• SITUACIÓN ACTUAL Y PERSPECTIVAS DEL COMERCIO ELECTRÓNICO

  • Descargar 1.5 Mb.


    Página1/31
    Fecha de conversión01.07.2018
    Tamaño1.5 Mb.

    Descargar 1.5 Mb.

    Plantilla de caratula de documentos


      1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   31


         


         




    ALADI/SEC/di 1347

    7 de setiembre de 2000

     

    PRIMERA PARTE





    SITUACIÓN ACTUAL Y PERSPECTIVAS DEL COMERCIO ELECTRÓNICO

    EN LOS PAÍSES DE LA ALADI


    PRESENTACIÓN

    Con el propósito de dar cumplimiento a lo previsto en el Programa de Trabajos de la ALADI para el año 2000, actividad 4.2.3, la Secretaría General solicitó la cooperación del Instituto de Logística, Transporte y Comercio Internacional de Iberoamérica (ILI), organismo con el cual suscribió un acuerdo de cooperación el14 de setiembre de 1999.

    El ILI designó a su director, Dr. Ricardo Petrissans Aguilar, para la preparación del estudio, quién además es catedrático de Comercialización Internacional de la Universidad de la República (Uruguay).

    Para la realización del estudio, la Secretaría General estableció los lineamientos y el esquema general para su desarrollo, proporcionó información sobre los avances en materia de normativa en comercio electrónico en algunos países de la Asociación y tuvo a su cargo la redacción del capítulo referente al tratamiento del tema en los principales organismos y foros internacionales.

    El estudio se presenta en dos partes. La primera contiene el marco de desarrollo del comercio electrónico; sus orígenes, naturaleza y evolución reciente; propone algunas definiciones y describe sus modalidades, categorías y características principales; analiza el tratamiento del tema en América Latina y en especial en los países de la Asociación; considera las cuestiones legales que plantea el comercio electrónico; su tratamiento en los principales foros internacionales y regionales; la situación regulatoria en la región; y, finalmente, un capítulo de conclusiones y recomendaciones.

    La segunda parte contiene, en calidad de anexos, una breve historia de las innovaciones científicas y tecnológicas y su vinculación con el desarrollo del comercio electrónico; su situación regulatoria en algunos países no miembros de la ALADI; la propuesta de directiva del Parlamento y del Consejo de la Comisión de las Comunidades Europeas relativa a aspectos jurídicos del comercio electrónico en el mercado interno; las declaraciones conjuntas: Unión Europea-Estados Unidos y Chile-Estados Unidos sobre el tema; el Anteproyecto de Ley de comercio electrónico del Reino de España; las disposiciones de los países miembros de la Asociación sobre el comercio electrónico; y el Informe a los Ministros preparado por el Comité Conjunto de Expertos del Gobierno y del Sector Privado del ALCA sobre comercio electrónico.



    PRIMERA PARTE
    ÍNDICE

    Página


    I.

    EL MARCO DE DESARROLLO DEL COMERCIO ELECTRÓNICO: LA ECONOMÍA DIGITAL ……………………………………………………………………

    5





    I.1

    Introducción ………………………………………………………………..

    5




    I.2

    La sociedad de la información y la economía digital: un marco conceptual………………………………………………………………………

    5





    I.3

    Algunas características de la estructura de la nueva economía …....

    9







    I.3.1

    La economía de Internet ……………………………………….

    9







    I.3.2

    La estructura de la economía de Internet (Modelo Barua / Whinston) ………………………………………………………..

    10


    II.

    ORÍGENES, NATURALEZA Y EVOLUCIÓN RECIENTE DEL COMER­CIO ELECTRÓNICO …………………………………………………………….

    14





    II.1

    Innovación científica y tecnológica. El surgimiento de Internet/Web y el desarrollo de la Sociedad de la Información ………………………..

    14





    II.2

    Las tecnologías de la información (TI) y el comercio electrónico ……

    15







    II.2.1

    La evolución desde el claustro universitario hacia el comercio electrónico …………………………………………………..

    15








    II.2.2

    Las Industrias de la Información como base del comercio electrónico ……………………………………………………….

    17





    II.3

    El impacto de las tecnologías de la información (TI) en la competitividad de las empresas y los países, en el empleo, el consumo y las relaciones internacionales ……………………………………………….

    21








    II.3.1

    La economía de las empresas directamente vinculadas a la Red ……………………………………………………………….

    21








    II.3.2

    En las empresas alcanzadas por la Revolución Digital …….

    24







    II.3.3

    La competitividad en el ámbito de los mercados ……………

    27







    II.3.4

    Los consumidores ………………………………………………

    28







    II.3.5

    Las nuevas tecnologías y el incremento de la productividad

    32







    II.3.6

    El empleo ………………………………………………………..

    34







    II.3.7

    En las relaciones entre países ………………………………..

    35







    II.3.8

    La participación de los países en desarrollo en el comercio electrónico, cuestión clave en el futuro inmediato ………….

    38


    III.

    CONCEPTO, DEFINICIÓN Y MODALIDADES. CATEGORÍAS Y CARAC­TERÍSTICAS DEL COMERCIO ELECTRÓNICO ……………………………

    41





    III.1

    La demografía de la Red y el comercio electrónico …………………..

    41




    III.2

    Concepto, definición y modalidades ……………………………………

    44




    III.3

    Categorías y características ……………………………………………..

    48

    IV.

    EL ESTADO DEL COMERCIO ELECTRÓNICO EN AMÉRICA LATINA Y EN ESPECIAL EN LOS PAÍSES DE LA ASOCIACIÓN LATINOAMERI­CANA DE INTEGRACIÓN ……………………………………………………...

    55





    IV.1

    Introducción y marco conceptual ………………………………………..

    55




    IV.2

    La necesidad de un examen regional …………………………………..

    56







    - La demografía y la geografía de la Red ………………………………

    57







    - El valor de las transacciones regionales en el comercio electrónico

    62







    - Las precondiciones del comercio electrónico y su estado en la región ………………………………………………………………………

    67





    IV.3

    Los indicadores ……………………………………………………………

    69







    - Situación de las Telecomunicaciones básicas ……………………….

    69







    - Situación del costo de las comunicaciones …………………………..

    71







    - La necesidad de inversión para el desarrollo del comercio electrónico …………………………………………………………………………

    73







    - Acceso de las computadoras a Internet ………………………………

    74







    Página







    - Idioma …………………………………………………………………….

    78







    - Diferencias culturales aplicadas al comercio ………………………...

    81







    - La cultura de las empresas …………………………………………….

    82







    - Educación y alfabetización informática ……………………………….

    82




    IV.4

    Estado de la cuestión en los países de la ALADI ……………………..

    84







    - Argentina …………………………………………………………………

    84







    - Bolivia …………………………………………………………………….

    87







    - Brasil ……………………………………………………………………...

    87







    - Chile ………………………………………………………………………

    92







    - Colombia …………………………………………………………………

    97







    - Cuba ………………………………………………………………………

    98







    - México ……………………………………………………………………

    98







    - Perú ……………………………………………………………………….

    100







    - Uruguay …………………………………………………………………..

    102







    - Venezuela ………………………………………………………………..

    103

    V.

    LAS CUESTIONES LEGALES QUE PLANTEA EL COMERCIO ELEC­TRÓNICO ………………………………………………………………………...

    105





    V.1

    Introducción: cuestiones generales ……………………………………..

    105




    V.2

    Aspectos tributarios y legales ……………………………………………

    106







    V.2.1

    El capítulo tributario ……………………………………………...

    106







    V.2.2

    El capítulo legal, en sentido estricto ……………………………

    107










    - Contratos ………………………………………………………..

    108










    - Firma digital ……………………………………………………..

    108










    - Protección de la propiedad intelectual ……………………….

    110










    - Protección a los datos personales ……………………………

    111










    - Protección al consumidor ……………………………………...

    112










    - La cuestión de la propiedad de los dominios ………………..

    113

    VI.

    TRATAMIENTO DEL COMERCIO ELECTRÓNICO EN LOS PRINCIPA­LES FOROS INTERNACIONALES Y REGIONALES ……………………….

    117





    - Organización Mundial del Comercio (OMC/WTO) …………………………

    117




    - Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) ………………..

    120




    - Organización de las Naciones Unidas (ONU) ………………………………

    125




    - Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) ……

    126




    - Unión Europea (UE) …………………………………………………………...

    127




    - Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) …………….……………

    129




    - Foro de Cooperación Económica Asia/Pacífico (APEC) ………………….

