Descargar 378.92 Kb.


Página15/67
Fecha de conversión08.05.2018
Tamaño378.92 Kb.

Descargar 378.92 Kb.

 2. Globalización económica


1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   ...   67


2. Globalización económica




La globalización es un fenómeno caracterizado por la integración rápida del comercio, finanzas e inversión a escala global, y la internacionalización de la producción, resultando en la reestructuración de economías nacionales y globales. Por ejemplo: el comercio global de bienes hoy constituye el 40% del producto bruto interno (PBI), mientras que en el año 1990 correspondía al 32%. Por otra parte, los flujos comerciales internacionales se han ampliado exponencialmente en más del 180% a partir de 1990, y actualmente ascienden al 29.1% de PBI global.
En su forma actual, la globalización económica está moldeada por el paradigma de desarrollo neoliberal que, como se mencionó en el capítulo anterior, impulsa la disminución del rol del estado y la importancia del mercado para distribuir los recursos de manera eficiente. Se supone que la desregulación de los mercados, el libre comercio y la liberalización financiera incrementarán la competencia, la eficiencia y un crecimiento económico más rápido. Este crecimiento económico permitiría que los países en desarrollo alcancen estándares similares a los desarrollados.

Dentro de este paradigma neoliberal se olvida el simple reconocimiento que los mercados pueden fallar. La política asociada a la globalización económica, muchas veces ha fracasado y no ha resultado en el rápido crecimiento económico que prometía y sobre todo en el “derrame” que ese crecimiento produciría.

Por otra parte, el crecimiento económico medido en términos del incremento del valor monetario de la producción de bienes y servicios de un país (PBI: Producto Bruto Interno o Ingreso Nacional), no implica en sí mismo bienestar: mide cantidad pero no distribución. Tampoco mide el trabajo de cuidado que realizan las mujeres ni la economía de subsistencia que representa un porcentaje importante de la producción de los países en desarrollo. Por último, ignora consecuencias ambientales y desastres ecológicos producidos por el crecimiento económico.
No hay duda que la globalización económica, tiene como protagonistas a las empresas transnacionales que son las grandes artífices y principales beneficiarias del proceso en curso (CEPAL, 2004). El énfasis en la competencia y ganancia ha producido una tremenda concentración de la riqueza en pocas manos. Por eso, la controversia creciente que rodea a la globalización económica se centra en las asimetrías entre países, entre sectores al interior de los países, en la sustentabilidad ecológica y en la equidad de género.

L


La reciente proliferación de “talleres del sudor” (sweatshops) está indudablemente ligada a la globalización. Los signos característicos de la nueva economía global son la creciente movilidad y flexibilidad del capital financiero. Las corporaciones transnacionales tienen ahora más libertad que nunca para relocalizar sus plantas en cualquier país que pueda proveerles mano de obra más barata y menores regulaciones. Si los “talleres del sudor” se transformaron en una metáfora de los excesos de la globalización, es porque la industria del vestido, con baja incorporación tecnológica y uso intensivo de mano de obra barata, es el máximo exponente de la ola de globalización promovida por las corporaciones. La raíz de la existencia de los “talleres de sudor” es la combinación de de la desesperada avidez de ganancias de las empresas y la igualmente desesperada búsqueda de inversiones de los gobiernos. Ambas son responsables del deterioro cada vez maor de las condiciones de trabajo. www.globalexchange.org
as políticas económicas, así como también los sistemas e instituciones, no impactan de la misma manera en los hombres y en las mujeres. Esto es así porque no se puede separar la economía del contexto sociocultural en donde hombres y mujeres se encuentran inmersos. La economía usa, refuerza y a veces transforma las relaciones entre hombres y mujeres, y en consecuencia exacerba (o reduce) las desigualdades basadas en el género.

Por tal motivo, y para entender los impactos de la globalización, hay que hacer hincapié en los diferentes roles que cumplen tanto hombres como mujeres en la sociedad y también su inserción diferencial en el mercado de trabajo. Además de mayores dificultades para el acceso y ascenso en el empleo y los menores salarios, las mujeres suelen estar segregadas en las profesiones consideradas “femeninas”, de baja calificación y remuneración (por ejemplo, el servicio doméstico). También se encuentran ampliamente representadas en el sector informal. Es innegable que también se han agudizado las asimetrías intra-género, es decir, entre las mujeres. Mientras los procesos económicos de la globalización han incrementado oportunidades de empleo y fueron beneficiosos para muchas mujeres, estos mismos procesos han mantenido las inequidades y hasta disminuido el potencial y la capacidad de las mujeres pobres para desarrollar relaciones igualitarias recíprocas con los hombres y con el resto de la comunidad.


