Descargar 1.52 Mb.


Página14/185
Fecha de conversión02.03.2019
Tamaño1.52 Mb.

Descargar 1.52 Mb.

Lo local aparece como un espacio real


1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   185
Lo local aparece como un espacio real

Construir un mundo sin fronteras físicas no implica que desaparezcan las fronteras multiculturales, pues cada una de las expresiones que configuran la historia y el territorio, así como el sinnúmero de aspectos que encierra la cultura son los que configuran una nación. Por eso, las posiciones son diversas y contradictorias respecto a la función, el manejo, la autonomía y el papel de los gobiernos nacionales en la dirección de sus destinos y en la construcción de sus propios desarrollos locales dentro de un mundo globalizado.

Claude Smadje, director administrativo del Foro Económico Mundial, señala que la política desempeñará un papel central en la nueva economía global, pues los gobiernos locales, en vez de debilitarse, se fortalecerán, siempre y cuando sean exitosos y altamente competitivos. En caso de no cumplir con estos dos aspectos, dichos poderes tendrán un castigo impuesto por la sociedad mundial, ya que sufrirán un retroceso en el ejercicio del poder que puede llevar a la pérdida de la estabilidad de sus naciones. Textualmente, afirma:

Debemos liberarnos de la falacia de que la globalización, en cierta medida, significa el fin o la reducción del papel de los gobiernos. Por el contrario, la globalización obliga a una transformación sustancial de dicho papel. El castigo por fracasar en la adaptación será la inestabilidad social y el retroceso político, en la medida en que la gente empiece a confiar en canales no gubernamentales para expresar sus temores y aspiraciones. (Smadje. 2000: 72)

Según este autor, el mundo está experimentando una nueva visión común de la democracia mundial y del capitalismo de libre mercado, pues avanza hacia unos gobiernos con más poder, unas instituciones más responsables y una sociedad civil más fuerte.

Otro autor a favor de la globalización es James Wolfensohn, presidente del Banco Mundial en el año 2000, quien señala que “todas las naciones necesitan sistemas gubernamentales, judiciales financieros y sociales. La eficiencia de tales sistemas es crítica para la competitividad de las naciones” (Wolfensohn citado por Rosen. 2000: 19)

Por el contrario, Ulrico Beck en su libro La falacia del globalismo destaca:

Globalización significa la perceptible pérdida de fronteras del quehacer cotidiano en las distintas dimensiones de la economía, la información, la ecología, la técnica y los conflictos transculturales y la sociedad civil; que modifica a todas luces con perceptible violencia la vida cotidiana y que fuerza a todos a adaptarse y a responder. El dinero, las tecnologías, las mercancías, las informaciones traspasan fronteras como si éstas no existieran. Inclusive cosas personas e ideas que los gobiernos mantendrían si pudieran fuera del país. (1998b: 12)

Así entendida, la globalización significa la muerte de lo local y la inmersión en formas de vida transnacional, a menudo no querida e incomprendida. Tomando prestada la definición de Anthony Giddens, el “actuar y (con) vivir superando todo tipo de separaciones (en los mundos aparentes separados de los estados nacionales, las regiones, la región y los continentes)” (Giddens citado por Beck. 1998: 42)

Las anteriores referencias muestran claramente una gran contradicción en la percepción que se tiene frente a las posibilidades de la globalización y al papel de las naciones en este referente mundial. Mientras Smadje y Wolfensohn, del Foro Económico Mundial, ven en la transnacionalización un factor positivo para la competitividad de las naciones y para su avance en el plano económico, Beck y Giddens encuentran en ella un peligro, pues la pérdida de las fronteras físicas representa la ausencia de autonomía y la desaparición de la libre determinación de los pueblos.

Beck y Giddens, además, afirman que aunque no se pierdan las fronteras culturales, éstas se debilitarán y por lo tanto deben ser protegidas por los pueblos para que no queden sumidos en formas y estilos de vida transnacionales que violentarían las costumbres, las tradiciones, los valores y las percepciones propias de las distintas regiones planetarias.

En este momento, la humanidad está ante un mundo multicultural, con múltiples particularidades y necesidades, que se enfrenta al reto de la unificación. La nueva economía global (trasnacional) está cambiando más rápidamente que nuestra capacidad de asimilarla y actuar en concordancia. De ahí la importancia de entender la verdadera dimensión de los cambios que acontecen y de los cuales formamos parte.

Desde su inicio, la globalización ha incluido el conocimiento como un factor productivo fundamental. Éste desempeñará un papel destacado tanto en las relaciones como en las acciones, sociales y políticas, pues la sociedad lo tomará como su principal eje de desarrollo. Actualmente, el tema del conocimiento y su incidencia en el marco de la globalización desencadena un agudo debate. El conocer se puede visualizar como factor importante de desarrollo de las naciones en el contexto mundial; o, por el contrario, como un detractor del avance de los países, de los pueblos y de las oportunidades que estos puedan tener para consolidarse.

