• Charlando” las noticias (entre la vergüenza de haber sido y el dolor de ya no ser)
  • La marea está cambiando” (como decía la canción de “Pink Floyd” en The Wall)
  • The Second Bill of Rights

  • Descargar 1.27 Mb.


    Página1/25
    Fecha de conversión18.05.2018
    Tamaño1.27 Mb.

    Descargar 1.27 Mb.

    Paper El desencanto de Europa (impotencia, melancolía y suicidio económico) Introducción Una sociedad indeseable


      1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   25

    Paper - El desencanto de Europa (impotencia, melancolía y suicidio económico)

    Introducción - Una sociedad indeseable (¿es este el modelo a seguir?)

    http://estatico.tendencias.vozpopuli.com/imagenes/noticias/d6c881bd-6dd3-e342-9898-3f4cdac203d0.jpg/resizemod/1000/0/conchita-wurst--ha-nacido-una-estrella-europea.jpg

    ¿Qué le pasa a la Unión Europea?... Le pasa, que no sabe lo que le pasa.

    ¿Cuándo se “jodió” la Unión Europea?... El “invento” se jodió cuando Europa dejó de ser útil a los intereses estratégicos (geopolíticos) de los Estados Unidos (caída del Muro de Berlín, implosión de la Unión Soviética, globalización, desregulación, privatización, deslocalización, financierización de la economía…). La unidad dejó de hacer la fuerza.

    ¿Habrá supuesto la crisis financiera el fin del “sueño europeo”?... Después del “too big to fail” (demasiado grandes para dejarlos quebrar), vino el “too big to jail” (demasiado grandes para ponerlos en la cárcel), y esto ha “cabreado” mucho (y con razón) al contribuyente europeo. El rescate de los bancos gusta a los mercados, no a las personas.

    ¿“Capitalismo” cuando se gana y “socialismo” cuando se pierde?... Nos pueden meter la mano en el culo, pero no pueden obligar que nos guste. Los abusos de poder generan que la reacción social sea brutal, porque es el poder quien rompe las formas (y harían bien en reconocerlo las autoridades políticas).

    Mientras Estados Unidos intenta resolver el “dilema imperial tardío”, la Unión Europea no sabe cómo vivir más allá del “síndrome de Estocolmo”, sin complejo de inferioridad.

    ¿Por qué es tan difícil “desencallar” a Europa? ¿Cuál es la vida después del colapso? ¿La economía del “statu quo”? ¿El mantenimiento de los “privilegios devengados”? ¿El “buenismo inane”, el “relativismo vacuo”? ¿Museo con travestis, drogas y prostitución?

    A continuación reproduzco algunos artículos periodísticos que permiten establecer un perfil (lamentable) de la Europa presente. Primero la “banalización” (economía del entretenimiento), a ahora la “prostitución” (economía del coño)… ¡E la nave va!... ¡Vaffanculo!... (y luego se sorprenden que gane Beppe Grillo y la “antipolítica”).

    - Conchita Wurst: ha nacido una estrella europea (Vozpópuli - 13/5/14)

    La drag queen barbuda Conchita Wurst acaba de conquistar Europa con su triunfo en la 59ª edición del festival de la canción de Eurovisión, celebrado hace unos días en Copenhague. La clave de su éxito pasa por lo completo que resulta su personaje y por una apuesta artística transgresora, cuyos horizontes no son sólo musicales. Su victoria, de hecho, será recordada por muchos como un triunfo frente a la intolerancia que aún sufre el colectivo gay en muchas partes del viejo continente.

    Tom Neuwirth, de 25 años, es quien está detrás de Conchita Wurst. Nació en la pequeña localidad austriaca de Gmunden, a orillas del turístico lago Traunsee. Pero hasta bien entrada su adolescencia, vivió en una zona rural del land austriaco de Estiria, una región más marcada por sus paisajes naturales que por su cosmopolitismo. De hecho, el lema de Estiria, Das grüne Herz Osterreichs (“El corazón verde de Austria”), da cuenta de su carácter campestre. En concreto, los primeros años de su vida, Neuwirth los pasó en Bad Mitterndorf, una estación de esquí de poco más de 3.000 habitantes.

    En tales circunstancias, a medida que fue percibiendo que su orientación sexual era distinta a la de la mayoría, su situación se fue complicando. En su familia, según ha contado, hubo algo de confusión al respecto. “Pero siempre se han portado genial conmigo y me han apoyado” según ha precisado Tom, vestido de Conchita. En la escuela, sin embargo, llegó a pasar “las horas solo”.

    Que le dieran la espalda por que le gustaran los chicos debió de marcarle, porque de esa discriminación surgió el personaje de Conchita Wurst. “Quiero que la gente joven lo tenga más fácil, independientemente de la razón por la que sean diferentes”, decía Neuwirth vestido de mujer barbuda mucho antes de triunfar en Eurovisión. Para vehicular su mensaje contra la intolerancia, creó en 2011 el personaje con el que ha conocido la gloria en Copenhague. Lo hizo después de haber cursado estudios de diseño en moda en Graz. Para transmitir la universalidad del mensaje, hasta al más mínimo detalle biográfico de Conchita está cuidado.

    Un largo camino a Eurovisión

    Nació, desde luego, muy lejos de Europa, en “una zona montañosa de Colombia”, aunque se “crio en Alemania”, según se precisa en su página web oficial. Su primera aparición espectacular se produjo hace tres años en el programa de televisión Die große Chance (“La gran oportunidad”), dedicado a nuevos talentos y en el que acabaría en sexta posición.

    Luego postularía sin éxito para representar a su país en Eurovisión en 2012, tras lo que no dejó de aprovechar su particular telegenia apareciendo en varios programas televisivos. Todo ello, claro está, sin dejar de llevar barba ni perder de vista grandes objetivos como el de defender los colores de su país en el festival musical paneuropeo, algo que sería misión cumplida en septiembre de 2013.

    En el festival paneuropeo que acogió Copenhague, su apuesta estética -rompedora al mezclar una oscura barba cerrada con formas ultrafemeninas- levantó ampollas en los países más conservadores de Europa, especialmente en aquellos en los que la homofobia es un sentimiento más que arraigado, como Rusia. Sin embargo, Conchita Wurst, no se dejó llevar por la polémica en la capital danesa y firmó una impecable interpretación de Rise Like a Phoenix, una canción digna de banda sonora de película de James Bond. Con ella puso a la mayoría de acuerdo. Y de ahí su espectacular triunfo, que vieron cerca de 180 millones de telespectadores.

    Su victoria difícilmente quedará como un accidente de la competición eurovisiva. Será más bien producto de una causa que trasciende el propio festival europeo. “Esto no es sólo para mí, sino para todos aquellos que creen en el futuro, en el amor, la paz la tolerancia y la aceptación”, dijo Conchita Wurst sobre su histórico triunfo. Hacía 48 años que Austria no ganaba en Eurovisión.

    En un contexto continental marcado por la amenaza de guerra abierta en Ucrania, de tensión entre el mundo occidental y Rusia -y donde ser gay aún puede ser motivo de discriminación- que haya ganado un travestido en el festival europeo significa mucho más que la mera atribución de un premio. De esto parece ser muy consciente el sincronizado binomio que forman Tom Neuwirth y Conchita Wurst. Por eso mismo habrá que estar muy pendientes de cuáles son sus próximos pasos artísticos.

    A lo mejor, gracias a esta extraña pareja, el género de la canción protesta renace como el fénix de la canción galardonada en Eurovisión. Eso sí, adoptando unas formas bien distintas a las de Bob Dylan y el resto de viejos cantautores reivindicativos.