    131

    VII

    LA SITUACIÓN REGULATORIA DEL COMERCIO ELECTRÓNICO EN LA REGIÓN ………………………………………………………………………

    133





    - Argentina ………………………………………………………………………..

    133




    - Bolivia ……………………………………………………………………………

    136




    - Brasil …………………………………………………………………………….

    137




    - Chile ……………………………………………………………………………..

    138




    - Colombia ………………………………………………………………………..

    139




    - Ecuador …………………………………………………………………………

    140




    - México …………………………………………………………………………..

    141




    - Perú ……………………………………………………………………………...

    143




    - Uruguay …………………………………………………………………………

    143




    - Comunidad Andina de Naciones (CAN) ……………………….…………….

    144

    VIII

    RECOMENDACIONES Y CONCLUSIONES …………………………………

    148

    BIBLIOGRAFÍA ………………………………………………………………………..

    161

    I. EL MARCO DE DESARROLLO DEL COMERCIO ELECTRÓNICO: LA ECONOMÍA DIGITAL (*)
    I.1 Introducción
    Los notables avances registrados en las tecnologías de la información (tecnologías de las comunicaciones e informática) en los últimos años, están transformando radicalmente las prácticas y el ambiente de los negocios a través de la redefinición de productos, servicios, mercados y canales de comercialización. Es tal el impacto de estas tecnologías, que aun las mismas actividades productivas están siendo objeto de reclasificación, de acuerdo a su mayor o menor vinculación a las mismas. Así, se ha comenzado a hablar de industrias basadas en el procesamiento de moléculas de materia y de industrias sustentadas en el procesamiento de dígitos binarios de información.
    Las tecnologías subyacentes de Internet están impulsando también, en forma importante, la creación de mercados electrónicos, acelerando la transformación de la empresa privada hacia varias formas de negocio digital e incrementando el uso de sistemas abiertos dentro de las empresas para mejorar la coordinación y la colaboración horizontales. Transformaciones similares a las observadas en los servicios y canales de comercialización se realizan también en los servicios que prestan las organizaciones gubernamentales.
    Los cambios producidos por estas tecnologías son de tal significación que incluso se ha comenzado a hablar de que la sociedad se encuentra en los albores de una "Nueva Economía", con características y fundamentos diferentes a la prevaleciente hasta hace pocos años. De esos cambios, devienen, asimismo, grandes oportunidades pero también grandes riesgos, por lo cual deben ser adecuadamente considerados y analizados, tanto por las organizaciones empresariales como por los agentes públicos que necesariamente deberán adoptar políticas para fomentar sus aspectos positivos y preparar la adaptación al salto de las nuevas condiciones, capacitando a su población en el conocimiento y el uso de las nuevas tecnologías.
    I.2 La sociedad de la información y la economía digital: un marco conceptual
    Los fundamentos del cambio estructural
    Los efectos evidentes de la Revolución Digital, esto es, perceptibles para la gran mayoría de los individuos, abarcan un periodo de escasamente dos mil días. Exiguo período para cualquier obra humana. Setecientos u ochocientos días atrás, se debatía sobre una cuestión, nada menor, concretada en la duda y traducida en debate, sobre si se estaba frente a una revolución o simplemente frente a procesos evolutivos. Definitivamente saldada la discusión, el eje del análisis se ha desplazado hacia las consecuencias y efectos de esta Revolución, que alcanza no solamente al campo económico, sino que tiene profundas repercusiones en los campos de la política, de las ciencias sociales en general y en la educación.
    Resulta entonces, válido consignar un conjunto de argumentos que sustentan la afirmación de este cambio revolucionario.
    __________
    (*) El autor agradece la invalorable cooperación del Secretario General Adjunto de ALADI, Ec. Leonardo F. Mejía, con el cual compartió horas de reflexión común e intercambio, que resultaron fundamentales para la elaboración del presente estudio.

    - En todos los grandes cambios de la humanidad se ha presentado un elemento tecnológico que actúa sobre la productividad. Esta Revolución se caracteriza porque las tecnologías y el conocimiento constituyen un sistema en el que interactúan y se potencian, mutuamente, la tecnología, el procesamiento de la información y el conocimiento aplicado a las maquinas de proceso de la información.


    - Las “revoluciones” se caracterizan por un desarrollo inicial que luego se expande, alcanzando prácticamente el contexto mundial, y provocando cambios en los sistemas de producción y de distribución que pueden considerarse irreversibles. Así aconteció con la Revolución Industrial y está sucediendo con la Revolución Digital, aún cuando la velocidad de expansión de una y otra es incomparable, en particular porque la Revolución Digital opera justamente sobre la comunicación y la información.
    Como se ha dicho, se asiste al debate sobre los efectos, lo que implica un cambio notable con respecto a la situación de hace poco menos de un lustro – apenas - atrás, donde, el centro del debate se ubicaba en la existencia real de la transformación1. De esta manera, podría decirse que la Revolución Industrial terminó el día en que la capitalización bursátil de Microsoft superó a la de General Motors. Ese día podría situar el comienzo de la Revolución Digital.
    La Revolución Digital se basa en el avance y la confluencia en tres grandes áreas: la electrónica, el software y las telecomunicaciones. La electrónica ha aportado el desarrollo de equipamiento de proceso de la información a un ritmo muy acelerado. Luego, el desarrollo de soporte lógico para esas maquinas, que ha crecido en complejidad a medida que el soporte constituido por las maquinas ha evolucionado. No obstante, gran parte de ese soporte lógico o software se ha diseñado para mejorar su “amigabilidad” con el usuario, tratando de hacerse más simple para un usuario que, eventualmente, no evoluciona en sus conocimientos a la misma velocidad que lo hace el resto del sistema, permitiendo una masificación en el uso de los ordenadores. Ha tenido un papel importante la perspectiva de los fabricantes de software de desarrollarlo en forma atractiva para el usuario y permitir el juego intuitivo en el descubrimiento del funcionamiento y de la utilidad de las aplicaciones mencionadas. Por otra parte, los avances incorporados en la compresión de datos hace que el usuario consiga un mejor rendimiento de sus equipos, contribuyendo a minimizar las limitaciones físicas del hardware. A eso se suma el desarrollo del software de comunicaciones, que ha permitido expandir el uso de las redes desde los grandes laboratorios universitarios y de los complejos militares a la casa de cada usuario conectado con la Red.
    Las telecomunicaciones han dado a lo anterior la capacidad de interconexión y, en si mismas, ofrecen un ejemplo claro de la convergencia que se viene de mencionar y del desarrollo técnico en ese sentido. Se ha permitido la coexistencia y utilización de cables de fibra de cobre, el coaxial, la fibra óptica, las transmisiones a través del satélite y las emisiones de radio de onda corta.
    "La confluencia mencionada ha llevado a un gran desarrollo de las denominadas TI (Tecnologías de la Información). En el actual estado del desarrollo económico, estas tecnologías de la información y de la comunicación deberían considerarse como esencialmente complementarias a la inversión en recursos humanos y calificaciones. A este respecto, difieren de las importantes transformaciones tecnológicas previas. En los casos anteriores, los principales ámbitos de transformación tecnológica sirvieron de complemento a la administración física de capital. El desarrollo de los ferrocarriles, por ejemplo, favoreció un auge de la inversión en bienes de equipo y materiales necesarios, y, por lo tanto, un fuerte incremento del desarrollo económico global. Del mismo modo, el consumo masivo de vehículos de motor, que “indujo” la demanda de mejores carreteras, de autopistas fácilmente accesibles y de gran disponibilidad de servicios de mantenimiento de vehículos y de suministro de combustible, produjo un rápido aumento del crecimiento basado en el incremento del consumo final como en la demanda del gran número de formas y materiales intermedios de bienes de equipo”2. El nuevo activo complementario al crecimiento y el uso de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación es la inversión en capital humano e intangible.
    Algo tempranamente – en el entendido del gran debate posterior – el canadiense Don Tapscott 3 afirmaba en 1996 que se estaba asistiendo a la convergencia de la autopista de la información, que cambia a las economías, las reglas de éxito en los negocios y el desarrollo social de los países.
    Indicaba que el cambio tiene su base en la convergencia de tres sectores: Computación (computadoras, software y servicios); Comunicaciones (telefonía, cable, satélite, etc.); y Contenidos (entretenimiento, publicaciones, suministradores de información).
    Este autor, uno de los adelantados en la predicción del cambio, ya destacaba la convergencia que se ha mencionado, y anticipaba una de las claves o elementos centrales que caracterizan el debate de la evolución de la revolución digital desde principios de 2000, la necesidad de dotar crecientemente de "contenidos" a las infraestructuras digitales.
    El triángulo mencionado, en sentido estricto, representaba en 1995, el 10% del PBI de los Estados Unidos. A fines de 1996 se ubicaba en un trillón de dólares, repartidos un 44% en informática (computación), 28% en comunicaciones y 28% en contenidos. De continuar la evolución, Tapscott predijo para el 2005 un trillón con cuatrocientos setenta billones, repartidos en 50% en informática, 28% para contenidos y 22% para comunicaciones. En consecuencia, la convergencia de los tres elementos es el denominador común del tejido económico de la que se ha denominado como la "Nueva Economía".
    Tapscott entiende que, frente a estos cambios, no es conveniente utilizar la denominación de “economía de servicios”, porque la utilización de esos términos parece dar a entender que la producción industrial deja de ser importante y lo que cuenta son los servicios. Es obvio que es necesaria la producción agropecuaria y la industrial. La cuestión es otra: la nueva economía y los nuevos medios revolucionan la forma en que las actividades de esos sectores son hechas. Así, afirma que “...el éxito de la nueva economía exige que se inventen nuevos procesos de negocio, nuevos negocios, nuevas industrias y nuevos clientes. Las empresas tienen que ir mas allá de la reingeniería en dirección a la transformación de la empresa, a través de las tecnologías de la información. El objetivo no deberá ser únicamente el control de costos, la transformación del servicio al cliente, la responsabilidad y la innovación”4.
    Por su parte, el Académico Juan Luis Cebrián5, señala que es una revolución, por “razones estrictamente técnicas”, dado que la incorporación de los sistemas técnicos digitales a la manipulación, transporte y recepción de la información ha permitido reducir a un solo elemento – los bytes - lo que antes estaba compuesto de elementos diferentes. Esto precisamente resume el carácter convergente de la nueva cultura (texto, imagen animada y sonidos interrelacionados constantemente).
    El enfoque de Cebrián se concentra en la argumentación de la existencia de una Sociedad Digital, con un conjunto de evidencias que la caracterizan:
    - La sociedad digital es global, no presentando fronteras geográficas y temporales, en ese sentido, Internet tiene un destino y un comportamiento planetario.

