Descargar 1.29 Mb.


Página1/80
Fecha de conversión18.06.2018
Tamaño1.29 Mb.

Descargar 1.29 Mb.

Paper La nueva normalidad: una economía desigual, dominada por la pobreza, la exclusión social y la marginalidad El enigma del “crecimiento futuro”: entre todos lo mataron y él solito, se murió


  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   80

Paper - La nueva normalidad: una economía desigual, dominada por la pobreza, la exclusión social y la marginalidad
funambulista-no-red.jpg -

- El enigma del “crecimiento futuro”: entre todos lo mataron y él solito, se murió (el nuevo paradigma de la alquimia financiera: “burbujas” y “burbu-giles”)

¿Cómo salir de la “realidad de la nada”: cero crecimiento, cero inflación y cero esperanza?

Ya tenemos suficiente experiencia empírica para decir que la cura monetaria es inadecuada cuando ayuda a la “oferta” (banca y bolsa), en vez de a la “demanda” (trabajadores, pensionistas y familias) y a la inversión productiva.

Mientras que las acciones suben y suben, producto de la política monetaria, el desempleo y la desigualdad siguen aumentando y no hay crecimiento, no hay productividad, no hay cambios políticos y no hay esperanza.

Hay razones por las que la esperanza está en cero. El fracaso sistemático de los políticos para entender y revertir el peor experimento monetario desde 1929, ha creado una situación en la que es necesario un cambio profundo que sacuda o agite el manto de esta realidad de la nada.

En la era del “estancamiento secular”: la economía es un sonámbulo que marcha hacia una salida accidental y desastrosa. Políticas macroeconómicas terribles y una clase dirigente que está interesada principalmente en mantener el statu quo, mientras que el bienestar de la gente y el desarrollo de la economía es algo secundario, siempre y cuando ellos mantengan su posición.

La desigualdad se incrementará porque la financierización de la economía tiende a la concentración de la renta y de la producción; y sí: la clase media tiende a mucho menos, porque en el escenario resultante de todas estas transformaciones no será necesaria.

La “nueva normalidad”, después de casi una década de destrucción económica, está matando la productividad, la innovación, la libertad personal, y los sueños por una pobre asignación de capital y recursos, y mediante la limitación de ideas y expresión. Una sociedad rica crece desde abajo, no desde arriba.

La economía productiva (real) se ha deslocalizado (del primer mundo al tercer mundo), dejando a casi un 80% de los trabajadores manufactureros de los países avanzados, sin perspectivas de un empleo estable, con una remuneración digna, que le permita mantener el nivel de vida habitual y ahorrar para su retiro. Se han sustituido trabajo e ingresos, por créditos impagables.

¿Puede considerarse esta situación de precariedad y pobreza en los países avanzados (como no se había visto desde el fin de la II GM), como un “daño colateral” de la “nueva normalidad”? ¿Podemos estar ante un caso de “externalidades negativas” del nuevo paradigma de la alquimia financiera? (Como dirían los insensibles escribas, políticamente correctos.)

¿Seguiremos creyendo a las “serpientes encantadoras de hombres”, que nos dicen que una aplicación para contratar transporte de viajeros que compite con los taxis tradicionales (Uber), tiene un valor de mercado de 50.000 millones de dólares (12/5/15)?

¿Seguiremos creyendo a los “borradores de cabeza”, que nos dicen que una plataforma online de alquiler de vivienda vacacional (Airbnb), tiene un valor de mercado de 24.000 millones de dólares (18/6/15)?

¿Hasta dónde puede llegar esta economía de “burbujas”? ¿Hasta cuándo se puede sostener esta “nueva realidad de la nada”? ¿Por cuánto tiempo más seguiremos siendo los “burbu-giles” de esta economía de casino?