Para Peter Drucker el conocimiento es considerado como un bien al servicio internacional, ya que sin importar de dónde provenga, para dónde vaya o a la nación que, en particular, fortalezca, éste genera la posibilidad de ser más productivo. Así, la diferencia real entre los países estará determinada por el uso y la apropiación que hagan de los nuevos saberes y tecnologías. En sus palabras:

La productividad del conocimiento va a ser cada vez más, el factor determinante en la posición competitiva de un país, una industria o una compañía. Con respecto al conocimiento, ningún país tiene ventaja o desventaja ‘natural’. La única ventaja posible estará en cuánto se puede obtener del conocimiento universal disponible. Lo único que va a tener importancia en la economía nacional, lo mismo que en la internacional, es el rendimiento para hacer productivo el conocimiento (1994: 43)

En contraposición con Drucker, Zubiría afirma que el conocimiento incidirá notablemente en los destinos de las naciones, pues el papel y el sentido de apropiación que se le otorgue terminarán por socavar las ya débiles estructuras económicas de las naciones denominadas en vías de desarrollo, con todas las consecuencias que de ello se desprenden:

Una transformación que modificará radicalmente el sentido de la economía y de la política en el siglo que se inicia.... Esta transformación terminará por socavar las ya débiles economías y estados nacionales, estableciendo una gigantesca red mundial, en la cual los productos, los servicios, los capitales, los trabajadores, los procesos de producción y la tecnología harán parte de una economía cada vez más transnacionalizada. De esta forma la capacidad y la destreza que tengan los ciudadanos para analizar símbolos se convertirá gradualmente en la riqueza principal de una nación y condenaría crecientemente al desempleo a los trabajadores rutinarios. (Zubiría. 2001: 15)

Por lo anterior, la transnacionalización de la economía mundial lleva a que los Estados nacionales tengan que asumir nuevas formas de interacción e intercambio internacional. Dependiendo del desarrollo, tecnológico y científico, los países tendrán la posibilidad de actuar y capitalizar las nuevas posibilidades. En consecuencia, las naciones que tengan procesos tecnológicos débiles decaerán, ya que el desempleo será masivo y por ende aumentará su pobreza.

Dentro de este panorama, los gobiernos locales tendrán que fortalecerse, pues las naciones serán el lugar de las interacciones socioculturales que construirán el tejido vital de la sociedad. Así, lo nacional será el único espacio que puede brindar el pleno ejercicio de la democracia (entendiendo que ésta no es un ente abstracto, sino la práctica de la expresión, la participación y la toma de decisiones con trascendencia nacional e internacional).

Únicamente revitalizando los polos locales de participación de las comunidades, los grupos humanos podrán asumir entender y trascender en lo mundial. Así, lo nacional se convierte en un escenario concreto, donde tienen lugar las expresiones democráticas y la vida social de las personas tanto en lo local como en lo global. Al respecto:

Los Estados nacionales influyen considerablemente sobre el espacio, territorial y temporal, en el que la mayor parte de las personas adquieren su capacidad para operar globalmente y donde el capital ha de invertir. Los Estados nacionales son los principales responsables del clima político en que las empresas llevan a cabo sus actividades y los individuos llevan a cabo su vida social. (Goleman. 1996: 46)

De esta forma, los Estados nacionales son la esencia de los procesos económicos y políticos de los ciudadanos en el ámbito local dentro del contexto mundial. Tanto la vida social como la cultural y la política sólo podrán tener una efectiva expresión y participación si las organizaciones locales, regionales y nacionales son fuertes. Si por el contrario, éstas son débiles, las mayorías planetarias, en especial las latinoamericanas y tercermundistas, estarán destinadas a la marginación local y al aislamiento global. Dicha marginación constituirá un cinturón de miseria mundializado con baja capacidad de expresión, participación y acción.

Aunque se espera que los gobiernos locales se fortalezcan con la globalización, existe la posibilidad de que los estados nacionales desaparezcan, pues es posible abrirle paso a gigantes supraestructuras que funcionen como entes reguladores:

En términos ‘ideales’ teológicos, el perfeccionamiento de la globalización, en su máxima expresión, implicaría la ausencia de estados soberanos y la predominancia de superorganizaciones internacionales, supervisoras del cumplimiento de normas rectoras del comportamiento económico-político en lo transnacional bajo el imperio de un conjunto esencial de valores comunes entre sociedades como miembros participantes de una gran sociedad global (aldea global). (Garay. 1999: 23)

Así, desde la perspectiva de lo local en el tema de la globalización se plantean dos puntos de vista sobre el papel de los Estados nacionales: (uno) como ejes locales que permiten la integración al mundo global y (dos) como organismos que tienden a desaparecer para dar lugar a estructuras globales.

