• México 2018 La Responsabilidad del Porvenir América Latina y el nuevo contexto Internacional (

  • Descargar 16.94 Kb.


    Fecha de conversión15.06.2018
    Tamaño16.94 Kb.

    Descargar 16.94 Kb.

    Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico A. C



    idic logo
    Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico A.C.




     



    México 2018

    La Responsabilidad del Porvenir

    América Latina y el nuevo contexto Internacional

    (Edgar Jiménez Cabrera)

    Doctor en Ciencias Políticas por la Universidad Católica de Lovaina- Bélgica y Doctor en Economía por el Instituto de Altos Estudios de América Latina- Universidad de la Sorbona–Paris Francia. Catedrático e Investigador titular del Posgrado en Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana.

    No es posible en las circunstancias actuales pensar América Latina al margen de lo que acontece en Estados Unidos y en el contexto internacional. Desde esta perspectiva, el proceso que se observa en la región, independientemente de las particularidades nacionales, es resultado de la confluencia de factores de perturbación externa y de las políticas económicas derivadas de las reformas de nueva generación aplicadas a nivel interno.


    En la actualidad, en las recientes dos décadas del siglo XXI surge una nueva fase o etapa de la globalización, marcada por el aumento de la importancia de las economías emergentes. El proceso que ha seguido surge nítidamente a partir de la crisis financiera del capitalismo en 2008-2009, aunque también está marcado en América Latina por el auge del precio de las materias primas en el mercado internacional durante la década de oro transcurrida, entre 2003-2013, que le permitió crecer en ese periodo a una tasa anual promedio de 4.5 por ciento.
    América Latina en las dos últimas décadas del siglo pasado se integró a la economía global a través de las políticas de ajuste estructural, y su reinserción en el mercado internacional la región aceleró su modernización y su competitividad.
    En este contexto las soluciones propuestas por las reformas de tercera generación, basadas en la liberación del mercado, la apertura económica, el proceso de recomposición institucional y de modernización del sistema en su conjunto, se enfrentan a un conjunto de factores no resueltos, en el periodo de las reformas de primera y segunda generación. Debemos mencionar en este aspecto que la región ha dejado de lado la innovación tecnológica (salvo contadas excepciones y se ha concentrado en mantener la estabilidad macroeconómica y el equilibrio financiero postergando el debate y la puesta en marcha de una estrategia) encaminada al desarrollo productivo y tecnológico de largo plazo, que le permita cerrar la brecha de productividad con el mundo desarrollado.
    En un momento en que la primacía de Estados Unidos está disminuyendo, Asia está emergiendo rápidamente como el centro del crecimiento económico mundial. Las implicaciones geopolíticas son significativas y los arreglos institucionales, en Estados Unidos para gestionar esta situación parecen no existir o son débiles e insuficientes. La nueva Ruta de la Seda, tiene el potencial de provocar un cambio profundo en el orden mundial hacia un “nuevo multilateralismo”. En cierto sentido, es la principal iniciativa de infraestructura estratégica, por parte de China que brindará conectividad económica y social a los 65 países a lo largo de esta nueva red.
    A través de la Red, China busca utilizar las fuerzas del mercado de la mejor manera, se prepara para la Cuarta Revolución Industrial y revivir el “espíritu de prosperidad compartida”.
    Parece ser que, el orden mundial del siglo XXI se caracteriza por la transición de la “unipolaridad hacia la multipolaridad”. El nuevo orden emergente desplaza el poder del espacio occidental de Europa y Estados Unidos, y se expande hacia el área de Asia Pacífico. El crecimiento económico de este espacio ha aumentado los flujos de comercio e inversión en África y América Latina y el Caribe.
    La Unión Europea por su parte intenta recuperar su dinamismo económico, ha concentrado su política exterior en el Medio Oriente, Europa y Asia y con una presencia igualmente significativamente en América Latina.
    Por un tiempo los países de Latinoamérica parecían avanzar en una dirección más estrecha: entre 1980 y 1995, las insurrecciones urbano-rurales centroamericanas se resolvieron en gran medida por la intervención norteamericana; la propuesta Brady contribuyó a poner fin a la década perdida provocada por la deuda externa en América Latina. Posteriormente Estados Unidos, México y Canadá firmaron el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN); Estados Unidos fue sede de la primera cumbre hemisférica de jefes de Estado y de gobierno, y durante las décadas de los 80 y 90 ese país impulsó las reformas de primera y segunda generación (Consenso de Washington). Posteriormente en 2004 entró en vigor el Tratado de Libre Comercio con Chile.
    Después del 11 de septiembre del 2001, Estados Unidos perdió interés en América Latina y las relaciones se han deteriorado, a consecuencia de una falta de liderazgo de Washington. En la actualidad bajo el gobierno de Trump la región será considerada como una zona periférica a los intereses centrales de la política norteamericana. En suma, Estados Unidos no está en posición de propagar ninguna de las iniciativas que permitan atender las prioridades latinoamericanas.
    A EEUU le preocupa la creciente presencia de China en América Latina, ve en aquel país como el más serio desafío a los intereses estadounidenses en la región desde la caída de la Unión Soviética. La región se ha vuelto una fuente de materias primas y alimentos para China.

