Descargar 54.94 Kb.


Página1/6
Fecha de conversión24.10.2018
Tamaño54.94 Kb.

Descargar 54.94 Kb.

La clase trabajadora en el cine actúAL


  1   2   3   4   5   6

LA CLASE TRABAJADORA EN EL CINE ACTUAL

Diego Díaz Alonso


1. La globalización neoliberal, escenario del nuevo cine sobre la clase trabajadora.
En 1973 la subida del petróleo en Oriente Medio desencadena una inesperada crisis mundial que pone fin a casi tres décadas de crecimiento continuo de la economía mundial, lo que el historiador británico Eric Hobsbawm ha llamado con nostálgica mirada retrospectiva los treinta “años dorados”1. La recesión económica reaparece tras tres décadas en las que se creía que esta había sido superada para siempre. Lejos de una rápida recuperación, la depresión se instala de forma persistente en la economía internacional, desvelando así que la crisis energética había sido sólo el detonante de una crisis de gran calado que tenía, utilizando una metáfora de ecos cinematográficos, raíces profundas.

Los amantes de las efemérides recordarán que en 1973 se cumplían 100 años de otra gran crisis mundial con la que la presente tenía puntos en común. Como en 1873, en 1973 la extensión de la industrialización a nuevas regiones del planeta provocó un aumento de la competencia intercapitalista mundial y la caída de las ganancias empresariales como consecuencia de este nuevo escenario económico global. Si 1873 había sido el resultado de la extensión de la revolución industrial a Europa Occidental (Francia, Alemania, Bélgica,...) y los EEUU, 1973, resultaba, en parte, fruto de la irrupción de los NPI (Nuevos Países Industrializados), Corea, Taiwán, Singapur, Brasil, etc... en la economía mundial. No obstante, había en la nueva crisis, también nuevas causas. Tal vez la principal, la crisis del fordismo, resultado entre otras cosas del “boom salarial” que un potente movimiento obrero había conquistado en las fábricas con posterioridad al 68.

Las “recetas” adoptadas contra la crisis variaron tanto de las empleadas en 1873 como en 1929, y si bien en un primer momento se emplearon los tradicionales remedios keynesianos, a partir de los 80 se cambia radicalmente de estrategia. La victoria electoral de Ronald Reagan en los EEUU, y de Margaret Thatcher en Gran Bretaña señalan con claridad ese cambio de rumbo en la política económica a seguir. Ambos gobernantes, punta de lanza de la “revolución conservadora” de los años 80, se deciden a sacar del congelador las teorías neoliberales de la escuela de Chicago y la escuela austriaca, cuyos gurús (Friedman, Hayek, Poper,...), agrupados en la sociedad de “Mont Pelegrin”, habían sufrido un largo ostracismo durante los años de predominio keynesiano2.

Esta nueva política económica, aunque en un principio ceñida al ámbito anglosajón y a los partidos conservadores, se extiende por toda Europa Occidental (y Oriental, tras la caída del muro de Berlín), a medida que se afianza en los ambientes académicos y económicos, siendo incluso asumida, total o parcialmente, por los partidos socialdemócratas. Las potentes plataformas que suponen instituciones internacionales como el FMI, el Banco Mundial y el GATT (luego transformado en Organización Mundial del Comercio), permiten un impulso a nivel global de la nueva ortodoxia liberal3.



¿Cuáles eran (y son) los objetivos de las políticas neoliberales, y en qué han consistido? La respuesta más sintética que se me ocurre dar a la primera pregunta es, simplemente, volver a recuperar las tasas de ganancia perdidas, tanto en el comercio mundial, como en el seno de las empresas. ¿En qué se ha concretado este deseo?, por otra parte común a toda la clase capitalista mundial. Para verlo vamos a repasar algunas de las medidas tomadas, con especial atención a sus efectos sobre el mundo laboral en Europa y Norteamérica, escenarios de las películas que vamos a analizar.


  • La liberalización del comercio mundial, en lugar del proteccionismo a las industrias nacionales, es la respuesta dominante al aumento de la competencia intercapitalista. De esta forma se consolida una nueva división internacional del trabajo en la que los países de la periferia capitalista se especializan en productos intensivos en mano de obra, aprovechando la ventaja comparativa de los bajos salarios, dada por contextos en los que la actividad sindical suele ser objeto de una violenta represión, especializándose los países del centro capitalista en productos que requieran mano de obra cualificada y alta tecnología, aprovechando la ventaja comparativa de su mayor desarrollo tecnológico y educativo. Las víctimas de esta nueva división internacional del trabajo son los trabajadores y las trabajadoras de los sectores industriales del centro que pierden competitividad con la emergencia de los NPI: textil, siderúrgico, naval, automovilístico,... (al menos en sus fases productivas menos desarrolladas). La crisis de estos sectores se traduce en un espectacular incremento del paro (casi desconocido durante los “treinta gloriosos”) y la decadencia de las regiones afectadas (Asturias es un caso paradigmático).




