Descargar 0.96 Mb.


Página4/44
Fecha de conversión25.03.2018
Tamaño0.96 Mb.

Descargar 0.96 Mb.

- Las barreras a la entrada


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   44
3 - Las barreras a la entrada
Las barreras a la entrada a una determinada actividad pueden otorgar a las empresas ya establecidas un fuerte poder de mercado. Las imperfecciones de mercado originadas en la existencia de barreras a la entrada pueden constituir un motivo para la intervención del Estado para remover esas barreras o para mitigar las consecuencias de las mismas sobre la asignación de los recursos.
A fin de examinar las modalidades de la intervención regulatoria es necesario conocer la naturaleza de dichas barreras a la entrada. G.J. Stigler (15) define las barreras a la entrada de la siguiente manera:
Definición: Una barrera a la entrada a un mercado es una componente del costo de producción para un entrante potencial que no debe ser asumida por parte de las firmas ya establecidas.
Sin embargo, otros autores (16) incluyen un espectro más amplio dentro de la categoría de barreras a la entrada: economías de escala, diferenciación de productos y ventajas absolutas de costos. También pueden existir barreras de carácter institucional que no se basan necesariamente en ventajas de costos. A continuación se examinan brevemente algunos de estos tipos de barreras con la finalidad de examinar el rol de la intervención regulatoria en cada caso.

a . Los costos hundidos


Dentro de ese tipo de costos se destacan aquellos que tienen, para el competidor potencial de las firmas establecidas en el mercado, el carácter de costos irrecuperables. Se trata generalmente de costos específicos de la actividad, requeridos para que el potencial entrante pueda establecerse en el mercado y que, por tanto, tienen la naturaleza de costos hundidos. Los costos hundidos se originan en erogaciones que el competidor potencial no está en condiciones de recuperar, al menos dentro de un horizonte de corto plazo, ante un fracaso en su incursión en el mercado considerado.
Ese tipo de costos son visualizados por los entrantes potenciales como costos incrementales que constituyen una fuente de fuertes riesgos. Para las firmas establecidas en el mercado, esos costos ya han sido erogados y por tanto no deben ser considerados dentro de sus decisiones presentes o futuras.
De este modo, la presencia de costos hundidos constituye una barrera a la entrada que, dentro de ciertas condiciones, puede dar lugar a la existencia de cuasirentas monopólicas. En consecuencia, la presencia de ese tipo de costos puede requerir una intervención regulatoria tendiente a evitar el comportamiento abusivo derivado del poder de mercado de las firmas establecidas.
Por otra parte, los costos hundidos implican generalmente una falta de flexibilidad para adaptarse a condiciones cambiantes o a evoluciones no previstas del mercado. Una respuesta del mercado ante la presencia de costos hundidos puede ser el establecimiento de contratos de largo plazo, que permite distribuir los riesgos emergentes entre las partes. En este caso, la regulación puede mitigar los riesgos de la negociación por medio de contratos públicamente administrados.
En suma, la intervención regulatoria en presencia de barreras a la entrada, derivadas de la existencia de costos hundidos, puede tener como finalidades principales la remoción de los efectos de tales costos sobre el funcionamiento de los mecanismos de mercado y/o atenuar las consecuencias de esas barreras cuando los mecanismos competitivos no pueden operar. Este tema será retomado en el Capítulo III.
b. Las concesiones y otras barreras institucionales
Ciertas barreras a la entrada pueden ser establecidas por el propio poder público a través de mecanismos institucionales. Las patentes y el otorgamiento de concesiones son claros ejemplos de este tipo de barreras. El uso de concesiones para cierto tipo de actividades (electricidad, transporte, comunicaciones, etc.) ha sido tradicionalmente fundamentado por la existencia de monopolios naturales. Adicionalmente, las concesiones pueden justificarse por la necesidad de garantizar las habilidades requeridas para la prestación de determinado tipo de servicios.
En principio, parecería un contrasentido recomendar la intervención regulatoria con relación a la existencia de barreras a la entrada creadas a partir del propio poder público. Sin embargo, debe tomarse en cuenta que una concesión implica la garantía de ciertos derechos o privilegios para el concesionario (por ejemplo, la exclusividad para abastecer un mercado), así como un conjunto de obligaciones que deben ser establecidas contractualmente. Las cláusulas contractuales pueden tomar la forma de normas regulatorias referidas a algunos o a todos los aspectos de las actividades desarrolladas por la firma concesionaria.
En consecuencia, la concesión no constituye necesariamente un sustituto de la regulación sino que puede proporcionar la base legal para las acciones regulatorias (por ejemplo la regulación de los precios o tarifas de oferta).
Es claro que las barreras a la entrada instituidas mediante concesiones limitan la competencia en el mercado, sea ésta efectiva o potencial. Sin embargo, ese tipo de competencia, que en algunos caso puede resultar inviable o incluso inconveniente, puede ser reemplazada por una competencia por el mercado. Este último tipo de competencia puede introducirse mediante un diseño adecuado del proceso licitatorio conducente al establecimiento de la concesión.

