Descargar 132.98 Kb.


Página4/16
Fecha de conversión27.03.2018
Tamaño132.98 Kb.

Descargar 132.98 Kb.

Crecimiento y organización industrial


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16
Crecimiento y organización industrial

El patrón de precios que se reproduce en la figura 4 tiene implicancias sobre la organización industrial de la agricultura y de la industria alimenticia que apenas empezamos a entender (ver Morrison Paul y notas relacionadas). Los primeros análisis sobre la industria alimenticia, mas allá de las tranqueras del campo, se concentraron en el estudio de los márgenes comerciales, los que fueron asumidos como un porcentaje fijo sobre los precios agropecuarios (George y King). El siguiente paso en el análisis del sistema de comercialización fue modelizar la brecha de los precios productor-minorista y tratarla como una función de costos de comercialización, como en el influyente trabajo de Gardner. Pero en la fase post-industrial del crecimiento de la economía, la industria alimenticia mas allá de las tranqueras, involucra mucho mas que la comercialización de commodities agropecuarios. El aumento de la importancia de los segmentos de procesamiento y distribución en la industria alimenticia, que se asocia al crecimiento de la economía moderna y post-moderna, es la respuesta de la industria alimenticia al crecimiento en la demanda por productos de calidad diferenciada que tienen una amplia composición de atributos de calidad. Así, los commodities agropecuarios se convirtieron cada vez más en uno de los tantos insumos en un sistema de varios niveles de transporte, procesamiento, producción de ingredientes, comidas preparadas, almacenaje y distribución minorista y mayorista.


La ”industrialización agropecuaria” ha sido mundialmente reconocida en la literatura como un factor que afecta la estructura de la producción agropecuaria (Drabenstott). Estos cambios en la tecnología y la organización son un aspecto de la transformación agropecuaria post-industrial. Sin embargo el fenómeno de industrialización agropecuaria describe la transformación del sistema productivo agropecuario. Para entender los cambios que tomaron lugar en el sector agropecuario y la industria alimenticia es esencial para los economistas reconocer que cambios de igual magnitud están ocurriendo en la industria alimenticia, la que conecta la producción de alimentos con los consumidores. El crecimiento y aumento del tamaño y especialización de las empresas en la industria alimenticia tienen profundas implicancias para la productividad y la competitividad agropecuaria, tal como fue reconocido en algunos estudios recientes (Roe et al).
Un tema que ha recibido gran atención en la literatura es la concentración y el poder del mercado. No cabe ninguna duda que varios segmentos de la industria, tanto para los niveles minoristas como para los mayoristas han aumentado su concentración. Algunos economistas argumentan que el aumento de la brecha de precios entre el productor agropecuario y el mercado minorista ilustrada en la Figura 4 refleja el ejercicio del poder del mercado que se hizo posible por esta concentración (Taylor). Varios estudios han intentado medir el poder del mercado en el sector alimenticio para determinar en qué medida las ganancias de eficiencia por escala y concentración balancean posibles pérdidas asociadas con el ejercicio del poder del mercado. La literatura en esta cuestión presenta conclusiones ambiguas, con algunos estudios donde se encuentra evidencia de poder de mercado y otros en los que no (véase la literatura reseñada por Kinsey, y por Sexton y Lavioe).
La mayoría de los estudios acerca del poder del mercado toman una visión de corto plazo en la cual la demanda del consumidor está dada y los cambios en la organización industrial se los ve motivados por intentos de las empresas de establecer y explotar el poder monopólico. Desde una perspectiva de largo plazo del crecimiento económico, sin embargo, la teoría económica nos dice que la causalidad va en otra dirección: desde la demanda hacia la oferta. Sabemos que el aumento en el ingreso maneja el comportamiento de la demanda, y la demanda determina qué es lo que la empresa puede hacer en forma rentable. Tanto la calidad diferenciada como la concentración pueden crear el potencial para que las empresas ejerzan el poder monopólico. La cuestión clave es, sin embargo si ese potencial es efectivamente ejercido.
Una prueba simple sobre la cuestión de si los márgenes de precios observados son un resultado del aumento en la demanda o del poder de monopolio está sugerida por el análisis de Sumner acerca del poder de mercado en la industria del tabaco. Sumner observó que medir directamente el poder del mercado es complicado por la dificultad de obtener datos exactos sobre costos. Entonces sugiere utilizar una medición indirecta y observa que el precio en una fase de la cadena de abastecimiento en términos relativos a otra fase, mide el valor agregado promedio de esa fase más cualquier prima derivada del ejercicio del poder del mercado. La hipótesis de que la “concentración causa el poder de mercado” implica que el poder de mercado ha crecido en el tiempo dado que la concentración ha crecido en el tiempo. Con el crecimiento en la concentración del mercado mayorista y minorista, la hipótesis de poder del mercado implica que los precios al productor agropecuario deberían bajar en términos relativos a los precios mayoristas y minoristas. Sin embargo, si tanto las empresas mayoristas y minoristas ejercen poder de mercado, los precios mayoristas deberían bajar en términos relativos a los minoristas sólo si los comerciantes minoristas tienen mayor poder de mercado que los mayoristas. La figura 5 muestra que el ratio de los precios agropecuario/mayorista y el ratio mayorista/minorista siguen exactamente la misma tendencia en el tiempo. Para ser consistente con la hipótesis del poder de mercado, debería cumplirse que los comerciantes minoristas tengan el mismo poder de mercado en relación con los mayoristas, que el que los mayoristas tienen con relación a los productores agropecuarios. Esta situación es altamente inverosímil dado el alto grado de concentración observado en el nivel mayorista.
La hipótesis alternativa que implica el modelo (2) es que el costo de la diferenciación de productos, liderado por la demanda, se ha distribuido equitativamente en el agregado entre los segmentos productor-mayorista y mayoristas-minoristas de la industria. Esta hipótesis es consistente con los datos de la Figura 5.
Otra evidencia en este sentido es provista por los datos de la industria vacuna y porcina, donde se observa claramente que la concentración se ha incrementado desde los años 70 hasta el presente (Mc Donald’s et al). Los datos de la Figura 6 muestran que el margen desde el establecimiento agropecuario hasta los mayoristas en ambas industrias es virtualmente constante durante el período 1970-98 (con una suave tendencia positiva para la carne vacuna), lo cual se contradice con el argumento de que el rápido crecimiento de la concentración en el envasado de carne incrementó el poder de mercado en la industria. Los márgenes desde la venta mayorista hasta la minorista se incrementaron durante el mismo período aproximadamente a la misma tasa para ambas industrias, un hecho nuevamente inconsistente con que un alto grado de poder de mercado sea ejercido por parte de la industria del envasado de carne con relación al sector minorista. Esta última tendencia sólo puede ser racionalizada por el argumento de que el poder monopólico minorista creció más rápido que en el nivel mayorista. De todos modos, los datos de la Figura 6 son claramente consistentes con la hipótesis de diferenciación de productos.
Es interesante notar que el debate de política que se ha levantado sobre la concentración en la industria alimenticia es similar al debate acerca de las políticas de sostén a los precios agropecuarios que se llev a cabo a mediados del siglo XX. En aquel momento, se argumentó que se necesitaban precios sostén para asegurar que los productores agropecuarios recibieran una cuota razonable del ingreso nacional. Esta perspectiva de corto plazo ignoró el hecho que los cambios en el sector agropecuario estaban siendo generados por procesos fundamentales del crecimiento económico de largo plazo. Algunos economistas agrarios -sobre todo Gale Johnson- argumentaban que tales políticas necesariamente iban a fallar porque trataban de contrarrestar la inevitable reasignación del trabajo y otros recursos desde el sector agropecuario a otros sectores de la economía, lo cual era consecuencia del crecimiento económico. Poíticas apropiadas, como un aumento en la inversión en capital humano, deberían reducir los costos de ajuste asociados a la transferencia de trabajo y otros recursos fuera del sector agropecuario.
De forma similar, el análisis actual sugiere que las políticas que apuntan a prevenir la concentración en la industria alimenticia podrían estar intentando revertir las consecuencias de la tendencia de largo plazo en la demanda y la oferta, que a su vez son consecuencia del crecimiento económico. La experiencia con políticas agropecuarias en el siglo XX sugiere que tales medidas están destinadas a fracasar. La política alternativa es distinguir concentración (lo que genera eficiencias de tamaño, de escala y alcance) de ejercicio del poder de monopolio. De acuerdo con este punto de vista, las políticas no deberían interferir con las fusiones que conducen a una provisión más eficiente de productos de calidad diferenciada que los consumidores demandan. En su lugar, el rol apropiado del gobierno es asegurar que se mantenga la suficiente competencia como para limitar el ejercicio del poder de mercado. Esta parece ser la lógica de la política acerca de las fusiones seguida por el Departamento de Justicia de los EE.UU.


