• Documento de los servicios de la DG Competencia con el proyecto de Directrices sobre las ayudas de Estado de finalidad regional para el período 2014-2020
  • Introducción

  • Descargar 0.51 Mb.


    Página1/50
    Fecha de conversión15.04.2018
    Tamaño0.51 Mb.

    Descargar 0.51 Mb.

    Regional state aid


      1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   50



    COMISIÓN
    EUROPEA

    Bruselas, XXX



    […](2012) XXX draft

    Documento de los servicios de la DG Competencia con el proyecto de Directrices sobre las ayudas de Estado de finalidad regional para el período 2014-2020

    (Texto pertinente a efectos del EEE)




    Índice




    1.En virtud del artículo 107, apartado 3, letras a) y c), del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, la Comisión podrá considerar compatibles con el mercado interior las ayudas destinadas a impulsar el desarrollo económico de determinadas regiones menos favorecidas de la Unión Europea. Este tipo de ayudas estatales se denominan ayudas de finalidad regional. 3

    2.El objetivo geográfico distingue a las ayudas de finalidad regional de otras formas de ayuda, tales como las ayudas a la investigación, el desarrollo y la innovación, el empleo, la formación o el medio ambiente, las cuales persiguen otros objetivos de interés común con arreglo al artículo 107, apartado 3, del TFUE, [si bien en ocasiones los índices de ayuda son superiores en el caso de las regiones menos favorecidas como reconocimiento a las dificultades específicas a que estas se enfrentan]. 3

    3.Las ayudas de finalidad regional únicamente pueden desempeñar un papel eficaz si se aplican de manera moderada y proporcional y se concentran en las regiones más desfavorecidas de la Unión Europea. En particular, los límites de ayuda admisible deben reflejar la gravedad relativa de los problemas que dificultan el desarrollo de las regiones de que se trata. Además, las ventajas que las ayudas ofrezcan de cara al desarrollo de una región desfavorecida deben compensar con creces el falseamiento de la competencia a que den lugar. La importancia atribuida a las ventajas proporcionadas por la ayuda podrá variar según la excepción que se aplique, de modo que podrá aceptarse un mayor falseamiento de la competencia en el caso de las regiones más desfavorecidas contempladas en la letra a) del apartado 3 del artículo 107, apartado 3, letra a) que en el de las contempladas en la letra c) del mismo artículo. 3

    4.El objetivo principal del control de las ayudas estatales en el ámbito de las ayudas de finalidad regional es permitir el desarrollo regional asegurando al mismo tiempo unas condiciones equitativas entre los Estados miembros, en particular evitando la competición por las subvenciones que puede producirse al intentar atraer o conservar actividades en zonas menos favorecidas de la UE, y limitar al mínimo necesario los efectos de la ayuda de finalidad regional sobre el comercio y la competencia. 3

    5.En las presentes Directrices, la Comisión expone las condiciones en las que las ayudas de finalidad regional podrán ser consideradas compatibles con el mercado interior y establece los criterios para detectar las zonas que cumplen las condiciones del artículo 107, apartado 3, letras a) y c), del TFUE. 3

    6.Las ayudas de finalidad regional solo pueden ser efectivas para impulsar el desarrollo económico de zonas menos favorecidas si van destinadas a zonas determinadas y si se conceden para inducir inversiones adicionales o una actividad económica en dichas zonas. En determinados casos muy limitados y concretos, las desventajas de una zona para atraer y mantener una actividad económica pueden ser tan graves o permanentes que la ayuda a la inversión por sí sola puede no ser suficiente para hacer posible el desarrollo de dicha zona. Solo en tales casos, la ayuda regional a la inversión podrá complementarse con ayuda regional de funcionamiento no vinculada a una inversión. 4

    7.En la Comunicación sobre la modernización de las ayudas estatales, de 8 de mayo de 2012, la Comisión anunció tres objetivos de modernización del control de las ayudas estatales: 4

    8.En particular, la Comunicación pedía un enfoque común en la revisión de las distintas directrices y marcos, basado en el fortalecimiento del mercado interior, fomentando una mayor eficacia en el gasto público mediante una mejor contribución de las ayudas estatales a los objetivos de interés común y un examen más profundo del efecto incentivador, de la limitación de la ayuda al mínimo necesario y de los posibles efectos negativos de la ayuda sobre la competencia y el comercio. 4

    9.Ámbito de aplicación y definiciones 4

    9.1.Ámbito de aplicación de las ayudas de finalidad regional 4

    10.Las grandes empresas tienden a verse menos afectadas que las pequeñas y medianas empresas (PYME) por las desventajas regionales para invertir o mantener la actividad económica en zonas menos desarrolladas. En primer lugar, las grandes empresas pueden obtener con más facilidad capital y créditos en los mercados mundiales y están menos condicionadas por la mayor limitación de la oferta de servicios financieros de una determinada región desfavorecida. Las inversiones de las grandes empresas pueden producir economías de escala que reducen los costes iniciales derivados de su ubicación y en muchos aspectos no están ligadas a la región en la que se realiza la inversión. En segundo lugar, las grandes empresas que realizan inversiones poseen una considerable capacidad de negociación con las autoridades, lo que puede llevar a que se concedan ayudas sin la debida justificación. Por último, las grandes empresas es más probable que sean operadores importantes en el mercado en cuestión y, por consiguiente, la inversión para la que se concede la ayuda puede modificar las condiciones de competencia en dicho mercado. Como resultado de ello, el efecto incentivador y la proporcionalidad de dicha ayuda tal vez no se garantice, dando lugar a falseamientos importantes de la competencia. 4

    11.Habida cuenta de los efectos falseadores potencialmente elevados, las ayudas regionales no pueden concederse a grandes empresas para sus inversiones en zonas que pueden acogerse a ayuda regional con arreglo al artículo 107, apartado 3, letra c), del TFUE. Además, las grandes empresas no pueden recibir ayuda de funcionamiento incluso en zonas que pueden acogerse a ayuda con arreglo al artículo 107, apartado 3, letra a), del TFUE. Sin embargo, las grandes empresas pueden recibir ayuda de funcionamiento en regiones ultraperiféricas tal como se definen en el artículo 349 del TFUE y en zonas con muy baja densidad de población definidas en los puntos (1)(a)(1)a) y (1)(a)(1)b) de las presentes Directrices. 5

    12.A tenor de las Directrices comunitarias sobre ayudas estatales de salvamento y de reestructuración de empresas en crisis, tampoco puede concederse ayuda regional a las empresas en crisis. 5

    13.Las ayudas regionales al sector del carbón, del acero y de las fibras sintéticas no serán consideradas compatibles con el mercado interior. 5

    14.No puede concederse ayuda de funcionamiento a empresas cuya principal actividad entre en el ámbito de la Sección K «Actividades financieras y de seguros» de la nomenclatura estadística de actividades económicas NACE Revisión 2 o a empresas que realicen actividades intragrupo y cuya principal actividad entre en la categorías 70.10 «Actividades de las sedes centrales» o 70.22 «Otras actividades de consultoría de gestión empresarial» de la NACE Rev. 2. 5

    15.Las presentes Directrices se aplicarán a la ayuda regional en todos los sectores de actividad económica, exceptuando la pesca y la acuicultura, la agricultura y el sector del transporte, los cuales se rigen por normas especiales establecidas en instrumentos jurídicos específicos, que pueden quedar total o parcialmente exentos de las presentes Directrices. 5

    16.Las infraestructuras de red de banda ancha, las infraestructuras relacionadas con la energía y el medio ambiente y las infraestructuras de I+D+i) pueden beneficiarse de ayudas regionales a la inversión si, además de las condiciones impuestas en las presentes Directrices de ayudas de finalidad regional, cumplen también las condiciones específicas expuestas a continuación. En el caso de las infraestructuras de banda ancha, i) la ayuda puede concederse únicamente en zonas en las que no se disponga de infraestructuras comparables; ii) las redes para las que se conceda la ayuda deben proporcionar acceso mayorista a todos los operadores terceros sobre una base abierta y no discriminatoria y iii) el beneficiario de la ayuda será seleccionado sobre la base de una licitación de conformidad con los puntos 78 c) y d) de las Directrices sobre banda ancha. [En el caso de las infraestructuras relacionadas con la energía, la magnitud de los costes subvencionables para inversiones relacionadas con la generación de energía estará sujeta a la consulta sobre las Directrices sobre ayudas estatales para el medio ambiente y la energía y a la consulta sobre adecuación de la generación, mecanismos de capacidad y mercado interior de la electricidad. Lo mismo se aplica a la definición de las condiciones de compatibilidad en el ámbito de la energía. Las condiciones relevantes adicionales para las infraestructuras relacionadas con el medio ambiente y las infraestructuras de I+D+i correspondientes a algunos de los objetivos clave de las Directrices sobre ayudas estatales en el ámbito de la energía y el medio ambiente y de las Directrices de I+D+i se integrarán en el borrador del texto de las presentes Directrices sobre ayudas regionales una vez las discusiones sobre las mismas estén suficientemente avanzadas.] 6

    16.1.Definiciones 6

    17.A efectos de las presentes Directrices, se aplicarán las siguientes definiciones: 6

