Descargar 137.82 Kb.


Página2/8
Fecha de conversión25.03.2018
Tamaño137.82 Kb.

Descargar 137.82 Kb.

Integración económica, economías de escala y aglomeración productiva


1   2   3   4   5   6   7   8
2. El marco teórico
En las últimas décadas se ha producido un resurgimiento del interés por la geografía económica. El proceso de globalización y la formación de bloques regionales han contribuido a ello, al reavivar los temores de cambios importantes en la localización de las actividades económicas. Las industrias están más aglomeradas geográficamente de lo que sugeriría la localización de los recursos productivos. La existencia de economías de escala en la producción fuerza a las empresas a concentrar su producción en un número relativamente pequeño de centros. En cambio, si se quieren minimizar los costes de proveer a los consumidores, la presencia de costes de transporte elevados actúa como fuerza que favorece la dispersión de la industria. La reducción de costes de transporte debilita a priori esta fuerza de dispersión y refuerza las tendencias aglomerativas. De ahí los temores asociados a los procesos de integración económica.
Desde un punto de vista teórico, la localización de la demanda final y la de la oferta de inputs no es exógeno sino que existen mecanismos de causación acumulativa que tienden a reforzar las aglomeraciones industriales preexistentes. Estos mecanismos son básicamente de dos tipos: por un lado, el “home market effect”, que destaca la importancia del acceso al mercado y por otro, los enlaces verticales entre empresas, que generan una interdependencia en las decisiones de localización de las empresas situadas en los distintos niveles de la cadena productiva. (Véase Fujita et al. (1999) para una formalización de las distintas fuerzas aglomerativas posibles).
En el artículo seminal de Krugman (1991), la combinación entre el “home market effect” y la movilidad de la fuerza laboral provoca la formación de patrones del tipo centro-periferia. Las empresas quieren situarse cerca de la demanda para ahorrar en costes de transporte y por tanto, las actividades industriales en las que existen economías de escala se concentran de un modo desproporcionado en las localizaciones que disponen de un buen acceso al mercado. En estas localizaciones, la concentración desproporcionada de industria provoca o bien el aumento de los salarios o bien la atracción de los trabajadores que emigran desde otras regiones. Los dos fenómenos tienden a incrementar aun más la proporción de renta y gasto de la que dispone la localización inicialmente favorecida.
Otra cuestión relevante es cuáles van a ser, en el interior de un país o mercado nacional, los principales centros industriales y qué efectos puede tener sobre la geografía interna la política de liberalización comercial. Krugman y Livas (1996) estudian el impacto de la liberalización comercial en la distribución de la actividad en el interior de un país y concluyen que en un país que se abra al comercio exterior se producirá automáticamente una dispersión geográfica de la actividad económica. Este modelo, en el que hay tres regiones, dos internas y una externa y en el que la fuerza centrífuga es un coste de congestión en las aglomeraciones urbanas, explicaría la formación de grandes metrópolis en los países en desarrollo y la progresiva pérdida de importancia de éstas al liberalizarse el comercio internacional.
Sin embargo, Paluzie (2001) obtiene el resultado opuesto al de Krugman y Livas (1996) al plantear un modelo de tres regiones, dos internas y una externa pero utilizando una fuerza centrífuga distinta a la empleada en Krugman (1991), esto es, la atracción de un mercado rural disperso, en lugar del coste de congestión. En este modelo, la liberalización externa aumenta las desigualdades regionales en el interior del país que se abre al comercio exterior. Crozet y Koenig-Soubeyran (2002a,2002b) extienden este modelo introduciendo la posibilidad de una asimetría entre las dos regiones domésticas: una de las localizaciones domésticas dispone de un mejor acceso al mercado exterior. En este caso, la liberalización comercial desplaza a las empresas domésticas hacia las regiones próximas al mercado exterior.
Los contrastes empíricos se han centrado mayoritariamente en el análisis de la especialización industrial y la concentración geográfica de las industrias y de las fuerzas determinantes de los patrones de especialización y localización tales como las economías de escala, los enlaces input-output y las dotaciones relativas de factores productivos. Sin embargo, las estimaciones que se derivan de estos análisis carecen de fundamentos teóricos suficientemente sólidos. Como destaca Neary (2001), los estudios que contrastan directamente las implicaciones empíricas de los modelos de la nueva geografía económica son aun insuficientes. Entre las excepciones destacan los trabajos de Davis y Weinstein (1998, 1999) que combinan un modelo de geografía económica con efectos de mercado doméstico con una estructura de tipo Heckscher-Ohlin. Su especificación empírica se deriva directamente de un modelo de equilibrio general lo cual permite la identificación de hipótesis nulas y alternativas específicas. Estos autores encuentran evidencia de la existencia de un “home market effect” en la estructura productiva de los países de la OCDE y en Japón.