    - Drogas y prostitución para estimular la economía: ¿modelo a seguir? (BBCMundo -7/6/14)
    (Por Anthony Reuben)
    mujer con euros frente a las caderas
    La economía británica se beneficiará de un empujón de US$ 1.700 millones gracias al dinero que mueven las drogas ilegales y el trabajo sexual. No es que la plata antes no estaba ahí, sino que ahora la Unión Europea quiere que se cuente... pero, ¿cómo?
    La UE declaró que las actividades ilícitas deben ser incluidas en las cuentas nacionales para que se puedan hacer comparaciones consistentes entre países.
    En Holanda, por ejemplo, están permitidas algunas de las drogas que son prohibidas en otras partes, y también hay prostitución legal. Y en varias economías de naciones europeas -como Finlandia, Suecia y Noruega-, ya se contabiliza la aportación de estos bienes y servicios.
    Dado que el presupuesto europeo se distribuye de acuerdo al tamaño de la economía del país, medida según el Producto Interno Bruto (PIB), la intención de la UE es asegurarse de que todos lo están midiendo de la misma manera. La inclusión de las actividades ilegales en el PIB es uno de una gama de cambios que serán introducidos en Europa a partir de septiembre.
    Instrucciones para armar
    cocaína y dólares

    Lo que se tiene en cuenta es cuánto gana el distribuidor


    Las actividades ilícitas que se contabilizarán son aquellas en las que ambas partes son, al menos nominalmente, participantes voluntarios. Eso incluye desde producción de cannabis, narcotráfico y prostitución, hasta trabajo ilegal, juegos de apuestas, piratería de software y compra de bienes robados.
    Pero, ¿cómo hacer las cuentas de ganancias y pérdidas en negocios que no son muy dados a presentar sus declaraciones de renta ante las autoridades?
    La oficina europea de estadística, Eurostat, publicó directrices extensivas para medir actividades ilegales. Dicen, por ejemplo, que se debe asumir que todos los servicios de drogas ilegales y prostitución son bienes de consumo doméstico, no comerciales.
    La prostitución se mide del lado del suministro (cuánto ganan las prostitutas) mientras que el consumo de drogas ilegales se mide del lado de la demanda (la cantidad que se le compra a los distribuidores).
    Algunos gastos son deducibles, como las grandes cantidades de electricidad necesarias para cultivar cannabis y los “servicios de alquiler, ropa y artículos de caucho” (condones) que requiere la prostitución.
    Los estadísticos -estipula la guía- sólo se deben contar las ganancias de prostitutas que han residido en el país por más de un año y recomiendan que investigue más la parte que suple (las prostitutas) que la que demanda (sus clientes) pues lo considera más confiable.

    Un caso
    En Reino Unido, por ejemplo, calcular los números que arrojan estos negocios que por su naturaleza hacen difícil la tarea le corresponde a la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS, por sus siglas en inglés). Su estimado es que la economía británica recibe unos US$ 5.000 millones de la prostitución y unos US$ 12.000 de drogas ilegales.


    ¿Cómo llegaron a tales cifras?
    Extrapolando una investigación que data de 2004, la ONS calculó que había 60.879 prostitutas trabajando en Reino Unido en 2009. Y, basándose en estudios hechos en Holanda, asumió que cada una tenía 25 clientes a la semana, a un precio promedio de US$ 112 por visita.
    En el caso de las drogas ilegales, se midieron el crack, cocaína en polvo, heroína, cannabis, éxtasis y anfetaminas. Lo que importa para las cuentas nacionales es el margen con el que se quedan los distribuidores, excepto en el caso de la mitad del cannabis que se consume en el país, que se asume que es un producto casero.
    La ONS tomó las cantidades de venta de drogas de un estudio hecho en 2003 por el Ministerio de Interior, que les dio un promedio de la cantidad de drogas que cada persona consumía. Tomó luego los precios de venta de un informe de la ONU y ajustó la pureza usando evidencia de incautaciones hechas por la policía y la Dirección de Fronteras. Comparando ese valor con los precios de venta al por mayor de la ONU llegaron al margen que les interesaba.
    Las cifras de demanda por año se derivan del número de usuarios que aparecen en el informe de crimen de Inglaterra y Gales. Eso da un total para 2009 de unos US$ 6.000 millones por drogas que no son cannabis y US$ 1.400 millones por cannabis.
    El total son los alrededor de US$ 17.000 millones, que serán añadidos retrospectivamente a los PIB desde 1960 cuando se publique “El libro azul” -informe anual de las cuentas de la nación- de la ONS en septiembre.
    Dinero es dinero
    Saber cuánto se gasta en actividades ilegales es importante pues si no se tiene en cuenta, hay una cantidad importante de dinero que ha sido ganado legalmente pero que no se sabe cómo se gastó, lo que crea un desajuste entre las cifras de ganancias y las de gastos o ahorros. Y viceversa: se desconocería el origen de mucho del dinero gastado en productos legales.
    En otras palabras, el efectivo que proviene de actividades ilegales circula por la economía como cualquier otra y los estadísticos de la UE decidieron que es importante contarla.
    Pero la ONS advierte que hay “limitaciones significativas” en la metodología para hacerlo, pues se utilizan “varias suposiciones”. En su caso, por ejemplo, tuvieron que asumir que había el mismo número de prostitutas por hombre en la población de Londres que en el resto de Reino Unido y que los turistas nunca usan sus servicios.
    Una incertidumbre que vale la pena recordar la próxima vez que Europa anuncie un aumento de 0,1% en su tasa de crecimiento económico.
    - El PIB entra en el burdel (El País - 7/6/14)
    (Por Jesús Sérvulo González)
    http://ep01.epimg.net/economia/imagenes/2014/06/07/actualidad/1402168523_576633_1402168922_noticia_normal.jpg

    Valla publicitaria de un club de alterne cerca de Catarroja (Valencia)

    Dos técnicos del Instituto Nacional de Estadística (INE) acudieron hace unos meses a la sede de la asociación Hetaria. Esta organización, que defiende los derechos de las prostitutas, está situada en un pequeño local en la calle de Fuencarral de Madrid. Allí hablaron con Elisa Arenas, trabajadora social de la fundación, porque querían conocer si había alguna estimación sobre cuántas meretrices hay en España. “Es muy difícil hacer ese cálculo. No hay ningún estudio serio sobre el número de personas que ejerce la prostitución. No existe”, les contestó entonces Arenas, quien reconstruye la escena. Los técnicos del INE se fueron con las manos vacías, o casi. Hetaria les confirmó que asiste a unas 1.000 mujeres al año. “Pero este dato no es comparable. Es algo muy residual”, advierte Arenas.
    Los funcionarios de INE buscaban alguna cifra que les permitiera estimar cuánto aporta la prostitución a la economía. El Gobierno -de la mano de Eurostat, oficina estadística europea- está trabajando para medir una parte de la economía ilegal e incorporarla al producto interior bruto (PIB). Lo mismo están haciendo otros países europeos. El Reino Unido, por ejemplo, ya tiene los resultados que indican que la prostitución, el tráfico de drogas y el contrabando suponen unos 10.000 millones de libras de la riqueza nacional, (unos 12.300 millones de euros), unas seis décimas de su PIB, según informó la semana pasada la Oficina Nacional de Estadística británica (ONS). “Hay un reglamento de la Unión Europea (UE) por el que una parte de la economía ilegal -prostitución, tráfico de drogas y contrabando- tiene que estar incluida en el cálculo del PIB antes de 2016”, explican desde el INE.
    Al igual que la agencia estadística británica, otros países como España, Italia o Bélgica, aprovecharán el profundo cambio en la forma de calcular del PIB -se revisará el censo y se incorpora la normativa contable SEC 2010 en detrimento del SEC 95- para incorporar el impacto de las actividades ilegales, que será obligatorio a partir de 2016. Fuentes gubernamentales aseguran que Bruselas les obliga a comunicar antes del próximo agosto una estimación sobre el impacto de todos estos cambios en el PIB. España ya ha informado de que el cambio contable y la revisión del censo supondrán un aumento de entre un 1% y un 2% del PIB. A eso habrá que añadir el efecto de la economía “no registrada”.

