Descargar 0.99 Mb.


Página5/18
Fecha de conversión08.05.2018
Tamaño0.99 Mb.

Descargar 0.99 Mb.

Ministerio de economía y finanzas públicas


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18
Educación
Los principales problemas del sistema educativo radican en la calidad, el desgranamiento y la no terminalidad. Se ha perdido la percepción de la educación como garante de la movilidad social
Con relación a la evolución histórica de las tasas de escolarización, Argentina ha sido una de las más avanzadas en la región, lo que contribuyó a minimizar el problema del acceso a la educación, dando lugar al tema de la calidad de la misma. Aun así, es necesario hacer foco en la problemática de la exclusión educativa que viven todavía hoy miles de argentinos, especialmente los más pobres, en el marco de las desigualdades educativas que se presentan.
Las reformas educativas en el país se inician en el año 1991 con la sanción de la Ley de Transferencia de Establecimientos de Nivel Medio y Superior No Universitario 1992 y, al año siguiente de la Ley Federal de Educación (Ley Nº 24.195), destinada a establecer una nueva regulación del sistema educativo.
La Ley Federal de Educación reemplazó a la ley 1420, del año 1884, que estructuró el primer desarrollo del sistema educativo formal del país y que posibilitó una movilidad social ascendente.
Los cambios en el modelo de gestión de las escuelas primarias y secundarias fue uno de los elementos de la reforma educativa llevada adelante durante la década de 1990, a partir del nuevo marco legal.
La nueva ley intentó establecer profundos cambios, como el de la estructura (tres ciclos de Educación General Básica y Polimodal de tres años cada uno), un nuevo sistema de formación docente, y reforma curricular con tres niveles de especificación (Contenidos Básicos Comunes, Diseños Provinciales y Proyectos Curriculares Institucionales) que se plasmaron de manera diversa en su aplicación.
La implementación del Tercer Ciclo10, fue el elemento que pareció absorber mayores energías y recursos de parte de los gobiernos provinciales y que, en alguna medida, marcó el mayor o menor avance en la instrumentación de la reforma promovida a nivel nacional. Cumplidos los primeros diez años de su implementación, con la transferencia de escuelas de la Nación a las provincias, se evidencia una gran disparidad en cuanto al modo en que los cambios se aplicaron a lo largo del país. Se puede afirmar que se lograron avances en algunos aspectos, tales como incluir a los niños/as y adolescentes que no iban a la escuela, garantizar la igualdad de oportunidades a los alumnos de todo el país y mejorar la calidad de la educación. En este sentido, se incrementó el número de estudiantes (en particular en la escuela media), pero el Estado no logró evitar la alta deserción y el retraso escolar, así como tampoco garantizar la calidad ni la equidad.
En diciembre de 2006, se sanciona la Ley de Educación Nacional Nº 26.206. La misma define a la educación como un bien público y como un derecho personal y social. Genera las condiciones en las políticas públicas para el ejercicio efectivo de estos derechos. Sus objetivos giran en torno a la extensión de la obligatoriedad de la educación secundaria (inclusión), que se apoya en principios de democratización y equidad educativa y es consecuente con demandas sociales de "más educación y mejor educación". Representa nuevos desafíos para la escolarización /inclusión de los jóvenes que no asisten a la escuela y para garantizar la terminalidad.
Si bien el nivel de cobertura educativa de la Provincia de Mendoza es relativamente elevado, ya que el 98,5 % de los niños entre 6 y 14 años accede al sistema educativo en los niveles de Educación General Básica (EGB 1 y 2)11, se va produciendo un paulatino desgranamiento del sistema educativo, donde sólo un 70,8% logra la terminalidad educativa. En el nivel inicial de 5 años dicho indicador alcanza al 99,9% de los niños mendocinos y del 60,2% en el nivel inicial de 4 años en el 2008.