    - La sociedad digital es convergente, confluyendo en ella muchas disciplinas, tareas y especialidad del saber y el hacer que acostumbraban a manejarse por separado y, antes o después, alumbrará una nueva epistemología.

    - La sociedad digital es interactiva, donde el fundamento de su acción es el dialogo y la cooperación.

    - La sociedad digital es caótica: no admite jerarquías reconocidas ni se somete fácilmente a los parámetros habituales de la autoridad.

    - La sociedad digital es la cuna de una nueva realidad virtual, que no es únicamente una realidad imaginada o representada.

    - La sociedad digital es en este momento, impredecible: se desarrolla de forma autónoma a gran rapidez y ha desbordado todas las previsiones sobre su crecimiento.


    La implantación de la sociedad digital está ligada a la densidad de las redes telefónicas y al tráfico mundial de las telecomunicaciones. Más del 80% del mismo se encuentra concentrado entre los Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea, Japón y Australia. De los trescientos millones de usuarios que se estima existen en el mundo, más del 50% son norteamericanos y existen regiones enteras del planeta, fundamentalmente África, pero también grandes extensiones de Asia, América Latina y la región eurasiática que viven, temporalmente, ausentes de los efectos principales del cambio. Internet es, desde ese punto de vista, una revolución con un epicentro diversificado pero mayoritariamente concentrado en los naciones desarrolladas, un fenómeno que si no es manejado adecuadamente puede contribuir a agrandar las distancias entre las regiones, países y ciudadanos. Pero también ofrece posibilidades que permiten proporcionar un impulso acelerado al desarrollo de regiones, países y zonas socio económicamente deprimidas.
    La tecnología de la información está transformado la economía de los países desarrollados y el origen de las fuentes de trabajo, así como al trabajo mismo y el ingreso de él derivado. Las nuevas tecnologías, tanto en el campo del proceso de datos como en el de la difusión de la información, implican una promesa cierta de transformación radical del funcionamiento de las relaciones económicas y de las propias instituciones.
    La introducción de nuevos procesadores en los hogares, los automóviles, las oficinas, ha convertido al sector de los semiconductores en un negocio de U$S 154.000 millones anuales6, que, a su vez, empuja el desarrollo de una gran cantidad de sectores industriales y de servicios, e inclusive, en algunos casos llega a transformar el aspecto de algunas economías nacionales.

    La profundidad del cambio tecnológico y el rápido avance en su aplicación en el campo comercial es muy intenso. A vía de ejemplo, las estimaciones muestran que en el año 2000, los aparatos domésticos de una casa corriente tienen 222 micro procesadores, una oficina 42, un automóvil 35 y una persona lleva consigo promedialmente 4, sumando agendas electrónicas, radio llamadas, teléfonos celulares y tarjetas de crédito inteligentes. La proliferación del chip se explica por los cambios tecnológicos en las técnicas de fabricación de los micro procesadores, que bajaron sus precios en forma drástica y han permitido su introducción hasta en las tarjetas de cumpleaños. La industria informática es, en la actualidad, el segundo mayor negocio por facturación en el mundo (U$S 700.000 millones), ubicándose únicamente por debajo de la industria petrolera. Se ha transformado en uno de los motores principales de la economía mundial.


