Descargar 16.04 Kb.


Fecha de conversión05.04.2018
Tamaño16.04 Kb.

Descargar 16.04 Kb.

Lo social y lo político en el diseñO


LO SOCIAL Y LO POLÍTICO


EN EL DISEÑO

La última moda, a la que tantas veces desgraciadamente se somete incluso el diseño sin ningún espíritu crítico, parece ser la de “lo social”. Las argumentaciones, llamamientos y manifiestos son frecuentemente un lavado provisional de conciencia, justo hasta que se olviden con la siguiente moda. El plano en que el tema es tratado suele ser generalmente apolítico, es decir, sin nada que ver con otras opciones de organizar la polis. Baudrillard ofrece un escenario de discusión radical, que no por ser habitualmente rechazado dejará de rebrotar y retornar como una vuelta de lo reprimido. En las siguientes líneas aparece una primera parte de su análisis referido al diseño. El texto concluye su discurso con lo que pudiera parecer una afirmación y una opción: en realidad no se trata sino de una constatación derivada de su análisis, y, por tanto, la continuidad de la argumentación y las posibles salidas quedan abiertas a la reflexión del lector.


«En un artículo de la Esthétique industrielle, de 1967, Abraham, Moles analiza la crisis del funcionalismo como el desbordamiento de la racionalidad escueta del diseño, de su ethos riguroso de la función, por la irracionalidad proliferante de los bienes de consumo. La "mentalidad consumidora absoluta promovida por la máquina económica" sepulta cada vez más el dibujo funcionalista bajo un neo-kitsch. El funcionalismo sufre y muere a causa de esta contradicción.

De hecho, este análisis exime al diseño de toda contradícción interna: la culpa la tienen la "obsesión del standing " y la "estrategia del deseo". Pero A. Moles (y otros muchos) olvidan que este sistema (y todo el proceso de consumo que implica) es también racional, y perfectamente coherente consigo mismo. La consigna de la funcionalidad, es él quien la realiza triunfalmente todos los días. Precisamente en esta "producción anárquica" que denuncian nuestros virtuosos académicos del funcionalismo, es adecuado a su fin, que consiste en su propia supervivencia y su reproducción ampliada. Por lo tanto, no hay contradicción: el modelo de la racionalidad fue originalmente y, sigue siendo de manera fundamental el de lo económico; es natural que sea la funcionalidad del sistema económico la que prevalezca. El diseño puro no puede hacer nada en este caso, ya que esta racionalidad fundada sobre el cálculo es la misma en que se inspira. Se apoya sobre las mismas bases de abstracción racional que el sistema económico. De que esta racionalidad sea virtualmente absurda, no hay duda alguna, pero lo es para las dos por la misma razón. Su contradicción aparente no es sino la consecuencia lógica de su complicidad profunda. ¿Que los diseñadoes se quejan de ser mal comprendidos y de su ideal desfigurado por el sistema? Todos los puritanos son hipócritas.

Esta crisis se analiza de hecho a otro nivel completamente distinto, el nivel semiológico, cuyos elementos hemos expuesto más arriba. La fórmula de la Bauhaus es en resumen: existe para toda forma y todo objeto un significado objetivo determinable, su función. Lo que en lingüística se llama el nivel de denotación. La Bauhaus pretende aislar rigurosamente este núcleo, este nivel de denotación; todo el resto es la ganga, es el infierno de la connotación: el residuo, lo superfluo, lo excretorio, lo excéntrico, lo decorativo, lo inútil. El kitsch. Lo denotado (funciona]) es bello, lo connotado (parásito) es feo. Mejor aún: lo denotado (objetivo) es verdadero, lo connotado es falso (ideológico). Detrás del concepto de objetividad, es en efecto todo el argumento moral y metafísico de la verdad lo que está en juego.8

