Descargar 0.99 Mb.


Página4/18
Fecha de conversión08.05.2018
Tamaño0.99 Mb.

Descargar 0.99 Mb.

Dimensión social y cultural


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18
Dimensión social y cultural.

La situación de la dimensión social y cultural de la Provincia ha sido expresada más abajo bajo dos acriterios:

1- Se realizó una síntesis descriptiva de los principales elementos y variables que componen la dimensión bajo análisis:

2- Se efectuó una descripción de las problemáticas específicas que afectan a cada uno de estos elementos o variables

Si bien existe una multiplicidad de temas y variables que competen la dimensión social y cultural, los principales problemas visibilizados y priorizados por los diferentes actores y referentes sociales que participaron en las distintas instancias propuestas ,se centran en la falta de trabajo, la calidad y el desgranamiento educativo, la inequitativa distribución de la riqueza, el crecimiento de la brecha entre ricos y pobres, el acceso desigual a las oportunidades a los bienes y servicios, tanto sanitarios como culturales y sociales. (Ver ANEXO IV: Datos sociodemográficos de la provincia de Mendoza)

En función de los aportes realizados por los participantes, se seleccionaron las siguientes variables, abordadas del siguiente modo:


Pobreza
Persisten los procesos de producción de pobreza, que se manifiestan en la Expropiación de las capacidades y recursos de los grupos más vulnerables como resultado del modelo socioeconómico dominante, limitando no sólo los ingresos y la satisfacción de las necesidades materiales de algunos sectores, sino también vulnerando sus derechos a trabajar dignamente, a estar arraigado a su territorio, a “vivir en cultura”, a ser valorado en la diversidad.
La pobreza es un fenómeno de naturaleza compleja, relacional y multidimensional. Dicho fenómeno es entendido como exclusión de una parte importante de la población

de los trabajos mejores remunerados; de la educación; de la salud, vivienda adecuada;



de voz en la política y por ende de la capacidad de tomar decisiones, en síntesis alcanza a trabajadores, estudiantes, ancianos, profesionales, industriales y comerciantes que no encuentran un lugar en la estructura productiva y social en la provincia.
A los fines metodológicos de este trabajo y dado que es también un fenómeno heterogéneo, se hará una distinción entre la pobreza por ingresos y la pobreza estructural, con la pretensión de comprender su configuración en las últimas décadas, sabiendo que el tema no se agota en este análisis ya que está más vinculado a sus modos de medición.
En cuanto a la pobreza por ingresos: Las sucesivas crisis económicas y las consecuentes medidas políticas implementadas por el Estado nacional y provincial en los noventa desequilibraron a un sector importante de la clase media local, convirtiéndose esto en un problema coyuntural puesto que no constituye un empobrecimiento absoluto. La crisis de hiperinflación y las medidas de índole neoliberal afectaron su status de clase ya que las estrategias implementadas por sus integrantes provocaron un cambio sustancial en sus costumbres y hábitos de consumo. Lo distintivo de dicha crisis ha sido el surgimiento de un nuevo grupo social: los nuevos pobres. Con esta nueva configuración, la pobreza se extendió y el universo de los pobres es ahora más heterogéneo.
La pobreza estructural mantuvo durante este período su tamaño y localización original. El grupo de los nuevos pobres, por el contrario, al ser más sensible a las variaciones del valor real de los ingresos, es dinámico en términos de su tamaño. En cuanto a su localización, la nueva pobreza se ve dispersa, con diferentes niveles de concentración, en todo el espacio urbano.
Previo a la crisis, la pobreza se concentraba casi exclusivamente en las villas, asentamientos informales e inquilinatos.
La llamada nueva pobreza suma a este universo un importante número de familias provenientes de los más diversos sectores de la sociedad, con historias culturales y económicas muy diferentes, por lo que sus necesidades y demandas conforman un amplio espectro que se traduce en una gran heterogeneidad de carencias.
La etapa del ciclo vital en el que se encuentran las familias tiene especial incidencia en la probabilidad que éstas tienen de quedar inmersas en el universo de la pobreza. La presencia de niños en la familia tiene el doble efecto de, por un lado, aumentar el número de personas que dependen del ingreso de los adultos, y por otro, disminuir este ingreso, al dificultar a la madre de los niños su participación en la actividad económica. En conclusión el impacto de la pobreza y la desocupación tienen especial impacto en las familias con niños.
El análisis de la composición global de la pobreza a nivel nacional hace visible el proceso de heterogeneización de la misma. Si se considera la situación en 1980, el 83% de los pobres eran pobres estructurales, en tanto que en 1989, y como consecuencia del surgimiento de los nuevos pobres, dicho grupo representa el 43%.
A la característica precedente se le debe sumar la gran dispersión espacial de este nuevo grupo social al momento del diseño e implementación de programas para la mitigación de la pobreza.
En Mendoza la evolución de la pobreza por ingresos en la última década denota un significativo descenso: por el impacto de la crisis del 2001 la pobreza alcanzó al 41,2%