    18.Ayuda regional notificable 8

    19.En principio, los Estados miembros deben notificar la ayuda regional de conformidad con el artículo 108, apartado 3, del TFUE, con la excepción de las medidas que cumplan las condiciones establecidas en los Reglamentos de exención por categorías adoptados por la Comisión con arreglo al artículo 1 del Reglamento (CE) nº 994/98 del Consejo, de 7 de mayo de 1998, sobre la aplicación de los artículos 92 y 93 del Tratado constitutivo de la Comunidad Europea a determinadas categorías de ayudas de Estado horizontales. 8

    20.En particular, los regímenes de ayuda de inversión destinados a sectores específicos de actividad económica y las formas específicas de regímenes de ayudas de funcionamiento siguen estando sujetos a la obligación de notificación de conformidad con el artículo 108, apartado 3, del TFUE por los riesgos más elevados de falseamiento de la competencia y el comercio que presentan. Además, las dos categorías siguiente de ayuda a la inversión individual siguen estando sujetas a la obligación de notificación: 1) las ayudas concedidas sobre la base de un régimen de ayuda existente o fuera de un régimen el importe que supere el umbral de notificación establecido en el punto 22, y 2) cualquier ayuda a la inversión (potencialmente) vinculada al cese de la misma actividad o una actividad similar en el EEE, independientemente de su importe. 9

    20.1.Regímenes de ayuda de inversión destinados a sectores específicos de actividad económica 9

    21.Por regla general, las ayudas de inversión deben concederse conforme a regímenes multisectoriales que deben formar parte integrante de una estrategia de desarrollo regional cuyos objetivos estén claramente definidos. Los regímenes de ayuda de inversión destinados a sectores específicos de actividad económica deben ser notificados. 9

    22.La Comisión considera que un régimen está destinado a sectores específicos de actividad económica cuando solo cubre una actividad o un número limitado de actividades de fabricación o servicios. Los regímenes dirigidos a actividades turísticas y a la transformación y la comercialización de los productos agrícolas no incluidos en el anexo I no se considerarán destinados a sectores específicos de actividad económica. No obstante, los regímenes que incluyen la posibilidad de conceder ayudas a la inversión también en el sector de la construcción naval deben ser notificados. 9

    22.1.Ayuda a la inversión individual por encima del umbral de notificación 9

    23.Un Estado miembro debe notificar la ayuda para un proyecto de inversión cuando la ayuda concedida, de toda procedencia, supere el importe de ayuda máximo autorizado que pueda recibir una inversión con costes subvencionables de 100 millones EUR conforme a la intensidad de ayuda ajustada máxima, mencionada en el punto 16 r). 9

    24.Los umbrales de notificación para las intensidades máximas de ayuda establecidas en la subsección 160.1 se resumen en el cuadro siguiente: 9

    25.Para las inversiones que constituyan un proyecto de inversión único, el Estado miembro debe notificar la ayuda para el proyecto con el inicio de los trabajos más reciente para el que se supera el umbral de notificación. 10

    25.1.Ayudas a la inversión individual (potencialmente) vinculadas al cese de la misma actividad o una actividad similar en el EEE 10

    26.La Comisión considera que la ayuda que da lugar a la reubicación de capacidad existente dentro del EEE puede tener efectos gravemente falseadores de la competencia y el comercio entre Estados miembros. En particular, la ayuda dada en una región puede poner fin prematuramente a una actividad económica existente en la otra región y puede exponer a la economía de esta última a importantes costes de ajuste debidos a fricciones en el mercado laboral y en la redistribución del capital invertido. 10

    27.Por consiguiente, los Estados miembros deben notificar las ayudas de inversión para cualquier proyecto de grandes empresas o PYME cuyo beneficiario haya cesado en la misma actividad o en una actividad similar en el EEE durante los dos años previos a la concesión de la ayuda o tenga previsto cesar en una actividad así en los dos años siguientes después de que se complete la inversión. 10

    27.1.Regímenes de ayudas de funcionamiento regionales 10

    28.En principio, las ayudas de funcionamiento regionales están prohibidas. No obstante, y con carácter excepcional, en zonas «a», incluidas las zonas ultraperiféricas, y en zonas con muy baja densidad de población podrá concederse este tipo de ayudas siempre y cuando así se justifique por su aportación al desarrollo regional y su importe guarde proporción con las desventajas que pretendan paliar. 10

    29.En consecuencia, los siguientes regímenes de ayuda deben ser notificados, por el riesgo más elevado de falseamiento de la competencia y el comercio que presentan: 1) ayudas para reducir las dificultades específicas a las que se enfrentan las PYME en zonas «a»; 2) ayudas para compensar los costes adicionales (que no sean costes de transporte) en las regiones ultraperiféricas; 3) ayudas para evitar o reducir la despoblación en zonas con muy baja densidad de población. 10

    30.Evaluación de la compatibilidad de las ayudas regionales 10

    31.Al evaluar si una medida de ayuda puede considerarse compatible con el mercado interior, la Comisión analiza si el diseño de la medida garantiza que la incidencia positiva de la medida de ayuda, de cara a un objetivo de interés común, supera sus potenciales efectos negativos en el comercio y la competencia. Con este fin, la Comisión considerará si se cumple cada uno de los criterios siguientes: 10

    32.Si al menos uno de los criterios mencionados no se cumple, la medida no se considerará compatible con el mercado interior. En todos los demás casos, la Comisión llevará a cabo una prueba de sopesamiento de los efectos positivos en términos de contribución al desarrollo de la zona contra el potencial falseamiento de la competencia y el comercio. 11

    33.Por otra parte, si una medida de ayuda estatal o las condiciones vinculadas a la misma (incluido el modo de financiación cuando forme parte integrante de la misma) conllevan de manera indisociable una infracción de la legislación UE, la ayuda no puede declararse compatible con el mercado interior. 11

    34.En la presente sección, la Comisión expone las condiciones con arreglo a las que evaluará los criterios anteriores en el caso de las ayudas regionales notificadas. En su caso, se indicará si se aplican condiciones específicas para ayudas a la inversión y ayudas de funcionamiento individuales. 11

    34.1.Contribución a un objetivo común 12

    35.El objetivo de las ayudas regionales es reducir las diferencias en el desarrollo entre regiones de la Unión Europea. Mediante su objetivo de equidad o de cohesión, las ayudas regionales pueden contribuir a la realización de la Estrategia Europa 2020 logrando un crecimiento sostenible e integrador. 12

    35.1.1.Condiciones generales 12

    36.Los regímenes de ayuda de finalidad regional deben formar parte integrante de una estrategia de desarrollo regional cuyos objetivos estén claramente definidos y deben ser coherentes con dichos objetivos y contribuir a su realización. 12

    37.Este sería el caso, en particular, de las medidas aplicadas de conformidad con las estrategias de desarrollo regional definidas en el contexto del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), el Fondo Social Europeo, el Fondo de Cohesión, el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural o el Fondo Europeo Marítimo y de la Pesca con el fin de contribuir en la consecución de los objetivos de la Estrategia Europa 2020. 12

    38.En los regímenes de ayuda fuera de programas operativos financiados con fondos de la política de cohesión, los Estados miembros deben demostrar que la medida es coherente y contribuye a la estrategia de desarrollo de la zona en cuestión. Para ello, los Estados miembros pueden basarse en evaluaciones de regímenes de ayuda estatal anteriores, evaluaciones de impacto realizadas por las autoridades que conceden la ayuda o en dictámenes de expertos. 12

    39.Para garantizar que el régimen de ayuda contribuye a esta estrategia de desarrollo, deberá incluir un sistema que permita a las autoridades que conceden la ayuda establecer prioridades y seleccionar los proyectos de inversión en función de los objetivos del régimen (por ejemplo, sobre la base de un sistema de puntuación formal). En el caso de los regímenes que aplican las prioridades señaladas en los programas operativos apoyados por fondos del Marco Estratégico Común, el Estado miembro puede basar la determinación de prioridades y la selección de proyectos en el resultado de procedimientos similares utilizados en las operaciones financiadas por los fondos. 12

    40.Al conceder la ayuda en virtud de un régimen a proyectos de inversión individuales, la autoridad otorgante debe verificar y confirmar que el proyecto seleccionado contribuirá al objetivo del régimen y, por lo tanto, a la estrategia de desarrollo de la zona en cuestión. 12

    41.A fin de garantizar que la inversión suponga una contribución efectiva y sostenida al desarrollo de la zona en cuestión, la inversión deberá mantenerse en dicha zona durante un mínimo de cinco años, o tres años en el caso de las PYME, desde su finalización. 12

    42.Si las ayudas se calculan en función de los costes salariales, los puestos de trabajo deberán ocuparse en el plazo de tres años desde la finalización de los trabajos. Cada puesto de trabajo creado gracias a la inversión deberá mantenerse en la zona en cuestión a lo largo de un periodo de cinco años desde la primera ocupación del puesto. En las inversiones efectuadas por todas las PYME, los Estados miembros podrán reducir este período de mantenimiento de una inversión o de los puestos de trabajo de cinco años a un mínimo de tres. 12

    43.Para garantizar que la inversión sea viable, el Estado miembro debe garantizar que el beneficiario haga una aportación financiera mínima del 25 % de los costes subvencionables, mediante sus propios recursos o mediante financiación externa, exenta de cualquier tipo de ayuda pública. 13

    44.Para evitar que las medidas de ayuda estatal ocasionen daños al medio ambiente, los Estados miembros deben garantizar también que se lleve a cabo una evaluación de impacto medioambiental cuando así lo exija la legislación nacional o de la EU. 13

