Descargar 42.46 Kb.


Página1/3
Fecha de conversión18.04.2018
Tamaño42.46 Kb.

Descargar 42.46 Kb.

Inversión en capital humano y crecimiento


  1   2   3

INVERSIÓN EN CAPITAL HUMANO Y CRECIMIENTO

25/02/ Vers.98

No obstante que la inversión neta en capital físico y en capital humano es determinante fundamental del crecimiento del ingreso de cualquier economía, es común que las Cuentas Nacionales no consideren el gasto en educación y en salud como inversión, sino como parte del consumo público y privado de la economía. Ello implica que en las mediciones comunes de Cuentas Nacionales, los niveles de ahorro interno y de inversión estén subestimados, y que el consumo global esté sobrestimado. Asimismo, una reducción en el gasto del sector público en educación y salud compensada con aumentos en el gasto privado en estos mismos rubros puede ser identificada, erróneamente, como un aumento en el ahorro del sector público y una disminución en el ahorro del sector privado, cuando ello puede ser consistente con el fenómeno inverso: disminución del ahorro y de la inversión del sector público en capital humano, y aumento del ahorro y la inversión en capital humano realizada por el sector privado. Atendiendo a estas consideraciones elementales se realizó un ejercicio muy simple:
- Se tomaron de Cuentas Nacionales las estadísticas del financiamiento de la acumulación neta de capital físico 1980-1993, como lo consigna la siguiente tabla.

- Paralelamente y con información de Cuentas Nacionales, se estimó la parte del gasto en “consumo” público y privado en servicios de educación y salud (sin tomar en cuenta el costo de oportunidad del tiempo de los estudiantes). Sorprendentemente este gasto es alto, constituyendo en promedio el 11% del PIB durante el periodo 1980-1993 como se muestra en la siguiente tabla1.

* Excepto en Gasto Privado en Servicios de Educación, que se calculó considerando la participación de estos gastos en el Consumo Privado de acuerdo al INPC, ya que en Cuentas Nacionales dichos gastos forman parte del agregado más amplio: “Esparcimiento, Diversiones, y Servicios Culturales y de Enseñanza”.


- El gasto de la economía en educación y salud se consideró parte de la inversión y no del consumo, por lo que el ahorro interno implícito requerido para realizar dicha inversión constituye parte del ahorro de la economía y, por tanto, debe añadirse al ahorro interno comúnmente medido por Cuentas Nacionales. Efectuando dicha adición, la contabilidad de la inversión total de la economía y su financiamiento se consigna en la siguiente tabla.

