una demanda natural y urgente con objetivo de crear una nueva fuerza motriz capaz de ayudar a solucionar las dificultades y reactivar la economía nacional.
Por tanto, el proceso de renovación en Vietnam se origina a partir de las necesidades socio--económicas del país, de la misma síntesis de las realidades, especialmente, de las iniciativas que surgieron de todos los sectores laborales de la sociedad obreros, campesinos, intelectuales, con vistas a solucionar las dificultades y retos de la economía nacional, en momentos en que aún el país estaba sometido a un prolongado embargo. Además, durante esos años, las fuentes de asistencia que el país había recibido regularmente de la antigua Unión Soviética y la vieja comunidad socialista iban disminuyendo y llegó un momento en que se interrumpieron bruscamente cuando se desintegró la Unión Soviética. Esto condujo a la economía nacional vietnamita hacia una crisis más grave.
El proceso de renovación de Vietnam se inició desde el año 1986, cuando la inflación se incrementó aún más y las reservas nacionales se redujeron a un nivel más bajo. Entre lo años 1986-1990, la renovación fue para nosotros todo un período de búsqueda y experimento de nuevos mecanismos de gestión, con vistas a encontrar nuevas fuerzas de reanimación económica. Durante ese período, el país se mantuvo en crisis, sin que se lograran crecimientos económicos por encima de 3,9%.
No obstante, gracias a la aplicación gradual de nuevos mecanismos de gestión y nuevas políticas, con las que a las unidades económicas se les otorgó una mayor autonomía, unidas a otras medidas macro--políticas, el país logró poco a poco controlar la inflación, al mismo tiempo que recobraba nuevas fuerzas motrices y liberó las fuerzas de producción, especialmente en la agricultura, con la política de destajo en la producción hasta el nivel de núcleo de familias campesinas. Al mismo tiempo, el país practicaba la reforma de la producción industrial sobre la base del incremento de la autonomía de las unidades productivas de base, así como, se esforzaba por garantizar el mantenimiento estable de la macroeconomía.
En el año 1990, como continuación de la política de renovación, el país trazó la estrategia de estabilización y desarrollo socio--económico para el decenio 1991-2000. En ese momento, el país sufría una inflación de 67%, la acumulación interna de economía fue muy baja y el incremento económico alcanzó, como máximo, un 5%.
Desde el año 1991, el país empezó a aplicar esta Estrategia de estabilización y desarrollo socio--económico hasta el año 2000. Al cabo de estos 10 años, hoy día el país ha salido de la crisis económica que había enfrentado a finales de la década del 80 y principios de la década del 90. Al mismo tiempo, ha obtenido notables logros en distintas esferas de la vida socio--económica. Como resultado de la aplicación de la Estrategia de estabilización y desarrollo económico y social 1991-2000, el Producto Interno Bruto(PIB) de Vietnam se ha duplicado, la estructura de la economía de Vietnam ha registrado importantes transformaciones que marcan la tendencia a incrementar el porcentaje de la industria y los servicios, al mismo tiempo que reduce el de la agricultura.
El incremento económico promedio durante los primeros 5 años, 1991-1995 se elevó al nivel de 8,2%. Mientras tanto, durante los 5 últimos años, a pesar de los efectos ejercidos por la crisis económica regional, el incremento económico de Vietnam alcanzará, según cálculos preliminares, 7% como promedio anual. De esta manera el incremento económico promedio de Vietnam durante los últimos 10 años será de 7,6%.
Al mismo tiempo que los sectores de la industria y los servicios han mostrado una rápida transformación, la estructura de la economía nacional también ha registrado importantes cambios. Si en 1990 el porcentaje que ocupaba la agricultura en el Producto Interno Bruto(PIB) era el 39%, en el año 2000 este índice ha disminuido hasta el 24%. Al mismo tiempo, el porcentaje de la industria y la construcción se ha incrementado notablemente, del 23% del PIB en 1990 hasta el 37% en el año 2000. Por su parte, el sector de los servicios ocupa en el año 2000 el 39% en comparación con el % del año 1990.