Si se analiza por ciclo, la primaria es donde los niños obtienen los mejores resultados, ya que el 86,5% promocionó de grado en 2006; en el EGB 3 pasó de año el 77,9 %, mientras que en el secundario promovió el 75,1 % de los jóvenes. Con respecto a la tasa de analfabetismo, en Mendoza asciende al 3,2 %.
Por fuera de los datos estadísticos, las condiciones de aprendizaje se revelan cada vez más disímiles, no sólo entre las zonas rurales y urbanas, sino también en los propios centros urbanos. La expansión de los sistemas educativos no garantiza una igualdad efectiva, cuando paralelamente se constata una desigualdad creciente en el acceso a los saberes como consecuencia de la progresiva diferenciación social y educativa entre los establecimientos y las familias. La desigualdad también se manifiesta en la calidad de la educación que reciben.
El acceso a una educación adecuada aún no es garantizado como un derecho universal, sino que depende especialmente del nivel socioeconómico del hogar al que el niño/a y/o adolescente pertenezca. Cualquiera sea el indicador que se tome, aquellos niños pertenecientes a hogares de estratos más bajos presentan menos posibilidades de contar con escolaridad plena y educación de calidad.
En su mayoría, los problemas señalados atañen fundamental y más ampliamente a condiciones creadas por la pobreza y a la existencia de desigualdades estructurales que las políticas públicas no han podido resolver.
Esta problemática también se observa en las escuelas de educación pública de gestión privada. La segregación existente al interior del sector público de educación se amplía aún más al considerar las distancias que lo separan del sector privado.
El fracaso escolar, deriva de las grandes desigualdades sociales: repitencia, sobreedad, deserción, entre otros. Dichas desigualdades son para los jóvenes fuente de grandes frustraciones que se manifiestan en la falta de integración a la sociedad.
De acuerdo a datos de la cartera educativa mendocina en 2007, el 32,7 % de los estudiantes del nivel medio no promocionó de año, situación que se viene repitiendo desde hace una década.
En los adolescentes de 15 a 19 años, la tasa de asistencia se incrementó: en 2001 alcanzó el 65,5 %, cuando diez años atrás era del 52,1 %. Los jóvenes mendocinos también aumentaron su concurrencia a las universidades o institutos terciarios dado que la cifra trepó del 22,3 % en 1991 al 29,8 % en 200112.
Si se aborda el tema de la juventud desde la dimensión socio-económica, se advierte el alto grado de vulnerabilidad que los condiciona, al punto de constituir uno de los grupos sociales en mayor riesgo de exclusión social.; afectados por la escasez y precarización del empleo (como se vio en tema empleo) y por la fragilización de los vínculos sociales.
En la escuela, los alumnos no adquieren todas las competencias necesarias para satisfacer demandas sociales y personales, sobre todo porque existe un desajuste entre el mundo laboral y el mundo de la educación.
Es necesario encontrar alternativas de solución al problema ya que el 52% de los jóvenes de15 a 24 años que habitan la provincia, no asiste a ninguno de los ciclos de enseñanza educativa. Una parte de estos jóvenes se encuentra sin ocupación y muchos de los que lograron insertarse en el ámbito laboral, no cuentan con una capacitación apropiada para acceder a empleos de medianos ingresos13
Si se toma la franja etaria de adolescentes y jóvenes de 14 a 17 años de edad, según Dirección General de Escuelas (DGE), se estima que entre 18 y 20 mil no están asistiendo a la escuela secundaria en la actualidad. El nivel de deserción en este nivel educativo alcanza al 40%14.
Se verifica por los datos del Sistema de Alta de Programas Sociales (2008) que unos 11.400 jóvenes de entre 14 y 24 años, que habitan en el Gran Mendoza, quedaron fuera del sistema educativo y sin acceso al mercado laboral. Además, ninguno de ellos está contenido en otra institución, como un club o una Organización de la Sociedad Civil, ni posee cobertura social.
