Descargar 83.81 Kb.


Página1/6
Fecha de conversión20.10.2018
Tamaño83.81 Kb.

Descargar 83.81 Kb.

Maximiliano Jara


  1   2   3   4   5   6


Mesa 27: Intelectuales, expertos y profesionales en la configuración de las relaciones entre el saber y la política en América Latina

Importando (neo)liberalismo en Chile: el caso del Centro de Estudios Públicos (1980-1990). Un proceso de legitimación intelectual*


Maximiliano Jara

Programa de Magíster en Historia

Pontifica Universidad Católica de Chile

El objetivo de esta investigación es analizar la participación de los intelectuales extranjeros en la divulgación del pensamiento liberal en Chile durante la década de 1980, a través del Centro de Estudios Públicos (CEP), único think tank liberal del país de ese entonces. Este proceso se realizó dentro de un contexto autoritario, en donde el régimen del general Augusto Pinochet y la discusión sobre cómo se llevaría a cabo la redemocratización de Chile estaban en el horizonte, incluyéndose en toda la extensión del espacio público del país y, por cierto, las actividades de dicho think tank.

Bajo este marco es que desarrollaremos tres hipótesis que explicarán el tema anteriormente mencionado. En primer lugar, consideramos que el CEP importó el pensamiento liberal transnacional vigente en las décadas de 1970 y 1980, relegando a un segundo plano las tradiciones liberales desarrolladas con anterioridad dentro del país y la región. Luego, se desarrolló una fase que llamaremos ‘pedagogía ideológica’, en donde se explicó y educó al público, mediante traducciones, conferencias y artículos, cuáles eran las bases teóricas y morales del pensamiento por ellos propuesto, y cuál sería el peligro del estatismo. Por último, el CEP, a partir de 1983, pasó de utilizar el pensamiento de intelectuales liberales, a incluir en su repertorio a políticos y estudiosos del proceso transicional, en un intento por integrarse en el proceso de transición a la democracia en Chile. De este modo, veremos que el CEP no solo cumplió un rol de importación de una ideología, sino que también analizaremos cómo se legitima en el espacio público nacional.

¿Qué es el Centro de Estudios Públicos?

Para el régimen militar de Augusto Pinochet, 1980 fue un año clave: se llamó a un plebiscito para aprobar la Constitución propuesta por su dictadura, dándole un marco legal que respaldara y legitimara su gobierno y reformas. También, el régimen seguía con la idea de llevar a cabo las siete reformas modernizadoras, que, bajo el liberalismo propio de sus ministros, intentaba sacar al Estado de ámbitos en donde antes tenía gran importancia. De esta forma la salud, educación, trabajo y las pensiones de los chilenos fueron impactadas por la “planificación global” del régimen.1 Así, el ideario “neoliberal” tomaba cuerpo en la sociedad chilena, inspirando reformas que serían implantadas desde el gobierno.

No obstante, el proceso de implantación estatal no aseguró su aceptación por parte de la ciudadanía. Ni siquiera comprometió la aceptación de los empresarios chilenos -uno de sus principales grupos de apoyo en los primeros años de los militares-, ya que muchas de sus reformas llevaron a la quiebra a empresas que no pudieron adaptarse a las condiciones que el libre mercado imponía. Es por esto que existían dudas en torno a la práctica de las políticas desarrolladas por el gobierno, como también a las ideas liberales que las sostenían. Más aún cuando se producían una serie de críticas desde centros académicos de oposición como CIEPLAN o FLACSO que no solo atacaban las consecuencias de las reformas del régimen, sino también el trasfondo de su filosofía.2

A esto se añadió la búsqueda de la democratización en Chile, cuestión que, si bien era tocado constantemente por opositores y afines a Pinochet, recién encontró su resolución a fines de la década de 1980. Sin embargo, al estar el tópico presente en la opinión pública del país, también generó ciertas aprehensiones en personas afines a la dictadura. ¿Qué modelo de desarrollo vendría después del régimen? ¿Volvería el estatismo a Chile? ¿Qué pasaría con las reformas realizadas a partir de 1973 en el país? Posiblemente, entre sus simpatizantes surgieron algunas de estas preguntas. En este contexto de incertidumbre, es que un grupo de ex miembros del régimen militar más otras personalidades de la derecha chilena se embarcaron en el proyecto de crear un centro académico independiente de la dictadura, aunque afín a parte de sus ideas. Colaborador de una transición de pensamiento en Chile, en donde se dejaría atrás la mentalidad colectivista que Chile tuvo con gran fuerza en el siglo xx.

De este modo, el grupo fundador del centro fue: Sergio de Castro Spíkula, economista con postgrado en la Universidad de Chicago y ministro de Hacienda del general Pinochet, entre 1976 y 1982; Jorge Cauas Lama, ingeniero con postgrado en la Universidad de Columbia, ex democratacristiano y ministro de Hacienda de Pinochet entre 1974 y 1976; Pablo Baraona Urzúa, miembro del grupo conocido como Chicago Boys, ministro de Economía del general Pinochet entre 1976 y 1978; Julio Philippi Izquierdo, respetado abogado conservador, ministro de Estado durante el gobierno del presidente Jorge Alessandri Rodríguez (1958 y 1964); Roberto Kelly Vásquez, ex miembro de la Armada de Chile, ministro director de la Oficina Nacional de Planificación Nacional de Chile (ODEPLAN) entre 1973 y 1978, y ministro de Economía entre 1978 y 1979; Arturo Fontaine Aldunate, premio nacional de periodismo en 1975 y director de El Mercurio -la empresa de medios de comunicación más grande del país- entre 1978 y 1982; y Carlos Urenda Zegers, empresario, abogado, y asesor de grandes grupos económicos de ése entonces. A ellos, se sumaron Hernán Cortés Douglas, con postgrado en Chicago, profesor del Instituto de Economía PUC, y Juan Carlos Méndez, Master of Arts por la Universidad de Chicago y Director de Presupuesto dependiente del Ministerio de Hacienda entre 1975 y 1981.