    45.En caso de ayudas ad hoc, el Estado miembro debe demostrar que el proyecto es coherente y contribuye a la estrategia de desarrollo de la zona en cuestión y que la ayuda cumple las mismas condiciones que la ayuda a la inversión concedida en virtud de un régimen de ayudas, a menos que se especifique otra cosa. 13

    45.1.1.Ayuda a la inversión individual 13

    46.Para demostrar la contribución regional de la ayuda a la inversión, los Estados miembros pueden utilizar los siguientes indicadores que pueden ser tanto directos (por ejemplo, los empleos directos creados) como indirectos (por ejemplo, la innovación local): 13

    47.Los Estados miembros pueden remitir también al plan de negocios del beneficiario de la ayuda que podría proporcionar información sobre el número de empleos que se van a crear, los salarios que se pagarán (incremento de la riqueza de la economía doméstica como efecto colateral), el volumen de ventas de los productores locales, el volumen de negocios generado por la inversión y su posible beneficio para la zona en forma de incremento de los ingresos fiscales. 14

    47.1.1.Regímenes de ayudas de funcionamiento. 14

    48.Las ayudas de funcionamiento podrán ser consideradas compatibles con el mercado interior si se conceden para los siguientes objetivos: 14

    49.Por consiguiente, la Comisión considerará que la ayuda que se destina a solucionar estos problemas contribuye al desarrollo regional. 14

    50.El Estado miembro debe demostrar la existencia e importancia de estos problemas en la zona en cuestión. 14

    50.1.El mercado no logra el objetivo de equidad 14

    51.Para evaluar si la ayuda estatal es efectiva para alcanzar el objetivo de interés común, primero es necesario tener un diagnóstico del problema que hay que resolver. La ayuda estatal debe ir dirigida a situaciones en las que pueda aportar una mejora material que el mercado por sí mismo no puede lograr. Esto es especialmente cierto en un contexto de recursos públicos escasos. 14

    52.En el contexto actual, por lo que se refiere a las zonas incluidas en el mapa de ayudas regionales según las normas expuestas en la sección 5, la Comisión considera que el mercado no logra los esperados objetivos de equidad sin intervención estatal y, por consiguiente, estas zonas deben poder acogerse a ayuda estatal en virtud del artículo 107, apartado 3, letras a) y c), del TFUE. 15

    52.1.Idoneidad de la ayuda regional 15

    52.1.1.Idoneidad entre instrumentos políticos alternativos 15

    53.La ayuda regional a la inversión no es el único instrumento político de que disponen los Estados miembros para apoyar la inversión y la creación de empleo en las regiones desfavorecidas. De hecho, los Estados miembros pueden utilizar otras medidas tales como el desarrollo de infraestructuras, la mejora de la calidad de la educación y la formación o las mejoras del entorno empresarial. 15

    54.Los Estados miembros indicarán por qué la ayuda regional es un instrumento adecuado para abordar el objetivo común de equidad o de cohesión al introducir un régimen fuera de un programa operativo financiado con fondos de la política de cohesión. 15

    55.Si un Estado miembro decide instaurar un régimen de ayudas sectorial fuera de un programa operativo financiado con fondos de la política de cohesión, demostrará las ventajas de dicho instrumento frente a un régimen multisectorial u otras opciones políticas. La Comisión tendrá en cuenta en especial las evaluaciones de impacto del régimen de ayudas propuesto que el Estado miembro pueda facilitar. 15

    56.Por lo que se refiere a las ayudas ad hoc, el Estado miembro debe demostrar cómo este tipo de ayuda garantiza mejor el desarrollo de la zona en cuestión que una ayuda en virtud de un régimen u otros tipos de medidas. 15

    57.El Estado miembro debe demostrar que la ayuda es adecuada para lograr el objetivo del régimen, en relación con los problemas que la ayuda pretende resolver. Para demostrar que la ayuda es adecuada, el Estado miembro calculará el importe de la ayuda ex ante como un cantidad fija que cubra la cantidad adicional prevista en los costes durante un periodo dado, en lugar de determinarlo en función de los ingresos y gastos reales. En esta última situación, suele haber pocos incentivos para que la empresa contenga los costes y desarrolle la actividad de forma duradera. 15

    57.1.1.Idoneidad entre diferentes instrumentos de ayuda 15

    58.Las ayudas de finalidad regional pueden concederse bajo distintas formas. El Estado miembro debe, no obstante, garantizar que la ayuda se concede en la forma que es probable que genere menos falseamientos del comercio y la competencia. A este respecto, si la ayuda se concede en formas que aporten una ventaja pecuniaria directa (por ejemplo, subvenciones directas, exenciones o reducciones fiscales o de las cotizaciones sociales u otros gastos obligatorios o el suministro de terrenos, bienes o servicios a precios favorables, etc.), el Estado miembro debe demostrar por qué no son adecuadas otras formas de ayuda potencialmente menos falseadoras, como anticipos reembolsables o formas de ayuda basadas en instrumentos de deuda o capital (por ejemplo, préstamos a tipo reducido o bonificaciones de intereses, garantías estatales, la adquisición de participaciones o la obtención alternativa de capital en condiciones favorables). 15

    59.En el caso de los regímenes de ayuda que implementan los objetivos y prioridades de programas operativos, el instrumento de financiación elegido en este programa se considera un instrumento adecuado. 16

    59.1.Efecto incentivador 16

    59.1.1.Condiciones generales 16

    60.La ayuda de finalidad regional solo podrá ser considerada compatible con el Tratado si tiene un efecto incentivador. Se produce un efecto incentivador cuando la ayuda cambia el comportamiento de una empresa de modo que esta emprenda una actividad adicional que contribuya al desarrollo de una zona que no realizaría sin la ayuda, o que realizaría de una manera limitada o diferente o en otro lugar. La ayuda no debe subvencionar los costes de una actividad en los que la empresa incurriría de todos modos ni debe compensar el riesgo empresarial normal de una actividad económica. 16

    61.El efecto incentivador puede demostrarse en dos situaciones posibles: 16

    62.Si la ayuda no modifica la conducta del beneficiario estimulando la inversión (adicional) en la zona en cuestión, puede considerarse que la misma inversión se produciría en la región incluso sin la ayuda. Dicha ayuda carece de efecto incentivador para lograr el objetivo regional y no puede autorizarse como compatible con el mercado interior. Sin embargo, cuando se trata de una ayuda regional concedida a inversiones necesarias para alcanzar niveles fijados por la legislación de la UE, dicha ayuda puede considerarse que tiene efecto incentivador si, sin ella, al beneficiario no le hubiera resultado suficientemente rentable hacer la inversión en la zona en cuestión, ocasionando así el cierre de un establecimiento en esa zona. 16

    63.Los trabajos en el proyecto no deben haber comenzado antes de que las autoridades públicas hayan adoptado la decisión de conceder la ayuda. Por lo que se refiere a las ayudas a la inversión sujetas a notificación, el acto por el que se concede la ayuda debe estar supeditado a la decisión de la Comisión de aprobación de la ayuda. 16

    64.Si los trabajos comienzan antes de haberse adoptado la decisión de las autoridades que conceden la ayuda contemplada en el punto 63, no podrá optar a ayudas el proyecto en su totalidad. 16

    65.Debe utilizarse un formulario de solicitud normalizado que figura en el anexo de las presentes Directrices. En el formulario de solicitud, los beneficiarios deben explicar qué habría ocurrido sin la ayuda (es decir, la situación contrafáctica) indicando qué situación de las descritas en el punto 61 se aplica. 17

    66.Si la ayuda se concede a una gran empresa en virtud de un régimen, la autoridad otorgante debe pedir al beneficiario pruebas del efecto incentivador de la ayuda, como se explica en los puntos 65-68. 17

    67.Las grandes empresas deben presentar pruebas documentales que respalden la situación contrafáctica descrita en el formulario de solicitud. 17

    68.La autoridad otorgante debe realizar una prueba de credibilidad de la situación contrafáctica y confirmar que la ayuda regional tiene el efecto incentivador necesario descrito en el punto 61. Una situación contrafáctica creíble significa que es auténtica y guarda relación con los factores decisorios imperantes en el momento de la decisión del beneficiario por lo que se refiere a la inversión. 17

    68.1.1.Ayuda a la inversión individual 17

    69.En los asuntos que deben notificarse, el Estado miembro debe demostrar a la Comisión la existencia de un efecto incentivador de la ayuda. Tiene que aportar pruebas claras de que la ayuda tiene un impacto real en la elección de la inversión o de la localización. Debe precisar qué situación se aplica. Para permitir una evaluación completa, el Estado miembro debe aportar no sólo información referente al proyecto beneficiario sino también una descripción completa de la situación contrafáctica, suponiendo que ningún Estado miembro concediera una ayuda al beneficiario. 17

    70.En la situación 1, el Estado miembro podría probar que la ayuda tiene efecto incentivador presentando documentos de la empresa que muestren que la inversión no habría sido rentable sin la ayuda. 17

    71.En la situación 2, el Estado miembro podría probar que la ayuda tiene efecto incentivador presentando documentos de la empresa que muestren que se ha hecho una comparación entre los costes y beneficios de la localización en la zona en cuestión y los de la zona alternativa. La Comisión comprueba si estas situaciones comparativas son realistas. 17

