Descargar 53.99 Kb.


Fecha de conversión22.10.2018
Tamaño53.99 Kb.

Descargar 53.99 Kb.

Numero: 48 fecha: Junio 1992 titulo de la revista: Bosques indice analitico: Sector Social autor: Eckart Boege [*] titulo: Selva Extractiva y Manejo del Bosque Natural: Las Selvas del Sureste de México



NUMERO: 48

FECHA: Junio 1992

TITULO DE LA REVISTA: Bosques

INDICE ANALITICO: Sector Social

AUTOR: Eckart Boege [*]

TITULO: Selva Extractiva y Manejo del Bosque Natural: Las Selvas del Sureste de México

ABSTRACT:


Asistimos en este momento histórico a la degradación acelerada de la mayoría de los ecosistemas que caracterizan nuestro patrimonio natural. Esto es especialmente cierto si examinamos la reducción impresionante de la cubierta forestal tanto del trópico húmedo como de los bosques de las zonas templadas.
TEXTO:
La lógica capitalista del mercado no se para ante áreas únicas en el país o en el mundo ni ante la posibilidad que vastas áreas se conviertan en páramos inutilizables para futuras generaciones. Los intentos de conservación mediante decretos presidenciales para crear áreas intocadas han mostrado su ineficacia en nuestro país. Entre las causas de la destrucción ubicamos las siguientes: la falta de energía e interés por parte del Estado para cumplir con las obligaciones que le confiere la ley para garantizar la protección, la burocracia, la corrupción y actitudes de tipo extracción minera para obtener ganancias fáciles por parte de grupos locales frecuentemente coludidos con los funcionarios, la incomprensión de valores que tenemos en nuestras manos y la falta de alternativas para el manejo de la diversidad.
Aún países "ejemplares" que se jactan de tener territorios conservados como Costa Rica, muestran índices generales de deforestación y destrucción impresionantes en las áreas no protegidas; estas son necesarias más no suficientes para la conservación. Las distintas formas de reservas, especie de jardines del capitalismo, dejan fuera de la conservación todo lo que no está oficialmente protegido. Pienso que el debate sobre la conservación debe encauzarse y complementarse hacia la producción forestal y agropecuaria sustentable incluyendo en el concepto la idea del mantenimiento de la biodiversidad. ¿Es posible conservar los suelos, la biodiversidad y sostener una alta productividad?
Quisiera proponer tres criterios básicos para una estrategia sustentable en la selva tropical sobre la base de experiencias exitosas:
En primer lugar como condición para el éxito es la participación de los productores en el diseño y ejecución de las estrategias productivas. La democratización de la economía requiere de la participación de los productores en la toma de decisiones. [1] Esto no sólo implica la toma de decisiones en la producción sino en organización para la comercialización y negociación de los precios de su producto. No es la agricultura de contrato o de plantaciones forestales con las innovaciones tecnológicas de los grandes empresarios que le darán alternativas a los ejidatarios poseedores de tierra y de riquezas naturales.
En segundo lugar, la agricultura itinerante que se practica en las selvas, al ver reducido el espacio disponible para la recuperación una vez abandonada la milpa, podría asentarse en parcelas fijas con técnicas intensivas, conservando a la vez las ventajas agroforestales del sistema maya de roza tumba y quema. La pregunta básica aquí es cómo se pueden crear en la agricultura las condiciones de fertilidad más cercanas a las del bosque.
Otro criterio es el manejo de la selva como "Reserva Extractiva" y la silvicultura del bosque natural. Hay que definir lo que entendemos bajo "Reserva Extractiva". Se refiere este concepto a la extracción de una serie de productos no maderables de la selva sin que se deteriore su estructura ni biodiversidad (frutas, chicle, resinas, especies como la pimienta, colorantes, plantas de ornato, miel, etc.). Varios grupos conservacionistas [2] han visto en estas actividades la panacea para conservar la selva y obtener un ingreso para sus habitantes. Las esperanzas alrededor de la producción de la selva extractiva son justificadas pero de manera muy limitada. Un problema fundamental es la obtención de suficiente materia prima para entrar en los mercados especializados tanto nacionales e internacionales de manera constante. Suficiente materia prima para el mercado y uso sustentable no siempre van de la mano. Si los productos tienen una gran demanda los productores podrían llegar a sobrexplotar el producto. Otro problema de mercado es el intermediarismo y la competencia de productos generados en condiciones de plantación tanto a nivel regional como a nivel nacional e internacional. Por ello es necesario abrir mercados especializados que con la menor cantidad de intermediarios posibles, vinculen a los consumidores conscientes con los productores para que estos se beneficien con precios adecuados a su trabajo y "labor especializada". El uso sustentable implica necesariamente limitar las cosechas. Por lo tanto los productores tendrían que organizarse para extraer de sus bosques múltiples productos de manera limitada por hectárea ya que el bosque tropical tiene muchas especies por hectárea y pocos individuos de cada una. El manejo de la fauna entraría dentro de esta visión siempre y cuando se trate de cacería sustentable. Finalmente, dentro de este mismo criterio ubicamos la actividad forestal alrededor del bosque natural. Entendemos aquí por manejo del bosque natural la extracción ordenada de maderas, basada en el principio de la diversificación de productos maderables y no en el descremado de pocas maderas finas de color. La resiembra o reforestación de algunas especies se hace sin cambiar sustancialmente la estructura del bosque. Por supuesto que este planteamiento tiene que ser acompañado por un monitoreo anual de tal manera que se tenga información concreta de lo que sucede en las áreas de corta en el mediano y largo plazo. Uno de los secretos abiertos ya experimentado es reducir la corta de la materia prima en la medida que se logren mejores ingresos agregando valor con la transformación de la madera en productos semielaborados o terminados. Esto requiere de organizaciones campesinas fuertes, que no estén corroídas por la corrupción por las élites de las organizaciones tradicionales. Este planteamiento se opone radicalmente a las plantaciones monoespecíficas que son en general la alternativa planteada por los funcionarios, grandes empresarios y empresas multinacionales. Sembrar miles de hectáreas de eucalipto o de gmelina por ejemplo se plantea como la alternativa para cubrir el déficit en celulosa del primer mundo. En no pocos casos, esto se ha llevado a cabo a costa de extensiones de selva tropical. Este absurdo pulula hasta en las más altas autoridades de la SARH.
