Descargar 218.09 Kb.


Página7/12
Fecha de conversión13.05.2018
Tamaño218.09 Kb.

Descargar 218.09 Kb.

Emprendedores de la Edad Media


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12
Emprendedores de la Edad Media.

En los últimos años, un gran número de historiadores económicos, ha situado los orígenes del capitalismo (o pre-capitalismo para otros) en la Baja Edad Media. Es que, precisamente hacia finales del siglo XI y comienzos del XII, se empiezan a producir una serie de cambios en Europa, que van a llevar a lo que José Luis Romero denominó “revolución mercantil”19 La visión tradicional de la economía medieval cerrada en el manor lentamente comienza a dar paso a una economía basada en el intercambio, en la que van a tener un rol fundamental los hombres de negocios.


Los cambios que posibilitan esta tendencia a la apertura son:

  • El cese de las invasiones y las luchas internas en Europa.

  • El crecimiento de la población, debido a que hay menos muertes y más mano de obra para producir alimentos.

  • El aumento del comercio, gracias a la pacificación (i.e. más seguridad en los transportes) y el aumento de la demanda.

  • Finalmente, y como consecuencia de lo anteriormente mencionado, el crecimiento de las ciudades.

La aparición de una nueva clase social, compuesta por mercaderes y burgueses, es la que va a movilizar todos estos cambios. Estos hombres movidos por su espíritu inquieto y el afán de lucro, son los que van a poner en marcha nuevamente la economía de intercambio que va a provocar el crecimiento económico de Europa después de casi 600 años de estancamiento.