de los hogares y al 50,5% en las personas y sube en el primer semestre de 2003, al 43,5% y al 54% respectivamente. Desde este momento comienza un franco descenso en su comportamiento. Ello podría atribuirse a la mejora de la tasa de empleo, tal como se menciona en la dimensión económico-productiva1.


Fuente: Elaboración propia DEIE – EPH -INDEC


Con relación a la pobreza estructural, su universo está constituido por la población que se encuentra con imposibilidad de acceder a los bienes y servicios básicos necesarios. Se advierte en el cuadro siguiente un descenso de casi el 9% al cabo de dos décadas en la población argentina que presenta necesidades básicas insatisfechas (NBI)2 Ello podría estar vinculado a la cobertura educativa y mejoramiento de la situación habitacional.

Fuente: elaboración propia sobre la base de datos del Indec. Censos Nacionales de Población y Vivienda 1980. 1991 y 2001

Es alentador efectuar el análisis de hogares mendocinos con necesidades básicas insatisfechas por el número de indicadores de privación, ya en su gran mayoría (el 84,2%) presenta sólo un indicador, el 13,7% ostenta dos y apenas el 2,1% exhibe tres y más3.

Fuente: INDEC. Censo Nacional de Población y Vivienda 2001.


Ahora bien, la distribución de la pobreza según NBI, no es homogénea en la provincia de Mendoza. Hay departamentos en que su incidencia está por encima del 22% (Lavalle, 31,5 %; Tupungato 26,3%; Malargüe, 22,7%), por el contrario, en el otro extremo se encuentran, Mendoza Capital con 8,3% y 9,6% en Godoy Cruz.
La mayoría de las políticas sociales no siempre han alcanzado la efectiva integración de los sectores en situación de vulnerabilidad
Las políticas sociales cambian su sentido en la década del ’90. Los modelos de seguridad social se reorientan hacia la descentralización, la focalización y la delegación de funciones en el sector privado4.
La gestión de algunos planes sociales y ayudas no estatales tienen un sesgo asistencialista y frecuentemente derivan en situaciones clientelares; la rendición de cuentas de algunas gestiones y gastos es confusa.
Respecto de la descentralización, se produce la transferencia de los servicios de salud y educación, a las jurisdicciones provinciales, lo que implicó un gran desafío fiscal para las mismas. En los hechos, las experiencias mostraron muy diversos resultados según fuesen las condiciones previas de las provincias que debieron hacerse cargo de estas nuevas responsabilidades. Por otra parte, se produjeron otras consecuencias negativas de estos procesos como la clientelización en el acceso a los recursos sociales, la agudización de las desigualdades distributivas regionales, entre otras.
En la provincia a partir de 1996 se inicia un proceso de reforma del Estado, fruto de la voluntad política surge el “promover la participación social, la autogestión de servicios, la descentralización de lo social “.Esta es impulsada a través de servicios sociales dirigidas a los municipios. Las OSC y las redes recibieron un fuerte impulso fortaleciendo la participación comunitaria. La ejecución de políticas y programas se desarrollaron mediante acuerdos, concertaciones y procesos asociativos con las áreas sociales de los gobiernos provinciales y municipales. En el mismo sentido se avanzó en la implementación de la descentralización a nivel municipal, incorporando como parte del modelo de gestión la promoción de OSC en materia de vivienda. Tema que se abordará en el apartado vivienda.
En la actualidad, la política social rescata la idea universalista de “derecho social”. De este modo se intenta eliminar la estrategia de focalización utilizada para paliar los niveles crecientes de pobreza e indigencia. Dan cuenta de esto el incremento en volumen y monto de las pensiones no contributivas como también el otorgamiento de la asignación universal por hijo.
Fuertes inequidades que resultan de la concentración de la riqueza, de las desiguales oportunidades para el usufructo de bienes y servicios, para el acceso a empleo de calidad, para el disfrute del derecho a la ciudad, entre otros.
Una problemática central e insoslayable es la desigualdad social, la brecha social de ingresos entre los más ricos y los más pobres. Esta desigualdad no sólo se presenta en períodos de crisis económica, sino se sostiene en épocas de crecimiento económico, de lo que se desprende que el modelo productivo y económico actual es altamente concentrado y excluyente.