    Una observación final debe contribuir a completar el perfil de estos cambios: a diferencia de las transformaciones tecnológicas previas, las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación no suelen estar tan fuertemente vinculadas a una demanda intermedia de productos físicos y materiales y de bienes de equipo. De hecho, esto es, precisamente lo que convierte a los datos en algo muy diferente de las materias primas de naturaleza convencional. El consumo de la información no implica un “uso” en el sentido tradicional físico. La información puede ser utilizada por usuarios sucesivos, pero, además, puede ser utilizada simultáneamente por dos o más individuos. La economía, tradicionalmente, se ha orientado a la resolución del problema de la escasez. La información, conduce en la practica, por definición, a problemas de abundancia y de cómo han de desarrollarse los instrumentos para gestionar esa abundancia.
    I.3 Algunas características de la estructura de la Nueva Economía7
    I.3.1 La economía de Internet
    La economía de Internet esta hecha por empresas que directamente generan todo o una parte de sus ingresos de Internet o en bienes y servicios relacionados con Internet. Esas empresas constituyen la infraestructura de Internet y los participantes en las aplicaciones de Internet, como Cisco, Dell, IBM, HP, Oracle, Microsoft y Sun, cuyos productos y servicios hacen factible el uso de Internet para el comercio electrónico. A vía de ejemplo, IBM hace PC’s y servidores que permiten el acceso a Internet, 3Com vende módems y Cisco hace ruteadores, todos usados para el acceso a Internet. Los ingresos relacionados con Internet de esas empresas son incluidos en las estimaciones de la economía de Internet.
    Además de ellas, hay empresas que venden productos y servicios en Internet. Eso incluye a actores con actuación exclusiva en Internet como Amazon y eToys, así como empresas que pueden ser consideradas “híbridas”, en la red y en establecimientos tradicionales de ladrillos y cemento, esto es, físicas, como L.L. Bean y Barnes and Noble, que conducen parte de sus negocios por Internet. También, aparecen intermediarios puros en la Red como E-Bay o E-Trade que funcionan como catalizadores facilitando la interacción entre compradores y vendedores. En consecuencia, la economía de Internet queda completa con los ingresos de los actores de infraestructura, los de aplicaciones, los de intermediarios electrónicos y los de vendedores en línea.
    De esta forma, queda claro que la economía de Internet no es una colección o suma de empresas de alta tecnología. Incluye a toda empresa que genera ingresos en Internet: una parte de los ingresos generados por las empresas tradicionales de telecomunicaciones se cuentan dentro de esta economía porque cargan tráfico IP en sus miles de kilómetros de cables de cobre, coaxiales y fibras ópticas; tampoco se contabilizan todos los ingresos de las empresas tecnológicas, así como Cisco no recibe el 100% de sus ingresos de la economía de Internet, porque no todos sus aparatos de red van destinados a ser usados en Internet.
    La economía de Internet es fundamentalmente diferente de la economía física en términos de tres parámetros claves: información, conocimiento y velocidad
    Esos factores están construyendo nuevos caminos para hacer negocios con “relaciones ventajosas” con socios complementarios, conociendo y satisfaciendo las necesidades del cliente, anticipando demandas futuras, usando el conocimiento adquirido en línea para la creación de nuevos productos y servicios, diseñando esquemas de precios y de promociones y construyendo redes de alianzas basadas en el campo electrónico y en sociedades de negocios (partnerships). Las organizaciones ven, en muchos casos, desmanteladas sus cadenas de valor de la era industrial y se enfocan primariamente en la información y el conocimiento intensivo para componer las nuevas cadenas de valor. Usan a la red para manejar el relacionamiento con los clientes y los socios comerciales para desarrollarse en la nueva economía de Internet.
    Aparece como evidente que una gran parte del crecimiento de la economía emergente de Internet se desarrolla a expensas de la economía física, por un efecto sustitutivo. Las compras desarrolladas en línea, tienen un impacto sobre el comercio tradicional y además introduce cambios en el sistema de inventarios y en los sistemas de distribución de esos negocios. De esta manera, es importante considerar al comercio electrónico de una forma más comprensiva, contextualizado dentro una economía completa con características tales como inputs, outputs, tamaño, valor agregado, eficiencia y productividad laboral.
    En consecuencia, para entender el campo donde se desarrolla el comercio electrónico contemporáneo, es imperativo contar con sólidos fundamentos conceptuales para definir los variados componentes de esta nueva economía. En el siguiente apartado se ofrece un modelo básico, enunciado originalmente por la Universidad de Texas en Austin, que puede ser considerado provisionalmente eficiente a los fines buscados.
    I.3.2 La estructura de la economía de Internet (Modelo Barua/Whinston8):
    El crecimiento de la economía en Internet o de la economía de Internet es importante no solamente para analizar qué nuevas oportunidades de negocios son creadas en la Red, sino, aún más importante, para entender que cambios se producen sobre la economía física. Uno de los aspectos más importantes de esta economía es su tasa de crecimiento. En primer lugar, el cambio en el PBI es una importante medida del crecimiento en la economía total.
    La metodología a explicar señala que existen dos importantes etapas para realizar la medición de la economía en Internet: la primera etapa consiste en desarrollar una estructura conceptual y una taxonomía para atribuir ingresos y empleos en Internet (en la economía de Internet). Como la manera en que los negocios en Internet varían sustancialmente, la metodología se basa en el agrupamiento de las empresas basado en el “core business” de cada una. La segunda etapa implica un agrupamiento de naturaleza tradicional, sumando los diferentes agrupamientos, para obtener una idea aproximada de ingresos, empleos y productividad de esta economía virtual.
    Internet es una red de redes, edificada sobre muchos componentes: hardware de red, software de red, servidores, PC’s, software Web, diseños Web, operadores Web y las empresas que hacen negocios en la red. Hay una estructura jerárquica natural que permite el trazado de un conjunto de negocios que generan ingresos. Basados sobre el tipo de estructura, se construyen cuatro conjuntos, cada uno de ellos arquitectónicamente constituido por empresas, ingresos y empleos. A esos conjuntos, el modelo los denomina “Internet Economy Indicators”. Una breve descripción de cada uno de esos conjuntos muestra:
    Primer conjunto: el indicador de infraestructura de Internet. Comprende el ingreso bruto y los empleos atribuidos de empresas que fabrican o suministran productos y servicios que hacen la infraestructura de la red en Internet. Este conjunto incluye empresas que proveen telecomunicaciones y backbones de fibra, proveedores de acceso final, proveedores de acceso a Internet “dial up” y equipo de acceso final para la proliferación de Internet y donde se basa el comercio electrónico. Incluye PC’s y fabricantes de servidores, de módems y otros fabricantes de hardware necesario para el funcionamiento de Internet.


    Comprende:

    - Empresas de hardware y software para la red.

    - Fabricantes de hardware de aceleración.

    - Fabricantes de PC y servidores.

    - Proveedores de backbone para Internet.

    - Proveedores de servicios de “última milla” a usuarios.

    - Vendedores de software de seguridad.

    - Fabricantes de fibra óptica.


    Los principales indicadores de este conjunto, muestran:


    (a) Generó ingresos por U$S 40 billones en el primer cuatrimestre de 1999, con un crecimiento del 50% sobre el mismo periodo de 1998 (U$S 40,14 billones frente a U$S 26,80 billones).

    (b) En materia de empleo, dentro del periodo considerado hay un crecimiento del 39%, pasando de 472.800 empleados a 856.800.

    (c) Las diez empresas principales generaron el 44% del ingreso frente al 50% del periodo anterior. Ocho de los diez son proveedores de hardware y los dos restantes proveedores de ISP.

    (d) El ingreso por empleado en el primer trimestre de 1999 fue de U$S 61.136, con un incremento del 8% sobre el periodo anterior. De las cuatro capas de la economía de Internet, esta es la que tiene mayor ingreso por empleado, consistente con el grado inercial de desarrollo de estas empresas.

    (e) Muchas de las grandes empresas de este conjunto participan en otros conjuntos de la economía de Internet, generando significativos ingresos por comercio electrónico, o proveyendo productos y servicios en el segundo conjunto.
    Segundo conjunto: el indicador de aplicaciones de Internet. Comprende el ingreso bruto y los empleos atribuidos a empresas que proveen aplicaciones de comercio electrónico (por ejemplo Netscape, IBM, Microsoft, Sun), consultores de servicios de Internet (USWeb, etc.), aplicaciones multimedia (RealNetworks), software de desarrollo Web (NetObjects, Vignette), software de búsqueda (Inktomi, Verity), bases de datos para la Web (Oracle, IBM, DB2, Informix, Microsoft SQL) y servicios de entrenamiento on line (Sylvan Prometric, Asimetrix). Los productos y servicios en este conjunto construyen sobre la infraestructura de la red y hacen tecnológicamente posible la actividad de negocios en línea.


    Comprende:

    - Empresas de aplicaciones para el comercio electrónico.

    - Fabricantes de desarrollo de software para la red.

    - Consultores.

    - Empresas de enseñanza y entrenamiento para actuar en línea.

    - Empresas de elaboración de software de búsqueda.

    - Facilitadores de bases de datos en la Web.

    - Aplicaciones multimedia (Microsoft, Netscape, Oracle, Scient. etc.)


    Los principales indicadores de este conjunto, muestran:


    (a) Generó ingresos por U$S 22,50 billones en el primer cuatrimestre de 1999 frente a U$S 13,90 billones de igual periodo de 1998, con un crecimiento del 61%.

    (b) El empleo se incrementa un 38%, pasando de 407.858 empleos a 563.124 en los periodos considerados.

    (c) Las empresas con mayor crecimiento son las consultoras y las de aplicaciones de software a la Red, con énfasis particular en aquellas que desarrollan soluciones aplicadas al comercio electrónico.

    (d) El ingreso por empleado alcanzó los U$S 39.933 con un incremento del 17% en el periodo considerado, menor que en el caso del conjunto 1. Una de las explicaciones es que las soluciones aportadas en este caso incluyen un uso más intensivo de la labor humana.

    (e) Las diez primeras empresas reciben el 43% del ingreso, contra un 41% del periodo anterior.
    Tercer conjunto: el indicador de intermediación en Internet. El ingreso bruto y los empleos atribuidos de empresas que incrementan la afluencia de los mercados electrónicos en Internet, para facilitar la reunión y los encuentros de compradores y vendedores vía la World Wide Web en Internet. Este conjunto incluye corredores en línea, corredores que agregan valor (por ejemplo Doubleclick, 24/7 Media), portales y proveedores de contenidos (Yahoo, Excite, Geocities, Terra Networks), formadores de mercado en industrias verticales (VerticalNet), incorporadores de contenido (Cnet, Zdnet, Broadcast.com) y agencias de viaje en línea. Comprende a las empresas consideradas como “jugadores puros de Internet”. Las empresas ubicadas aquí son facilitadoras de negocios pero no hacen negocios en forma directa como las del cuarto conjunto.


    Comprende:

    - Hacedores de mercado verticales.

    - Agencias de viaje en línea.

    - Corredores en línea.

    - Fabricantes de contenidos.

    - Publicidad para Internet.

    - Proveedores de contenido.

    - Portales (ZDNet, Yahoo, DoubleClick, Vertical Net, E-Bay).