Ahora bien, es este postulado de la denotación lo que se está hundiendo actualmente. Se comienza a advertir al fin (también en semiología) que este postulado es arbitrario, no sólo un artefacto de método, sino una fábula metafísíca. No hay verdad del objeto, y la denotación no es nunca otra cosa que la más bella de las connotaciones. Esto no es únicamente teórico: los diseñadores, urbanistas y programadores del entorno se enfrentan todos los días (si es que se hacen algunas preguntas) a este deterioro de la objetividad. La funcion(alidad) de las formas, de los objetos se hace cada día más imperceptible, ilegible, incalculable. ¿Dónde está la centralidad del objeto, su ecuación funciona hoy? ¿Dónde está su función directa, dónde las funciones parásitas? ¿Quién puede aún decirlo cuando lo económico, lo social, lo psico y lo metapsicológico se mezclan inextricablemente? Desafío a cualquiera a demostrar que tal o cual forma “superflua”, tal o cual rasgo “irracional" no responde, a más largo plazo, en el inconsciente –¿qué sé yo?–, a cualquier equilibrio más sutil, y que por lo tanto no se justifica de alguna manera funcionalmente.9 En esta lógica sistemática (porque la funcionalidad es un sistema de interpretación, y nada más), todo es virtualmente funcional, y nada lo es. Esta utopía directiva se vuelve contra ella misma. Y no es extraño que esta finalidad objetiva, a medida que le va faltando a las cosas, sea transferida al sistema mismo que, en su proceso de reproducción, finaliza todo el resto en provecho propio y resulta ser en el fondo el único poseedor de la funcionalidad en acto, que redistribuye a continuación a sus elementos. Él solo en el fondo está admirablemente "designado”, y su propia finalidad lo envuelve como un huevo.10

Si no hay ya utilidad absoluta del objeto, también se acaba lo superfluo, y todo el edificio teórico del funcionalismo se hunde. En provecho de la moda, la cual, no preocupándose por denotación objetiva alguna (aunque lo pretende), actúa por entero sobre la connotación y, en su retórica movediza, “irracional", bajo el único privilegio de la actualidad de los signos, recobra todo el sistema. Y si el funcionalismo se defiende tan mal contra la moda, es porque ésta expresa la virtualidad sistemática total, de la que el funcionalismo, fundado sobre la metafísica de la denotación, no expresa más que un caso particular, arbitrariamente privilegiado según una ética universal. Desde el momento que se establece un cálculo de signos, nada puede oponerse a su generalización, y no queda nada racional o irracional. La Bauhaus y el diseño pretenden controlar el proceso por el dominio de los significados (la evaluación “objetiva" de las funciones); pero es de hecho el juego de los significantes (el juego del valor de cambio/ signo) el que prevalece: ahora bien, éste es ilimitado y escapa a todo control (lo mismo ocurre en economía política en cuanto al sistema del valor de cambio: invade todas las esferas, a pesar de las almas piadosas y liberales, que creen poder circunscribirlo).

Ahí está la verdadera crisis del funcionalismo. Nada puede oponerse a que cualquier forma entre en una combinatoria ilimitada de moda, siendo entonces su única función su función/signo. Ni aun las formas "creadas" por el diseño escapan. Y si el sty1ing, que la Bauhaus creyó descalificar, resurge a través del diseño, sin que éste pueda realmente jamás quitarse el sello y reintegrarse a su “rigor", es porque lo que le parece patológico se halla en la lógica de su propio designio. Si nuestra época recupera con nostalgia, no obstante la revolución de la Bauhaus, todo el kitsch del siglo XIX, es porque de hecho le pertenece ya. El motivo floral sobre la máquina de coser o la boca de metro es un compromiso regresivo, pero toma hoy, por resurgimiento, valor surrealista de moda, y es lógico: el surrealismo no hace en cierto modo otra cosa que formalizar como

transgresión artística la producción híbrida del kitsch comercial. Hoy, el diseño "puro" condena el motivo floral, pero profundiza mucho más la ideología "naturista": la estructura en estrella de los cuerpos orgánicos servirá de modelo a una ciudad entera. No existe diferencia radical entre las dos. La naturaleza, ya se tome como decorado o como modelo estructural, se mantiene por doquier, desde que el concepto existe, como la proyección de un modelo social. Y la estructura en estrella no es nunca más que la del capital.

Pero si el diseño se halla inmerso en la moda no hay que compadecerlo: es la señal de su triunfo. Es la señal de la envergadura tomada por la economía po-lítica del signo, de la que ha sido, con la Bauhaus, la primera teorización racional. Todo lo que pretende hoy ser marginal, irracional, rebelde, "anti-arte", anti-diseño, etc., de lo pop a la psicodélico y al arte en la calle, todo ello obedece, lo quiera o no, a la misma economía del signo. Todo ello es diseño. Nada escapa al diseño: ésa es su fatalidad.

