• Julián
  • El inocente
  • La Intrusa ) “Habitaba la vieja casa construída a fines del siglo, en la década del ochenta, frente a la plaza principal.” ( La Viuda
  • La Viuda

  • Descargar 31.4 Kb.


    Página1/7
    Fecha de conversión24.10.2018
    Tamaño31.4 Kb.

    Descargar 31.4 Kb.

    No tan inocente: un recorrido por la narrativa de Juan José Hernández


      1   2   3   4   5   6   7

    No tan inocente: un recorrido por la narrativa de Juan José Hernández. por Paula Bein (Facultad Filosofía y Letras UBA)

    Los relatos de Juan José Hernández tienen la simpleza de quien narra una anécdota trivial, recuerdos que provienen de la vida en una ciudad o pueblo del interior. En esa frescura de lo que se rememora, en ese contar inocentemente algún suceso, se pueden encontrar situaciones ambiguas, que llegan a encerrar algo de lo siniestro, algo de lo inexplicable racionalmente, de lo morboso, el lado oscuro de las personas y de las cosas.

    En ese clima inocente, nada parece escandalizar (o el relato termina justo cuando podría venir la reacción “políticamente correcta”) en ese pequeño universo que se nos presenta. El devenir se acepta como se acepta todo en ese clima pueblerino: la pobreza, la injusticia, la muerte, la resignación a ese presente para nada prometedor. Así, en sus relatos pueden observarse el conflicto humano, el cruce de clases sociales (la clase media y los desplazados como en Julián), las relaciones violentas y perversas entre adultos y niños (Como si estuvieras jugando) o cómo esos niños observan y narran ese mundo de adultos vencidos (El inocente. También en este punto se podría ver el contacto con los cuentos de Silvina Ocampo; sobre todo en su libro La furia)

    Economía narrativa, sentido de la composición, de la relación elocuente de las acciones, mínimas y recatadas, podrían ser algunas de las frases para describir la escritura de Juan José Hernández.

    La idea del presente trabajo es adentrarse en la narrativa de este poeta y narrador tucumano, tomando como base sus libros de cuentos: El inocente (1965) y La favorita (1977); así como sus novelas La ciudad de los sueños (1977) y Así es mamá (1996).

    Analizar cómo, a partir de ciertos ejes como el mundo de los niños y el de los adultos, se va construyendo un ambiente siniestro.


    I.-

    Con respecto a los niños: se destruye la imagen de la “niñez ingenua”; éstos llegan a tomar decisiones motivados por odio, por irresponsabilidad, por sadismo y, a veces, por una inocencia macabra. En su contrapartida, los adultos se presentan enfermos de soledad, perdidos y, también, como abusadores de esa niñez (en Como si estuvieras jugando” observamos a la abuela que enseña a sus hijos a mendigar, o en “El inocente” donde se refieren al menor con frases tales como hubiese sido preferible que naciera muerto, o era una desgracia para la madre ). El clima general se presenta como enfermizo, violento.

    Desde la estructura, los relatos, en su mayoría, comienzan con un párrafo que pareciera funcionar como marco introductorio, como si nos fuera a presentar la escena, los personajes, a contextualizar la historia. Sin embargo, no ocurre esto. Nos presenta datos superficiales, apenas una escenografía. La primera oración aparece, generalmente, con un sujeto ambiguo o tácito (no hay nombres, no hay marcas de género), u oraciones impersonales; el lector entra a un mundo que debiera conocer de antemano, como en una conversación ya empezada. Es así que hasta el segundo párrafo no se sabe bien de qué se trata el conflicto.

    “Quizá el fracaso de mi vida se explica por las sucesivas intervenciones de mi abuela en todo aquello que para mí pudiera significar un motivo de distracción o de ingenuo regocijo” (La Intrusa)
    “Habitaba la vieja casa construída a fines del siglo, en la década del ochenta, frente a la plaza principal.” (La Viuda)
    No puede plantearse como factor común a todos los relatos un tipo de narrador (se alternan las 1º persona con la 3º - a veces testigo, a veces protagonista) o los espacios (ya sean abiertos o cerrados). Como si cada historia, cada anécdota necesitara un clima particular. Y cada narrador hace a ese clima distintivo.

    En La Viuda, el narrador plantea el relato desde una mirada desde afuera de esa casa, asumiendo todo lo sabido a través de los chismes (todos habíamos oído hablar de ella y su marido). Lo que se sabe es por dichos; se muestra cómo, desde el afuera, se observa y se elucubran historias, se llenan las elipsis, aquello que no se puede ver en el adentro. Asimismo, se recupera en el discurso escrito marcas de lo coloquial, como por ejemplo: la sucesión de subordinadas en el discurso indirecto.



    “El casamiento del abogado con la enfermera fue el comentario de la ciudad. Que el viejo no esperase que se enfriara el cadáver de su madre para casarse con una mujer que podría ser su hija y que habría de engañarlo con el primer hombre joven que le saliera al paso, era una locura” (pág. 9)
    Otro tanto ocurre en El inocente:

    “Estábamos acostumbrados a que se dijera de Rudecindo que era una desgracia para su madre, que hubiera sido preferible que naciese muerto, y otras frases por el estilo que empezaban con un piadoso ‘Dios nos libre y guarde’ o ‘Que Dios no me castigue, pero...’ y que terminaban con un suspiro de resignación”.(pág. 53)

    Lo interesante de este último ejemplo, es que el narrador (como se ve a medida que avanza la lectura) es un niño: es la mirada de éste – impúdica, inocente, irónica- sobre ese mundo adulto, que, así presentado, se plantea como hipócrita.

