Descargar 114.17 Kb.


Página6/12
Fecha de conversión10.03.2019
Tamaño114.17 Kb.

Descargar 114.17 Kb.

Los procesos de integración entre los países del Cono Sur siguen siendo objeto de debate


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12
5. Conclusión

Este trabajo ha partido de considerar que la discusión sobre los proyectos de integración no puede quedar separada de los debates sobre la política interna y sobre la inserción internacional en general. De la mano de las políticas neoliberales en el plano interno, adoptadas durante la presidencia de Carlos Menem, con un alto grado de acuerdo por parte de la primera mayoría opositora, no puede pensarse en una integración que potencia el desarrollo autónomo.

Existieron en los ochenta y los noventa dos modelos diferentes de integración regional. La transición entre uno y otro se produjo a compás de la adopción de las políticas neoliberales en el plano interno y de una nueva inserción internacional en el plano externo, que priorizó los temas económicos en la agenda exterior y el alineamiento con los Estados Unidos.

Estos cambios no deben interpretarse unilateralmente como producto del cambio de signo partidario entre una y otra presidencia, ya que hemos rastreado y analizado la conformación de un consenso al interior de la clase dirigente que atravesó las barreras partidarias.

Si bien existen diferencias claras en cuanto a los argumentos a favor de la integración en los representantes principales de cada uno de los partidos, especialmente en relación con:


  • el diagnóstico de la realidad internacional

  • la primacía de lo político o de lo económico en el proceso de integración

  • la relación con los Estados Unidos

La coincidencia respecto de la “necesidad” de la aplicación de las reformas en línea con el Consenso de Washington, la participación de corrientes internas de ambos partidos en la aprobación de las Leyes de Emergencia Económica y Reforma del Estado y la coincidencia respecto del análisis sobre la “crisis argentina” que responsabilizó al modelo de sustitución de importaciones y a los intentos de una inserción internacional más autónoma, limitaron el alcance de las discusiones respecto de la integración y de la política exterior en general. Ese alto grado de consenso acompañó la transición hacia el modelo de regionalismo abierto que caracterizó al MERCOSUR en los noventa.

Cabe destacar que ya desde el denominado “giro realista” la diplomacia radical había renunciado a liderar movimientos contestatarios del orden internacional vigente, y en plano interno, sus dirigentes aceptaban que no había alternativa al ajuste interno y al comportamiento externo ortodoxo.

Para comprender estas transformaciones Mario Rapoport y Claudio Spiguel plantean que durante este gobierno, en el marco de la bipolaridad mundial la búsqueda de apoyos al nuevo régimen democrático entre los gobiernos europeos particularmente los de orientación social democrática, y la profundización de las relaciones argentino-soviéticas en los planos económico y diplomático opera, junto a la política latinoamericana del gobierno constitucional, como pívot para procurar de lo que se catalogó como “una relación madura” con los EE.UU (RAPOPORT Y SPIGUEL, 2005). Durante la década de los ochenta tanto la coyuntura internacional y nacional como la tradición político ideológica del partido radical habían permitido la existencia de una estrategia diplomática de alto perfil que mantuvo –en principio- márgenes de autonomía con respecto a los Estados Unidos, y que priorizaba la inserción multilateral. Esta estrategia se sostenía principalmente en la posibilidad de “divesificar los puntos de apoyo” con Europa occidental, tal como lo afirmaba el ex canciller Dante Caputo en una entrevista realizada en 198910. Aquí cobrará especial relevancia la estrategia de integración con Brasil, y las políticas de acercamiento a los países de América Latina.

Sin embargo, ante el fracaso de lo que se denominó “la carta europea” en el tratamiento y negociación de la deuda externa11, y el consenso básico entre los Estados Unidos y los países de la Unión Europea con respecto a la inserción “deseable” para América Latina, esa estrategia se vio dificultada. Junto con ello, se fue evidenciando la coincidencia al interior de la clase dirigente argentina con respecto a las reformas económicas neoliberales y a una estrategia diplomática que tuviera su eje en las cuestiones económicas. El proceso de integración recobró fuerza y vitalidad, pero a la luz de las necesidades de esa nueva política.

Las grandes modificaciones que se produjeron con la caída del Muro de Berlín en 1989 y la posterior desintegración de la Unión Soviética y principalmente la crisis económica actuaron como elementos catalizadores, repercutiendo directamente en la relación de fuerzas al interior del bloque dominante interno. En cuanto a la política económica doméstica, las negociaciones de la deuda, la hiperinflación y la continuidad del modelo económico rentístico-financiero instalado durante la dictadura militar, fueron también el telón de fondo.

