Descargar 93.91 Kb.


Página7/10
Fecha de conversión28.03.2018
Tamaño93.91 Kb.

Descargar 93.91 Kb.

Los Reinos de Judá e Israel


1   2   3   4   5   6   7   8   9   10
La dinastía omrida.- Omrí (885-874) fundó una nueva dinastía de cuatro reyes que ocuparon sucesivamente el trono a lo largo de un periodo de 44 años (885-841 a.C.). Al comienzo Omri tuvo que luchar por el trono con otro pretendiente, Tibni, que parece haber tenido apoyos. Sólo después de cuatro años de guerras intestinas Omri pudo exterminar a Tibni y sus seguidores (1R 16, 21-23).
Los 12 años de reinado de Omrí fueron políticamente más importantes de lo que la Biblia indica. Trasladó la capital de Tirsa a Samaria //importancia defensiva y significativa de Samaria// y comenzó una amplia operación de construcción de defensas que culminó su hijo Ajab.
Por alguna razón, aunque no consta que tuviera encontronazos con los asirios, éstos llamaron a Israel durante los siguientes cien años "la tierra de la casa de Omrí", incluso mucho después de que se extinguiera la dinastía de Omrí. La personalidad, éxito político y negocios de Omrí pudieron haberle granjeado la apreciación de sus contemporáneos y de la posteridad.
Omrí "cananeizó" ( o"re-cananeizó") Israel, estableciendo cordiales relaciones con sus vecinos del norte, los fenicios, casando a su hijo Ajab con Jezabel, hija del rey de Tiro. Esta alianza revivió (más que introdujo) el culto de Baal y Astarté en Israel (!R 16,25). Proporcionó concesiones económicas a Damasco y permitió a los comerciantes sirios abrir tiendas en los bazares de Samaria (!R 20,34).
Omrí también tuvo éxito sometiendo a tributo a Moab y convirtiéndole en vasallo de Israel, como admite un documento extrabíblico: la estela de Mesa, rey de Moab.
De la importancia de ese vasallaje para Israel hablan las cifras del tributo, aunque puedan ser exageradas, que pagaba Moab a Ajab, tal vez anualmente: 100.000 corderos y la lana de 100.000 carneros (2R 3,4).
AJAB
En el 874 a.C. Omrí fue sucedido en el trono por su hijo Ajab. O era débil o ni siquiera intentó resistirse a la introducción de cultos fenicios (ex-cananeos) por su esposa, que además persiguió a los yahvistas causando una crisis religiosa de primer orden (1R 18,4,19). Por esa crisis y por el hecho de que Elías y Eliseo vivieron y trabajaron en el reino del Norte en esos momentos, la Biblia le dedica tanto espacio a Ajab.
Elías había profetizado una sequía que causó graves problemas económicos al reino, y que acabó cuando Elías salió victorioso sobre los sacerdotes de Baal en el Monte Carmelo (!R 18,17-40). A pesar de ello, durante el reinado de Ajab siguió floreciendo el culto a Baal.
Sin embargo, Ajab no dió nombres teofóricos de Baal a sus hijos. Los nombres conocidos de éstos (Ahaziah , Yoram y Ataliah) contienen el nombre abreviado de Yahveh. Sus súbditos no tenían muchos escrúpulos en eso, porque muchos nombres personales están compuestos con "Baal", según atestiguan los "ostraca" e Samaria.
Ajab fue también famoso por su "casa de marfil" (IR 22,39; Amós 3,15).