Durante los últimos años, las ideas económicas innovadoras, lejos de ayudarnos a encontrar una solución, han sido parte del problema. Las “pseudomatemáticas” y la “charlatanería financiera”, se han apoderado de Wall Street. Minería de datos, Algorithmic Trading, High Frequency Trading… Kolm, el científico de la Universidad de Nueva York, advierte que las computadoras no están cerca de ser omniscientes. “En el caso de la mayoría de los modelos de predicción financiera, el grado de certeza es mucho, mucho más débil” que incluso los pronósticos del clima. (The Wall Street Journal - 2/4/15)

Desde que estalló la crisis financiera global en 2008, la deuda del mundo aumentó 57 billones de dólares, superando el crecimiento del PIB. La deuda gubernamental se incrementó 25 billones de dólares de los cuales 19 billones de dólares están en manos de las economías avanzadas -una consecuencia directa de la recesión severa, los programas de estímulo fiscal y los rescates bancarios-. Mientras que los hogares norteamericanos redujeron su deuda de manera considerable (principalmente a través de incumplimientos de pagos de hipotecas), la deuda de los hogares en muchos otros países siguió creciendo rápidamente. En todas las economías principales, el ratio deuda-PIB (incluida la deuda pública y privada) hoy es más alto que en 2007. Gran parte de esta acumulación de deuda fue generada por los esfuerzos destinados a respaldar el crecimiento económico frente a los vientos deflacionarios en contra luego de la crisis de 2008. (El dilema de la deuda - Project Syndicate - 19/4/15)

Los efectos riqueza y monetarios no sólo no sirvieron para alentar una recuperación económica significativa tras la recesión, sino que además engendraron nuevos desequilibrios desestabilizadores que amenazan con mantener la economía global atrapada en una serie continua de crisis.

Tomemos por caso a Estados Unidos, el más vivo ejemplo de la nueva receta de recuperación. Aunque la Reserva Federal incrementó su balance desde menos de un billón de dólares a fines de 2008 hasta 4,5 billones en el último trimestre de 2014, el PIB nominal sólo aumentó 2,7 billones. Los otros 900.000 millones de dólares se derramaron sobre los mercados financieros y alentaron una expansión del mercado accionario estadounidense al triple de su volumen. Entretanto, la economía apenas consiguió exhibir una recuperación claramente deficiente, con el crecimiento real del PIB estancado en una trayectoria del 2,3%, exactamente dos puntos porcentuales por debajo del 4,3% que había sido la norma en ciclos anteriores.

De hecho, y a pesar de la enorme inyección de liquidez por parte de la Reserva Federal, el consumidor estadounidense (que se llevó la peor parte en la violenta recesión de balances de 2008 y 2009) no se recuperó. El gasto real en consumo personal creció a un ritmo de apenas el 1,4% anual en los últimos siete años. Como era previsible, los efectos riqueza de la flexibilización monetaria los sintieron sobre todo los ricos, quienes concentran la mayor parte de las tenencias de acciones. Pero para la agobiada clase media, los beneficios fueron insignificantes.

El deficiente desempeño económico de Estados Unidos no impidió a otros imitar sus políticas. Por el contrario, ahora Europa lanzó su propio programa de FC. Incluso Japón, punto de partida de toda esta historia, encaró una nueva forma intensiva de FC, muestra de su aparente deseo de aprender las “enseñanzas” de sus propios errores (tal como los interpreta Estados Unidos).

Pero más allá del impacto de esta metodología sobre una u otra economía, están los riesgos sistémicos más amplios que surgen del alza de las bolsas y la debilidad de las divisas. Conforme los bancos centrales se pasan el testigo en la carrera de inyecciones excesivas de liquidez, el peligro de burbujas globales de activos y devaluaciones competitivas se hace mayor. Entretanto, un falso sentido de seguridad adormece a los políticos y les quita incentivos para confrontar los desafíos estructurales que tienen por delante.