Las experiencias de varias organizaciones campesinas Quintana Roo, Yucatán y algunas de Campeche son oportunidades importantes para impulsar el uso sustentable de la selva. Me refiero a las experiencias de agricultura y agroforestería en Oxcuzkab, Yucatán, de manejo del bosque natural ensayadas por el plan Piloto Forestal hoy Sociedad de Productores Forestales de Quintana Roo, S.C. y en el centro del estado la Organización de Ejidos Productores Forestales de la Zona Maya además de los intentos de aplicar estas experiencias en Campeche en el lado oriente de la Reserva de la Biósfera de Calakmul. De consolidarse estas experiencias en los tres estados tendríamos más de medio millón de hectáreas manejadas en forma sustentable sin que haya decretos alrededor de la conservación de por medio. A esto se le agregarían las Reservas de la Biósfera de Sian Kaan y de Calakmul.
Veamos de cerca algunas de las experiencias en Oxcuzkab Yucatán, y alrededor de la Reserva de Calakmul para fundamentar este optimismo moderado.
La Reserva de la Biósfera de Calakmul, ubicada al sur de Campeche, es una de las más grandes del país con más de 700 mil hectáreas que, junto con las selvas Quintana Roo, del Petén guatemalteco y de Belice forman en el continente un sólo macizo de selva tropical, segundo en tamaño después del Amazonas y cuarto en la escala mundial por cuanto a biodiversidad se refiere. Hay que decir que no sólo se trata de un patrimonio natural sino que en esta región se encuentran restos de la civilización maya con sitios de primer orden. A estas superficie hay que agregar aproximadamente 100,000 hectáreas que están siendo manejadas con técnicas del Plan Piloto.
Aquí analizaremos tres actividades que podrían ser el eje para el uso sustentable, mismas que se dan de manera incipiente en la región y que se encaminarían hacia una estrategia global comunitaria a nivel regional.
El manejo forestal de la selva en la región de Calakmul
El estilo saqueador de los aprovechamientos forestales
La tradición saqueadora y retrógrada de los empresarios madereros del sureste, las burocracias de las cúpulas campesinas de la CNC y la burocracia corrupta incrustada en la SARH y en otras instituciones que intervienen en el campo como la Secretaría de Reforma Agraria, no auguraría nada bueno para la sobrevivencia de la riqueza del bosque natural si no hubiese en ciertas zonas campesinos organizados que se plantean otras perspectivas productivas en el área forestal.
En la región, se han impulsado los "aprovechamientos" forestales que se centran en la extracción de pocas especies maderables. Para ello, las industrias forestales tienen que abarcar enormes territorios así como comunidades humanas que le sirvan de fuerza de trabajo. A este tipo de extracción de la selva lo llamaremos estilo saqueador, minero o descremado. En la actualidad, los ejidatarios formalmente son los dueños del recurso, sin embargo, en realidad son relegados al papel de mano de obra barata y objetos de un importante aparato burocrático que permite a particulares y funcionarios obtener grandes ganancias. Esta forma de explotación no se refiere a una cultura forestal sino que representa una simple extracción de lo ajeno que dura mientras la regeneración natural sea capaz de proporcionar especies maderables.
Históricamente la extracción se inicia alrededor del chicle. Posteriormente acerca de concesiones enormes cedidas a grandes empresas. Posteriormente la poca madera que les quedaba a los campesinos, la llamada corriente dura, fue vendida para durmientes a Ferrocarriles Nacionales, a precios irrisorios.
Una vez saqueada la selva, se pasó a otros usos del suelo como es la ganadería o agricultura comercial. Esto no significa que no se sigue sacando madera a pesar de las prohibiciones de SEDUE. Esto se hace con guías forestales de ejidos que eran forestales y que ahora no tienen madera pero aparecen todavía en los registros de la SARH. Las maderas finas están destinadas a los grandes aserraderos privados y de las burocracias de la CNC (ARIC y UEF). En este modelo los ejidatarios son concebidos como los proveedores y la mano de obra barata para empresas estatales y por otra parte de los ricos negocios de particulares y políticos. Hasta hace dos años las empresas únicamente reportaban a su libre albedrío la cantidad de madera que se sacaba. Es hasta ahora que la Subsecretaría Forestal de la SARH (Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos) fija las cuotas de corte. Varios ejidos que tienen bosque no pueden pagar estudios de aprovechamientos integrales que incluyen a los dasonómicos y de esta manera tienen que incorporarse a la clandestinidad del saqueo de maderas hasta agotar sus existencias, o bien, subaprovecharlas y cambiar lo más antes posible el uso del suelo.
La manera de explotar los bosques aprovechando pocas especies es altamente destructiva ya que se tienen que abrir brechas principales y secundarias hasta llegar a los árboles que se encuentran dispersos. Este procedimiento "acahualiza" al bosque de una manera importante sin que se aprovechen realmente las otras maderas u otros productos no maderables, exceptuando el chicle.
Después de la época de las grandes concesiones los ejidos forestales se organizan alrededor de la Unión de Ejidos Forestales. Ante su crisis se funda otra organización alrededor de las Asociaciones Rurales de Interés Social (ARIC). No son respetadas ni las áreas asignadas ni el volumen permitido. Por medio del cohecho, las guías de control de explotación maderera son utilizadas varias veces por los transportistas. En las carreteras ya esperan las policías de caminos, los inspectores de la forestal y a veces los de SEDUE para recibir una gratificación. Otro método para sacar más volumen de madera que el estipulado por la Subsecretaría Forestal es el tráfico de guías que se obtienen de ejidos que fueron declarados hace veinte años como forestales, y que hoy en día están desmontados. Esta corrupción exterior es posible cuando la corrupción se desplaza hacia el interior del ejido. Y aquí los ejidatarios tienen una excelente escuela por parte de sus propios líderes de las ARIC o Unión de Ejidos o de la desaparecida FONAFE. Hay piratería de maderas, a veces fomentado por las propias autoridades ejidales. Según un empresario de la madera, el tráfico de guías, su compra-venta, es tan importante como el de la misma madera. Parecería que el 80% de la madera que se mueve no corresponde a las guías originales. Hay ejidos que trabajan directamente con la empresa Zohlaguna y con empresarios de Chetumal, de Silvituc y de Escárcega sin tener los permisos de extracción. El problema central es que en ninguna ocasión los ingresos van a los campesinos.