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16

Similar:

La nueva economia agraria iconLa ciudad de la nueva economía Manuel Castells
Qué es concretamente la nueva economía? Para empezar, la nueva economía es la nuestra, es en la que estamos ya. No es el futuro,...
La nueva economia agraria iconLa ciudad de la nueva economía
Qué es concretamente la nueva economía? Para empezar, la nueva economía es la nuestra, es en la que estamos ya. No es el futuro,...
La nueva economia agraria iconEjercicios de Economía Agraria con Integración y Derivación Ejercicio nº 1
Una función agraria de costo marginal está definida por c'(X) x2 + 8x + y el costo fijo es de Unidades. Determine la función costo...
La nueva economia agraria icon¿una nueva ética para la nueva economíA
Finalmente el autor se aboca a describir las características centrales de la nueva economía y ensaya una respuesta a la pregunta...
La nueva economia agraria iconSeminari d'Arqueologia agrària: des dels inicis de l'agricultura al món
Ilici y su territorio. Este fenómeno se ha explicado por la imposibilidad de la producción local de cubrir las necesidades de la...
La nueva economia agraria iconAntetítulo
En la inauguración de la tribuna “smart city, foro de la nueva ciudad” organizado por nueva economía fórum
La nueva economia agraria iconDerecho de Propiedad
Reforma agraria en Rusia y China. La reforma agraria en América Latina: Méjico (1915), Cuba (1950). Procesos que se dieron en América...
La nueva economia agraria iconNueva economía
El término Nueva economía fue acuñado por el economista Brian Arthur, aunque fue popularizado principalmente por Kevin Kelly, el...
La nueva economia agraria iconTelemarketing y globalización en la economía mexicana jordy Micheli Telemarketing: un proceso dinámico dentro de la nueva economía
La nueva economía contiene figuras laborales que están siendo lentamente comprendidas, a pesar de la rapidez con la cual el paradigma...
La nueva economia agraria iconChina: trabaja en índice para medir "nueva economía"
El Buró Nacional de Estadísticas (bne) de China está trabajando en un índice que medirá la floreciente "nueva economía" del país,...

Página principal
Contactos

    Página principal



Crecimiento y organización industrial

Descargar 132.98 Kb.