    Este relato me permite plantear un cruce entre varios textos: es analizar cómo los cuerpos humanos se cosifican. Por ejemplo, Rudecindo “parecía dormitar en una actitud idéntica a la del Buda de porcelana”, “La enfermera quedó desconsolada, como si le hubieran roto su juguete preferido” ( se refiere a la mujer que acaba de fallecer. La Viuda, ), Y también se animalizan, “Parezco un insecto suntuoso” (El disfraz), “Tiene cara de cabrito” (Como si estuvieras jugando), “se transforma en una enana grotesca o en una araña” (Matrimonio)

    Antes de dejar el tema de los cuerpos, quisiera señalar otro detalle: es que aquellos que se presentan como cuerpos deformes, desde algún lugar se los trata de recuperar como objetos sagrados o con algún significado “espiritual” o “superior”. En este movimiento, me parece leer una vez más esa mirada irónica, humorística, de ese saber popular de ‘intentar ver algo bueno incluso en lo malo’.

    En El disfraz, la narradora-protagonista tiene una joroba (nunca la nombra como tal pero se plantean indicios de esto: “... se atrevió a tocarme. Dijo que le traería suerte”). Ella misma se presenta como perteneciente a una raza de elegidos: “Mi raza, en otras épocas disfrutó del apoyo de los poderosos, fuimos favoritos de príncipes...” o “pertenezco a un linaje muy antiguo”. Así también Rudecindo, El inocente, se parecía a un Buda, o cuando el narrador dice que “de haber nacido entre los antiguos musulmanes, hubiera gozado de un prestigio comparable al de un santo”.

    Los cuerpos, entonces, se transforman en objetos inertes, sin sentido, puro adorno; se animalizan (pierden su categoría de seres civilizados, muchas veces son insectos) o los cuerpos deformes sólo pueden recuperarse en la medida en que pueda relacionárselos con algún pasado más digno, más honorífico, más trascendental.

    Y para verse el cuerpo, es necesario el espejo. Mientras el cuerpo de “los elegidos” es mirado en forma positiva (aunque tal vez la expresión ‘irónicamente positiva’ sea la más adecuada).

    ... me contemplo en el espejo. La imagen me sobresalta de admiración. Parezco un insecto suntuoso de ojos saltones y piernas delicadas.” (El disfraz pág. 35)

    el de aquellos que no lo son, tienen la marca del fracaso.


    Catálogo: humanidades -> letras -> celehis -> congreso -> 2004 -> actas -> ponencias
    humanidades -> La Política de Defensa Nacional en la Actual Situación Sudaméricana
    humanidades -> Facultad de ciencias sociales escuela de historia
    humanidades -> Clase No6: América Latina, retos en el ámbito económico Punto de partida: ¿Cuáles son hoy los principales desafíos de América Latina en el ámbito social y económico?
    ponencias -> Inquerida bohemia
    humanidades -> Al publicar James Champy y Michael Hammer "Reengineering the Corporation" (Harper Business), el término reingeniería se volvió tan popular que invadió las conversaciones cotidianas
    humanidades -> Universidad nacional de itapua
    ponencias -> “Ciudad de ángeles: a propósito de Vudú urbano, de Cozarinsky”
    ponencias -> Celebraciones centenarias: nacionalismo y cosmopolitismo en las conmemoraciones de la Independencia: Buenos Aires, 1910 – Rio
    ponencias -> La poetización de la Guerra del Paraguay en Los conjurados del Quilombo del Gran Chaco
      1   2   3   4   5   6   7

    Similar:

    No tan inocente: un recorrido por la narrativa de Juan José Hernández iconHizkuntzen trataera bateratuen programa
    Qué me cuentas?: información sobre la narrativa y sus elementos, recorrido por la narrativa española (lectura y análisis) y creación...
    No tan inocente: un recorrido por la narrativa de Juan José Hernández iconPensamiento Nacional
    El dilema es de hierro. Ya se ha dicho. O nación o factoría.” Juan José Hernández Arregui1
    No tan inocente: un recorrido por la narrativa de Juan José Hernández iconCentro de investigaciones de la economia mundial
    Investigadores: José L. Rodríguez, Mariano Bullón, Guillermo Andrés, José A. Pérez, Faustino Cobarrubia, Gladys Hernández, Reynaldo...
    No tan inocente: un recorrido por la narrativa de Juan José Hernández iconLa argentina posneoliberal: un breve recorrido por los años del kirchnerismo1 Por José Luis Coraggio
    Sin embargo, aun así predomina un estudio de “la economía” como un sistema de mercados más o menos regulados, por imperfectos que...
    No tan inocente: un recorrido por la narrativa de Juan José Hernández iconTribunal de cuentas de la provincia de san juan
    Crédito Público sin dejar de lado el de la Deuda Pública. Es por eso que es necesario diferenciar ambos conceptos no tan solo desde...
    No tan inocente: un recorrido por la narrativa de Juan José Hernández iconActa de sessió del ple de l'ajuntament
    Actua de Secretari el senyor José-Antonio Andrés Hernández, Secretari General de la Corporació, qui estén la present acta I assisteix...
    No tan inocente: un recorrido por la narrativa de Juan José Hernández iconGlobalización lingüÍstica y fronteras
    Agradecimiento y felicitacióN a la fem en la persona de su presidente, D. José A. Lozano Teruel, y de su secretaria, Dª. Fina García...

    Página principal
    Contactos

        Página principal



    No tan inocente: un recorrido por la narrativa de Juan José Hernández

    Descargar 31.4 Kb.