    72.Se invita a los Estados miembros, en especial, a basarse en documentos oficiales del Consejo de administración, evaluaciones de riesgo (que incluyan una evaluación de los riesgos inherentes a la localización), informes financieros, planes internos de negocios, dictámenes de expertos y otros estudios relacionados con el proyecto de inversión objeto de la evaluación. Los documentos que contengan información sobre previsiones de la demanda, de costes y financieras, los documentos presentados a un comité de inversión y que desarrollen varias hipótesis de inversión, o los documentos facilitados a las instituciones financieras podrían contribuir a demostrar el efecto incentivador. 17

    73.En este contexto, y en especial en la situación 1, el nivel de rentabilidad se puede evaluar por referencia a los métodos que son práctica estándar en el sector en cuestión, entre ellos métodos para evaluar el valor actual neto del proyecto (VAN), la tasa interna de rentabilidad (TIR) o la rentabilidad media de los fondos invertidos (ROCE). 17

    74.Si la ayuda no modifica la conducta del beneficiario estimulando la inversión (adicional) en la zona en cuestión, no hay un efecto positivo para la región. Por otra parte, si la ayuda no tiene ningún efecto incentivador para lograr el objetivo de equidad o de cohesión, puede considerarse como un fondo gratuito para la empresa. Por lo tanto, la ayuda no se aprobará cuando esté claro que, aun sin la ayuda, se iba a realizar en la región la misma inversión. 18

    74.1.1.Regímenes de ayudas de funcionamiento 18

    75.En los regímenes de ayudas de funcionamiento, la ayuda tiene efecto incentivador si es probable que, sin la ayuda, el nivel de actividad económica en la zona o región en cuestión se reduciría significativamente debido a los problemas que la ayuda pretende resolver. 18

    76.Por tanto, la Comisión considerará que la ayuda induce actividad económica adicional en las zonas o regiones en cuestión si el Estado miembro ha demostrado la existencia y la importancia de tales problemas en la zona en cuestión (véanse los puntos 50 y 57). 18

    76.1.Proporcionalidad de la ayuda/ ayuda limitada al mínimo necesario 18

    76.1.1.Condiciones generales 18

    77.En principio, para que una ayuda regional sea considerada proporcional, debe limitarse al mínimo necesario para inducir una inversión adicional o actividad en la zona de que se trate. 18

    78.Como norma general, la ayuda notificable individualmente se considerará que está limitada al mínimo si el importe de la ayuda corresponde a los costes netos extra de ejecutar la inversión en la zona en cuestión, frente a la situación contrafáctica en la que no hay ayuda. De la misma manera, en el caso de ayudas a la inversión individual en virtud un régimen notificado concedidas a grandes empresas, el Estado miembro debe garantizar que el importe de la ayuda corresponde a los costes netos extra de ejecutar la inversión en la zona en cuestión, frente a la situación contrafáctica en la que no hay ayuda. 18

    79.Para garantizar la previsibilidad y unas condiciones equitativas, la Comisión además aplica intensidades de ayuda máximas para la ayuda a la inversión. En los regímenes notificados, estas intensidades de ayuda máximas sirven como recintos protegidos para las PYME: mientras la intensidad de ayuda se mantenga por debajo del máximo, se considera cumplido el criterio de «ayuda limitada al mínimo necesario». En todos los demás casos, las intensidades de ayuda máximas constituyen un requisito mínimo de proporcionalidad, cuyo objetivo es evitar el uso de ayuda estatal para proyectos en los que el ratio entre el importe de la ayuda y los costes subvencionables se considere elevado y potencialmente falseador. 18

    80.Las intensidades de ayuda máximas se modulan en función de tres criterios: 1) la situación socioeconómica de la zona en cuestión, como indicador de en qué medida la zona necesita seguir desarrollándose y, potencialmente, en qué medida padece una desventaja para atraer y mantener actividad económica; 2) el tamaño del beneficiario como indicador de las dificultades específicas para financiar o ejecutar un proyecto en la zona, y 3) el tamaño del proyecto de inversión, como indicador del nivel esperado de falseamiento de la competencia y el comercio. En consecuencia, se autorizan intensidades de ayuda más elevadas (y que, potencialmente, dan lugar a mayores falseamientos del comercio y la competencia) cuanto menos desarrollada es la región a la que van destinadas, y si el beneficiario de la ayuda es una PYME. En los grandes proyectos de inversión, la intensidad de ayuda se reduce utilizando el mecanismo expuesto en el punto 16(r) y se limita al importe que puede darse a un proyecto con costes subvencionables de 500 millones EUR. 18

    81.En las medidas de cooperación territorial europea, el límite máximo de ayuda de la zona en la que está ubicado un proyecto se aplicará a todos los participantes en el proyecto de cooperación territorial europea, siempre y cuando los costes subvencionables se asignen a un proyecto de inversión inicial. Si un proyecto tiene varias ubicaciones, el límite máximo de ayuda aplicable a dicho proyecto es el que se aplica a la zona en la que se concede el mayor importe de ayuda porque una de las inversiones iniciales está situada en una zona asistida. Sin embargo, en las zonas «c», estas disposiciones solo son aplicables a las PYME conforme a las disposiciones del punto 10 de las presentes Directrices. 19

    82.La ayuda a la inversión debe respetar la intensidad de ayuda máxima o la intensidad reducida para grandes proyectos de inversión. Cuando la ayuda se concede a un beneficiario para varios proyectos iniciados durante el periodo de tres años y que, por tanto, se considera que forman parte de una inversión única, la ayuda debe reducirse para el proyecto que recibe la ayuda por el que se supera el umbral de 50 millones EUR. En el caso de los grandes proyectos de inversión no podrán concederse suplementos a las PYME. 19

    83.La intensidad máxima de ayuda y el importe de ayuda por proyecto debe calcularlos la autoridad otorgante al conceder la ayuda. La intensidad de ayuda debe calcularse sobre la base de un equivalente de subvención bruto, o bien en relación con la inversión subvencionable total o con los costes salariales declarados por el beneficiario de la ayuda al solicitar la misma. 19

    84.Si la ayuda a la inversión calculada en función de los costes de inversión se combina con ayudas a la inversión regionales calculadas en función de los costes salariales, la ayuda total no debe superar el importe máximo de ayuda resultante de cualquiera de los cálculos en función de la intensidad máxima de ayuda autorizable. 19

    85.La ayuda a la inversión puede concederse de forma concurrente en virtud de varios regímenes de ayuda regionales o acumularse con ayuda ad hoc, siempre y cuando la ayuda total procedente de todas las fuentes no supere la intensidad máxima de ayuda autorizable por proyecto que debe calcular de antemano la primera autoridad otorgante. 19

    86.Los activos subvencionables deberán ser nuevos, excepto para las PYME y en el caso de la adquisición de un establecimiento. 19

    87.En el caso de las PYME, también podrán considerarse subvencionables los costes de estudios preparatorios y los costes de consultoría relacionados con la inversión, hasta el 50 % de los costes reales en que se haya incurrido. 19

    88.En el caso de ayudas concedidas para una transformación fundamental, los costes subvencionables deben superar las amortizaciones realizadas relativas a la actividad que se va a modernizar de los tres ejercicios fiscales anteriores. Si la nueva actividad sustituye a una actividad existente y emplea los activos previamente utilizados en la actividad sustituida, los costes subvencionables asignados a la nueva inversión deben superar como mínimo el 200 % del valor contable de los activos que se han quedado obsoletos o se reutilizan, registrados en el ejercicio fiscal anterior al inicio de los trabajos. 19

    89.Los costes relativos a la adquisición de activos materiales arrendados solo podrán tenerse en cuenta en las siguientes condiciones: 20

    90.En el caso de la adquisición de un establecimiento, únicamente deberán tomarse en consideración los costes de la adquisición de activos a terceros no relacionados con el comprador. La operación deberá tener lugar bajo condiciones de mercado. Deberán deducirse los activos para cuya adquisición ya se haya concedido una ayuda antes de la compra. 20

    91.En el caso de las grandes empresas, los costes de los activos inmateriales únicamente serán subvencionables hasta un límite del 50 % del total de los costes de inversión subvencionables del proyecto. En el caso de las PYME, se podrá tomar en cuenta la totalidad de los costes relativos a los activos inmateriales. 20

    92.Los activos inmateriales subvencionables deben permanecer asociados con la zona beneficiaria que puede acogerse a ayuda regional y no deben trasferirse a otras regiones. Los activos inmateriales deben reunir las siguientes condiciones: 20

    93.Los activos inmateriales deberán incluirse en los activos de la empresa y permanecer asociados con el proyecto para el que se concede la ayuda durante al menos cinco años (tres años en el caso de las PYME). 20

    94.Las ayudas regionales podrán también calcularse en función de los costes salariales previstos que se deriven de la creación de puestos de trabajo a través de una inversión inicial. La ayuda solo puede compensar los costes salariales estimados para la persona contratada, calculados durante dos años, y la intensidad resultante no puede superar la intensidad de ayuda aplicable en la zona en cuestión. 20

    94.1.1.Ayuda a la inversión individual 20

    95.En la situación 1 (decisión de invertir) la Comisión verificará si el importe de la ayuda supera el mínimo necesario para que el proyecto sea suficientemente rentable, es decir, aumenta su TIR por encima del parámetro de referencia sectorial o específico de la empresa o de la tasa crítica de rentabilidad. Si no se dispone de ello, también pueden utilizarse como parámetro de referencia las tasas normales de rentabilidad aplicadas por la empresa a otros proyectos de inversión, al coste de capital de la empresa en su conjunto o a la rentabilidad registrada habitualmente en el sector en cuestión. 20