Otra aproximación interesante es la realizada por Gordon Hanson, que se ha centrado en una predicción del modelo seminal de Krugman (1991) que ha quedado relativamente relegada: la existencia de gradientes salariales. En el modelo de Krugman, las empresas pueden permitirse pagar salarios más altos si disponen de un buen acceso al mercado más grande. La ecuación de salarios del modelo exhibe un tipo de enlace de demanda o “backward linkage”: en las regiones con una mayor concentración de la actividad industrial los salarios son más altos, lo cual a su vez atrae a más trabajadores, aumentando así el gasto y la renta de estas regiones. En aquellos modelos en los que no se predice la total concentración de la producción industrial en una sola área, la fuerza que opera en contra de la aglomeración son los costes de congestión que genera el propio proceso de aglomeración. La aglomeración productiva requiere que los trabajadores vivan en un espacio geográfico limitado, hecho que eleva el precio de la vivienda o genera costes de congestión asociados a la aglomeración urbana. En estas condiciones, las empresas ubicadas en el centro compensan a los trabajadores pagando salarios más altos. Por el contrario, aquéllas situadas en regiones periféricas deben pagar salarios más bajos como medio a través del cual compensar los costes de transporte en los que deben incurrir para transportar sus productos a los principales centros en los que se concentra la demanda.
En cualquier caso, en situación de equilibrio, la igualación de salarios reales entre los distintas localizaciones geográficas implica la persistencia de diferencias en los salarios nominales entre las distintas regiones. Estos serán más altos en la región central y se verán reducidos conforme crezcan los costes de transporte hasta la misma. Es decir, en el mundo real deberíamos observar un decrecimiento de los salarios nominales relativos al aumentar el coste de transporte a los centros industriales.
Hanson (1996, 1997, 1998) utiliza la liberalización comercial mexicana en los ochenta como un experimento controlado que genera una variación exógena en el acceso al mercado y a los proveedores. En Hanson (1996) se analiza la relocalización experimentada por la industria de la confección mexicana. Así, antes de la liberalización comercial, esta industria se concentraba alrededor de la Ciudad de México, con los centros de diseño y de marketing en la ciudad y el ensamblaje en los estados vecinos. La situación cambia radicalmente con la liberalización, relocalizándose la actividad manufacturera hacia los estados fronterizos con los EEUU y reorientándose también el tipo de actividad hacia el ensamblaje para industrias norteamericanas. El análisis empírico muestra la existencia de una relación negativa entre los salarios nominales relativos y la distancia a Ciudad de México antes de 1988 y un debilitamiento parcial de este gradiente tras la liberalización.
Hanson (1997) amplía el análisis a toda la actividad manufacturera mexicana estudiando los determinantes de los salarios regionales relativos para un panel de sectores industriales en el periodo 1965-1988. La variable endógena es el salario en cada región mexicana relativo al salario en la Ciudad de México para el mismo sector. Las variables explicativas son la distancia a la capital y a la frontera con los EEUU más cercana, así como la misma variable en interacción con variables ficticias post 1985. Se incluyen efectos fijos sectoriales y temporales. Los resultados muestran que la distancia a los centros industriales tiene una influencia negativa en los salarios relativos. Un incremento del 10% de la distancia a Ciudad de México se asocia con una reducción del 1,9% en el salario relativo regional mientras que el mismo aumento en la distancia a la frontera se asocia con una reducción del 1,3%. Sin embargo, la evidencia respecto al cambio esperado por Hanson en estos gradientes tras la liberalización, es decir, la reducción del impacto de la distancia a la capital y el aumento del impacto de la distancia a la frontera recibe un apoyo más débil.
Finalmente, Hanson (1998) analiza los efectos de la liberalización comercial en el empleo regional industrial en México durante el periodo 1980-1993. En este caso, la evidencia que halla respecto a la predicción teórica de cambios importantes es mayor. Así, muestra que el crecimiento en el empleo regional industrial está negativamente relacionado con la distancia a los EEUU a partir de 1985, mientras que antes de esta fecha no existe una relación significativa.
El estudio del caso mexicano parece, pues, confirmar las hipótesis teóricas respecto a la importancia de la proximidad al mercado exterior en un contexto de economía abierta. La evidencia respecto a la reducción en las disparidades regionales que debería seguir a la liberalización (hipótesis de Krugman y Livas, 1996) es menos concluyente. Veamos ahora si la experiencia española puede aportarnos nueva evidencia en este sentido.