Trátase, pues, de mucho más que de una crisis. Y no sirve de nada deplorar, como lo hace Abraham Moles, la fatalidad consumatoria y apelar a un neofuncionalismo que ponga en juego "el estímulo de la fantasía y de la imaginación por un esfuerzo sistemático" (!). Este neofuncionalismo no puede ser otro que el de la resemantización (la resurrección de los significados),11 y por lo tanto de la reconversión de las mismas contradicciones. Más verosímilmente, el neofuncionalismo será a la imagen del neocapitalismo, es decir una intensificación del juego de los significantes, matematización y cibernetización por el código. El neofuncionalismo "humanista" no tiene ninguna posibilidad frente al metadiseño operacional. La era del significado y de la función ha pasado, es la era del significante y del código la que comienza.»
NOTAS

8 La herencia kantiana y platónica del funcionalismo es manifiesta: la moral, la estética y la verdad se confunden en ella en un mismo ideal. Lo funcional es la síntesis de la razón pura y de la razón práctica. 0 también: lo funcional es lo bello más lo útil. Lo útil mismo es a la vez lo que es moral y lo que es verdadero. Si volvemos a mezclar el todo obtenemos la santa trinidad platónica.


9 Otra cosa, de todos modos, se sustrae radicalmente a todo cálculo de función: la ambivalencia que hace que toda función positiva sea en el mismo movimiento negada y de%cons-truida, anulada según una lógica del deseo para quien no existe jamás finalidad unilateral. Este nivel está más allá in-cluso de la complejidad funcional. Aunque se hubiera llegado a una computación perfecta de las funciones~ incluso contra-die:Uxias, seguiría siendo para siempre insoluble, irreductible esta ambivalencia.
10 Sabido es que el huevo es una de las tendencias ideales del diseño, estereotipo formal tan "kitsch" como cualquier otro. Esto quiere decir que la "finalidad" del sistema es simplemente tautológica. Pero el estado final de la función es la tautología -redundancia perfecta del significado bajo el círculo vicioso del significante- huevo.
11 Se apelará del diseño "social", con contenidos humanos, o también se reintroducirá el juego, lo lúdico, la combinatoria "libre", cte. Pero no nos engañemos: sigue siendo la función-juego la que se toma en cuenta, el juego como función particular, variante liberal-modernista del mismo código.

Del capítulo: “Diseño y entorno”



Jean BAUDRILLARD

Crítica de la economía política del signo. Siglo XXI, México, 1972 (págs. 239-234)

Similar:

Lo social y lo político en el diseñO iconSumario: La aparición del orden político y jurídico de los Aqueos
Objetivo: Analizar el surgimiento del Estado y el derecho en Grecia. Estructura político social y principales legislaciones
Lo social y lo político en el diseñO iconBalance Anual 2015
Durante el 2015 el escenario político, económico y social del país presentó distintas incidencias atravesadas por las elecciones...
Lo social y lo político en el diseñO iconContrapartida De Computationis Jure Opiniones
Varias veces hemos subrayado que lo contable es económico, que lo económico es social y que lo social es político
Lo social y lo político en el diseñO iconAcuerdo de adhesión al pacto social y político por el ferrocarril en extremadura e
Extremadura nunca tuvo un trato favorable ni en el trazado ni en el desarrollo de la red ferroviaria nacional y eso ha supuesto un...
Lo social y lo político en el diseñO iconPablo Rieznik nos ofrece un lúcido análisis de la crisis actual tanto en su nivel económico, social y político
Rieznik, Pablo: Argentina: bancarrota económica, disolución social y rebelión popular, en Razón y Revolución nro. 9, otoño de 2002,...
Lo social y lo político en el diseñO iconAnálisis de las iniciativas de economía social y solidaria en la ciudad de santa fe (2010-2014)
Diseño de mercados de comercialización alternativos para iniciativas de Economía Social y Solidaria en Santa Fe, Argentina
Lo social y lo político en el diseñO icon1era. Bienal de diseño la habana proyecto
Proyecto: “Diseño de experiencia de marca – territorio para el fortalecimiento de la competitividad agrícola, un estudio de caso:...
Lo social y lo político en el diseñO iconCheirif wordpress com
Esto es, no por concentrarse en lo político-militar se prescindirá de otros ámbitos que sustentan o justifican el vasto mundo de...
Lo social y lo político en el diseñO icon¿Cómo surge y ha afectado a la sociedad Colombiana en el contexto Económico, Social, Cultural y político; el narcotráfico, los procesos de paz en Colombia y la economía informal?
Cómo surge y ha afectado a la sociedad Colombiana en el contexto Económico, Social, Cultural y político; el narcotráfico, los procesos...
Lo social y lo político en el diseñO iconProyecto b “Asistencia técnica para el diseño de políticas
Componente 1: Insumos técnicos elaborados para el Diseño de instrumentos de promoción productiva estratégica para el largo plazo....

Página principal
Contactos

    Página principal



Lo social y lo político en el diseñO

Descargar 16.04 Kb.