• LA QUIEBRA DEL ANTIGUO RÉGIMEN: El REINADO DE FERNANDO VII (1.808-1.833).
  • 1) La Guerra de la Independencia (1.808-1.814)
  • Estatuto de Bayona
  • Constitución de 1.812

  • Descargar 0.61 Mb.


    Página1/109
    Fecha de conversión23.06.2018
    Tamaño0.61 Mb.

    Descargar 0.61 Mb.

    La quiebra del antiguo régimen: El reinado de fernando VII 1


      1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   109

    DEPARTAMENTO DE GEOGRAFÍA E HISTORIA IES BENLLIURE



    EL SXIX: EL FINAL DEL FEUDALISMO Y LOS COMIENZOS DEL CAPITALISMO



    LA QUIEBRA DEL ANTIGUO RÉGIMEN: El REINADO DE FERNANDO VII (1.808-1.833).

    El primer tercio del SXIX es un periodo muy agitado en la historia de España: comienza con la Guerra de la Independencia contra la Francia napoleónica (1.808-1.814) y termina con una guerra civil: la Primera Guerra Carlista (1.833-1.840).

    A lo largo de estos años se producen dos intentos de revolución burguesa: 1.810-1.814 (las Cortes de Cádiz) y 1.820-1.823 (el Trienio Liberal). Ambos fracasan y son seguidos de sendos periodos de contrarrevolución y de represión absolutista: 1.814-1.820 y 1.823-1.833 (la Década Ominosa).

    Sólo al tercer intento, durante los mencionados años de la Primera Guerra Carlista (1.833-1.840), se logrará consumar la llegada de la burguesía al poder y, por lo tanto, se abrirá el camino hacia cambios irreversibles de signo capitalista en lo económico-social (desamortización eclesiástica, abolición de los señoríos, supresión de los gremios….) y liberal en lo político (sistema constitucional, más o menos progresista). Se logrará así acabar definitivamente con el Antiguo Régimen (feudalismo y absolutismo), aunque habría que vencer importantes resistencias de sus defensores (parte de la Iglesia, la nobleza y del campesinado)



    1) La Guerra de la Independencia (1.808-1.814)

    La guerra comienza en mayo de 1.808 como consecuencia del rechazo de la presencia de los ejércitos de Napoleón en España y del nuevo rey (su hermano José Bonaparte) que Napoleón impuso en sustitución del rey español, Fernando VII. Esto supondrá la división de la sociedad española en dos tendencias: los afrancesados y los patriotas.

    a) Los afrancesados son una minoría: la nobleza cortesana, funcionarios del Estado, sectores de la intelectualidad ilustrada que apoyan a José Bonaparte como nuevo rey legítimo (José I). Algunos lo hacen por interés personal, pero muchos de ellos consideran que la monarquía de José I es un régimen político que, por su origen francés, podría modernizar España introduciendo gran parte de los cambios que la Revolución Francesa produjo en Francia en los años anteriores.

    José I intentó comportarse sinceramente como un rey partidario de ciertas reformas que modernizasen España. Entre ellas destacan: la abolición de la Inquisición, supresión de numerosos conventos de religiosos, reforma en el sistema de enseñanza….

    Pero la principal de ellas fue la de basar su monarquía en el Estatuto de Bayona que, aunque no es una Constitución (pues lo impone el propio Napoleón) implica un importante avance político frente a la tradicional monarquía absolutista pues, a pesar de su carácter autoritario y centralista, supone una limitación del poder absoluto del rey:

    - El rey tiene prerrogativas muy amplias (nombra y quita ministros, designa los miembros del Senado, etc.) pero ya no tiene un poder absoluto.

    - Las Cortes están compuestas por estamentos, pero en su mayor parte los miembros proceden de la burguesía y su misión principal es elaborar las leyes y aprobar los presupuestos.

    - Existe una cámara alta: El Senado, cuyos miembros son vitalicios y designados por el rey. Su misión es la defensa de la libertad individual y de imprenta.

    - Se recoge una declaración de libertades (imprenta, prohibición de tormento, etc.) aunque no se permite la práctica de otra religión que el catolicismo

    (El Estatuto de Bayona tendrá como consecuencia indirecta la elaboración de una Constitución alternativa, la de 1.812, por los liberales).