La situación de desgranamiento y no terminalidad es también una preocupación el ámbito de la educación universitaria, puesto que el 60% de los alumnos que se matriculan en una carrera, no completan su ciclo de estudios15.
Con relación a otros aspectos, más vinculados a la educación no formal: un estudio realizado por el Barómetro de la Deuda Social de la Infancia17 en la provincia sobre sus condiciones de vida mostró que el 84% de los chicos no participa de actividades culturales. En este sentido, mientras la mayoría se conecta periódicamente a internet, el 84 % de los chicos de 13 a 17 años no participa de ninguna actividad artística ni cultural y más de 60 % no realiza ningún deporte.
No todos los niños de la provincia gozan de marea plena de sus derechos. Los niños en su foro expresaron que se encuentra vulnerado el derecho al juego y a la recreación.
La situación se agudiza a edades más tempranas, cuando los índices locales son algo más graves que el promedio nacional. En la franja de 6 a 12 años, 86% de los niños no accede al ámbito cultural o artístico y 71% no realiza actividad física. Estos son algunos datos que arrojó el Barómetro de la Deuda Social de la Infancia16 sobre un muestreo tomado en el Gran Mendoza, entre 2007 y 2008.
Otro dato que arroja el 35 % de los niños de 0 a 5 años en nuestra provincia no son receptores de narraciones orales y el número asciende al 62 % cuando sólo se miden los sectores urbano marginales.
Salud
El sistema de salud se percibe como desarticulado e inequitativo y con dificultades en su acceso tanto a raíz de problemas propios (financiamiento, gastos de bolsillos, insumo, entre otros) como por factores colaterales, fundamentalmente el transporte.
El sistema de salud de la provincia está compuesto por tres subsistemas: Sector Privado, Seguro Social, y Sector Público. Si bien en su conjunto da respuesta a los requerimientos para recuperar la salud, en muchos casos resultan insuficientes las estrategias preventivas y promocionales para reducir riesgos.
Mendoza se ha posicionado como un centro de excelencia en el país en especialidades: transplantes de distintos tipos, oftalmología compleja, estudios y tratamientos oncológicos, medicina nuclear y otras prácticas médicas complejas.
En cuanto al sector estatal, aun cuando presenta restricciones presupuestarias, brinda sus prestaciones en forma gratuita a la población sin cobertura y a población con obra social/mutual/prepaga.
La cobertura en salud, según datos del Censo 2001 muestra que, más de la mitad de los habitantes de la provincia, 50,6% no tenía cobertura de obra social o prepaga ese año y la proporción de varones y mujeres era similar. Por edades, este déficit era aún más pronunciado, afectando en mayor medida a la infancia y adolescencia: 58,5 % de los niños de hasta 4 años; 55,8 % entre 5 y 14 años; y 54,8 % entre 15 y 19 años. Se observa que los jóvenes están relativamente, menos cubiertos por seguros de salud que la población adulta. En el caso de los niños, debido al trabajo inestable de sus padres, mientras que entre los que han alcanzado la mayoría de edad, porque pierden el derecho a la afiliación a través de sus padres y las inserciones laborales propias suelen ser altamente precarias.
Información más actualizada del Ministerio de Salud de la Nación17 indica que el 25 % de la población del Gran Mendoza no tendría cobertura médica en el primer trimestre de 2008, cuando en 2007 esta situación habría afectado a casi el 35 %. A nivel regional, el promedio es más alto: diez puntos por encima a la cifra del Gran Mendoza.
En 2008, en la provincia se registraron 34.891 nacidos vivos, observándose una tasa bruta de natalidad del 20.4‰. Las defunciones totales fueron 12.177, con una tasa bruta de mortalidad del 7,1‰ (Departamento Bioestadística Ministerio de Salud). Como resultado se vislumbra un moderado crecimiento vegetativo de 12,1‰ (ó 1,21%)18.