    96.En la situación 2, es decir, un incentivo a la localización, la Comisión comparará el valor actual neto de la inversión para la zona en cuestión con el valor actual neto correspondiente a la inversión en la localización alternativa. Se deben tener en cuenta todos los costes y beneficios relevantes, incluidos, por ejemplo, los costes administrativos, los de transporte, los de formación no cubiertos por ayudas a la formación y también las diferencias salariales. Sin embargo, cuando la localización alternativa se encuentre en el EEE, no se tomarán en cuenta las subvenciones concedidas en esa otra localización. 21

    97.Los cálculos utilizados para analizar el efecto incentivador también pueden utilizarse para evaluar si la ayuda es proporcional. El Estado miembro debe demostrar la proporcionalidad mediante documentos como los mencionados contemplado en el punto 72. 21

    98.La intensidad de ayuda no debe superar la intensidad de ayuda ajustada permisible. 21

    98.1.1.Ayudas de funcionamiento 21

    99.El Estado miembro debe demostrar que el nivel de la ayuda es proporcional a los problemas que la ayuda pretende resolver. 21

    100.En particular, deben respetarse las siguientes condiciones generales: 21

    101.Para que la ayuda compense determinados costes adicionales (que no sean costes de transporte) en las regiones ultraperiféricas, los costes subvencionables deben ser plenamente imputables a una o varias de las desventajas permanentes contempladas en el artículo 349 del TFUE. Estos costes adicionales deben excluir los costes de transporte y cualquier coste adicional que pueda ser imputable a otros factores y debe cuantificarse en relación con el nivel de costes en los que incurren empresas similares establecidas en otras regiones del Estado miembro en cuestión. 21

    102.Para que la ayuda reduzca las dificultades específicas a las que se enfrentan las PYME en zonas «a», el nivel de la ayuda debe reducirse en el curso del régimen. 21

    102.1.Efectos negativos 21

    102.1.1.Consideraciones generales 21

    103.La Comisión señala dos potenciales falseamientos de la competencia y el comercio principales causados por las ayudas de finalidad regional. Se trata del falseamiento en los mercados de producto (que produce fundamentalmente ineficiencias de asignación) y de los efectos de localización (que pueden producir tanto ineficiencias de asignación como problemas de distribución). 21

    104.Un efecto potencialmente lesivo de las ayudas estatales es que impiden que los mecanismos de mercado produzcan resultados eficientes premiando a los productores más eficientes y ejerciendo presión sobre los menos eficientes para que mejoren, reestructuren o abandonen el mercado. Un desarrollo sustancial de la capacidad inducido por la ayuda estatal en un mercado poco productivo (definido más a fondo a continuación) podría en particular falsear indebidamente la competencia pues la creación o el mantenimiento del exceso de capacidad podría dar lugar a una compresión de los márgenes de beneficio y a una reducción de las inversiones de los competidores o incluso a su salida del mercado. Así, como consecuencia de la ayuda estatal, se podría llegar a expulsar del mercado a competidores que de lo contrario podrían mantenerse en él. También se puede impedir la entrada de empresas en el mercado y reducir los incentivos para que los competidores innoven. Esto da lugar a estructuras de mercado ineficientes que también son lesivas a largo plazo para los consumidores. Además, la presencia de ayuda puede hacer a los beneficiarios (potenciales) acomodaticios o más arriesgados. El efecto a largo plazo sobre los resultados globales del sector probablemente será negativo. 22

    105.La ayuda puede también tener efectos falseadores en cuanto a incrementar o mantener un poder de mercado sustancial por parte del beneficiario. Incluso si la ayuda no refuerza el poder de mercado sustancial directamente, puede hacerlo indirectamente, disuadiendo de expandirse a competidores existentes o induciendo su salida o disuadiendo de entrar a nuevos competidores. 22

    106.Aparte del falseamiento en los mercados de producto, la ayuda regional por su naturaleza también afecta a la localización de la actividad económica. Cuando una zona atrae una inversión gracias a la ayuda, otra zona pierde una oportunidad. Estos efectos negativos en las zonas afectadas adversamente por la ayuda podrán sentirse en la pérdida de actividad económica y en los empleos perdidos, incluso a nivel de los subcontratistas. También puede sentirse en la pérdida de externalidades positivas (por ejemplo, efecto de agrupamiento, difusión de conocimientos, educación y formación, etc.). 22

    107.La especificidad geográfica de las ayudas de finalidad regional las distingue de otras formas de ayuda horizontal. Una característica particular de la ayuda regional es que pretende influir en la decisión de los inversores sobre la localización de los proyectos de inversión. Cuando la ayuda regional compensa los costes adicionales que se derivan de las desventajas regionales y apoya la inversión adicional en zonas asistidas sin detraerla de otras zonas asistidas, está contribuyendo no solo al desarrollo de la región sino también a la cohesión y, en definitiva, beneficia al conjunto de la Unión. Por lo que se refiere a los efectos potenciales negativos de localización de la ayuda regional, estos están ya limitados en cierta medida en los mapas de ayuda regional que definen exhaustivamente las zonas subvencionables mediante ayuda regional, teniendo en cuenta los objetivos políticos de equidad y cohesión y las intensidades de ayuda máxima permitidas. No obstante, sigue siendo importante entender lo que habría sucedido sin la ayuda para evaluar el impacto real de la ayuda en el objetivo de cohesión. 22

    108.Al evaluar los efectos de la ayuda a la inversión, la Comisión distingue entre las dos situaciones contrafácticas descritas en los puntos 96 y 96. 22

    109.En los casos en la situación 1, la Comisión hace especial hincapié en los efectos negativos relacionados con el desarrollo de exceso de capacidad en las industrias en declive, la prevención de la salida y el concepto de poder de mercado sustancial. Cuando el proyecto cree capacidad en un mercado que está estructuralmente en declive absoluto, la Comisión podría considerar que es un elemento negativo que difícilmente se verá compensado por ningún elemento positivo. 23

    110.Si el análisis contrafáctico sugiere que, sin la ayuda, la inversión hubiera seguido adelante en otra localización en el EEE (situación 2) que pertenece al mismo mercado geográfico considerando el producto de referencia, y si la ayuda es proporcional, los posibles resultados en cuanto a exceso de capacidad o poder de mercado sustancial serían en principio los mismos independientemente de la ayuda. En tales casos, a la Comisión le preocupan principalmente los efectos negativos vinculados a la localización alternativa. 23

    110.1.1.Regímenes de ayudas a la inversión 23

    111.Los regímenes de ayudas a la inversión no darán lugar a falseamientos importantes de la competencia y el comercio. En particular, incluso en caso de que el falseamiento pueda considerarse limitado a nivel individual (siempre y cuando se cumplan todas las condiciones para la ayuda a la inversión), de manera acumulativa, los regímenes pueden producir niveles elevados de falseamiento. Estos falseamientos podrían afectar a los mercados de producción al crear o agravar una situación de exceso de capacidad o creando, incrementando o manteniendo el poder de mercado sustancial de algunos beneficiarios de forma que afecte negativamente a los incentivos dinámicos. La ayuda global en virtud de regímenes puede también llevar a una pérdida sustancial de actividad económica en otras zonas del EEE. En el caso de un régimen centrado en determinados sectores, el riesgo de tales falseamientos es aún más pronunciado. 23

    112.Por consiguiente, el Estado miembro tiene que demostrar que estos efectos negativos se limitarán al mínimo teniendo en cuenta, por ejemplo, el tamaño de los proyectos en cuestión, los importes de ayudas individuales y acumulativas, los beneficiarios previstos así como las características de los sectores a los que va destinada. Para que la Comisión pueda evaluar los efectos probablemente negativos, el Estado miembro podrá presentar cualquier evaluación de impacto de que disponga así como las evaluaciones ex-post realizadas en regímenes similares anteriores. 23

    113.Al conceder la ayuda en virtud de un régimen a proyectos individuales, la autoridad otorgante debe verificar y confirmar que la ayuda no sirve para detraer la inversión de una región con una intensidad de ayuda igual o superior a la región en cuestión. En el caso de proyectos de inversión emprendidos por las PYME, esta verificación puede basarse en la declaración de la empresa en el formulario de solicitud que figura en el anexo V. 23

    114.La Comisión puede exigir al Estado miembro que limite la duración de determinados regímenes (generalmente a cuatro años o menos) y que efectúe una evaluación de esos regímenes, como se describe en la Sección 4. 23

    114.1.1.Ayuda a la inversión individual 23

    115.Para identificar y evaluar el falseamiento potencial de la competencia y el comercio, los Estados miembros aportarán pruebas que permitan a la Comisión i) identificar los mercados de producto en cuestión (por ejemplo, productos afectados por el cambio en el comportamiento del beneficiario) y ii) identificar a los competidores y clientes/consumidores afectados. 23

    116.La Comisión utilizará diversos criterios para evaluar este falseamiento potencial, como la estructura de mercado del producto en cuestión, los resultados del mercado (mercado en declive o en crecimiento), el proceso de selección del beneficiario de la ayuda, los obstáculos a la entrada y salida y la diferenciación del producto. 24

    117.Una dependencia sistemática de la ayuda estatal por parte de una empresa podría indicar que la empresa no es capaz de resistir la competencia por sí misma o que disfruta de ventajas indebidas frente a sus competidores. 24

