Descargar 108.53 Kb.


Página8/9
Fecha de conversión25.10.2018
Tamaño108.53 Kb.

Descargar 108.53 Kb.

c) Se dan, además, condiciones de desigualdad inicial


1   2   3   4   5   6   7   8   9
c) Se dan, además, condiciones de desigualdad inicial. En estos países, la educación superior parte de una base muy pobre. Para que prospere la investigación científica se requiere una cultura intelectual apropiada, que no siempre existe. Además, una masa crítica de profesores es necesaria antes que fructifique la educación superior; y d) Las disrrupciones que causa la globalización. Los mejores y más brillantes profesores y estudiantes son atraídos por los países más ricos y la competencia por graduados de alta calidad es muy grande. Las crisis financieras afectan también los presupuestos universitarios. Sin embargo, las instituciones de educación superior no pueden sustraerse de estar abiertas a las redes informáticas para tomar ventajas de ellas. Son las dos caras de una misma moneda, pues si se sustraen de la revolución informática se quedan fuera de las redes y de la comunidad académica mundial.
¿Qué hacer, entonces, se pregunta el Grupo de Trabajo? El Informe reitera que su propósito es ofrecer sugerencias que demuestren que existe todo un menú de opciones creativas para responder a la problemática de la educación superior, lo cual es, por naturaleza, optimista y visionario. Toda estrategia para la reforma de la educación superior debe ajustarse a las condiciones y particularidades de los diferentes países, por lo que los diseñadores de las políticas para este nivel educativo deben ser muy cuidadosos para no limitarse a emular los modelos de los países desarrollados, pues aun en estos países existen sistemas de educación superior desfasados que requieren una reforma. De ahí que los países en desarrollo tienen la preciosa oportunidad de dar un salto y planificar su educación superior para el futuro y no para el pasado.
Las recomendaciones del Grupo de Trabajo pueden agruparse en dos grandes categorías: incrementar los recursos y mejorar la eficiencia con que esos recursos serán utilizados.
Se necesitan más recursos, así como nuevas y más diversificadas fuentes de financiamiento para:


  • mejorar la infraestructura educativa, especialmente en lo que concierne a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, incluyendo el acceso a INTERNET; mejorar los laboratorios y los equipos científicos; las bibliotecas, las aulas, los dormitorios y las facilidades culturales y recreativas;

  • el diseño, la validación e implementación de nuevos currículos y programas académicos, incluyendo la introducción de la educación general;

  • el reclutamiento, retención, motivación y desarrollo a largo plazo de un bien formado y adiestrado personal docente;

  • el incremento del acceso de los sectores económicamente menos favorecidos y de personas con alguna discapacidad física;

  • promover más y mejor docencia e investigación científica, tanto básica como aplicada.

El Informe señala que el mejoramiento de la calidad de la educación superior pasa por la promoción de la calidad de la enseñanza secundaria donde se forman los postulantes para el nivel terciario. Estos aspirantes harán mayores esfuerzos para prepararse adecuadamente si perciben que la educación superior vale la pena por su excelencia académica.


Si bien las fuentes del financiamiento adicional debe contemplar el acceso a recursos externos, el peso mayor de ese incremento deberá provenir de los propios países en desarrollo. El sentido común sugiere, afirma el Grupo de Trabajo, que los beneficiarios de la educación superior deberían compartir la responsabilidad del financiamiento adicional, incluyendo en esto a los propios estudiantes, las empresas privadas y el público en general.
Pero el incremento de recursos debe ir acompañado de un substancial mejoramiento de su administración, pues muchas veces la administración pobre de los recursos disponibles es el obstáculo mayor para el mejoramiento de la educación superior. El diseño más racional de los sistemas de educación terciaria, que evite duplicaciones innecesarias y contemple la posibilidad del uso compartido de ciertas facilidades puede ser de gran utilidad en este sentido y crear interés en la opinión pública hacia campos que no siempre reciben su atención, como lo son el diseño curricular, los materiales educativos, los procesos de admisión y los sistemas de información.
El sector público deberá también asumir el incremento de recursos para este nivel educativo, proporcionar una supervisión constructiva y creativa para el sector privado de la educación superior y establecer sistemas de financiamiento que estimulen la competencia interna entre las instituciones. Por eso, quizás el punto de partida para promover la reforma de la educación superior sea auspiciar una visión racional del sistema como un todo sobre la base de información y premisas justificables. Para ello, hay que estimular un diálogo transparente entre todos los sectores interesados, evitando la politización del debate. El sistema debe ser congruente con el proyecto nacional de desarrollo del país. Una visión compartida permitirá diseñar el marco general que guíe la expansión y reforma de la educación superior, organizando y administrando el sistema de suerte que sea compatible con las metas sociales.

