Descargar 10.08 Kb.


Fecha de conversión28.05.2018
Tamaño10.08 Kb.

Descargar 10.08 Kb.

Kairos – historia del mundo contemporáneo: La Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias


Kairos – HISTORIA DEL MUNDO CONTEMPORÁNEO: La Revolución Rusa


1917: De la revolución de la burguesía liberal a la revolución proletaria (por Edward H. Carr)
“Aunque la revolución de 1917 tuvo un significado mundial, también estuvo enraizada en condiciones específicamente rusas. La imponente fachada de la autocracia zarista encubría una economía rural estancada, que había hecho pocos avances sustanciales desde la emancipación de los siervos, y un campesinado inquieto y hambriento. Desde la década de 1860 venían actuando grupos terroristas, con estallidos recurrentes de violencia y represión. En este periodo tuvo lugar el nacimiento del movimiento narodnik, al que sucedería más tarde el Partido Socialista Revolucionario, y cuyo mensaje se dirigía a los campesinos. A partir de 1890, la industrialización comenzó a irrumpir de forma importante en la primitiva economía rusa; y el desarrollo de una clase industrial y financiera de influencia y riqueza crecientes, fuertemente dependiente del capital extranjero, potenció la infiltración de algunas ideas liberales occidentales que encontraron su más completa expresión en el Partido Kadete (Demócrata Constitucionalista). Pero este proceso se vio acompañado por el crecimiento de un proletariado de obreros fabriles y por los primeros síntomas de conflictividad proletarias; en la década de 1890 tuvieron lugar las primeras huelgas. Estos cambios se reflejaron en la fundación en 1897 de un partido marxista, el Partido Obrero Socialdemócrata Ruso, el partido de Lenin, Martov y Plejanov. El malestar latente surgió a la superficie con las frustraciones y humillaciones de la guerra ruso-japonesa.
La revolución rusa de 1905 tuvo un carácter mixto. Fue una revuelta de los liberales y constitucionalistas burgueses contra una autocracia arbitraria y anticuada. Fue una revuelta obrera, desatada por la atrocidad del “domingo sangriento”, y que condujo a la elección del primer soviet de diputados obreros de Petersburgo. Fue una extensa revuelta campesina, espontánea y carente de coordinación, a menudo extremadamente cargada de resentimiento y violencia. Estos tres cabos nunca llegaron a entrelazarse, y la revolución fue fácilmente dominada con el coste de algunas concesiones constitucionales, en buena medida irreales. Los mismos factores inspiraron la revolución de febrero de 1917, pero esta vez reforzados y dominados por el cansancio de la guerra y por el descontento general respecto a la forma en que ésta era dirigida. La abdicación del zar era lo único que podía detener la marea de revueltas. La autocracia fue reemplazada por la proclamación de un Gobierno Provisional basado en la autoridad de la Duma. Pero el carácter híbrido de la revolución se hizo una vez más evidente. Al lado del Gobierno Provisional se reconstituyó el soviet de Petrogrado –la capital había cambiado de nombre en 1914- según el modelo de 1905.
La revolución de febrero de 1917 trajo de vuelta a Petrogrado, desde Siberia y desde el exilio en el exterior, a una multitud de revolucionarios anteriormente proscritos. La mayoría de éstos pertenecían a una de las dos ramas –bolchevique y menchevique- del Partido Obrero Socialdemócrata o al Partido Socialista Revolucionario (SR), y encontraron una plataforma ya dispuesta en el soviet de Petrogrado. El soviet era en cierto sentido un rival del Gobierno Provisional establecido por los partidos constitucionales en la antigua Duma; la expresión “doble poder” fue acuñada para describir esta ambigua situación. Pero la actitud del soviet era mucho menos tajante. El esquema histórico de Marx postulaba dos revoluciones distintas y sucesivas, la burguesa y la socialista. Los miembros del soviet, con pocas excepciones, se contentaban con reconocer en los acontecimientos de febrero la revolución burguesa rusa que establecía un régimen democrático-burgués según el modelo occidental, y posponían la revolución socialista a una fecha futura aún indeterminada. La cooperación con el Gobierno Provisional era la conclusión de este punto de vista, que compartían los dos primeros dirigentes bolcheviques que regresaron a Petrogrado: Kamenev y Stalin.
La dramática llegada de Lenin a Petrogrado a comienzos de abril hizo añicos este precario compromiso. Lenin, en un primer momento casi en solitario incluso entre los bolcheviques, atacó la suposición de que el cataclismo que estaba teniendo lugar en Rusia fuera una revolución burguesa y nada más. El desarrollo de la situación después de la revolución de febrero confirmaría el punto de vista de Lenin de que aquello no podía mantenerse dentro de los límites burgueses. Lo que siguió al colapso de la autocracia no fue tanto una bifurcación de la autoridad (el “doble poder”) como una total dispersión de ésta. El sentimiento común a obreros y campesinos, a la vasta mayoría de la población, era de inmenso alivio entre el alejamiento de un íncubo monstruoso, sentimiento que venía acompañado de un profundo deseo de conducir sus propios asuntos a su manera, y de la convicción de que esto era posible, de un modo u otro, y fundamental. Se trataba de un movimiento de masas inspirado por una ola de inmenso entusiasmo y por visiones utópicas de la emancipación de la humanidad de las cadenas de un poder remoto y despótico, y que no estaba interesado en los principios occidentales de democracia parlamentaria y gobierno constitucional proclamados por el Gobierno Provisional. Se rechazaba tácitamente la noción de autoridad centralizada. Por toda Rusia se extendieron los soviets locales de obreros y campesinos. Algunas ciudades y distritos se autoproclamaron repúblicas soviéticas. Los comités obreros de fábrica se atribuyeron el ejercicio exclusivo de la autoridad en su campo. Los campesinos se apoderaron de la tierra y la repartieron entre ellos. Y todo lo demás se eclipsaba ante la demanda de paz, de poner fin a los horrores de una guerra sangrienta y sin sentido (...).
Por tanto, cuando Lenin redefinió el carácter de la revolución en sus famosas “tesis de abril”, su diagnóstico mostraba a la vez agudeza y visión de futuro. Describía lo que había sucedido como una revolución en transición desde su primera etapa, que había dado el poder a la burguesía, a una segunda etapa, que daría el poder a los obreros y a los campesinos pobres”.
Edward H. CARR, La revolución rusa: De Lenin a Stalin, 1917-1929. Madrid: Alianza Editorial, 1988, pp. 11-15.