    Sin embargo estos sinceros intentos de modernización de José I fracasaron ante numerosos obstáculos: la situación de guerra, la oposición popular al ejército napoleónico, el limitado poder del propio rey frente al excesivo poder de los generales de Napoleón, las pretensiones de éste de subordinar España a los intereses del Imperio Francés (anexión de Cataluña en 1.812)... Cuando en 1.814 Napoleón es totalmente derrotado, tanto el rey José I como sus partidarios, los afrancesados, tuvieron que abandonar España.


    b) los patriotas son un sector mucho más numeroso que comprende a todos los sectores sociales. Mantienen que el rey legítimo de España es Fernando VII, “el deseado”, al que suponen que soporta un amargo cautiverio en Francia a manos de Napoleón (la realidad era muy diferente), rechazan la monarquía de José I, al que consideran una marioneta de su hermano, y ven a los afrancesados como unos traidores. Combaten a los ejércitos de Napoleón. Sin embargo pronto se irán decantando dos posturas cada vez más claramente diferenciadas entre ellos: absolutistas y liberales.

    Los absolutistas son los sectores más numerosos: la mayor parte del clero, las masas campesinas (entre las que el clero ejercía una gran influencia). Son defensores de la monarquía absoluta y de los privilegios de la Iglesia y ven en Napoleón (y en la monarquía de José I) la encarnación de los principios más odiosos de la Revolución Francesa (el ataque al “altar y el trono”), por lo tanto son enemigos de cualquier cambio en España que pueda ir contra los principios del Antiguo Régimen: desean que cuando los franceses sean derrotados vuelva a España Fernando VII como rey absoluto.

    Los liberales son una minoría (sectores de la burguesía ilustrada), pero muy importante en algunas ciudades comerciales. Rechazan la presencia de los franceses porque estiman que lo que Napoleón pretende es dominar España y subordinarla a los intereses de Francia. Sin embargo son partidarios de que España se modernice adoptando importantes cambios semejantes a los que la revolución introdujo en Francia (liberalismo, constitucionalismo, reformas económicas y sociales profundas..). Pretenden, por lo tanto, la liquidación del Antiguo Régimen y aspiran a que cuando la guerra termine, todas estas reformas se consoliden alrededor de la monarquía constitucional de Fernando VII.

    La guerra durará seis años, y en todo momento los patriotas recibirán un decisivo apoyo militar por parte de Gran Bretaña en su lucha contra los ejércitos de Napoleón. También hay que destacar la importante participación popular en la lucha mediante el sistema de “guerrillas”. Todo ello contribuirá a la victoria definitiva, y al regreso de Fernando VII al trono español en 1.814. Sin embargo a lo largo del desarrollo de la guerra los patriotas tuvieron que organizar su lucha de formas diversas:

    En los primeros meses siguientes a mayo de 1.808, ya que en España hay un vacío de poder puesto que el rey Fernando VII y su corte estaban en Francia, surge de un modo espontáneo y simultáneo en muchas ciudades una actitud de resistencia armada contra los franceses y sus partidarios que se articula mediante la formación de numerosas Juntas Locales (en cuya composición los sectores populares serían predominantes). Al poco tiempo estas diversas juntas coordinaron su lucha mediante la constitución de diversas Juntas Provinciales (Galicia, Asturias, Cataluña, Valencia..), organismos que con alto nivel de autonomía asumen la tarea de administrar amplios territorios a la vez que hacen la guerra por su cuenta contra los ejércitos de Napoleón. Pero ante los sucesivos fracasos militares se impuso la necesidad de dar el paso hacia la creación de un organismo que intentara coordinar y dirigir la lucha en todo el ámbito español: la Junta Central, que estará compuesta mayoritariamente por antiguos ministro ilustrados de Carlos III (Jovellanos, Floridablanca..) y por nobles partidarios del Antiguo Régimen y opuestos a reformas. Tampoco así se conseguirán impedir las sucesivas victorias de los ejércitos napoleónicos: en 1.810 éstos dominaban ya la mayor parte de España y Portugal, por lo que la Junta Central decidió autodisolverse y dar paso a una Regencia cuya misión sería promover la convocatoria de unas Cortes que debían tener como sede la ciudad de Cádiz (ya que era una localidad que por su carácter de casi isla podía ser fácilmente defendida, con el apoyo de la marina británica, frente a los ejércitos franceses).

