Descargar 39.59 Kb.


Página1/5
Fecha de conversión31.03.2018
Tamaño39.59 Kb.

Descargar 39.59 Kb.

Por un nuevo pacto de convivencia. Reconocer nuevos derechos y libertades. Blindar el estado social


  1   2   3   4   5

PROPUESTA SOCIALISTA DE REFORMA CONSTITUCIONAL:

POR UN NUEVO PACTO DE CONVIVENCIA.

  • RECONOCER NUEVOS DERECHOS Y LIBERTADES.

  • BLINDAR EL ESTADO SOCIAL.

  • CAMINAR HACIA LA ESPAÑA FEDERAL EN UNA EUROPA FEDERAL.

La Constitución de 1978 nos ha proporcionado los mejores años de nuestra Historia. Gracias a ella han sido posibles la garantía de los derechos y libertades, los fundamentos del Estado social, la participación democrática en la toma de decisiones, o el desarrollo de una profunda descentralización política a partir del reconocimiento de la diversidad de nuestro país; y, con todo lo anterior, el incremento del bienestar de los españoles y la convivencia en armonía de todos ellos.

Los socialistas nos sentimos orgullosos de nuestra Constitución, de nuestra participación en su elaboración y defensa y de nuestra decisiva aportación a su aplicación y desarrollo por la legislación ordinaria.

Sin embargo, la crisis económica que azota a España con dureza desde 2008, y las respuestas dadas por los poderes públicos a la misma, han minado la confianza de los ciudadanos y ciudadanas en el orden político surgido de la Constitución en tal medida que aquella crisis se ha extendido hasta incorporar manifestaciones claras de una crisis también social, política, territorial e institucional.

Sus síntomas se pueden observar todos los días. El reconocimiento formal de determinados derechos sociales como principios rectores de la política social y económica, no ha impedido su anulación o recorte y el consiguiente incremento de la necesidad, la pobreza y la sensación de desamparo. Las dificultades de las instituciones democráticas para ordenar la economía de acuerdo con los intereses generales y la corrupción que contamina la acción pública han debilitado la legitimidad de la representación política y han acrecentado la reclamación de transparencia, rendición de cuentas y participación ciudadana. Las dificultades de funcionamiento armónico del Estado de las Autonomías y de su financiación, conviven con la evidencia, que no debemos ignorar, de que, en Cataluña, muchos ciudadanos se muestran insatisfechos con la forma en que, en ese Estado, se reconoce su identidad.

La España de 2015 no es ya, en definitiva, la de 1978. Es una España en la que la mitad de la población no participó en la aprobación de la Constitución y hoy reclama su espacio. Es una España más moderna, más rica, decididamente descentralizada, integrada en la Unión Europea, inmersa en la globalización económica, afectada por unas tecnologías de la información y la comunicación que han cambiado la forma de entender el mundo y, también, la forma de hacer política y de gestionar los asuntos públicos. Es una España constituida por millones de ciudadanas y ciudadanos más plurales, más heterogéneos, más formados, más participativos y más exigentes a la hora de reclamar el funcionamiento eficaz de sus instituciones y el respeto a sus derechos y libertades.

Esta nueva realidad no ha tenido reflejo, hasta ahora, en reformas parciales de la Constitución para irla adecuando a las necesidades y requerimientos de los nuevos tiempos, para tejer y rehacer permanentemente los consensos políticos y ciudadanos que caracterizaron su aprobación.

Nuestro Estado ahora necesita remodelarse para un nuevo largo periodo de convivencia con el objetivo fundamental de garantizar el progreso, la paz social, la estabilidad política y la solidaridad territorial entre las generaciones vivas, un legado político que debemos dejar a las futuras.

Cuatro razones fundamentales avalan la necesidad de la reforma:

Primera, que la realidad se ha transformado tan profundamente que necesitamos extender y garantizar con suficiencia los derechos fundamentales, singularmente los derechos sociales básicos.

Segunda, que la experiencia de estos casi cuarenta años ha puesto de relieve la existencia de instituciones y mecanismos que no cubren de manera adecuada los objetivos del Estado democrático y las exigencias de calidad democrática que demanda la ciudadanía.

Tercera, que la Constitución dejó prácticamente en blanco el modelo territorial, por lo que hay que regular constitucionalmente lo que en 1978 se dejó muy abierto y sin precisar, actualizando y relegitimando nuestro modelo para mejorar la convivencia entre españoles y fortalecer nuestra unión ciudadana.

Cuarta, que nuestra vocación europeísta nos exige reforzar el compromiso con la Unión Europea más social y decidida a la integración, articulando con ella nuestra relación, mejor y más intensamente, desde la propia norma constitucional.

Sabemos que ni la Constitución resuelve por sí sola todos los problemas de nuestra convivencia ni hay que recoger en ella todas las respuestas que los nuevos tiempos exigen. Algunas de las reformas que necesitamos pueden llevarse a cabo mediante decisiones normativas de rango ordinario; otras requieren formalmente la reforma constitucional o, al menos, la merecen para dotarlas de la proyección simbólica que contienen; y aun otras solo necesitan de una cultura política más democrática y colaborativa.

