Descargar 48.57 Kb.


Página5/7
Fecha de conversión14.02.2019
Tamaño48.57 Kb.

Descargar 48.57 Kb.

Los discursos de la guerra en el periodo del Federalismo Radical en Colombia, entre 1873 y 1885. Por


1   2   3   4   5   6   7
Discursos guerreristas conservadores.
“Poblaciones imbéciles, prontas a tomar la lanza o el fusil para mataros, sin saber por que, reconoced en esto la superioridad de vuestros explotadores. Comprended que vais a hacer el papel de los gallos, que se despedazan, sin motivo propio, para que los galleros ganen una apuesta de la que ellos no participaran; y si obrais como brutos ¿Por que vuestros dominadores no trataran como tales?” (La Sociedad, 1875. Pp1)
Discursos guerreristas liberales.
“El implacable enemigo de la libertad, el partido que siempre ha mantenido izada la bandera negra contra el progreso, contra el imperio de la razón i contra la independencia de la conciencia, reúne sus filas i se prepara para abrir campaña en Colombia contra las instituciones que nos rijen. Vencidos en los campos de batalla, derrotados en los campos de la prensa i la discusión parlamentaria, herido por la luz de la ciencia que hoy se difunde desde las escuelas i colejios sobre el pueblo, ve que su existencia moribunda, esta proxima a su fin.” (Diario de Cundinamarca, 1876. Pp1)
Se puede evidenciar que tanto la postura conservadora como la liberal presentan las características de los poderes antagónicos, preocupados por la aniquilación del contrario. Cada uno a partir de su posición política intentó configurar un país diferente4 en materia económica, doctrinal y cultural, atadas a ideologías que fueron construidas históricamente por grupos o sectores sociales de élite.
Esas élites, que conformaron los partidos con discursos radicalmente diferentes, unos apoyados en la fe del cristianismo y las otros en la libertad de conciencia, evidencian hoy en que todas las disputas vividas, las instauraciones de diferentes órdenes sociales y la precarización de la vida económica no redundaron, incluso no produjeron cambios en la sociedad colombiana que trascendieran su devenir. Ni la política, ni la economía, ni la industria, ni el transporte, ni ningún sector lograron desarrollarse en el tiempo que estuvo cada partido en el poder.
Hay gran importancia en la forma como cada partido y cada ciudadano denominó a su oponente, a su contrario: “enemigos del catolicismo”, “minoría adueñada”, “poblaciones imbéciles”, “enemigo de la libertad”, convirtieron la situación cotidiana del país en una constante contienda. En ese sentido, se puede afirmar que la acción política, se circunscribió a las esferas de élite, y lo político a la sociedad civil: las élites se encargaron del discurso y las masas de la lucha.

Es importante señalar que Mouffe y Uribe y López definen de manera diferente el análisis del discurso político. La primera da su definición de política como estructura e instituciones reguladoras y de político como relaciones entre personas. Las segundas ubican al discurso en el ámbito institucional y la acción política como la acción ciudadana. Entonces, entendimos la política y el discurso como instituciones y lo político y la acción política como el campo de los ciudadanos, lo que permitió conversar con los dos trabajos en este análisis. Por ejemplo, “Poblaciones imbéciles” fue un calificativo con el que los conservadores se dirigieron los ciudadanos coaptados por el partido liberal, antes de la guerra de 1885. El calificativo hace parte de la política o del discurso y las contiendas, los ánimos bélicos y la rivalidad manifiesta entre la ciudadanía dan cuenta de lo político o la acción política.