Las propias instituciones de educación superior deberán tomar el liderazgo en:




  • fortalecer su gobernabilidad interna;

  • mejorar la calidad de sus actuales programas académicos, especialmente los más estrechamente relacionados con la ciencia y la tecnología, asi como desarrollar nuevos programas, en particular para proveer educación general y ayudar a estudiantes talentosos y motivados provenientes de los sectores desfavorecidos, a fin de que superen sus déficits académicos;

  • promover el desenvolvimiento de un fuerte y bien motivado personal docente y de investigación.

Los diseñadores de las políticas públicas tienen la responsabilidad primaria en: desarrollar la arquitectura de un sistema nacional de educación superior y conducir su desenvolvimiento de tal manera que se promueva a la vez la extensión del acceso y la excelencia cualitativa, asi como promover el interés público en la educación superior:



  • proporcionando un apoyo especial a las ciencias naturales y a la preservación de la cultura;

  • combatir la tendencia a dejar de lado el principio de igualdad de oportunidades y de priorizar las preocupaciones referentes a sus implicaciones financieras;

  • estableciendo estándares para los títulos y grados académicos y llamar la atención sobre el tráfico internacional de diplomas espúreos;

  • generando y difundiendo información relevante e imparcial sobre las diferentes instituciones y programas;

  • protegiendo a la educación superior como el sitio ideal para el libre debate sobre un amplio espectro de temas, aun cuando ellos sean muy sensibles desde el punto de vista de la sociedad;

  • promoviendo el establecimiento de “learning commons”, a través de los cuales estudiantes de diferentes instituciones logren acceso a facilidades educativas, como laboratorios, bibliotecas, centros de cómputos e Internet;

  • regulando el sector privado de educación superior, de manera de promover estándares académicos más altos, asi como prevenir y corregir abusos;

  • enfrentando todos los temas referentes a la planificación del sistema en un contexto global y viendo que estos puedan vincularse con un mundo más amplio.

Finalmente, en relación con los donantes y las fuentes internacionales de financiamiento, el Informe les recomienda que apoyen actividades cuyos objetivos principales sean:




  • catalizar iniciativas que se sostengan por sí mismas;

  • proporcionar recursos internacionales que ayuden a fortalecer los esfuerzos nacionales compartidos vinculados a la investigación y el intercambio de profesores y estudiantes;

  • promover la equidad entre los países y a lo interno de los mismos, como son los programas de becas para estudiantes distinguidos, el acceso a textos, computadoras y otros equipos.

Los proyectos que reciban la cooperación internacional, para asegurar su éxito, deben tener muy en cuenta el aspecto referente a su eficiente implementación, la cual está estrechamente ligada a la competencia y experiencia del personal que asume su conducción y administración.