    A finales del año pasado, José Roca, representante de Anela, la asociación de los clubes de alterne, recibió una llamada a su oficina de Valencia. Le llamaban desde el INE. Querían saber si había datos de facturación, coste y otras cifras sobre el sector. Al principio Roca pensó que era una broma. Pero al recibir un correo electrónico con el dominio del INE se percató de que iba en serio. Poco después recibió un cuestionario del INE con algunas preguntas: “¿Cuánto cobraba una prostituta por servicio medio en 2002/2007/2012? ¿Cuál es número medio de servicios por prostituta al día en 2002/2007/2012? ¿Cuál la facturación media en 2012 de un club normal/pequeño (menos de 50 prostitutas) por alquilar habitaciones?”. Roca contestó lo que pudo. “50/70/40”, a la primera pregunta. “6/8/4”, a la siguiente. Y “50 euros día/prostituta por número de prostitutas”, a la cuestión sobre la facturación media de 2012.


    “Es imposible calcularlo”, explica Roca. “Cualquier cifra que podamos dar es aleatoria y subjetiva. No hay censo de clubes, ni de prostitutas, ni costes medios, ni de servicios”, apunta este representante de la asociación de los clubes de alterne. “Es mejor que se inventen la cifra”, concluye. No existen cifras fiables sobre el número de prostitutas que hay en España.
    Un portavoz de Eurostat asegura que “todos los países de la UE incluyen estimaciones de la economía no observada dentro de su estimación del PIB, a fin de proporcionar una medida exhaustiva del tamaño de su economía”. Y añade: “Lo vienen haciendo desde hace años. La cobertura de esta parte de la economía en negro se ha requerido desde la aprobación del Sistema Europeo de Cuentas de 1995 (SEC 95) que entró en vigor en 1999”.

    Es el caso de Estonia, Austria, Eslovenia, Finlandia, Suecia y Noruega que recogen en sus cuentas públicas el impacto de estos sectores ilegales. Otros países, entre ellos España, nunca han recogido este parte de la economía en la sombra en sus estadísticas oficiales. “Es verdad que antes había países que lo calculaban y no lo incluían. Pero ahora será obligatorio a partir de 2016”, explican en el INE.


    Desde la oficina estadística europea reconocen la dificultad para medir estos sectores opacos. “Hay alguna variación en las metodologías entre los países sobre cómo lograr esta exhaustividad, pero, con el tiempo, se están armonizando mediante el intercambio de buenas prácticas y las recomendaciones de la Comisión Europea”, precisan desde Eurostat. Y recuerdan que existe un acuerdo sobre los criterios metodológicos para estimar la prostitución y el tráfico de drogas. De hecho, existe un documento en Eurostat Cómo medir y estimar las actividades ilegales que explica cómo hacerlo y aporta fórmulas para calcularlo.

    No resulta nada fácil cuantificar el impacto de estas actividades sobre la economía, admiten fuentes oficiales, que justifican que, sin embargo, existen metodologías para hacerlo. Por ejemplo, explican, para el tráfico de drogas se tendrá en cuenta la cantidad de estupefacientes incautados por la policía. Se estimará qué porcentaje supone del tráfico total y se extrapolará para obtener una aproximación del impacto de la producción y el tráfico de droga en la economía. La policía se incautó en 2012, últimos datos disponibles, de 21 toneladas de cocaína, 325 de hachís y 229 kilogramos de heroína con un valor aproximado de 2.700 millones de euros, casi tres décimas del PIB, según el valor no oficial que la policía maneja para cada sustancia. Fuentes policiales consideran que la cantidad de droga incautada supone entre un 10% y un 15% de lo que mueve este sector, pero no existe ningún informe oficial ni extraoficial con datos sobre el asunto. Este cálculo en realidad es poco riguroso porque depende de la pureza de la droga y de cómo se valore: al por mayor o al menudeo.


    “Será difícil conseguir un dato que se ajuste de verdad a la realidad. Tendrán que hacer hipótesis y valoraciones con las dificultades que eso entraña”, apunta Ángel Laborda, director de coyuntura de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas). “No son mercados transparentes donde se conocen los precios”, apunta.
    Para el contrabando el método es parecido al de la droga. Y en la prostitución se calculará el número de personas que ejercen la prostitución en España a través de las redes de clubes de alterne. Se les asigna un porcentaje sobre el total del sector y se estima el impacto económico que se aplicará al cálculo del PIB. Por eso, los técnicos de estadística acudieron a Hetaria y llamaron a Anela. Pero los datos recopilados hasta la fecha no parecen muy consistentes.

    “El PIB se calcula trimestralmente y la estadística tendrá que reflejar el valor de lo que se produce y las rentas que se generan. En realidad será muy complicado porque no hay forma de medir estas actividades trimestralmente”, zanja Laborda.


    - Sexo, drogas y los grandes desafíos de medir la economía en la sombra (The Wall Street Journal - 9/6/14)

    (Por John Zumbrun)

    Nuevos métodos de medir la economía pueden asombrar. Aún más cuando involucran prostitutas y montones de cocaína.

    El Reino Unido, Irlanda e Italia están entre los países que planean incluir actividades ilegales en la medición de su Producto Interno Bruto, el indicador más amplio de bienes y servicios en una economía.

    Según una estimación, el Reino Unido podría añadir hasta US$ 9.000 millones al valor de su PIB al contabilizar la prostitución y alrededor de US$ 7.400 millones al agregar drogas ilegales, lo suficiente para aumentar el tamaño de su economía en 0,7%. Para no ser menos, Italia añadirá el contrabando, así como drogas y prostitución. Ambos cambios se llevarán a cabo este año.

    Otros países de Europa también se preparan para acatar el llamado de la Unión Europea a estandarizar y ampliar su PIB. La UE está siguiendo una directriz de “mejores prácticas” emitida en 2008 por las Naciones Unidas.



    http://si.wsj.net/public/resources/images/oa-bb968_wsjamd_ns_20140608194350.jpg

    Algunos economistas cuestionan los méritos -y métodos- de medir la economía en la sombra. Los delincuentes hacen grandes esfuerzos para ocultar sus transacciones, que suelen realizarse en efectivo, por lo que son difíciles de rastrear. Debido a que la actividad está más allá del alcance de las autoridades tributarias, no es algo que puede aportar ingresos para ayudar a un país a pagar sus deudas.

    Todo esto complica la medición. Claus Vistesen, economista jefe para la zona euro de Pantheon Macroeconomics, dice que hay “una solución intermedia entre tomar en cuenta tanta información como se pueda y la precisión”. Medir la economía subterránea, afirma, haría “menos precisa” la medición del PIB.

    El argumento a favor es simple. Si las drogas no son contabilizadas en un lugar donde la gente gasta la mitad de sus ingresos en ellas, llevaría a concluir, equivocadamente, que la población ahorró la mitad de su dinero.

    La ONU es clara a la hora de enfatizar la necesidad de ampliar las definiciones del PIB. “Las cuentas en su conjunto son susceptibles a estar gravemente distorsionadas” si los gobiernos no tabulan todas las transacciones, señaló como parte de su directriz de 2008.

    Las variaciones totales al añadir actividades ilícitas podrían resultar pequeñas, ya que es apenas un componente de los cambios estadísticos que se extienden por Europa. El Reino Unido, por ejemplo, ha alterado la forma de medir grupos sin fines de lucro, un cambio que impulsará su PIB más que las drogas y la prostitución, y la formación de capital e inventarios, que reducirán la cifra.

