Descargar 42.96 Kb.


Página1/4
Fecha de conversión25.03.2018
Tamaño42.96 Kb.

Descargar 42.96 Kb.

La revolucion turquesa


  1   2   3   4

LA REVOLUCION TURQUESA
Dr. Brian O’Leary
Imagine estar mirando la Tierra desde la Luna, o a través de un telescopio desde Marte o Venus. ¿Que podría ver? Los astronautas nos dicen que podemos tener un festín para los ojos y para el alma mucho más grande que el planeta con el verde y el azul separados de los mapas Standard, o el pálido punto azul de Carl Sagan visto desde el espacio profundo. En vez de eso podemos ver un vibrante y siempre cambiante tono de turquesa y blanco sobre un arremolinado y viviente disco giratorio. La Tierra desde este punto de vista aún parece estar viva, simbolizando la esperanza. Es cuando hacemos un estudio cercano de la tierra, el agua y el aire que se hace evidente la contaminación.

El abuso de nuestro planeta pide a gritos una masiva restauración de la salud y la vitalidad a toda escala, desde el continente más grande, océano y espacio aéreo hasta el más pequeño microbio y electrón.


La Humanidad ha creado un mundo sintético que trabaja en contra de la naturaleza en vez de con la naturaleza. Como resultado, nuestro mundo es lamentablemente insostenible a pesar de las buenas intenciones de varios de nosotros. Debemos actuar de forma decisiva para revertir la explotación de los recursos del planeta si tenemos, como civilización, alguna esperanza de sobrevivir y prosperar. Debido a la sucia extracción de carbón, petróleo, metales, agua, alimentos, forestas y la destrucción de nuestro ecosistema a través de la contaminación de nuestra tierra, aire y cursos de agua, nos acercamos rápidamente al punto de inflexión en el agotamiento mientras co-creamos para nosotros y para nuestros desconcertados hermanos y hermanas en los renos animal y vegetal un patético planeta devastado. Aunque hay soluciones viables a este dilema, estas soluciones han sido dejadas fuera de toda posible discusión, aún entre aquellos de nosotros que conocen del tema: los científicos, ambientalistas y progresistas.
Yo soy científico, ambientalista y progresista, y he sido todo esto desde hace mucho tiempo. Puedo empatizar con aquellos de ustedes con una inclinación similar pero que están inmersos en una carrera donde los paradigmas, la parálisis y la corrección política se salen con la suya. El resultado es una amplia ignorancia respecto del amplio rango de posibles soluciones. Sé esto porque yo también estuve ahí. Confieso que me tomó un largo tiempo emerger de las limitaciones de mi propia carrera, durante el cual fui ajeno a las soluciones que ahora sé que debemos abrazar, y muy pronto, si queremos tener una real esperanza hacia el futuro.
Durante la mayor parte de mis 70 años he sido un optimista, creyendo que una innovación radical nos brindaría un mundo mejor. Pero viendo lo que realmente necesitaríamos nosotros, los científicos, ambientalistas y progresistas para liderar el camino de la sostenibilidad en armonía con la naturaleza, me di cuenta que no hemos podido lograr un consenso, en parte por la extraordinaria resistencia cultural a la que nos enfrentamos. Nosotros hemos sido divididos y regidos por un sistema corporativo global con objetivos muy distintos a los nuestros. No hemos podido ponernos en acción debido a una serie de presiones sociales, políticas y económicas que nos dejan sin poder de una manera tan sutil que en varias oportunidades no nos hemos dado cuenta de esto.
No tomando una acción efectiva cooperamos con los poderes instalados en co-crear el mundo que vemos. Nuestras soluciones son pocas y han llegado tarde. Iniciativas tales como www.350.org y U.N. Millenium Development Goals proveen una excelente crítica a la “manera en que son las cosas” estableciendo importantes objetivos para revertir la situación, pero son sorpresivamente inefectivas a la hora de expresar los medios para lograr esos objetivos. Las soluciones innovadoras están disponibles para aquellos que están dispuestos a sacarse la venda de los ojos y buscarlas. Ignoramos la innovación a nuestro propio riesgo.
Las soluciones sugeridas por la principal corriente de científicos, ambientalistas y progresistas – tales como la solar, eólica o biocombustible; el uso de materiales químicos y prácticas agriculturales y farmacéuticas; biotecnologías y nanotecnologías; y recursos de geoingeniería tales como esparcir partículas en la atmósfera para compensar el efecto invernadero y el calentamiento global – colectivamente tienen sus riesgos y no harán el trabajo que realmente se necesita. A lo mejor, alguna de estas soluciones nos comprará un poco más de tiempo. Pero cuando consideramos el costo del ciclo de vida del medio ambiente, estas soluciones propuestas no nos darán ni cercanamente un mundo sustentable. Por ejemplo, un panel solar o un molino de viento producen energía renovable, pero ignoramos el impacto de extraer, refinar, transportar y disponer de los materiales. Tenemos que ser honestos respecto a esto. Como especie debemos ser más inteligentes respecto de las decisiones que tomamos, y debemos observar a la naturaleza para obtener la mayoría de respuestas posibles.
Nosotros los científicos, ambientalistas y progresistas debemos debatir estos conceptos dentro de un contexto más amplio, para que eventualmente podamos concordar un curso de acción desapegado de actuales prioridades y prácticas. El problema es social y no tecnológico, las soluciones existen dentro de las fronteras de nuestra imaginación y experimentación. Podremos tener un real futuro sustentable si vamos más allá de las limitadas creencias inculcadas agresivamente por la tradición occidental, y reforzadas por las presiones de la educación, carrera, financiación, intereses creados y el miedo a represalias si se hace algo diferente. He pasado las últimas cuatro décadas buscando soluciones no contaminantes a nuestro problema ambiental, y estoy convencido que podemos resolver estos problemas, pero debemos reunirnos y decidir cuales conceptos son los más sensatos en el direccionamiento de la emergencia planetaria y la manera de implementarlos. Hasta ahora hay poco acuerdo en cómo proceder. Nos seguimos quejando del horrendo status quo y solo estamos de acuerdo en que hay que hacer algo al respecto.
Estableciendo meramente objetivos sin un significante sentido de llevarlos a cabo nos convertimos en cómplices de mantener este status quo. Los proyectos Apollo y Maniatan fueron exitosos porque ambos establecieron objetivos y tuvieron el esfuerzo y la intención para concretarlos. Para sobrevivir la actual emergencia planetaria necesitamos un compromiso similar de recursos sustanciales para lograr los objetivos. Creo que podemos lograrlo con la correcta combinación de voluntad, inteligencia, sabiduría, soporte, trabajo de equipo, coraje y compasión.
En este ensayo impulso a suspender la incredulidad, aunque sea por un corto tiempo, y poder discutir entre nosotros cuales ideas “fuera de la caja” pondremos arriba de la mesa y que esfuerzo haremos para implementarlas. Hay tantos, pero tantos conceptos progresistas que pueden ser desarrollados pero que caen debajo del radar del discurso dominante. ¿Qué ideas podemos considerar que sean éticas y buenas para el medio ambiente? No hay mayor presión hoy en día que el mandato de lograr la introducción de la energía limpia para todos. Estoy seguro que alcanzaremos este objetivo en un futuro cercano si todos juntos co-creamos el mandato.
  1   2   3   4