¿Más trabajos para las mujeres? Los defensores de la globalización económica afirman que la eliminación de tarifas y de otras barreras al libre flujo de bienes y servicios y la adopción de estrategias orientadas a la exportación, no sólo han promovido crecimiento, sino también han beneficiado a muchas mujeres en países en vías de desarrollo, en términos de la ampliación del empleo asalariado, que condujo a una disminución en la brecha salarial entre hombres y mujeres, mejorando su nivel económico en comparación con el de los hombres. Es cierto que en las últimas décadas se observa una mayor participación de las mujeres en el trabajo remunerado, tendencia que se denomina “feminización del mercado de trabajo” y en consecuencia, a un incremento en el ingreso de mujeres antes involucradas sólo en tareas no remuneradas.

Pero la globalización económica y la liberalización comercial en muchos países de América Latina tuvo como consecuencia el ingreso de productos importados a bajo costo, el quiebre de muchos establecimientos productivos y el aumento del desempleo, que afecta de manera proporcionalmente mayor a las mujeres.

En otros países en cambio, se evidencia un aumento de los puestos de trabajo femeninos en la industria manufacturera orientada a la exportación, sobre todo en ramas intensivas en mano de obra, como la textil, vestimenta o electrónica. Muchas de estas actividades se desarrollan en zonas de procesamiento de exportaciones o “maquilas”, con bajos estándares laborales y altos niveles de explotación. Se dan en países que tienen ventajas para la competencia sobre la base de menores costos laborales y esto favorece la expansión del empleo femenino. Esta tendencia se apoya en el hecho de que el trabajo de las mujeres es más barato, más flexible, son más dóciles y menos inclinadas a organizarse sindicalmente, pueden adaptarse con mayor facilidad al trabajo repetitivo y se entrenan fácilmente.

Se puede suponer que las oportunidades de empleo tienen el potencial de autonomía de las mujeres y su bienestar social. Sin embargo, el empleo generado por la liberalización del comercio también ha servido para disfrazar, mantener e incluso agravar las desigualdades del género. Es importante analizar las condiciones bajo las cuales las mujeres se incorporaron al mercado de trabajo:



1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   ...   67

Similar:

Relación entre economía y género icon¿Qué relación tiene el sistema financiero con la economía?
La literatura económica ha destacado nuevos argumentos para precisar la relación que existe entre crecimiento económico y finanzas....
Relación entre economía y género iconMaestría Virtual en Género, Sociedad y Política Título intermedio: Diploma Superior en Género y Políticas Públicas area género, sociedad y políticas flacso – argentina
Ana Rico de Alonso, Universidad Piloto y Escuela de Género, u nacional, Colombia
Relación entre economía y género iconNombre : Economía y Género
Seguimiento y evaluación de políticas económicas desde la perspectiva de la equidad de género
Relación entre economía y género iconAsignatura trabajo, Cuidados y Relaciones de Género
Torns T., Recio C. y Duran M. A. “Género, trabajo y vida económica” en Sociología y Genero Díaz C. y Dema S. Eds. Tecnos, Madrid...
Relación entre economía y género iconGuía metodológica para la formación de formadoras/es en género, economía y liberalización comercial
Matriz para el análisis de historias de vida desde la perspectiva de género y los derechos humanos 24
Relación entre economía y género iconRetorno al genero: el postmodernismo y la teoria lesbiana y gay
Sólo se logra con un retorno al género, con la invención de una versión inofensiva del género, con la que las lesbianas y los gays...
Relación entre economía y género iconEvolucion de la economia colombiana
La economía colombiana creció 3,64% entre enero y diciembre de 2003 con relación al mismo período 2002
Relación entre economía y género iconNombre de la asignatura
Distinguir entre el equilibrio macroeconómico interno y el externo así como la relación entre ambos
Relación entre economía y género iconMaster en feminismo y género
Impacto (sobre la igualdad) de género de las políticas públicas. De las políticas de igualdad al mainstreaming de género
Relación entre economía y género icon¿QUÉ relación hay entre la concha de un molusco y la economíA?
Dos términos económicos que reflejan la mentalidad japonesa: Zaibatsu y Keiretsu

Página principal
Contactos

    Página principal



 2. Globalización económica

Descargar 378.92 Kb.