  • La flexibilización del mercado de laboral. La legislación laboral del Estado del Bienestar favorecía la contratación estable y duradera, lo cual, además de encarecer la mano de obra, se presenta como un obstáculo a las nuevas formas de organización empresarial surgidas de la crisis del fordismo. El postfordismo, o lo que David Harvey ha denominado régimen de acumulación flexible, necesita de plantillas laborales muy elásticas, donde los trabajadores puedan ser contratados o despedidos fácilmente en función de los vaivenes del mercado. Esto lleva a las industrias a externalizar a través de empresas subcontratadas muchos de los procesos productivos que antes se realizaban en una misma empresa y con una misma plantilla. De esta forma se establece una nítida separación entre los trabajadores de las empresas “matrices” (generalmente mayores, estables y sindicados) y los de las “subcontratadas” (jóvenes, precarios y poco organizados) que además aísla los conflictos laborales y mina el poder de los sindicatos en las grandes empresas. La promesa (nunca cumplida) de que la flexibilización del mercado laboral y la reducción de la cobertura social a los parados permitirán la reducción del desempleo permiten vencer la inicial resistencia sindical a las reformas laborales y sociales.




  • La privatización de empresas y servicios públicos con objetivos tanto antiinflacionistas (la búsqueda del “déficit 0 “ en las cuentas del Estado) como de estimulación del mercado. Así, importantes actividades económicas que se realizaban dentro de la esfera pública son transferidas a través de las privatizaciones a las empresas privadas, formándose nuevas áreas de negocio en lo que antes eran “cotos vedados”como la energía, las telecomunicaciones, los transportes, etc...


  1   2   3   4   5   6

Similar:

La clase trabajadora en el cine actúAL iconConceptos: Burguesía
Burguesía: clase social dueña de los medios de producción. La “tesis”, según la teoría de Marx, en la lucha de clases con el proletariado...
La clase trabajadora en el cine actúAL iconSalas de Cine, Audiencias y Significaciones: Un Acercamiento desde la Sociología del Arte a los roles de exhibidores de Cine Arte y sus públicos
La presente ponencia se construye en base a la investigación de pregrado “Salas de Cine, públicos y significación”, trabajo para...
La clase trabajadora en el cine actúAL iconMarco bellocchio premio a Toda una Carrera del 6º Festival de Cine Italiano de Madrid Marco Bellocchio
Director y guionista italiano, es considerado uno de los nombres imprescindibles del Cine Italiano de las últimas cinco décadas,...
La clase trabajadora en el cine actúAL iconPrimer curso
Explicar las características del cine negro a través del visionado y comentario crítico de 5 obras clásicas del género, cada una...
La clase trabajadora en el cine actúAL iconSe presentó la programación del 18° buenos aires festival internacional de cine independiente (bafici) Del 13 al 24 de abril
Cultura de la Ciudad, Javier Porta Fouz, Director Artístico del Festival, y Alejandro Cacetta, Presidente del Instituto Nacional...
La clase trabajadora en el cine actúAL iconPlanificacion clase a clase
Recordar los “elementos característicos de las civilizaciones indígenas americanas”
La clase trabajadora en el cine actúAL iconModulo I: clase online de 2 horas – viernes 02 de marzo, 2018
Objetivo: Concientizar al empresario y/o ejecutivo de empresa sobre el contexto actual, internacional y local, de los precios de...
La clase trabajadora en el cine actúAL iconCrítica al capitalismo, conceptos fundamentales y supuestos antropológicos
Marx, el capitalismo es un producto de una determinada clase social: la burguesía. Su evolución está ligada a la aparición y consolidación...
La clase trabajadora en el cine actúAL iconCátedra de Economía Facultad de Ingeniería
Inactiva – trabajadora desalentada. En las estadísticas va a figurar como inactiva plena (ama de casa)

Página principal
Contactos

    Página principal



La clase trabajadora en el cine actúAL

Descargar 54.94 Kb.