En Estados Unidos y otros países, el debate de políticas después de la crisis se tornó del revés, y las consecuencias pueden ser devastadoras. Confiar en la ingeniería financiera y eludir la difícil tarea de hacer cambios estructurales no es receta para una recuperación sólida. Por el contrario, es promesa de más burbujas de activos, más crisis financieras y un estancamiento secular a la japonesa. (La política económica al revés - Project Syndicate - 29/4/15)

La propia Fed alerta de que la economía crece muy por debajo de su potencial. Seis años de estímulos no han llevado a un aumento relevante ni de las inversiones productivas ni de los salarios reales. Tras 22 billones de dólares de estímulos, todavía habrá alguno que diga que el problema es que no se hizo suficiente. (Un invierno difícil en EEUU -El Confidencial - 3/6/15)

Estamos viviendo lo que muchos denominan una “no capex recovery, esto es, una supuesta recuperación económica que no está siendo acompañada por la inversión en la economía real. Las empresas estadounidenses han dejado de invertir en la economía real para centrarse en las inversiones financieras. Esta práctica podría ser muy perjudicial en el largo plazo.

El sector empresarial ha perdido de vista la creación de valor en el largo plazo, para apuntarse a la especulación y aprovecharse de las intervenciones provocadas por los bancos centrales. Si en los últimos tiempos hemos hablado de las distorsiones provocadas por las políticas monetarias, añadamos una más: han matado el largo plazo. (Las empresas ya no invierten, especulan - El Confidencial - 4/6/15)

Cuando la crisis económica más profunda de nuestra vida continúa en su séptimo año, la mayoría de los países de la OCDE siguen obteniendo resultados insuficientes. En este año, se espera que el crecimiento del PIB de las economías avanzadas del mundo ascienda por término medio a un dos por ciento, frente al 3,2 por ciento a escala mundial, y 2016 no se presenta mejor, con un aumento de la producción de la OCDE de 2,5 por ciento, mientras que la tasa de crecimiento del PIB del resto del mundo es de 3,8 por ciento, próxima a la media del período anterior a la crisis.

Pero las perspectivas económicas a largo plazo de la economía mundial en conjunto parecen sombrías. Cuando las sociedades de muchos de los países de la OCDE envejecen y se espera que el crecimiento convergente se reduzca de su media anual de 3,6 por ciento en el período 2010-2020 al 2,4 por ciento, aproximadamente, en el período 2050-2060.

Ese bajón puede ser inevitable, pero se puede mitigar. La aplicación de políticas encaminadas a facilitar y recompensar las inversiones a largo plazo será decisiva para salir de la crisis actual e impulsar el potencial de crecimiento mundial. (El imperativo de la inversión a largo plazo - Project Syndicate - 10/6/15)

Durante milenios, el comercio internacional se ha centrado en el intercambio de bienes físicos (incluidas las personas durante la esclavitud). En los últimos años, los servicios se han convertido en un componente cada vez más importante de las economías avanzadas y el comercio mundial. Esta tendencia continuará y traerá consigo una mayor complejidad para el establecimiento de reglas y la negociación de acuerdos. El comercio refleja los cambios en la estructura de poder global (The Wall Street Journal - 3/6/15)

El libre flujo de ideas será fundamental; pero ¿cuáles serán las normas? y ¿quién dictará las pautas? ¿Cómo responderá la sociedad a un mundo que recompensa generosamente a los innovadores educados e ignora la creciente desigualdad de ingresos? La simple verdad es que la proliferación de las tecnologías disruptivas no creará muchos puestos de trabajo bien remunerados. Las destrezas de alta tecnología serán más valoradas y les darán más poder a algunos, pero muchos puestos de trabajo de alta calificación serán más automatizados.

Mientras las personas que perdieron sus empleos manufactureros en los países avanzados (ahora en vías de subdesarrollo) esperan el tsunami de inversiones productivas que prometieron los líderes de plastilina y jalearon los palmeros del “nuevo paradigma”, para volver al mercado de trabajo, lo único constatable es el tsunami digital (que no alcanza para muchos -ni siquiera para los más cualificados) y de inversiones especulativas (que solo sirven para incrementar la brecha social).