    Algunos países europeos tienen incentivos adicionales para inflar el tamaño de sus economías. Además de poder jactarse, un PIB más alto ayuda a un país a mantener su deuda y déficit dentro de las metas prescritas por la UE. Si el déficit de un país debe estar por debajo de 3% del PIB, un gobierno derrochador querría el cálculo más grande posible del PIB.

    Para otros, un PIB más alto podría tener un costo para los gobiernos. El bloque de 28 naciones usa el PIB para determinar cuánto contribuye cada país al presupuesto colectivo de la UE.

    En Europa, Finlandia y Suecia, países que difícilmente serían considerados como economías delictivas, verían los mayores incrementos. Los principales cambios no provienen de las drogas, sino de ajustes técnicos como la forma de capitalizar los gastos en investigación y desarrollo y la manera de contabilizar programas de pensiones y la mayoría de las pólizas de seguro.

    La Oficina de Análisis Económico de Estados Unidos, que calcula el PIB del país, “no tiene planes por ahora de incluir gastos en actividades ilícitas”, según la vocera Jeannine Aversa. El PIB estadounidense crecería cerca de 3% si se adoptaran todos los cambios de Europa, de acuerdo con cálculos de Eurostat.

    La metodología del Reino Unido muestra lo arbitrario que puede ser medir actividades que están lejos del alcance de las cajas registradoras y los contadores.

    La Oficina de Estadísticas Nacionales británica dice que estimará el consumo de seis drogas: crack de cocaína, cocaína en polvo, heroína, cannabis, éxtasis y anfetaminas. En primer lugar, calculará el número de usuarios de drogas basado en encuestas de delincuencia, y luego lo multiplicará por una estimación de la cantidad promedio de drogas que consume cada persona.

    Una serie de estimaciones equilibrará las cuentas. Por ejemplo, para evitar distorsionar las estadísticas sobre las importaciones, debe calcular el porcentaje de cannabis producido en el país. Luego debe suponer el volumen de semillas y la electricidad usados en la producción.

    En cuanto a la prostitución, los estadísticos empezarán con un conteo aproximado de prostitutas callejeras realizado por la Policía Metropolitana de Londres y una estimación de prostitutas fuera de las calles de una organización no gubernamental que estudia la violencia contra las mujeres y las niñas.

    Se supondrá que la cantidad de prostitutas sube o baja con la población masculina. El costo estimado de los servicios de prostitución fluctuará junto con los precios de los bailes privados y las agencias de acompañantes, “las actividades más cercanas que tenemos a la prostitución” que ya están medidas.

    Thomas Costerg, economista del banco británico Standard Chartered, dice que los gobiernos no están ampliando la definición del PIB “sólo para maquillar los números”. El problema “es que se puede volver muy teórico y podría haber algunos efectos secundarios, incluyendo el creciente escepticismo de la población en general sobre las estadísticas”.

    - Putas y coca, nuevo motor del “crecimiento” europeo (El Confidencial - 10/6/14)
    (Por S. McCoy)

    No se trata de una novedad. De hecho, Grecia ya lo aplicó en su día como fórmula válida para maquillar burdamente sus estadísticas oficiales (Ignacio de la Torre-Cotizalia, “¿Salvará la prostitución las cuentas públicas?”, 17-12-2008). Lo sorprendente es que ahora encuentre el refrendo normativo de la Unión Europea. Como ya adelantó Carlos Sánchez allá por el mes de enero, la parte más siniestra de la actividad sumergida deberá ser tenida en cuenta a la hora de estimar la riqueza real de un país. Putas y coca son tan buenos indicadores de consumo como cualquier otro. No se los puede dejar fuera. Por más que, al final, quien sufra sea la fiabilidad del dato que se quiere precisar y aumente así su descrédito. Vamos para atrás como los cangrejos.

    En efecto, de acuerdo con un reglamento comunitario de obligado cumplimiento en 2016, que sigue a una directiva de “buenas prácticas” -como lo leen: de chiste, de verdad-, elaborado por la ONU en 2008, los Estados miembros deberán incluir en las plantillas que remiten periódicamente al Eurostat el valor aproximado de determinadas actividades económicas hasta ahora no declaradas, caso de la prostitución, el tráfico de drogas o el contrabando de tabaco.

    Se trataría de una medida susceptible de ser debatida si no fuera por:



    1. El momento en el que se decide, precisamente cuando con motivo de la crisis se ha producido un incremento exponencial de la deuda pública en circulación de buena parte de quienes conforman la Unión. Una realidad que convierte el “efecto denominador” -actuación al alza sobre PIB o producto interior bruto- en casi la única posibilidad para minorar en términos relativos tan excesivo volumen.

    2. Algo similar sucede con el déficit. La ayuda regulatoria llega cuando los programas de ‘austeridad’ han agotado a la población y los Gobiernos se las ven y se las desean para cumplir los objetivos pactados con Bruselas para los dos próximos años. El empujoncito no puede ser más oportuno. Qué curioso.

    3. Esconde la verdadera dimensión de una economía al no recoger toda la acción “informal” de los agentes que en ella actúan, sino sólo la que se indirectamente aflora en las distintas magnitudes que la integran (consumo eléctrico, compras de alimentación o bienes intermedios) y, a partir de ahora, la vinculada a determinadas actividades delictivas de carácter “productivo” (sic). Al final, por qué contentarse con las migajas si de manipular el dato se trata. En naciones como España su incorporación plena supondría reducir hasta en una cuarta parte las ratios antes mencionadas de acuerdo con las cifras que maneja Gestha. Según nos recuerda The Economist, Italia ya lo hizo en 1987 disparando su riqueza un 18% de la noche a la mañana (TE, “Sex, drugs and GDP”, 31-05-2014).

    4. No sólo eso, no incluye ninguna recomendación sobre la necesidad de que dichas “industrias” se eliminen en el futuro. Al contrario, al darles carta de naturaleza estadística y valor económico explícito, se someten al arbitrio de la elite dirigente en cuanto a su estimación y evolución, con todos los peligros que eso conlleva en términos de tolerancia o alteración de los números -basados en la mayoría de los casos en estimaciones imprecisas- tanto al alza como a la baja. Más aún en la medida en que una de las cosas que se pretende es facilitar una comparativa homogénea que haga más justo el reparto de fondos europeos. No es de extrañar que los italianos -la Italia de la mafia, Dios santo- ya hayan anticipado que el impacto en sus cuentas será insignificante. La pela manda.

    5. Más interesante todavía es que, como hemos visto recientemente en Nigeria y con anterioridad en Ghana, Europa está realizando justo el camino inverso de mercados que se suponen menos desarrollados y que por eso reciben el nombre de “frontera”. Mientras en África lo que se hace es incluir la evolución de determinados sectores como las telecomunicaciones o el bancario en la determinación del PIB, muestra de evolución, en la avanzada Europa se hace justo lo contrario. Ejemplo emergente para la vieja región. Rapacería numérica se llama esto (Valor Añadido, “Adiós Sudáfrica, hola Nigeria: África cambia de líder”, 08-04-2014).

    6. Puestos a hacernos trampas en el solitario, tendría más sentido, de hecho, incorporar de alguna forma al medidor la otra opción que se manejaba hasta ahora a la hora de ajustar el dato objetivo con la verdadera realidad económica de un territorio: el de la felicidad, teniendo en cuenta que el bienestar y el optimismo sí son factores determinantes a la hora de construir en positivo el futuro de un estado y no los burdeles o los tiritos (ONU, “World happiness report”, 09-09-2013).