Como guerrero no le fue mal. Venció dos veces a los sirios, sacando buen botín de esas dos victorias, además de las concesiones económicas en Damasco (IR 20,21, 34). Llegó a ser uno de los principales enemigos de Asiria. Cuando Salmanasar III avanzó contra Siria, esta vez Ajab se unió a sus antiguos enemigos contra el asirio (batalla de Qarqar, 853). En una inscripción sobre la roca en el alto Tigris el propio Salmanasar da una relación de las fuerzas de sus enemigos, y Ajab tenía 2.000 carros mientras los otros diez coaligados reunían 1.940, y de los 52.000 soldados de a pie, 10.000 eran de Ajab. Una vez parados los pies a los asirios, Ajab se volvió contra los sirios, tratando de recobrar la ciudad transjordana de Ramot-Gilead, pero su ejército fue vencido y él murió en la batalla (IR 22).
----------
Ajab fue sucedido por su hijo Ajaziah (853-852 a.C.), el tercer rey de la dinastía omrida. No pasó nada de particular en su corto reinado, excepto tal vez la fallida expedición a Ofir en asociación con Josafat de Judá (2Cr 20,35-37). Como murió sin descendencia, le sucedió su hermano Yoram (852-841 a.C.). Durante su reinado se rebeló Moab (estela de Mesah). Emprendió una expedición contra Moab asociado a fuerzas de Judá y Edom. Al principio la operación fue desastrosa para Moab, pero Israel no consiguió mantener el control sobre Moab ( 2R 3,4-27 no lo dice claramente, pero sí la estela de Mesah ).
Yoram libró varias guerras contra los sirios. Por intervención del profeta Elías, se anunciaron dos veces próximos desastres (2R 6 y 7). Como su padre Ajab, Yoram trató de recobrar Ramot-Gilead de Transjordania, pero fracasó. Herido por Hazael de Siria fue a recobrarse a Jezreel. Allí fue asesinado por uno de sus generales, Jehu. Jehu suprimió a todos los miembros de la casa real, incluyendo a Jezabel, la reina madre fenicia. Luego Jehu usurpó el trono.
(Importancia de los profetas: Elías no tiene miedo de Ajab, unge a Jehu mientras el rey legítimo está aún vivo, etc. Sólo temía a la reina Jezabel según parece (IR 19, 1-3).
II.- De 841 a 750 a.cC.
JUDÁ.- Cuando dejamos la historia judaita, el rey Ahazíah de Judá había muerto de las heridas recibidas en un golpe de estado ocurrido mientras visitaba a su tío Yoram, rey de Israel. Ese golpe puso fin a la dinastía omrida en el reino del Norte.
Cuando Ahaziah de Judá murió, su madre Atalía ocupó el trono y reinó durante seis años (841-835 a.C.). No era, desde luego, una descendiente de David, y para algunos su reinado de seis años marca la única interrupción en el gobierno de la linea directa davídica en Judá. Aunque para otros no es más que una especie de regencia, puesto que reinaba en calidad de esposa y madre de otros davidas.
Atalía es presentada en el Antiguo Testamento tan cruel y falta de escrúpulos como su madre Jezabel. En todo caso, es tan "distinta" como aquélla en cuanto a su formación y cultura, cananeizada o fenicizada, con otra concepción de la realeza y de las relaciones de poder.
Atalía trató de exterminar "toda la semilla real" en Judá para que su gobierno único estuviera asegurado. Pero el príncipe niño Yehoash fue rescatado por el sumo sacerdote Yehoyada' y su esposa (IIR 11,1-3). Yehoyada' educó a Yehoash en su casa, y cuando tenía siete años lo coronó rey (835-796 a.C.). Atalía fue asesinada por los hombres de Yehoyada' mientras gritaba "¡Traición, traición!" (IIR 11,4-21).
Mientras el joven rey permitió a su mentor Yehoyada' guiar sus asuntos actuó prudente y piadosamente, aboliendo el culto de Baal y promoviendo extensas reparaciones en el templo (IIR 12,1-16; IICr 24,1-14).