El otro problema regional de la madera es el contrabando con Guatemala. Mientras que los guatemaltecos sacan del sur de la región hacia Guatemala el chiate (palma camaedora) para la cual ya tienen el mercado muy estudiado, empresas mexicanas como ARIC, Triplay de Campeche y la empresa de Zohlaguna manejan madera guatemalteca. La Triplay de Campeche tiene un convenio para la extracción de caoba, sin embargo, con base a ese permiso se extrae mucho más madera y es el origen del contrabando de este producto. Como en otras partes de México se paga el derecho de monte más no la madera misma. Este hecho deprime los precios de la madera producida en México. En los ejidos forestales los ejidatarios son los responsables de "montear" y localizar las maderas explotables; pagan además al corte y el acarreo hasta la zona en donde se almacena la madera y el flete para transportarla a los aserraderos. Ello significa la deducción de un 60% de toda la "ganancia". Los que arrastran y transportan la madera, obtienen más ganancia por pie tabla que el propio productor. Las puntas y ramas se quedan en el bosque.
Una nueva modalidad se perfila en este estilo saqueador. Con la nueva ley de Reforma Agraria se están haciendo los primeros contratos de extracción de madera entre el ejido de Champotón, ejidos e industrias madereras de Campeche con empresarios que jamás se habían preocupado por el manejo del bosque natural. Sería muy preocupante para la conservación que este esquema se llegase a generalizar.
Podría decirse que el estilo saqueador de los aprovechamientos forestales se basa sobre los siguientes aspectos:
- Sobre grandes áreas concesionadas o controladas por parte de grandes empresas privadas y del llamado sector social se obtiene la mayor cantidad posible de especies codiciadas hasta agotarlas.
- Se sobreexplotan algunas especies maderables y se subaprovecha la demás riqueza forestal tanto maderable como no maderable.
- No existen mercados para una gran variedad de maderas en extremo valiosas.
- No se cuenta con la tecnología adecuada para manejar las maderas duras.
- No existen mecanismos de extracción planificada para que el bosque natural se recupere o ni se resiembra en las áreas donde se extrajo la madera. Aún si el Estado intentase introducir mecanismos de resiembra y cuidados del bosque, los propios campesinos que no ven ventajas en la extracción de las maderas no estarían interesados en participar en la misma o cuidarlas zonas reforestadas. Además, la reforestación en el remoto caso que se realizaría se haría con caoba y cedro principalmente. Ahora la ley exige la reforestación, pero ésta se hace de muy mala gana y sin técnicas adecuadas.
- El sistema de la burocracia forestal reproduce nítidamente al estilo saqueador que bajo el pretexto del control y de las prohibiciones permite escamotear a los productores parte de lo que les corresponde gracias al cohecho;
- El estilo saqueador se basa fundamentalmente en corruptas estructuras sociales de cúpula que convierten a los poseedores del recurso en simple fuerza de trabajo disponible gracias a la cual se obtienen las máximas ganancias.
El sector empresarial se opone fuertemente a que los ejidatarios incluyan un valor agregado a la materia prima. Además, existe en el estado de Campeche una ley anticonstitucional, que obliga a los productores a vender la madera no transformada a los empresarios y únicamente la madera transformada se libra de esta obligación.
- Otro elemento del modelo sería que a pesar que los ejidos tienen una cantidad considerable de bosques, la sobreexplotación por una parte y la subexplotación por otra convierte a esta actividad en un simple complemento raquítico de los ingresos anuales de la economía familiar (aproximadamente un mes).
- Enormes cantidades de madera se quedan en el monte en forma de puntas y ramas.
- Los campesinos no controlan el arrastre.
- Una forma de timar a los productores es la utilización del sistema Doyle para la cubicación (sistema en que se escoge la parte más delgada y se hace la cubicación por aproximación). Debiera emplearse el sistema métrico decimal.
Alternativas de uso sustentable del bosque natural ensayadas en la región
En la región existen tendencias factibles para el desarrollo sustentable: campesinos y algunas entidades gubernamentales y no gubernamentales impulsan alguna concepción de desarrollo distinta a la minera. Es paradójico que la conservación de cientos de miles de hectáreas no provenga de una idea conservacionista de no tocar la selva sino de un genuino interés por parte de las comunidades de resolver sus problemas económicos aprovechando los recursos sin que estos se acaben.
Este intento de uso sostenible de manejo del bosque se basa en las experiencias del Plan Piloto Forestal de Quintana Roo que posteriormente se convirtió en la Sociedad de Productores Forestales de Quintana Roo, S.C. y en el centro del estado la Organización de Ejidos Productores Forestales de la Zona Maya.
Una de las premisas importantes para desarrollar el manejo forestal del bosque natural es que la organización de la producción y la incorporación del valor agregado mediante la transformación de la materia prima está en manos de los campesinos. En la región de Calakmul, en los ochentas nace una organización con un historial de lucha que se enfrenta a la empresa maderera de Zohlaguna y a las empresas corruptas del sector social. Otra de las premisas básicas que delineó el Plan Piloto Forestal y que se aplicó en Campeche es que el manejo no es elaborado por unos ingenieros forestales preclaros, sino que los campesinos participan desde un principio en el diseño del plan, en su planeación y en la ejecución. De particular importancia es el ordenamiento territorial y la inventarización del mismo, como un ejercicio necesario para el aprovechamiento correcto. Para ello es imprescindible la demarcación de lo que será zona forestal permanente y lo que será destinado a uso agropecuario. Así el ejido Alvaro Obregón por ejemplo destinó aproximadamente 10 mil hectáreas como su zona forestal permanente. El otro elemento es la subdivisión de esta área en unidades aprovechables cada 25 años de tal manera que en este lapso de tiempo prácticamente se haya podido dar la vuelta completa. Estas unidades son y serán parte de un constante monitoreo.