Similar:

Kairos – historia del mundo contemporáneo: La Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias iconEl periodo de entreguerras, la segunda guerra mundial y sus consecuencias
Hª del Mundo Contemporáneo. Primero de Bachillerato. Bloque Entreguerras y iigm. Pág
Kairos – historia del mundo contemporáneo: La Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias iconEl mundo comunista
En: Ministerio de Educación y Cultura de España, mec (2006h), Kairos– Historia del Mundo Contemporáneo
Kairos – historia del mundo contemporáneo: La Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias iconClase 9: Las consecuencias de la Gran Guerra. De la Revolución Rusa a la Segunda Guerra Mundial Síntesis
Clase 9: Las consecuencias de la Gran Guerra. De la Revolución Rusa a la Segunda Guerra Mundial
Kairos – historia del mundo contemporáneo: La Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias iconSegunda Guerra Mundial
Holocausto y el uso por primera y última vez de armas nucleares en un conflicto militar, la Segunda Guerra Mundial fue el conflicto...
Kairos – historia del mundo contemporáneo: La Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias iconHistoria º profesor: chelo pablo sebastián unidad la Guerra fría
La expresión “Guerra Fría” fue acuñada por el periodismo para hacer referencia al enfrentamiento entre los Estados Unidos y la Unión...
Kairos – historia del mundo contemporáneo: La Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias iconHª del Mundo Contemporáneo. Primero Bachillerato. Bloque 2: Revoluciones Industriales y sus consecuencias sociales. Pág

Kairos – historia del mundo contemporáneo: La Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias iconColegio el porvenir
Segunda guerra Mundial; la más destructiva y universal de todas las guerras que hasta ese momento se habían desarrollado, causó la...
Kairos – historia del mundo contemporáneo: La Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias iconConsecuencias de la segunda guerra mundial
Valora los aprendizajes desarrollados en el área como parte de su proceso formativo
Kairos – historia del mundo contemporáneo: La Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias iconTitulo : la primera guerra mundial titulo 2: la segunda guerra mundial titulo 3: el comunismo 4
Involucró a todas las grandes potencias del mundo, que se alinearon en dos bandos enfrentados: por un lado, los Aliados de la Triple...
Kairos – historia del mundo contemporáneo: La Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias iconFacultad de ciencias sociales escuela de historia
Mostrar, desde diferentes puntos de vista, la historia de Japón con respecto al imperio Meiji, su participación en la Segunda Guerra...

Página principal
Contactos

    Página principal



Kairos – historia del mundo contemporáneo: La Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias

Descargar 10.08 Kb.