    118.La Comisión distingue dos fuentes principales de efectos negativos potenciales sobre los mercados de producto: i) casos de desarrollo significativo de la capacidad que producen o agravan una situación existente de exceso de capacidad, especialmente en un mercado en declive y ii) casos en los que el beneficiario de la ayuda tiene un poder de mercado sustancial. 24

    119.Para evaluar si la ayuda puede servir para crear o mantener estructuras de mercado ineficientes, la Comisión tendrá en cuenta la capacidad de producción adicional creada por el proyecto y si el mercado es poco productivo. 24

    120.Cuando el mercado en cuestión esté creciendo, normalmente habrá menos razones de preocupación de que la ayuda afecte negativamente a los incentivos dinámicos o dificulte indebidamente la salida o la entrada. 24

    121.En mercados en declive hay más motivos de preocupación. A este respecto, la Comisión distingue entre aquellos casos en los que, considerado a largo plazo, el mercado de referencia está estructuralmente en declive (es decir, registra una tasa de crecimiento negativa), y aquellos en los que el mercado de referencia está en declive relativo (es decir, con una tasa de crecimiento positiva, pero no superior a un parámetro de referencia de la tasa de crecimiento). 24

    122.La escasa productividad del mercado se medirá normalmente en relación con el PIB del EEE durante los últimos tres años anteriores al comienzo del proyecto (parámetro de referencia); también puede establecerse en función de tasas de crecimiento proyectadas para los próximos tres a cinco años. Los indicadores podrían ser el previsible crecimiento futuro del mercado afectado y los consiguientes índices de utilización de la capacidad esperados, así como el probable impacto del aumento de capacidad en los competidores debido a sus efectos sobre los precios y márgenes de beneficio. 24

    123.En algunos casos, el crecimiento del mercado de producto en el EEE puede no ser el adecuado para evaluar los efectos de la ayuda, en especial si el mercado geográfico es de dimensión mundial y en el EEE sólo hay una producción o consumo limitados de los productos en cuestión. En estos casos, la Comisión considerará el efecto de la ayuda sobre las estructuras del mercado, en especial, su potencial para excluir a los productores en el EEE. 24

    124.Para evaluar la existencia de poder de mercado sustancial, la Comisión tendrá en cuenta la posición del beneficiario durante un periodo de tiempo antes de recibir la ayuda y la posición en el mercado esperada después de finalizada la inversión. La Comisión tendrá en cuenta las cuotas de mercado del beneficiario así como las cuotas de mercado de sus competidores y otros factores, cuando sean relevantes, incluidos, por ejemplo, la estructura de mercado en función de la concentración existente en él, los posibles obstáculos a la entrada, el poder de la demanda y los obstáculos a la expansión o a la salida. 24

    125.En casos en la situación 2, en los que, sin la ayuda, la inversión se habría localizado en una región con la misma intensidad de ayuda regional o más elevada que la región que se considera, constituirá un efecto negativo que es poco probable que resulte compensado por cualesquiera elementos positivos ya que es contrario a la propia lógica de la ayuda regional. 25

    126.Cuando el beneficiario cese en la misma actividad o en una actividad similar en otra zona del EEE y deslocalice esta actividad a la zona objetivo, si existe un nexo causal entre la ayuda y esta deslocalización, constituirá un efecto negativo que es poco probable que resulte compensado por cualesquiera elementos positivos. 25

    127.Al evaluar las medidas notificadas, la Comisión deberá tener toda la información necesaria para considerar si la ayuda estatal daría lugar a una pérdida sustancial de empleo en las localizaciones existentes en el EEE. 25

    127.1.1.Regímenes de ayudas de funcionamiento 25

    128.Si la ayuda es necesaria y proporcional para lograr el objetivo común descrito en la subsección 47.1.1, los efectos negativos de la ayuda probablemente se compensen con los efectos positivos. No obstante, en algunos casos, la ayuda puede dar lugar a un cambio en la estructura del mercado o de las características de un sector o industria que podría falsear significativamente la competencia mediante obstáculos a la entrada y a la salida, efectos de sustitución o desplazamiento de flujos comerciales. En esos casos, los efectos negativos detectados es poco probable que resulten compensados por cualesquiera elementos positivos. 25

    129.La Comisión puede exigir al Estado miembro que limite la duración de determinados regímenes (generalmente a cuatro años o menos) y que efectúe una evaluación de esos regímenes, como se describe en la Sección 4. 25

    129.1.Transparencia 25

    129.1.1.Regímenes 25

    130.Los Estados miembros publicarán en una página Internet central como mínimo la siguiente información sobre las medidas de ayuda estatal: texto completo del régimen de ayuda aprobado y sus disposiciones de aplicación, autoridad que concede la ayuda, nombre de los beneficiarios individuales, importe de la ayuda, intensidad de la ayuda y beneficios esperados del proyecto para el desarrollo regional. Esta información se publicará una vez se haya tomado la decisión de concesión, se conservará como mínimo diez años y estará a disposición del público general sin restricciones. 25

    130.1.1.Ayuda individual 26

    131.Por lo que se refiere a la ayuda individual, la información requerida en el punto 130 se hará pública en las mismas condiciones. 26

    132.Evaluación 26

    133.Las evaluaciones a que se hace referencia en los puntos 114 y 129 abordarán las siguientes cuestiones: 1) si se han realizado las hipótesis y condiciones que condujeron a la decisión de compatibilidad; 2) la efectividad de la medida de ayuda a la vista de sus objetivos previamente definidos; 3) su efecto sobre los mercados y la competencia y que no se manifiestan efectos distorsionadores durante la duración del régimen de ayuda que sean contrarios a los intereses de la Unión. 26

    134.Dados sus objetivos y para no trasladar una carga desproporcionada al Estado miembro y a proyectos de ayuda más pequeños, esto solo se aplicará a regímenes de ayuda de grandes presupuestos que incluyan características nuevas o cuando se prevén cambios importantes en el mercado, en la tecnología o en la normativa. La evaluación la efectuará un experto independiente de la autoridad que concede la ayuda estatal sobre la base de una tecnología común y deberá hacerse pública. La evaluación se presentará a la Comisión con suficiente antelación para permitir la valoración de la posible prórroga de la medida de ayuda y, en cualquier caso, al expirar el régimen. El ámbito y modalidades exactos de la evaluación se definirán en la decisión de aprobación de la medida de ayuda. Las medidas de ayuda posteriores con objetivos similares tendrán en cuenta los resultados de la evaluación. 26

    135.Mapas de ayudas regionales 26

    136.En la presente sección, la Comisión expone los criterios para designar las zonas que cumplen las condiciones del artículo 107, apartado 3, letras a) y c), del TFUE. Las zonas que cumplan estas condiciones deben estar identificadas en un mapa de ayudas regionales notificado a la Comisión para su aprobación antes de que pueda concederse la ayuda regional a empresas situadas en las zonas designadas. Los mapas especificarán también las intensidades de ayuda máximas en estas zonas. 26

    136.1.Cobertura de población admisible a efectos de las ayudas de finalidad regional 26

    137.Dado que la concesión de ayudas de finalidad regional es una excepción de la prohibición general de ayuda estatal establecida en el artículo 107, apartado 1, del TFUE, la Comisión considera que la cobertura de población combinada total de zonas «a» y «c» en la Unión debe ser inferior a la de zonas no designadas. Por tanto, la cobertura total de dichas zonas designadas debe ser considerablemente inferior al 50 % de la población de la Unión. 26

    138.En las Directrices sobre las ayudas de Estado de finalidad regional para el período 2007-2013 la cobertura global de las zonas «a» y «c» se fijó en el 42 % de la población de la EU-25 (45,5 % de la población de la EU-27). La Comisión considera que este nivel de cobertura de población global inicial debe mantenerse en términos absolutos. 26

    139.En consecuencia, el límite máximo de la cobertura global de las zonas «a» y «c» se fijará en el [42 %] de la población de la EU-27 para el periodo 2014-2020. 27

    139.1.Excepción del artículo 107, apartado 3, letra a) 27

    140.El artículo 107, apartado 3, letra a), del TFUE dispone que podrán ser compatibles con el mercado común «las ayudas destinadas a favorecer el desarrollo económico de regiones en las que el nivel de vida sea anormalmente bajo o en las que exista una grave situación de subempleo, así como el de las regiones contempladas en el artículo 349, habida cuenta de su situación estructural, económica y social.». Según el Tribunal de Justicia, «la utilización de los términos "anormalmente" y "grave" en la excepción recogida en el artículo [107], apartado 3, letra a), indica que ésta sólo es aplicable a las regiones en las que la situación económica sea extremadamente desfavorable en relación con el conjunto de la [Unión].». 27

    141.La Comisión considera que las regiones NUTS 2 que tienen un producto interior bruto (PIB) per cápita inferior al 75 % de la media de la Unión cumplen las condiciones establecidas en el artículo 107, apartado 3, letra a), del TFUE. 27

    142.En consecuencia, un Estado miembro podrá designar como zonas «a» las siguientes zonas: 27

    143.Las zonas que pueden considerarse zonas «a» se enumeran por Estado miembro en el anexo I. 28