El proceso hiperinflacionario preparó el terreno para la consolidación de un cambio de rumbo en materia económica y de política exterior. Desde la perspectiva defendida por el menemismo, Carlos Escudé sostuvo: “La hiperinflación devolvió el sentido común al país, tanto económicamente como con respecto a la política exterior: la necesidad de estabilidad monetaria y de una política exterior que fuera funcional a los intereses del Estado, obsesionó a las dirigencias y al ciudadano común por igual”. (ESCUDÉ, 1995: 35)

Desde una posición distinta, diría en realidad que la hiperinflación amedrentó a las dirigencias y catapultó las ideologías que venían cobrando fuerza y que, afirmando la crisis del modelo de industrialización sustitutiva y del Estado, proponían la liberalización y la apertura. Estas ideologías circularon y se hicieron dominantes en “las dirigencias”, es decir, al interior tanto del radicalismo como del partido justicialista, y lograron imponer en la opinión pública esa necesidad.

Prueba de la efectiva conformación de un consenso al interior de la clase dirigente, que fue desplazando a las líneas opuestas en uno y otro partido, fue el Pacto de Olivos y la continuidad esencial tanto en la política económica interna como en la inserción internacional evidenciada durante el gobierno de coalición radical y frepasista de Fernando de la Rúa. Lo mismo sucedió con respecto al MERCOSUR: en el capítulo referido a política exterior de la plataforma electoral de 1995 de la Unión Cívica Radical, que critica el “alineamiento automático”, declara profundizar las relaciones con América Latina, y profundización del MERCOSUR.12 No aparecen críticas al “regionalismo abierto” del modelo neoliberal. Más bien lo contrario. Esta línea continuará para la propuesta de 1999. En esa oportunidad, Beatriz Nogal, referente en temas de integración regional de la Aliaza, consideraba que las prioridades para fortalecer el MERCOSUR son la eliminación de las barreras y distorsiones en el libre comercio, el disciplinamiento macroeconómico y la formación de un tribunal arbitral permanente.13

Ya hacia 1994, Roberto Russell afirmaba:

...sostengo que en el país hay mucho más consenso de lo que el debate público presenta. Pareciera que realmente los argentinos nos estamos peleando mucho sobre política exterior. La verdad es que poco es lo que nos peleamos. A veces, uno ve cierto programa de televisión, lee el diario, y pareciera que nos estamos matando o discutiendo desde posiciones antagónicas, pero cuando uno verdaderamente les exige definirse a los autores (...) Y bueno, uno lo que encuentra es que más o menos hay en ellos algo bastante parecido. (RUSSELL, 1995: p.152)

Y con respecto a las percepciones del oficialismo con respecto a la oposición, en una exposición ante las Americas Society en Nueva York, entre los días 26 y 27 de junio de 1990, el ex canciller Domingo Cavallo declaraba:

...contrariamente a lo que se pensaba en muchos círculos, el gobierno del presidente Menem está totalmente comprometido con esta política de ajuste, modernización y apertura. Aún más importante: cuenta en esta decisión con un amplio consenso social, que abarca no sólo el partido político que lo llevó al poder, sino también con la mayor parte de la oposición. (MENEM, 1990: p. 40/41)

Conviene aclarar además que en muchos casos las posiciones con respecto a la política exterior de los partidos políticos no constituyen formulaciones a priori, sino que se encuentran sometidas a la dinámica interna. Es decir, tanto a la concepción de la política doméstica como al juego político coyuntural. Tanto el radicalismo como el justicialismo han sostenido posiciones distintas según fueran oficialismo u oposición. Teniendo en cuenta estos aspectos, se han analizado distintos niveles, no únicamente el discursivo.

Probar en conclusión la coincidencia de enfoques no implica negar la existencia del conflicto. Al contrario, lo que se ha querido demostrar es un proceso de recomposición de la hegemonía, donde los acuerdos y desacuerdos con respecto a la inserción internacional de la Argentina no coincidieron con las diferencias partidarias, sino que implicaron consensos y disensos intrapartidarios.

Esto debe inscribirse en un proceso histórico, donde podamos comprender los elementos estructurales y coyunturales que permitieron la existencia de un nuevo consenso al interior de la clase dirigente. Estas condiciones incluyen múltiples variables de análisis, desde las transformaciones en el sistema internacional14 hasta el fracaso de los planes económicos del gobierno de Raúl Alfonsín.