Como reflexión final, el Informe señala que la educación superior, aun siendo tan importante como se desprende de todo lo antes dicho, no debe ser promovida a expensas de otras iniciativas, pues el desarrollo de infraestructura, una mejor gobernabilidad, el mejoramiento de la salud pública, la reforma de las normas de comercio internacional, el desarrollo de los mercados financieros y otros programas son también necesarios. Los beneficios de la educación superior requieren una larga gestación, por lo que quienes tienen en sus manos la toma de decisiones, asi como los donantes, no deben perder tiempo para tomarlas. Ellos deben trabajar con los líderes educativos y de los otros sectores interesados para restablecer la importancia de la educación superior en los países en desarrollo. Solo así estos países podrán disponer de suficientes graduados mejor entrenados y de investigación de alta calidad. Y concluye el Informe con la cita siguiente de H.G. Wells: “La historia de la humanidad cada vez más deviene en una competencia entre la educación y la catástrofe”.
Veamos ahora cuáles son, en nuestro concepto, los “peligros” y “promesas” que se desprenden del Informe Banco Mundial - UNESCO.
En primer lugar, resulta incomprensible, o al menos sorprendente, que en un Informe referente a la educación superior que se publica como resultado de un Grupo de Trabajo designado, al parecer, conjuntamente por el Banco Mundial y la UNESCO, prácticamente se ignore o minimice el extraordinario aporte que para el debate internacional significa todo el amplio proceso preparatorio de la Conferencia Mundial sobre la Educación Superior (París, octubre de 1998), así como los documentos de trabajo de esta Conferencia y el contenido de la Declaración Mundial y del Marco de Acciones prioritarias, aprobados por consenso en dicha Conferencia, a la cual asistieron delegaciones oficiales de casi todos los países miembros de la UNESCO.
Más extraño aún nos resulta si tomamos en cuenta que en la lista de miembros del Task Force responsable del Informe, figura el Profesor George Haddad, quien presidió, por designación del Director General de la UNESCO, la Comisión Internacional que se encargó de organizar la Conferencia Mundial.
Sin embargo, el Informe hace referencia no sólo a estudios previos del Banco Mundial sino también a algunos documentos que el propio Banco Mundial hizo preparar en conexión con la Conferencia Mundial. El Informe recurre a la UNESCO, la agencia de Naciones Unidas especializada en educación y en cooperación intelectual, prácticamente sólo como una fuente de datos estadísticos, como si no fuera capaz de generar y difundir ideas y conceptos.
Quizás esta falta de referencia al rico caudal conceptual que se desprende del esfuerzo hecho por los propios países y sus comunidades académicas, bajo el estímulo de la UNESCO, se deba a la poca participación que los autores del Informe tuvieron en todo el proceso que culminó en la Declaración Mundial sobre la Educación Superior.
Lo que aquí estamos afirmando fue también el criterio que emanó de la Primera Reunión Regional de seguimiento de la Conferencia Mundial sobre la Educación Superior que, bajo el patrocinio conjunto de la UNESCO, el IESALC y la Asociación de Universidades del Grupo de Montevideo, se reunió los días 15 y 16 de marzo en la Universidad Nacional de La Plata (Argentina).
Sin embargo, pese a esta actitud de dejar a un lado los aportes de la Conferencia Mundial, creemos que el giro que se advierte en los planteamientos del Informe está de alguna manera influenciado por los nuevos rumbos que ha tomado el debate internacional después de la Conferencia de París, y que fundamentalmente recuperó para la educación superior su rol prioritario y estratégico en los esfuerzos conducentes a promover el desarrollo de los países.
El análisis del Informe nos lleva a la conclusión de que, sin duda, el mismo representa un considerable avance en relación con posiciones oficiales anteriores del Banco Mundial en relación con la educación superior. Incluso, sus conclusiones principales están en abierta contradicción con políticas anteriores del Banco, que desafortunadamente condujeron a muchos países en desarrollo a cometer los errores de apreciación sobre el papel y la rentabilidad de la educación superior que ahora este Informe denuncia.
Sin embargo, como bien afirma la especialista Alma Maldonado en su análisis sobre el Informe, tampoco cabe recibir con demasiado optimismo esta aparente “rectificación” del Banco Mundial, desde luego que el Informe no es un documento elaborado por el propio Banco y, por lo mismo, no refleja su política oficial en torno a la educación superior. Maldonado señala que el más reciente documento oficial del Banco Mundial sobre México (Mexico Earnings Inequality after Mexico’s Economic and Educational Reforms - World Bank, 2000) sigue sosteniendo que “el desarrollo de la educación básica y el incremento del acceso de la gente pobre a este nivel, continuará siendo el elemento central de la política del Grupo del Sector de estrategia del Banco Mundial por los próximos tres años” 7.
Esta misma autora, cuya opinión compartimos, resume así los principales cambios entre el Informe que comentamos y las políticas del Banco Mundial plasmadas en sus documentos oficiales: a) El giro que se da en la apreciación de la educación superior como un bien social; b) El reconocimiento de la relevancia que tiene la educación superior para los países en desarrollo; c) El fin del análisis costo-beneficio como la única referencia para valorar la educación superior.
En la reseña que antes hemos hecho del contenido y conclusiones del Informe se puede comprobar que efectivamente el Informe suscribe los cambios arriba mencionados que, por lo mismo, merecen nuestro reconocimiento y bien podrían estar inspirados en los resultados de la Conferencia Mundial sobre la Educación Superior.
También compartimos las críticas al Informe de la especialista Maldonado, resumidas así: 1. El Informe, como en documentos anteriores del Banco, se ignora todo lo referente al proceso de enseñanza-aprendizaje y los modelos pedagógicos que se utilizan en la educación superior. 2. El Informe muestra su desacuerdo con la idea de que las instituciones de educación superior deben gobernarse democráticamente, algo que puede explicarse por la procedencia académica de sus principales redactores (dos profesores de Harvard). Esta afirmación no se compadece con lo que constituye una tradición en el mundo universitario latinoamericano desde la Reforma de Córdoba de 1918; y 3. El Informe mantiene aun una perspectiva elitista de la educación superior. Es lo que se desprende de varias afirmaciones contenidas en el Informe como, por ejemplo, que la educación general que se propone no es para todos los estudiantes sino para los más brillantes y motivados, sin preocuparse por analizar el origen de las desigualdades ni proponer maneras de promover una mayor equidad que reconcilie las diferencias, muchas veces causadas por el origen socio-económico de los estudiantes.
En conclusión, mientras las recomendaciones positivas del Informe, que las tiene, no pasen a formar parte de la política oficial del Banco Mundial sobre la educación superior, será prematuro decir que el giro observado en el Informe en relación con posiciones anteriores del Banco, tendrá un efecto positivo en el desarrollo de la educación superior de los países en desarrollo.
Managua, abril de 2001.

