Descargar 10.92 Kb.


Fecha de conversión19.10.2018
Tamaño10.92 Kb.

Descargar 10.92 Kb.

La desheredada



LA DESHEREDADA

Resumen 1ª parte:

Isidora Rufete es hija de un pobre demente que acaba sus días en el manicomio de Leganés, en la sección de pobres ya que su familia no paga la pensión correspondiente. Es un funcionario de la admon. que enloqueció con las diferentes cesantías y dio en creer que debía de hacer estrafalarias memorias para el estado sobre cuestiones absurdas. Su familia, su mujer, hija e hijo quedaron en la ruina. La madre murió y la hija, Isidora pasa al cuidado de un tío apodado el canónigo por su estilo de vida cómodo y tranquilo, en Tomelloso, La Mancha, y el hermano al de una tía materna, Encarnación la Sanguijuelera, que vive en los suburbios madrileños.

El tío de Isidora, extravagante, sibarita y buen lector de novelas, le hace creer que es hija adoptiva de Rufete pero que su verdadero origen está muy por encima de esa clase ya que es hija de una aristócrata fallecida y nieta de la marquesa de Aransis. A confirmar este origen dedicará la protagonista sus esfuerzos a lo largo de toda la novela.

Tras la muerte del padre va a reunirse con su hermano, Mariano alias Pecado. Este vive con su tía, mujer de carácter y complexión menuda que asume su pobreza, es trabajadora, práctica y de genio vivo. Su comercio, próspero en otro tiempo, fue arruinado por los negocios fracasados de su cuñado, el padre de Isidora. Ha criado al hermano, que es un muchachote bruto, fuerte y vago en la escuela. Para sacar algún partido de él lo lleva a trabajar duramente en una fábrica de cáñamo. Isidora se escandaliza ante esta situación, que considera indigna de su linaje. Cuando le comenta su tía sus sospechas acerca de su verdadero origen, esta estalla en carcajadas y con ira la azota para ver si reacciona de sus estúpidas fantasías. Isidora rendida e indefensa ante la fuerza de su tía abandona la casa y jura no volver más por ahí salvo para rescatar a su hermano. Este será encarcelado poco después tras asesinar accidentalmente a otro pícaro en una pelea callejera.

Isidora pasa a vivir en casa de su padrino, don José Relimpio y su familia formada por la esposa, dos hijas y un hijo. Viven con humildad siendo costureras las mujeres de la familia y sin oficio conocido los varones, pero aparentan más de lo que tienen y aspiran a medrar, bien por el matrimonio en caso de las hijas, bien por un golpe de suerte en caso del presuntuoso y contemplado hijo. Isidora encaja mal con doña Laura, la madre, aunque no se lleva mal con las hijas. Es hermosa y enseguida es consciente de sus posibilidades con varones que la cortejan: Miquis, sano, prometedor e inteligente estudiante de medicina, que ascenderá por sus capacidades y se mofa de las aspiraciones de Isidora. El otro pretendiente es Joaquín Pez, marqués viudo e hijo del director del Ministerio de Hacienda. La protagonista tras no ser reconocida por la marquesa de Aransis, caerá en los brazos de este galán como única salida a sus aspiraciones de grandeza. Toda esta historia tiene como telón de fondo el Madrid previo a la Restauración. La 1ª parte transcurre durante el reinado de Amadeo de Saboya y la proclamación de la 1ª República, escenario de la última escena.

Resumen 2ª parte:

La narración se retoma 3 años después. El narrador dice conocerla por boca de Miquis que ha estado en contacto con la protagonista. Hay primero una enumeración de hechos históricos que actúan de marco a la historia de Isidora.

Esta ha tenido un hijo de Joaquín Pez y vive mantenida por este hasta que él la abandona acuciado por las deudas. Ahí es donde comienza la 2ª parte. El padre se va sin aceptar casarse con I. ni reconocer al niño que presenta rasgos deformes, una gran y hermosa cabeza que contrasta con un cuerpo menudo y algo raquítico. El niño es precoz e inteligente. Mariano, al que I. intentó dar educación con la herencia de su tío, sin éxito alguno, vive con ella y D. José Relimpio procura también estar cerca de I., la trata como a una hija. De hecho, apenas se relaciona con su familia verdadera. Tras la muerte de su esposa, cada uno tomó diferentes rumbos. Las hijas se casaron, Leonor lo hizo con un sargento y vive en Galicia. Emilia, con su primo el ortopedista, tiene dos hijos es feliz y vive bien, será importante su ayuda a la protagonista al final de la novela. Melchor sigue buscando negocios con desigual fortuna. Incluso se ve en algún problema en uno de los trabajos que realiza para la admon.