Se realizan ensayos de distintas modalidades de reforestación, y se construye un vivero para el ejido que es apoyado por un grupo de ingenieros forestales del programa de reforestación de PRONASOL afuera de la SARH.
Otra de las experiencias importantes es la reforestación en varias modalidades. La pregunta de como reforestar y en donde no es tan sencilla de responder. Por ejemplo, si se llega a la conclusión que hay que reforestar in situ con las especies que se sacaron se tendría la ventaja de que se trataría de condiciones ambientales ya "probadas" por la misma naturaleza. Sin embargo, esta técnica se dificulta porque en los viveros no necesariamente dichas especies se encuentran en existencia, y los tiempos de corta no son necesariamente los más indicados para la resiembra. Ya en tiempos de lluvia es muy difícil acceder a las zonas de corta. La otra manera sería "mejorar" la composición de zonas en acahuales de distinta edad. La experiencia señala que en general no se le da seguimiento a estas reforestaciones y en el caso de las caobas y los cedros cuando el dosel del bosque es muy cerrado no crece la plántula. Como la intervención en el bosque es moderada no hay peligro de que pierda su riqueza biodiversa. Sin embargo, sólo un monitoreo constante daría una respuesta a largo plazo.
El buen manejo del bosque natural en sus múltiples facetas es apenas el primer paso. Los otros se ubican en la reproducción de ciertas especies, en la transformación de la materia prima y en la búsqueda de un valor agregado de tal manera que con menos materia prima se obtenga mucho más. Para ello es necesario la apertura de mercados regionales, nacionales e internacionales con el sello verde de ser posible. La comercialización adecuada de los diversos productos es la clave para la aproximación múltiple al bosque natural.
Para incorporar valor agregado a la madera, existen varias posibilidades como: usar un aserradero móvil de cinta que procese maderas duras así como las puntas y ramas, que se considere desde un principio el afilado especial. Aprendizaje del mercado y de la administración. En un segundo momento con medidas correctas y el tratamiento adecuado con un proceso de estufado sobre todo de maderas duras que se doblan fácilmente, la madera adquiere inmediatamente un mayor valor. También se deben utilizar los desechos de corte con las puntas y las ramas de las maderas que tienen un buen mercado si se utilizan como: a) cajas e implementos para la apicultura; b) Puertas de persianas para closets; c) Otros de este nivel de complejidad técnica.
En un siguiente nivel de tecnificación y capacidad de administración se podrían impulsar la manufactura de pisos y puertas.
Los distintos niveles de complejidad podrían partir de pequeñas carpinterías, hasta empresas comunitarias o bien asociaciones entre empresas ejidales comunitarias y empresa privada.
Artesanías de madera, cortezas, etc.
La otra alternativa no excluyente es la exportación de maderas con el sello verde.
La agroforestería
Su impulso es una de las perspectivas prometedoras para el uso sostenido de la selva. Esto permite tener una continuidad de la selva hasta la agricultura sin rupturas en la flora y fauna. Se trata de aprovechar zonas alguna vez desmontadas para la agricultura pero ya abandonadas. Plantaciones de cedro, caoba y otros maderables comerciales y de autoconsumo, intercalados con cítricos y frutales (nance, guayas, ramones, chicozapotes, etc.), en los acahuales o áreas desmontadas, son compatibles con el uso del suelo para agricultura o ganadería. Este modelo permite seguir aprovechando la tierra sin tener que esperar largos años para usufructuar el producto. Con un abanico de opciones desde la agricultura anual o bianual, pasando por frutales de rendimiento a los tres años y de mediano plazo que comienzan a producir a los siete años, hasta las maderas preciosas a los 25 años se generan opciones continuas de producción. Esta estrategia productiva también sirve para amortiguar los embates de la baja de los precios de un solo producto.
Al ser pobres los suelos de la región, son las leguminosas las que mejor se desarrollan en los procesos sucesionales después de desmontar. Un manejo agroforestal de estas leguminosas beneficiaría tanto el crecimiento de los otros árboles como a la agricultura.
La selva como reserva extractiva
Al manejo del bosque natural desde el punto de vista forestal hay que agregarle la experiencia de la reserva extractiva que en Calakmul gira entorno a la extracción del chicle y la apicultura. Su potencial es por supuesto mucho mayor ya que hay palmas, semillas de palmas camaedoras, palma para techar, pimienta gorda, palo de tinte y otros colorantes, bromelias y orquídeas.
El chicle
Una de las actividades de la reserva extractiva es la extracción de savia del chico zapote (principalmente del Achras zapota), para la producción de goma de mascar. Durante largos años cuando la goma sintética no dominaba el mercado, las selvas tropicales suministraron toda la materia prima de la industria. México producía el 80% de la materia prima para el consumo mundial. Sin embargo, debido a la baja de la productividad por la extracción inmoderada del chicle, además de la pérdida de los bosques tropicales y de la aparición de un sustituto sintético, la demanda de dicha materia prima disminuyó notablemente. Sin embargo, Campeche sigue siendo el productor número uno del chicle.
Es evidente la necesidad de reestructuración de la extracción del chicle de tal manera que los ejidos tengan el control en la producción y la comercialización y en la exportación a Italia y a Japón principalmente. La producción de chicle podría realizarse si se disminuyera el impacto evitando el sangrado desmedido de árboles y limitando la cacería a la que se dedican colateralmente los chicleros. Si esas condiciones se cumplieran, la actividad podría realizarse de manera permanente en las zonas forestadas.