El indicador de salud trazador es la Mortalidad Infantil. Desde el año 1990 en la Provincia de Mendoza se viene trabajando en esta problemática, por lo que en los últimos años se observa una tendencia descendente en la tasa de Mortalidad Infantil: en el año 1992 la tasa mostraba un valor del 17.5 ‰, y en el 2008, el valor es de 10.6 ‰, lo que representa una disminución de casi el 60% y es una de las más bajas del país siendo la media nacional en 2008 de 12.5 ‰. Mendoza se encuentra entre las 7 provincias con menor mortalidad infantil.


En cuanto a las causas más frecuentes, se destacan en primer lugar, los trastornos relacionados con duración corta de la gestación y con bajo peso al nacer, seguidos por la dificultad respiratoria del recién nacido, malformaciones congénitas de distintos tipos, y asfixia en el nacimiento.
Otro indicador trazador es la razón de mortalidad materna que tiene una media nacional de 4.0 ‰ nacidos vivos y en muchas provincias del NOA y NEA continúa siendo mayor a la media nacional. Mendoza ha experimentado un importante descenso desde el año 2002 al 2008, ya que presenta el 7.2‰ NV (Nacidos Vivos) y el 2.6 ‰ NV respectivamente.
La estructura de población está cambiando, al año 2008 la población de 60 y más años representa un 12.8%, es decir se va progresivamente aumentando la población de adultos mayores, por lo que se puede afirmar que se está viviendo una transición demográfica. A este fenómeno se le suma la transición epidemiológica de las enfermedades que afectan a la población. Las enfermedades infectocontagiosas han visto reducida su incidencia y prevalencia en las últimas décadas, debido a múltiples factores: vacunación a gran parte de la población, mejora en la calidad del medio ambiente, adelantos tecnológicos que permiten diagnósticos oportunos, tratamientos adecuados y el énfasis puesto en los últimos años a las acciones de promoción y prevención. Algunas enfermedades continúan siendo endémicas como el mal de chagas, hidatidosis y otras afecciones como el dengue, que llegan como consecuencia

del cambio en las temperaturas medias en distintas regiones del país. Todas ellas junto a otras como la tuberculosis requieren para reducir su incidencia de estrategias integrales para mejorar las condiciones socioeconómicas de la población.


Las enfermedades no transmisibles como los tumores y afecciones cardiovasculares mantienen su incidencia en la población y son la primera causa de muerte entre los 45 a 64 años y 65 años en adelante respectivamente. Las enfermedades mentales y las adicciones tienen cada vez mayor relevancia, los accidentes viales continúan siendo responsables de muchas muertes y discapacidades a pesar de la implementación de estrategias conjuntas de prevención y control.
En cuanto a las adicciones, si bien se puede advertir un crecimiento del consumo abusivo de sustancias psicoactivas19 en los últimos años (el año 2003 era del 8,8%, en el 2005 ascendía al 9,38%, y en el 2007 alcanza el 13,9%), en el año 2009 se observa una leve disminución de casos, ya que el registro es del 12,4%20. Para poder responder a la demanda de consultas, en los dos últimos años se han creado seis centros preventivos asistenciales, con diferente localización en la provincia, los que se sumaron al único que existía en la provincia21. Todos ellos atienden un promedio de 600 personas mensualmente. En el caso de tratamientos que requieran internación, el Estado provincial no cuenta con este servicio y existe sólo una Comunidad Terapéutica con internación, de origen privado con la que el Estado realiza convenios.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

Similar:

Ministerio de economía y finanzas públicas iconInfoleg ministerio de Economía y Finanzas Públicas Argentina
Esta norma fue consultada a través de Infoleg, base de datos del Centro de Documentación e Información, Ministerio de Economía y...
Ministerio de economía y finanzas públicas iconMinisterio de economía y finanzas públicas resolución N° 328/2015
Visto el Expediente N° S01: 0171462/2013 del Registro del ministerio de economía y finanzas públicas, y
Ministerio de economía y finanzas públicas iconMinisterio de economia y finanzas publicas secretaria de comercio exterior
Visto el Expediente Nº S01: 0122078/2013 del Registro del ministerio de economia y finanzas publicas, y
Ministerio de economía y finanzas públicas iconEscrito por Ministerio de Economía y Finanzas Públicas
Visto el Expediente N° S01: 0025135/2013 del Registro del ministerio de economia y finanzas publicas, y
Ministerio de economía y finanzas públicas iconOrganismo: Ministerio de Economía y Finanzas Públicas
Visto el Expediente N° S01: 0305892/2014 del Registro del ministerio de economía y finanzas públicas, y
Ministerio de economía y finanzas públicas iconSecretaría de Comercio Interior
Visto el Expediente Nº S01: 008518/2013 del Registro del ministerio de economia y finanzas publicas y la Resolución Nº 800 del de...
Ministerio de economía y finanzas públicas iconMinisterio de economía y finanzas públicas resolución N° 32/2015
Visto el Expediente N° S01: 0020908/2015 del Registro del ministerio de economía y finanzas públicas, el Artículo 54 del Decreto...

Página principal
Contactos

    Página principal



Ministerio de economía y finanzas públicas

Descargar 0.99 Mb.