    A la espera de que el European System of Accounts (ESA) depure este otoño los modelos de cálculo financiero de los actos reprobables que ahora se quieren legitimar como creadores de valor, aunque no de ingresos fiscales, lo razonable sería que se identificaran y publicaran de manera segregada. En la medida en que las vergüenzas de un estado ven la luz, mayor es el incentivo teórico para tratar de corregirlo, ¿no les parece? Sin embargo, me temo lo peor: la propuesta se esconde entre un cambio de normativa contable -de SEC 95 a SEC 2010, una alteración de la base sustancial-, con enorme impacto en el tratamiento de determinados gastos que pasan a ser inversión (como el I+D o la defensa), y correcciones en el censo, fenómenos ambos que aguarán el impacto final (WSJ, “Sex, drugs and GDP: the challenge of measuring the shadow economy”, 08-06-2014). Mal empezamos. Ver para creer…

    - La prostitución del PIB (El Confidencial - 10/6/14)


    (Por Jesús Sánchez Quiñones)

    Hasta el estallido de la actual crisis financiera, los responsables de los bancos norteamericanos tenían un incentivo perverso para generar a toda costa beneficios a corto plazo. Su remuneración variable estaba condicionada sólo a  los beneficios a corto plazo, sin considerar el riesgo asumido para lograr dicho beneficio o la sostenibilidad del mismo. Ello llevó al pago de elevadísimos bonos en entidades que posteriormente tuvieron que ser rescatadas. Los beneficios contables obtenidos no eran sostenibles y acabaron convirtiéndose en pérdidas. Además, el riesgo asumido era desproporcionado.

    Aunque en menor medida, muchas cajas de ahorros padecieron una fiebre similar, financiando operaciones inmobiliarias que reportaban beneficios a corto plazo pero cuyos riesgos asociados afloraron años más tarde, provocando grandes agujeros en las cuentas de resultados de las entidades.

    Como consecuencia de aquello, se han establecido mecanismos para evitar que se prime el beneficio a corto plazo, en detrimento de beneficios sostenibles a largo plazo. Algo se ha aprendido.

    Con el PIB ocurre algo parecido a lo que sucedía con los beneficios empresariales antes de la crisis. Cualquier Gobierno, de cualquier país y de cualquier color, se ve movido a conseguir un incremento del PIB a corto plazo, aunque la forma de lograrlo merme la capacidad de generar PIB a medio y largo plazo.

    El PIB (producto interior bruto) es un indicador económico que refleja la producción total de bienes y servicios de un país en un periodo de tiempo. Es el indicador de referencia para relativizar y comparar ratios como la deuda o el déficit público. Cuando se habla de deuda pública en España no se menciona que su volumen alcanza el billón de euros, sino que la deuda pública equivale al 98% del PIB. Exactamente igual con el déficit público. Tal y como se transmite la información, parece irrelevante que el déficit en 2013 haya sido de 71.000 millones de euros o que los gastos hayan excedido en un 18,5% a los ingresos. El dato fundamental a seguir es el porcentaje que supone el déficit sobre el PIB: 7,1% (de acuerdo con Eurostat).

    Lo mismo que no todo beneficio a corto plazo es recomendable en una empresa, no todo incremento del PIB debería ser bienvenido. A modo de ejemplo, tal y como se calcula el indicador, los sueldos públicos son consumo público, y por tanto PIB. Si se contratasen a 100.000 empleados públicos nuevos aunque no hicieran nada, aumentaría el PIB en la cuantía equivalente a su sueldo. Obviamente también lo haría el déficit en la misma cuantía.

    El crecimiento del PIB a cualquier costa ya se puso en práctica con el nefasto Plan E, inyectando 12.000 millones de euros en la economía, en actuaciones poco o nada productivas. A cambio de unas décimas de crecimiento efímeras se aumentó el déficit y la deuda. La construcción de autopistas a ninguna parte o de aeropuertos en medio de la nada aumenta el índice durante su construcción, pero dejan una losa de deuda que merma el crecimiento futuro.

    Sorprende que haya pasado tan desapercibida la noticia de la inclusión de actividades ilegales como la prostitución o el tráfico de drogas en el cálculo del PIB de los países de la UE. Estados Unidos ya aplica esta nueva metodología de su cálculo, incluyendo estas actividades desde verano de 2013. Se estima que el PIB español podría incrementarse entre el 1% y el 2%.

    Por definición, el control estadístico sobre las actividades ejercidas al margen de la ley sólo puede ser realizado mediante una estimación, cuyo contraste o validación es prácticamente imposible. Una vez abierta la puerta a la incorporación en el PIB de la estimación de lo que “aportan” las drogas y la prostitución, nada impide que el siguiente paso sea incluir en él la estimación de toda la economía sumergida. La conclusión después de todos estos ajustes sería la presentación de unos ratios mucho más favorables de deuda y déficit respecto al PIB. Lo que no cambiará será la cuantía de la deuda pública en euros ni el volumen de gastos por encima de los ingresos. La inclusión de estimaciones en el PIB por drogas y prostitución prostituye el concepto de dicho indicador. No todo crecimiento del PIB debe ser bienvenido. 

    - Glasgow: la ciudad más enferma del Reino Unido (BBCMundo - 6/6/14)
    (Por Lucy Ash)
    Quien nace en la ciudad escocesa de Glasgow se espera que viva unos 65 años. Una cifra que no sólo es la más baja del Reino Unido, sino que también está por debajo de la de América Latina, donde la expectativa promedio de vida es de 71 años. ¿Qué hay detrás del llamado “efecto Glasgow”?

    glasgow

    El domingo por la tarde, la piscina del suburbio Easterhouse está llena. Los niños salpican por todas partes mientras que un hombre con los brazos tatuados nada al estilo libre en uno de los carriles.