La apicultura


La apicultura es una de las experiencias más importantes para el uso sustentable de los recursos naturales ya que podría ser una fuente de ingreso importante y además genera un gran interés por conservar el bosque natural, fuente de sus flotaciones. La actividad apícola debe concebirse como un complemento básico dentro de las estrategias múltiples de recolección y manejo. La producción mielífera de la zona es principalmente de la abeja Europea introducida en los años 70. En 1988 la producción mielífera de la abeja europea (ahora africanizada) en el estado de Campeche fue de 8 mil 848 toneladas, casi la quinta parte de la producción nacional (SARH Delegación Estatal).
En la región existen graves altibajos en la producción de la miel debido a las siguientes causas:
a) El agua es un recurso limitado, ya que en temporada de sequía severa, como la de 1989 y 1991, murió un gran número de colmenas por falta de alimento y manejo adecuado del problema por parte de los apicultores, aún los más versados.
b) La productividad principal de la miel está entre los meses de diciembre hasta junio hasta llegar a su auge en marzo y abril. Esta productividad depende de la actividad de floración de especies determinadas que, a veces son muy sensibles a las lluvias provocadas por los nortes entre noviembre y marzo. La africanización de las colmenas ha afectado de manera importante la producción de miel, ya que no existió la capacitación adecuada para el cambio de reinas y muchos ejidatarios prefirieron quemar sus apiarios. Sin embargo, los apicultores más hábiles usaron frecuentemente las colmenas atrapadas por las trampas de la SARH, para aumentar la población de sus apiarios. Sostienen que no se trata de una africanizada pura y que se han beneficiado por su alta productividad.
c) La producción apícola en el ejido de Xpujil se redujo drásticamente por el uso de insecticidas para el cultivo del chile. Para algunos la disyuntiva es el cultivo de chile o poner apiarios.
d) La venta de la miel no se hace en colectivo ni existe una organización regional vigorosa de los apicultores, capaz de dar mejor presentación de la miel, agregarle valor y negociar mejores precios tomando en cuenta que se trata de miel de selvas relativamente vírgenes por lo cual se podría obtener un sobreprecio en mercados especializados, tomando en consideración la alta calidad de la miel y sus sabores especializados.
e) Falta un proceso de tecnificación para aumentar de manera sustancial la calidad de la miel y poder venderla mejor.
f) Se ha intentado fomentar la miel y muchos fracasos sobre todo por la desorganización que produce el manejo deshonesto de dirigentes cuando se trata de vender la miel en común, o bien en la utilización de bienes comunes.
g) La asesoría técnica fue abandonada por las instituciones oficiales especialmente cuando más se necesitaba con el proceso de africanización. Esto implica que los apicultores deben convertirse en los mejores técnicos de sus apiarios y no depender del exterior.
Es muy importante desarrollar un proyecto integral de desarrollo de la apicultura que contemple todos los procesos de producción, de valor agregado y de comercialización especializada. Para ello hay que realizar un programa específico para cada paso con su correspondiente organización. Este proceso podría tener varias etapas tanto técnicas como organizativas: a) Usar la materia prima local y crear varias carpinterías rústicas en los distintos ejidos. b) Separar las mieles por flotaciones y venderlas como mieles especializadas a mercados exclusivos, nacionales o internacionales, con un sello de que esta actividad ayuda a proteger la selva tropical. c) Crear todas las condiciones para la certificación de la miel como "orgánica" cuando ésta no está contaminada directa o indirectamente por pesticidas ni contaminantes en el proceso de acopio, logrando así eventualmente un precio dos veces superior al de la miel común. d) Crear centros de acopio controlado por los apicultores de tal manera que incorporen a su ganancia la de los intermediarios. e) Desarrollar los productos secundarios como son la jalea real, propoleo, polen, cera.
Otro elemento respecto a la selva extractiva es el manejo de fauna. Tomando como ejemplo el ejido Tres Garantías en Quintana Roo, otros ejidos han decretado que en cuatro mil de sus diez mil hectáreas forestales se declare veda total para la cacería. Esto con la finalidad de conservar su fauna y poder aprovecharla mejor bajo calendarios cinegéticos que ellos mismos discuten.
La agricultura ecológica como alternativa
El tercer aspecto clave para las estrategias múltiples de las comunidades que viven alrededor de las selvas tropicales está en el tipo de agricultura y el énfasis o estilo que se le imprime.