Este trabajo ha dado prioridad a la dinámica política y a las discusiones al interior de los dos partidos políticos con mayoría parlamentaria ya que, si bien los virajes del período no pueden ser atribuidos exclusivamente a la voluntad política de los dirigentes sino que remiten –como se dijo- a modificaciones a nivel internacional y nacional, la materialización en líneas políticas concretas que sí son responsabilidad de dichos dirigentes como representativos –aunque no en forma unilateral- de posiciones de sus partidos. Fundamentalmente las políticas adoptadas son lo que nos permite comprobar en cierta medida el estado y desenvolvimiento de esas transformaciones y la implementación en forma de políticas de estado de una nueva estrategia de inserción internacional sí fue responsabilidad de las clases dirigentes, no sólo dentro del partido oficialista PJ, sino también dentro de la primera minoría opositora, la UCR.15




Catálogo: Jornadas Internacionales Hist Econ -> CLADHE1 -> trabajos
trabajos -> México y su economía política de la americanización
trabajos -> La economía política del cambio tecnológico en la sociedad rural latinoamericana: Discurso y prácticas de la mecanización de L
trabajos -> Que la mejora de los medios de transporte es una palanca fundamental para el crecimiento económico es algo harto conocido desd
trabajos -> En resumidas cuentas, durante la década del ’30 y ’40 los hitos destacables en lo perteneciente a la planificación en nuestro país estuvieron marcados de cerca por la coyuntura internacional
trabajos -> 1er Congreso Latinoamericano de Historia Económica
trabajos -> Simposio 9 “Guerra y sociedad”
trabajos -> Historia del Sistema Monetario en Argentina
trabajos -> Simposio Fronteras en Latinoamérica del cladhe I – IV juhe
trabajos -> Prebisch y la adhesión de la argentina al fmi: el plan de ajuste de 1955-57
trabajos -> Francisco comíN
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

Similar:

Los procesos de integración entre los países del Cono Sur siguen siendo objeto de debate iconI entorno económico 1 Introducción
Jamaica, que ya era deficiente, ha empeorado en el período objeto de examen, en la medida en que los costos de producción y de venta...
Los procesos de integración entre los países del Cono Sur siguen siendo objeto de debate iconInserción en la economía mundial
Ecuador y Perú está entrando a su etapa final. Esta iniciativa ha sido objeto de intenso debate en el transcurso de los últimos años...
Los procesos de integración entre los países del Cono Sur siguen siendo objeto de debate iconMercosur/cmc/dec
Foro de estudios del mercosur para la integración energética del cono sur de américa
Los procesos de integración entre los países del Cono Sur siguen siendo objeto de debate iconUniversidad de especialidades espiritu santo facultad de economia y ciencias empresariales
Su conocimiento es vital para entender de mejor forma la operatividad del comercio entre países, los procesos de integración mundial...
Los procesos de integración entre los países del Cono Sur siguen siendo objeto de debate iconDel Comercio
Aod, siguen siendo factores de riesgo. Esto ha creado una situación excepcionalmente difícil en los países de bajos ingresos, que...
Los procesos de integración entre los países del Cono Sur siguen siendo objeto de debate iconCarrera armamentista
Es un de eje de muchos conflictos que pese a todo siguen involucrando a las potencias industriales, tanto grandes como pequeñas y...
Los procesos de integración entre los países del Cono Sur siguen siendo objeto de debate iconEl desarrollo cientifico y tecnologico aplicado a los procesos productivos en los paises de la aladi
Palabras del Sr. Presidente del Comité de Representantes de la Asociación Latinoamericana de Integración, Embajador Franklin González...
Los procesos de integración entre los países del Cono Sur siguen siendo objeto de debate iconIii encuentro de Políticas Públicas y Pobreza en el escenario post 2002
Las reformas previsionales en el Cono Sur: Los casos de Argentina, Brasil y Chile”
Los procesos de integración entre los países del Cono Sur siguen siendo objeto de debate iconPuntos objeto de debate paquete fiscal conclusiones de la presidencia IV fiscalidad de la energ
Préstamos del bei renovación de la garantía de la comunidad para proyectos en países no miembros V
Los procesos de integración entre los países del Cono Sur siguen siendo objeto de debate iconLa República Unida de la Soja recargada
Soja” a los territorios del Cono Sur en los que se sembraba soja -integrados por Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay y Bolivia....

Página principal
Contactos

    Página principal



Los procesos de integración entre los países del Cono Sur siguen siendo objeto de debate

Descargar 114.17 Kb.