// Recientemente “encontrada” una lápida con inscripción en paleohebreo supuestamente procedente de las obras que se realizan en la plataforma del Templo, y que parece un falso //. Tras la muerte de Yehoyada' Yehoash se volvió indiferente e incluso mandó lapidar al hijo de su benefactor, Zacarías, por haberle criticado sus infidelidades (IICr 24,15 22).


Cuando Hazael de Damasco marchó contra Yehoash éste compró la paz con algunos de los tesoros del Templo. Este acto de cobardía y la muerte de Zacarías, junto con el descontento doméstico y religioso del pueblo, creó un profundo resentimiento y oposición. Como resultado, Yehoash fue muerto por sus propios servidores. Fue enterrado en la ciudad de David, pero, a causa de su impopularidad, no en los sepulcros reales (IIR 12,17-21; IICr 24,25).
El hijo de Yehoash, Amaziah (796-767 a.C.) se ocupó primeramente de los asesinos de su padre y luego consolidó su propia posición como gobernante. Después planeó reconquistar Edom, que había pertenecido anteriormente a Judá y que sucesivamente se había rebelado. Amaziah reclutó 100.000 mercenarios de Israel, pero luego los despachó por indicación de un "hombre de Dios". Con sus propias fueras judahitas salió victorioso sobre los edomitas y conquistó su capital, Sela ( no es aún seguro que se trate de Petra). Entretanto, los mercenarios despedidos saquearon las ciudades del norte de Judá a su vuelta a ISrael.
Israel y Judá en guerra.- Volviendo victorioso de su campaña contra los edomitas, Amaziah se envalentonó y desafió al rey Yoash de Israel a luchar. Esta bravata fue desastrosa para Judá, que fue vencido en toda regla y humillado. El reino de Judá se convirtió prácticamente en un vasallo de Israel.
Habiendo vuelto la espalda a Yahveh y habiendo adoptado "los dioses de los hombres de Seir" Amaziah perdió la confianza de su pueblo. Se levantaron contra él y tuvo que huir para salvar la vida. Llegó hasta Lachish, donde fue asesinado (IIR 14,1-20; IICr 25,1-28).
Amazíah fue sucedido en el trono por su hijo Azariah, cuyo nombre más conocido -tal vez un nombre de trono- es Uzziah. Uzziah reinó del 790 al 739 a.C. Su reino es descrito como próspero y bueno. Promovió una recuperación económica del país (IICr 26,11-10) y reunió un ejército amplio y bien equipado (IICr 26,11-15). Con su ejército hizo varias campañas victoriosas contra filiteos y árabes (IICr 26,7), recobró Eilat (Ezion-Geber) y el golfo de Eilat (2R 14,22) y probablemente el territorio edomita entre Juda y el golfo. Los ammonitas decidieron pagar tributo a Uzzías (¿Cr 26,8). Durante el reinado de Uzzías hubo un importante terremoto que fue recordado mucho tiempo y mencionado por escritores posteriores (Amós, 1,1; Zacarías 14,5).
Durante el reinado de Uzziah tanto Egipto como Asiria eran políticamente débiles, lo que ayudó a Uzziah de Judá y a Jeroboam II de Israel a hacer prosperar a sus respectivos países. Hacia 750 a.C. los dominios de los dos reinos eran aproximadamente los del reino de David y Salomón. Ese periodo de relativa prosperidad había de ser el último. En el 745 a.C. un fuerte rey asirio, Tiglapileser III, subió al trono. Su reinado marca el renacimiento del imperio asirio y el comienzo de un rápido declive de Israel y Judá.
ISRAEL- Yehu fue el general israelita que asesinó al rey Yoram, poniendo fin a la dinastía omrida. Incluso antes del asesinato, Yehu había sido ungido rey en Ramot-Gilead por un mensajero de Elías.
Así comienza la dinastía de Yehu. Yehu reinó del 841 al 814 a.C. Trató de erradicar el culto a Baal. Por su celo en este sentido fue apoyado por el profeta Elías, y se le hizo la promesa de que sus descendientes se sentarían en el trono de Israel hasta la cuarta generación (2R 10,30). Así, su dinastía reinó en el país durante unos 90 años, casi la mitad de la existencia de Israel. Sin embargo, Yehu no rompió con el culto del toro de Jeroboam, y su reforma fue considerada incompleta (2R 10,31).