A pesar de la no mecanización se han impulsado ciertos cultivos comerciales como el chile jalapeño y la calabaza chihua semillera. El primer cultivo se ha desarrollado principalmente en los desmontes de monte alto utilizando dos ventajas comparativas frente a las áreas de acahuales: el uso de la fertilidad históricamente acumulada y la relativa poca incidencia inicial de las arvences. Esta ventaja inicial provoca que, año con año, se desmontan en la región de Calakmul alrededor de mil 100 hectáreas principalmente mediante la tumba y quema. El cultivo del chile no se realiza asociado con otros cultivos. Se introdujo aproximadamente hace ocho años y a partir de 1985 ha adquirido cierto auge. Como este cultivo se plaga fácilmente, se utiliza una enorme cantidad de fertilizantes foliares y pesticidas incluyendo por supuesto herbicidas. Una hectárea debe rendir en un buen año cinco toneladas de chile, y los productores de mayores recursos lo ahuman para generar el chile chipotle y darle así un valor agregado. Cuando hay una buena producción los campesinos están en las manos de los coyotes o intermediarios que les compran el producto a un precio muy bajo.
Son varias interrogantes las que genera este tipo de agricultura: por una parte son de alto riesgo porque los campesinos dependen fundamentalmente de los créditos, del tiempo, del conocimiento de las plagas, de insumos agroquímicos, por otra, contribuyen a la apertura de la frontera agrícola esto es a la destrucción del monte alto.
Si bien la parcela se abandona a los tres años para que se regenere mediante la acahualización, con los desmontes de la selva alta o mediana se están despilfarrando recursos. Los problemas están a la vista:
El cultivo de roza tumba y quema en sí no es de alto impacto para la selva ya que a través del barbecho y de dejar los tocones se recupera de alguna manera la biodiversidad aunque por medio de procesos sucesionales. Sin embargo, hay que preguntarse si el procedimiento local de roza, tumba y quema y la recuperación de la vegetación se está dando con suficiente tiempo de barbecho de tal manera que hubiese realmente un manejo de la agricultura y de la selva que logre recuperar la biodiversidad. Este tipo de agricultura entra en contradicción con estos postulados cuando el aumento de población obliga a acortar los tiempos de barbecho. Entonces se truncan los ciclos sucesionales y no se recupera tampoco la fertilidad. Diríamos que ha disminuido la eficiencia agroecológica original del sistema de roza, tumba y quema al perder paulatinamente la capacidad de incorporar la selva a la agricultura (o viceversa). Otro problema es que en ciertas áreas de la zona el desmontar genera surgimientos de yeso que vuelven la tierra inservible e irrecuperable para la agricultura. Esta situación se agrava aún más cuando se pretende desarrollar cultivos comerciales sin despilfarrar en pocos años la fertilidad históricamente acumulada y modificar sustancialmente la estructura ecológica de la selva.
El desconocimiento que en muchas instituciones prevalece de las leyes ecológicas de las selvas cuando introducen la agricultura tecnificada tarde o temprano ha llevado al fracaso y a la crisis generalizada a regiones completas. El tipo de desarrollo promovido por las agencias oficiales en que se desmontan grandes áreas y se crean agroecosistemas artificiales ha conducido a la destrucción de la biodiversidad y sus leyes ecológicas. Este modelo ha demostrado su fracaso rotundo en varias partes del país, en especial en Campeche, no sólo por razones ecológicas sino también económicas. Lo que en realidad se está haciendo con los grandes desmontes al destinarlos para fines agropecuarios es disputarle un territorio a la naturaleza, deteriorando y reduciendo drásticamente su complejidad biológica. El problema fundamental de una estrategia de uso sustentable es mantener las condiciones agroecológicas en las condiciones más cercanas a las que genera la selva manteniendo así la biodiversidad.
Se trata de aprovechar esta oportunidad ecológica de trabajar con recursos forestales en un proceso integrado de agricultura, agroforestería, y de manejo forestal del bosque natural con la obtención de productos derivados de la selva como la miel y con la transformación de la madera en una zona contigua a una Reserva. El cultivo de roza tumba y quema tradicional bien manejado y con suficiente territorio es una forma de agricultura de relativo bajo impacto en la estructura de la selva. Sin embargo, por las condiciones socioeconómicas en que nos encontramos, no es de esperar que el ciclo entre selva y agricultura se cumpla cabalmente. Al haber dejado de existir la posibilidad de la parcela itinerante, nos preguntamos si no sería posible, tomando en cuenta los elementos básicos de la reposición de nutrientes y de manejo de las arvences, crear las condiciones básicas para una agricultura integrada a la selva. sin el proceso itinerante, dejando el resto para el manejo agroforestal y forestal del bosque natural.