La Edad Media es una época que abarca desde el siglo V al siglo XV aproximadamente de nuestra era. A lo largo de sus mil años de historia, distintas fueron las características que adoptó la organización política, económica y social de Europa. Las diferencias se hacen presentes según la región y la época que se estudie. De todos modos, existe una división del período que consiste en: Alta Edad Media desde el siglo VII al XI; y Baja Edad Media desde el siglo XI al XV. En los siguientes párrafos haré una breve descripción sobre cuáles fueron las diferencias más notables (desde el punto de vista económico) entre cada uno de estos períodos, a fin de poder comprender mejor cómo los cambios introducidos a partir de la Baja Edad Media dan origen a las instituciones que favorecieron la aparición de emprendedores-innovadores, y a su vez, apreciar cómo estos aportan adelantos para que mejore la calidad de vida de los habitantes.
La Alta Edad Media, se caracteriza por ser una sociedad casi exclusivamente rural, en la cual las instituciones políticas y económicas estaban en manos de la misma persona: el señor feudal. El centro político y económico era el manor, dentro del cual se desarrollaba la vida de los campesinos y del señor. Todas las transacciones se hacían según la costumbre y la tradición. La idea económica que prevalecía era “el justo precio” y “el justo ingreso”. Conceptos como la oferta y la demanda estaban totalmente fuera de cuestión. Estas unidades políticas y productivas estaban aisladas del contacto exterior; el dinero casi desaparece por completo en esta época. El manor tendía al autoabastecimiento, y sólo el 10% de la economía se daba fuera de sus límites. Este sistema, basado en la costumbre, el aislamiento y la poca movilidad social, no dio lugar a la introducción de innovaciones tecnológicas, ni a la búsqueda de mejoras aplicadas a la producción, ya que por el tipo de sociedad, todo aquello que implicara cambios era visto de mala manera y rechazado. Además, no existían ningún tipo de incentivos para generar riqueza, porque todo “exceso” en la producción era castigado con un aumento en los impuestos o la confiscación por parte del señor feudal.
Esta organización cerrada (que tenía su razón de ser en las invasiones “bárbaras” que se sucedían en Europa desde la caída del Imperio Romano de Occidente y en la ausencia de una autoridad central efectiva) comienza a desaparecer lentamente a comienzos del siglo XI debido a algunos cambios que se van a producir en la sociedad medieval. Los más importantes de estos fueron: el fin de las invasiones y de las guerras; el crecimiento de la población; el aumento del comercio y el desarrollo de las ciudades. Estos cuatro elementos, pusieron en marcha una serie de modificaciones que llevarían a una nueva estructura política, social y económica al cabo de un par de siglos. Es importante destacar que el impacto de dichos acontecimiento fue dispar en el continente europeo, concentrándose su mayor influencia en el Norte de Italia, Centro de Francia, los Países Bajos y algunas ciudades sobre la costa del Mar Báltico (fueron estas precisamente las regiones que tuvieron una mayor influencia del accionar de los mercaderes).
Como señala José Luis Romero, el paso de la Alta Edad Media a la baja Edad Media implicó la transición de una economía natural a una economía de intercambio. A mediados del siglo XI se restablece el orden en Europa, las mismas rutas que antes utilizaban los invasores para atacar, ahora son utilizadas por los comerciantes y la creciente población para desplazarse, lo que a su vez activa el comercio y posibilita el crecimiento de las ciudades.
Se podría decir que la Baja Edad Media se caracteriza por una mayor movilidad social y geográfica, ésta a su vez está sustentada por una aumento de la población como consecuencia del fin de las guerras y el descenso de la mortalidad. Esta nueva población demanda más alimentos, los que se pueden producir gracias a dos cambios fundamentales: en primer lugar, la disponibilidad de nuevas tierras, ya que ahora hay seguridad en regiones donde antes no la había, sumado esto a la existencia de mayor cantidad de campesinos para cultivarlas; y segundo, comienzan a utilizarse nuevas técnicas de cultivo como la rotación trienal, lo que permite un aumento en la producción agrícola, así como también la aparición de nuevas herramientas para trabajar la tierra. Los siglos XI y XII son años de gran movilidad si lo comparamos con los seis siglos anteriores. El desplazamiento de la población presenta la posibilidad de observar nuevas formas de trabajo y de relacionarse económicamente. Se abren nuevas vías de comunicación, crecen las ciudades y el intercambio comercial.
Estos cambios favorecen el surgimiento de la burguesía y los mercaderes; estos, a su vez, se convierten en agentes aceleradores de las incipientes transformaciones que se producen en la sociedad. En consecuencia, el crecimiento de las ciudades y del comercio son dos hechos que se producen en sincronía, influenciándose mutuamente. De alguna manera, el desarrollo de la ciudad es una respuesta al creciente comercio y a la “sedentarización” de las ferias comerciales del medioevo. En los burgos los mercaderes se van a establecer en forma fija, sin la necesidad de desplazarse permanentemente. Gracias a esta estabilidad y seguridad, adquirida en la ciudad, la actividad de los mercaderes va a tener un crecimiento notable. Como se puede apreciar, no es sencillo determinar cuál de todos los factores mencionados es el primero en desencadenar esta serie de cambios. Generalmente en cualquier tipo de análisis social que se haga no hay un único factor que sea el determinante de un proceso de esta naturaleza.