Fuente: DEIE


La desigualdad de ingresos en Argentina es muy notoria, la diferencia entre el 10% de la población más pobre y el 10% de los más ricos es de 26 veces. Este dato resultaría aún mayor si se analiza la población sin ingresos.
Procesos de exclusión social, en múltiples dimensiones: una dimensión económica, relativa a la privación material y de acceso a mercado y servicios; una referida a la exclusión política e institucional, vinculada al efectivo ejercicio de derechos civiles y políticos […] y otra que remite a la diferencia social o física como argumento para la marginación […], a las que se suman expresiones de este fenómeno en el plano cultural, de acceso a los bienes comunes, entre otras
Empleo

La clave para una solución estructural del tema de la pobreza sigue vinculada fuertemente al crecimiento económico y la creación constante de puestos de trabajo. El trabajo decente sigue siendo el elemento cohesionante de la familia y de la sociedad, que permite el desarrollo de la persona.


El análisis de la situación laboral tiene en cuenta un conjunto de factores económicos, sociales, políticos, institucionales vinculándose fuertemente con procesos económicos locales y regionales.
El acceso al empleo constituye uno de los principales mecanismos de inserción social: es la principal fuente de ingresos de los hogares, que hace posible a sus miembros aspirar a un nivel de vida acorde con sus patrones culturales; cuando éste se desempeña en el ámbito formal, permite participar en sistemas de previsión social (de salud y pensiones), orientados a que el trabajador y su familia hagan frente a imprevistos y tengan una vida digna una vez que se jubilan5.
Las situaciones de pérdida o imposibilidad de acceso al empleo generalmente provocan efectos acumulativos en el deterioro de las condiciones de vida: vivienda, servicios de salud, educación, de participación y de acceso diferencial a la información y a las oportunidades.
De este modo el trabajo no ha dejado de ser una aspiración fundamental para recuperar los niveles históricos de inclusión social y de ciudadanía.
Por lo tanto el acceso al trabajo representa para el individuo un canal de inserción en el esfuerzo colectivo de creación de riqueza económica y cultural, haciéndolo partícipe e integrante de un proyecto colectivo.
Las formas típicas del trabajo han cedido paso a nuevas modalidades, algunas relacionadas con la organización de la producción inducidas por innovaciones incrementales en el campo tecnológico; otras por los cambios en la estructura productiva orientados bien por el peso del sector servicios6.
Si se profundiza el análisis de los procesos de exclusión, signados por los cambios en los procesos macrosociales se observa que repercuten directamente en las condiciones de vida de los diferentes sectores sociales, ampliando su situación de precariedad, así la sostenida caída (escasez) de ingresos, el deterioro de las condiciones de empelo inciden en el proceso de despojo de los tradicionales derechos sociales. En este sentido el “empleo en negro” se caracteriza por falta de contrato o contrato a corto plazo, inexistencia de aportes al sistema de seguridad social y beneficios sociales (aguinaldo, vacaciones etc.), empleador no fácilmente identificable; condiciones de higiene y seguridad poco satisfactorias7 .
El empleo se ha vuelto cualitativamente más precario, en cuanto a estabilidad, nivel de remuneración y cobertura social. (Trabajo en negro)
La reciente recuperación económica de los últimos cinco años ha mostrado una mejora significativa en los niveles de desocupación; aunque con niveles altos de informalidad, luego se desacelera. Además no logra bajar el desempleo estructural que son los desocupados con mayor tiempo de desempleo.

Fuente EPH-DEIE-Elaboración propia: datos tomados de Población de Referencia y Evolución de las Tasas de actividad, inactividad, empleo, desempleo y subempleo -Gran Mendoza 2003/2009