De lo anterior se desprende la pregunta: ¿Es posible potenciar las condiciones agroecológicas de la milpa, sin rotar y desmontar otras áreas, es decir, cultivar permanentemente sin quemar? El primer problema está en la primera limpia del acahual o monte por que el no quemar significa remover mínimo 45 toneladas de madera. La masa de las hojas es tal que si se dejara descomponer durante un ciclo se tendría una incorporación extraordinaria de materia orgánica a la tierra. En Oxcuzcab, Yucatán, esta metodología fue desarrollada por Bernd Neugebauer y un campesino maya guatemalteco, Manuel Huz. [3] Asimismo en Honduras y Guatemala, bajo el impulso de la organización Vecinos Mundiales bajo la dirección de Rolando Bunch, miles de campesinos han adoptado estas técnicas que ponen un gran énfasis en un extensionismo horizontal, de campesino a campesino. Se trata de un concepto agroecológico integral que incluye el acahual como área de reforestación, la parcela fija y no itinerante de uso múltiple con algunos elementos agroforestales mejoradores de los suelos que contiene una milpa con cultivos diversificados e intercalados. Se basa principalmente en el manejo de abonos animales, abonos verdes de cobertura y leguminosas con el método de la labranza mínima. Las áreas forestadas proporcionan miel y las leguminosas sirven de forraje para puercos, borregos, cabras estabuladas, etc.
Con esta tecnología no se excluye la producción para el mercado. Sin embargo, está claro que es sólo la parcela diversificada que utiliza la agroforestería y la forestería junto con la apicultura y la pequeña ganadería la que puede responder con esos requerimientos. La estrategia productiva la desarrolla cada campesino observando ciertos principios básicos:
- Introducción de la tecnología de manera paulatina y segura sobre la base de la experimentación campesina.
- Utilización de los abonos verdes como la Canavalia ensiformis o el frijol terciopelo, que a la vez son plantas de cobertera que, además de fijar nitrógeno, y generar y regenerar suelos, controla las malezas, es resistente a la sequía y al resecamiento del suelo.
Resaltamos aquí la importancia agroecológica de conjuntar el sistema tradicional con el de agricultura ecológica. Los resultados son sorprendentes y extraordinarios para la región en especial cuando se integra, el acahual resembrado con especies útiles como cortina y reserva forestal además de su uso apícola. Las cosechas promedio por hectárea son de 4.5 toneladas de maíz criollo, además la misma cantidad de frijol xpelon, y otros productos. Una familia de cinco miembros vive de 10 mecates esto es de menos de media hectárea, sin haber agregado un sólo gramo de agroquímicos. La solución está en la misma selva. Aquí hay un concepto de siembra permanente diversificada agroforestal con leguminosas sobre suelo kankabal (vertisol crómico o gleico) de cuatro años de antigüedad, sin deshierbes, con una alta productividad que logra enfrentar adversidades climáticas como sequía y vientos huracanados.
Con esta agricultura de bajos insumos, con plantas locales y regionales fijadores de nitrógeno, se logra duplicar y hasta quintuplicar la producción. Además se logran enfrentar dos cuestiones críticas en la agricultura regional: la sequía y la exposición del suelo a altas temperaturas y el mejoramiento de suelos de muy poca profundidad. En efecto, el aumento sustancial de materia orgánica en los suelos permite la retención de la humedad hasta en un 50% más. Asimismo, la cubierta generada por los abonos verdes baja la temperatura de superficie hasta por diez grados centígrados y la mantiene húmeda. Sin embargo, uno de los efectos más sorprendentes es la creación de la parcela fija, de tal manera que se puede por primera vez dejar de cultivar de manera itinerante lo que reduce sensiblemente el área de desmonte anual. Este hecho permite el desarrollo de los acahuales y los bosques para uso forestal y como selva extractiva.
CITAS:
[*] INAH-Veracruz.
[1] Janka, Helmut; Berger, Marc; Dewers, Bernardo y Neugebauer, Bernd, "Bases metodológicas para la formulación de un programa de investigación de uso múltiple en el trópico húmedo", en Alternativas para el uso del suelo en áreas forestales del trópico húmedo, Acuerdo México-Alemania, SARH-INIF, Publ. Esp. No. 26 (I) México, 1981, pp 33-53.
Además: Helmut Janka, "La alternativa forestal comunal ¿una alternativa para el trópico húmedo?", Acuerdo México-Alemania, SARH-INIF, Publ. Esp. No. 26 (I) México, 1981, pp. 55-64.
[2] Véase discusión en: Ryan John, "Goods from de Woods, 'Extractives Reserves' can genereate income and help protect tropical forest - But they are not enviromental panaceas, en World Watch, julio-agosto, 1991.
[3] Véase Huz, de Jesús Manuel; Ivám Fajardo, "Hacia la agroecología: Rescate de la agricultura de los mayas, en Unicornio, Por Esto, 22 de marzo de 1992.