Vietnam también ha alcanzado notables logros en el control del crecimiento poblacional, ya que durante la década 1989-1999, el índice de crecimiento poblacional fue de 1,7% como promedio anual y especialmente en el presente año, se estima crezca en 1,53%. Por otra parte, también logramos disminuir rápidamente el índice de pobreza, de 30% en el año 1993 al 15% en 1998 y en alrededor del 11% en el 2000.
La exportación de Vietnam también aumentó rápidamente, de un valor total de 2,4 mil millones de dólares en el año 1990, hasta un valor estimado de 14 mil millones de dólares en el 2000, lo que representa un 45% del PIB.
En el sector de las empresas con inversión extranjera, se ha ejecutado un total de alrededor de 17 mil millones de dólares, es decir, un 45% del total del capital registrado, lo que representa el 12% del PIB y el 35% de la producción industrial. El sector de las empresas con inversión extranjera ha brindado oportunidades de trabajo a unos 350 mil trabajadores, convirtiéndolos en parte integrante de la economía nacional de Vietnam, ya que aporta una gran fuente de ingresos al presupuesto estatal, contribuye en gran parte a la transferencia tecnológica, a la formación de recursos humanos y a la ampliación de mercados para el país. A partir de un nivel casi nulo, hoy día este sector de empresas ha alcanzado un valor total estimado de exportación de unos 6 mil millones de dólares (la mitad de este valor es producto de la exportación de petróleo crudo y gas) de alrededor de 14 mil millones de dólares, que es el valor total de las exportaciones del país.
Mientras tanto, el país ha recibido más de 6 mil millones de dólares por concepto de asistencia oficial de desarrollo (ODA), que han significado un importante aporte al mejoramiento de la infraestructura económica--social, la formación de fuerza laboral, así como, el incremento de la institucionalización y la capacidad del aparato de gestión.
En la agricultura, en los últimos 10 años el país ha alcanzado enormes avances pese a las condiciones climáticas adversas que han imperado. A partir de nuestra condición de país importador de alimentos, en el orden de cientos de miles de toneladas anuales, Vietnam ha incrementado rápidamente su producción alimenticia lo que ha permitido no sólo garantizar la seguridad alimentaria nacional sino también aumentar rápidamente la exportación de arroz, hasta el orden de 4 millones de toneladas anuales, con un valor total de alrededor de mil millones de dólares. Con estos ingresos de divisas, podemos equilibrar las necesidades de importación de materiales para la producción agrícola (por ejemplo, solamente para importar fertilizantes, insecticidas y otros materiales, necesitamos unos 700 millones de dólares cada año). Otros cultivos como el café, el caucho, el marañón, la pimienta y otros, también han aumentado rápidamente su producción para satisfacer la demanda interna y exportar productos por un valor total que sobrepasa los 3 mil millones de dólares.
La rama de la producción pesquera también ha incrementado la producción y la calidad de sus productos, cuya exportación sobrepasa los mil millones de dólares este año. Sus mercados se amplían cada día más.
Es de destacar que en las zonas rurales hemos impulsado el desarrollo de la industria y los servicios, gracias a lo cual, en el valor agregado, la producción agrícola neta es menor y ocupa actualmente alrededor del 69%, mientras que la industria ocupa 17% y los servicios el 14%. Dentro de la economía nacional, el total de trabajadores agrícolas ha disminuido considerablemente, ocupando actualmente el 63%.
La producción industrial se ha incrementado rápidamente aportando cerca del 30% del PIB. Gracias a la rápida aplicación de los logros científicos—tecnológicos y la transparencia de tecnología, la elevación del nivel de los cuadros de gestión y los obreros, la producción, la eficiencia y la capacidad competitiva de la industria se han elevado notablemente. Hasta el momento, el valor de la industria exportable ha alcanzado el 50% del total del valor de la producción industrial.
Además, ya que contamos con nuevos productos de exportación que prácticamente no existían en la lista de productos de exportación del país hace 10 años, tales como el petróleo y el gas, los productos electrónicos, computadoras, las confecciones, el calzado y cueros, etc.
Las obras de la infraestructura económica y social se han mejorado, tales como el sistema de carreteras, el servicio aéreo, la red de puertos marítimos, el sistema de telecomunicaciones, la radiodifusión y la televisión, etc.