I. ante el abandono de J. debe iniciar una nueva vida. Con ayuda de su tía, la Sanguijuelera, salda deudas pendientes y decide trabajar y economizar ya que ha seguido dando muestras de ser malgastadora y descuidad para administrarse, no cambiará nunca. D. José la ayuda con el niño y la economía de la casa. Pero los intentos son en vano, no sabe hacer nada y sus propósitos se resumen en asistir a la iglesia y dejarse llevar por el ambiente de recogimiento. Aunque pronto empieza a fijarse en cuestiones más superficiales como el atuendo de las damas piadosas y pudientes que asisten a la iglesia. Acaba encontrando un amante de elevada posición social, Joaquín Sánchez Botín, marqués por matrimonio y político poderoso.

Pasa a ser su nuevo protector pero el precio es alto, la obliga a recluirse en su casa y renunciar a las visitas de su tía, de D. José y de Mariano. Isidora harta de su jaula de cristal, volverá a las andadas, se reencuentra con Pez y nuevamente le ayuda a salir de sus apuros económicos. Esto y, en menor medida sus escapadas en contra de la voluntad de Botín, acaban con la relación. La protagonista se queda en la calle y sale adelante ayudada por D. José y su hijo que la acogen en su casa. Subsisten gracias a los fraudulentos negocios de Melchor hasta que este es descubierto.

Otro personaje José Bou, catalán anarquista e impetuoso, ha aparecido en escena. Es hermano de la esposa del conserje de la casa de Aransis. Tiene una imprenta y da empleo a Mariano, que muestra poca disposición para el trabajo y el orden, sólo quiere dinero fácil. Bou trabaja con Melchor en un negocio de loterías y así conoce a Isidora de la que se enamora perdidamente. Cuando esta vuelve a estar en apuros él la ayuda y le pide matrimonio. Ella siente desprecio y lo rechaza. Nuevamente al borde de la pobreza, recurre a Miquis para pedir ayuda. Miquis le recomienda reeducarse en un ambiente sano, el domicilio de Emilia, y después casarse con Bou. Ella acepta a regañadientes porque sus ensoñaciones de grandeza siguen intactas y finalmente acabarán venciendo a sus buenas intenciones. No toleraría esa vida.

En este momento se desencadena la acción ya que I. es detenida por falsificación de los documentos que atestiguaban su origen. Tras un encarcelamiento de tres meses consigue la libertad por medio de un acuerdo: se reconoce que no es la autora de la falsificación pero ha de reconocer su error al intentar suplantar una identidad falsa. Conoce por fin la verdadera historia de su origen de boca de un abogado experto y prudente, el suegro de Miquis: Rufete fue el artífice de la mentira tras robar y falsificar unos papeles al verdadero padre.

El golpe para I. es tan tremendo que tarda días en asimilar su verdadera identidad. A partir de ahí la degradación es imparable. Sale de la cárcel gracias a un personaje despreciable e infame, Gaitica, hermano de otra presa, que también se ha fijado en los encantos de I. Esta ha ido aceptando su ayuda económica en la cárcel y su deuda es cada vez mayor. Gaitica es, entre otros oficios similares, proxeneta. La protagonista se perderá en los suburbios de la prostitución. Ella misma reconoce con cinismo ante Miquis que ya no es Isidora, renuncia a todo su pasado, hasta su lenguaje ha cambiado, ahora es un reflejo del mundo rufianesco en que va a vivir.



Su hijo será criado por Emilia. D. José, incapaz de soportar esta transformación y enfermo muere. Mariano, a la sombra de Gaitica, se ha convertido en un esbirro que tras intervenir en diferentes disturbios callejeros, acaba atentando contra políticos. Es arrestado y condenado. Toda esta deshonra recae sobre la avergonzada Sanguijuelera.