Descargar 114.17 Kb.


Página3/12
Fecha de conversión10.03.2019
Tamaño114.17 Kb.

Descargar 114.17 Kb.

Antecedentes de los proyectos de integración regional


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12
2. Antecedentes de los proyectos de integración regional

Los distintos intentos de integración regional que se fueron sucediendo desde la década del sesenta fueron variando al compás de las estrategias económicas en las que se inscribían.Un modelo de desarrollo incluye no sólo una estrategia comercial, sino una determinada propuesta de despliegue de las fuerzas productivas y una particular inserción internacional.

El caso de la ALALC, creada a partir del Tratado de Montevideo de febrero de 1960, firmado por Argentina, Brasil y otros nueve países latinoamericanos, se inscribe en el proyecto cepalino de profundizar la industrialización sustitutiva2. Ante la necesidad de buscar soluciones de mediano y largo plazo a los problemas de carácter estructural que evidenciaba el modelo de desarrollo sustitutivo de importaciones surgió el proyecto de integración.

En ese contexto, la discusión con respecto al proceso de integración reprodujo las mismas fracturas que se evidenciaban en la política económica doméstica. El período entre 1955 y 1976 se caracteriza por lo que algunos autores han denominado el “péndulo económico”, que se evidenciaba en la existencia de crónicas crisis de balanza de pagos a través de los ciclos conocidos como de stop and go3. Estos ciclos reflejaban a su vez la oscilación entre políticas que profundizaban el modelo de industrialización sustitutiva y las que tenían como objetivo la desestructuración del aparato industrial en vistas de fomentar la estrategia agroexportadora. Horacio Ciaffardini plantea que “los diferentes sectores predominantes de la sociedad argentina vieron y ensayaron principalmente dos caminos; por un lado, uno de profundización de la industrialización dependiente, y por el otro, la vía de la desindustrialización. La Argentina ya ha experimentado los dos; la década del 60 fue característica de los primero, de la profundización de la industrialización dependiente, la que distingue a las corrientes empresarias, políticas e ideológicas del desarrollismo” (CIAFARDINI, 1990: p. 60)

Para el caso de la integración, opciones similares protagonizaron las discusiones al respecto de su gestación, implementación y desarrollo. De acuerdo a los objetivos que se proponía la ALALC se puede sintetizar que, como proyecto, respondía a la necesidad de completar la industrialización sustitutiva para llevaría al desarrollo, para lo que se precisaba aumentar la escala de los mercados. Respondía a la ideología desarrollista, que si bien intentaba profundizar el desarrollo industrial, no cuestionaba la propiedad de la tierra latifundista –base de sustentación de las clases dominantes en países como Argentina defensoras de las políticas de corte liberal- y promovían el ingreso del capital extranjero en condiciones de privilegio, lo que minaría en forma creciente las condiciones de reproducción de capitales industriales nacionales, base de los intereses a los que el proceso supuestamente beneficiaría.

Mientras los liberales propusieron modelo de integración abierto, los desarrollistas ponían el acento en esquemas de integración que implicaran, como paso previo, el desarrollo a nivel regional.

Contra el enfoque planificador de la CEPAL, la versión de una integración librada a las dinámicas del mercado promovida por los liberales, que respondían a fuertes intereses en la región, fue la que se impuso. Así la posición argentina en la tercera conferencia de la ALALC era de la dejarlo librado al mercado. Las apelaciones a la solidaridad continental quedaron en un nivel retórico. La creación de una dimensión política de la integración fue totalmente descuidada y en esa línea la posición más recalcitrante fue la de la Argentina (MOREL, 1996: pág. 332).

La década de los ochenta se iniciará con la firma de un nuevo tratado ante el acuciante fracaso de la ALALC, el Tratado de Montevideo que dio origen a la ALADI. Ese será el marco en el que los gobiernos de Alfonsín y Sarney relanzarían el proceso de integración regional.