Según Henri Pirenne20, una característica central de este nuevo sector social es que los mismos no dependen del señor feudal para su desarrollo. El comercio y la industria que hasta ese momento habían sido actividades esporádicas y fortuitas, a partir del crecimiento de la ciudad, se convierten en una actividad estable e independiente. De alguna manera el proceso de pacificación que se vivió desde siglo XI, dio oportunidad a un número creciente de campesinos a buscar fortuna en otros lugares, generalmente cerca de puertos comerciales (en el Norte de Italia o en el Báltico), algunos continuando su tareas agrícolas en nuevas tierras y otros en las ciudades. Es importante tener presente que la posibilidad de liberarse de la servidumbre señorial fue un factor clave en esta búsqueda de nuevas oportunidades; en este proceso la ciudad cumplió un papel fundamental, otorgando seguridad a los campesinos que lograban escapar del control del señor.
A medida que la población se fue independizando del señor, ya sea porque se instalaban en las ciudades o porque se establecían en las nuevas tierras disponibles, aparece un concepto hasta ese momento desconocido en la sociedad medieval, el fin de lucro. Durante toda la Alta y parte de la Baja Edad Media, la organización económica de la sociedad estaba destinada al autoabastecimiento. El fin de lucro no sólo era mal visto, sino que hasta era castigado legal y moralmente (en esto es muy importante la prédica de la Iglesia). Esta nueva búsqueda de beneficio, según Pirenne, no sólo fue causada por la transformación en la relación del campesino con el señor feudal, sino que fue motivada también por el crecimiento de las ciudades que comenzaron a demandar la producción del campo, la cual era indispensable para su subsistencia. Son los campesinos libres que viven en los alrededores de las ciudades los que “alimentan” a la nueva población urbana.
En este contexto de crecimiento comercial “reaparece” la moneda. Si bien nunca había desaparecido del todo, la misma se utilizaba en forma muy limitada hasta el siglo XI, (especialmente para demandar bienes de lujo por parte de algunos miembros de la nobleza). La expansión del comercio hizo muy dificultoso sostener el sistema de trueque, de modo que la demanda de dinero creció notablemente a partir del siglo XII, lo que produjo como consecuencia un aumento de precios que benefició a los productores y alentó, al mismo tiempo, la entrada de nuevos competidores al mercado (algo similar ocurriría cuando se produce la denominada “revolución de los precios” del S. XVI con la llegada del oro y la plata de América).
La difusión de la moneda dio origen a la aparición de unos artesanos que se podrían definir como el antecedente directo de los banqueros, el aumento de la actividad comercial trajo aparejada un incremento en la cantidad de monedas utilizadas en el intercambio. Por este motivo se hacía prácticamente imposible para los mercaderes llegar a conocer el valor y la equivalencia entre los cientos de monedas de distinto origen que circulaban en ese momento. Para subsanar esta dificultad aparecen personas que se especializan en determinar el origen, composición, peso y cotización de las distintas monedas. Según Jack Weatherford21, “el término moderno “banco” proviene de la forma en que estos tempranos comerciantes de dinero realizaban sus negocios; significaba “mesa” o “banco”, el soporte que literalmente conformaba la base de sus operaciones en las ferias [o en los burgos]. Del italiano, los términos bank, banco y banque se difundieron rápidamente a otras lenguas europeas y después a todo el mundo”.
Los primeros en destacarse en esta actividad fueron los Templarios, una orden religiosa que se convirtió en el principal agente financiero en la época de las cruzadas. De todos modos, aunque eran los agentes financieros más importantes de su época, no habían adoptado el significado moderno del término banquero, ya que los mismos tenían muchas restricciones religiosas al momento de operar. Fue recién con la llegada de las familias italianas del norte que se desarrolla el concepto moderno de banquero. Estos clanes de las ciudades-estado de Pisa, Florencia, Venecia, Verona y Génova comienzan a ofrecer sus servicios bancarios en forma independiente de la Iglesia y del Estado. Esta independencia le da mucha más libertad para operar con todo el mundo, aún con los infieles (término con el que se designaba a los mercaderes musulmanes). La prohibición cristiana de la usura quedó totalmente superada para estos nuevos agentes financieros. Al poco tiempo de iniciadas sus operaciones, estos banqueros se especializaron en una actividad mucho más lucrativa: el crédito.
Si bien el crédito existió desde siempre, la importancia que tienen los banqueros, es que lo hacen accesible para una mayor cantidad de personas. Esto favorece notablemente el desarrollo de la economía de la época. El medio que se utilizó para expandir el crédito fue la letra de cambio. Aunque “los italianos no inventaron la letra de cambio, le dieron un uso nuevo y más rentable”. Cuando un mercader necesitaba dinero acudía a un banquero. Éste, “le daba dinero al contado, en florines de Florencia o ducados de Venecia, y ambas partes firmaban una letra de cambio en virtud de la cual el mercader se comprometía a pagar una suma levemente superior de dinero en otra moneda, en la próxima feria de Lyon o Champagne. El mercader no debía acudir personalmente a la feria para saldar la letra. Ambas partes sabían que, si el mercader no se presentaba en la feria, la oficina de Florencia cobraría el monto adeudado”.