c. Las economías de escala


El modelo de equilibrio general y la teoría del óptimo de Pareto, que constituyen la base de referencia para los principios normativos de la Economía del Bienestar en el enfoque tradicional, no admiten la existencia de rendimientos crecientes a escala. Ese tipo de rendimientos son incompatibles con el modelo de competencia perfecta.
La existencia de rendimientos a escala en las actividades uniproducto o de complementariedades de costos en las industrias multiproductos dan lugar a economías de costos que hacen más conveniente consolidar la producción en una única empresa en la medida que configuren las condiciones suficientes para un monopolio natural. Tales condiciones serán examinadas con algún detalle en el capítulo siguiente; aquí se pretende explorar tan solo el rol general de la regulación ante la existencia de ese tipo de situaciones.
Tal como se ha expresado en la introducción a estas notas, la existencia de monopolios naturales ha sido tradicionalmente el fundamento esgrimido (dentro de la Teoría Económica del Bienestar) para la regulación en actividades como las de electricidad, telecomunicaciones, transportes, etc. La acción regulatoria estaba dirigida imponer restricciones a la entrada, a fin de evitar los perjuicios de una “entrada excesiva” (17), y a capturar las ganancias derivadas de las economías de escala y a mitigar las rentas monopólicas, mediante controles de precios.

Existe una extensa literatura dedicada a discutir los principios normativos dirigidos a establecer los criterios para regular los precios a aplicar a los monopolios naturales. En una sección posterior de este capítulo se realizará una presentación de los aspectos esenciales de tales principios normativos.




1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   44

Similar:

Instituto de Economía Energética iconEficiencia energética en sistemas eléctricos cómo encarar acciones de eficiencia energética en la empresa
Nombre del curso: “eficiencia energética en sistemas eléctricos cómo encarar acciones de eficiencia energética en la empresa”
Instituto de Economía Energética iconLa aglomeración del stock de capital en la industria energética y su influencia en el crecimiento económico regional españOL
Localización del capital productivo de la industria energética en las regiones españolas
Instituto de Economía Energética iconLa crisis del petróleo y la necesidad de una política energética
La crisis del petróleo y la necesaria adopción de una política energética y petrolera
Instituto de Economía Energética iconOrden de 17 de octubre del departamento de industria, comercio y desarrollo, por la que se convocan para el ejercicio 2003, ayudas en materia de ahorro y diversificación energética, uso racional de la energíA
Convocatoria de ayudas en materia de ahorro y diversificación energética, uso racional de la energía, aprovechamiento de los recursos...
Instituto de Economía Energética iconEficiencia Energética
Pib. Es decir, muestra la cantidad de energía necesaria para producir una unidad de pib en la economía
Instituto de Economía Energética iconTitulacióN: licenciado en economia o lade
Servicio Navarro de Empleo le informa que el Instituto de la Juventud de España (injuve), en colaboración con el Instituto Nacional...
Instituto de Economía Energética iconFormato de Declaración de Intereses de los miembros del Consejo Consultivo del Instituto Federal de Telecomunicaciones
Licenciatura en Economía con mención honorífica, Instituto Tecnológico Autónomo de México (itam, 1995)
Instituto de Economía Energética iconAyuda casa cultura/010
Del instituto municipal de cultura, a quien en lo sucesivo se le denominará “el instituto”, el presente convenio es para el efecto...
Instituto de Economía Energética iconCarrera de Especialización en la Estructura Jurídico-Económica de la Regulación Energética

Instituto de Economía Energética iconInstituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico A. C
Doctor en Ciencias Políticas por la Universidad Católica de Lovaina- bélgica y Doctor en Economía por el Instituto de Altos Estudios...

Página principal
Contactos

    Página principal



- Las barreras a la entrada

Descargar 0.96 Mb.