El sector de servicios también ha registrado grandes transformaciones. El comercio interior también ha tenido un fuerte impulso, con el 80% de los productos fabricados consumidos en el mercado interno. Por otra parte, el comercio exterior también aumentó rápidamente, aportando el 40% del PIB, mientras que el intercambio comercial en ambas direcciones alcanza más del 90% del PIB, lo que refleja el amplio nivel de la apertura de la economía de Vietnam.


Las actividades financieras, bancarias, de turismo y otras actividades culturales y sociales también se han desarrollado fuertemente. En este año se estima que el aporte de estos sectores será de alrededor del 39% del PIB.
El camino de desarrollo de Vietnam, aún después que emprendimos el camino de la renovación, no ha sido un camino fácil. Para garantizar el desarrollo, tanto acelerado como estable, preconizamos poner en juego al máximo las fuerzas internas del país, así como adoptar de manera más eficiente los nuevos adelantos de la época, entre estos, los avances de la ciencia y la tecnología que tributa la nueva economía, o sea, la economía del conocimiento y la cooperación internacional en medio de la globalización.
Estamos conscientes de que los factores internacionales son tanto favorables como desfavorables, y que presentan tanto oportunidades como retos. También entendemos que las oportunidades no vienen por sí solas, mientras que los retos están presentes con más frecuencia. Por tanto, no esperamos porque alguna “buena suerte” nos llegue, sino que por el contrario, en cualquier circunstancia, preconizamos tomar la iniciativa de impulsar el proceso de renovación que se inició en Vietnam a principios de los años 80 y oficialmente fue promovido por nuestro Partido desde el año 1986, habiendo cosechado positivos resultados.
La empresa de la renovación es todo un proceso de búsqueda y explotación de nuevos caminos sin precedentes, con el tránsito del mecanismo de gestión económica mediante la Planificación Centralizada que se aplicó de manera prolongada durante muchos años en un país en vías de desarrollo y con bajos ingresos, que además enfrentaba las serias consecuencias dejadas por la guerra y que pasó hacia los nuevos mecanismos de la economía de mercado con orientación socialista, con lo cual nos proponemos poner en juego al máximo los factores internos, en primer lugar, el factor humano y las características culturales, al mismo tiempo que ampliar las relaciones con la comunidad internacional con miras a las metas de lograr un pueblo rico, un país poderoso, una sociedad justa, democrática y civilizada.
A pesar de haber alcanzado ciertos logros, Vietnam es todavía un país en vías de desarrollo, con bajos ingresos per cápita. Añadidas a estas realidades debemos destacar las serias consecuencias dejadas por prolongadas y encarnizadas guerras que sufrió el país y que no ha sido fácil resolver rápidamente.
Por lo tanto, el PIB per cápita del país en el año presente, calculado sobre la base del dólar norteamericano, es solamente de 400 USD como promedio anual. La distancia de desarrollo ente Vietnam y otras naciones, ante todo, las naciones de la región, es aún muy grande.
Actualmente el Ingreso Interno Bruto per cápita de Vietnam equivale solamente al 33% del promedio de los países de la Asociación de las Naciones del Sudeste asiático--ASEAN (que es de unos 1.200 dólares), o al 40% de China (de unos 1.000 dólares .) Si hacemos la comparación sobre la base de poder adquisitivo, el PIB per cápita de Vietnam es de unos 1.755 dólares, aún más bajo que el de China (de unos 3.275 dólares), o Tailandia (de unos 6.020 dólares).
La capacidad competitiva de la economía de Vietnam en general, y de las mercancías vietnamitas es todavía poca. Por tanto, uno de los retos de nuestra economía hoy día es que tenemos que concentrar todas las fuerzas para rebasar el peligro de estar más atrasados con respecto a otras naciones en la región, sobre todo, cuando la región de Asia y el pacífico se ha mostrado como la región de más dinámico desarrollo económico y ya deja ver la recuperación después de la crisis.
Entendemos que una importante solución para sacar el país de la pobreza y el subdesarrollo es el cambio de los mecanismos de gestión, entre los cuales, el mecanismo de la planificación crea un fuerte estímulo para todos los pobladores y empresas, dentro y fuera del país, para participar en las actividades económicas de manera positiva y dinámica.
Estimados delegados:
En el trabajo de planificación, hemos realizado transformaciones en 3 aspectos que señalaremos a continuación:

      1. Transformación del modelo de planificación de mando y orden, con las entregas de las tareas y metas concretas por parte del organismo de gestión central a las empresas de base, lo que equivalía a la eliminación de la dinámica de las unidades de producción por el mecanismo de planificación con carácter orientador, que mantiene estrecho vínculo con el mercado, está regido por estipulaciones jurídicas, mecanismos y políticas. En el viejo mecanismo, a las unidades económicas, incluso hasta a las familias campesinas le eran entregados los planes y metas de producción y abastecimiento de productos. Hasta el momento, los planes y metas cuantitativos sólo se mantienen en algunas unidades de producción de gran importancia para la economía nacional, por ejemplo, la producción eléctrica.




      1. Transformación del modelo de planificación de la economía unisectorial, principalmente en el sector de las empresas estatales por el mecanismo de planificación para la economía multisectorial, que incluye tanto los sectores públicos como privados. De esta manera los cálculos para los equilibrios de planes y los pronósticos socio--económicos abarcan todas las actividades de las sociedad, incluidos todos los sectores públicos y privados, dentro y fuera del país.