Por un lado, se asume que los Estados nacionales son las máximas expresiones locales, pues serán la base para la integración mundial ya que permiten realizar un serio ejercicio de la democracia. Lo local puede ser analizado como una manifestación de la participación y de la expresión de los sentimientos y las necesidades puntuales de la sociedad, y por lo tanto como la única posibilidad de manifestar lo cultural y lo social desde las costumbres, las tradiciones y los valores propios que caracterizan a una comunidad.

Por otro lado, en el marco de la globalización, según lo señala Garay, se perderán los límites de los Estados soberanos para abrir paso a una sociedad única, global, integrada y concebida como una unidad. Un mundo globalizado que tendrá patrones de comportamiento comunes y valores iguales para todos los habitantes del globo.

Esta dialéctica es la que más se aproxima a la concepción de la aldea global, entendida como un espacio unido e interactuando (en una o en varias direcciones), con una participación desde lo local o con una única directriz mundial, a la que todos los aldeanos de la tierra deben responder.

El mundo se debate en la contradicción entre mantener lo local o desarrollar los Estados nacionales como parte de un todo global. Quizás, la esencia del problema no es que exista una porción de pueblos que se resistan al cambio; sino que con la preeminencia de lo global se cierren las oportunidades para los países considerados en vías de desarrollo, pues estas naciones (por sus pocos avances tecnológicos y científicos, sus problemas de dependencia y la falta de solidez económica) pueden quedar marginados dentro del desarrollo global.

Es importante reflexionar frente a la posibilidad de hacer un ejercicio de participación democrática en el marco de la globalización entendida como aldea global, bien sea con una intervención desde lo local o con una única directriz mundial, ya que estas dos posibilidades plantean cuestiones vitales para la cultura y la multiculturalidad. La primera como la expresión e identidad de cada pueblo, la segunda como la configuración de una civilización única, y por lo tanto, nuevos sistemas, Así, las dos son caminos opuestos tanto en su acción en el hoy como en su construcción para el mañana.

Todos estos fenómenos estudiados muestran que en los contextos de lo global y lo local se perfila un nuevo fenómeno que seguramente llevara a integrar el mundo, las redes como esencia de la mundialización.




1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   185

Similar:

Introducción planteamientos y metodología de la investigación iconNombre : Historia del Análisis Económico I
Pensamiento único. De esta manera, se ha vuelto cada vez más frecuente referirse a los planteamientos y recomendaciones de la escuela...
Introducción planteamientos y metodología de la investigación iconIntroducción y plan de investigacion 3 programa general de investigacióN 5
Cursos, seminarios, jornadas, conferencias, congresos y talleres de investigacióN 37
Introducción planteamientos y metodología de la investigación iconInvestigación de mercado
En la presente investigación se incorporan los elementos teóricos para un Estudio de Mercado, la metodología y sus resultados. También...
Introducción planteamientos y metodología de la investigación iconInstituto Vasco de las Américas Organización del curso Nombre Materia. EconomíA 1 Docente: Introducción
Ciencia Económica y, en particular, hacer un mayor énfasis en los planteamientos marxistas y neoclásicos, con los cuales él interpretará...
Introducción planteamientos y metodología de la investigación iconProyecto de investigacióN
MetodologíA de Mejoramiento Continuo, bajo el enfoque Seis Sigma para una unidad productora de concreto”
Introducción planteamientos y metodología de la investigación iconLa integración de métodos y la metodología cualitativa
...
Introducción planteamientos y metodología de la investigación iconÍndice Introducción Objetivos del bachillerato Competencias del currículo Elementos transversales Contenidos Criterios de evaluación Estándares de aprendizaje evaluables Unidades didácticas Temporalización 10. Metodología Introducción
El estudio de la economía proporciona, junto con la formación técnica, una serie de competencias en trabajo en equipo, habilidades...
Introducción planteamientos y metodología de la investigación iconUniversidad complutense de madrid
Economía del terrorismo: objeto de investigación, metodología y revisión de los estudios aplicados [Aurelia Valiño] 27 de Marzo
Introducción planteamientos y metodología de la investigación iconFacultad de ciencias administrativas unidad de posgrado
Hernandez, R., Fernandez, C., y Baptista, lucio (2014). Metodologia de la investigacion. Sexta edicion. Mexico: mc graw hill
Introducción planteamientos y metodología de la investigación iconProyecto empresarial presentado por mancini vilca, jenny medina deza, liliana soledad
Diseño metodológico de la investigación / metodología de validación de hipótesis 4

Página principal
Contactos

    Página principal



Lo local aparece como un espacio real

Descargar 1.52 Mb.