Similar:

La revolucion turquesa iconMonseñor mariano soler
...
La revolucion turquesa iconMéxico, D. F., 14 de mayo de 2009. Versión estenográfica de la Mesa 8: Cultura y vida cotidiana de la Revolución y posrevolución, durante los trabajos de las Jornadas de Historia “Iglesia, Independencia y Revolución”
Presentador: En esta cuarta mesa, se abordará el tema “Cultura y vida cotidiana de la Revolución y post Revolución”
La revolucion turquesa iconKairos – historia del mundo contemporáneo: La Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias
De la revolución de la burguesía liberal a la revolución proletaria
La revolucion turquesa iconLa revolución rusa, Cap. , 4, y 7
Petrogrado: revolución sin sangre. Moscú: fuertes combates contra militares leales al gobierno Provisional
La revolucion turquesa iconSoftware y vías alternativas de la Revolución Digital
Xv, la máquina de vapor como símbolo de la revolución industrial o las comunicaciones pre-digitales de nuestros días
La revolucion turquesa iconTema 1 El Antiguo Régimen
Los historiadores han, tradicionalmente, marcado el inicio de lo que hoy llamamos Edad Contemporánea, en dos hechos trascendentales:...
La revolucion turquesa iconLa Revolución Tecnológica en el corazón de las contradicciones del capitalismo senil
La revolución tecnológica contemporánea es un hecho y por añadidura importante. No lo he puesto en duda, incluso lo he considerado...
La revolucion turquesa iconRevolución Libertadora (1955 a 1958)
En 1955 se llevó a cabo una alianza de jefes militares nacionalistas y liberales, donde los últimos eran los más fuertes. Esta rebelión...
La revolucion turquesa iconClase 9: Las consecuencias de la Gran Guerra. De la Revolución Rusa a la Segunda Guerra Mundial Síntesis
Clase 9: Las consecuencias de la Gran Guerra. De la Revolución Rusa a la Segunda Guerra Mundial
La revolucion turquesa iconDirección de planificación y control
Programa Municipal de Gobierno “Revolución y Transformación para la Nueva La Paz” 59

Página principal
Contactos

    Página principal



La revolucion turquesa

Descargar 42.96 Kb.