    Los principales indicadores de este conjunto, muestran:

    (a) En el periodo considerado, hubo un crecimiento en los ingresos del 52%, pasando desde U$S 10,9 billones a U$S 16,7 billones.

    (b) La cantidad de empleos creció un 25% pasando de 355.400 empleados a 444.300.

    (c) El mayor crecimiento se ha dado en corredores electrónicos, viajes, portales, publicidad y subastas.

    (d) El negocio por empleado experimentó un incremento del 21% alcanzando a U$S 37.510 en el periodo considerado.

    (e) Las primeras diez empresas concentran el 23% del ingreso, sobre el 20% del periodo anterior. Este conjunto es el que presenta menor concentración de ingreso por cantidad de empresas.
    Cuarto conjunto: el indicador de comercio en Internet. Comprende el ingreso bruto y los empleos atribuidos de empresas que generan productos y servicios vinculados a consumidores o negociantes sobre la World Wide Web en Internet. Incluye mayoristas en línea y, en general, todos los negocios al consumidor y los de business-to-business. Las empresas incluidas en este conjunto son aquellas que conducen transacciones comerciales en la Web.


    Comprende:

    - E-tailers (comercios minoristas en la Red).

    - Servicios profesionales.

    - Entretenimiento en línea.

    - Vendedores de productos manufacturados en línea.

    - Aerolíneas que venden pasajes en línea.

    - Empresas basadas en suscripciones.

    - Tiendas típicamente electrónicas (Amazon, E-toys, Doll).


    Los principales indicadores de este conjunto, indican:


    (a) En el periodo considerado, el conjunto experimentó un crecimiento de ingresos del 127%, convirtiéndose en el conjunto que crece mas rápidamente, pasando de U$S 16,50 billones a U$S 37,50 billones. La proyección anualizada para 1999 muestra una probabilidad de U$S 170 billones (estimación mayor que otras fuentes como IDC, Forrester, Morgan Stanley).

    (b) La cantidad de empleados pasó de 508.700 a 900.900, mostrando un crecimiento del 78%.

    (c) El crecimiento del conjunto es explosivo, aun cuando dominan las empresas de venta de artículos informáticos, que tienen sistemas establecidos y operacionalmente importantes, con afirmación posterior de los e-tailers y con el vigoroso y reciente ingreso de las empresas de servicios financieros.

    (d) Las diez principales empresas representan el 32% de los ingresos, sobre el 27% del periodo anterior considerado. Esas diez primeras no son exclusivamente “jugadoras de Internet”.