La segmentación del mercado de Trabajo es lo que explica esta situación Lo que se reduce es el desempleo abierto pero persisten ocupaciones sin protección legal ni social, trabajos con ingresos por debajo de las necesidades de subsistencia, empleo informal.
El desempleo pasó de 4,5% a 5,8% entre el primer trimestre de 2008 e igual período de 2009. La pérdida de puestos de trabajo hizo que la tasa de ocupación caiga de 43,3% a 41,8%.
Si se compara en la tasa de desempleo el tercer trimestre con relación al primero del 2009 (de 6.4%) se puede observar un descenso del 1,3%.(EPH-INDEC)
Los índices de desempleo registrados en la provincia se ubican significativamente por debajo de los valores nacionales, tal como se señala en la dimensión económica productiva.
En cuantos a los cambios producidos en la estructura del desempleo, los mismos no afectan a todos por igual: el nivel de instrucción, posición en el hogar la edad y el sexo, son variables relevantes en la inserción, desocupación y subocupación.
Desde la perspectiva de la demanda, han cambiado las competencias laborales requeridas. Se busca que el trabajador tenga conocimientos técnico profesionales, pero también plasticidad y posibilidades de adaptación a nuevos procesos y exigencias. En la búsqueda de competitividad, las empresas han elevado los pisos educativos requeridos para los puestos de trabajo8.
Los trabajadores con menores niveles de educación o baja calificación son lo que enfrentan los mayores problemas laborales, lo que está señalando altos niveles de competitividad y exclusividad. Aunque la educación mejore la calidad del empleo no puede contrarrestar el impacto de un mercado de trabajo restringido, donde el sector informal también se ha constituido en un espacio expulsor.
La vulnerabilidad (inestabilidad, precariedad) de la inserción laboral es la principal característica en el mercado actual, con mayor impacto negativo en el caso de las mujeres y los jóvenes9.Se observa también que la desocupación entre éstos, afecta acentuadamente más a las mujeres que a los varones jóvenes, sin importar el momento de la economía.

Respecto a la edad, se observa que la desocupación es elevada en los primeros años de la vida activa y de allí desciende hasta alcanzar los valores más bajos en las edades centrales. Los factores que explican este comportamiento se vinculan con los problemas de inserción de los más jóvenes y en el caso de la población adulta por las cesantías, renuncias y reingresos (reinserción).


La desigualdad intergrupal denota que el desempleo femenino es mayor que el masculino y se acentúa por grupo de edad; la desocupación de menores hasta 29 años (juvenil) es en general más de dos veces superior que la registrada para el grupo de menor desempleo (de 30 a 64 años). Los jóvenes tienen una rotación mayor entre puestos y una movilidad más elevada, con tránsitos más frecuentes entre el desempleo, el empleo y la inactividad.

Fuente EPH-DEIE : Población Desocupada

Tasa de desocupación de la población de 14 años y más según sexo , posición en el hogar y grupos de edad .Aglomerado Gran Mendoza- Tercer trimestre 2003 al Primer trimestre 2009

La situación en el 2009 (datos del tercer trimestre) ha mejorado ya que la desocupación para la población de 14 años y más, según sexo ha descendido a la mitad siendo de 6.4%; pero aún se advierte que las brechas respectivas por edades se mantienen. Según datos de la EPH (4° trimestre de 2009), las mujeres menores de 29 años alcanzan el 17% y los varones, en ese grupo de edad el 11.1%.


En conclusión, el trabajo asalariado estable, protegido y formal viene perdiendo peso en relación a otras formas organizativas y contractuales; la mano de obra tiende a volverse más heterogénea y segmentada; la precarización resiente los mecanismos que asociaban seguridad social y atención de la salud al empleo formal.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

Similar:

Ministerio de economía y finanzas públicas iconInfoleg ministerio de Economía y Finanzas Públicas Argentina
Esta norma fue consultada a través de Infoleg, base de datos del Centro de Documentación e Información, Ministerio de Economía y...
Ministerio de economía y finanzas públicas iconMinisterio de economía y finanzas públicas resolución N° 328/2015
Visto el Expediente N° S01: 0171462/2013 del Registro del ministerio de economía y finanzas públicas, y
Ministerio de economía y finanzas públicas iconMinisterio de economia y finanzas publicas secretaria de comercio exterior
Visto el Expediente Nº S01: 0122078/2013 del Registro del ministerio de economia y finanzas publicas, y
Ministerio de economía y finanzas públicas iconEscrito por Ministerio de Economía y Finanzas Públicas
Visto el Expediente N° S01: 0025135/2013 del Registro del ministerio de economia y finanzas publicas, y
Ministerio de economía y finanzas públicas iconOrganismo: Ministerio de Economía y Finanzas Públicas
Visto el Expediente N° S01: 0305892/2014 del Registro del ministerio de economía y finanzas públicas, y
Ministerio de economía y finanzas públicas iconSecretaría de Comercio Interior
Visto el Expediente Nº S01: 008518/2013 del Registro del ministerio de economia y finanzas publicas y la Resolución Nº 800 del de...
Ministerio de economía y finanzas públicas iconMinisterio de economía y finanzas públicas resolución N° 32/2015
Visto el Expediente N° S01: 0020908/2015 del Registro del ministerio de economía y finanzas públicas, el Artículo 54 del Decreto...

Página principal
Contactos

    Página principal



Dimensión social y cultural

Descargar 0.99 Mb.