      1. Transformación del modelo de planificación de la economía cerrada por el mecanismo de ligar la economía nacional con mercado internacional, es decir, el mecanismo abierto. De esta manera, los trabajos de planificación abarcan también las actividades del comercio internacional, el acceso a las fuentes de inversión extranjera directa (FDI) y la asistencia oficial para el desarrollo (ODA) para ponerlas al servicio del desarrollo del país.

Estas transformaciones se realizan paso a paso y se corrigen según las realidades demandan. Gracias a tales transformaciones, hemos alcanzado algunos del los logros siguientes:



      1. Sobre la base de la planificación concebida por orientaciones para lograr metas, las unidades económicas tienen mayores posibilidades de tomar por sí solas las iniciativas para operar. La economía ya logró recuperarse de la crisis y entró en un período de buen ritmo de desarrollo. El incremento económico promedio en el quinquenio 1991-1995 fue de 8,2%. El del quinquenio 1996-2000 se estima en 7,6%, mientras que el total del Producto Interno Bruto se ha duplicado en estos 10 años.




      1. Si se calcula según la tasa oficial de cambio, entonces, en 1990, el PIB per cápita fue de unos 124 USD, mientras que en el año 2000, este índice es de 400 USD, quiere decir que se triplicó. Gracias al desarrollo económico, el índice de ahorro interno (domestic saving) ha aumentado considerablemente, de casi 0 en 1990 hasta cerca del 27% del PIB en el 2000. Gracias a esto, el aporte del fondo interno durante el período 1996-2000 ha ocupado el 60% del total del fondo de inversión de toda la sociedad, lo que ha contribuido de manera muy importante al incremento de la economía nacional en medio de una disminución de las fuentes de inversión del exterior como efecto de la crisis económica regional. Esto también demuestra las posibilidades de desarrollo bastante dinámico de la economía nacional.




      1. Mientras el sector de la economía estatal sigue siendo consolidado con la creación de grandes corporaciones estatales de acuerdo al modelo de fuertes grupos económicos, las que están ampliando su operación hacia el mercado internacional. Este sector de la economía estatal también abarca a las empresas que operan en las esferas bancarias, financiera y otros dominios, aportando el 40% al PIB.

Mientras tanto, los sectores de la economía no estatal han aportado cerca del 50% del PIB. Los nuevos modelos de gestión especialmente el mecanismo de trabajo a destajo para la producción en la agricultura, las políticas de desarrollo de granjas rurales han ayudado a impulsar la producción agrícola, forestal y la pesca.