Por otro lado, las espaldas financieras del centro académico se encontraron en los grupos económicos chilenos más grandes de ese entonces. Entre los donantes originales se encontraban Fernando Larraín, Eliodoro Matte, Javier Vial, Jorge Ross, José Borda, Jorge Yarur y Sergio Markmann. Todos ellos, probablemente, conscientes del beneficio que tenía para ellos y para el país un sistema de libre mercado.

El grupo fundador creó el Centro en abril de 1980, teniendo como objetivo contribuir al proceso de consolidación y normalización de las ideas liberales en el país.3 Esto lo realizaron a través de su participación en los temas públicos de mayor interés nacional, obligándose a estar presente en una discusión que se llevaba en la prensa chilena, como también en los ambientes académicos de los centros académicos de oposición. Dentro de sus tópicos predilectos se encontraban los “problemas económicos, políticos, sociales y filosóficos de la sociedad contemporánea”.4 Para ello aportaron a una renovación del pensamiento sobre la libertad en Chile, al contemplar el peligro de la política en la toma de decisiones públicas.5

El grupo tenía como motivación proveer de ideas a la derecha chilena, que en ese entonces se encontraba en recomposición. Existía una serie de corrientes en el sector, habiendo en ella nacionalistas, gremialistas y liberales. Todo esto en un contexto de repolitización, donde empresarios, académicos y civiles en general volvieron a agruparse en torno a la cosa pública. Es por esto que el aporte del CEP sería promocionar la matriz modernizadora que a su parecer debía seguir el país, la que se encontraba dentro de los postulados “neoliberales” que en ese entonces eran predominantes, tanto en Chile -de facto- como en Occidente. Así, el CEP se abocó a la transmisión de su discurso a través de un conocimiento tecnocrático y filosófico sobre la política, mezclando ambas visiones en su búsqueda por influir dentro de los altos grupos de la sociedad. De esta forma, el Centro tendría una doble función en el espacio público oficialista: sería competencia y complemento. Es decir, el CEP no solo competiría con otros centros académicos de oposición, sino que lo haría con otras vertientes de la derecha agrupadas en revistas como Realidad, para el caso gremialista, o Economía y Sociedad, del ministro de Pinochet, José Piñera. Y al mismo tiempo, al desarrollar estudios académicos bajo lógicas liberales en todos los planos de la sociedad servía de complemento para el desarrollo de una derecha más extensa y diversa en Chile.

En suma, podemos decir que los objetivos originales del CEP fueron los siguientes. Primero, integrarse al debate, en algunos casos tecnocrático, llevado a cabo por los centros académicos de oposición de ese entonces.6 Segundo, aportar al proceso de normalización de las ideas de libre mercado en el país mediante una reflexión intelectual sistemática. Tercero, ayudar a construir una visión a futuro sobre la modernización económica y democratización política. Cuarto, servir de complemento intelectual a la masificación (medios de comunicación) y profesionalización (universidades) de la sociedad chilena. Y, por último, proporcionar una serie de ideas y sustento teórico en el proceso de reordenación de la derecha a nivel intelectual.


  1   2   3   4   5   6

Similar:

Maximiliano Jara iconJavier Martínez
Ana María de la Jara, miembro del directorio de la Asociación Chilena de ong, Acción
Maximiliano Jara iconPueblos/ Aspecto
Alumnos: Bordón, Maximiliano- illanes, María Virginia- páez Melina Rocío, Kichú Tania
Maximiliano Jara iconElizabeth del Carmen Orellana Cepeda Mariana Elvira Callejas Jiménez Rosario Jara Montañez
Revisado el 16 de Octubre de 2013 por la Academia de la Facultad de Ciencias Marinas
Maximiliano Jara iconMartinez maximiliano
Mesa 134: Deporte e Historia. Aproximaciones y miradas sobre el deporte como objeto de estudio
Maximiliano Jara iconBachillerato general estudios sociales
El general Maximiliano Hernández Martínez, nació en San Matías, departamento de la Libertad el 21 de octubre de 1882 y murió asesinado...
Maximiliano Jara iconMunicipalidad de panguipulli
Alcalde de Panguipulli, señor rené aravena riffo, y con la asistencia de los Concejales, señores rodrigo valdivia orias, david ruiz...
Maximiliano Jara iconMaximiliano E
Sus trabajos lo han llevado a co-editar la revista Int. Journal of Human Rights and Constitutional Studies (Inderscience), Event...
Maximiliano Jara iconTurismo sustentable: el planteamiento inicial para una discusión que continúA… Maximiliano Korstanje Argentina resumen
...
Maximiliano Jara iconUniversidad de buenos aires facultad de ciencias sociales
Santiago Gándara /Evangelina Margiolakis/ /Natalia Vinelli/ Maximiliano Duquelsky/Débora Mundani/ Mariano Zarowsky/ Gabriela Bustos...