Descargar 12.16 Kb.


Fecha de conversión08.05.2018
Tamaño12.16 Kb.

Descargar 12.16 Kb.

La Guerra fría y la seguridad de los espacios



Carlos Enrique Londoño Rendón

Guerra Fría

La Guerra fría y la seguridad de los espacios

Los dos grandes 'triunfadores' de la Segunda Guerra Mundial, el uno a nombre de la libertad, y de la igualdad, el otro, se repartieron y polarizaron el mundo, trazando un muro infranqueable, más allá del cual sólo existía el enemigo, un peligro constante para la propia seguridad. Según Luis Maira (1994: 28) La Guerra Fría se fundamentó sobre “la fuerte convicción de los gobiernos de Washington y Moscú de que sus proyectos de sociedad resultaban irreconciliables. Esto acentuaba un conflicto de raíz ideológica en que estaban en juego la concepción misma de Estado, la forma de organizar la economía y todos los temas que hacen parte de un proyecto cultural. Y este conflicto no era sólo una disputa entre las dos grandes superpotencias, sino que tenía una dimensión planetaria que lo hacía repercutir hasta en los más apartados rincones del mundo”. No había espacio para la neutralidad; para cada bloque no había más que dos posibilidades: o estar con el bloque, lo que le implicaba asumir a los del bloque contrario como sus enemigos; o estar contra el bloque y ser asumido como un enemigo por éste. Todo espacio tenía que ingresar en el juego de la confrontación ideológica, volviéndose significativo y fundamental en cuanto a la seguridad de su respectivo bloque.


Si antes las distintas doctrinas geopolíticas habían predicado que el desarrollo dependía de la capacidad de tener una visión global, una visión de futuro, poniendo a disposición, por cualquier camino, los espacios y los recursos para el logro de las metas, estuvieren donde estuvieren, en la Guerra Fría el desarrollo estará fundado en la posibilidad de garantizar la seguridad, de tener la certeza de que el enemigo no podrá penetrar en la propia esfera de influencia. Desde la libertad o la igualdad, convertidas respectivamente en ideología por Estados Unidos como eje del bloque occidental y por la Unión Soviética como eje del bloque oriental, la carrera armamentista de ambos, en niveles jamás vistos antes, se convirtió en el medio fundamental para disuadir a la contraparte de cualquier ataque en caliente. Durante la mayor parte de la Guerra Fría, como una espada de Damocles, pendió sobre el mundo la posibilidad de su destrucción total. Con el 1% de las armas nucleares desarrolladas durante este período habría sido más que suficiente para borrar de la faz de nuestro planeta tierra todo vestigio de vida.
A nombre de la Doctrina de la Seguridad Nacional pueblos enteros fueron invadidos, reprimidos y obligados a mantenerse fieles al eje para evitar cualquier posibilidad de penetración del enemigo. De ahí que, si bien, no hubo una guerra en caliente entre los dos grandes ejes de cada Bloque, sí hubo gran cantidad de guerras menores en las que el patrocinio estaba dado desde el núcleo central. De esta manera, guerras como las de Korea, Vietnam, Medio Oriente, Centro América, El Congo (antiguo Zaire), Angola, Afganistán, etc. van a permitir movilizar las industrias armamentísticas de Estados Unidos o Rusia, convirtiéndose de paso en campos propicios para la experimentación de nuevas armas como las químicas; guerras que sólo dejaron a estos países destrucción, altos niveles de endeudamiento, graves crisis sociales.
El mundo de la Guerra Fría estuvo alimentado por una fuerte bipolaridad que “tenía expresión en cada uno de los elementos constitutivos de la hegemonía internacional. Era una bipolaridad militar -que se hacía sentir en las esferas nuclear, estratégica y táctica- que constituía una preocupación fundamental de las dos superpotencias; era una bipolaridad económica ya que Estados Unidos y la Unión Soviética encabezaban bloques económicos perfectamente estructurados; era una bipolaridad política, pues ambas superpotencias concurrían, competitiva y agresivamente, al interior del sistema internacional y, en particular, en los foros de Naciones Unidas; era una bipolaridad científico-técnica, pues la Unión Soviética tenía todavía en este terreno una capacidad significativa que alcanzó, en lo visual, momentos muy altos como el lanzamiento del primer Sputnik o la colocación del primer hombre en el espacio, que proyectaban la impresión de que tenía la capacidad de sostener la carrera científico-técnica frente a los progresos norteamericanos” (Maira: 29). Este antagonismo llevó a la definición de un esquema en el que cada bloque “construyó un sistema institucional que garantizaba su propia seguridad y su dominación en el respectivo hemisferio. Occidente contaba con una variada gama de organismos económicos (FMI, Banco Mundial, etc.) y de pactos militares, entre los cuales el principal era, sin duda, la Alianza Atlántica (OTAN). En respuesta, los países del Este se habían aglutinado en el pacto de Varsovia y el COMECON. En cada uno de los dos bloques, la potencia respectiva imponía la disciplina entre sus aliados en razón de la amenaza enemiga. Además, la polaridad les permitía a las superpotencias del Norte ejercer su tutela sobre las naciones del Sur pertenecientes a su respectivo campo de influencia” (Restrepo, 1991: 76).
De este contexto hace parte América Latina. Su misión estará en contribuir a la defensa de los valores propios de la civilización occidental, en contra de la amenaza que representa el avance del comunismo internacional. Desde los años cincuenta, buena parte del continente vivía una significativa modernización industrial, que contribuyó a acelerar los procesos de urbanización y, con ellos, los de las transformaciones socio-culturales propiciados por la ampliación de las coberturas educativas en todos los niveles y la masificación de los medios de comunicación. Todas las exigencias o demandas que estas transformaciones sociales trajeron como consecuencia de la configuración de nuevos sectores sociales, fueron leídas, en el contexto de la Doctrina de la Seguridad Nacional, por nuestras clases dirigentes, no como tales, sino como simples síntomas de la penetración del enemigo y, como tal, fueron reprimidas desde gobiernos autoritarios, conteniendo y acumulando problemas que nunca fueron respondidos desde las vías institucionales o legales con soluciones acordes a las nuevas realidades. Los problemas contenidos, no resueltos, comienzan a desbordarse, en el caso de Colombia, a buscar otras salidas, ilegales pero, en buena parte, legítimas. Marchas, paros, taponamiento de vías; guerrillas, narcotráfico, paramilitarismo, distintas violencias urbanas, serán los caminos a través de los cuales una parte importante de la población tratará de encontrar respuestas a sus problemas no resueltos por la vía institucional. La configuración del sistema político del Frente Nacional al escriturar de antemano el poder a liberales y conservadores, cerrándolo a cualquier otro tipo de visión sociopolítica, terminó facilitando a las clases dirigentes el cumplimiento de la misión de salvaguardar la civilización occidental y, de paso, sus intereses particulares, mediante la aplicación de la Doctrina de la Seguridad Nacional, dentro de una fachada de aparente democracia pero sostenida por un eterno estado de sitio que, en términos reales, dejaba el poder en manos del ejecutivo y sus militares, desvirtuando la existencia, al menos de un Estado liberal de derecho (cfr. García, sf).
Así, en la segunda mitad del siglo veinte, los espacios rurales y urbanos de Colombia serán resignificados de múltiples maneras, gracias, en buena medida, al contexto creado por la geopolítica de la Guerra Fría. Soluciones nuevas, como las que se propician en el nuevo orden mundial de la globalización, para problemas viejos ampliamente acumulados, terminarán, no resolviéndolos sino profundizándolos y, por consiguiente, agravándolos, máxime cuando esas soluciones son contradictorias entre el predominio de un proceso económico de corte neoliberal, puesto en práctica por las élites económicas en favor de sus intereses particulares, y un proceso político que aspira a un Estado social de derecho, como el señalado en la Constitución de 1991, pero absolutamente imposibilitado por el primero en su realización (cfr. Orjuela, 2001: 109).