Yehu se convirtió voluntariamente en vasallo del monarca asirio Salmanasar tan pronto como subió al trono. Esta relación de vasallaje está representada en el "obelisco negro" de Salmanasar (actualmente en el Museo Británico) que Austen Henry Layard descubrió en Nimrud en 1846. Este hecho está fechado en el 841 a.C. según los registros asirios, año que coincide con el primero del reinado de Yehu. Sin duda consideró prudente cambiar la política de Israel con respecto a Asiria, que había sido de hostilidad, para asegurar la ayuda asiria contra el principal enemigo de Israel, Hazael de Siria.
Cuando Yehu murió en el 814 a.C. , su hijo Yehoahaz ascendió al trono de Israel (814-798 a.C.). Los 17 años del reinado de Yehoahaz estuvieron marcados por continuas guerras contra los sirios, que oprimieron Israel, primero bajo Hazael y después bajo su hijo Ben-Hadad III (2R, 13,1-3). Israel perdió mucho de su territorio y de su ejército en esas guerras. Sólo le quedaron 10 carros, 50 jinetes y 10.000 infantes (2R 13,7). Comparar los 10 carros de Yehoahaz con los 2000 de Ahab cincuenta años antes da la medida de la gran pérdida de poder sufrida por Israel. No sabemos quién rescató finalmente al reino de Israel de manos de los sirios: en 2R 13,5 se habla de un "salvador" no identificado. Pudo haber sido el hijo de Yehoahaz, Yoash (2R 13,25) o Adad-Ninari III, rey de Asiria, o algún otro..
Yehoahaz murió en el 798 a.C., y fue sucedido por su hijo Yoash (798-782 a.C.). Yoash aparece mencionado por Adad-Nirari III como pagador de tributo a Asiria. Tal vez esto le ayudó en su guerra contra Siria, en la que tuvo mayor suerte que su padre. Venció tres veces a los sirios y recuperó el territorio perdido por su padre (2R 13,25). Desafiado por Amaziah de Judá se vió obligado a guerrear contra su vecino del Sur, por primera vez en cien años. Yoash venció en la batalla de Bet Shemesh, capturó al rey judaita y entró victorioso en Jerusalem. Derribó parte de las defensas de la ciudad, tomó botín del Templo, tesoros reales y rehenes y los llevó a Samaria (2R 14,8-14).
Los datos cronológicos requieren una corregencia de Yoash y su hijo Jeroboam II por espacio de unos doce años. Una política prudente parece haber llevado a Yoash a tomar esta medida. Conocedor del peligro que corre un estado cuando se produce una súbita vacante en el trono, probablemente nombró a su hijo corregente y sucesor cuando comenzó sus guerras de liberación contra Siria. De esta forma estaba asegurada la continuidad de la dinastía incluso si el rey perdía su vida durante una campaña militar.
Según el texto bíblico, Jeroboam II comenzó su reinado en el 793 a.C., reinado que duró 41 años (793-753 a.C.), incluyendo los doce de correinado con su padre. Se sabe poco de su aparentemente positivo reinado. La Biblia dedica solamente siete versículos a su vida (2R 14,23-29), pero en tan corto espacio queda indicado que recuperó tanto territorio perdido que, con excepción del territorio del reino de Judá, su reino fue casi tan amplio cono el de David y Salomón. Restauró el poder israelita sobre las regiones costeras e interiores de Siria al norte, conquistó Damasco y Hamat, y ocupó Transjordania al Sur del Mar Muerto, lo que parece indicar que hizo vasallos de Israel a Ammon y Moab. Esos grandes logros sólo fueron posibles porque Asiria estaba atravesando un periodo de debilidad política y era incapaz de interferir.
(Amós y Oseas surgen y ejercen durante este reinado de Jeroboam II)
Jeroboam II parece haber sido un firme gobernante, aunque sin la visión de su padre Yoash. No hizo previsiones para la continuidad de la dinastía, que se rompe casi inmediatamente después de su muerte. Su hijo Zacarías reinó únicamente seis meses (753-752 a.C.), y cayó víctima de un complot (2R 15, 8-12). Así terminó la dinastía de Yehu, y el reino del norte volvió a la impotencia política que le caracterizó durante la mayor parte de su corta historia.