    Tomando en consideración la complejidad y el interrelacionamiento entre empresas que contribuyen a la construcción de la economía de Internet, el sistema de clasificación que se viene de desarrollar aparece con una lógica importante, desde el punto de vista de asociar ingresos y empleos que pertenecen a diferentes segmentos tradicionales de la economía real. La aproximación para desarrollar ese sistema separa la economía de Internet en conjuntos basados sobre los elementos necesarios para facilitar el siguiente conjunto de producción de ingresos y empleos, por medio de sus ventas.
    II. ORÍGENES, NATURALEZA Y EVOLUCIÓN RECIENTE DEL COMERCIO ELECTRÓNICO
    En el presente Capítulo, se tratan los orígenes, la naturaleza y la reciente evolución del comercio electrónico, desde una perspectiva evolutiva. Se ha considerado oportuno desarrollar también un somero análisis del desarrollo de las denominadas Tecnologías de la Información y su influencia, en sentido amplio, en el contexto de la economía en general. Esa influencia es analizada, a su vez, desde una perspectiva focalizada en un conjunto de relaciones y de la inserción e influencia del comercio electrónico en ellas.
    II.1 Innovación científica y tecnológica. El surgimiento de Internet / Web y el desarrollo de la Sociedad de la Información
    "La sociedad de la información es la sociedad que se está creando en la actualidad, en la que se han generalizado las tecnologías de bajo costo de almacenamiento y transformación de información y datos. Esta generalización del uso de la información y los datos va acompañada por innovaciones organizativas, comerciales, sociales y jurídicas que cambiarán profundamente la vida, tanto del mundo del trabajo, como de la sociedad en general"9.
    En una simplificación inicial, la Sociedad de la Información se edifica sobre la denominada "autopista de la información" que puede ser definida como una infraestructura integrada de información y de comunicaciones interactivas de gran capacidad10. Los fundamentos de esa infraestructura – telecomunicaciones, difusión y redes informáticas – existen en la actualidad en casi todos los países, tanto industrializados como emergentes, aún cuando su cantidad y calidad difieren notablemente de nación a nación. Constituyen la infraestructura de soporte (y desarrollo) de relaciones nuevas, políticas, socio económicas, comerciales y culturales, fundadas en el eje del desarrollo de la utilización del conocimiento. Este es el mecanismo principal de transmisión de ideas y de conocimiento en la actualidad y es el soporte de la transformación de la sociedad contemporánea hacia una sociedad fundada en el conocimiento, proceso que se encuentra en pleno desarrollo. Ese conocimiento es la materia prima esencial en la transformación de la producción, del empleo, del crecimiento económico y está en el corazón mismo de la competitividad.
    El proceso de construcción de la Sociedad de la Información combina dos elementos fundamentales: el primero consiste en la velocidad del cambio11 y el segundo es el grado de profundidad de ese cambio. Aún cuando el comienzo de la “explosión” del fenómeno de la Red puede situarse a mediados de la década del noventa, es a partir de 1997 cuando comienza a generar las características que ha adquirido en la actualidad. La esencia del proceso, más allá de la infraestructura, es la gente que se involucra en él y el grado de aceptación de la innovación que esa “masa critica” de individuos exhibe. Sobre fines de 1999, las cifras disponibles son sumamente ilustrativas: la mayoría de los usuarios del globo tienen acceso a la Red con una antigüedad de 1 a 3 años (45%), los más antiguos, entre 4 y 6 años son el 27,2% que constituyen la vanguardia académica que conoció a la Red cuando esta era accesible únicamente a través de la Universidad. Un 10,5% del total de usuarios se habían sumado en los últimos 6 a 12 meses12.
    Esto ha dado como producto, la aparición del denominado “ciberespacio”, un lugar cuyos limites de existencia están determinados por la red mundial de telecomunicaciones (telefonía, televisión e Internet). Steve Mizrach lo ha definido como “un espacio que se construye en la mente cuando las personas se conectan utilizando los medios electrónicos”. La diferencia entre el ciberespacio y el mundo físico es que, en función de ubicación no hay ninguna distancia entre dos puntos, dando lugar a la sustitución del espacio físico por el concepto de "espacio de los flujos", en la terminología de Manuel Castells13. Las implicaciones de una conclusión de esa naturaleza tienen un arco de amplitud inusitada en el marco de la producción y el comercio. (Véase el Anexo I, de la Segunda Parte, Innovaciones Científicas y Tecnológicas, el Soporte de la Nueva Economía)
    II.2 Las tecnologías de la información (TI) y el comercio electrónico
    II.2.1 La evolución desde el claustro universitario hacia el comercio electrónico
    En la década del setenta y del ochenta las empresas extendieron su poder informático interconectándose, enviando y recibiendo órdenes de compra, notificaciones y manifiestos de embarque vía EDI (Electronic Data Interchange), esbozando un camino que en pocos años más se transformaría en una nueva dimensión para el comercio.
    EDI es un standard para compilar y transmitir información entre computadoras, entre redes privadas de comunicaciones llamadas VANS (Value Added Networks). En la década del ochenta también se incorporaron los sistemas de diseño asistido por computadora (CAD), la ingeniería asistida por computadora (CAE) y los sistemas de manufactura asistida por computadora (CAM). El costo de instalación y mantenimiento de los VANS, originalmente, puso a la comunicación electrónica fuera del alcance de la mayoría de las pequeñas y medianas empresas, las que en la mayoría de los casos se vieron relegadas al uso del teléfono y del fax como instrumentos de comunicaciones de negocios. Muchas empresas grandes tampoco pudieron realizar totalmente el potencial del EDI, porque gran parte de sus socios de negocios no lo usaban o no tenían posibilidad de acceso económico a él, o bien carecían de los conocimientos tecnológicos suficientes.
    Si se observa con cuidado, en los últimos veinte años, el EDI ha tenido una gran influencia en la forma en que se han organizado empresas y negocios. Esa fuerza transformadora se traslada desde las redes cerradas a la red abierta, donde se amplía notablemente la cantidad de actores, provocando una nueva reorganización de empresas y mercados. Así, cuando los efectos no pueden ser todavía plenamente percibidos, se crean, por primera vez en la historia, las condiciones para la aparición de verdaderos mercados mundiales. Una primera conclusión es que la relación entre proximidad geográfica y comercio sufre una erosión que puede profundizarse si la logística internacional y otras condiciones se adaptan en el cambio.
    Es con Internet y su concepto de redes abiertas, que se ha puesto a las empresas en condiciones de participar en el comercio electrónico, no solamente en los contextos EDI, sino en formas bastante mas sofisticadas, enlazando con los conceptos de plataformas de valor agregado y mercados virtuales, tanto abiertos como cerrados, así como con la posibilidad de comunicarse con otras empresas en forma electrónica (INTRANET) o ser utilizada por la empresa con sus socios comerciales (EXTRANET).
    Internet ingresa verdaderamente en su era comercial en 1994. El primero buscador y posteriormente portal Yahoo!14, es fundado en ese año por dos estudiantes de ingeniería eléctrica de la Universidad de Stanford como un primitivo catálogo en línea de sitios en la Web. En 1996, cuando la empresa abre su capital, provoca una verdadera fiebre entre los inversores. Netscape, también fundada en 1994, lanzó sus acciones a la Bolsa en 1996 y pronto, estas también se dispararon en términos de cotizaciones al alza. Su programa de navegación simplificó la exploración en Internet, pero el liderazgo fue rápidamente reconquistado por Microsoft con su Internet Explorer. First Virtual, el primer banco cibernético comienza a operar. En 1995, Amazon.com vende su primer libro a través de Internet. America Online abre su red privada a Internet. Un paradigma para la posteridad del comercio electrónico: en 1997 el dominio business.com se vende en U$S 150.000, dos años mas tarde será revendido en U$S 7,5 millones.
    Hay que reconocer que la descentralización de la Red y su desarrollo “espontáneo” parecen vulnerar la lógica convencional del mercado, con una importante cultura de desarrollo de contenido gratuito y de acceso libre, muy coherente con su origen académico. Los primeros beneficiarios fueron, sin duda, las empresas telefónicas y las empresas que brindan acceso a la red. La liberalidad inicial, con software público libremente instalable y con elevado predominio de los contenidos gratuitos, trabajó certeramente en la enorme difusión de Internet, otorgándole características de "espacio público", que, muda rápidamente hacia el concepto de "mercado".
    Sin embargo, es necesario recordar que, contra todo lo que puede parecer, Internet no es gratuita. Todo el mundo paga su parte y se deja luego que gran cantidad de información fluya gratuitamente a través de ella. Las empresas, universidades, etc., pagan sus líneas, donde, la Red se instala sobre un gran conjunto de líneas arrendadas y los usuarios hacen lo propio para acceder.
    Como ha dicho Cailleau, uno de lo “padres fundadores” de la WWW: “la Web es un servicio en Internet, como el correo electrónico, la transferencia de archivos y la Telnet. La Web tampoco es gratuita, hay que instalar ordenadores para correr el software del servidor, hay que comprar discos en los que poner las páginas o alquilarlos a una empresa. Las páginas se pueden leer gratuitamente porque ayuda a quien las ha puesto allí”. Un ejemplo válido para ilustrar los conceptos es el de una carretera. En ella se puede manejar de un punto a otro quizá sin necesidad de pagar peaje, pero alguien ha pagado por las carreteras, bajo la forma de impuestos o de otra manera, pero, lo más probable es que se haya pagado colectivamente y es necesario pagar, de alguna manera, para su mantenimiento y eventual mejora. Con su crecimiento, Internet requiere de mayores inversiones y, colocarse en ella, por parte de una empresa, una entidad o un individuo también requiere de inversión que, por definición, espera un determinado retorno.
    El comercio electrónico se encuentra en estado expansivo. Está siendo usado para la coordinación entre empresas, para operaciones de suministro entre las empresas y sus proveedores, y para la planificación logística de la empresa. La usan, asimismo, las compañías de transporte para almacenar y mover sus productos, los mayoristas y los detallistas para vender sus productos, otorgar servicios al cliente y para operaciones de mantenimiento.
    Aún cuando se encuentra en estado embrionario, los analistas de negocios predicen que esta forma de comercio por Internet deberá llegar a los U$S 800.000 millones de facturación en el período que culminará en el año 2002. El comercio electrónico entre empresas y consumidores aparece como un nuevo mercado, con un potencial de crecimiento considerable. Su incidencia económica puede, inclusive, ser muy superior a la talla de mercado proyectada en el corto plazo. Habrá que esperar modificaciones en el comportamiento de los consumidores, también en los mercados físicos. Podrá ser necesario revisar y modificar las reglas y practicas de algunos mercados específicos. De manera general, los consumidores pueden esperar una baja de los precios y mejora en la calidad. La dinámica del comercio electrónico puede afectar de numerosas maneras a los mercados tradicionales. Esa evolución tendrá además profundas incidencias sobre los planes de acción de los poderes públicos y en las políticas de los Gobiernos.
    Software, CD’S, artículos diversos, programas de radio, billetes de avión y pólizas de seguros, así como otros bienes intangibles cuyo valor no guarda relación con la forma física, son algunos de los bienes y servicios “digitalizables”. Mucha de la propiedad intelectual actual es producida, envasada y almacenada en todo el mundo y físicamente despachada hacia su destino final. La tecnología existente permite la transferencia del contenido de esos productos, en forma digital, por Internet.
    La información de prensa de todo el mundo está normalmente disponible en Internet, usualmente sin costo de suscripción. Cerca de 3000 publicaciones de negocios se encuentran disponibles en la red, el 60% de ellas basadas en los Estados Unidos. En enero de 1998 había en Estados Unidos cincuenta medios de prensa escritos, tarifados, ubicados en la Web. Cerca de 1000 estaciones de televisión en los Estados Unidos tiene sitio Web y el inventario podría ser extendido, al ritmo de los tres mil sitios Web - cifra conservadora - que se agregan diariamente a la Red en el mundo.
    II.2.2 Las Industrias de la Información como base del comercio electrónico
    La Red e Internet han sido un fenómeno tecnológico que se ha extendido a velocidades comparativas enormes. En el caso de la electricidad, al requerirse de una red para contenerla y transmitirla, se necesitaron cincuenta años para que la primera usina eléctrica fuera construida en los Estados Unidos (1882) después de su invención oficial. Luego de eso, se necesitaron otros cuarenta años para que el 80% de las fábricas y de los hogares recibieran la energía eléctrica en los Estados Unidos. Muchas de esas fábricas fueron reemplazando progresivamente sus máquinas propulsadas a vapor por las eléctricas, con un reflejo importante sobre la productividad.
    La Revolución Digital opera mucho más rápidamente, en la medida en que está liderada por la capacidad instantánea de comunicación y por la disponibilidad tecnológica del uso de circuitos, casi microscópicos, que permiten procesar y almacenar enormes cantidades de información. El proceso, si se compara con la expansión de la electricidad, muestra que en 1946 la primera computadora programable del mundo, ENIAC (Electronical Numerical Integrator and Computer), un ingenio de tres metros de alto por cerca de 46 metros de largo, con un costo de varios millones de dólares, podía ejecutar 5.000 operaciones por segundo. En 1971, INTEL logró sintetizar la capacidad de ENIAC en un chip de 12 mm2, con un precio unitario de U$S 200 cada uno. Los actuales Personal Computers, con procesadores Pentium, pueden realizar 400 millones de instrucciones por segundo (Mips) y, con el actual desarrollo tecnológico, en el años 2012, los PC’s podrán manejar 100.000 millones de instrucciones por segundo.

    De esa manera, Internet, como tecnología, está eclipsando en velocidad al resto de las tecnologías que le precedieron: la radio demoró treinta y ocho años en llegar a los cincuenta millones de usuarios; la televisión demoró trece años para alcanzar esa marca; los PC’s demoraron dieciséis años para llegar a los cincuenta millones de usuarios; e Internet, abierta al uso público, demoró cuatro años en alcanzar a los cincuenta millones y siete años en llegar a los cien millones de usuarios.