Sólo hasta el año 1999, fueron creadas más de 45.000 granjas, las que han dado posibilidades de empleos directos a más de 700 mil trabajadores y empleos indirectos a millones de trabajadores. Esto ha contribuido a resolver la situación de desempleo en las zonas rurales.
Especialmente, la promulgación de la Ley de empresas, que entró en vigor el 1ero del año 2000 (en sustitución a 2 viejas leyes que regían las actividades de empresas privadas) ha contribuido a hacer más dinámica la economía nacional y ha brindado posibilidades para que este sector no estatal haya registrado un índice de incremento sin precedentes. Por ejemplo, el valor de la producción industrial de los sectores no estables registró un índice de incremento del 19%, más alto que el del sector de la economía estatal o que el del sector de las empresas industriales con inversión extranjera.
Por su parte, el sector de la economía con inversión extranjera ha registrado sucesivamente índices de incremento altos, especialmente en la industria con una dinámica de más del 20%. Es de destacar que Vietnam promulgó por primera vez la Ley de Inversión Extranjera en 1988. En este año 2000, en momentos en que la economía nacional esta recobrando la dinámica de incremento, estamos logrando atraer más proyectos nuevos y autorizar el incremento de los fondos para viejos proyectos ya autorizados, aumentando del total de inversión extranjera a más de 2 millones de dólares, mientras que el capital de inversión extranjera realizado ya alcanza más de mil millones de dólares.
En consecuencia, con la política de integrar de manera activa la economía nacional con la economía regional e internacional, Vietnam ha logrado un rápido desarrollo en la exportación, de un valor total de unos 2 millones de dólares en 1990, hasta el valor total de 14 mil millones en el presente año, lo que equivale al 40% del PIB.
Por otra parte, el país ha logrado ejecutar alrededor de 7 mil millones de dólares de la ODA, lo que constituye una importante fuente de inversión para mejorar la infraestructura de la economía nacional (tales como las carreteras, el transporte, las telecomunicaciones, el abastecimiento, el alcantarillado, la electricidad); al igual que la infraestructura social como escuelas, hospitales, museos, casa de cultura, etc.
El país ha logrado también ejecutar más de 17 mil millones de dólares por concepto de inversión extranjera directa, lo que ha contribuido a crear nuevas capacidades productivas de más alta competitividad en distintas ramas económicas, las cuales aportan hoy día más del 35% del total del valor de la producción industrial y el 12% del PIB.
Materializando los compromisos internacionales con la Asociación de las Naciones del Sudeste asiático (ASEAN) y el Acuerdo de Libre Comercio de ASEAN (AFTA), el Forum de Cooperación Económica de Asia y el Pacífico (APEC) y el Encuentro de Asia y Europa (ASEM), Vietnam está integrándose de manera activa regional e internacionalmente, al mismo tiempo, que se esfuerza por elevar la competitividad de su economía. Vietnam ha firmado los Acuerdos de Comercio y cooperación con distintos países, con los cuales, se comprometen a brindarse entre sí condiciones de prioridades tales como evitar la doble tasación, el trato nacional normal, entre otros. Vietnam también valora altamente la cooperación subregional, en lugares tales como la subregión del Mekong, el pasillo Este—Oeste, etc.
Entre estas relaciones con los países vecinos, los Acuerdos de alto nivel entre Vietnam y China sobre las relaciones de nuevo tipo, materializados en acuerdos como el de “Buena Vecindad, cooperación multifacética, prolongada estabilidad y mirando hacia el futuro” están ayudando a ampliar las relaciones económicas bilaterales y a alcanzar los Acuerdos sobre la frontera terrestre entre ambos países.
Por su parte, el hecho que Vietnam firmara con Estados Unidos el Acuerdo de Comercio, en el mes de julio pasado, también constituye un nuevo paso de avance que abre nuevas posibilidades para Vietnam de ampliar la cooperación con la economía internacional.
Al mismo tiempo, estamos conscientes de los puntos débiles y deficiencias de nuestra economía, especialmente la baja eficiencia y pobre competencia. Sabemos que los retos serán cada día mayores porque a medida que avanza el proceso de integración económica, la barrera de impuestos disminuiría y si nuestras mercancías no logran mejorar rápidamente su calidad y disminuir sus costos de producción, será difícil evitar pérdidas en el mercado. Este reto también es mayor para nosotros cuando los 6 países más avanzados de la ASEAN se han comprometido a cumplir el AFTA (o el Libre Comercio de la ASEAN) con un año más de antelación, es decir, a partir del año 2002, para acelerar el proceso de integración económica regional.


  1   2   3

Similar:

Renovaciones en el sistema de planificación de la iconReforma del sistema de planificacióN
Ahora me es muy grato explicar a ustedes la reforma del sistema de planificación en China
Renovaciones en el sistema de planificación de la iconLa planificación y el Estado argentino: agencias, expertos, modelos foráneos e impacto regional (1933-1983)
Título: Las formas de planificación cepalina. De la técnica de programación a una teoría general de la planificación
Renovaciones en el sistema de planificación de la iconTtema planificación de rrhh
La planificación de recursos humanos en las administraciones públicas. La oferta de empleo público. Los planes de empleo. Otros instrumentos...
Renovaciones en el sistema de planificación de la iconPresentacióN
El Entorno De La Planificación y el Rol Del Ministerio De Planificación y desarrollo (mpd) 11
Renovaciones en el sistema de planificación de la iconPlazas ofertadas
Proyecto: Planificación para el desarrollo. Una experiencia profesional en la oficina de planificación del iddi
Renovaciones en el sistema de planificación de la iconTerminos de referencia
Diseño del sistema de planificacióN, segumiento, evaluación y gestión del conocimiento del proyecto promecom
Renovaciones en el sistema de planificación de la iconFacultad de Ingeniería de Seguridad Industrial y Minera
Propuesta de un plan para la planificación y control del sistema de gestión de seguridad y salud en el trabajo utilizando las herramientas...
Renovaciones en el sistema de planificación de la iconHilario Barcelata Chávez
Es Doctor en Finanzas Públicas. Realizó estudios de Maestría en Desarrollo Regional por la Universidad Veracruzana y de Planificación...
Renovaciones en el sistema de planificación de la iconLa planificación en la Provincia de Santa Fe
El análisis se completa con un estudio comparado del sistema de inversión y banco de inversión de Santa Fe con las otras experiencias...

Página principal
Contactos

    Página principal



Renovaciones en el sistema de planificación de la

Descargar 47.1 Kb.