Los socialistas creemos que el tiempo para la reforma de la Constitución ya ha llegado. Y también creemos que este convencimiento es crecientemente compartido por los ciudadanos.

Debemos afrontar la reforma constitucional sin miedo, con ilusión y con esperanza. Y también, y sobre todo, con voluntad de diálogo y acuerdo.

Orgullosos de la Constitución, no pretendemos abrir un proceso constituyente sino mantener los principios e instituciones esenciales de la misma, fortalecer los derechos reconocidos a los ciudadanos y adecuar su texto a las transformaciones experimentadas por nuestra sociedad.

Convencidos de la función de integración de nuestra Constitución, marco común normativo fundamental que debe permitir y garantizar la actuación de todas las opciones políticas democráticas, no pretendemos imponer nuestras posiciones a nadie.

Por todo ello, sabemos que la reforma de la Constitución, en cuanto instrumento esencial de la convivencia, sólo tendrá sentido y sólo podrá salir adelante si es fruto del pacto, si cuenta con el apoyo de la gran mayoría de las fuerzas políticas y de la ciudadanía. Sabemos, incluso, que, si la reforma concluye con éxito, no incluirá algunas de las propuestas que nosotros presentemos: los efectos del acuerdo compensarán con creces esas renuncias.

Hoy ofrecemos a los ciudadanos nuestra propuesta de reforma. Es una oferta abierta, llamada a completarse y discutirse con las que formulen el resto de los actores políticos y también la propia ciudadanía.

Queremos analizar todas ellas, discutirlas, buscar los puntos de convergencia, precisarlas y concluir con un acuerdo final ampliamente mayoritario, especialmente cuando alguna de ellas requiere el procedimiento agravado de reforma constitucional. Fuimos capaces de hacerlo con generosidad; los ciudadanos se merecen que hoy volvamos a ponernos de acuerdo en su nombre.

En concreto, planteamos modificar la Constitución con los siguientes cinco ejes u objetivos generales para mejorar nuestro modelo de sociedad y de Estado:


  1   2   3   4   5

Similar:

Por un nuevo pacto de convivencia. Reconocer nuevos derechos y libertades. Blindar el estado social iconEl Orden Del Nuevo Pacto Ministrando En Un Mejor y superior Orden Anoche concluimos diciendo
Pero deliberadamente mezclar y asociar el Antiguo Pacto con el Nuevo Pacto como que son relevantes para la vida y práctica de la...
Por un nuevo pacto de convivencia. Reconocer nuevos derechos y libertades. Blindar el estado social iconLey de los adultos mayores del estado de sonora
Esta ley es de orden público e interés social; tiene por objeto proteger y reconocer los derechos de las personas de sesenta años...
Por un nuevo pacto de convivencia. Reconocer nuevos derechos y libertades. Blindar el estado social iconLas implicaciones de la deuda externa sobre la realización de los derechos económicos, sociales y culturales en México están r
En franco incumplimiento de las obligaciones del Estado mexicano derivadas de haber ratificado desde 1981 el Pacto Internacional...
Por un nuevo pacto de convivencia. Reconocer nuevos derechos y libertades. Blindar el estado social iconE/CN. 4/2003/90/Add. 2[2] 031128
Comisión de Derechos Humanos y se refiere a la visita oficial a Colombia realizada por el Relator Especial sobre la situación de...
Por un nuevo pacto de convivencia. Reconocer nuevos derechos y libertades. Blindar el estado social iconDuración de los derechos de agua. Ventajas y Desventajas de un sistema de derechos temporales
Por su uso, que la autoridad tenga la facultad de caducar el derecho de aprovechamiento otorgado en caso de no se usado y que los...
Por un nuevo pacto de convivencia. Reconocer nuevos derechos y libertades. Blindar el estado social iconEconomía de medios Nombre: María José Manzaba Actividad 8: Freedom in the world 2017, Freedom House ¿De qué trata el estudio?
Se miden los distintos niveles de democracia y las libertades civiles y políticas en 195 países y 14 territorios. Las categorías...
Por un nuevo pacto de convivencia. Reconocer nuevos derechos y libertades. Blindar el estado social iconConcept note V. F
Estado de Derecho, facilitar el ejercicio de la iniciativa empresarial, mejorar la calidad del mercado laboral, potenciar las libertades...
Por un nuevo pacto de convivencia. Reconocer nuevos derechos y libertades. Blindar el estado social iconHrc/none/2012/76 12-15094
Carta de fecha 16 de mayo de 2012 dirigida a los Estados partes en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales...
Por un nuevo pacto de convivencia. Reconocer nuevos derechos y libertades. Blindar el estado social iconLas Cámaras de Comercio reiteran la necesidad de un Pacto de Estado contra la crisis
Las Cámaras de Comercio reclaman al Gobierno que lidere un Pacto de Estado contra la crisis
Por un nuevo pacto de convivencia. Reconocer nuevos derechos y libertades. Blindar el estado social iconProyecto de ley
Que la Corte Interamericana de Derechos Humanos, órgano judicial de supervisión de la Convención Interamericana de Derechos Humanos...

Página principal
Contactos

    Página principal



Por un nuevo pacto de convivencia. Reconocer nuevos derechos y libertades. Blindar el estado social

Descargar 39.59 Kb.