    En este orden de ideas, cabe resaltar que la globalización sigue su marcha.


    En el mismo discurso el presidente Chino dijo que, no sirve echar la culpa a la globalización de todos los problemas globales, recordó la globalización “es el resultado natural de la evaluación científica y tecnológica, y ha facilitado de libre circulación de bienes, capital, avances económicos y científicas y la evolución social”.
    Para XI Jim Ping, “la globalización en un gran océano del que nadie puede escapar”, la economía mundial debe optar por nuevos motores de crecimiento y aprovechar las ventajas de la cuarta revolución industrial. Planteó de manera contundente que “debemos seguir comprometidos con el libre comercio y facilitar la apertura de los mercados, diciendo no al proteccionismo”.
    China aprovechó en Davos en 2017 para sacar gran ventaja para mantener su posición ascendente y dominante en el mercado mundial.
    Las potencias emergentes vienen impulsando en los foros internacionales la reforma de las organizaciones de alcance global, tanto del sistema de la ONU como de las instituciones financieras internacionales, las cuales enfrentan grandes desafíos de legitimidad y eficacia, Por consiguiente, se requieren nuevas estructuras de gobernanza global, más inclusivas, que contemplen los nuevos cambios en la estructura del sistema internacional. Para la construcción de nuevas estructuras de gobernanza global, se necesitan dos grandes reformas: la del sistema se seguridad colectiva y la del sistema económico-comercial internacional (Amorin, 2010).
    Estamos presenciando el surgimiento de un sistema multirregional de las relaciones internacionales (Nolte, 2012) o la construcción de un orden mundial multilateral regionalizado (Farrel, 2005, p. 9). Por tanto, si partimos de la premisa de que las regiones van a desempeñar un papel importante en la comprensión del futuro orden mundial, el análisis de las relaciones internacionales debe pasar de los dos niveles tradicionales, es decir, el nacional y el internacional, a un modelo analítico que contemple cuatro niveles: el nacional, el internacional, el regional y el interregional, en cuyo contexto la gobernanza global ofrece alternativas viables.
    A pesar de que subsisten grandes problemas, pobreza, desigualdad, concentración

    de la riqueza, informalidad económica pese a que los “años oro” fue una gran oportunidad perdida para que Latinoamérica logre acercarse a las economías más avanzadas, la región tiene posibilidades para desempeñar un rol importante en la recomposición del nuevo orden y muchos de los países son hoy considerados como los nuevos actores influyentes, nos referimos a Brasil, Chile y México.


    Los años de ausencia de Estados Unidos en la región, implicarán altos costos para el futuro del poder estadounidense en América Latina.


    Similar:

    Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico A. C iconUnidad VIII derecho económico y fomento industrial 2 politica de fomento industrial 2
    Intrumentos jurídicos para el desarrollo económico
    Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico A. C iconUniversidad de Alcalá
    Los países en Desarrollo. El Concepto de Desarrollo Económico. Hechos estilizados: radiografía del subdesarrollo. Evolución Histórica...
    Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico A. C iconPrograma de las Naciones Unidas para el Desarrollo
    Nicaragua para identificar políticas para el desarrollo sustentable: análisis de gasto público e institucionalidad para el clima...
    Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico A. C iconCrecimiento, Desarrollo y Subdesarrollo
    El crecimiento económico es uno de los fines de toda sociedad y este implica un incremento notable de los ingresos, y de la forma...
    Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico A. C iconResumen primer parcial Pensamiento Economico II maria Laura Gonzalez Canosa
    ...
    Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico A. C iconDepartamento de historia y ciencias sociales
    Rados: reconocer y diferenciar los conceptos de desarrollo y crecimiento económico. Identificar correctamente los modelos de desarrollo...
    Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico A. C iconDatos Avance de la Encuesta Industrial de Empresas
    Andalucía y la Comunidad Valenciana fueron las cc. Aa con mayor crecimiento económico en 2001
    Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico A. C iconLa cultura como generadora de crecimiento económico, empleo y desarrollo
    Resumen Ejecutivo del Estudio del Tema 1: «La cultura como generadora de crecimiento económico, empleo y desarrollo»

    Página principal
    Contactos

        Página principal



    Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico A. C

    Descargar 16.94 Kb.