    Es una imagen de vigor y salud de una ciudad internacionalmente conocida por su floreciente escena artística y universidades de alta calidad. Presume de una hermosa arquitectura victoriana, de tiendas de diseño vanguardistas y bares y restaurantes de moda.
    Al mismo tiempo, esta dinámica urbe tiene una poco envidiable reputación de mala salud. Los índices de obesidad están entre los más altos del mundo y lo que es peor, la ciudad tiene una alarmante alta tasa de mortalidad.
    En 2011 un estudio comparó esta ciudad con Liverpool y Manchester, dos ciudades con niveles de desempleo, desigualdad y carencias parecidas. Se descubrió que los residentes de Glasgow tienen aproximadamente 30% más probabilidades de morir joven, y el 60% de esas muertes prematuras son debido a cuatro cosas: drogas, alcohol, suicidio y violencia.
    El efecto Glasgow es relativamente nuevo. “Estas causas de muerte realmente emergieron en los años 90”, explica Harry Burns, profesor de salud pública de la universidad Strathclyde. “Y aumentaron mucho más en un sector particular de la población: hombres y mujeres entre los 15 y 45 años. Así que se trata de un patrón muy específico que afecta a las personas en sus años de más productividad”.
    Walter Brown, un hombre con líneas en la cara y pelo gris corto, dice que tuvo un escape afortunado. Describe con una tasa de café en mano su agonizante batalla con el alcohol. “La idea de renunciar me aterrorizaba. Porque, ¿qué más podía hacer? Todo al que conocía bebía alcohol o tomaba drogas”.
    “Me permitía llevar una máscara, era el tipo duro lleno de bravuconerías. Antes de salir, tomaba un cuarto de una botella de whisky y dos latas grandes de cerveza para convertirme en la persona que la gente pensaba que era para el momento que entraba al bar”.
    Walter sufrió convulsiones por el alcohol, parálisis temporal y cirrosis en el hígado. Su doctor le advirtió que otro litro de alcohol podía causarle daños permanentes en el cerebro e incluso la muerte. Pero ni eso lo convenció de parar. “De alguna forma no pensé que me pasaría a mí”, reflexiona. “También pensaba que de todas formas todos moriríamos joven”.
    Eventualmente, y gracias a la insistencia de su hija, Walter dejó la bebida y ahora lleva un club de adictos en recuperación con los que se reúne en el centro The Bridge todos los domingos. Algunos nadan, otros participan en talleres de música o simplemente pasan el día en el café. En la última década, Walter cuenta que ha escuchado de ocho casos de suicidios en las residencias donde solía vivir.
    “Uno era un amigo, nunca sospeché que sería alguien que pudiera hacerlo. Sencillamente se fue a casa y se ahorcó. Y también hubo otros que había visto en el bar. Era a los que les preguntabas cómo estaban, y ahora, de repente, ya no están”.
    Las tasas de homicidio en Glasgow han disminuido casi un 40% desde 2007, en parte debido a un proyecto policial innovador para atacar el crimen con navajas. Pero aun así, la ciudad tiene el doble de asesinatos que Londres, y el abuso de drogas también es algo común.
    Fondo del problema
    ¿Qué explica un comportamiento tan autodestructivo? Psicólogos, epidemiólogos, sociólogos y otros expertos han debatido mucho sobre qué es lo que pasa en Glasgow que socava fatalmente la salud y el bienestar.
    Harry Burns, quien hasta hace poco era el jefe médico del ayuntamiento, tiene su propia teoría. Cree que la desindustrialización en una ciudad, en la que una vez decenas de miles de personas trabajaban en fábricas y astilleros, ha herido profundamente el orgullo local. Están desmoralizados.
    “Ser un soldador en un astillero era un trabajo frío y peligroso”, señala. “Pero te daba una identidad cultural”. “Nadie está diciendo que la gente de Glasgow son un modelo de salud, pero sencillamente no hay pruebas de que somos lo que somos porque comemos grandes cantidades de grasa o fumamos inmensas cantidades de cigarrillos. Esa no es la explicación”, agrega Burns.
    Este experto está convencido de que los problemas económicos y sociales que la ciudad ha experimentado durante las últimas décadas tienen que ver con lo que llama “la tormenta perfecta de adversidades”. “En los lugares donde las comunidades tradicionales pierden las anclas de sus tradiciones culturales, ocurren las mismas cosas: aumenta la mortalidad a causa del alcohol, drogas y violencia”, explica. “La respuesta no es la típica promoción de la salud, pues donde pierdes el sentido de control de tu vida hay muy poco incentivo para dejar de fumar o beber. La respuesta está en redescubrir un sentido del propósito y autoestima”.
    Algunos lo logran en carpinterías donde martillan y cincelan la madera. La fundación Galgael ofrece tanto a hombres como mujeres cursos que les ayuden a superar sus adicciones y problemas para la salud. Esta comunidad de carpintería se trata de crear amistad y reconstruir la confianza.
    Jack, un hombre de casi 30 años, está tallando dragones celtas en una tabla de madera. Su doctor lo remitió a Galgael, un recinto que en el pasado fue uno de los mayores centros de construcción de barcos del mundo, después de haber sufrido palpitaciones, ataques de pánico y agorafobia aguda. “Hace como año y medio me desconecté completamente, cerré mi puerta y no salí”, cuenta. “Venir me ha ayudado a volver a acostumbrarme a estar rodeado de gente”.
    El inicio y no el final
    El efecto Glasgow bien podría aliviarse con los proyectos de integración social. Pero sus raíces son, de acuerdo con algunos, tan profundas que tienes que excavar un poco más para encontrar una explicación. A unos kilómetros de Galgael, en la zona acaudalada de la ciudad, hay una mujer con su propia teoría -una que está atada a la historia de Glasgow.
    La autora Carol Craig dice que para entender las muertes prematuras que ocurren aquí no hay que fijarse en el fin de los astilleros y fábricas, sino en el inicio. A principio del siglo XVIII, el escritor Daniel Defoe describió esta ciudad como “la más limpia, hermosa y mejor construida del Reino Unido”. Pero cuando la Revolución Industrial atrajo a miles de personas de todas partes del país, hubo una explosión de la población, y para muchos el lugar se convirtió en un auténtico infierno.
    Craig explica que en 1891 la ciudad de Londres describió aglomeración como dos o más personas en una habitación. Mientras que en la capital británica un tercio de la población caía en esta categoría, en Glasgow eran dos de cada tres, o incluso el doble, los residentes que vivían hacinados.
    La escritora considera que la proximidad forzada obligó a los hombres a salir de sus hogares hacia el bar. “Era una especie de mecanismo de supervivencia. En el Glasgow de antes, los viernes -cuando los hombres recibían la paga- veías a las mujeres haciendo cola fuera de sus lugares de trabajo y bares para rescatar algo del dinero”.
    Craig sugiere que la rápida industrialización en Glasgow produjo una tóxica masculinidad que destruyó la vida familiar. “Hay un fracaso de las relaciones personales que nadie está enfrentando”. “Es significativo porque ¿qué es lo más importante en la salud de los hombres? Estar casados, puede significar tanto como siete años más de expectativa de vida. Así que si queremos descubrir por qué la salud en Glasgow es tan pobre, creo que una de las cosas por la que nos tenemos que preguntar es la relación de pareja”.

    ¿Cuestión de genética?


    Burns está de acuerdo en que las relaciones son clave. Habla de la necesidad de construir un “capital social” para que las personas se ofrezcan amistad y apoyo mutuo. Se necesitaron décadas para crear los problemas actuales de Glasgow. Llevará décadas arreglarlos.
    David Walsh, uno de los académicos que acuñó el término “efecto Glasgow” cree que el fenómeno del exceso de mortalidad se debe a una serie de factores “horriblemente complicados” que afectan de distintas formas a diferentes partes de la población, así que no le ve sentido a buscar una sola cosa que lo solucione. El clima puede ser uno de esos factores, el frío, la lluvia y falta de luz solar ha causado una deficiencia grave de vitamina D. Otros lo atribuyen a una cultura de pesimismo, mientras que hay quienes piensan que el sectarismo entre católicos y protestantes puede ser responsable.
    El ministro de salud de Escocia culpó a la exprimera ministra británica Margaret Thatcher de llevar a los escoceses a las drogas y el alcohol al destruir la industria pesada en los años 80. Conservadores locales calificaron las acusaciones de absurdas. Pero lo que es cierto es que no hay respuestas fáciles para el efecto Glasgow. Incluso en los mejores vecindarios, el índice de mortalidad es un 15% más alto que en distritos parecidos de otras grandes ciudades.
    Burns sugiere que influencias ocultas en los genes pueden ser responsables de este fenómeno. “Esto nos lleva al campo de la epigenética, el negocio de los asuntos que se activan y desactivan dependiendo del medioambiente en que crecemos. Hay un impacto epigenético en la dieta a la que fueron expuestos nuestros padres y abuelos. Ahora podemos encontrar con facilidad explicaciones científicas para esto, sólo que todavía no lo hemos probado”.
    La idea de que el estilo de vida de los abuelos -el aire que respiraron, los alimentos que comieron- puede afectarnos directamente es desorientadora. Muchos lo ven como una bofetada al fatalismo. ¿Cuál es el sentido de tratar de llevar una vida sana si estás condenado por los malos hábitos de tus antepasados? La noción epigenética va en contra de las visiones convencionales de que el ADN lleva toda la información heredable y de que nada de lo que un individuo haga en su vida se pasará biológicamente a sus niños.
    Pero quizás cuando se trata del efecto Glasgow, ninguna teoría se puede descartar.
    - Una clase en Birmingham: “Los cristianos son blasfemos; sus mujeres, prostitutas” (El Confidencial - 10/6/14)
    (Por Celia Massa)

    “¿Creemos en la Navidad? No, no creemos. Y ¿qué son los cristianos? Los cristianos son blasfemos”. Alumnos de tan sólo seis años responden a las preguntas del profesor con la cantinela que les han enseñado en clase. A las niñas se les prohíbe hablar con los niños. Es más, son los propios educadores los que les aconsejan no acudir a las actividades extraescolares. Desde pequeñas, tienen que asimilar que su lugar está en casa. Al fin y al cabo, tal y como dice el maestro, “mientras que las mujeres musulmanas son morales, las blancas son como prostitutas”. El extracto pertenece al informe de la Agencia de Financiación en Educación británica.


    un niño juega en birmingham durante el eid mela, una fiesta de la diversidad cultural mulsumana, en agosto de 2013. (reuters)

    Un niño juega en Birmingham durante el Eid Mela, una fiesta de la diversidad cultural musulmana, en agosto de 2013

    Oldknow Academy no está en un país gobernado por islamistas radicales. La escuela se encuentra en Birmingham. Se trata de la segunda ciudad más poblada del Reino Unido, aunque algunos la conocen como el “mejor sitio de Europa para ser un musulmán puro”.