    El proceso de elección de diputados patriotas y de constitución de las Cortes de Cádiz fue dificultado por la situación de guerra existente: muchas provincias no pudieron elegir o enviar a sus representantes, por lo que fueron elegidos de entre sus naturales que residían en Cádiz. El resultado de todo esto fue que el sector compuesto por los liberales tendría una presencia superior al de los absolutistas (y contará además con el apoyo de la población de la ciudad, marcadamente a favor del liberalismo). Ello explica que las Cortes funcionasen, no a la usanza del Antiguo Régimen (según el sistema de división en tres estamentos diferenciados) sino de un modo innovador y revolucionario: como una cámara única y en representación de la nación española.

    Así pues, de 1.810 hasta el final de la guerra (1.814) las Cortes de Cádiz serán el organismo supremo de los patriotas y desarrollarán simultáneamente unas tareas diversas: la dirección de la guerra, la administración de los territorios que se vayan ganando progresivamente y la aprobación de importantes reformas económicas, sociales y políticas encaminadas a acabar con el Antiguo Régimen (a pesar de la fuerte oposición de los absolutistas).

    La obra más significativa fue, después varios meses de debates, la aprobación de la Constitución de 1.812, (19 de Marzo) cuyo contenido, profundamente liberal, era muy avanzado para la época:



    - Recoge una amplia declaración de hechos humanos y liber­tades: libertad de imprenta, libertad civil, igualdad ante la ley, derecho a la propiedad privada .....- Pero estos derechos no se extienden a la libertad religiosa: el Art. 12 reconoce la religión católica como única religión de los españoles, y consagra la confesionalidad del Estado. (Esto es una concesión hacia la Iglesia para compensar la abolición de la Inquisición y la desamortización de las tierras de la Iglesia).


      1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   109

    Similar:

    La quiebra del antiguo régimen: El reinado de fernando VII 1 icon1. la crisis del antiguo régimen
    Fernando VII en 1833 con la instauración del Liberalismo. Esta etapa es de avances y retrocesos en la instauración de la monarquia...
    La quiebra del antiguo régimen: El reinado de fernando VII 1 iconEl siglo XVIII: la crisis del antiguo régimen. Qué es lo que tenemos que saber
    Definir el concepto de Antiguo régimen y de los rasgos esenciales que lo integran
    La quiebra del antiguo régimen: El reinado de fernando VII 1 iconBloque temas de la españa contemporánea tema 12. La construcción y consolidación del estado liberal
    Repasar el esquema del Reinado de Fernando VII, porque hay que tener en cuenta los últimos puntos ya que sin ellos no entenderíamos...
    La quiebra del antiguo régimen: El reinado de fernando VII 1 iconTema 1: el siglo XVIII: la crisis del antiguo régimen
    En primer lugar, veamos las características principales del Antiguo Régimen (A. R.)
    La quiebra del antiguo régimen: El reinado de fernando VII 1 iconEl Antiguo Régimen
    Podríamos definir el Antiguo Régimen como el conjunto de rasgos políticos, jurídicos, sociales y económicos que caracterizaron a...
    La quiebra del antiguo régimen: El reinado de fernando VII 1 iconTema 2: El Antiguo Régimen
    El siglo XVIII es un siglo en que se pondrá de manifiesto la tensión entre el Antiguo Régimen y los cambios que acontecerán acerca...
    La quiebra del antiguo régimen: El reinado de fernando VII 1 iconActividades tema 1: características políticas, económicas y sociales del antiguo régimen. La política centralizadora de los borbones
    Realiza un breve esquema acerca de la política, la economía, la sociedad y la cultura durante el Antiguo Régimen
    La quiebra del antiguo régimen: El reinado de fernando VII 1 iconLa europa del antiguo régimen. 1ª Concepto de antiguo régimen
    Este término fue empleado por primera vez por los revolucionarios franceses a fines del siglo XVIII para referirse al conjunto de...
    La quiebra del antiguo régimen: El reinado de fernando VII 1 iconAntiguo Régimen a la forma de organización imperante en Europa y sus colonias en los siglos XVII y XVIII
    Llamamos Antiguo Régimen a la forma de organización imperante en Europa y sus colonias en los siglos XVII y XVIII. El término lo...
    La quiebra del antiguo régimen: El reinado de fernando VII 1 iconTema 1 : Crisis del Antiguo Régimen: (definicióN)
    conjunto de instituciones sociopoliticoeconomicas que se daban en Europa anterior a la revolución francesa. (Siglo XVIII)

    Página principal
    Contactos

        Página principal



    La quiebra del antiguo régimen: El reinado de fernando VII 1

    Descargar 0.61 Mb.