750-715 en Judá

752-722 en Israel
En Judá

Dejamos el Reino de Judá en el reinado de Uzías. Aunque Uzías reinó desde el 790 al 739 a.C., el hito del 750 a.C. que hicimos se debe a dos razones: En primer lugar, esa fecha marca aproximadamente el encuentro de Judá e Israel con el emergente poder de Asiria (que en tres décadas pondría fin a la propia existencia del reino de Israel). En segundo lugar, hacia el 750 a.C. Uzías hizo co-regente a su hijo Yotam.


Hacia esa fecha también Uzías había tenido un largo y buen reinado. Pero también hacia esa fecha contrajo la lepra, como castigo según la Biblia al haber entrado en el Templo de Yahweh a ofrecer incienso (IICr 26, 16-20). Su hijo Yotam fue entonces hecho co-regente (2R 15,5), una sabia decisión para garantizar la continuidad de la dinastía. Esa política se seguiría en Judá desde entonces durante más de un siglo, desde Uzías a Manasés.
El relato bíblico de la lepra de Uzías indica que se imponía una cuarentena o aislamiento al leproso, aunque fuera rey, e incluso que se le daba sepultura aparte.
El hijo de Uzías, Yotam, reinó en Judá durante cerca de 20 años (750-731 a.C.), incluyendo los doce años que gobernó para su padre leproso. Como su padre, Yotam fue un rey bastante positivo. Tres profetas contemporáneos (Isaías, Oseas y Miqueas) ejercieron posiblemente influencia sobre él. Yotam era rey durante una invasión abortada de Judá liderada por Rezin II de Siria y Pekaj de Israel (2R 15,37). La invasión pudo haber inducido a Yotam a asociar al trono a su hijo Ajaz, en el año 16 de su reinado. Ajaz, que reinó del 735 al 715 a.C., no hizo caso al mensaje de los profetas, e imitó en cuanto a culto al reino del norte (2R 16,3-4).
Cuando Judá fue atacado por Rezin II y Pekaj de Israel (episodio llamado guerra siro-efraimita) el profeta Isaías ofreció a Ajaz la ayuda de Yahweh (Is 7, 3-13). Ajaz rechazó el ofrecimiento del profeta y se volvió hacia Tiglatpileser III de Asiria, cuya ayuda pagó con los tesoros del Templo y de su palacio (2R 16,7-8). El tributo de Ajaz es mencionado también en una inscripción asiria de Tiglatpileser III. Cuando Tiglatpileser conquistó Damasco, Ajaz formaba parte del séquito real asirio.
En Damasco Ajaz asimiló los cultos locales e inmediatamente los introdujo en su propio reino, probablemente para complacer al monarca asirio. Desde Damasco Ajaz envió instrucciones para construir un altar como el altar asirio que había visto en Damasco. Ese nuevo altar reemplazó el que Salomón había erigido para ofrendas ígneas, y estuvo en uso por algún tiempo (2R 16, 10-16) .
Ajaz tomó a su hijo Ezequías como co-regente hacia el 729 a.C., cuando vió que el reino de Judá iba a ser amenazado por Asiria (2R19,1, 9-10). El reino de Israel se extinguió en efecto durante el reinado de Ajaz (723-722 a.C.).


1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

Similar:

Los Reinos de Judá e Israel iconHistoria de 2° AÑO 1° trimestre
Distintos tipos de Estados. Los reinos de Akkad. Los reinos de Ur. Los reinos Babilónicos. Egipto, unificación y crisis. Los Estados...
Los Reinos de Judá e Israel iconIsrael, oficialmente Estado de Israel
...
Los Reinos de Judá e Israel iconIntroducción Los orígenes La creación del mundo y el origen de la humanidad Desde Noé hasta Abraham El tiempo de Israel Constitución de Israel Origen de Israel (el tiempo de los patriarcas) Cautiverio en Egipto Moisés, el Éxodo
Historia de los caminos que usó Dios para redimirnos
Los Reinos de Judá e Israel iconCuerpo académico Director del Posgrado Silvio Israel Feldman
Silvio Israel Feldman, Licenciado en Sociología, Universidad de Buenos Aires, ungs
Los Reinos de Judá e Israel iconProyecto jubileo
Texto bíblico: “María se puso en camino y fue presurosa a la montaña, a una ciudad de Judá, entró en la casa de Isabel, y saludó…”...
Los Reinos de Judá e Israel iconAño académico: 998-99
Que los alumnos comprendan las particularidades de los distintos reinos de Andalucía durante la edad moderna
Los Reinos de Judá e Israel iconPlanificación anual
La era de los imperios y ciudades estados. Reinos de África Oriental, Occidental, Centroafricana, Sudafricana
Los Reinos de Judá e Israel iconSociales 2º eso contenidos examen final de junio. Primer trimestre
Tema 5 : La Península Ibérica entre los siglos VIII y XI: La expansión de los reinos cristianos
Los Reinos de Judá e Israel iconLas inscripciones medievales: documentos
Castilla y de León, y simbólicamente esta unión se percibirá en el uso de los símbolos de ambos reinos de forma conjunta, por ejemplo...
Los Reinos de Judá e Israel iconGuía Didáctica Los aztecas
Los aztecas reinaron entre los años 1300 y 1519. Se aliaron con los reinos de Texcoco y Tlacopán. Juntos dominaron muchos pueblos...

Página principal
Contactos

    Página principal



Los Reinos de Judá e Israel

Descargar 93.91 Kb.