De la tabla anterior se destaca muy significativamente lo siguiente:
1).- La acumulación de capital humano en la economía es semejante a la acumulación en capital físico: Durante 1980-93 la inversión neta en capital físico registró un nivel promedio equivalente al 11.3% del PIB y la inversión en capital humano uno de 11.1%. Si bien a éste último porcentaje no se le ha descontado la depreciación a que esta sujeto el capital humano, tampoco se le ha añadido el valor de oportunidad del tiempo que los agentes económicos emplean en la generación de dicha clase de capital, el cual muy probablemente rebasa el valor de la depreciación.
Profundas implicaciones se derivan de estas simples cifras: entre otras, que es difícil aspirar a una estrategia de crecimiento y de desarrollo industrial sin una política de desarrollo de los recursos humanos, ya que cerca de la mitad de la acumulación de capital en la economía lo constituye la acumulación de capital humano.
2).- La acumulación de capital físico y humano durante el período 1988-93 asciende a 23% del PIB, tasa considerablemente alta en relación a la registrada durante 1983-87 (18%), pero menor a la de los últimos años del auge petrolero 1980 -82 (28.4%), en donde la inversión neta en capital físico fue muy alta. Así el crecimiento relativamente bajo del producto durante 1988-93 no parece ser consecuencia de “insuficiencia de inversión”; sino más bien, de la dificultad de la economía a ajustarse a una apreciación acelerada del tipo real de cambio, en conexión a una acelerada afluencia de capitales externos propiciada por las políticas financieras y de deuda pública adoptadas.
3).- No obstante el aumento significativo del ahorro externo durante 1991, 92 y 93, las mediciones corregidas del ahorro interno señalan claramente que éste financia la mayor parte de la inversión total y que el aumento del ahorro externo en esos años estuvo asociado al aumento de la inversión (principalmente en capital humano) y a una disminución en el ahorro interno cercana a 2% del PIB.
4).- La información del período 1980-93 es muy inadecuada para identificar la “tasa permanente” de ahorro de la economía:
- En el período 1980-82 el ahorro interno es transitoriamente alto en conexión con los ingresos petroleros, transitoriamente elevados.
- Durante 1983-89 el ahorro interno es transitoriamente muy bajo en conexión al “problema de la deuda” y a adversos choques externos que provocaron caídas pronunciadas del ingreso en años específicos (1986 y 1987 por ejemplo).
- Durante 1990-93 la tasa de ahorro interno neto, aunque alta en relación a la observada en 1983-89 es decreciente, por el ajuste de dicha variable a una menor tasa real de interés propia de la apertura financiera de la economía.
No obstante el comportamiento muy errático del ahorro interno, durante el período analizado, es muy probable que la “tasa permanente” de ahorro interno neto se ubique por encima del 20% del PIB (entre el 21-22%). Dicha tasa sugiere que las expectativas de crecimiento futuro de la economía son muy promisorias y que el esfuerzo por incrementar el ahorro interno hasta ubicarlo en los niveles de 21-22% no es una meta difícil de alcanzar2.
5).- La dinámica del intercambio comercial con el exterior se ve también profundamente afectada por la “alta propensión” de la economía a invertir en capital humano; o mas precisamente, por la alta rentabilidad que seguramente exhibe esta clase de inversión y que determina su elevada acumulación.
En efecto, considérense dos nociones muy básicas y fundamentales de la teoría económica, la de las “ventajas comparativas” y la de “eficiencia marginal de la inversión”. De acuerdo a la primera noción, es de esperarse que la economía oriente su producción y sus exportaciones a los bienes que utilizan intensivamente el factor relativamente abundante. De acuerdo a la segunda noción, es de esperarse que la economía tienda a acumular aquella clase de factores o clases de capital que le es relativamente “fácil” o “barato” producir; es decir, los que tienen una elevada tasa de rendimiento y que propician una elevada “eficiencia marginal de la inversión” en la economía. Ambas nociones nos llevan a una conclusión simple, pero poderosa en sus implicaciones: En el mediano y largo plazo, la economía tenderá a especializarse en la producción de aquellos bienes que utilizan intensivamente “el factor” o los bienes de capital que es “fácil” o “barato” acumular y que tienen mayor rentabilidad.
De esta forma, si la economía mexicana exhibe “ventajas relativas” en la acumulación de capital humano (i.e. la rentabilidad de la inversión en esta clase de capital es alta), sería natural que la producción y las exportaciones se orienten cada vez mas hacia bienes de alta tecnología3.
6).- No obstante, el que la economía cuente con oportunidades de inversión en capital humano muy rentables no implica, necesariamente, que las aprovecha cabalmente. Una limitante muy importante a la acumulación de capital humano proviene de la dificultad que enfrentan las personas para “descontar” esta clase de proyectos de inversión en los mercados financieros y de capital; especialmente las de menores ingresos y que son, por definición, las menos “capitalizadas”.
Un poderoso mecanismo de la sociedad para resolver este problema es el impuesto al ingreso: el Estado cubre en el “presente” el costo de la inversión en capital humano (incluso el costo de oportunidad del tiempo de los agentes económicos) y recupera en el “futuro” el costo de dicha inversión vía tasas impositivas aplicables a los mayores ingresos del trabajo que la inversión en capital humano genera. Un modelo analítico muy simple como el que se presenta a continuación permite ilustrar el funcionamiento de este mecanismo.
Modelo : Considere una sociedad en la que el ingreso laboral de sus miembros (w1) depende únicamente de sus años de educación (s), de la forma: (w1) = w + s; donde (w) sería el ingreso del individuo si su educación es nula. La educación se adquiere en los años iniciales de la “vida económicamente útil” de los individuos, definida ésta por el intervalo (0,a). De ésta forma si un individuo estudia (s*) años recibirá un ingreso w1* = w+ s* a partir de que sale de la escuela y durante el intervalo (s*,a) que define sus años de vida laboral; tal y como se ilustra en la siguiente gráfica:

Sea (g) el costo por unidad de tiempo de proveerle al individuo servicios de educación y sea (r) la tasa relevante a la que se descuentan los proyectos de inversión en la economía. Cualquier sociedad, ¡incluso una de tipo esclavista!, que aprovechara cabalmente sus oportunidades de inversión en capital humano, mantendría a los individuos en la escuela mientras el valor presente de los ingresos laborales adicionales que una mayor educación genera, compense el costo marginal de educarlos. Cuando el individuo ha alcanzado (s) años de educación, el valor presente de los ingresos laborales adicionales que un incremento en su educación genera sería: /r [1+1/(1+r)a-s, mientras que el costo marginal de brindarle un año más de educación sería: w + s+g. De ésta forma, “el intervalo educativo óptimo” para los miembros de esta sociedad hipotética sería (0,s*), en donde (s*) es tal que: w+s*+g= /r[1-1/(1+r)a-s*.

Considere que una parte importante de la población “nunca puede asistir a la escuela” porque su pobreza no le permite prescindir de sus ingresos laborales, ni cubrir el costo (g) de los servicios educativos y tampoco puede obtener financiamiento para su inversión en capital humano. La sociedad, además de estar orientada al crecimiento es “igualitaria”, por lo que el Estado decide establecer con todos y cada uno de los individuos en edad de educarse el siguiente contrato básico: “Durante tus años de educación te brindo gratuitamente servicios educativos y te otorgo un ingreso (w). A cambio, establezco un impuesto cuya tasa () será aplicable a los ingresos laborales que percibas a partir de tu graduación en la escuela y hasta el término de tu vida laboral”.


La tasa impositiva () aplicable al ingreso laboral, suficiente para que el Estado recupere el costo de la inversión en capital humano y mantenga finanzas públicas sanas sujetas a la restricción presupuestal, deberá ser tal que:

e-rt dt = e-rs* (w + s*) e-rt dt; por lo que el ingreso laboral de todos los individuos durante su vida económicamente útil sería de (w) mientras se educan, y de

w2= (1-) ([w + s* > w, durante su vida laboral.4


Nótese que de acuerdo a las condiciones del modelo el establecimiento de un impuesto al ingreso, junto con el gasto del sector público en educación, permite:
i).- Que los ingresos laborales de los individuos pobres que inician su vida económicamente útil mejoren y se igualen a los ingresos laborales de los individuos “ricos”.
En términos de nuestro modelo, los individuos ricos se definen como aquellas personas que en
  1   2   3

Similar:

Inversión en capital humano y crecimiento iconCapital Humano Nivel de educación de la fuerza de trabajo en Chile docx
El siguiente documento describe en su primera parte el desarrollo que ha experimentado la teoría del capital humano. Se entrega evidencia...
Inversión en capital humano y crecimiento iconEl mercado de trabajo: la determinación del salario y el empleo
En segundo lugar, este modulo define población económicamente activa y tasa de actividad, de empleo y de desempleo. Por último, se...
Inversión en capital humano y crecimiento iconGestión del talento humano
La inversión del futuro deberá ser el capital intelectual porque éste represen­ta el retorno mayor de la inversión
Inversión en capital humano y crecimiento iconDesarrollo Sustentable
Exposición y debate. Sistemas de producción: Factores de la producción. Importancia del capital natural, capital humano, capital...
Inversión en capital humano y crecimiento iconEconomía ambiental
...
Inversión en capital humano y crecimiento iconEl capital humano en las teoríAS
Por último, sin pretender ser exhaustivo, se presenta una breve revisión de algunos trabajos empíricos sobre capital humano presentados...
Inversión en capital humano y crecimiento iconLos tests académicos y el crecimiento de la economía española
En esta comunicación se pretenden analizar las puntuaciones obtenidas en tests académicos, como indicador de capital humano, así...
Inversión en capital humano y crecimiento iconDiferencia entre economia ambiental y economia ecologico
...
Inversión en capital humano y crecimiento iconEl uso de sensores en la determinación del crecimiento de un microorganismo
Palabras clave: sensores, modelos, crecimiento poblacional, curvas de crecimiento, desarrollo humano

Página principal
Contactos

    Página principal



Inversión en capital humano y crecimiento

Descargar 42.46 Kb.