• Mapa 2
  • Cuadro 1

  • Descargar 137.82 Kb.


    Página3/8
    Fecha de conversión25.03.2018
    Tamaño137.82 Kb.

    Descargar 137.82 Kb.

    Integración económica, economías de escala y aglomeración productiva


    1   2   3   4   5   6   7   8

    3. Historia e hipótesis

    A lo largo de la segunda mitad del siglo XIX y del primer tercio del siglo XX la economía española cubrió una larga etapa de su proceso de desarrollo económico, dominada, como en la generalidad de los países europeos, por el ascenso de la producción industrial en su estructura productiva. El difícil camino de la industrialización estuvo caracterizado por una creciente integración interior de los mercados de bienes y factores que facilitó la especialización productiva de las regiones españolas.


    La integración del mercado interior hunde sus raíces en el siglo XVIII, sin embargo, fue durante la segunda mitad del siglo XIX cuando la construcción de la red ferroviaria favoreció una importante reducción de los costes de transporte interior, hecho que supuso un salto de calidad en el proceso de integración interior. La construcción de esta gran infraestructura de transportes registra algunos hechos destacables. El primero hace referencia a la intensidad con la que arranca el proceso de construcción. Éste despegó con la Ley Ferroviaria de 1855, de forma que, a finales de los años ochenta, las principales conexiones interiores estaban establecidas y, por su diseño, convirtieron a Madrid en el principal nudo de comunicaciones del Estado. El segundo momento de mayor intensidad inversora se dio durante los años de la Dictadura de Primo de Rivera (1923-1929). En este caso, sin embargo, el grueso de las inversiones fue dedicado a la renovación de material fijo y móvil, pero no a la ampliación de la red (Herranz, 2001).
    En cualquier caso, los resultados de la apuesta inversora, sin ser espectaculares, favorecieron que la integración del mercado interior de bienes, y también de trabajo, fuera una realidad a finales de siglo XIX. Este hecho ha sido analizado en distintos trabajos que muestran la convergencia de precios de bienes y de factores (salarios) entre las provincias españolas a lo largo de este periodo. (GEHR, 1985, Rosés y Sánchez-Alonso, 2002).
    El proceso se vio reforzado por el impulso que recibió la integración del mercado de capitales a través de la unificación del sistema monetario (1869) y de la expansión de la red de sucursales del banco central español, el Banco de España, desde los primeros años de la Restauración (1874). En este sentido, cabe destacar que, desde 1885, el Banco de España estableció un sistema gratuito de transferencias entre sus sucursales que facilitó el avance en la integración del mercado español de capitales (Castañeda, 2001).
    Finalmente, desde 1869, este contexto de integración interior vino a desarrollarse en un marco de creciente apertura económica con los países del entorno (Tena, 1999). Por una parte, como se puede comprobar en el gráfico 1, la reducción en los niveles de protección arancelaria alcanzó su máxima dimensión a finales de los años ochenta, en el contexto del desarrollo de múltiples tratados de comercio con los principales socios comerciales de España. Por otra, habría que destacar que la fuerte reducción de los costes internacionales de transporte, provocada por la introducción de innovaciones tecnológicas en el transporte terrestre y marítimo, condujo a la integración creciente de las economías nacionales en los mercados internacionales, con claros efectos sobre el comercio internacional de bienes y de factores (O´Rourke y Williamson, 1999).

    En estas condiciones, el comercio exterior registró un importante proceso de expansión. España alcanzaba, en los primeros años de la década de los 90, una tasa de apertura que iba a representar el máximo histórico hasta los años setenta del novecientos (gráfico 2).


    Fuente.- Tena (1999)

    Fuente.- Serrano Sanz (1997)


    Fue en estas circunstancias cuando la economía española experimentó las más profundas alteraciones en la distribución regional de la producción, ligadas a la creciente especialización productiva de los territorios. En este sentido, los mapas 1 y 2 presentan la evolución de la especialización industrial de las provincias españolas a partir de un indicador sintético como es el coeficiente de intensidad industrial. Éste se calcula como la ratio entre el porcentaje de producción industrial aportado por una provincia al total de producción industrial española y el porcentaje de población que, sobre el total estatal, reside en la misma. De esta forma, valores del indicador superiores a 1 indican que la provincia analizada produce bienes industriales en una proporción superior a la que le correspondería en caso de que la distribución territorial de la producción industrial fuera puramente proporcional a la población.
    De los resultados obtenidos se derivan algunas conclusiones. Por una parte, si se comparan los valores alcanzados por el indicador en los dos momentos temporales analizados, se observa como el número de provincias que presentan especialización industrial disminuye considerablemente entre 1856 y 1893. En 1856, 14 observaciones toman valores superiores a 1. En 1893, sólo son 9. Por otra, centrando la atención en el valor del indicador para la provincia de Barcelona, se observa como éste registra un enorme avance entre las dos fechas. La capital catalana ya mostraba una intensa especialización industrial en 1856 (3,79), pero en 1893 el índice alcanza el valor de 6,01.