1 Ver Psacharopoulos, George y Woodhall, Maureen:

1   2   3   4   5   6   7   8   9

Similar:

La educación superior según el informe del grupo de trabajo del banco mundial y la unesco iconDocumento del Grupo del Banco Mundial exclusivamente para uso oficial informe No. 103738-gt banco internacional de reconstrucción y fomento corporación financiera
Este documento es de distribución restringida y puede ser utilizado por los receptores únicamente para el desempeño de sus obligaciones...
La educación superior según el informe del grupo de trabajo del banco mundial y la unesco iconDesigualdad y desarrollo
Según un informe reciente de un banco de inversión hay ya varias decenas de miles de chinos con una riqueza superior al millón de...
La educación superior según el informe del grupo de trabajo del banco mundial y la unesco iconJim Yong Kim, presidente del Grupo Banco Mundial Reuniones Anuales de 2017 Washington, dc, Estados Unidos Texto preparado para la intervención
...
La educación superior según el informe del grupo de trabajo del banco mundial y la unesco iconPresentación
Coraggio, José Luis y Rosa María Torres. La Educación Según el banco Mundial. Un Análisis De Sus Propuestas y métodos. Miño y Dávila...
La educación superior según el informe del grupo de trabajo del banco mundial y la unesco iconEl Grupo del Banco Mundial después de la crisis
Available in: English, 日本語, русский, Bahasa (Indonesian), Türkçe, العربية, 中文, Français, Português, Deutsch
La educación superior según el informe del grupo de trabajo del banco mundial y la unesco iconProyecto de educación superior
Iii. Evaluación breve de la participación de la Población Indígena en la Educación Superior 7
La educación superior según el informe del grupo de trabajo del banco mundial y la unesco iconCut subdirectiva bolivar. Trabajo decente y paz. Informe cut bolivar, seminario
Informe cut bolivar, seminario 7 octubre 2016, cartagena de indias, D. T y c, dia mundial del trabajo decente, vida digna
La educación superior según el informe del grupo de trabajo del banco mundial y la unesco iconInforme y planeación de Actividades 2012-2013 Cátedra unesco: Migración, Desarrollo y Derechos Humanos: Una Perspectiva Comprehensiva e Incluyente
Foro Mundial de Migración y Desarrollo y otros Foros y eventos relevantes a nivel internacional, con miras a contribuir a la formulación...
La educación superior según el informe del grupo de trabajo del banco mundial y la unesco iconNota de prensa
Mesas técnicas del Proyecto Indicadores unesco de la Cultura para el Desarrollo (iucd) se desarrollarán del 14 al 18 de julio 2014...
La educación superior según el informe del grupo de trabajo del banco mundial y la unesco iconInforme final de investigación
El desarrollo de la Responsabilidad Social Universitaria (rsu) en profesores y estudiantes de la Educación Superior cubana”

Página principal
Contactos

    Página principal



c) Se dan, además, condiciones de desigualdad inicial

Descargar 108.53 Kb.