    143.1.Excepción del artículo 107, apartado 3, letra c) 28

    144.El artículo 107, apartado 3, letra c), del TFUE dispone que «la ayuda destinada a facilitar el desarrollo de determinadas actividades económicas o de determinadas regiones económicas puede considerarse compatible con el mercado interior siempre que no altere las condiciones de los intercambios de forma contraria al interés común». Según el Tribunal de Justicia, «[l]a excepción recogida en la letra c) del apartado 3 del artículo [107][….], permite el desarrollo de determinadas regiones, sin estar limitada por las circunstancias económicas previstas en la letra a) del apartado 3 del artículo [107], siempre que las ayudas a ellas destinadas "no alteren las condiciones de los intercambios en forma contraria al interés común. Esta disposición concede a la Comisión la facultad de autorizar ayudas destinadas a promover el desarrollo económico de aquellas regiones de un Estado miembro desfavorecidas en relación con la media nacional.». 28

    145.El límite máximo de la cobertura global de zonas «c» en la Unión (en lo sucesivo, «cobertura “c”») se obtiene deduciendo la población de las zonas elegible ‘a’ en la Unión del límite máximo de la cobertura global establecido en el punto 139. 28

    146.Hay dos categorías de zonas «c»: 28

    146.1.1.Zonas «c» predeterminadas 28

    147.La Comisión considera que cada Estado miembro afectado debe tener suficiente cobertura «c» para poder designar como zonas «c» las zonas que estaban designadas como zonas «a» en el mapa de ayudas regionales anterior durante el periodo 2011-2013 y cuyo PIB per cápita sigue siendo considerablemente inferior a la media de la EU-27. 28

    148.La Comisión considera también que cada Estado miembro afectado debe tener suficiente cobertura «c» para poder designar como zonas «c» las zonas que tienen baja densidad de población. 28

    149.En consecuencia, las siguientes zonas se considerarán zonas «c» predeterminadas: 29

    150.Cada Estado miembro afectado recibirá una asignación específica de cobertura «c» correspondiente a la población de las zonas «c» predeterminadas en ese Estado miembro. La asignación específica de zonas «c» predeterminadas solo podrá utilizarse para designar zonas «c» predeterminadas. La asignación específica de cobertura «c» predeterminada figura por Estado miembro en el anexo I. 29

    151.Un Estado miembro podrá designar como zonas «c» las zonas «c» predeterminadas a que se hace referencia en el punto 149. 29

    152.En zonas con muy baja densidad de población, un Estado miembro deberá en principio designar regiones NUTS 3 con menos de 12,5 habitantes per km². No obstante, un Estado miembro podrá designar partes de regiones NUTS 3 con menos de 12,5 habitantes por km² u otras zonas adyacentes y contiguas a las regiones NUTS 3, siempre y cuando las zonas designadas tengan menos de 12,5 habitantes por km² y su designación no supere la asignación específica de cobertura «c» contemplada en los puntos 143, 144 b) y 145. 29

    152.1.1.Zonas «c» no predeterminadas 29

    153.El límite máximo de la cobertura total de las zonas «c» no predeterminadas en la Unión se obtiene deduciendo la población de las zonas elegibles «a» y de las zonas «c» predeterminadas del límite máximo de la cobertura global establecido en el punto 139. La cobertura «c» no predeterminada se distribuye entre los Estados miembros (con la excepción de los Estados miembros cuyo territorio en su totalidad puede considerarse zona «a») utilizando el método expuesto en el anexo II. 29

    154.Para garantizar la continuidad en los mapas de ayudas regionales y un ámbito de actuación mínimo para todos los Estados miembros, la Comisión considera que cada Estado miembro no debe perder más de la mitad de su cobertura total con respecto al periodo precedente y que cada Estado miembro debe tener una cobertura de población mínima. 29

    155.En consecuencia, no obstante el límite máximo de la cobertura global establecido en el punto 139, la cobertura «c» para cada Estado miembro afectado se incrementará si es necesario de manera que la cobertura «a» y «c» total de cada Estado miembro no se reduzca más del 50 % con respecto al periodo 2007-2013 y que cada Estado miembro tenga una cobertura de población de al menos el 7,5 % de su población nacional. 29

    156.La cobertura de las zonas «c» no predeterminadas, incluidas la red de seguridad y la cobertura de población mínima, figura por Estado miembro en el anexo I. 30

    157.La Comisión considera que los criterios utilizados por los Estados miembros para designar zonas «c» deben reflejar la diversidad de las situaciones en las que puede estar justificada la concesión de ayuda estatal de finalidad regional. Los criterios deben por tanto contemplar determinados problemas socioeconómicos, geográficos o estructurales y ofrecer garantías suficientes de que la concesión de ayudas de finalidad regional no afectará adversamente a las condiciones comerciales en medida contraria al interés común. 30

    158.En consecuencia, un Estado miembro podrá designar como zonas «c» las zonas «c» no predeterminadas definidas en función de los siguientes criterios: 30

    159.A los efectos de los criterios contemplados en el punto 158, el concepto de zonas contiguas se referirá a zonas de unidad administrativa local 2 (UAL 2) completas o a un grupo de zonas UAL 2 completas. Se considerará que un grupo de zonas UAL 2 forma una zona contigua si cada una de dichas zonas en el grupo comparte una frontera administrativa con otra zona del grupo. Si una o más de las zonas UAL 2 en tales grupos tiene una población que supere la población mínima requerida para zonas contiguas en virtud de los Criterios 1 o 5 (incluidos los umbrales de población reducidos para esos criterios), el Estado miembro podrá designar partes de esas zonas, siempre y cuando la población de cada parte sea al menos el 75 % de la población mínima requerida en virtud del criterio aplicable. 31

    160.La observancia de la cobertura de población autorizada a cada Estado miembro se determinará en función de los datos más recientes sobre la población residente total en las zonas en cuestión, publicados por la oficina nacional de estadística. 31

    160.1.Intensidades máximas de ayuda aplicables a la ayuda a la inversión regional 31

    161.La Comisión considera que las intensidades máximas de ayuda aplicables a la ayuda a la inversión regional deben tomar en cuenta la naturaleza y el alcance de las disparidades entre los niveles de desarrollo de las regiones de la Unión. Las intensidades de ayuda deben por tanto ser superiores en las zonas «a» que en las zonas «c». 31

    161.1.1.Intensidades máximas de ayuda en zonas «a» 31

    162.La intensidad de ayuda en zonas «a» no superará: 31

    163.Las intensidades máximas de ayuda establecidas en el punto 162 podrán incrementarse en hasta 10 puntos porcentuales en regiones ultraperiféricas con un PIB per cápita inferior al 75 % de la media de la EU-27 o en hasta cinco puntos porcentuales en otras regiones ultraperiféricas. 31

    164.Las intensidades máximas de ayuda establecidas en el punto 162 podrán incrementarse en hasta 20 puntos porcentuales para las pequeñas empresas o en hasta 10 puntos porcentuales para las medianas empresas. 31

    164.1.1.Intensidades máximas de ayuda en zonas «c» 31

    165.Como se señalaba en el punto 10, la Comisión considera que en las zonas «c», los efectos negativos directos de la ayuda a la inversión regional a grandes empresas es probable que sobrepasen cualquier efecto positivo. Como consecuencia, la ayuda a la inversión regional en zonas «c» debe limitarse a las PYME. 31

    166.Por consiguiente, la intensidad de ayuda no debe, en principio, superar el 30 % ESB para las pequeñas empresas o el 20 % ESB para las medianas empresas. 32

    167.En las antiguas zonas «a» con un PIB per cápita inferior al 90 % de la media de la EU-27, las intensidades de ayuda podrán incrementarse en hasta 5 puntos porcentuales desde el 1 de enero de 2014 al 31 de diciembre de 2017. 32

    168.Si una zona «c» es adyacente a una zona «a», la intensidad máxima de ayuda autorizada en esa zona «c» podrá incrementarse si es necesario de manera que la diferencia en la intensidad de ayuda entre las dos zonas no supere los 15 puntos porcentuales. 32

    168.1.Notificación y declaración de compatibilidad 32

    169.Tras la publicación de las presentes Directrices en el Diario Oficial de la Unión Europea, cada Estado miembro deberá notificar a la Comisión, sin demora, un único mapa de ayudas regionales aplicable desde el 1 de enero de 2014 al 31 de diciembre de 2020. Cada notificación deberá incluir la información solicitada en la forma establecida en el anexo III. 32

    170.La Comisión examinará las notificaciones sobre la base de las presentes Directrices. Al término de su examen, la Comisión adoptará decisiones por las que apruebe un mapa de ayudas regionales para cada Estado miembro. Cada mapa de ayudas regionales se publicará en el Diario Oficial de la Unión Europea y constituirá parte integrante de las Directrices sobre ayudas de finalidad regional. 32

    170.1.Modificaciones 32

    170.1.1.Reserva de población 32

    171.Por su propia iniciativa, un Estado miembro podrá decidir establecer una reserva de cobertura de población nacional consistente en la diferencia entre el límite máximo de la cobertura nacional para ese Estado miembro, asignada por la Comisión, y la cobertura utilizada para las zonas «a» y «c» designadas en su mapa de ayudas regionales. 32

    172.Si un Estado miembro ha decidido establecer una reserva de este tipo, podrá utilizarla en cualquier momento para añadir nuevas zonas «c» en su mapa hasta que se alcance su límite máximo de cobertura nacional. A tal efecto, el Estado miembro podrá remitir a los últimos datos socioeconómicos disponibles facilitados por su oficina nacional de estadística o a otras fuentes reconocidas. La población de las zonas «c» en cuestión se calculará en función de los datos de población utilizados para establecer el mapa inicial. 32