Montiel, también aporta elementos importantes en la construcción de una mirada discursiva de la política en campos de conflicto. Él, ubicándose más del lado de las posturas de Uribe y López, plantea que “en el mundo de lo social las simplificaciones son insuficientes, porque las relaciones humanas están marcadas por el lenguaje y sus múltiples caminos de significantes y significados. El asunto se complica aún más, si se toma en cuenta que el lenguaje se crea e incide en las acciones y realidades.” (Porrúa, 2007. Pp1).
“Discutamos con nuestros enemigos políticos, los conservadores; pero persigamos, hasta aniquilarlos, a los enemigos de la República. Que Antioquia no tenía que avergonzarse de sostener sobre sus hombros las cajas repletas de dinero con que los oligarcas ganan popularidad.” (El grito del Cautivo, 1875, pp1)
Así, vemos ver, primero como las palabras pueden determinar las acciones políticas; y segundo como los efectos de ellas pueden desencadenar la idea de construcción social de una nación, de su estado y de las características de sus ciudadanos. Uribe lo indicó en su trabajo sobre el Republicanismo Patriótico, cuando dijo que un ciudadano no nace sino que se hace en la medida en que las condiciones de un país políticas, económicas, sociales y culturales determinan tanto los deberes como los derechos de estos al interior de ese territorio, su manera de ver y de entender el mundo.
“En 1853, con la intervención del partido liberal, se empezó a elucidar algún cambio, i se notaron reformas atrevidas, pero luego, recuperado el poder por los conservadores, lo que se había avanzado se perdió nuevamente, i la nación continuó su marcha lenta i penosa hasta 1860 en que los desaciertos de los mandatarios hicieron que los pueblos ocurrieran a las armas.” (El 5 de Abril, 1877).

Es posible entender que el partido liberal, como lo plantea Montiel, intentara demostrar al pueblo que su permanencia en el poder era más provechosa que la del partido conservador, y que mientras así se mantuviera la situación administrativa, las condiciones sociales irían en ascenso en todos los campos.


“Escuelas laicas D: “dejad hacer” hai que pensar en esta materia al “hacer”. Los pueblos para ser verdaderamente libres necesitan ser ilustrarse. No puede haber un gobierno tiránico sino una sociedad compuesta de hombre sabios. A medida que se abren las puertas de las escuelas se cierran las de las cárceles. Mas dado que la constitución prohíbe la religión oficial i establece la completa ttolerancia de cultos, no debe violarse el precepto fundamental haciendo forzoso el aprendizaje de una relijjión: de aquí no obligar a los niños a la clase de esa materia.” (El 5 de Abril, 1877).
En este mismo periodo, bajo las mismas condiciones, el partido conservador, proponía que el gobierno liberal federal era ilegítimo, y debía ser derrocado a toda costa por lo quedeclaró una guerra justificada en creencias morales catolicistas.
“El 15 de agostos tuve noticia en Bogotá de que el poder ejecutivo del Estado Soberano de Antioquia había declarado a éste la guerra con el Gobierno Nacional”. (Boletín Oficial. 1876).
Para el financiamiento de esa declaración, se instauraron una serie de un impuesto a los ciudadanos, que dependían del municipio en el que vivían y las propiedades o ingresos que registraban. Todo en nombre de liberarse de una administración estatal que se olvidaba de los preceptos religiosos y les ofrecía un país desprotegido.5
“Diez y ocho siglos hace que Plutarco, filosofo pagano, decía: “Seria mas fácil edificar una ciudad en el aire, que mantener un Estado que no creyese en Dios”.” (La Sociedad, 1875, pp1)
Para concluir, se pudo comprender que en el Siglo XIX las configuraciones sociales, políticas, culturales e ideológicas, fundamentadas en condiciones e ideas extranjeras como la Francesa y su lema “Libertad, igualdad y fraternidad”, desencadenaron en la historia de nuestro país políticas desastrosas que perduran la actualidad social Colombiana. Situaciones como precarias como conflicto (y la aparición de Guerrillas y otros actores armados), la economía, educación, el sistema de salud, entre otros, se mantienen desde el siglo XIX hasta la actualidad como una sombra de nuestros pecados.
Como diría María Teresa Uribe “Las guerras civiles del siglo XIX colombiano fueron guerras entre ciudadanos, guerras por la nación, por el establecimiento de poderes y dominios con capacidad de dirección y de control político; guerras por la conformación del Estado moderno y por la generalización y ampliación de sus referentes de orden: soberanía, derechos y ciudadanía. En fin, fueron guerras por la política, y acciones políticas vividas como si de una guerra se tratara. (Uribe, 2003, Pp 15).