Similar:

La Guerra fría y la seguridad de los espacios iconHistoria º profesor: chelo pablo sebastián unidad la Guerra fría
La expresión “Guerra Fría” fue acuñada por el periodismo para hacer referencia al enfrentamiento entre los Estados Unidos y la Unión...
La Guerra fría y la seguridad de los espacios iconContenido: La Guerra Fría, las características del mundo bipolar
Preguntas claves: ¿Qué es la Guerra Fría?, ¿Cuándo comenzó? ¿Quiénes son los responsables del origen y
La Guerra fría y la seguridad de los espacios iconEl equilibrio del terror: la Guerra Fría
Entre 1946 y 1947 la desconfianza mutua entre americanos y soviéticos va a desembocar en una abierta hostilidad que durará hasta...
La Guerra fría y la seguridad de los espacios iconColegio claret. Historia
La Guerra Fría: un mundo con dos sistemas de confrontación de baja intensidad. La formación de los dos bloques y sus características....
La Guerra fría y la seguridad de los espacios iconUnidad 12. La guerra fríA ORIGEN DE La guerra fríA (1945-1947)
Estados Unidos y el otro por la Unión Soviética. Esta situación generó un sistema bipolar que estuvo en vigor durante más de 40 años....
La Guerra fría y la seguridad de los espacios iconFicha Guerra Fría. El mundo después de 1945: El nuevo orden internacional: “la guerra fríA”
Europa de su lugar de privilegio mundial, el fortalecimiento de Estados Unidos y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y...
La Guerra fría y la seguridad de los espacios iconGuerra fria introducción
Guerra de Corea y la Guerra de Vietnam, donde sus detonadores estaban vinculados a estas ideologías. Estos temas y otros como lo...
La Guerra fría y la seguridad de los espacios iconUnidad III: La comformación del mundo bipolar y el Tercer Mundo (1945-1979)
Principales conflictos durante la guerra fría: crisis de Berlín, guerra de Corea, conflicto árabe-israelí, revolución cubana, la...
La Guerra fría y la seguridad de los espacios iconEstrategia de Seguridad Nacional de Estados Unidos
Guerra Fría, por una estrategia de largo alcance, de prevención, contra estados hostiles y grupos terroristas, que al mismo tiempo...

Página principal
Contactos

    Página principal



La Guerra fría y la seguridad de los espacios

Descargar 12.16 Kb.