Similar:

Numero: 48 fecha: Junio 1992 titulo de la revista: Bosques indice analitico: Sector Social autor: Eckart Boege [*] titulo: Selva Extractiva y Manejo del Bosque Natural: Las Selvas del Sureste de México iconNumero: 25 fecha: Septiembre-Octubre 1988 titulo de la revista: Proceso Electoral 1988 indice analitico: Aeroméxico autor: Ana María Conesa R. y Eduardo Larrañaga S. [*] Titulo: El Derecho de Huelga en Quiebra
El caso de Aeronaves de México, S. A., es un claro ejemplo de lo anterior. Esta vez se recurrió a la normatividad mercantiles procedimiento...
Numero: 48 fecha: Junio 1992 titulo de la revista: Bosques indice analitico: Sector Social autor: Eckart Boege [*] titulo: Selva Extractiva y Manejo del Bosque Natural: Las Selvas del Sureste de México iconNumero: 6 fecha: Junio-Julio 1985 indice analitico: Empresarios autor: Rosario Mariñez
Titulo: Selección de Material Bibliohemerográfico Sobre la Burguesía, los Empresarios y sus Organizaciones
Numero: 48 fecha: Junio 1992 titulo de la revista: Bosques indice analitico: Sector Social autor: Eckart Boege [*] titulo: Selva Extractiva y Manejo del Bosque Natural: Las Selvas del Sureste de México iconNumero: 64 fecha: Septiembre-Octubre 1994 titulo de la revista: La Productividad en la Encrucijada seccion fija: Bibliografía autor: Ana Ivonne Rivas García, Oscar Meneses Fernández titulo
Titulo: Evolución de la Productividad Total de los Factores en la Economía Mexicana (1970-1989), Secretaría de Trabajo y Previsión...
Numero: 48 fecha: Junio 1992 titulo de la revista: Bosques indice analitico: Sector Social autor: Eckart Boege [*] titulo: Selva Extractiva y Manejo del Bosque Natural: Las Selvas del Sureste de México iconFecha: Julio-Agosto 1995 titulo de la revista: Ruta-100 titulo: La Crisis de 1994 y el Informe Anual del Banco de México [*] autor: Antonio Ruiz Porras [**], Cristian Leriche Guzmán [ ] indice analitico: Economía Nacional
En este artículo se revisa el punto de vista del Banco de México en su Informe Anual respecto de cómo se generó este proceso y la...
Numero: 48 fecha: Junio 1992 titulo de la revista: Bosques indice analitico: Sector Social autor: Eckart Boege [*] titulo: Selva Extractiva y Manejo del Bosque Natural: Las Selvas del Sureste de México iconNumero: 62 fecha: Mayo-Junio 1994 titulo de la revista: Chiapas y la Cuestión Indígena indice analitico: Tenencia de la Tierra en Chiapas autor: Ma. Eugenia Reyes Ramos [*], Alvaro F
Chiapas no han podido conducir una política agraria de fondo y se han concretado a dar respuestas de corto plazo a los conflictos...
Numero: 48 fecha: Junio 1992 titulo de la revista: Bosques indice analitico: Sector Social autor: Eckart Boege [*] titulo: Selva Extractiva y Manejo del Bosque Natural: Las Selvas del Sureste de México iconFecha: Marzo-Abril 1995 titulo de la revista: Resistencia Social seccion fija: Economía Nacional autor: José Vargas Mendoza [*] titulo
Titulo: Las Relaciones Cambiarias del Peso Frente al Dólar Norteamericano y la Problemática Actual del Valor Externo de la Moneda...
Numero: 48 fecha: Junio 1992 titulo de la revista: Bosques indice analitico: Sector Social autor: Eckart Boege [*] titulo: Selva Extractiva y Manejo del Bosque Natural: Las Selvas del Sureste de México iconNumero: 16 fecha: Marzo-Abril 1987 titulo de la revista: La Bolsa de Valores seccion fija: Bibliografía autor: Rosario Maríñez titulo: Los Títulos de El Cotidiano Sobre Capital Financiero
Alcocer, Jorge. "El desplome financiero mexicano", en: Cuadernos Políticos, núm. 40, Edit. Era, México
Numero: 48 fecha: Junio 1992 titulo de la revista: Bosques indice analitico: Sector Social autor: Eckart Boege [*] titulo: Selva Extractiva y Manejo del Bosque Natural: Las Selvas del Sureste de México iconNumero: 40 fecha: Marzo-Abril 1991 titulo de la revista: Tratado de Libre Comercio seccion fija: Bibliografía autor: Jacqueline Ochoa Méndez [**] titulo: Relaciones Comerciales México-Estados Unidos: El Acuerdo de Libre Comercio [*]
Titulo: Relaciones Comerciales México-Estados Unidos: El Acuerdo de Libre Comercio [*]
Numero: 48 fecha: Junio 1992 titulo de la revista: Bosques indice analitico: Sector Social autor: Eckart Boege [*] titulo: Selva Extractiva y Manejo del Bosque Natural: Las Selvas del Sureste de México iconNumero: 33 fecha: Enero-Febrero 1990 titulo de la revista: Desarrollo Regional seccion fija: Bibliografía autor: Rosario Maríñez
Titulo: Para Documentar el Desarrollo Regional en Aguascalientes, Coahuila, Chihuahua, Nuevo León y Zacatecas
Numero: 48 fecha: Junio 1992 titulo de la revista: Bosques indice analitico: Sector Social autor: Eckart Boege [*] titulo: Selva Extractiva y Manejo del Bosque Natural: Las Selvas del Sureste de México iconNumero: 12 fecha: Julio-Agosto 1986 titulo de la revista: La Deuda, Dilema sin fin seccion fija: Bibliografía autor: Rosario Maríñez [*]
Titulo: Selección Bibliohemerográfica Sobre la Crisis Económica, Deuda Externa y Alternativas de Política Económica

Página principal
Contactos

    Página principal



Numero: 48 fecha: Junio 1992 titulo de la revista: Bosques indice analitico: Sector Social autor: Eckart Boege [*] titulo: Selva Extractiva y Manejo del Bosque Natural: Las Selvas del Sureste de México

Descargar 53.99 Kb.