    A esa capacidad informática, se ha sumado la capacidad de telecomunicaciones. Hasta bien entrada la década del ochenta, las conversaciones telefónicas eran transferidas por cables de cobre, que podían “cargar” hasta una página de texto por segundo. En la actualidad, un cable de fibra óptica, con el grueso de un cabello humano, puede transferir en un segundo el equivalente a 90.000 volúmenes de una enciclopedia.
    Durante el Siglo XIX y buena parte del Siglo XX, los Gobiernos jugaron un papel clave en la construcción y la regulación de la mayor parte del transporte, comunicaciones y energía eléctrica con su respectiva infraestructura. El desarrollo de Internet desde su nacimiento, tuvo un cobijo similar, pero, en un periodo corto, dado que desde el momento en que se originara en las investigaciones del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, y su desarrollo en el seno de la NSF (National Science Foundation) hasta su apertura a la participación de la iniciativa privada, las inversiones del sector privado están comandando largamente el futuro de la expansión. Lejos de un desarrollo final, las inversiones e investigaciones se intensificaron, avanzando sobre formas cada vez mas sofisticadas de comunicaciones, con el objetivo nítido de mejorar la base de Internet. Algunos de los desarrollos en marcha son los siguientes:
    - telecomunicaciones: fabricantes y empresas de software están desarrollando nuevas tecnologías para la utilización de bandas anchas de comunicación sobre la red existente de cobre y su infraestructura, incluyendo tecnología DSL, compresión y uso creciente de tecnología inalámbrica. Los carriers de comunicaciones a través del mundo se están construyendo sobre redes de fibra óptica. Los avances técnicos incluyen amplificación óptica y nuevos switches fotónicos para hacer que las redes de alta velocidad sean más poderosas y más eficientes.
    - satélite: satélites, comunicaciones, empresas electrónicas y aerospaciales planean invertir U$S 27.000 millones para la construcción de una red global espacial entre 1998 y el año 2000, para permitir las comunicaciones de 2000 millones de personas alrededor de todo el mundo (en particular en aquellas zonas donde los servicios telefónicos no están disponibles).
    - cable: más del 90% de los hogares norteamericanos están cableados, transmitiendo programación de televisión. Desde 1993, muchas compañías de cable preparan sus redes con cables de doble vía para permitir el tráfico con Internet, invirtiendo en cableado de fibra óptica y “set top boxes” para descifrar voz, video y datos bajo forma digital, acelerando la integración de Internet con la televisión.
    - wireless: tecnologías incluyentes de teléfonos, celulares, pagers y ordenadores portátiles manuales, que tienen la capacidad de recibir y transmitir voz, datos y tráfico de Internet.
    - utilidades eléctricas: permitirán, con base en algunas patentes ya registradas, la utilización dual de las redes eléctricas para su uso simultáneo con Internet.
    El primer Gobierno en reconocer en el mundo el cambio de algunos de los paradigmas económicos ha sido el de los Estados Unidos. Así, el Chairman de la Reserva Federal, Alan Greenspan ha dicho frente al Senado “…nuestra nación ha experimentado una elevada tasa de crecimiento de la productividad - output por hora - en los recientes años. El dramático adelanto en poder computacional, comunicaciones y tecnología de la información aparece como la mayor fuerza detrás de esta tendencia beneficiosa”. Mas allá de ese reconocimiento, que es una constatación de la realidad, lo importante en este caso radica en el señalamiento del motor de esos cambios en su continuidad como comportamiento de transformación de la economía. La prueba de la evidencia ha sido seguida por la adopción de políticas activas y explícitas, en el sentido de buscar el fomento del desarrollo de ese conjunto de industrias. Ese reconocimiento fue seguido de un activo movimiento, luego de un periodo de reflexión por parte de la Unión Europea, con la adopción de un programa de acción en la Cumbre de Lisboa de marzo del 2000, oficializando la iniciativa denominada "e-Europa".
    Los reconocimientos mencionados y la adopción de políticas activas parten del principio de que ese cambio ha venido montado en la ola del gran desarrollo de las denominadas Industrias TI. La economía norteamericana que es para la que se dispone de mayor evidencia empírica acumulada, exhibe al menos tres influencias notables que imprimen sus consecuencias en la matriz macroeconómica:
    - Las industrias TI han crecido en los últimos años al doble del porcentaje del crecimiento de la economía, en una tendencia que aparece como sostenida.

    - La inversión en las industrias TI representan el 45% de toda la inversión en equipos de negocios.