Pero la letra de cambio aportó otra ventaja muy importante para la actividad comercial: eliminó la necesidad de transportar grandes cantidades de monedas y la dificultad que representaba negociar con las mismas en operaciones que implicaban grandes montos. Gracias a esto se disminuye notablemente el riesgo y se agiliza el comercio. Weatherford señala que: “El nuevo dinero bancario italiano impulsó el comercio al permitirle circular mucho más rápidamente. En 1338, un embarque de monedas requería de tres semanas para abrirse paso desde Ruán, en el norte de Francia, hasta Aviñón, en el sur, una distancia de tan sólo 640 kilómetros, y el embarque corría el riesgo de extraviarse, ser atacado por bandidos o esquilmado por la propia cuadrilla contratada para transportarlo. En contraposición a ello, una letra de cambio podía despacharse en apenas ocho días y, en caso de que la robaran, el ladrón no podía cobrarla. En otras palabras, las letras se desplazaban más rápidamente y protegían a cualquiera que estuviese implicado en la transacción. Pese al costo extra de entre un 8 y un 12%, una letra era de todos modos más barata que lo que salía contratar una escolta armada para el embarque de oro y la plata en monedas o lingotes. Las letras de cambio contribuyeron a liberar el dinero de sus limitaciones espaciales”.22 Estas letras con el correr del tiempo se convertirían en lo que conocemos como papel moneda.
“Bajo el nuevo sistema, una bolsa de cien florines que en otra época habría permanecido ociosa durante años en la caja fuerte de un noble ahora podía ser depositada para su salvaguarda en un banco italiano con acceso a varias filiales en todo el continente. El banco prestaba ese dinero y hacía circular la letra de cambio como dinero”23 De este modo se activa aún más la economía. Este nuevo dinero bancario hizo posible que muchos artesanos y mercaderes que no contaban con ahorros suficientes pudieran emprender nuevas actividades en escala mayor y más lucrativa.
Entre los banqueros más conocidos están las familias italianas como los Peruzzi, los Bardi y los Acciaiuoli de Florencia, quienes tenían parientes operando desde Chipre hasta Inglaterra. Pero son sin dudas los Médicci los que más se destacaron. La familia de origen florentino, comienza su actividad bancaria con Giovanni (1360-1429) y lo sucedieron sus dos hijos conocidos como Cosme el Viejo y Lorenzo el Viejo. Fue la familia más poderosa de Florencia y una de las más poderosas de Europa en su época, ya que eran los que financiaban a las nacientes monarquías europeas. Sus hijos ocuparon cargos de cardenales y papas, así como sus hijas se casaron con nobles, llegando a ser reinas y madres de reyes. Bajo la conducción de Cosme, los Médici se convirtieron en la empresa privada más importante de la época. Además de su casa central en Florencia, tenían sucursales en Ancona, Amberes, Aviñón, Basilea, Boloña, Brujas, Ginebra, Londres, Lübeck, Lyon, Milán, Nápoles, Pisa, Roma y Venecia. Quizás una diferencia saliente de esta familia de mercaderes y banqueros con respecto a las otras es que utilizaron su riqueza para adquirir poder a través de alianzas políticas y títulos nobiliarios.
Todos estos cambios económicos no sólo beneficiaron a los mercaderes, banqueros y productores, sino que también favorecieron el desarrollo de otras sectores de la sociedad. Gracias a la adopción de nuevos elementos y la modernización de otros, la sociedad en su conjunto pudo disponer de herramientas que permitieron un mayor crecimiento. Entre estos podemos destacar a: los contratos y las sociedades comerciales, los seguros, el sistema de partida doble, el desarrollo de sistemas de información, la adopción de los números arábigos, la difusión de la educación, la adopción del reloj comunal, y las ya mencionadas letra de cambio y el crédito. La adopción de los mismos modificó trascendentalmente la forma de relacionarse entre los individuos. Muchos de estos cambios seguirán presentes con distinta intensidad y con algunas variantes hasta nuestros días.
La aparición de nuevas compañías comerciales se vio ampliamente favorecida por la adopción de los contratos de sociedades comerciales, estos permitieron unir los capitales de personas desconocidas, sin que ello implicara el riesgo de perder toda su fortuna. Anteriormente, y debido a la ausencia de este elemento jurídico, los negocios y las sociedades sólo se daban entre grupos familiares o personas que tenían un conocimiento mutuo muy profundo. La incorporación del contrato de sociedad comercial permitió ampliar mucho más la posibilidad de crear nuevas empresas. Estos contratos, además, posibilitaron separar el capital personal (familiar) del comercial. Anteriormente cuando una persona quebraba comercialmente tenía que responder con toda su fortuna personal, lo que hacía que muchos negocios riesgosos fueran rechazados ante tal posibilidad. Relacionado con el riesgo, se desarrollan en esta época las compañías de seguros, las cuales en un comienzo se especializan en los transportes de mercancías. Esta modalidad también contribuye notablemente a la expansión comercial de la que hablamos en páginas anteriores. 24
Una de los sectores que más evolucionó junto al comercio fue el de la contabilidad. La adopción de los números arábigos y el sistema de partida doble, acompañaron e impulsaron este crecimiento. El desarrollo de nuevos sistemas de información y de registro fueron fundamentales para los mercaderes modernos. Las nuevas necesidades del comercio internacional demandaban una educación mercantil desconocida hasta ese momento. Por este motivo son los propios mercaderes, los que van a impulsar centros educativos en los que se hiciera hincapié en sus necesidades. Según Pirenne, “el desarrollo de instrumentos de crédito presuponía un conocimiento de lectura y escritura entre los mercaderes. La actividad comercial fue sin duda la razón por la cual se crearon las primeras escuelas para los hijos de la burguesía..., desde la segunda mitad el siglo XII las ciudades comienzan a abrir pequeñas escuelas, las cuales pueden ser consideradas como el punto de partida de la educación de la Edad Media”25 La mayoría de los mercaderes que realizaran algún tipo de comercio internacional debían poseer un grado de instrucción más o menos avanzado. Esto se refleja, por ejemplo, en la necesidad de aprender idiomas.