1   2   3   4   5   6   7   8

Similar:

Integración económica, economías de escala y aglomeración productiva iconEconomías de escala
Por eso, la concentración urbana y portuaria de la actividad industrial responde a este tipo de economías
Integración económica, economías de escala y aglomeración productiva iconSociedad limitada
Economias de escala: En microeconomía, se llama economía de escala al proceso mediante el cual los costos unitarios de producción...
Integración económica, economías de escala y aglomeración productiva iconTutores de tfg: modalidad general convocatoria ordinaria 2018-19 Profesor: Luís Corchón Díaz
Estudios microeconómicos aplicados en el ámbito de la geografía económica y relacionados con la localización, distribución y organización...
Integración económica, economías de escala y aglomeración productiva iconResolucion no
Integración Económica Centroamericana -protocolo de Guatemala-, el Consejo de Ministros de Integración Económica (comieco) tiene...
Integración económica, economías de escala y aglomeración productiva iconNclusi ó nproductivaparaj ó vene s ¿Qué es el Proyecto Escala?
Inaes diseñó el Proyecto Escala, para reconocer el talento y la creatividad juvenil y promover, impulsar y facilitar la inclusión...
Integración económica, economías de escala y aglomeración productiva iconRasgos generales de la evolución económica de méxico a septiembre de 2015 Economía Mundial
Se prevé que las presiones inflacionistas sigan estando contenidas tras la reciente caída de los precios del petróleo y, que todavía...
Integración económica, economías de escala y aglomeración productiva iconLa convergencia económica y los acuerdos de integracióN
En el tlcan, un objetivo fue reduccir la migración hacia los Estados Unidos, lo cual se lograría una vez la convergencia entre las...
Integración económica, economías de escala y aglomeración productiva iconExtractivismo en
La valorización financiera ha dado paso a economías basadas en la exportación de bienes primarios a gran escala. Para la autora de...
Integración económica, economías de escala y aglomeración productiva icon¿El sucre es factible para lograr la integración regional en Latinoamérica?
Es así que se han iniciado grandes proyectos que apuntan a la integración económica regional como
Integración económica, economías de escala y aglomeración productiva iconGlobalizacion. Organismos economicos internacionales y empresas transnacionales
Es un proceso económico que consiste en la creciente integración de las economías de los países

Página principal
Contactos

    Página principal



Integración económica, economías de escala y aglomeración productiva

Descargar 137.82 Kb.