Según Roberto Russel,

…la mayor complejidad y fluidez del orden mundial, la creciente independencia entre las naciones desarrolladas, el fenómeno de la difusión el poder, la formación de alianzas y el desarrollo de negociaciones por áreas temáticas, entre otros factores de peso, habían dejado al Sur casi a la deriva y profundizado su incapacidad estructural para articular y organizar eficazmente la dimensión correspondiente a sus coincidencias objetivas. (RUSSELL, 1993: p. 8)

Estas circunstancias habrían propiciado la firma de los primeros acuerdos en el marco de los nacientes gobiernos constitucionales. Además, las nacientes democracias requerían fortacerse y consolidar los nuevos regímenes políticos, en el marco de la política de Washington que apoyaba la retirada de las dictaduras en la región. Este elemento constituye un eje importante para explicar la política exterior del gobierno de Alfonsín.

Otro elemento relevante para explicar la génesis de los acuerdos bilaterales es el derrumbe de las compras provenientes de la Unión Soviética, que serían reemplazadas por el comercio con el país vecino.

Al término del encuentro de Foz de Iguazú para la inauguración del puente internacional Tancredo Neves en noviembre de 1985 los presidentes de ambos países establecieron una declaración conjunta condenando el proteccionismo de las potencias industriales y las altas tasas de interés. Ocho meses después se firmará el Acta de Integración Argentino- Brasileña con doce protocolos referidos especialmente a bienes de capital, trigo, abastecimiento alimentario y expansión del comercio.

Según Moniz Bandeira, de los primeros protocolos puede deducirse la decisión de Argentina y Brasil de conquistar mediante una creciente unificación de sus espacios económicos, mayor autonomía e independencia en relación con el mercado mundial. El propio énfasis en la integración del sector de bienes de capital, corazón de la industria pesada y matriz del desarrollo tecnológico, mostraba el propósito de aumentar, particularmente, la capacidad de autosustentación y autotransformación de sus economías. (MONIZ BANDEIRA, 2001: p. 32)

Lo cierto es que en este modelo de integración, con especialización sectorial y apertura limitada se afirmó el interés de grandes grupos económicos argentinos y empresas transnacionales, sobre todo europeas (RAPOPORT Y SPIGUEL, 2005: p.76).

En noviembre de 1988 se firmó en Buenos Aires el Tratado de Integración, Cooperación y Desarrollo entre la Argentina y el Brasil. Allí se acordaba crear un espacio económico común en plazo de diez años durante los cuales se removerían todos los obstáculos tarifarios y no tarifarios, y se llegaría a una liberalización completa del intercambio. Esto implicaba un cambio de enfoque en relación al carácter gradual y sectorial que surgía de los anteriores acuerdos.

El Acta de Buenos Aires de julio de 1989 firmada por los presidentes Fernando Collor de Mello y Carlos Saúl Menem refrendó los acuerdos anteriores e impuso la desgravación acelerada, en forma lineal y automática de los aranceles.

En 1991, se firmó el Tratado de Asunción, incorporando a Uruguay y Paraguay, que fijó la fecha de conformación del MERCOSUR para el 31 de diciembre de 1994.

Las implicancias de la conformación del mercado común serían: la libre circulación de bienes, servicios y factores de la producción entre los países, un arancel externo común, la coordinación de políticas macroeconómicas y sectoriales y una política comercial común frente al mundo.

El modelo MERCOSUR se vio impulsado por metas diferentes a las que había motivado a los demás proyectos integracionistas. Especialmente, fue convirtiéndose en un medio para la integración a la economía globalizada, y por lo tanto, un espacio económico disputado por las grandes potencias: los Estados Unidos y Europa. La progresiva apertura de las economías nacionales y su orientación hacia el mercado mundial repercutieron imponiendo prioridades como la orientación hacia el mercado mundial y el fortalecimiento de los mecanismos de mercado.

En consonancia con las políticas de equilibrio fiscal, privatizaciones, capitalización de la deuda, el Estado retrocede como agente dinámico del desarrollo, cediendo su papel a los actores privados; la integración se ajusta a las medidas de apertura externa, se convierte en instancia intermedia para la inserción plena en el sistema económico mundial; la asignación y localización de los recursos y la orientación de las corrientes comerciales y de inversión quedan sujetas a los mecanismos de mercado y se estimula la competencia, prácticamente desapareciendo los tratamientos preferenciales. (MENDOZA, 1993: p. 186)

En este marco, se articuló un nuevo sector hegemónico vinculado a los intereses de la banca acreedora, los sectores agroexportadores y grandes grupos locales e intermediarios de capitales extranjeros.