    Mapa 1
    Índices de intensidad industrial en 1856



    1

    <1

    Basque Country Navarre and Portugal



    Mapa 2
    Índices de intensidad industrial en 1893



    1

    <1

    Basque Country, Navarre and Portugal

    Si se analiza cuáles son las provincias con intensidad industrial superior a la unidad en 1893, se pueden derivar algunos comentarios adicionales. Por una parte se observa como todas las provincias con intensidad industrial superior a la media, con la excepción de Madrid y Sevilla, pertenecen a la periferia marítima. En segundo lugar, destaca el hecho de que 3 de las 4 provincias catalanas muestran índices superiores a la unidad. Además, las provincias con intensidad industrial superior a la unidad aparecen agrupadas en regiones industriales con entidad supraprovincial.


    El gráfico 3 ofrece una visión complementaria de este proceso a través del análisis de los niveles agregados de concentración geográfica durante este periodo, medidos a través de un indicador sintético como el Coeficiente de Gini de Localización. La concentración geográfica de la industria española sufrió en estos años un dramático ascenso. Como se muestra en el cuadro 1, estos cambios no sólo se registraron en el ámbito agregado, sino que también se reprodujeron en la mayor parte de sectores industriales en los que se desagrega la producción industrial.

    Fuente.- Paluzie et al. (2002)


    Cuadro 1

    Índices sectoriales de concentración geográfica






    1   2   3   4   5   6   7   8

    Similar:

    Integración económica, economías de escala y aglomeración productiva iconEconomías de escala
    Por eso, la concentración urbana y portuaria de la actividad industrial responde a este tipo de economías
    Integración económica, economías de escala y aglomeración productiva iconSociedad limitada
    Economias de escala: En microeconomía, se llama economía de escala al proceso mediante el cual los costos unitarios de producción...
    Integración económica, economías de escala y aglomeración productiva iconTutores de tfg: modalidad general convocatoria ordinaria 2018-19 Profesor: Luís Corchón Díaz
    Estudios microeconómicos aplicados en el ámbito de la geografía económica y relacionados con la localización, distribución y organización...
    Integración económica, economías de escala y aglomeración productiva iconResolucion no
    Integración Económica Centroamericana -protocolo de Guatemala-, el Consejo de Ministros de Integración Económica (comieco) tiene...
    Integración económica, economías de escala y aglomeración productiva iconNclusi ó nproductivaparaj ó vene s ¿Qué es el Proyecto Escala?
    Inaes diseñó el Proyecto Escala, para reconocer el talento y la creatividad juvenil y promover, impulsar y facilitar la inclusión...
    Integración económica, economías de escala y aglomeración productiva iconRasgos generales de la evolución económica de méxico a septiembre de 2015 Economía Mundial
    Se prevé que las presiones inflacionistas sigan estando contenidas tras la reciente caída de los precios del petróleo y, que todavía...
    Integración económica, economías de escala y aglomeración productiva iconLa convergencia económica y los acuerdos de integracióN
    En el tlcan, un objetivo fue reduccir la migración hacia los Estados Unidos, lo cual se lograría una vez la convergencia entre las...
    Integración económica, economías de escala y aglomeración productiva iconExtractivismo en
    La valorización financiera ha dado paso a economías basadas en la exportación de bienes primarios a gran escala. Para la autora de...
    Integración económica, economías de escala y aglomeración productiva icon¿El sucre es factible para lograr la integración regional en Latinoamérica?
    Es así que se han iniciado grandes proyectos que apuntan a la integración económica regional como
    Integración económica, economías de escala y aglomeración productiva iconGlobalizacion. Organismos economicos internacionales y empresas transnacionales
    Es un proceso económico que consiste en la creciente integración de las economías de los países

    Página principal
    Contactos

        Página principal



    Integración económica, economías de escala y aglomeración productiva

    Descargar 137.82 Kb.