Parece haber una íntima relación entre el desarrollo de la educación y la expansión del crédito, señala Pirenne. Los nuevos documentos comerciales requerían una capacidad de lectura y escritura mucho más evolucionada que la utilizada en años previos. Estas operaciones a crédito requerían el desarrollo de otro elemento fundamental: el cálculo matemático. Para Jack Weatherford, “el renacimiento no comenzó como un movimiento de las artes y las letras sino como un resurgimiento pragmático, y matemático, para ayudar a los banqueros y mercaderes a ejecutar las tareas cada vez más difíciles de convertir dinero de un tipo en otro, de calcular el interés y determinar las ganancias y las pérdidas”26
Dos nombres se destacan en esta área del conocimiento: Leonardo Fibonacci y Luca Pacioli. El primero más conocido como Leonardo Pisano, en honor a su ciudad natal Pisa, en 1202 publicó “Liber Abaci, texto mediante el cual introdujo en Europa lo que hoy denominamos números arábigos, aún cuando los árabes los habían tomado de la India. Este sistema simplificado ofrecía grandes ventajas sobre los complicados números romanos, que eran difíciles de sumar y restar y en la práctica incompatibles con la multiplicación y la división”. Esta novedad “eliminó la necesidad del ábaco, pues ahora los mercaderes podían calcular cifras más fácilmente en su cabeza o en hojitas de papel”27 El segundo de los mencionados, Luca Pacioli, en 1487 publicó Summa de aritmetica geometria proportioni et proportionalità, destinada a explicar las operaciones matemáticas y el sistema de doble entrada difundidos ampliamente en esa época. “Con un libro de esa índole, un tendero no requería de ninguna formación universitaria para llevar con éxito un negocio eficiente y rentable”, según Weatherford.
Podríamos decir que estos mercaderes fueron los entrepreneurs de la Edad Media, ellos se atrevieron a desafiar la inercia de la idiosincrasia medieval. La idea de que la costumbre era la regla comenzó a ser cuestionada poco a poco gracias a su impulso. Los cambios y adelantos introducidos por estos burgueses, como se lo conocería posteriormente, despertaron la curiosidad de una sociedad que había permanecido en una estructura estática por siglos. Los cambios promovidos por estos hombres de negocios no sólo afectan positivamente sus arcas, sino que “sacarían del encierro” a Europa Occidental después de ocho siglos de estar a la defensiva. Su espíritu inquieto llevó a los mercaderes a volverse cada vez más curiosos y a poner en tela de juicio muchas ideas y teorías que no se cuestionaban hasta ese momento. Como consecuencia no deseada de sus acciones la población en su conjunto dispuso de mayores oportunidades. El contacto con mercados lejanos, gracias al florecimiento del comercio internacional, permitió la especialización del trabajo y un aumento en la productividad del mismo. Muchas de los elementos que son parte de la cultura occidental en el presente han sido adaptaciones de elementos que los mercaderes han tomado de otras culturas. Al estar en contacto con otras civilizaciones el beneficio fue notable para la sociedad en su conjunto. Esto se ve reflejado por ejemplo en los hábitos de alimentación y vestimenta, así cómo también, en nuevas técnicas de producción, comercialización y transporte. Todo esto fue liberando lentamente a los hombres de las ataduras que imponían sobre ellos la ignorancia y la propia naturaleza.
De todos modos, es importante tener presente que estos cambios son muy lentos y que no esto no implica que el hombre de los siglos quince y dieciséis gozaban de plena libertad como se entiende en el presente. La idea es resaltar que la apertura comercial y la aparición de ciertos elementos “modernos” como los previamente mencionados, fueron un factor fundamental para el progreso de la sociedad de aquellos tiempo. Los mercaderes, banqueros y burgueses lideraron esos cambios. Estos hombres de negocios en persecución de sus beneficios particulares y compitiendo entre ellos, lograron generar un clima para la llegada de nuevas ideas y nuevas tecnologías.
Paradójicamente, un tendero o mercader no hubiese encontrado estos conocimientos en la universidad, ya que las universidades de aquel entonces, el gobierno y la Iglesia rechazaban muchos de estos cambios, porque los mismos implicaban una pérdida de poder político, económico y espiritual sobre la sociedad. Fueron los primeros centros educativos burgueses los que adoptaron y desarrollaron una educación secularizada, que luego sería la base del conocimiento científico de los siglos XVII y XVIII. En este contexto, los árabes fueron uno de los pueblos que mayor cantidad de aportes realizó a la cultura de occidente, aunque por muchos años se los haya querido desprestigiar por considerárselos como infieles. En el ambiente académico-universitario, recién se comienza a prestar atención a todos estos avances a finales del siglo XVI.
Se puede afirmar que fue el rol civilizador del comercio el que primero adoptó e impulsó todas estas modificaciones. El comercio se desarrolló más y mejor en tiempos de paz y cooperación, permitió un contacto más fluido de los pueblos, y, a su vez, incentivó la educación para que esa comunicación fuera más eficiente y productiva. El fin de lucro que se hace presente a fines de la Edad Media es lo que impulsa a los mercaderes.