    El colegio ha sido uno de los 21 centros investigados por el regulador británico Ofsted después de que un supuesto complot islamista haya hecho saltar todas las alarmas. Cinco escuelas afrontan ahora la posibilidad de cerrar y otras seis deben tomar medidas especiales por no haber sabido detectar los riesgos para sus estudiantes. El informe publicado ayer por la institución señala que en algunos de los centros existe “una cultura del miedo e intimidación”. El documento advierte que algunos docentes “han sido marginados o forzados a dejar el trabajo” y alerta de que “hay pruebas de que ha habido una campaña organizada para hacerse con el control en ciertas escuelas”.

    Fue en marzo cuando salió a la luz una carta anónima que había empezado a circular por las oficinas del Ayuntamiento y varios colegios de la ciudad. Detallaba un plan bautizado como “Operación Caballo de Troya”. El objetivo era cumplir con los principios islámicos y acabar con las  directivas de aquellos centros que estaban “corrompiendo” a los menores con “educación sexual, enseñanzas sobre homosexuales, rezos cristianos y natación mixta”.

    La misiva señalaba que en varios colegios de Birmingham ya se había conseguido “instaurar la operación” y daban directrices a otros centros de Bradford y Manchester para seguir sus pasos.

    Las autoridades comenzaron a indagar si todo aquello era cierto y se encargaron cuatro investigaciones llevadas a cabo por Ofsted, el Ayuntamiento de Birmingham, el Ministerio de Educación y la llamada Agencia de Financiación en Educación (EFA). Fue esta última la que alertó de que algunas escuelas utilizaban el tiempo de aviso previo a la auditoría para prepararse y mostrar que apoyaban la diversidad cultural.

    En aquellos sitios donde fueron sorprendidos, como Oldknow Academy, los inspectores quedaron aterrados por el uso de términos como “prostituta blanca” y “fuego del infierno” en las asambleas de los viernes, donde a los profesores no musulmanes les estaba prohibido participar.

    Los cristianos, una minoría marginada

    En los baños masculinos los retretes para chicos habían sido retirados ya que bajo la ley islámica no pueden orinar de pie. A las niñas se las trataba de manera diferente y los que tenían cristianismo en la clase de religión se las tenían que apañar con un libro porque no les ponían siquiera profesor. Eran una minoría marginada. De los 600 estudiantes del centro, el 95 por ciento es musulmán. Son porcentajes bastante frecuentes en algunas zonas de la ciudad, como Alum Rock, donde a uno se le olvida fácilmente que está en el Reino Unido.

    En Birmingham alrededor del 42% de los residentes no son blancos. El 46,1% se considera cristiano frente al 21,8 musulmán. La cuestión es que no todos los cristianos son practicantes. Según el último censo de 2011, el número total de personas en Inglaterra y Gales que se describieron a sí mismos como cristianos se redujo en 4,1 millones, una disminución del 10%, mientras que el número de musulmanes aumentó en un 75%. Según el Ministerio de Educación, ya tienen 136 escuelas, 125 de ellas en el sector privado.

    Los centros ahora en el punto de mira niegan las acusaciones de radicalizar a los alumnos. David Hughes, del Park View Education Trust, que regenta varios colegios asegura, que “la velocidad y la ferocidad con la que han sido condenados ha sido realmente impactante”. Naeem Yousef, de la Asociación de Padres, señala que se podrían tomar acciones legales, ya que las conclusiones de los informes están equivocadas. Por su parte, Abdul Khan, padre de uno de los alumnos, asegura que todo se ha sacado de contexto y lo que está ocurriendo le parece “un insulto”. 

    En conjunto estos resultados indican que el tipo de empresas y el tipo de investigación que cada uno de estos programas financia puede ser substancialmente diferente. Valdría la pena explorar con más detalle estos efectos a la hora de entender el valor que aportan estos incentivos a la investigación tanto a las empresas como a la sociedad en general.

    Aparte de generar otro problema más a la integración -el 60% del público británico tiene una imagen negativa de los musulmanes-, la polémica ha provocado una importante disputa en el gabinete del Gobierno a tan sólo once meses de las elecciones generales. El ministro de Educación, Michael Gove, y la responsable del Interior, Theresa May, se acusan ahora el uno al otro de tener la culpa por llegar a esta situación.

    Tim Boyes, responsable del Queensbridge School, asegura que ya advirtió en 2010 de que algunos grupos radicales estaban intentando tomar los colegios. Entonces denunció la situación al Ministerio de Educación, pero no se tomaron medidas.

    Por su parte, otro docente llamado Michael White asegura que el “complot islamista” se planteó por primera vez hace más de 20 años. El profesor fue despedido en 2003 del Park View School, localizado en Alum Rock, después de años luchando contra la directiva que, según alega, fue tomada por “una secta” en 1993. Aunque expuso su caso ante la autoridad educativa local, sus reclamaciones no fueron investigadas.

    El primer ministro británico, David Cameron, presidió ayer el llamado “grupo de trabajo sobre extremismo” para abordar la situación. De momento, ha anunciado que las inspecciones se realizarán a partir de ahora por sorpresa. La mayoría de expertos descarta que, en el futuro, los musulmanes sean el grupo mayoritario en las islas. Pero eso no significa que no vayan dejando su huella. El Reino Unido ya cuenta con 1.600 mezquitas.

    Charlando” las noticias (entre la vergüenza de haber sido y el dolor de ya no ser)

    En los 45 años que llevo como economista (los últimos 25 años, residiendo en Europa), nunca me imaginé teniendo que comentar una situación tan esperpéntica y surrealista, en el, supuestamente, “Primer Mundo” (ahora, sin duda, “en vías de subdesarrollo”).

    El “fenómeno” Conchita Wurst, representa una “metáfora perfecta” de esta Europa postmoderna; una sociedad asexuada, amorfa, ni del todo hombre, ni del todo mujer; la “mujer barbuda” del circo europeo. Un triste espectáculo de indignidad y decadencia.

    ¿Este relativismo, permisivismo, voluntarismo, buenismo, idiocia, ignorancia, incultura, tontería, memes, simpleza, habría sido lo que esperaban de la Unión Europea sus Padres Fundadores (Adenauer, Monnet, Schuman y de Gasperi)?

    ¿Podrían haber imaginado un futuro en el que se tuviera que computar la prostitución y el tráfico de drogas, para “mejorar” el cálculo del Producto Bruto Interno?

    En tren de “estimular” el cómputo económico ¿por qué no incorporar también el crimen organizado?... Y ya que estamos, el contrabando, el blanqueo de dinero, y la corrupción. Es probable que de hacerlo (en especial la corrupción de la casta política), la Unión Europea pueda superar el PIB de los EEUU y China ya no juegue los “play off”.

    Puedo adivinar a los “burócratas” europeos, procurando “estimular” el aumento de la productividad del “business” de la siguiente manera: ¡”Follen”, muchachos, “follen”!... ¡Hagan “patria”, métanse una raya!... ¡La “corrupción” engrandece Europa! ...

    ¿Hasta dónde puede llevar la “ficción” estadística o la “voracidad” fiscal? ¿Oportunismo superficial o desesperación recaudatoria? ¿Ingeniería contable o cirugía plástica del déficit y la deuda pública? Todo esto, me resulta inmoral, obsceno, indignante. Un casino demente, con complicados sistemas de apuestas. Un mal radical.