Según un sondeo de la Fed realizado en 2013, el 10 por ciento de la población cuenta con un valor medio de 282.000 dólares invertidos en bolsa mientras que la clase media sólo llega a los 14.000 dólares. En el caso del 20 por ciento de la población con menos ingresos, la media expuesta a la renta variable ronda los 6.000 dólares. De ahí que el rally bursátil de los últimos años haya beneficiado enormemente a una pequeña parte de la sociedad estadounidense.

¿Burbuja? El valor de los activos en manos de los estadounidenses alcanza los 99 billones de dólares (El Economista - 11/6/15)

Una moraleja de la “nueva normalidad”: a los que “perdieron la fe” en Detroit, se unen los que “entierran la esperanza” en Silicon Valley. Entre secretos y mentiras, ni las manufacturas han regresado (des-deslocalización), ni las nuevas tecnologías alcanzan para todos (factoría de ficciones).

Un “mundo de fantasías” (chucherías, aplicaciones triviales, juegos insignificantes, mensajitos frívolos, “streappers” caseros, pérdidas de privacidad, inseguridad, manipulación, siervos voluntarios, nuevos esclavos de la era digital…). Desnudos en la red (la civilización del espectáculo): un “declinismo” feliz. Mientras los “Zucks” se forran de lo lindo y los “Golmans”, repiten la jugada. Del planeta web, a agarrados por los web. ¡Tonto el último!

No Comment (Si esto pide el FMI, ¡cómo estará el patio!; el que quiera entender que entienda)

Bruselas.- “La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, pidió el miércoles a los dirigentes de todo el mundo que modifiquen los regímenes fiscales, que controlen la corrupción y adopten medidas para reducir la desigualdad de los ingresos, que están lastrando el crecimiento mundial”... El FMI hace un llamado a los gobiernos para que reduzcan la desigualdad (The Wall Street Journal - 21/6/15)

“Las clases baja y media son los principales motores del crecimiento”, afirmó Lagarde durante un discurso en Bruselas. “Lamentablemente, estos motores se han parado”.

Lagarde responsabilizó al sobredimensionado sector financiero en las grandes economías como Estados Unidos y Japón, así como al acceso desigual a la tecnología y la educación, y a la baja movilidad social en todo el mundo de llevar a una “economía de exclusión”, citando un término utilizado por el papa Francisco.

Aumentar la proporción de recursos que se destina a las clases baja y media en un punto porcentual puede acelerar el crecimiento económico de un país en hasta 0,38 puntos porcentuales en cinco años, mientras que incrementar la proporción de la clase alta parece reducir ligeramente el crecimiento local, dijo Lagarde citando datos del FMI.

“No hay que ser un altruista para apoyar políticas que aumenten los ingresos de la clase media y baja”, dijo. “Reducir la desigualdad excesiva no es solo moral y políticamente correcto, sino que es una buena economía”.

Los países deben adoptar primero medidas para asegurar un crecimiento estable con una corrupción mínima para que los menos ricos tengan la posibilidad de luchar, dijo.

En cuanto a la política fiscal, los gobiernos deberían eliminar desgravaciones fiscales populares que principalmente benefician a los ricos, como las deducciones de los intereses de las hipotecas, o las ventajas fiscales en las plusvalías y las opciones sobre acciones, dijo. Los países europeos deberían reducir los impuestos relacionados con los trabajadores, incluidas las contribuciones a la seguridad social, para ayudar a crear más empleos a jornada completa. Además, deberían invertir más en educación y salud, agregó.