Catálogo: acta -> 2015 -> GT-13
2015 -> “Alcance social e indicadores económicos del narcotráfico en México”
2015 -> El fenómeno del abstencionismo en el marco de la política mexicana Sergio Tapia Resumen
2015 -> Análisis de las iniciativas de economía social y solidaria en la ciudad de santa fe (2010-2014)
2015 -> Nombre del responsable: Lic
2015 -> La Recuperación del Estado Salvadoreño después de casi 174 años de fungir como un Estado que potencia el Mercado como ente dinamizador de la Economía Salvadoreña Evelyn Patricia Dubon / Universidad de El Salvador (ues), el salvador
GT-13 -> Caos sistémico y (des)orden multipolar. La integración latinoamericana en la geopolítica mundial a principios del siglo xxi1
GT-13 -> La vigencia de Bandung: China y la integración latinoamericana
GT-13 -> Ponencia presentada por
GT-13 -> Hegemonía selectiva en América Latina: puntos neoliberales de encuentro entre México y Colombia
1   2   3   4   5   6   7

Similar:

Los discursos de la guerra en el periodo del Federalismo Radical en Colombia, entre 1873 y 1885. Por icon4-3 Reading Classical Greece
C hasta la conquista de Grecia por parte del rey de Macedonia Filipo II en el año 338 a. C. Este periodo se caracterizó no solo por...
Los discursos de la guerra en el periodo del Federalismo Radical en Colombia, entre 1873 y 1885. Por iconTeoría Social
Si analizando los indicadores económicos del período 1873 – 1890 estos se presentan positivos, por qué los contemporáneos hablaban...
Los discursos de la guerra en el periodo del Federalismo Radical en Colombia, entre 1873 y 1885. Por iconFederalismo fiscal
Abordar la problemática del federalismo y los regímenes subnacionales de gobierno, con especial hincapié en su aspecto fiscal, aunque...
Los discursos de la guerra en el periodo del Federalismo Radical en Colombia, entre 1873 y 1885. Por iconHistoria º profesor: chelo pablo sebastián unidad la Guerra fría
La expresión “Guerra Fría” fue acuñada por el periodismo para hacer referencia al enfrentamiento entre los Estados Unidos y la Unión...
Los discursos de la guerra en el periodo del Federalismo Radical en Colombia, entre 1873 y 1885. Por iconRivalidades entre las potencias preparan el escenario para la Gran Guerra
Estados propiamente tal (incluyendo a los grandes imperios) y entre naciones que buscarán consolidarse como Estados. Surgieron entonces...
Los discursos de la guerra en el periodo del Federalismo Radical en Colombia, entre 1873 y 1885. Por iconLicenciatura en Ciencia Política / Licenciatura en Administración Pública
Teoría Política del Federalismo. Perspectivas Teóricas sobre el Federalismo y Estados Multinivel. Descentralización Política y Estado...
Los discursos de la guerra en el periodo del Federalismo Radical en Colombia, entre 1873 y 1885. Por iconDe Wikipedia
También se le denomina mito a los discursos, narraciones o expresiones culturales de origen sagrado, y que posteriormente fueron...
Los discursos de la guerra en el periodo del Federalismo Radical en Colombia, entre 1873 y 1885. Por iconLa quiebra del antiguo régimen: El reinado de fernando VII 1
El primer tercio del sxix es un periodo muy agitado en la historia de España: comienza con la Guerra de la Independencia contra la...
Los discursos de la guerra en el periodo del Federalismo Radical en Colombia, entre 1873 y 1885. Por iconEl equilibrio del terror: la Guerra Fría
Entre 1946 y 1947 la desconfianza mutua entre americanos y soviéticos va a desembocar en una abierta hostilidad que durará hasta...
Los discursos de la guerra en el periodo del Federalismo Radical en Colombia, entre 1873 y 1885. Por iconTema 13. La guerra fríA
Segunda Guerra Mundial. A partir de 1947 cobró valor oficial para designar un conflicto global entre el bloque occidental, liderado...

Página principal
Contactos

    Página principal



Los discursos de la guerra en el periodo del Federalismo Radical en Colombia, entre 1873 y 1885. Por

Descargar 48.57 Kb.