La liberalización de las fuerzas de mercado, la organización de los vínculos externos conforme a las ventajas comparativas estáticas y la desregulación financiera total constituyeron los pilares sobre los que se erigió el modelo de integración que prevaleció durante los noventa. Esto aumentó la inestabilidad, la vulnerabilidad y los desequilibrios del sistema.


Catálogo: Jornadas Internacionales Hist Econ -> CLADHE1 -> trabajos
trabajos -> México y su economía política de la americanización
trabajos -> La economía política del cambio tecnológico en la sociedad rural latinoamericana: Discurso y prácticas de la mecanización de L
trabajos -> Que la mejora de los medios de transporte es una palanca fundamental para el crecimiento económico es algo harto conocido desd
trabajos -> En resumidas cuentas, durante la década del ’30 y ’40 los hitos destacables en lo perteneciente a la planificación en nuestro país estuvieron marcados de cerca por la coyuntura internacional
trabajos -> 1er Congreso Latinoamericano de Historia Económica
trabajos -> Simposio 9 “Guerra y sociedad”
trabajos -> Historia del Sistema Monetario en Argentina
trabajos -> Simposio Fronteras en Latinoamérica del cladhe I – IV juhe
trabajos -> Prebisch y la adhesión de la argentina al fmi: el plan de ajuste de 1955-57
trabajos -> Francisco comíN
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

Similar:

Los procesos de integración entre los países del Cono Sur siguen siendo objeto de debate iconI entorno económico 1 Introducción
Jamaica, que ya era deficiente, ha empeorado en el período objeto de examen, en la medida en que los costos de producción y de venta...
Los procesos de integración entre los países del Cono Sur siguen siendo objeto de debate iconInserción en la economía mundial
Ecuador y Perú está entrando a su etapa final. Esta iniciativa ha sido objeto de intenso debate en el transcurso de los últimos años...
Los procesos de integración entre los países del Cono Sur siguen siendo objeto de debate iconMercosur/cmc/dec
Foro de estudios del mercosur para la integración energética del cono sur de américa
Los procesos de integración entre los países del Cono Sur siguen siendo objeto de debate iconUniversidad de especialidades espiritu santo facultad de economia y ciencias empresariales
Su conocimiento es vital para entender de mejor forma la operatividad del comercio entre países, los procesos de integración mundial...
Los procesos de integración entre los países del Cono Sur siguen siendo objeto de debate iconDel Comercio
Aod, siguen siendo factores de riesgo. Esto ha creado una situación excepcionalmente difícil en los países de bajos ingresos, que...
Los procesos de integración entre los países del Cono Sur siguen siendo objeto de debate iconCarrera armamentista
Es un de eje de muchos conflictos que pese a todo siguen involucrando a las potencias industriales, tanto grandes como pequeñas y...
Los procesos de integración entre los países del Cono Sur siguen siendo objeto de debate iconEl desarrollo cientifico y tecnologico aplicado a los procesos productivos en los paises de la aladi
Palabras del Sr. Presidente del Comité de Representantes de la Asociación Latinoamericana de Integración, Embajador Franklin González...
Los procesos de integración entre los países del Cono Sur siguen siendo objeto de debate iconIii encuentro de Políticas Públicas y Pobreza en el escenario post 2002
Las reformas previsionales en el Cono Sur: Los casos de Argentina, Brasil y Chile”
Los procesos de integración entre los países del Cono Sur siguen siendo objeto de debate iconPuntos objeto de debate paquete fiscal conclusiones de la presidencia IV fiscalidad de la energ
Préstamos del bei renovación de la garantía de la comunidad para proyectos en países no miembros V
Los procesos de integración entre los países del Cono Sur siguen siendo objeto de debate iconLa República Unida de la Soja recargada
Soja” a los territorios del Cono Sur en los que se sembraba soja -integrados por Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay y Bolivia....

Página principal
Contactos

    Página principal



Antecedentes de los proyectos de integración regional

Descargar 114.17 Kb.