Si bien estos cambios tuvieron lugar en Europa Occidental, hubo ciertas regiones en las que esta clase de empresarios-innovadores tuvieron una mayor concentración según la época. No me voy a detener aquí a analizar cada una de ellas (por cuestión de tiempo y espacio) pero sí voy a mencionar brevemente el periplo de lo que se podría llamar el camino de la riqueza y la innovación. Es decir, cómo se fue desplazando el epicentro del mundo comercial y tecnológico desde el siglo catorce hasta el diecinueve. Comenzando por el Norte de Italia cuna de todos los cambios mencionados en la páginas anteriores, pasando luego a la costa del Mar Báltico y los Países Bajos, de allí pasa en el siglo dieciocho a Inglaterra con la revolución industrial, y finalmente, a Estados Unidos en el siglo diecinueve.


¿Por qué la importancia de cada uno de estos lugares en determinados momentos aumenta o disminuye a lo largo de los siglos? La respuesta ha esta pregunta ha sido motivo de numerosos trabajos (algunos de los cuales se mencionan en el apartado bibliográfico). De hecho, las diferencias pueden ser explicadas desde diversos factores como ser: la geografía, la política, la religión, la historia de cada nación, la economía, etc. Pero existen algunas circunstancias que son comunes a todos los casos mencionados en este artículo (que también aplican otros casos de sociedades en las cuales existen emprendedores que promueven el progreso social y económico) y que se relacionan directamente con la idea central del artículo.
Los emprendedores-innovadores son los agentes que promueven el progreso social y económico de los pueblos. Son ellos los que toman riesgos e invierten su capacidad, su tiempo y su capital en búsqueda de ganancias futuras que esperan recibir en recompensa del riesgo asumido. Estos emprendedores se manifiestan con mayor asiduidad en aquellas sociedades en las que predominan la libertad económica y política. Son las sociedades que ofrecen un marco institucional estable donde sus emprendimientos tienen mayores posibilidades de ser llevados a la práctica. Es decir, donde estas reglas de juego existen el emprendedor estará dispuesto a asumir el riesgo.
Si tomamos en cuenta el caso de los mercaderes y banqueros medievales, vemos que esto se cumple. En las ciudades-estado del Norte de Italia estas condiciones se dieron en mayor medida que en el resto de Europa y del mundo conocido en aquel momento28. Por este motivo esa región se convirtió no sólo en el centro del comercio del mundo conocido en esa época, sino en la cuna del renacimiento. El Norte de Italia fue sinónimo de refinamiento intelectual, artístico, educativo y político. Como sucede en el presente, las ciudades o países donde encontramos un mayor refinamiento en todas las áreas relacionadas con el quehacer humano son aquellas en donde existe éxito económico de los empresarios emprendedores. Los países con mayor cantidad de empresas exitosas (éxito logrado en la competencia del mercado) son aquellos en los cuales sus ciudadanos gozan de una mayor calidad de vida (mejores servicios de salud, educación, alimentación, esparcimiento, vivienda, etc.). Sólo hay que echar una mirada en el mapa mundial y comprobar la afirmación.
Ahora bien, por qué se produce un desplazamiento de estos centros económicos de una región a otra. Muchas veces sucede que cuando se empieza a perder cierto grado de libertad, los empresarios comienzan a buscar la misma en otros lugares donde si la hay. Por ejemplo, muchas veces el gobierno de turno ve al emprendedor exitoso quiere echar mano de parte de su riqueza por vía de impuestos o en el caso de ciertos emprendedores e innovadores del Norte de Italia se empiezan a ver obstaculizados en sus experimentos y descubrimientos, ya que muchas de sus ideas estaban en contra de las creencias sostenidas oficialmente por la Iglesia. Es por esta razón que muchos de ellos emigran buscando más libertad hacia otras regiones que la ofrezcan. En consecuencia, aquellos países que restringen las libertades y violan los derechos de propiedad ven como empeora la calidad de vida de su población, mientras que aquellos que ofrecen mayores garantías se ven beneficiados con la llegada de capitales y emprendedores desde otras regiones. Esto es lo que explica el derrotero de el camino de la riqueza y la innovación.