    - La declinación de los precios de las TI han ayudado a mantener a la inflación bajo control.
    El sector TI ha crecido en los últimos años a un ritmo que duplica el del crecimiento del Producto Bruto Interno de los Estados Unidos. Entre 1977 y 1985 experimentó un crecimiento anual de entre el 4,2% y el 4,9%. En 1990, cuando los PC’s comenzaron a avanzar decididamente en hogares y oficinas, la tasa anual de crecimiento se expandió al 6,1%; entre 1993 y 1997, cuando la actividad comercial comenzó a volcarse por Internet, ese crecimiento aumentó al 6,4% anual y, en 1998, las estimaciones mostraban un crecimiento del 8,2%.
    Al mismo tiempo que el fenómeno de crecimiento se producía, hay otro hecho importante asociado: los precios de los productos TI, ajustados por calidad y performance han caído, mientras que los precios de los bienes de los restantes sectores de la economía se han sostenido o han subido, ejercitando una presión deflacionaria compensatoria de las tendencias económicas normales al incremento de precios, propias de los procesos expansivos.
    En los pasados treinta años, el poder informático se ha duplicado cada dieciocho meses15. Al mismo tiempo, el precio del chip ha bajado seis órdenes de magnitud, mientras que se hacía el camino desde el transistor hacia el microprocesador. Entre 1991 y 1997, el costo del microprocesador ha descendido de U$S 230 a U$S 3,42 por Mips16. Idéntico camino llevaron los chips de memoria. Ningún otro bien manufacturado en el mundo ha caído tanto y tan rápido de precio. Esa caída de precios se refleja en el precio de los ordenadores personales: desde enero de 1997 a enero de 1998, el precio de las computadoras personales se contrajo un 30%. En la Navidad de 1998, en los Estados Unidos, las ofertas mostraban PC’s a U$S 600. En junio de 1997, el Consumer Electronics Manufacturers Association (CEMA) reportaba que el 40% de los hogares estadounidenses tenía PC, en diciembre de 1998 reportaba un 43% mientras que las estimaciones para el 2002 muestran un 60%.
    En 1996 y 1997, los precios declinantes de los productos TI lograron reducir un punto porcentual la tasa de inflación de los Estados Unidos: en 1997, el porcentaje de inflación sin tomar en cuenta los productos TI hubiera sido del 3,1%, incluyendo a los productos TI se situó en el 2,0%.
    En términos reales, la expansión de las TI ha sido responsable de un 25% del crecimiento económico real de los Estados Unidos entre 1992 y 1997. A efectos comparativos, puede señalarse que en la década del sesenta, las ventas comerciales de equipamiento TI representaba únicamente el 3% de la inversión total en equipamiento de negocios. En 1996, el porcentaje era el 45%. Para algunas industrias como comunicaciones, seguros e inversiones, la inversión TI representa el 75% del equipo nuevo.
    De esta forma, las tendencias observables en el futuro inmediato, como consecuencia del cambio en el eje del crecimiento económico, pueden sintetizarse en:
    - La construcción de Internet se expandirá todavía más velozmente: en 1994, tres millones de personas, la mayor parte en los Estados Unidos usaba Internet. En 1998, cien millones en todo el mundo lo hacía. La mayoría de los informes de análisis prospectivo señalan que en el 2005 los usuarios serán probablemente entre setecientos y ochocientos millones. Esta expansión está llevando a un gigantesco crecimiento en inversiones en ordenadores, software, servicios y comunicaciones.
    - En esa expansión, debe esperar un gran crecimiento del comercio electrónico: es una fuerza en gran crecimiento, que deberá facturar globalmente en el 2002 U$S 800.000 millones, variando de acuerdo a la fuente a que se acceda, con un notable crecimiento de la modalidad de comercio empresa a empresa.
    - Dentro del comercio electrónico se asistirá a un incremento importante del despacho digital de bienes y servicios: programas de software, diarios, cd's musicales, etc., que posiblemente provoquen, en el corto plazo, dificultades a los intermediarios tradicionales, en particular en algunos sectores con la re estructuración de las cadenas de valor. Pasajes aéreos y transacciones de seguridad se tramitan crecientemente por Internet. Otras industrias, como los servicios de consultoría, entretenimientos, banca, seguros, educación y servicios de salud están usando crecientemente Internet.
    - Esta expansión provocará modificaciones de importancia en la venta al detalle de bienes tangibles: Internet también es crecientemente usada para manejar bienes y servicios que son físicamente producidos, almacenados y despachados. Si bien las ventas por Internet representan en la actualidad el 1% del total de las actuales ventas detallistas, ciertos productos como ordenadores, software, automóviles, libros y flores crecen rápidamente y modifica adicionalmente algunas actividades de servicios como la logística de la distribución.
    - En el comportamiento empresarial, la modalidad de negocios electrónicos empresa a empresa esta experimentando y habrá de experimentar un crecimiento vertiginoso, dando un panorama de integración vertical y horizontal inter e intra sectorial, impensable hasta hace pocos años.
    - Para atender la demanda creciente, las empresas están invirtiendo fuertemente en la construcción de Internet: empresas de artículos electrónicos, gigantes de la media, compañías telefónicas, compañías de ordenadores, empresas de software, proveedores de servicios de satélite, empresas de telefonía celular, proveedores de servicios Internet, empresas de televisión por cable. De esa forma, el crecimiento se retroalimenta a sí mismo, exponiendo un escenario de expansión mayor.
    - Además de las empresas anteriores, están surgiendo gran cantidad de otras empresas que se están creando para ayudar a los negocios en Internet: diseñadores de sitios Web y de banners publicitarios, creadores de catálogos, constructores de herramientas de seguridad, creadores de campañas de marketing, servicios de consultoría y desarrollo de tecnología de velocidad para el flujo de datos e información a través de la Red, generando un campo de ampliación del comercio, sin efecto de sustitución sobre actividades preexistentes.
    Estos aspectos sugieren con claridad que las Industrias de Tecnología de la Información (TI) y el comercio electrónico tienen una expectativa coherente de ser una fuerza de importancia para conducir a la economía norteamericana en los próximos años17. De acuerdo con el documento “The Emerging Digital Economy”, “…para realizar el potencial, el sector privado y los gobiernos deben trabajar en conjunto para crear un escenario de mercado predictible, con un marco legal tendiente a facilitar el comercio electrónico y para crear métodos no burocráticos para asegurar que Internet sea un ambiente seguro y sano, creando además políticas de recursos humanos para que estudiantes y trabajadores tengan la capacidad suficiente para ocupar trabajo en la nueva economía digital”
    II.3 El impacto de las tecnologías de la información (TI) en la competitividad de las empresas y los países, en el empleo, el consumo y las relaciones internacionales
    Los cambios emanados de la revolución digital se traducen en reposicionamientos competitivos de las empresas, los sectores productivos y a un ritmo menos perceptible, pero sumamente firme, a los contextos macroeconómicos nacionales. La evidencia empírica disponible es también bastante exigua y los instrumentos teóricos se encuentran en su mayor parte en construcción, como para permitir construir modelos o escenarios completos acerca de los cambios a producirse. Sin embargo, esa evidencia aparece como suficiente para realizar algunas observaciones sobre los impactos que las TI están teniendo sobre diversos ámbitos de actividad.
    Schumpeter señalaba como una virtualidad del capitalismo y su "creación destructiva" que las olas de crecimiento vienen acompañadas por la eliminación de muchas actividades que la nueva estructura tecnológica vuelve obsoletas. La transformación requiere, además, una reformulación que puede observarse como significativa de la legislación y la institucionalidad que forman el ambiente de los negocios.
    II.3.1 La economía de las empresas directamente vinculadas a la Red
    En el ámbito de las empresas, la red ofrece aplicaciones muy variadas que van desde un mínimo de uso eficaz de correo electrónico (ahorros sustanciales en tiempo y costos de las comunicaciones, nacionales e internacionales), hasta el acceso a nuevas fuentes de información, conocimiento, asesoramiento y transferencia tecnológica. Implica, adicionalmente, la participación en complejas plataformas de comercialización. Consecuentemente, se ven alteradas las relaciones con la demanda, sugiriendo importantes modificaciones en campos de las relaciones de esas empresas con sus proveedores y clientes, en la cadena logística y en el proceso de producción. Se desarrollan ejecuciones mejoradas de administración y finanzas. Un contexto armónico de estas aplicaciones lleva a incrementos en la productividad, modificaciones en la relación con el entorno y a la necesidad de enfrentar nuevas formas de hacer negocios.
    Al comienzo, las intranets (redes electrónicas privadas dentro de una misma empresa) han permitido a grandes empresas optimizar los recursos corporativos, humanos y físicos. Luego, esas redes se extendieron para permitir el acceso a proveedores privilegiados. Los cambios introducidos han contribuido a un mejor diseño de los productos para mercados específicos, menores costos de producción, mayor disponibilidad de tiempo para que el personal se concentre en algunos problemas claves. Con el uso de Internet, estos accesos han tendido a una apertura todavía mayor, creando oportunidades para otras empresas, no necesariamente nacionales.
    En el ámbito de los encadenamientos productivos o sectores económicos, las nuevas tecnologías permiten el establecimiento de sistemas productivos con un grado mayor de integración con una reducción de los costos de transacción. Los primeros indicios pueden percibirse en las propias industrias de telecomunicaciones y en las de contenidos, lo que puede conllevar a la necesidad de redefinir el campo en que las empresas se encuentran o creen encontrarse. La reorganización de las estructuras industriales constituye una contribución mayor a la reducción de los costos de producción, fenómeno comenzado en la década del ochenta en los países de la OCDE. El fenómeno no ha llegado con la misma profundidad en los países de las economías en desarrollo. La aplicación de los elementos del comercio electrónico debe contribuir a acelerar el proceso.
    Esto se procesa en el contexto de la economía digital, donde se generan relaciones interempresariales, de producción, intermediación y consumo con características diferentes a las de los mercados reales. También aparecen nuevas formas empresariales, habiéndose generado las primeras empresas electrónicas de la historia. Una empresa electrónica es una entidad empresarial que tiene capacidad de intercambiar valor (dinero, bienes, servicios e información) electrónicamente y, cuyos empleados, procesos y tecnologías están coordinados en una actuación en el campo del comercio electrónico como estrategia de la organización18. Se produce entonces, un cambio, traducido en un abanico de tres naturalezas empresariales: las empresas “tradicionales” o físicas, una especie de empresa con predominancia real pero con presencia y aspectos virtuales, y las empresas virtuales que, en general, tienen una dependencia de mecanismos o instrumentos físicos. Con el paso del tiempo, ambos extremos del abanico tienden a una convergencia hacia el centro del mismo, movimiento mucho más acentuado desde el ala tradicional. Este movimiento de transformación conduce, en forma inexorable, a la generación de un modelo nuevo de empresa.
    Los cambios mencionados han podido percibirse en el fenómeno de capitalización de las empresas. En los últimos cinco a diez años, la predominancia de valoración bursátil de empresas de la "economía industrial" se ha visto reducida por la irrupción de las empresas de la denominada "nueva economía", es decir, de aquellas directamente vinculadas con la Red, en una muestra significativa de su participación en el escenario económico. El siguiente cuadro puede ilustrar al respecto:

      1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   31

    Similar:

    Plantilla de caratula de documentos iconPlantilla ebc
    Puesta en común de los documentos de Objetivos ce e Informe Organización Asamblea General
    Plantilla de caratula de documentos iconPlantilla para documentos
    Etapas del Proyecto y actividades con potencial de generar impactos ambientales y sociales 50
    Plantilla de caratula de documentos iconAnálisis contable
    Esa plantilla será objeto de corrección mecanizada. Su nota se computará sobre la citada plantilla. Esté atento a las instrucciones...
    Plantilla de caratula de documentos iconPlantilla para documentos externos libre de restricciones
    Mesa: El rol de los modelos dsge en la formulación de la política monetaria en la región
    Plantilla de caratula de documentos iconDe los jueces
    Tipografía de fondo de carátula: Artículo 52, Ley 169 de 1896, sobre "Reformas Judiciales"
    Plantilla de caratula de documentos iconDocumentos de trabajo
    Documentos de Trabajo es una publicación del Departamento de Economía y Finanzas con sede en la Facultad de Ciencias Económicas,...
    Plantilla de caratula de documentos iconSocio economía ecuatoriana
    Realizar una encuesta sobres el conocimiento de que es el comunismo y capitalismo. Entregar un archivo con caratula en donde este...
    Plantilla de caratula de documentos iconDra. Carmen Peñaloza
    El mismo debe contener una extensión mínima de cinco carillas, en letra Arial 1, espacio interlineado Debe contar con una carátula,...

    Página principal
    Contactos

        Página principal



    Plantilla de caratula de documentos

    Descargar 1.5 Mb.