Catálogo: papers
papers -> Brasil en un mundo de crisis
papers -> Cincuenta años de economia y cincuenta años de vida de la asociacion argentina de economia politica (aaep)
papers -> Paper … y la batalla de la triple a la guerra de las divisas
papers -> Paper El abandono del progreso (posibilidades económicas para nuestros nietos) El peligroso sendero del año 2017 (al borde del abismo), puede hacer bueno al 2016
papers -> Conflicto de racionalidades: el caso del proyecto de hidroaysén en la patagonia chilena
papers -> Tendencias del pasado en la economía actual
papers -> La crisis permanente de las clases populares: condiciones de trabajo y vida en la vega media del río segura (murcia)
papers -> Paper La crisis del empleo de los jóvenes (una generación -tal vez, dos- entre paréntesis) Parte I
papers -> Prensa deportiva y economía política: la evolucion historica del diario marca
papers -> Paper Crítica a la opinión de Krugman y Stiglitz, sobre la reestructuración o el impago de la deuda griega (III round), generada o agravada por el gobierno de Syriza
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   80

Similar:

Paper La nueva normalidad: una economía desigual, dominada por la pobreza, la exclusión social y la marginalidad El enigma del “crecimiento futuro”: entre todos lo mataron y él solito, se murió iconLa ciudad de la nueva economía
Qué es concretamente la nueva economía? Para empezar, la nueva economía es la nuestra, es en la que estamos ya. No es el futuro,...
Paper La nueva normalidad: una economía desigual, dominada por la pobreza, la exclusión social y la marginalidad El enigma del “crecimiento futuro”: entre todos lo mataron y él solito, se murió iconExclusión social y desigualdad: concepciones, percepciones y vivencias desde la marginalidad

Paper La nueva normalidad: una economía desigual, dominada por la pobreza, la exclusión social y la marginalidad El enigma del “crecimiento futuro”: entre todos lo mataron y él solito, se murió iconEjercicio
...
Paper La nueva normalidad: una economía desigual, dominada por la pobreza, la exclusión social y la marginalidad El enigma del “crecimiento futuro”: entre todos lo mataron y él solito, se murió iconDiagnostico pobreza España 06 02 11. doc
El impacto de la crisis económica sobre la pobreza y la exclusión social: diagnóstico de la situación en españA
Paper La nueva normalidad: una economía desigual, dominada por la pobreza, la exclusión social y la marginalidad El enigma del “crecimiento futuro”: entre todos lo mataron y él solito, se murió iconLa determinación estadística de los grupos étnicos, el indigenismo y la situación de la pobreza y exclusión social
La determinación estadística de los grupos étnicos, el indigenismo, la situación de la pobreza y la exclusión social
Paper La nueva normalidad: una economía desigual, dominada por la pobreza, la exclusión social y la marginalidad El enigma del “crecimiento futuro”: entre todos lo mataron y él solito, se murió iconEconomía del crecimiento y del desarrollo
Explique por qué la igualdad entre estas tres tasas de crecimiento es una situación excepcional
Paper La nueva normalidad: una economía desigual, dominada por la pobreza, la exclusión social y la marginalidad El enigma del “crecimiento futuro”: entre todos lo mataron y él solito, se murió iconHistoria Argentina
El 11 de abril de 1880, Julio Argentino Roca fue consagrado presidente de la Nación, luego de vencer a Carlos Tejedor. Ese día marcó...
Paper La nueva normalidad: una economía desigual, dominada por la pobreza, la exclusión social y la marginalidad El enigma del “crecimiento futuro”: entre todos lo mataron y él solito, se murió iconI el entorno económico 1 panorama general
Entre 990 y 2000 disminuyó la pobreza en ingresos (la población que vive por debajo de la línea de pobreza de dólar ee. Uu diario...
Paper La nueva normalidad: una economía desigual, dominada por la pobreza, la exclusión social y la marginalidad El enigma del “crecimiento futuro”: entre todos lo mataron y él solito, se murió iconLa economía política de la exclusión social en colombia
Es decir, no obstante los logros que ha habido, el ordenamiento social colombiano dista hoy seriamente de los propósitos planteados...

Página principal
Contactos

    Página principal



Paper La nueva normalidad: una economía desigual, dominada por la pobreza, la exclusión social y la marginalidad El enigma del “crecimiento futuro”: entre todos lo mataron y él solito, se murió

Descargar 1.29 Mb.