Catálogo: wp-content -> uploads -> 2016
2016 -> Xlv reunión Anual 2010 en fce uba
2016 -> 3 Mayo de 2017 Patia anuncia la descarga libre de la app diabetesprevent para la prevención de la obesidad y la diabetes tipo 2
2016 -> Ii premios a las 50 Mejores Ideas Digitales
2016 -> 10 preguntas sobre la Dictadura Cívico-Militar
2016 -> Factores macroeconómicos que influyen en el financiamiento a las pequeñas y medianas empresas mexicanas: 1998-2013
2016 -> Alternativas de desarrollo en una economía abierta. El modelo de hollis b. Chenery y michael bruno
2016 -> Silabo macroeconomía I. Datos informativos
2016 -> Proyecto de decreto, por el que se regula la alimentación de determinadas especies de fauna silvestre con subproductos animales no destinados a consumo humano procedentes de explotaciones ganaderas en zonas de protección de la comunidad autónoma de la
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

Similar:

“past economic growth is crucial to the material aspects iconNora lustig curriculum vitae december 2018
Dissertation Title: “Distribution of Income, Structure of Consumption and Economic Growth: The Case of Mexico”
“past economic growth is crucial to the material aspects iconCómo implementar una estrategia de Growth Hacking iebs business School
Veremos qué es el Growth Hacking, sus técnicas, diferentes etapas del proceso, entre otros temas
“past economic growth is crucial to the material aspects iconAbstract 1er Congreso Latinoamericano de Historia Económica
In this article it is examined the relationship between tax system´s transformations and economic reform policies that interrupted...
“past economic growth is crucial to the material aspects iconTarea : Con el “soporte teórico” del capitulo (primera parte) del libro “ Fiscal Polices and Growth in the World Economy”. The Mit press
Con el “soporte teórico” del capitulo 8 (primera parte) del libro “ Fiscal Polices and Growth in the World Economy”. The Mit press....
“past economic growth is crucial to the material aspects iconNombre: Economic Briefing fecha: 26 de Enero de 2017 lugar
Enero de 2017, se celebró en el Instituto de Económicas de Zagreb la segunda sesión del “Croatian economic outlook”. Estas sesiones...
“past economic growth is crucial to the material aspects iconTeoría de juegos profesor: Leandro Arozamena, Ph. D
Journal of International Money, Review of Economic Studies, European Economic Review, entre otros. Su área de trabajo se encuentra...
“past economic growth is crucial to the material aspects iconLanguage review
Is there a small lot or a couple of acres in your neighbourhood that is a real eyesore? You have walked past it for years and thought...
“past economic growth is crucial to the material aspects iconSeminario de Posgrado
If this has been imperfectly recognized in the past, there is no excuse, now that these physical laws have become incorporated into...
“past economic growth is crucial to the material aspects iconConspiraciones 2
La raiz de la conspiracion material reptil (icke) material casiopeo (knight) el gobierno mundial oscuro (informes) dossiers
“past economic growth is crucial to the material aspects iconEstudio definitivo para la rehabilitación y mejoramiento de la carretera ayacucho abancay
La presente especificación contempla los transportes de material excedente de corte y excavaciones, de escombros, de derrumbes, material...

Página principal
Contactos

    Página principal



Emprendedores de la Edad Media

Descargar 218.09 Kb.