    Es un fracaso europeo estruendoso que el último refugio de la desindustrialización, la precariedad laboral, el desempleo, la desigualdad y las carencias sociales, sea el alcoholismo, con el aumento de las probabilidades de muertes prematuras de la población (efecto Glasgow: donde los residentes tienen aproximadamente 30% más probabilidades de morir joven, y el 60% de esas muertes prematuras son debido a cuatro cosas: drogas, alcohol, suicidio y violencia).

    Y mientras los ciudadanos europeos se “mueren” a las puertas del paraíso o entran “caminando hacia atrás” en el futuro, la “humanista” Europa (¿cínica, hipócrita, pigmea, ignominiosa, mediocre?) deja que los inmigrantes “islamicen” sus instituciones.
    Cuando los nacionales no retiran a sus mayores dados de alta en los hospitales, para no hacerse cargo de su mantención, o donan sus muertos a las facultades de medicina para no tener que pagar el entierro, o se alcoholizan, drogan, mueren jóvenes o se suicidan, los inmigrantes imponen su religión, lengua, usos y costumbres, a la “inerte” Europa.
    Si ha fracasado la “integración” (modelo francés) y el “multiculturalismo” (modelo inglés), ¿hay que continuar abriendo las fronteras a una inmigración indiscriminada?
    ¿Justicia social? ¿Dignidad humana? ¿Cuál es la libertad de escoger? ¿Hasta dónde puede llegar la codicia, la explotación y el fracaso?
    El libre camino de la libertad de empresa ¿ofrece a la gente oportunidad de elegir? ¿es el mercado libre la mejor forma de lograrlo?
    El sistema no parece estar contribuyendo al bienestar de la gente. Europa no es una democracia. La plutocracia europea gobierna para el 1% de la población (como en EEUU). Intentan convencer a la gente que la propiedad privada, la motivación de la ganancia y el mercado, son compatibles con las Leyes de Dios y las enseñanzas de la Biblia. ¿Es esta la verdad moral o la verdad de los poderosos?
    La marea está cambiando” (como decía la canción de “Pink Floyd” en The Wall)
    El “aviso” electoral del 25 M (2014) me permite presentir que “the game is over”. No estoy manifestando que la batalla haya sido ganada, señores del dinero, pero “la marea está cambiando”.
    ¿Quién es el más fuerte? ¿Quién es el ganador? ¿Una persona un voto? La aristocracia (los señores del dinero) no lo va a permitir más (ahí reside el principal riesgo a sus riquezas y poder).
    Allí debe comenzar la rebelión de los “ciudadanos”. Exigiendo que se cumpla “The Second Bill of Rights” (propuesta por Franklin D. Roosevelt en su discurso sobre el Estado de la Nación, el 11 de enero de 1944)


    • Employment, with a living wage

    • Food, clothing and leisure

    • Farmers’ rights to a fair income

    • Freedom from unfair competition and monopolies

    • Housing

    • Medical care

    • Social security

    • Education

    Nota: también los ciudadanos de los EEUU se pueden unir a la “rebelión cívica” europea, porque (después de 70 años) tampoco allí se han puesto en práctica los “postulados” de Roosevelt.




    Catálogo: papers
    papers -> Brasil en un mundo de crisis
    papers -> Cincuenta años de economia y cincuenta años de vida de la asociacion argentina de economia politica (aaep)
    papers -> Paper … y la batalla de la triple a la guerra de las divisas
    papers -> Paper El abandono del progreso (posibilidades económicas para nuestros nietos) El peligroso sendero del año 2017 (al borde del abismo), puede hacer bueno al 2016
    papers -> Conflicto de racionalidades: el caso del proyecto de hidroaysén en la patagonia chilena
    papers -> Tendencias del pasado en la economía actual
    papers -> La crisis permanente de las clases populares: condiciones de trabajo y vida en la vega media del río segura (murcia)
    papers -> Paper La crisis del empleo de los jóvenes (una generación -tal vez, dos- entre paréntesis) Parte I
    papers -> Prensa deportiva y economía política: la evolucion historica del diario marca
    papers -> Paper Crítica a la opinión de Krugman y Stiglitz, sobre la reestructuración o el impago de la deuda griega (III round), generada o agravada por el gobierno de Syriza
      1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   25

    Similar:

    Paper El desencanto de Europa (impotencia, melancolía y suicidio económico) Introducción Una sociedad indeseable iconRuptura y ambigüedad: el fracaso de la burguesía en Su único hijo
    Alas se sumaba a otros autores finiseculares cuyo trabajo reflejaba la angustia vital y el desencanto por una sociedad en la que...
    Paper El desencanto de Europa (impotencia, melancolía y suicidio económico) Introducción Una sociedad indeseable iconPaper Inteligencia Artificial (una “orgía digital”, entre robots y supercomputadoras) Introducción: una “económica irreal aumentada” o “el imperio de la frivolidad”
    Paper Inteligencia Artificial (una “orgía digital”, entre robots y supercomputadoras)
    Paper El desencanto de Europa (impotencia, melancolía y suicidio económico) Introducción Una sociedad indeseable iconPaper ¿Es la economía “disruptiva” una fábrica de “camareros”? (El lado oscuro de la economía “colaborativa”) Introducción: la sociopatía de la economía disruptiva
    Paper ¿Es la economía “disruptiva” una fábrica de “camareros”?
    Paper El desencanto de Europa (impotencia, melancolía y suicidio económico) Introducción Una sociedad indeseable iconPaper El adiós europeo al Estado del Bienestar: la “sociedad participativa”, el “gasto social privado”, la “gran sociedad”, y demás experimentos de laboratorio

    Paper El desencanto de Europa (impotencia, melancolía y suicidio económico) Introducción Una sociedad indeseable iconTema 12. Transformaciones económicas y cambios sociales en el s. XIX
    Inquisición y los derechos señoriales y la vieja sociedad feudal dio paso a una sociedad de clases. Este proceso de modernización...
    Paper El desencanto de Europa (impotencia, melancolía y suicidio económico) Introducción Una sociedad indeseable iconPaper La crisis económica de la Unión Europea: ¿Complejo de Saturno o Síndrome de Estocolmo? Parte II europa y la batalla de la triple a

    Paper El desencanto de Europa (impotencia, melancolía y suicidio económico) Introducción Una sociedad indeseable iconPaper La economía del “Big Data” y la intimidad monitorizada (el “negocio” de la libertad) Introducción: “Nada es gratis”
    Paper La economía del “Big Data” y la intimidad monitorizada
    Paper El desencanto de Europa (impotencia, melancolía y suicidio económico) Introducción Una sociedad indeseable iconIntegrantes daniela Calderon
    Australia e Irlanda son los únicos que muestran una mejora en su desarrollo económico a comparación con el resto del mundo. Las economías...
    Paper El desencanto de Europa (impotencia, melancolía y suicidio económico) Introducción Una sociedad indeseable iconPaper El “Big-cuent” del Bitcoin (¿de “burbu-giles” a “gili-coins”?) Introducción y cuenta la historia…
    Se caracteriza por poseer una fila de once coloridos edificios relativamente bajos, que fueron construidos con un estilo manierista...
    Paper El desencanto de Europa (impotencia, melancolía y suicidio económico) Introducción Una sociedad indeseable iconlos desequilibrios económicos en la unión europea las regiones económicas de europa
    La Europa Central y atlántica. Niveles de “renta per cápita” muy altos. Motor económico de la Unión. Con recursos energéticos

    Página principal
    Contactos

        Página principal



    Paper El desencanto de Europa (impotencia, melancolía y suicidio económico) Introducción Una sociedad indeseable

    Descargar 1.27 Mb.