    173.El Estado miembro deberá notificar a la Comisión cada uso de su reserva de población antes de llevar a efecto dichas modificaciones. 32

    173.1.1.Revisión intermedia de las zonas «c» 32

    174.La Comisión realizará una revisión intermedia de las zonas «c» en 2017. 32

    175.Un Estado miembro podrá modificar la lista de zonas «c» contenidas en su mapa de ayudas regionales (dentro de los límites de su límite máximo de cobertura nacional de zonas «c», en función de los datos de población utilizados para establecer su mapa) desde el 1 de enero de 2018 al 31 de diciembre de 2020. Esas modificaciones no podrán exceder el 50 % de la cobertura de zonas «c» de cada Estado miembro. 32

    176.A tal efecto, el Estado miembro podrá remitir a datos sobre el PIB per cápita y la tasa de desempleo facilitados por su oficina nacional de estadística u otras fuentes reconocidas, utilizando la media de los tres últimos años para los que se dispone de tales datos (en el momento de la notificación del mapa de ayudas regionales). La población de las zonas «c» en cuestión se calculará en función de los datos de población utilizados para establecer el mapa inicial. 33

    177.El Estado miembro deberá notificar a la Comisión tales modificaciones no más tarde del 1 de abril de 2017 y antes de llevarlas a efecto. 33

    178.Entrada en vigor y aplicación 33

    179.Las presentes Directrices entrarán en vigor el día de su publicación en el Diario Oficial de la Unión Europea. La Comisión aplicará las presentes Directrices para evaluar la compatibilidad de todas las ayudas de finalidad regional cuya concesión se prevea después del 31 de diciembre de 2013. Las ayudas regionales concedidas o que fueran a ser concedidas ilegalmente antes del 1 de enero de 2014 serán evaluadas de conformidad con las normas vigentes en la fecha en la que se concedió la ayuda. 33

    180.Dado que deben ser coherentes con el mapa de ayudas regionales, las notificaciones de regímenes de ayudas de finalidad regional, así como las medidas de ayuda cuya concesión se prevea después de 31 de diciembre de 2013, no podrán, en principio, considerarse completas en tanto no haya sido adoptado el mapa de ayudas de finalidad regional correspondiente al Estado miembro en cuestión con arreglo a lo dispuesto en la subsección 5.5. Por consiguiente, en general, la Comisión no examinará las notificaciones de regímenes de ayudas de finalidad regional que vayan a aplicarse con posterioridad al 31 de diciembre de 2013 ni las ayudas que se vayan a conceder después de dicha fecha en tanto no se haya adoptado el mapa de ayudas de finalidad regional correspondiente al Estado miembro en cuestión. 33

    181.La Comisión considera que la aplicación de las presentes Directrices dará lugar a cambios sustanciales en la normativa aplicable a las ayudas de finalidad regional en toda la UE. Asimismo, y dada la transformación de las circunstancias económicas y sociales en la UE, cabe plantearse si los regímenes de ayudas regionales existentes, incluidos tanto los regímenes de ayudas a la inversión como los de ayudas de funcionamiento, siguen teniendo justificación y siendo eficaces. Por tales motivos, la Comisión, con arreglo al artículo 108, apartado 1, del TFUE, propone a los Estados miembros las medidas adecuadas siguientes: 33

    182.Cabe señalar que los regímenes de ayudas regionales que pueden acogerse a la exención por categorías en virtud del Reglamento General de Exención por Categorías 800/2008 (RGEC) y del Reglamento de exención por categorías para las ayudas de finalidad regional expiran a finales de 2013, y que el periodo transitorio autorizado de seis meses para la aplicación de determinados regímenes de exención por categorías en virtud del RGEC tras su expiración no se aplica a las ayudas de finalidad regional. 34

    183.Revisión 34

    184.La Comisión podrá decidir en todo momento la revisión o modificación de las presentes Directrices cuando así lo aconsejen motivos de política de competencia o habida cuenta de las demás políticas de la UE y los compromisos internacionales. 34



    Introducción

    1.En virtud del artículo 107, apartado 3, letras a) y c), del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, la Comisión podrá considerar compatibles con el mercado interior las ayudas destinadas a impulsar el desarrollo económico de determinadas regiones menos favorecidas de la Unión Europea1. Este tipo de ayudas estatales se denominan ayudas de finalidad regional.

    2.El objetivo geográfico distingue a las ayudas de finalidad regional de otras formas de ayuda, tales como las ayudas a la investigación, el desarrollo y la innovación, el empleo, la formación o el medio ambiente, las cuales persiguen otros objetivos de interés común con arreglo al artículo 107, apartado 3, del TFUE, [si bien en ocasiones los índices de ayuda son superiores en el caso de las regiones menos favorecidas como reconocimiento a las dificultades específicas a que estas se enfrentan]2.

    3.Las ayudas de finalidad regional únicamente pueden desempeñar un papel eficaz si se aplican de manera moderada y proporcional y se concentran en las regiones más desfavorecidas de la Unión Europea. En particular, los límites de ayuda admisible deben reflejar la gravedad relativa de los problemas que dificultan el desarrollo de las regiones de que se trata. Además, las ventajas que las ayudas ofrezcan de cara al desarrollo de una región desfavorecida deben compensar con creces el falseamiento de la competencia a que den lugar3. La importancia atribuida a las ventajas proporcionadas por la ayuda podrá variar según la excepción que se aplique, de modo que podrá aceptarse un mayor falseamiento de la competencia en el caso de las regiones más desfavorecidas contempladas en la letra a) del apartado 3 del artículo 107, apartado 3, letra a) que en el de las contempladas en la letra c) del mismo artículo4.

    4.El objetivo principal del control de las ayudas estatales en el ámbito de las ayudas de finalidad regional es permitir el desarrollo regional asegurando al mismo tiempo unas condiciones equitativas entre los Estados miembros, en particular evitando la competición por las subvenciones que puede producirse al intentar atraer o conservar actividades en zonas menos favorecidas de la UE, y limitar al mínimo necesario los efectos de la ayuda de finalidad regional sobre el comercio y la competencia.

    5.En las presentes Directrices, la Comisión expone las condiciones en las que las ayudas de finalidad regional podrán ser consideradas compatibles con el mercado interior y establece los criterios para detectar las zonas que cumplen las condiciones del artículo 107, apartado 3, letras a) y c), del TFUE.

    6.Las ayudas de finalidad regional solo pueden ser efectivas para impulsar el desarrollo económico de zonas menos favorecidas si van destinadas a zonas determinadas5 y si se conceden para inducir inversiones adicionales o una actividad económica en dichas zonas. En determinados casos muy limitados y concretos, las desventajas de una zona para atraer y mantener una actividad económica pueden ser tan graves o permanentes que la ayuda a la inversión por sí sola puede no ser suficiente para hacer posible el desarrollo de dicha zona. Solo en tales casos, la ayuda regional a la inversión podrá complementarse con ayuda regional de funcionamiento no vinculada a una inversión6.

    7.En la Comunicación sobre la modernización de las ayudas estatales, de 8 de mayo de 20127, la Comisión anunció tres objetivos de modernización del control de las ayudas estatales:

    a) impulsar un crecimiento sostenible, inteligente e integrador en un mercado interior competitivo;

    b) concentrar el examen ex ante de la Comisión en los asuntos que tengan mayor incidencia sobre el mercado interior reforzando al mismo tiempo la cooperación con los Estados miembros en la aplicación de las normas sobre ayudas estatales;

    c) racionalizar las normas y acelerar la toma de decisiones.

    8.En particular, la Comunicación pedía un enfoque común en la revisión de las distintas directrices y marcos, basado en el fortalecimiento del mercado interior, fomentando una mayor eficacia en el gasto público mediante una mejor contribución de las ayudas estatales a los objetivos de interés común y un examen más profundo del efecto incentivador, de la limitación de la ayuda al mínimo necesario y de los posibles efectos negativos de la ayuda sobre la competencia y el comercio.


      1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   50

    Similar:

    Regional state aid iconUnited nations conference on trade and development
    Apec-unctad regional Seminar on Investor-State Dispute Settlement Mexico City, Mexico
    Regional state aid iconBasic Political Developments
    Brazilian President Luiz Inacio "Lula" da Silva and us secretary of State Condoleezza Rice will meet in Brasilia March 13 to discuss...
    Regional state aid iconCalvert Frome
    Tesis: “Journeys toward Sustainable Development: Policy Entrepreneurs and the Rise of the Green State in Chile and Peru.”
    Regional state aid iconPlan Estratégico Regional Exportador
    Política de desarrollo económico y territorial que apoye la estrategia exportadora regional 10
    Regional state aid iconGobierno regional de antofagasta
    Estrategia regional de innovacióN (eri): Ámbitos, objetivos, LÍneas de acción e iniciativas específicas
    Regional state aid iconPreparación Académica
    Doctorado en Economía, Florida State University, Tallahassee, E. E. U. U. áreas de especialidad Econometría, teoría económica y teoría...
    Regional state aid iconRequerimientos nutricionales para bufalas lactantes y novillas
    ...
    Regional state aid iconDeclaración de Líderes 2016
    Integración Económica Regional y Crecimiento de la Calidad; Fortalecimiento del Mercado Regional de Alimentos; Hacia la Modernización...
    Regional state aid icon¿El sucre es factible para lograr la integración regional en Latinoamérica?
    Es así que se han iniciado grandes proyectos que apuntan a la integración económica regional como